Apple y el BNPL

iMAGE: Apple

La entrada de Apple en el entorno del aplazamiento de las compras a corto plazo, o «Buy Now, Pay Later» (BNPL), un movimiento que llevará a cabo mediante la constitución de una subsidiaria propia que la aproxima cada vez más a la confluencia con la banca, supone la legitimación de un sistema de financiación que resulta claramente pernicioso para muchos usuarios, y que está construido de manera íntegra para ser rentable únicamente a partir de los problemas que esas personas experimentan.

Para la banca, encontrarse con que una compañía como Apple se prepara cada vez más para llevar a cabo una oferta cada vez mayor de servicios financieros es – o debería ser – un elemento más de preocupación. Un entorno como el del crédito instantáneo al consumo, que los bancos podrían posiblemente haber desarrollado de forma algo más responsable que como lo han hecho las nuevas compañías fintech que se han adentrado en él y que han generado una oleada de jóvenes incapaces de hacer frente a sus caprichos, se ve ahora invadido directamente por las propias compañias cuyos productos son financiados.

En una gama de productos como la de Apple, la posibilidad de financiar en cuatro pagos sin intereses supone que muchas personas tomen decisiones de compra en muchos casos erróneas, en un entorno en el que el análisis del riesgo brilla por su ausencia. ¿Cómo ganan dinero los servicios de tipo BNPL? Simplemente, a costa de las penalizaciones a las que someten a aquellas personas que no son capaces de hacer alguno de los pagos a tiempo. Un esquema económico que se aprovecha de las personas financieramente más vulnerables, que perjudica la construcción del historial de crédito de los más jóvenes, y que supone, desde mi punto de vista, una infracción de los principios de responsabilidad social de la compañía, porque utiliza la irresponsabilidad de los usuarios para incentivar unas cuantas ventas de dispositivos más.

El movimiento supone además una competencia inesperada para las compañías que venían desarrollando ese tipo de servicios, que se encuentran de repente con la integración vertical de una compañía cuyos dispositivos y la lealtad que generan eran, en muchos casos, uno de los motivos para acudir a este tipo de esquemas. La normalización de los esquemas de pago en cuatro plazos sin intereses y su aplicación a cada vez más ámbitos es una forma de incentivar el consumo irresponsable, y como tal, supone un problema para una sociedad dispuesta, aparentemente, a poner a prueba sus propios límites. Que Apple se adentre en este tipo de esquemas financieros en muchos casos irresponsables es, desde cualquier punto de vista, una mala noticia.


This article is also available in English on my Medium page, «Apple’s move into BNPL is disappointing, to say the least«

18 comentarios

  • #001
    rutolf - 10 junio 2022 - 12:29

    Entiendo el sentido del artículo y es cierto que Apple no es una ONG… pero yo creo que más que tratar de sacar mucho rédito a esta financiación lo que buscan es bajar la barrera de entrada de sus productos sin el «muro» del «one time payment» para sencillamente vender más, dado que seguramente saquen más rentabilidad de sus propios productos que de la posible penalización financiera.

    Hay un tema adicional que tiene que ver con la valoración de la compañía. Apple pone a «0» su contador de ventas/ingresos cada año dado que el grueso de sus ingresos no viene por cobros recurrentes. Esto les penaliza en la valoración de las acciones frente, por ejemplo, a un AWS. Tratar de conseguir ingresos «algo más recurrentes» puede ser uno de los objetivos de este movimiento estratégico.

    Responder
    • chipiron - 10 junio 2022 - 20:42

      Cierto lo que comentas.Y además el calendario de «releases» de nuevos productos no les ayuda:

      Los iPhones empezaron presentandolos en Mayo-Junio, lo que hacia que tuviesen dos trimestres de altas ventas, en verano por la novedad y hacia navidad por los regalos.

      En cambio ahora los sacan en septiembre y en el último trimestre venden 5 veces más: novedad y época de fiestas. Los otros tres trimestres solo es una fracción de su facturación.

      Y con los ordenadores, igual: los deberían sacar en mayo-junio para que los estudiantes los comprasen de cara al nuevo curso, no en marzo u octubre…

      Responder
  • #003
    Gorki - 10 junio 2022 - 12:49

    Vaya por delante que no me gustan los prestamistas/usureros, creo que como los buitres, tienen una forma de vida un tanto despreciable, alimentándose de la carroña que encuentran, Sin embargo, como los buitres son algo que necesita la sociedad.

    A mi, me pone de los nervios, cuando oigo en la radio la invitación a hacer en verano un “crucerito” para pagarlo después del verano, ¿Qué es lo que hace que piense alguien, que ha sido incapaz de ahorrar para el “crucerito”, antes de hacerlo, que va a ser capaz de ahorrar para pagarlo después del verano?.
    Mas aun me preocupa cuando una “agencia negociadora”, te promete rebajar la cuota de tus deudas, pero poniendo como prenda, lo mejor y mas caro que tenemos, nuestra vivienda.

    Evidentemente estas empresas se basan en despertar deseos de consumo en personas, jóvenes, (y no tan jóvenes), que entran sin pensarlo dos veces, en poseer bienes que no son imprescindibles, a cambio de ingresos futuros, que quizá en su momento necesiten para cosas imprescindibles y sobre todo, con el evidente riesgo, que sus cálculos de ingresos queden cortos y se encuentren en situaciones de difícil solución, puesto que ya tiene firmados los compromisos de gastos.

    Lógicamente, en la medida que sea posible, prefiero tener ahorrado el dinero, antes de comprarme algo que me facilitará, pero no me solucionará la vida. Pero en cambio, yo, como supongo todos, hemos comprado bienes de valor, empezando por la vivienda y acabando en el coche o en algunos electrodomésticos con pagos aplazados, porque sino no se habrían podido obtener en un espacio de tiempo razonable, En esos caso, yo, y supongo que todos, hemos agradecido que existan los prestamistas, que te permiten comprar con créditos al consumo, aunque haya supuesto amamantar a la “fiera”.

    En este sentido el que entre un nuevo prestamista en el mercado, se llame Apple, o tengo otro nombre, no es mala noticia, a mas competencia, mejores condiciones para el cliente. Pero si yo ya fuera prestamista, llámese banca, fintech o como quiera que se llame, el que entre un competidos con esa capacidad, no solo económica, sino tecnológica para quitarme los posibles clientes, me preocuparía mucho.

    Responder
    • Lua - 10 junio 2022 - 15:21

      Estoy contigo…
      Yo soy de si tengo el dinero, lo compro, si no lo tengo, me espero a tenerlo…

      He visto gente llorar cuando han pedido un credito a Cofidis y por alguna razon, no han podido pagar alguna quota…

      Usura es poca definicion…

      Responder
    • Javier Cuchí - 11 junio 2022 - 08:24

      Completamente de acuerdo yo también, sobre todo en el escupitajo a los usureros por más de alto standing que sean: me dan igual el BBVA, Apple, Cofidis o los prestamistas más clásicos, cutres e igualmente sanguinarios.

      Pero esto dicho, la letra (de cambio, aunque ya no se use apenas) con sangre entra y los jovencitos tienen que aprender a controlarse. Todos, absolutamente todos, deseamos algo a lo que no podemos acceder y, en algún caso, a lo que no accederemos jamás y hay que saber vivir con ello. Si no se sabe soportar ese impulso y se cae en la tentación, hay que apencar con las consecuencias. Que son muy graves y que pueden marcar toda una vida: sí. También hay quien se queda tetrapléjico haciendo el burro en un hotel de Magaluf o quien se mata conduciendo a una velocidad demencial de noche y cargadito de priva a los tres meses de haberse sacado el carnet. La vida es así de dura y cruel y marca esas condiciones.

      Suele haber, para estos casos -y, obviamente, antes de que sucedan- una vacuna que se llama familia (ojo: digo vacuna, no remedio). Recuerdo que, cuando yo tenía 14 años, mi padre me dijo una vez que si en alguna ocasión necesitaba dinero y él lo tenía, me lo prestaría o daría gustoso pero que no esperase jamás que él me avalase un préstamo: «es la mejor forma -decía- de arruinarnos los dos, en lugar de uno solo». A lo largo de mi vida lo repitió varias veces y tomé muy buena nota de que eso de andar pidiendo dinero por ahí era cosa de altísimo riesgo. También puedes pasar de los consejos trasnochados del viejo y entonces bucle hacia el párrafo anterior.

      En cierta ocasión leí un artículo interesantísimo de un psicólogo clínico que explicaba las diferencias entre millonarios de vida ordenada (por ejemplo, decía el autor, Messi o Nadal) y otros de trayectoria catastrófica, como Maradona, y la diferencia radical estaba en la familia: no en una familia especialmente sabia, que lo era lo normal: la sabiduría estaba precisamente en los interesados que supieron apreciar el valor -en los casos de Messi y Nadal- de los consejos de los mayores.

      Y esto es lo que hay. Sí o sí.

      Responder
      • Gorki - 11 junio 2022 - 09:25

        Absolutamente de acuerdo, Todos hemos tenido que aprender a controlarnos, tanto en el consumo, como en el sexo, como en «experiencias» de todo tipo.

        Y todos de una forma u otra, tenemos en nuestra historia particular, situaciones en que debemos a la suerte, no haber caído en un «pozos» de los que resulta difícil salir,

        Sobre todo, si no tienes una familia que te arrope,, que por un lado con el ejemplo, te abra los ojos a tiempo, y por otro, que te espere con el árnica y las vendas, cuando vengas con las heridas.

        Responder
  • #007
    Benji - 10 junio 2022 - 13:19

    Esto es la pescadilla que se muerde la cola. La gente está tan endeudada que una vez terminan los gastos apenas les queda para ahorrar. Y como no pueden ahorrar, gastan lo que no tienen y el ciclo recomienza.

    El problema se verá exacerbado por la inflación rampante que vamos a tener en 2022 y 2023… y más cuando los salarios se ajusten a los precios elevados.

    El otro problema, ya más español, es el de los bajos salarios. Queremos vivir como europeos con salarios un 40-60% por debajo de la media europea. Y con nuestra productividad, tampoco es q

    Responder
    • Benji - 10 junio 2022 - 13:20

      * tampoco es que nos puedan pagar más y seguir siendo competitivos.

      Sé que es un post muy triste, pero es realismo con una dosis de resignación. No tanto por mí, que ya pagué mis deudas, sino que lo veo en mi entorno.

      Responder
    • JM - 10 junio 2022 - 14:14

      Sobre la productividad en España: es algo muy común que se diga que es más baja que la europea, pero eso no es del todo cierto.

      La productividad en las grandes empresas está en la media europea, pero en las pequeñas es sólo algo peor. En la agricultura también está en la media europea.

      El problema está sobre todo en la hostelería, que participa en el PIB en mayor medida que la media europea y por su propia naturaleza la productividad es baja y hasta que no existan robots que hagan camas o sean camareros difícilmente va a aumentar. La única posibilidad sería que el turismo fuera de alto poder adquisitivo pero está claro que eso no interesa realmente.

      Responder
      • Lua - 10 junio 2022 - 15:25

        El problema está sobre todo en la hostelería, que participa en el PIB en mayor medida que la media europea y por su propia naturaleza la productividad es baja

        No se que hosteleria conoces tu, pero la que yo conozco (de primera mano) la productividad roza el 150%… otra cosa son los salarios y ahi si te daria la razon, que muchos «hosteleros», creen que media jornada significa 12h… XDD

        (nmo hace ni dos semanas que uno de Malaga lo dijo exactamente con esas palabras en las noticias)

        Responder
        • chipiron - 10 junio 2022 - 20:37

          Pues por eso es lógico que el gremio de hosteleros no encuentre mano de obra. Ya es hora de que paguen mejor a los trabajadores de este sector, si no van a tener que servir ellos mismos…

          Responder
  • #012
    Juan T. - 10 junio 2022 - 20:12

    No hay problema, todas las facilidades para gastarte lo que no tienes, que ya vendrá papá Estado para subvencionarte la luz, pagarte salarios mínimos sin cotizar, subirte las pensiones no contributivas un 15 %, etc.

    Pero si en lugar de eso, quieres ahorrar con tu pequeño sueldo, te privas de viajar y gastos superfluos, para comprar un pequeño piso para alquilar, te crujen a impuestos por la compra, tenencia y venta, te obligan a incumplir el contrato firmado de la subida del ipc en beneficio del inquilino, te okupan el piso, no te paga el inquilino, o gastas un extra en seguros de impagos, etc….

    ¡ Que le den al ahorro ¡ A vivir que son dos días y si va mal a vivir de los ahorradores.

    Responder
    • Matt - 11 junio 2022 - 01:18

      La verdad: envidio el civismo de los que os creeis esas cosas.

      Yo si, como vosotros, creyera que puedo darme la vida padre sin dar ni golpe y que el estado me lo pagara todo me pasaría la vida tumbado a la bartola disfrutando tan ricamente … pero no, vosotros creeis que sin trabajar y sin casa se vive genialmente pero en vez de dejar vuestro trabajo y vuestra casa y disfrutar de esa vida tan placentera y maravillosa seguís deslomandoos, sacrificandoos y pasando mil penurias. Admirable.

      Responder
  • #014
    Andres - 10 junio 2022 - 20:38

    Hola,
    No estoy de acuerdo en que este tipo de financia dores ganan dinero de aquellos que no pueden pagar o se retrasan. En primer lugar porque cobran una comisión del 2-3% de cada compra en el caso de empresas como Klarna, PayPal, o Clearpay. En segundo porque se hace una evaluación de riesgo y se rechazan operaciones en virtud del historial de crédito, lo que es opuesto a lo que se indica de que ganan de quien no paga.
    Un saludo

    Responder
  • #015
    Marcos - 11 junio 2022 - 01:50

    Qué curioso. 12 respuestas, 1 artículo y Nadir habla de la responsabilidad al final de la cadena, que es la del propio consumidor de tal préstamo.

    Bueno sí, pero desde una perspectiva en la que el pobre, es un ser del que se aprovechan empresas financieras.

    Escribo desde un IPhone, pero entiendo que no necesito el último modelo. Entiendo que si me puedo permitir mis suscripciones bien, sino… nada. El problema está en la proyección social que se realiza de todo esto.

    Creo que era Gorki quien apuntaba en el tema de los cruceros, cosa que me encantaría por cierto y es más, un crucero Disney.
    Soy absolutamente fanático de Disney y/o Pixar y llevo diciendo que cuando mis hijos sean algo más mayores un año dedicaré mis vacaciones íntegras a mi solo. Al camino De Santiago; 30 días.

    Mi mujer me contesta que entonces ellos irán a Disneyland. No me preocupa lo más mínimo, porque a fin de cuentas creo que me va aportar mucho más lo primero si es que se dan ambos casos a la vez.

    La sociedad está instaurada en un consumo insaciable en el que hay que seguir gastando y teniendo más y lo último. Siendo Tiktoker o Youtuber, si no me llega para una buena silla, micrófono y cascos porque aún apenas tengo suscriptores, compro ahora, pago después…. Con los que me van a llover con tal calidad de productos para realizar mis vídeos ¿o no?

    Y claro, ahora todo dios quiere ser Youtuber ¿de qué? Ni idea, la cosa es serlo. Es como comprar, comprar y comprar ¿para qué? Lo vamos viendo sobre la marcha.

    Me causa especial tristeza que nos quejemos de estos movimientos por parte de Apple, pero no cuestionemos nuestra capacidad como sociedad de si entendemos que ese consumo desbocado que hemos acabado generando no sé sinónimo de mayor felicidad.

    Todo esto me recuerda a cuando en su día en clase de economía diacutí con una profesora porque en una hija de balance de cuentas, había un espacio algo así como para el dinero dedicado en invertir.
    Según la profesora todo empresario quiere y aspira a crecer, por lo tanto siempre había dinero que estaba jugando en esa dirección.

    Mira macho…, si tengo un negocio y me va bien y digamos que acabo de invertir dinero en modernizar todo (sistemas operativos, domótica y lo que quieras, todo es todo) ¿paga qué voy a invertir? ¿Para qué quiero crecer? Quiero cerrar la puerta y olvidarme hasta mañana, jugar con mis hijos, ver alguna serie, pasear… si tengo que andar pendiente de 3 bares en vez de 1, de 4 talleres en vez de 2… lo siento pero no compensa.

    Todo Cristo con “más pasta” y “más cosas” todo el día en la boca y la cabeza…, es normal que las empresas aprovechen algo que la generación Z no ha inventado, solamente ha observado a sus mayores y los ha imitado lo mejor que han podido.

    Responder
  • #016
    Gabriel - 11 junio 2022 - 07:29

    ¿Nos sorprendemos de que la gente pida créditos para todo? No hace más que seguir el ejemplo del gobierno. Gasto muy por encima de lo que ingreso, hago cálculos optimistas de mi presupuesto anual, vivo de los créditos hinchando mi deuda día a día y luego…. ya pagarán nuestros nietos o la UE.

    Responder
    • KOLDO SARRIA - 11 junio 2022 - 11:58

      Concuerdo.

      Somos la generación más egoísta que ha existido, porque somos también la más opulenta que ha existido hasta ahora. Estamos pasando la cuenta de nuestra fiesta a nuestros hijos y nietos, dejándoles deudas monstruosas y un planeta destruido. Que arreen, y que me quiten lo bailao.

      Incorregible homo sapiens.

      Responder
      • Gorki - 11 junio 2022 - 13:31

        Si, la deuda que dejamos a nuestros hijos no es tanto las deudas con los prestamistas, que puede que consigamos saldarlas, sino el haber arrasado en unos 50 años, con todo lo que se nos puso por delante el planeta.

        Uno duda que la siguiente generación tengan fuerzas para resolver muchos graves desaguisados que dejamos pendientes, del cambio climático a los monstruosos vertederos de detritus de todo tipo que estamos creando con nuestro consumo desaforado, y teme por el futuro, no de este o aquel individuo, sino por el conjunto de la raza humana.

        Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG