En Documentos TV, de RTVE: “Ojo con tus datos”

Ojo con tus datos - Documentos TV (RTVE)Ayer se emitió en La 2 de RTVE un programa titulado “Ojo con tus datos” para cuya grabación me contactó Marisol Soto el pasado septiembre. Tras una conversación telefónica larga de algo más de una hora el 27 de septiembre para centrar el tema, grabamos en mi despacho el 17 de octubre. El programa completo está disponible en la página correspondiente de RTVE.

Participaron también Samuel Parra, Jorge Campanillas, Javier Sempere, Chema Alonso, Ofelia Tejerina, Rafael García Gozalo, Mario Costejà, Joaquín Muñoz, Marta Bobo y Jorge Flores,

Hablamos de la naturaleza de los datos personales, de su uso y condiciones del mismo, de la gestión proactiva de la propia imagen, y también, y de manera abundante, de un asunto polémico que no he visto recogido en el montaje final: el de ese supuesto “derecho al olvido” para mí completamente inexistente y tautológicamente absurdo. El olvido no es, no ha sido nunca y no debería ser jamás un derecho, porque es un proceso fisiológico que ocurre en el cerebro de las personas. Nada ni nadie puede obligar a otra persona a olvidar algo, y si alguien tiene algún problema con alguna información publicada, debe dirigirse a la fuente que la publicó, no al buscador que la indexa y cuyo trabajo es precisamente ese, indexar. Sobre este tema he hablado ya en otras ocasiones (mayo de 2011, febrero de 2012 y junio de 2013) de manera clara y consistente, y sigo opinando exactamente lo mismo. Si Mario Costejà – o cualquiera de los casos mencionados en el programa – tiene un problema con una noticia publicada en La Vanguardia o con el medio de información que sea, deberá dirigirse a La Vanguardia o al medio correspondiente, que además podrá, a mi entender, contestarle que esa noticia efectivamente tuvo lugar y que puede, por tanto, informar sobre ella si lo considera relevante. Del mismo modo que antes a nadie en su sano juicio se le pasaba por la imaginación solicitar a todas las hemerotecas del mundo que fuesen arrancando páginas de noticias cuando alguien lo solicitaba si la noticia había resultado errónea o inexacta, ahora no se puede pretender borrar de la red algo que está en ella, únicamente solicitar, si procede, la publicación de una rectificación. Y en todo caso, dirigirse a la fuente, no a un motor de búsqueda cuya misión debe ser, sencillamente, buscar dentro de todo el conjunto de páginas a las que se le permita tener acceso.

Desde mi punto de vista, otro de esos casos en los que todo lo que dice la ley al respecto estaba claro antes de la popularización de la red y de los buscadores, sigue estándolo tras ella, y lo único que se debe hacer es seguir aplicándolo igual que como se hacía, respondiendo exactamente a la misma lógica.

Con respecto a temas como la privacidad o el uso de la red por los niños, mi opinión es igualmente clara: me parece importante fomentar la educación sobre los términos y condiciones de uso de las aplicaciones y herramientas que utilizamos, pero siempre – y sobre todo en el caso de los niños – tiendo a defender, incluso en colegios y con asociaciones de padres, que el principal peligro es quedarse fuera de la red. La visión tremendista de los peligros de la red me parece errónea y peligrosa, y esa es, si cabe, mi objeción al programa: un tono que en muchos momentos se torna inquietante y tiende a resaltar lo negativo, lo peligroso, casi llegando a desincentivar el uso. Todo tiene peligros, incluida la calle, y no por ello nos encerramos en casa. La información se puede usar mal, sí. La red puede servir para espiarnos, y en plena época post-Snowden, sabemos además que ha sido así. Pero ello debe servirnos para defender nuestros derechos y exigir a los gobiernos que dejen de hacerlo, no para estimularnos a quedarnos fuera de la red (más sabiendo que mucho de ese espionaje ha tenido además lugar fuera de la red, en medios tan antiguos como el teléfono). Educación, cuanta más mejor. Comunicación completa y eficiente para entender los posibles problemas y poder reaccionar si suceden, también. Defensa de nuestros derechos, toda. Miedos, los menos posibles.

16 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 30 diciembre 2013 - 14:13

    Yo creo que quedarse totalmente fuera de la red supone una fuerte limitación que puede dañar o condicionar negativamente el resto de tu vida. La población anciana de pueblos escasamente comunicadas continua con sus vidas ajenas al progreso y su situación no puede calificarse de peligrosa, pero han reducido su vida y su universo a las cuatro cosas básicas de toda la vida y esta se ha convertido en algo rutinario y poco edificante.

    Por decirlo de alguna manera, la red implica nuevas formas de crecimiento personal que antes no existían.

  • #002
    Alex Bolea - 30 diciembre 2013 - 15:33

    Antonio Castro:

    La gente ha vivido siglos sin Internet y no creo que por ello sus vidas se hayan visto perjudicadas o dañadas por culpa de ello. Da la casualidad de que en estos momentos estoy viviendo en un pueblo pequeño de Zaragoza, cansado de la agitada vida de Barcelona. Créeme si te digo que a las personas mayores que habitan el pueblo Internet no le preocupa lo más mínimo. Se han criado sin él y pueden vivir sin él. Cierto es que tiene sus ventajas, no lo voy a negar, pero también de vez en cuando hay que saber desconectar para no caer en una adicción constante a la conectividad online.

    Y aquí ya no me refiero a sólo Internet en casa, sino al Whatsapp y facebook móvil. Parece que si no estamos comunicados por esos medios no somos nadie. A veces no tenemos tiempo ni para dar un paseo por el campo, y créeme que eso si es gratificante y sería dañino perderlo.

    Por otra parte Enrique lo del derecho al olvido creo que es un tema muy peliagudo. No he visto el vídeo, cuando pueda lo haré, precisamente cuando bajé a hacerme la cena mi padre lo estaba viendo y cuando apareciste dije: anda la hostia. Jejeje. Pero lo dicho, el “derecho al olvido” creo que es una cosa relativamente nueva que no tiene ningún paralelismo con situaciones anteriores. Todo el mundo puede cometer errores en su vida. En algunos incluso delitos, que cumplida una condena dictada por un juez se supone que está cumplida. Entonces ¿qué necesidad hay de que ese delito o error sea visto por todos? Y más cuando sabemos que en la selección de puestos de trabajo cada vez es más frecuente el buscar información por la red sobre el candidato. La gente puede cambiar y ese “error o delito” puede seguir marcándole por vida si sigue a la vista de cualquiera.

  • #003
    Gorki - 30 diciembre 2013 - 17:13

    Me acuerdo la risa que nos producía el derecho al olvido que practicaba de edición en edición, la Enciclopedia Soviética, borrando de las fotos a quienes aparecían en las fotos al lado de Stalin y caían en desgracia. http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/21637

  • #004
    Julio - 30 diciembre 2013 - 22:34

    Jeje, me parto con lo aventurados e irrespetuosos que llegan a ser algunos ciberentusiastas. Ahora resulta que los ancianos que no están enganchados a internet tienen unas vidas desdichadas y llenas de limitaciones. Son poco menos que asnos entregados el vicio. La nueva iglesia de internet ha de redimir a esos pobres pecadores.

  • #005
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 30 diciembre 2013 - 23:13

    Pues yo al contrario que #001 creo que internet prácticamente morira, como lo creiamos ( no como lo conocemos, nadie lo conoce, sino como lo creemos ) internet no se conoce, se cree, osea cada vez es una red mas lacia y con menos fuerza, y se utilizara si, pero Tele5 tambien tiene éxito. Estoy bastante seguro de que aun no conocemos el verdadero internet, que es el que vendra, no con los viejetes que hacen sus páginas web para deslumbrar a sus nietos, sino precisamente estos nietos que empiezan a crecer se convierten en protagonistas y motores de la red y no la trataran con trabajo, como sus abuelos, sino mas bien con desprecio, en definitiva ellos saben que no tienen porque ser amateurs, aficionados, aportadores de contenido, eso ni tiene sentido, ni aporta valor real a nadie. Por otro lado ya aparecen en novelas best-seller, como personajes billonarios resulta que no quieren tener ni un portatil siquiera, y eso es bastante sintomatico. Pero internet 0.4 internet 0.7 o como quieras entender la evolucion ya no la marcara los cambios tecnológicos, sino los profundos cambios negativos que vienen del internauta que despues de tanto tiempo de evolucion, y nuevas generaciones, acaba teniendo la REAL consciencia del pozo negro que es esto, y no la situacion en falsete, de novedad que hay todavia, aunque ya le quede poco … mi inmensa satisfaccion intelectual, es que hace quince años decia esto mismo y se reian, hoy se empiezan a mosquear … mañana …

  • #006
    Gorki - 31 diciembre 2013 - 00:28

    #005 Sunfas Tradelo (“Garepubaro”)

    mi inmensa satisfaccion intelectual, es que hace quince años decia esto mismo y se reian, hoy se empiezan a mosquear … mañana

    ¿Ja ja ja Sunfas el Proferta!. Hace 15 años Sunfas predijo que Facebok, Twiter, y demás redes sociales no iban a estar en manos de “amateurs, aficionados, aportadores de contenido”, porque , ni aporta valor real a nadie. , sino en manos de profesionales, como Marías, que dice, (en su blog gratuito, ¡qué inconsecuente!), que dejan de escribir porque no le pagan.

    Dices “Por otro lado ya aparecen en novelas best-seller, como personajes billonarios resulta que no quieren tener ni un portatil siquiera, y eso es bastante sintomatico.

    ¿PERO CÓMO TE MONTAS TU LAS TEORÍAS?, He tomado la primera lista que he encontrado en Internet de los autores y libros más leídos, y todos , absolutamente todos, hasta Miguel de Cervantes que por lógica deberá fallar, tiene una página web dedicada a su persona. Vaya síntoma.

    Te reto que tu encuentres otra lista de este tipo y que al menos la mitad no tengan página web. Por favor no crees contenidos sin valor.

    LOS PILARES DE LA TIERRA/KEN FOLLETttp://ken-follett.com/es/
    LA REINA EN EL PALACIO DE LAS CORRIENTES DE AIRE/STIEG LARSSON http://www.serielarsson.com/
    LA CATEDRAL DEL MAR / ILDEFONSO FALCONES http://www.ildefonsofalcones.com/
    LA SOMBRA DEL VIENTO / CARLOS RUIZ ZAFÓN http://www.carlosruizzafon.com/
    EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS / JOH BOYNE http://www.johnboyne.com/
    EL SIMBOLO PERDIDO / DAN BROWN http://www.danbrown.com/
    EL TIEMPO ENTRE COSTURAS/MARIA DUEÑAS http://www.mariaduenas.es/
    EL OCHO / KATHERINE NEVILLE http://www.katherineneville.com/
    DIME QUIEN SOY / JULIA NAVARRO http://julianavarro.es/
    DON QUIJOTE DE LA MANCHA / MIGUEL DE CERVANTES http://cervantes.uah.es/
    EL ULTIMO CATÓN / MATILDE ASENSI http://www.matildeasensi.net/
    UN BURKA POR AMOR / REYES MONFORTE https://www.facebook.com/reyes.monforte.9
    PERDONA SI TE LLAMO AMOR / FEDERICO MOCCIA http://www.federicomoccia.es/

  • #007
    Virginia - 31 diciembre 2013 - 11:43

    Por supuesto, de acuerdo en tu enfoque Enrique, pero no de acuerdo con que el documental te use a ti y a los demás como justificación a los políticos de turno para implantar alguna medida represora de nuestras libertades o para justificar escandaloso presupuesto burocrático.
    Como bien dice el documental, y esa es la parte de realidad con la que me quedo, es que los gobiernos siempre van a ir por detrás. ¿Por qué siguen unos y otros en el documental pidiendo que el Estado (o sus comunidades autónomas) sean los encargados de implantar una cultura de responsabilidad? ¿Acaso no es la ciudadanía de forma espontánea la que ya está tomando conciencia y encargándose? Si el aparato estatal es tan lento y tan malo por qué se sigue pidiendo una y otra vez algo que nunca llegará?
    Creo que a los gobiernos hay que dejarles otras tareas y este tipo de cosas dejarla en manos de la respuesta ciudadana voluntaria, que es lo que ya ocurre, y dejar de entregarle control a los políticos y dejar de pedirle que gasten en cosas que no funcionan, que ellos no van a saber hacer.

  • #008
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 31 diciembre 2013 - 14:41

    #006 la primera parte de tu comentario, ni logra marearme, es como el látigo de la feria http://www.youtube.com/watch?v=achzCHziSVA , y la segunda parte es evidente que son una pobre gente que si tiene su web en internet, mas quisieran no tenerla, es para vender su libro de papel al que le quedaria poco en cuanto saquen proximos ebooks cada vez mas mejorados paulatinamente, ofrecer todo del tiron es ganar menos dinero, el ebook ira evolucionando poco a poco, y a tirar de epub de piratebay, el destino del escritor es ser tan pobre desgraciao como el musico, el periodista o todo trabajador intelectual, o inexistir mas bien … explicas lo mismo, estamos con el barro al cuello y despues de tanto tiempo a esto ninguno le vemos salida, internet se revela hace tiempo como el obstaculo insalvable

  • #009
    Jesus Raro - 31 diciembre 2013 - 19:29

    “El principal peligro, es quedarse fuera de la red…”
    Quién habló de 1984…??

  • #010
    CMT - 31 diciembre 2013 - 20:41

    Supongamos que Enrique Dans fue detenido hace 15 años por conducir de manera temeraria a 150 Km/h en un punto con limitación de 50, triplicaba la tasa de alcoholemia permitida. Fue puesto a disposición judicial y en el proceso se le impuso la retirada del permiso de circulación y un arresto de tres meses y un día.
    El juzgado remitió aquella sentencia al Ministerio de Justicia que queda registrada en el archivo de delitos y faltas del citado ministerio.

    La noticia fue recogida por un diario local de pequeña tirada.

    Enrique Dans es un buen chico y pasado el tiempo establecido por la ley, solicita que su falta sea cancelada del correspondiente registro lo cual ejecuta el diligente funcionario de turno ya que se cumplen todos los requisitos establecidos por la ley.

    http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/es/1200666550200/Tramite_C/1215326280449/Detalle.html

    Ha pasado ya mucho tiempo y nadie, ni siquiera la justicia recuerda ya aquel mal trago que vivió Enrique Dans por una locura de juventud.

    Un internauta cualquiera un dia va y escribe en su buscador favorito “Enrique Dans” y allí aparece un vínculo a aquel diario quebrado y cerrado hace ya años. Contra quien puede ir Enrique Dans si ese medio ya no existe?, contra el que ha indexado la noticia o quemamos los servidores del buscador?

    Un saludo y feliz año.

    Pd. Enrique, lo de personalizar en ti un hecho que a cualquiera puede haberle pasado es para darle un poco de dramatismo al tema del derecho al olvido que tan poco defiendes.

  • #011
    Gorki - 1 enero 2014 - 03:56

    # 008 Sunfas Tradelo

    Mi intención no es marearte., Yo doy nombres concretos que desdicen tus palabras, a saber, KEN FOLLET, STIEG LARSSON, iLDEFONSO FALCONES, CARLOS RUIZ ZAFÓN etc. que son lo que tu has indicado autores de Best-seller millonarios que tiene una página web

    Me gustaría simplemente que dieras una lista de autores de best-sellers que no la tienen. Si no eres capaz de encontrarla, deberías reconocer, que tu teoría no se basa en ningún dato objetivo y es solo una opinión personal, algo aceptable, pero no fundamentada en datos mensurables,

    Como no se tiene en pie, que los autores de contenidos en Internet no sean mayoritariamente profesionales,, sino sencillos usuarios amateurs, aficionados, aportadores de contenido en redes sociales principalmente y que por tanto tu teoría del futuro de Internet, carece del menor dato en que basarse.

  • #012
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 2 enero 2014 - 00:07

    Gorki, te veo tan afectado que para que discutir, si estas de acuerdo conmigo …. y seres positivos, aportadores, no esta claro que salve esta situacion, de todos modos soy muy optimista, algo surgira de todos nosotros y nuestras nuevas creencias, y finalmente saldremos adelante, en el marco de “todo cambia para que nada cambie”

  • #013
    Álvaro López - 2 enero 2014 - 11:40

    El programa me pareció muy actual y útil, sería muy adecuado que se apostara más por este tipo de contenidos en televisión.
    ¿Qué recomendaciones podrías dar al público que usa diariamente las redes sociales?

  • #014
    Esperanza - 3 enero 2014 - 21:37

    Gracias, por este artículo, me ha aclarado dudas, el programa de TVE, inculcaba inseguridad hacia Internet y las redes sociales. Tengo en cuenta su opinión sobre el tema. Un cordial saludo Esperanza

  • #015
    Mario - 4 enero 2014 - 19:36

    #010.- El derecho al olvido no es la tontería que nos quiere pintar Enrique sino un problema público real relacionado con los derechos a la intimidad, al buen nombre y buena reputación, así como a la administración de nuestra data personal.

    Surge el problema a partir de internet, como lo grafica tu ejemplo o los testimonios del programa, pero como su solución pasa por incrementar costos en las tecnológicas Enrique sugiere por supuesto no hacer nada o que se gestione dicho problema fuera de la red -anda a buscar a los diez mil blogueros que rebotaron la mentira, uno a la vez y a cada uno en su casa, para librarte de esa difamación o esa injuria-.

    Esto ya es una constante: nunca hacer nada y negar el problema si perjudica los ingresos de las tecnológicas: la piratería no existe, no se puede hacer nada contra la pornografía infantil, ni mucho menos Google tiene por qué mover un dedo para que su buscador no dañe el buen nombre o la reputación de las personas.

    El sustento lógico para no hacer nada es que que como antes nadie iba por todas las hemerotecas del mundo vetando material de revistas y periódicos, hoy tampoco cabe hacerlo. En otras palabras, nada debe cambiar nos dice el autor de un libro que se titula “Todo va a cambiar”.

    Es cierto que antes no se necesitaba examinar todas las hemerotecas del mundo para cuidar una reputación personal, pero es cierto también que hoy sí es tecnológicamente posible hacerlo y una buena imagen pública depende de ello. Si antes no se hacía nada es porque no existía el problema; hoy existe y hay que solucionarlo.

    Si Enrique no fuese tan sobreprotector de los bajos costes del buscador de Google (que resulta ser mucho más significativa que solo indexar, al punto que ellos mismos han reclamado para los resultados de su buscador las protecciones jurídicas de la libre expresión), entonces se iniciaría un debate interesante sobre cómo los buscadores pueden incorporar a sus resultados criterios de veracidad o actualidad que eviten dañar la imagen de las personas.

    Lo resultados de Google que ponen la borrachera de juventud de Enrique como una información relevante cuando no lo es, no es palabra de Dios sino el producto de un algoritmo y una serie de criterios decididos por una empresa. Si entendemos eso el algoritmo (y el resultado) es mejorable como toda obra humana; pero si partimos como quiere Google -y Enrique- de la inmovilidad y la perfección de su algoritmo, este debate nace muerto.

  • #016
    Anders - 15 enero 2014 - 00:59

    Cuando los medios suenan, política llevan.

    Es decir, intuyo un interés político en que la gente no use las redes sociales tan libremente, sin miedo a revolucionarse contra el Estado, contra esos “Demócratas” que tan poco nos manipulan mediáticamente.

    El hecho es real, pero no es más que un chantaje psicológico a los cibernautas por parte del Gobierno: “Ojo con tus datos, que me vengaré por poner memes ridículos de mis brillantes actuaciones en público”. Ellos pueden amenazarnos porque ya tienen la imagen pública destrozada a base de declaraciones contradictorias y el tiempo lo ha demostrado.

    Por otro lado, me alegro de que no exista el olvido en internet a ver si así conciencia a la opinión pública para siempre:

    “Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla”

    Si tenemos derecho al olvido, también tendríamos derecho a borrar a Franco de la historia de España y eso pocos lo queremos realmente (hasta que inventen la máquina del tiempo y entonces mandaremos un Terminator a acabar con él. ;-D).

    No necesitamos derecho al olvido, sino JUSTICIA en todos los sentidos: tanto ESTATAL, MEDIÁTICA (incluyendo la CIBERNÉTICA) como SOCIAL para NO estigmatizar y marginar a una persona por delitos, discapacidades o enfermedades presentes, pasadas o futuras, que la sociedad es muy propensa a “meterse con los raritos” pero “que esconda la mano quien tire la piedra” porque «Ni son todos los que están, ni están todos los que son».

    Ahí la llevas! ;P

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados