10 comentarios

  • #001
    Adrián Melic - 27 mayo 2014 - 20:12

    Muchos aspiramos a trabajar en una empresa así, o a crear una empresa con la misma filosofía.

    El libro “Delivering Happiness” de Tony Hsieh (CEO de Zappos) debería de ser un manual para casi cualquier empresa moderna. Desgrana su cultura empresarial en la que la felicidad del cliente, proveedor y empleado es el centro, con ejemplos que suenan incluso a contracorriente de empresas “normales”, muy Amazon, pero con ciertas diferencias:
    – Al logearse, a todo empleado le aparece la foto de un compañero aleatorio y ha de acertar cómo se llama entre varias posibilidades, luego le sale una pequeña bio. Fomenta que todos se conozcan.
    – Crearon una extranet en la que los proveedores tienen una visibilidad completa del negocio (ventas, márgenes, stocks). Evita negociaciones y ellos mismos acaban gestionando sus propios productos de una manera más eficiente.
    – Ocasionalmente te envían flores en tu pedido.
    – Piensan que el teléfono es una parte fundamental de la atención al cliente, es casi lo primero que se ve en su web (llamada gratuita) y tienen grandes anécdotas de un trato muchísimo más allá de lo que sería un servicio normal (desde encargar una pizza hasta hablar con clientes en tercera persona porque sencillamente se lo piden). Sin contar el tiempo medio por llamada, formando muchísimo a cada operador, sin upsell, sin guiones, si no tienen el modelo de zapato que el cliente quiere buscan al menos 3 enlaces de la competencia para que lo pueda comprar.
    – Enseñan a otras empresas, también las que venden zapatos, a adoptar su modelo de cultura empresarial para hacer más felices a sus empleados y clientes (www.zapposinsights.com).
    – Montan fiestas por todo lo alto para los comerciales de las distribuidoras. Zappos devuelve sus llamadas, les hace regalos, paga la comida en el restaurante… Les tratan igual de bien que a los clientes.
    – Siempre pensando en el largo plazo, olvidándose de beneficios rápidos si no aportan valor.

    Recomendadísimo libro: http://www.amazon.es/Delivering-Happiness-Profits-Passion-Purpose-ebook/dp/B00FOT936Y

  • #002
    Felix Maocho - 27 mayo 2014 - 20:36

    Indudablemente a Zappos le va una ambiente no convencional y una gestión no convencional, pero veo difícil generalizar estas formas de llevar la empresa a negocios más tradicionales, como pueda ser por ejemplo una empresa de mantenimiento de ascensores, o una compañía de mudanzas.

    A lo largo de mi vida he conocido un puñado de empresas con sistemas de gestión no convencionales, y unas han fracasado, lo cual no es de extrañar, pues montones de empresas que empiezan fracasan, independientemente de su forma de gestión, o en las que han superado las pruebas iniciales, con el paso del tiempo, cada vez queda menos de su espíritu fundacional y van poco a poco “normalizandose”, hasta llegar a punto que poco difieren del resto de las empresas. Google puede ser un ejemplo claro de ello, de las condiciones de trabajo iniciales a las actuales hay años luz.

  • #003
    Garepubaro - 27 mayo 2014 - 23:31

    ja ja ja, para ir a correr lo que hace falta son unas zapatillas de suela de microporo y empeine de naylon, que su precio natural seria ni seis euros y eso desde hace decadas … y para vestir tanto lo mismo … estos intentos de las multinacionales conocidas del deporte o freelance de estos de hinchar el precio, algunas veces hasta los cientos de euros por un par, a la gente inteligente nos da pena, a ver si sacan ya las impresoras esas 3D va a hacer falta entonces tan poca “empresa” … lo van a pasar fatal

  • #004
    Felix Maocho - 28 mayo 2014 - 11:45

    #003 Garepubaro
    a la gente inteligente nos da pena, ¿? Los productos industriales no se hacen para “gente inteligente”, que es una minoría despreciable, sino para “gente normal” que son una mayoría aplastante.

  • #005
    Miguel Ángel García - 28 mayo 2014 - 14:35

    Desde luego es una apuesta por la transparencia y creación de valor de una compañía. El poner a disposición de los empleados y no empleados un red para interactuar y así saber con quién vas a trabajar y cómo es la cultura de Zapppos seguro que es beneficioso pues desde un principio estás enseñando cual va a ser tu rol en la empresa y qué funciones vas a desempeñar. Una organización interna precisa donde consigues que el nuevo empleado sienta ese sentimiento de pertenencia a la empresa que tanto aporta a los resultados. Original post. Felicidades.

  • #006
    Bruno Villar - 28 mayo 2014 - 17:46

    Me da a mi que en España poco van a observar el comportamiento y funcionamiento interno de estas empresas… siempre vamos a años luz en estas cosas.

  • #007
    Javier Quiroz - 28 mayo 2014 - 23:23

    Suena interesante, sería cuestión de probarlo, ver el encaje cultural es muy importante, tanto para el nuevo colaborador como para los que lo recibirán, si es positivo enhorabuena, y si no también, porque se ahorran muchos recursos ambas partes, sobre todo el tiempo, el más valioso.
    Hace algún tiempo vi el reportaje al CEO sobre la oferta de $2000, es un gusto ver que muchas personas como dicho CEO no se quedan sólo con lo que tienen sino que siempre busquen probar nuevas herramientas para adaptarse a los posibles cambios y estar un pazo adelante, la innovación no debe detenerse. Muy buen post, felicitaciones Enrique!

  • #008
    ADICIONA- RRHH y Outsourcing TIC - 29 mayo 2014 - 08:19

    Como concepto nos parece muy innovador y bastante revolucionario. Es muy positivo para que los profesionales de RRHH de las empresas tengan en cuenta un factor más (y muy determinante) a la hora de elegir candidatos.

  • #009
    Cèlia Hil (@CeliaHil) - 30 mayo 2014 - 17:47

    Enrique,

    Estaremos a la expectativa de los resultados que de esta iniciativa.

    ;-)

  • #010
    Angel Berniz - 5 junio 2014 - 17:55

    La idea es muy buena y avanzada (cambia en el proceso de captación de talento). Sin llegar a esto, yo lo he visto bastante últimamente en Youtube son muchos videos de empresas tipo “Cómo es trabajar de Project Manager en IBM” donde escogen a trabajadores y graban videos que se distribuyen en las redes sociales para hacer más atractivo el trabajar en estas empresas. Sin cambiar el proceso, sí que influyen en el mismo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados