La invasión de los patinetes eléctricos…

Electric scooters San FranciscoUn número creciente de ciudades norteamericanas, y especialmente San Francisco, están siendo invadidas por una oleada de patinetes eléctricos, o electric scooters, siguiendo el modelo de las bicicletas dockless en China: gestionados mediante una app que permite localizarlos y desbloquearlos, y estacionados – o simplemente tirados – en cualquier lugar de la vía pública tras su uso.

La competencia entre distintas compañías que utilizan modelos similares de patinetes fabricados en China ha provocado una proliferación tan elevada de este tipo de vehículos en San Francisco, que muchos ciudadanos han protestado por la cantidad de patinetes que aparecen en las aceras o los peligros que puede suponer que los usuarios, que circulan a velocidades de hasta 25 kmh, compartan las aceras con los peatones. Una de las principales compañías, Bird, dirigida por el ex-directivo de Uber Travis VanderZanden, está tratando de proponer legislación que legalice el uso de los patinetes en las aceras, utilizando como elementos el hecho de que pasa a recoger todos los vehículos cada noche para revisarlos y cargarlos, y que está dispuesto a pagar hasta un dólar por cada vehículo y cada día al ayuntamiento correspondiente.

Las autoridades municipales, sin embargo, tienen otros planes. Para empezar, han enviado sendos cease and desist a las tres compañías principales para que interrumpan su actividad mientras diseñan el nuevo marco legislativo para su actuación, y ayer comenzaron a recoger y multar a todos los patinetes impropiamente aparcados en sus aceras, lo que culminó en una operación en la que fueron retirados 29 vehículos de Bird, 23 de Spin y 14 de LimeBike.

¿De qué estamos hablando realmente? De unos aparatos con motores eléctricos de menos de 750 watios, con un precio de venta entre $200 y $500 según el modelo (si fuesen adquiridos individualmente), fabricados principalmente por Xiaomi pero también por otros fabricantes chinos, y con capacidad para llevar a una persona de hasta unos 90 kilos a una velocidad de hasta 25 kmh. Los problemas iniciales de este tipo de motores, que tendían a sobrecalentarse y a arder cuando eran cargados u operados y que tuvieron particular relevancia cuando comenzaban a despegar los llamados hoverboards, parecen haber sido solucionados, y las compañías afirman estar sometidas a estándares que permiten operarlas de manera segura en este sentido. Las tres compañías principales que ofrecen el uso de estos patinetes son Bird, LimeBike y Spin. La primera ha captado $115 millones, comenzó en Santa Monica, y ha tenido ya que hacer frente a multas de unos $300,000 por operar sin licencia municipal, aunque su fundador y CEO afirma que avisó al alcalde del inicio de sus actividades mediante un mensaje a través de LinkedIn. La segunda, LimeBike, que opera también una flota de bicicletas convencionales y eléctricas, ha captado fondos por valor de $132 millones, está situada en San Francisco y ha distribuido más de 35,000 bicicletas y patinetes, además de en esa misma ciudad, en Seattle, San Diego, Washington DC, Austin, y en algunas ciudades de Alemania y Suiza. La tercera, Spin, ofrece también una variedad de vehículos entre bicicletas y patinetes, ha logrado levantar unos $8 millones, y opera en docenas de ciudades y campus universitarios. 

La operativa de los patinetes es toda una oda al voluntarismo: las compañías “recomiendan” el uso del casco, afirman que es preciso ser mayor de edad y tener carnet de conducir para operarlos, piden que se dejen en la calle sin bloquear las aceras y preferentemente en estacionamientos de bicicletas “cuando están disponibles”, y que se circule por carriles habilitados para bicicletas y no por la acera… pero en la práctica, y ante la ausencia total de controles, los patinetes son utilizados por cualquiera, con o sin casco, por donde le dé buenamente la gana, y abandonados en cualquier sitio. Una app permite localizar los vehículos, desbloquearlos escaneando un código QR, y volverlos a bloquear al final del recorrido. El precio es de un dólar por viaje, más quince centavos por minuto, y algunas ofrecen suscripciones mensuales.

¿Contribuyen los patinetes a la movilidad urbana? Indudablemente, hablamos de un vehículo eléctrico que, teóricamente, podría aportar algo a la llamada movilidad multimodal, en combinación con otros sistemas de transporte, típicamente para desplazarse entre una parada de metro o autobús y el destino final, o para trayectos cortos. En la práctica, muchos afirman que son simplemente juguetes para niños no pensados para un uso adulto – el adulto medio norteamericano pesa unos 89 kilos sin ropa ni carga, demasiado cerca del límite de 90 kilos establecido para los patinetes, y son más adecuados para trayectos con pocas cuestas – que su casuística de uso no contribuye demasiado a la movilidad urbana, que los accidentes son habituales, y que además, tienden a ser abandonados en cualquier sitio. Las imágenes de ciudades chinas con miles de bicicletas abandonadas en aceras, descampados y vertederos de todo tipo podrían contribuir a desalentar a unas compañías dispuestas a invertir mucho dinero de sus inversores en saturar las calles con sus vehículos, pero no parece que estas experiencias previas estén funcionando como advertencia. Por el momento, lo único que se puede decir es que, a la espera de las pruebas que permitan establecer si este tipo de vehículos jugarán o no un papel mínimamente relevante en el futuro de la movilidad urbana, lo más probable, si vives en una ciudad grande, es que empieces pronto a encontrártelos en tus aceras…

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “The invasion of the electric scooters…” 

 

10 comentarios

  • #001
    Javier Peletier Maura - 23 abril 2018 - 09:31

    En particular, el Xiaomi m365 lo usamos “a diario”, para recorridos de 6+6 Km, por Madrid sin ningún problema; muy eficaz y eficiente (versatilidad, tiempos, costes). El concepto, es ligeramente distinto, a la e-bike, que sin duda, tienen todo el futuro por delante.
    Las aceras, son para el Peatón, y su preferencia, siempre; por la acera, el “patin”, va en “modo peaton”, igual que la e-silla de ancian@/incapacitado; que sin duda cada vez habrá más. ..
    Todo pasa, porque “el coche” vaya cediendo el Espacio, que ha ido robando a la Persona.
    Buen día!

  • #002
    Gorki - 23 abril 2018 - 10:17

    La humanidad tiene mal arreglo, hasta los productos ecológicos los transformamos en artículos de usar y tirar.

  • #003
    marcelo - 23 abril 2018 - 11:56

    Un gran invento, para moverse no siempre hace falta un coche semivacío, y absolutamente para todo el mundo, que esto convenientemente adaptado es una bendición para la gente mayor, aunque eso de dejarlos por ahí tirados me ha dejado estupefacto, como Amsterdam pero a lo bestia. Hay que regular su uso, por supuesto, y por ejemplo sacarlos de las aceras y mandarlos al carril bici. Yo creo que por su gran utilidad, su uso tan continuado, su pequeño tamaño y su muy razonable coste que se tenderá más a la compra más que al alquiler… si hay una política de parkings que acompañe, claro.

    Lo de avisar al alcalde de que sacas miles de estos cacharros a la calle mediante un mensaje en LinkedIn es de traca.

  • #004
    Marcos - 23 abril 2018 - 16:50

    A casi todos nos gusta conducir un juguete que nos divierte esa sensación de libertad que que supone la velocidad y el aire en la cara… eso creo que pocos pueden negarlo, siempre habrá algún “rarito” que abogue por un robotaxi, como dicen por tu tierra haberlos haylos…

    La buena noticia es que por un módico precio puedes probar si el “patinete para vagos” es lo tuyo, lo no tan bueno es que inundo la ciudad con la táctica de Grace Hooper (ya saben mejor pedir perdón en vez de pedir permiso), curioso que la falta de valores suele venir casi siempre de gente que se considera tecnófilos. Es una práctica que se ha puesto de moda,no ajena a las universidades públicas,lo de pedir perdón no se estila mucho ó las prácticas denunciadas por FT en el sector privado, a este punto ha llegado la posverdad.

    https://elpais.com/economia/2018/04/20/actualidad/1524241499_611986.html

    D. Enrique como decía en un artículo anterior ¿podemos dejar de llamar adicciones a cosas que no lo son?
    Lo dicho gran artículo el del patinete

  • #005
    Xaquin - 23 abril 2018 - 18:33

    Recordando la entrada anterior. ¿Piensan machacar a cursillos acelerados a los niños y adolescentes para que comprendan que las aceras deben ser exclusivas de peatones? Y, por cierto, ni para inválidos que vayan a más de 4 km/h (humano anda a 3’7 más o menos)… a que coño jugamos??

    Las ciudades no son capaces de tener carril bici por impedimento de los poderes establecidos y se cargan la acera (como las terrazas y demás). Y en vez de educación, pegan edictos prohibidores en los muros de lugares abandonados, que no quieren usar como espacios de ocio.

    Los humanos no somos capaces de organizar la movilidad terrestre (la marina a medias, por ejemplo los cargamentos peligrosos) y queremos organizar la aérea o la espacial. ¡¡Je, je, je!! Supongo que a los nenes de 4-5 añitos, les tendremos que dejar acera para ir con sus popós ultramodernos y casi automatizados?

    Pienso que realmente el problema no es de educación humana, cada vez más es de cara dura humana.

  • #006
    Gorki - 23 abril 2018 - 19:19

    No tengo nada contra patinadores, monopatines o ciclistas, pero el problema es que no tiene claro un espacio en las calzadas. Ir por las calles es muy arriesgado para ellos, pero ir por las aceras cuando son muchos los que van “semimotorizados”, es muy arriesgado para el peatón.

    Comienzo mi paseo a las 8,30 y coincido en las aceras con multitud de niños que se desplazan “semimotorizados” al colegio, solos o acompañados de una adulto.

    Nada tengo contra ello, pero como todo. cuando no es uno, sino una multitud, la que se desplaza a 30 km/h por unas aceras de mas o menos 1,50 ancho , que con farolas, y paradas de bus. se reduce en muchos puntos a un metro de ancho, comienza a ser un ejercicio peligroso pasear por la acera, no solo para personas como yo, que podemos elegir otro horario u otras rutas, sino para personas que acuden a su trabajo y no tienen esa opción.

    Desconozco la solución. porque las calles con el tráfico rodado, el aparcamiento y el distinto equipamiento y mobiliario urbano, no da para más. Lo lógico seria habilitar unos carril bici para trafico entre 20/40 Km/h pero yo no veo claro de donde se puede sacar espacio para ello en la mayoría de las calles de mi barrio.

  • #007
    JOSE LUIS ALVAREZ RUBIAL - 23 abril 2018 - 19:32

    Esta claro que el caso de San Francisco es un caso de, por un lado poco civismo, y por otro de mala reacción en el ayuntamiento, aqui en España hay ciudades que tienen un sistema de alquiler de bicicletas que funciona muy bien y no nos encontramos los vehículos por las aceras molestando y gracias a Dios porque serían bastante mas molestas, por tamaño, que los patinetes.
    Lo cierto es que el patinete como bien dices ” podría aportar algo a la llamada movilidad multimoda”, ya hay gente que ha optado por dejar el coche o la moto, si el tiempo lo permite, para desplazarse al trabajo con este tipo de vehículos directamente o alternando con algun servicio urbano de transporte, otra opción es llegar en coche hasta un aparcamiento disuasorio, cercano a la ciudad y sacar el patinete del maletero y desde ahí acercarse al lugar del trabajo donde por tamaño y portabilidad en muchos casos se puede llevar hasta el mismo puesto de trabajo plegado.
    Yo tengo cierta dificultad para andar a causa de una poliomielitis que sufí de niño y este medio me esta sirviendo para “moverme” más que antes, incluso acompañando a mi mujer en sus paseos, cosa que antes me resultaba muy dificultoso, para hacer recados en mi localidad sin necesidad de tener que usar el coche lo que conlleva las ventajas de menor contaminación, un coche menos cargando la circulacilón, sin problemas de aparcamiento que en el caso de mi localidad es un grave problema y en mi caso mayor celeridad a la hora de realizar dichos recados.
    Es cierto que se necesita una regulación para este tipo de vehículos, eso si pensando que en que pueden aportar mas beneficios que perjuicios a la comunidad y que permita una perfecta convivencia entre peatones, bicicletas y resto de vehículos.
    Este tipo de vehículos creo que han venido para quedarse porque por su configuración ofrecen una solución de movilidad sostenible, limpia, ágil, lo que cualquier núcleo urbano necesita para empezar a conseguir una ciudad mas amable y saludable.

  • #008
    Krigan - 23 abril 2018 - 19:39

    No sé cómo será en Madrid, pero en Valencia se ve cada vez más gente yendo en estos patinetes eléctricos. Eso sí, en propiedad, no alquiler, y suelen ir por carril bici (en Valencia los hay en muchas zonas). Su situación es “alegal”, el ayuntamiento todavía no ha permitido ni prohibido que usen el carril bici, no se ha pronunciado.

    • Gorki - 23 abril 2018 - 21:39

      La orografía y tamaño de Madrid no es adecuada para la bicicleta de pedales, pero si a las bicicletas eléctricas, pero el ancho de las calles es insuficiente, para poner un carril bici.

      Conozco bastante bien Valencia, y te puedo asegurar, que el urbanismo en Valencia es mucho más racional que el de Madrid. Excluyendo el casco histórico, en Valencia hay muchas amplias avenidas, tanto desde el centro, como en la zona moderna. Madrid. dentro del cinturón de la M30, sólo tiene una avenida. el eje Prado – Castellana. El resto son calles o muy ajustadas para añadir un carril bici, como pueden ser Alcalá o Serrano o claramente insuficientes.

  • #010
    Jav Lux - 24 abril 2018 - 00:10

    Es que deben de reservar carriles para Bici Electrica ademas del bus.

    Hay que tener valor. Hace 30 años las cuidades no estaban peatonalizadas. Ahora muchas cuidades medianas estan muy peatonalizadas. PUES EXACTAMENTE HAY QUE HACER LO MISMO con las carreteras, “Ciclonando”, es decir separa carriles para solo bicis.

    El mismo Paseo de la Concha de Donostia quitó un carril de coches para hacer un carril bici doble sentido.

    Eso hay que generalizarlo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados