Difusión tecnológica y trabas legales: el caso de los patinetes eléctricos

IMAGE: Aaron Anderer on Flickr (CC BY SA)La existencia de problemas regulatorios y trabas legales de diversa índole es uno de los problemas que los más pesimistas con respecto a los nuevos modelos de negocio basados en tecnología suelen esgrimir cuando se habla de ritmos de adopción. El caso de los patinetes eléctricos (electric scooters) es uno de los que, a mi juicio, mejor pueden utilizarse para demostrar que, generalmente, las trabas y restricciones legales no sirven para detener el avance de este tipo de modelos, y de hecho, los emprendedores e inversores descuentan rápidamente este factor cuando planifican sus desarrollos.

El segmento de la llamada movilidad multimodal, vehículos generalmente pequeños pensados para complementar desplazamientos cortos en las ciudades, debe su aparición al avance tecnológico que supone la mejora de los motores eléctricos y las baterías, por un lado, y al desarrollo de apps que permiten geolocalizar y coordinar sus flotas. En algunos artículos anteriores ya comenté mi impresión de que las compañías que promovían la movilidad urbana basada en este tipo de vehículos habían llegado para quedarse y que, a pesar de las trabas legales y de la retirada de muchos de sus vehículos por parte de los ayuntamientos, había una cierta tendencia a dar por muertos este tipo de modelos demasiado pronto. En muy poco tiempo, todo indica que, mientras ayuntamientos como el de San Francisco, que en un principio prohibieron este tipo de vehículos y se dedicaron a retirar los que encontraron mal estacionados en sus aceras, siguen pensando en cómo adaptar su legislación para ello, las evidencias a favor de la viabilidad futura de las compañías dedicadas a llenar nuestras ciudades de patinetes se van acumulando.

Además de las compañías citadas en artículos anteriores, como BirdLimeBike o Spin, que están logrando capitalizarse de manera significativa gracias al hambre de los inversores, están surgiendo otras, como Skip, que irrumpen en la llamada “guerra de los scooters” con modelos basados en el cumplimiento de las reglas, así como competidores procedentes de otros ámbitos de la movilidad urbana, como Uber o Lyft, que se apuntan a la idea de lanzar servicios de movilidad multimodal en una San Francisco convertida ya en una especie de laboratorio de la movilidad.

Mientras, los inversores siguen lanzados a una carrera por capitalizar estas compañías: Bird, la compañía creada por el ex-Uber y ex-Lyft Travis VanderZanden, protagoniza una buena parte de ese interés, alcanza ya valoraciones próximas a los dos mil millones de dólares, y se plantea llevar sus patinetes a ciudades europeas. Mientras, Lime consigue captar 250 millones en otra ronda de inversión, como corresponde a un negocio que precisa de importantes cantidades de dinero en la fase en la que se dedica a educar al mercado en el uso de sus vehículos y a aguantar las pérdidas generadas por robos, vandalismo o uso irresponsable. 

Ben Thompson habla ya de una scooter economy, un modelo en el que la movilidad en las ciudades evoluciona, por pura lógica y responsabilidad, a un “todo como servicio”, y las ciudades van experimentando y autorizando volúmenes cada vez mayores, al tiempo que los problemas de robos y vandalismo van pasando a tener una importancia meramente coyuntural. Un modelo similar al de las bicicletas dockless, muy criticado y considerado como supuestamente inviable al ver las montañas de bicicletas abandonadas en numerosas ciudades chinas, que plantea la necesidad de invertir a muy largo plazo para conseguir un cambio en la sociedad, una aceptación de un modelo que puede ofrecer numerosas ventajas y generar a su alrededor todo un ecosistema económico.

¿Problemas y restricciones legales? ¿Robos? ¿Vandalismo? Es habitual que ese tipo de problemas surjan cuando las ideas plantean un determinado grado de disrupción. Sembrar las ciudades de miles de bicicletas o patinetes para que cualquiera los desbloquee con una app y los utilice por pocos céntimos por minuto puede parecer una idea loca, y hacerlo con vehículos eléctricos, que es preciso recoger diariamente para cargarlos, más alocado aún. Sin embargo, dado un volumen adecuado, lo que inicialmente parece una idea loca puede acabar dando lugar a modelos de negocio viables. Y, sobre todo, a ciudades con una movilidad más líquida, más flexible, con más posibilidades a disposición de sus ciudadanos. Si no te ves utilizando una bicicleta o un patinete eléctrico para un desplazamiento corto, no te preocupes: es muy posible que en muy poco tiempo, empieces a verlos como una opción más.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Electric scooters and dockless bikes: where there’s a will, there’s a way” 

 

20 comentarios

  • #001
    Edu - 13 junio 2018 - 10:45

    Este artículo sobre el negocio de recogida y recarga de monopatines que se ha creado, es muy interesante y complementario del tuyo:

    https://therideshareguy.com/whats-it-like-to-work-as-a-bird-charger/

  • #002
    GUILLERMO HOTEL - 13 junio 2018 - 10:47

    Mucha trascendencia veo a este chisme en este blog. Me recuerdan las gafas del iluminado ese que hace como un año también le diste mucho bombo.

    Cuando vea que los Audi de compañía sean sustituidos por patinetes cambiaré de idea, mientras tanto ¿A quien beneficia tanto rollete patiandor? ¿A cuatro cutre empresas que ahora se llaman startups?

    En fin, que pena de blog cuando patina

    • David - 13 junio 2018 - 13:09

      Pues a mí el tema de la movilidad urbana me parece fundamental. El nivel de contaminación (mueren muchas personas todos los años por este tema), ruido, atascos, etc, que tenemos hoy en día en las grandes ciudades es un problema de primer orden. ¿A tí no te lo parece?
      Yo cada día veo más personas yendo a trabajar en patinete, y en bicicleta, y me parece algo genial. ¿Tú prefires seguir pasando tu tiempo en medio de un atasco, tragando humo?

      • Gorki - 13 junio 2018 - 16:35

        No conozco, aunque puede que haya, estadística que relacione la esperanza de vida con el nivel de contaminación de las ciudades en que habitan.

        He trabajado en una compañía de seguros, y por ejemplo se tenia en cuenta a la hora de valorar el riesgo, la profesión pero no la contaminación del lugar de residencia.

  • #005
    Gorki - 13 junio 2018 - 11:01

    Cuando se inicia un negocio aprovechando un vacío legal, sea dar fiestas en casas particulares, alquilar los trasteros como dormitorio de estudiantes, realizar viajes en globo, traficar con Bitcoins, o organizar bailes de salsa en parques públicos, se sabe que tienes que darse mucha prisa en recuperar su inversión, pues mas pronto pronto o más tarde, saldrá una reglamentación que regule la mueva actividad que afectará a su negocio y en muchos casos lo hará inviable.

    Decir que la normativa se opone al progreso, no lo considero acertado, al menos dicho de forma genérica. Hace unos años aparecieron miles de courriers y telepizzas, basados en que jóvenes sin recursos pusieran sus cuerpos y sus vespinos a cambio de unas monedas sin ningún tipo de contrato laboral y sin el menor seguro de accidentes,

    Al cabio de un tiempo salio una reglamentación al respecto, y los courriers, telechinos, telepaellas, etc etc. tuvieron que cerrar en su inmensa mayoría, Yo no creo que el haber reglamentado las relaciones laborales de los mensajeros, sea una cortapisa al progreso, aunque si lo fue al progreso de esas compañías,

    En este momento los nuevos negocios digitales, Uber, AirBnb, Blablacar, Tripadvisor, Amazon, etc, están en fase de sufrir nuevas reglamentaciones a los vacíos legales existentes que permitieron su aparición, que muy probablemente dificulten su negocio.

    Claro está, si se hace para mantener los privilegios de determinados sectores industriales, se hará mal, pero si simplemente se hace para canalizar y legalizar nuevas actividades empresariales, puede ser muy bueno, aunque en algunos casos suponga la suspensión de su actividad empresarial.

    Exactamente igual pasa con los patines, se han aprovechado de un vacío legal, que les permite que circulen por igual por las calles que por las aceras, por los parques y por los centros comerciales, y que luego abandonen el trasto donde mejor les convenga, Parece lógico que de alguna forma se regule su uso y si eso supone el cierre de algún pionero, pues mala suerte..

    • Krigan - 13 junio 2018 - 13:37

      Pues yo no veo vacío legal por ninguna parte. Uber es más polémica, porque ha seguido una política muy agresiva, y en unos casos ha sido condenada y en otros no (con lo cual tampoco había vacío legal), pero ya me dirás cuál es el vacío legal de empresas como Amazon, AirBnb, y Blablacar, que hacen cosas que siempre se han hecho, solo que las hacen por Internet.

      A ver si ahora va a resultar que antes no se alquilaban pisos para turistas… ¡vamos hombre! que yo mismo he dormido en esos pisos siendo adolescente, y ya entonces era práctica frecuente.

      • Gorki - 13 junio 2018 - 15:33

        Si hay muchos vacíos legales, y graves. Te pongo un ejemplo que caso que afecta a Blablacar. ¿Que pasa cuando un pasajero no es recojido por la razon que sea por el conductor? – ¿A quien reclama el pasajero daños y perjuicios?

        • Daniel Terán - 13 junio 2018 - 15:35

          Se le califica con cero estrellitas, no?

          • Gorki - 13 junio 2018 - 16:36

            ¿Eso compensa el perjuicio que te hace de dejarte en tierra?.

          • Enrique Dans - 13 junio 2018 - 16:39

            Sí, porque no me deja en tierra. Simplemente antes de salir miro en la app si hay alguno cerca, y si no, me decido por otro sistema de transporte…

          • Gorki - 13 junio 2018 - 18:17

            Ahí está la diferencia, en otros medios de transporte están regulados los derechos del pasajero

            https://www.guialowcost.es/como-reclamar-un-vuelo-con-retraso-o-cancelado/

  • #012
    NAUDOT - 13 junio 2018 - 11:08

    ” … demostrar que, generalmente, las trabas y restricciones legales no sirven para detener el avance de este tipo de modelos, y de hecho, los emprendedores e inversores descuentan rápidamente este factor cuando planifican sus desarrollos. ”
    En el campo del transporte parece que se cumple, pero en el ámbito de la energía eléctrica, aún no. No somos capaces de llegar a algo parecido a los objetores de conciencia o insumisos de la antigua mili, aplicado a la producción de electricidad mediante energías renovables: Una legislación que cabe calificar de retrógrada y proteccionista de determinados intereses sí es capaz de retraer la iniciativa, el progreso, el abaratamiento de la electricidad y el cuidado del medio ambiente, cuando todo apunta a que ya es posible en un país soleado como España, y más viendo los avances que se producen en Portugal. http://www.ambientum.com/boletino/noticias/Portugal-produjo-en-Marzo-el-100-de-su-electricidad-con-energias-renovables.asp

  • #013
    Luis Bárcenas - 13 junio 2018 - 13:12

    Si a la mayoría nos parecen muy bien los patinetes eléctricos y los no eléctricos, los monopatines, las bicis a pedal y a batería…

    Lo que no nos parece nada bien es que vayas andando por la acera y tengas que refugiarte en un portal, si te encuentras un vándalo que te viene de frente en un dispositivo de estos tan modernos sin mostrar intención de desviarse o detenerse.

    Como tampoco nos parece nada bien que los señores ciclistas, esos que piden carriles-bici y medidas de seguridad (que no digo que no sean razonables) se pasen por la zona del cuerpo más próxima al sillín los semáforos y todas y cada una de las demás normas de tráfico que les convenga transgredir. Amen de circular indistintamente por calzadas, aceras o zonas peatonales y que el resto de ciudadanos lo asuman.

    Eso sí, luego a quejarse de lo malos que son los de los coches y también de los peatones que invaden sus exclusivos y excluyentes carriles-bici. Veáse Madrid Río, para mejor comprensión.

    Primero hablemos de civismo y después de si estos nuevos modos de transporte lo son realmente o simplemente un divertimento para gente con mucho tiempo libre y pocas responsabilidades.

  • #014
    Krigan - 13 junio 2018 - 13:22

    Ya lo he comentado otras veces, aquí en Valencia ya se ve con frecuencia gente yendo en patinete eléctrico, cada vez más, pero aquí es en propiedad, no alquilados. Las que sí son alquiladas son las bicis de Valenbisi, pero no son abandonadas en la calle, sino que tienen sus puntos de aparcamiento/anclaje repartidos por la ciudad. En mi opinión, un modelo mucho mejor que el caos y el abuso ilegal del espacio público de Bird y similares.

    • marcelo - 13 junio 2018 - 15:43

      El problema es que el Valenbisi y similares son negocios ruinosos e isostenibles sin el concurso de la subvención pública.

      • Krigan - 13 junio 2018 - 19:16

        El servicio de Valenbisi lo lleva una empresa privada. ¿Podrías aportar algún enlace que indique que recibe subvenciones?

  • #017
    marcelo - 13 junio 2018 - 15:58

    Para qué alquilar algo que no cuesta ni 200 euros, que vas a utilizar intensivamente y que no ocupa demasiado espacio? Alguna de estas compañías pueden garantizar escrupulosamente que cada día a las 8 de la mañana cuando la gente sale de casa para sus quehaceres tendrá un cacharrito de estos esperando exactamente en la puerta a un coste razonable o cada día será una aventura para ver si tienes suerte y no tienes que empezar a andar en busca de un medio de transporte y si llegas tarde al trabajo pues tampoco pasa nada? Es que parece que se considere el transporte como un capricho puntual de la gente, cuando es una necesitad que aparece varias veces todos los días y debe ser cubierta con una fiabilidad casi total.

    • Enrique Dans - 13 junio 2018 - 16:05

      ¿Para no tener que cargar con él, ni ocuparte de él, ni pensar si te lo roban, ni en cargarlo, ni nada de nada?

    • Héctor Quispe - 13 junio 2018 - 22:08

      Pero si es la razón de los servicios. No asumir los costos y riesgos “específicos” de la actividad.

      No te preocupas de que se gaste la batería, si tiene mantenimiento, si no tienes donde estacionarlo…

      La modalidad de que te espere a una hora a la puerta de tu casa no es algo imposible ni utópico, existirá pronto, si no existe ya…

  • #020
    lector - 15 junio 2018 - 15:47

    #013 toda la razón. Estupendo los monopatines al igual que las bicis pero por la calzada gracias, y si a alguno le da por ir por la acera multa. Veo mucho listo serpenteando peatones estos días. Las ciudades deben ser para caminar, los coches, bicis y chismes varios tienen la calzada. Con la única excepción de las sillas para minusválidos obviamente.

    Relacionado con esto lo de que las bicis/motos/etc de apps se dejen por ahí en la acera malamente habría que cuidar.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados