¿Metaverso o mundo virtual?

IMAGE: Riki32 - Pixabay

Preparando una sesión para el claustro de IE University sobre el metaverso que impartí ayer, me encontré con un buen artículo con una clasificación de atributos que me pareció muy interesante a la hora de establecer, explicar o entender las diferencias entre lo que se supone que es el metaverso como tal, y las propuestas como Horizon Worlds, de Meta, y similares.

Hasta el momento, mi explicación sobre el metaverso seguía un flujo argumental muy sencillo: lo que muchos pretenden que es el metaverso es, en realidad, un videojuego glorificado que se parece muchísimo a lo que en su momento fue Second Life – incluyendo la forma de venderlo a las empresas participantes, «cómprame visores, cómprame espacio, pon desarrolladores a pintar tu escenario, etc.» – y que, en realidad, no aporta mucho más que una plataforma para que los usuarios puedan desplazarse por ella, encontrarse, socializar, hablar, etc. Cualquiera que entre en Horizon Worlds y propuestas similares puede verlo claramente: un desarrollo en Unity, y avatares paseando.

Sobre eso, generalmente pasaba a explicar el mundo cripto, comenzando por las criptomonedas, siguiendo por la cadena de bloques y pasando a las cosas que se pueden hacer sobre ella: wallets, tokenización, smart contracts y DAOs. Con esa introducción al uso de la criptografía entraba en el concepto de Web 3, para finalmente combinar ambas cosas y explicar que un metaverso tenía que ser, ante todo, un entorno completamente abierto y open source, una plataforma descentralizada, sin ningún tipo de términos de servicio o equivalente, en la que cualquiera podía crear su propia presencia apoyada en un estándar criptográfico, y cuyas normas emergían de la propia comunidad de usuarios organizada de una manera democrática en forma de organización autónoma distribuida. Son precisamente los atributos que podemos ver en esta tabla, y que diferencian al metaverso, que aún no existe, de otro concepto mucho más sencillo y menos ambicioso llamado simplemente «mundo virtual».

Con esta diferenciación, las cosas están mucho más claras: ¿Second Life? Un mundo virtual, de hecho, uno de los pioneros. ¿Horizon Worlds? Otro mundo virtual (pero sin piernas), y orientado a que Meta venda muchos visores de Oculus. ¿Microsoft Mesh? Otro mundo virtual, en este caso gobernado por Microsoft. Simplemente eso, mundos virtuales, videojuegos glorificados en los que muchas compañías, llevadas por el furor de querer ser más modernas que nadie, inyectarán recursos comprando visores, pagando por terrenos virtuales (en realidad, espacio en un servidor), y contratando diseñadores y desarrolladores para dibujar sus instalaciones en las que pasear a sus clientes, en las que hacer reuniones o en las que tratar de impresionar al resto del mundo, en modo «fíjate que modernísimo soy, que tengo presencia en el metaverso».

Las cosas empiezan a ser más difusas con Decentraland. ¿Por qué? Porque además de un aspecto de videojuego venido a más, nos encontramos con que podemos escoger entrar con una simple cuenta tradicional con usuario y contraseña, pero también podemos hacerlo mediante un wallet, con que existe una DAO que nos permite votar en decisiones de muchos tipos que afectan al funcionamiento del entorno, con que tiene una moneda, MANA, que utiliza la cadena de bloques de Ethereum, y con que su arquitectura es de código abierto. Estos atributos, que los no creyentes en la criptografía considerarán meramente anecdóticos, son en realidad lo que convierte a Decentraland en algo que, al menos, se acerca algo más al concepto de metaverso, y que sin serlo todavía, tiene mucho más interés y más posibilidades a la hora de educar al usuario en un modelo de interacción y de uso determinado.

De hecho, el visor de realidad virtual no es siquiera un requerimiento, ni debe serlo. Un metaverso puede perfectamente utilizarse en una pantalla tradicional, con un teclado y un ratón. Recurrir a un visor es tratar de obtener una interfaz más inmersiva, pero no es necesario, y de hecho, condiciona parte de los usos que pueden hacerse por una simple cuestión de ergonomía.

¿Tienen las empresas que estar en el metaverso? Depende, pero en muchos casos, como el de una universidad, puede ser necesario si creen que en el futuro, habrá algunas cosas que haremos de manera habitual en ese tipo de entornos inmersivos. En mi institución estamos en ello, pero llevarlo a cabo requiere mucho más que firmar acuerdos, gastar millonadas en visores de realidad virtual, comprar terrenos y construir escenarios. Requiere capacitar a todos tus empleados, y sobre todo, escoger algo que tenga posibilidades de evolucionar hacia un verdadero metaverso, no hacia un videojuego glorificado gestionado por una compañía que marque las reglas. En el metaverso puedes establecer tu presencia, en un mundo virtual solo puedes estar en una plataforma que cuando le dé la gana, te cambiará las reglas, te obligará a pagar más, o te forzará a aceptar normas absurdas.

A la hora de decidir si queremos o no estar en el metaverso, si queremos explicarlo o si pretendemos entenderlo, la diferenciación entre metaverso y mundo virtual me parece absolutamente fundamental. El primero podría, en un momento dado, llegar a plantear muchos de los elementos del futuro de la web, de una web mucho más descentralizada, en la que nosotros mismos gestionamos nuestra identidad y nuestros datos, y en la que podemos construir nuestra presencia. Lo segundo es simplemente un Second Life, unos veinte años después. Cuidado con dónde nos metemos y qué contratos firmamos, porque siempre ha habido aprovechados y vendedores de humo preparados para ganar dinero a costa de los que quieren parecer más modernos que nadie.


This article is also available in English on my Medium page, «What’s the difference between a metaverse and a virtual world?«

21 comentarios

  • #001
    PEPELU - 9 junio 2022 - 20:05

    Tres eran tres las hijas de Elena, y ninguna era buena:

    a) La que conocemos de realidad virtural y cascó. Ejemplo: Second life. DEP
    b) La del efecto Streisand aplicado al metaverso. Tanto nos empeñamos en decir que es una porquería, y esa crítica acaba dando mayor visibilidad de la que hubiera tenido si no se hubiera producido. De momento viene sin piernas, sin cerebro, es como el chiste: «una gran oreja, pero grítele que es sorda»
    c) Y la competencia clonadora «que aún no existe» pero que se posiciona para tener su hueco en el reparto… y está en el intento germinador, aduciendo lo de Ayuso: «libertad», para comercializar sus clones

    Pero recordemos que las grandes empresas digitales son «acaparadoras», lease monopolizadoras y no van a ceder su trozo de pastel o maná a ningún descentralizado, si los «malos» no reciben su derecho de pernada antes de la noche nupcial.

    Pues vaya futuro más decepcionante para los brahmanes !

    Responder
  • #002
    Gorki - 9 junio 2022 - 20:14

    Yo lo del metaverso lo veo posible, pero aun muy lejano, El metaverso será una realidad cuando una masa de usuarios inmensa, digamos 400 millones en todo el mundo, sepamos movernos por él con la facilidad que lo hacen en el Internet actual.
    ,
    ¿Puede que se llegue a que sepamos los particulares, no necesariamente preparados, editar en el metaverso con la facilidad que lo hacemos en Whats App?

    Pues es posible, ¿Quién pensaba que montar videoconferencias múltiples iba a ser algo que hiciéramos todos? Pero no lo creo próximo.

    De todas formas, hay quien realmente cree que es un nuevo canal de comunicación mas participativo que los tradicionales . Me llega la noticia que McDonald’s, ya utiliza ‘Workplace’ para agilizar la comunicación entre sus empleados.

    Desconozco cuanto hay de realidad en ello y cuanto de humo de Marketing, pero indudablemente McDonald’s tiene un problema para dinamizar unas plantillas repartidas por todas los lugares y esta puede ser una vía de conseguirlo.

    Por tanto mi postura de momento seria esperar, pero no perder la oportunidad de utilizarlo si llega el momento adecuado, tanto para los usuarios particulares, como para las empresas e instituciones.

    Responder
    • Gorki - 9 junio 2022 - 20:16

      Por cierto el enlace
      https://www.eleconomista.es/retail-consumo/noticias/11811187/06/22/McDonalds-ya-utiliza-Workplace-para-agilizar-la-comunicacion-entre-sus-empleados.html

      Responder
  • #004
    JM - 9 junio 2022 - 20:48

    Si el metaverso sigue las mismas reglas del mundo real, vendiendo «propiedades inmobiliarias» que existen sólo en un servidor, publicidad y temas parecidos, ¿cuál es su ventaja sobre el mundo real o un simple Facebook?

    Responder
    • Gorki - 9 junio 2022 - 21:27

      En efecto, tal como lo muestran. el Metaverso va a ser un Fecebook en 3D, donde como pasa en el Facebook en 2D, todo lo que te rodea son personas que te intentan vender algo, mientras que tu paseas, sin conseguir iniciar una conversación con conocidos, que era lo que intentabas, porque todos quieren vender pero ninguno escuchar.

      Responder
  • #006
    menestro - 9 junio 2022 - 22:38

    Pero si es que no hay ninguna distinción! Facebook ha invertido una millonada en Cascos de VR, el famoso Oculus Rift, y están creando un producto comercial con un nombre distinto, siendo lo mismo, para no pagar ningún derecho de Propiedad Intelectual.

    Los únicos visores autorizados en la versión de VR denominada «Metaverso» son los de Oculus, marca de su propiedad.

    El «Metaverso» es el olor de las nubes. Pero con criptomonedas, DAO, y esencia de eucalipto.

    Es como el plátano y la banana. No me hagáis decir lo que pienso.

    Otra compra compulsiva para capitalizar el cashflow. El Juicero de Facebook.

    Responder
      • Alqvimista - 10 junio 2022 - 10:01

        No hace mucho, el encargado del proyecto iPod decía que, partiendo de cero hasta su puesta en el mercado, el desarrollo del iPod había costado unos 3.500 millones de dólares. Hace veinticincos años de eso.

        Meta está invirtiendo casi esa cantidad cada trimestre desde hace varios años…

        ¿Cuánto más puede invertir Meta y por cuánto tiempo? ¿Se le acabará el dinero antes de finalizar esto y lo podrá rentabilizar?

        Responder
        • Lua - 10 junio 2022 - 21:41

          A mi, lo que invierta Meta o FB llamalo como quieras, me la trae al pairo…

          No se me ha perdido nada en la Red Social actual y no se me va a perder en la futura…

          Si cualquier gilipollas me viene diciendo que vamos a tener una reunion de trabajo virtual en entorno semejante, ya te digo que me busco otro trabajo… XDDD

          Responder
  • #010
    Xaquín - 9 junio 2022 - 22:58

    La explicación (diferencial) está perfecta, pero sigue habiendo un problema con las palabras usadas.

    En un mundo donde una impresentable troll (mediocre versión de homo sapiens, allí donde los haya) como Isabel Ayuso, habla de libertad, como si esa palabra fuera la misma que la enarbolada por los barricaderos parisinos (durante la RF), resulta de lo más friki el uso de ciertas palabras, por determinadas personas. Algo así como enfrentar a un robot tipo R2-D2 con una lavadora manual del siglo XIX…

    Imposible, por tanto dejarlo en una simple confrontación metaverso/universo virtual… como si metemos en el saco, universo paralelo… son palabras que en bocas ayusinas se convierten en mera palabrería. Y el Mark es más inteligente, pero no merece más confianza…

    Realmente en un planeta que aún no fue capaz de simplificar el recorrido discursivo de la palabra metafísica, por ejemplo, sigue resultándome procaz, en demasía, el uso de metaverso. Los preadolescentes siliconados, no son precisamente los más adecuados, para enseñarle a usar el lenguaje a los clásicos griegos.

    Claro que… a mi plin.

    Responder
  • #011
    Juan T. - 9 junio 2022 - 23:00

    Se está vendiendo la parte espectacular del Metaverso, pero eso dura dos días, una vez vista la novedad se abandona. Al final se impone lo práctico, que puedas hacer lo mismo que haces usualmente pero mas fácilmente y con mas eficacia.

    Responder
    • Alqvimista - 10 junio 2022 - 07:41

      Exacto. Y no olvidemos que, simplemente, se trata de hacer lo que haces usualmente en casa pero en cualquier lugar del mundo.

      Responder
  • #013
    Alqvimista - 10 junio 2022 - 08:01

    Yo sí creo que el metaverso puede llegar a ser muy interesante y útil, pero no olvidemos lo fundamental: el metaverso, como el eMail o la página web, no es un objetivo en sí mismo, es un medio para conseguir un objetivo.
    Todos habremos sufrido el típico caso de enviar un correo a una empresa y que te respondan semanas después… si responden. Ver páginas web totalmente desactualizadas porque, se trataba de tener página web, no de usar la página web para conectar con los clientes, ¿no?
    Pues eso. ¿De qué sirve que el Gobierno Foral de Navarra inaugure su metaverso? ¿Se hace algo ahí dentro? ¿Sólo se entra y se mira? ¿O habrá un funcionario al otro lado atendiéndote como si estuvieras ahí mismo aunque estés en Canarias?
    Correo electrónico, página web, metaverso, pueden ser muy útiles si los atiendes. Si no, dinero tirado a la basura. Otra vez.

    Me voy a permitir recomendar seguir la andanzas del señor Jaime Gómez-Obregón, y muy particularmente este reto que le plantea Guzmán M. Garmendia, Director General de Telecomunicaciones y Digitalización del Gobierno
    de Navarra: https://twitter.com/jaimeobregon/status/1534207870681636865?s=21&t=HMUhDSC66JVJcK2p7ZKAiQ

    Responder
    • Gorki - 10 junio 2022 - 11:19

      Coincido plenamente en tu planteamiento «el metaverso, como el eMail o la página web, no es un objetivo en sí mismo, es un medio para conseguir un objetivo.»

      El problema es que unos , los que quieren vender algo, tienen claro el objetivo, mientras que los usuarios solo queremos un medio para hacer cosas sin definir de forma clara, ( ocio, socializar, comunicaciones, información,…).

      Por ello creo que como ha pasado en «Face», los vendedores ganarán la partida llenaran todo de chiringuitos de publicidad y venta y los usuarios huhiremos del medio

      Responder
  • #015
    Paco - 10 junio 2022 - 10:07

    El metaverso con la capacidad tecnológica de los próximos años a corto/medio plazo, no será más que un entretenimiento para frikis y un pozo sin fondo de gastos para empresas «early adopters» que se lancen empujadas por sus asesores de marketing.

    La evolución a más largo plazo dirá si puede llegar a consolidarse como una utilidad real para la población general o si se queda en un Fracaso 2.0

    Para una persona adulta, que puede contactar con un organismo público o privado, cliente o proveedor por múltiples canales de comunicación, incluidas videoconferencias, ¿que valor aporta comunicarse a través de un entorno parecido a un videojuego?

    Puede por ejemplo, una multinacional como Inditex, replicar en un metaverso la estructura de sus tiendas, y que de manera sencilla un usuario pueda generar un modelo de su cuerpo incluso con la forma de caminar o la postura con la caída de hombros, el movimiento de brazos y piernas para saber como sienta una prenda, al margen de superposiciones genéricas? ¿Cómo pueden lograr que se perciba de manera hiperrealista la textura de los tejidos, la caída de la prenda, si es una tela fresca o cálida? ¿Aporta algo entrar a una cafetería en un metaverso, y no notar el olor a café? ¿Si tomo un café «de mentira», … lo tengo que pagar? ¿Con dinero de verdad, o «de mentira»? ¿Cómo van a saber los usuarios si es una tienda de verdad que vende y recibes físicamente en casa, de las que son un pasatiempo, entrar y mirar? Entiendo que los entusiastas del tema tengan estas dudas resueltas.

    Responder
  • #016
    chipiron - 10 junio 2022 - 10:30

    No sé, quizás esté falto de visión o tenga la mente más cerrada con la edad…

    Pero mientras no se me pongan ejemplos concretos que me permitan entender los beneficios REALES (más allá de los archimencionados porno y games) del metaverso, seré escéptico a que se convierta en «the next big thing».

    Es más, normalmente «the next big thing» son cosas que aparecen casi por casualidad.

    Sin ir más lejos, lo que nos dió un salto cuántico socialmente fué la apertura del SDK del iPhone para que terceros hiciesen apps para el smartphone, cosa a la que el mismissimo Steve Jobs se oponía en un principio..

    En cambio, parecía que la história se iba a repetir a una escala parecida con los Apple Watchs, y han quedado relegados (no digo que sean un fracaso comercial, ni mucho menos) a aplicaciones de salud y fitness, basicamente.

    Responder
    • Gorki - 10 junio 2022 - 11:29

      En mi opinión los «Watchs» de Apple o de otros, se han quedado a medio camino, Venían a ser algo así como el reloj de Dick Tracy, un sustituto de los smartphones, pero no los han sustituido, sino que precisan de ellos y de momento se han quedado en poco mas que dar la hora y tomar regularmente el pulso y a lo sumo hacer un seudo cardiograma. Es decir útil casi limitadamente en a aplicaciones de salud y fitness,

      Pero esto pude cambiar en el futuro, a medida que la tecnología los potencie en otras áreas,

      Responder
  • #018
    Mauricio - 10 junio 2022 - 11:34

    Enrique, como ya he comentado por aquí, en 2008, como parte de la maestría en Educación que cursaba en Alemania, tomé una materia denominada Ubiquitous Computing que se impartía dentro de Second Life. Si bien tanto el profesor como las lecturas por él elegidas tenían un alto nivel, las clases en Second Life no resultaban nada prácticas, más allá de lo novedoso de aprender a distancia en medio de un mundo virtual, y cualquier clase actual en Zoom resulta ciertamente muchísimo mejor.

    He visto la página que mencionas sobre las experiencias inmersivas dentro del modelo de aprendizaje líquido del IE y me ha llamado especialmente la atención el video sobre el uso de la realidad virtual en el seminario de Gestión de la respuesta a crisis humanitarias, en particular la parte que dice: «En la primera sesión tenemos una simulación donde los estudiantes están adoptando diferentes roles actuando y desempeñándose en un campo de refugiados en el Congo» (traducción propia). La verdad es que a primera vista todo esto suena extremadamente interesante, pero me queda la duda sobre el valor agregado efectivo que proporcionan estos acercamientos virtuales a la realidad social en comparación, por ejemplo, con videos sobre la misma temática. Es más, he visto que cuando introduces una nueva tecnología en el aula, esta se convierte también en un distractor, que muchas veces ayuda poco a conseguir los objetivos de la clase. Naturalmente, esto cambia con el tiempo (hoy en día la proyección de un video durante una clase es algo muy normal), pero es un aspecto que hay que tomar en cuenta. Por otro lado, para los que hemos sido voluntarios durante muchos años, nos resulta claro que incluso en el mundo real una visita de una hora a un lugar donde puedes incluso hablar directamente con la gente que necesita ayuda no suele ser más que un primer paso.

    ¿Has usado este tipo de experiencias inmersivas en tus clases en el IE? ¿Planeas hacerlo? Sería interesante que nos contaras más a fondo sobre lo que se está haciendo en el IE al respecto y si existe un adecuado balance costo-beneficio, pues estos desarrollos son bastante caros y no necesariamente son un apoyo didáctico mejor que otros materiales mucho más sencillos. Esto lo he comprobado en Alemania con los materiales con los que trabaja mi hija en la escuela, muchos de los cuales son ejercicios impresos en hojas de papel periódico, pero que tienen una gran calidad y propician el razonamiento y el aprendizaje significativo.

    Responder
  • #019
    Randy Waterhouse - 10 junio 2022 - 12:02

    El tema de las DAOs y Decentraland abre una vertiente realmente interesante sobre los metaversos.

    Este artículo creo que complementa la tabla que enlazas analizando a alto nivel sus implicaciones:

    https://www.linkedin.com/posts/gomez-acebo-%26-pombo_metaverso-activity-6898998479449133056-zo8q

    Responder
    • PEPELU - 10 junio 2022 - 14:08

      Joder pues o eres el loco que va en sentido contrario en la M30, o formas parte del ajo

      No respondas lo tengo claro no eres un kamikaze

      Responder
  • #021
    FER - 10 junio 2022 - 12:36

    Me ha gustado mucho el artículo que enlazas. Las propiedades que describe me recuerdan mucho mas al concepto de metaverso tal como lo imaginó N.Stephenson en Snow Crash, o el ciberespacio de W.Gibson en Neuromante. Espacios que son una prolongación de la realidad física en que las personas podemos actuar con total libertad, con todo el atractivo y el peligro que ello supone. No un parque temático, destinado a engordar los bolsillos de los mismos de siempre.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG