El automóvil y los ecosistemas de desarrollo abiertos

Sea porque este año estoy pensando en cambiar de coche o porque en pocos días estoy invitado por Ford al Salón Internacional del Automóvil de Detroit, lo cierto es que estoy un poco como cuando quieres tener un hijo, que allá donde miras, ves mujeres embarazadas :-)

Veo en Ars Technica un comentario sobre el reciente anuncio de Ford de abrir la API de Sync, un desarrollo con el que lleva trabajando con Microsoft desde el año 2007. Hasta el momento, las aplicaciones capaces de comunicarse con el centro de comunicaciones e infotainment del automóvil eran cuidadosamente administradas por la marca, lo que ha generado un total de nueve apps que permitían hacer interactuar un iPhone, Android o BlackBerry con los controles de voz o los botones del volante del vehículo. Ahora, la marca rompe la filosofía de desarrollo cerrado y lanza un programa abierto para desarrolladores, con el fin de invitar a estos a crear las aplicaciones que estimen oportunas y dar lugar a un ecosistema de posibilidades mucho más amplio. Desde el punto de vista de arquitecturas de innovación, todos sabemos ya a estas alturas lo que significa pasar de entornos cerrados a sistemas abiertos: la posibilidad de que una app interactúe con el sistema del vehículo para, por ejemplo, leer noticias o tweets, hacer streaming de música, o lo que se le pueda pasar por la imaginación al desarrollador de turno supone dotar al panorama del automóvil, habitualmente encerrado en plataformas y estándares propietarios, de un dinamismo más que interesante.

Un punto todavía más radical podemos verlo en otro anuncio que recoge TechCrunch: el lanzamiento de un SDK que ofrece acceso directo a todos los sensores y métricas del vehículo. Una plataforma, OpenXC, combinación de Arduino y Android, pensada para dar lugar al desarrollo de lo que llaman aftermarket software and hardware for vehicles, aplicaciones de cualquier tipo capaces de leer cualquier dato del automóvil, desde la actividad de los limpiaparabrisas hasta la presión del aceite, y presentarlos o utilizarlos en el modo que estimen oportuno. Podríamos usarlo para presentar consolas, para activar alarmas de voz en función de parámetros, para transmitir actividad a un repositorio centralizado que presente, por ejemplo, la incidencia de lluvia por zonas, o lo que se nos pueda ocurrir. La interactuación con el vehículo, debido a cuestiones lógicamente relacionadas con la seguridad y la responsabilidad del fabricante, es unidireccional, es decir: podemos leer datos del vehículo, pero no interactuar con esos sistemas enviándoles comandos que modifiquen su actuación. Lo de acelerar o frenar desde el teléfono va a tener que esperar un poco más.

Lo que sí parece claro es que el mundo del automóvil está viviendo una evolución interesantísima. Entre coches que conducen solos, cajas negras y open source cars, la interfaz entre el mundo de las tecnologías de información y el automóvil se está difuminando cada día más. Nunca he sido un apasionado del volante, y hasta hace no mucho tiempo, el Salón del Automóvil de Detroit, que viene a ser una especie de Meca de ese mundo, no era una cita que me plantease en absoluto. Pero para muestra de una evidente convergencia, basta con ver en qué tipo de congresos y eventos están planteando algunas marcas de automóviles el anuncio de sus novedades: en las dos ferias tecnológicas más exitosas. En el Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas, uno de los tracks se llama Connect2Car: optimizing the connected driver experience; y en el Mobile World Congress de Barcelona hay un Car connectivity Consortium. Sin duda, vamos a ver mucha, muchísima evolución en esta industria.

15 comentarios

  • #001
    Luis Villaverde - 9 enero 2013 - 12:54

    Vamos que hasta ahora las causas principales de accidentes eran el consumo de alcohol-drogas y los despistes… a partir de ahora será que te ha entrado un virus que te desactiva los frenos o pone la velocidad de crucero a 100 y no te la deja bajar.

  • #002
    Enrique Dans - 9 enero 2013 - 12:56

    #001: Luis, repetimos…

    La interactuación con el vehículo, debido a cuestiones lógicamente relacionadas con la seguridad y la responsabilidad del fabricante, es unidireccional, es decir: podemos leer datos del vehículo, pero no interactuar con esos sistemas enviándoles comandos que modifiquen su actuación. Lo de acelerar o frenar desde el teléfono va a tener que esperar un poco más.

    ;-)

  • #003
    Ramón Egido - 9 enero 2013 - 13:06

    Buenos días Enrique:

    Lo cierto es que el sector del automóvil no avanza tan rápido como pudiera esperarse. Por un lado, ¿por qué siguen vendiéndose coches de petróleo? A ver si se cambia de una vez por todas al coche eléctrico.

    Pero a nivel interior… Hace un año y medio estuve buscando un monovolúmen, y por cada uno que miraba más desilusión me entraba. Al final me decidí por un Scenic, porque me gustó sobre todo el tema de la integración con el TomTom, el navegador.

    Pero siempre que he comprado un vehículo me he quedado con el mismo sabor de boca. ¿Qué les cuesta a los fabricantes incorporar un panel central tipo tablet, con funcionalidades, con posibilidad de cargar aplicaciones, que trabaje sobre Java, por ejemplo…?

    Al final si quieres algo parecido tienes que comprarlo a parte, pero no se integra con el coche… O irte a esas empresas de customización, como en algunos reportajes del Discovey Max, y pagar un pastón por un coche que haga algo más que andar por la carretera y decirte cuándo vas a tener que repostar.

    Me parece incríble que esta industria esté tan poco avanzada.

    ¿Se ha fija usted en cómo funcionan de pena los detecotores de lluvia? No puede ser tan complejo para el ser humano hacer un detector de lluvia que cambie de velocidad sólo y que sea rápido y fiable.

    Por no hablar del sistema ese de Ford de parking, en el que uno tiene que meter las marchas y pisar el pedal. Lo único que hace el coche es mover el volante.

    Electrónicamente, eso es un juguete, una “nada” que les sirve para vender.

    Yo me dedico a la informática. Programo. Y esos sistemas no tienen nada de complejo. Uno de mis amigos, ingeniero de teleco, me enseñó una vez como personalizar unos circuitos que se compraban como bases de pizza para hacer lo que el programador quisiera y cómo se enlazaban al PC… Me quedé sorprendido por lo sencillo que era todo. Increíble.

    Por eso, Enrique, hasta que los fabricantes no se impongan con el coche eléctrico de una vez, no creo que una pantalla en un salpicadero revolucione nada. Porque no les habrá costado más de 3 días diseñarla, y nos la venden como si les hubiera costado 3 años. No engañan a nadie.

    Aún así, Enrique, me da usted envidia, pero de la sana. Porque me gustan lo coches, y me gustaría ir al salón de Detroit. :-)

    Esperaré su post sobre el tema.

    Un cordial saludo,

    Ramón Egido.

  • #004
    Luis Villaverde - 9 enero 2013 - 13:12

    Lo de unidireccional… ya tenemos leído muchas veces sobre la seguridad 100% de multitud de sistemas. Está diseñado por humanos, será reventado por humanos.
    Un ejemplo:
    Desde que tengo uso de razón y programado en Java siempre se nos vendió la píldora de que impedía hacer en el sistema “cosas malas”, ¿sacamos la lista?
    Hace mucho que no se usan ROMs en el estricto sentido de la palabra, para poder actualizar los sistemas, por lo tanto ahí ya hay una clara bidireccionalidad. Los frenos desde hace tiempo no son hidráulicos, sino electrónicos, sensores que miden la presión que haces sobre el pedal del freno y son los que hacen que la bomba de frenado haga su trabajo…
    Hoy en día en cualquier coche puedes reprogramar la centralita y variar multitud de parámetros desde tu móvil con el Torque y programas similares y puedes llegar a dañar el motor si no lo haces bien. Vamos que no es futuro ya ocurre hace tiempo.

    Yo soy completamente pesimista en ese sentido. No tardaremos en ver vehículos inutilizados vía soft. Esperemos que por lo menos no causen accidentes, solo quede en una avería.

  • #005
    Carlos (econ) - 9 enero 2013 - 14:07

    Las posibilidades son apasionantes, desde carriles que recargan baterías con el coche en movimiento a pilotos automáticos que se pegan a un camión para gastar solo un 20%.

    ¿Estaríamos dispuestos a estar vigilados y controlados por la tecnología si el estado nos diera ventajas fiscales?

    Al preguntar precios nos dirían: 17,000€ con impuesto, 11,000€ sin impuesto… El estado sabría donde estamos, la velocidad, si hacemos un stop…

    Por lo visto en Holanda están pagando a conductores por ir al trabajo siguiendo la ruta que les marcan, que varía en función del tráfico.

    Dudo mucho que cambien ingresos de multas por subvenciones a conductores comprometidos. El corporativismo político es una lacra.

  • #006
    CMT - 9 enero 2013 - 14:09

    Al igual que #004 Luis Villaverde yo tampoco lo veo por el tema de la seguridad. Que el sistema esté pensado para ser unidireccional es lógico y así debería ser. Pero, ¿quién asegura al fabricante que su sistema no va a poder ser manipulado y se convierta en bidireccional de la noche a la mañana?

    Al final vamos a convertir nuestro utilitario en un Fórmula 1 con la diferencia de que los parámetros de estos coches los modifican ingenieros y pilotos con amplísimos conocimientos de qué tocan y qué consecuencias tienen esas modificaciones on line. Como eso llegue a ocurrir en un coche de calle modificado, o incluso hackeado por el chapuzas de turno, las indemnizaciones van a ser millonarias.

    Habría que saber que opinan de esto las aseguradoras. No sé porque me da que no lo verán con buenos ojos. A Google no la veo adentrándose en ese sector, pero sería cuestión de que el sr. Dans les hiciera un estudio de viabilidad…

    Un saludo.

  • #007
    jorge - 9 enero 2013 - 14:51

    Buenas a todos
    A mi modo de ver aquí sucede algo parecido a lo que pasa con Apple, productos bastante limitados, poco customizables que sencillamente funcionan. Que conste que nunca he tenido un producto de la marca.
    Leyendo este post y sus respuestas, me da la sensación de que se resucita la famosa polémica entre GM y Bill Gates. Con el paso de los años ya no recuerdo si esto había sido un chiste o no.
    Únicamente quería comentar que alguna de las cosas que se cita en el post no son del todo correctas. A mi modo de ver, es falso que las arquitecturas en que se basa el mundo de automoción sean cerradas. El standard de comunicación entre los diversos equipos electrónicos de cualquier vehículo actual se basa en una tecnología desarrollada inicialmente por Bosch, el famoso bus CAN. Actualmente todos los proveedores en este mundo usan este sistema y fabrican productos intercambiables.

  • #008
    Misael - 9 enero 2013 - 15:48

    D. Enrique,

    Cuidado! Tanto panel de control, pantalla táctil, información no requerida, etc., puede acabar con un muy mayor aumento de la siniestralidad.
    Ya vemos a la gente mirando el tom-tom, escribiendo sms con el movil, comprobando este o aquel “chivato”. Los coches no son naves especiales.

    Ojito que esto se puede revolver contra el conductor, vía mayor control. La implantación de tacógrafos obligatorios, para que cuando los MIG te paren espíen todo lo que puedan.
    Por cierto, viendo como van bajando los límites de velocidad, porque según ellos la velocidad mata, aún yendo a 20 por hora, ¿ no sería mejor prohibir los coches ?

    Saludos

  • #009
    Javier Español - 9 enero 2013 - 17:54

    El programa ha efectuado una operación inválida y se apagará… ¿os suena?
    El coche ha instalado nuevas actualizaciones y deberá reiniciarse…
    Parece que todo lo que contiene electrónica está dando pasos hacia customizaciones, APP Markets, API’s de programación, etc. Los coches no deberían ser una excepción, pero tampoco estarán exentos de los problemas y molestias que estos avances (grandes) traen consigo.

    Como informático, siempre me gustaría tener la posibilidad de customizar (o incluso cambiar la programación) de muchos de los dispositivos que uso en el día a día. Por ejemplo, cada vez que escaneo los canales TDT en mi tele para ver si hay alguno nuevo y se me borran todos los que ya tenía, ¡me acuerdo del programador que lo ha hecho así! Después, cuando tengo que ordenar los canales uno a uno con una interfaz muy poco usable entonces me acuerdo del programador y de sus parientes más próximos… ;-) Siempre que me toca hacerlo pienso lo bueno que sería si yo pudiese cambiar esta programación o descargarme una app de alguien que lo haya hecho mejor que yo.

  • #010
    Eduardo - 9 enero 2013 - 19:07

    Respecto a open source cars tienes también http://www.wikispeed.com , con conceptos que van más allá de los coches. Utilizan técnicas de software libre para el diseño y construcción del coche, idea aplicable a casi cualquier proyecto de hardware libre.

    Y respecto al hardware libre en general, más allá de coches puede haber tractores o cualquier otra máquina: http://www.ted.com/talks/marcin_jakubowski.html

  • #011
    pro biex - 9 enero 2013 - 23:12

    Estimado D. Enrique:

    Como bien dice D. Ramón Egido (nº003) parece increíble lo poco avanzado que está esta industria, pero por otra parte no debería sorprendernos ya que el desarrollo de los automóviles siempre se ha hecho preguntando ¿cómo mejorar nuestro producto? y nunca ¿podemos hacer algo mejor y revolucionario? y me temo que, desgraciadamente, la respuesta a esto sólo pasa por el transporte comunitario y la destrucción del automóvil como medio de transporte mayoritario.

    ¿Quizás flotas de vehículos tipo Renault Zwiggy conectados continuamente como paso intermedio entre autobuses y taxis?¿Cepillarse a todos los taxistas y sustituirlos por una empresa gestora con la flota anteriormente citada?¿irnos todos a vivir al campo y comprarnos burros con conexión wifi(idonkeys)?

    Ante esto siempre me planteo que qué hubiera hecho Steve Jobs ;)

    Por cierto, D. Luis, (nº004): los frenos siguen siendo hidráulicos.

    Un saludo

  • #012
    Alberto Torron - 9 enero 2013 - 23:28

    A mi me parece que si simplemente nos dejan leer los contadores “SNMP” del coche, como si de un router se tratara, la información que se podría obtener podría llegar a ser muy valiosa. Si eso además se utilizase adecuadamente (es decir, compartido entre usuarios y marca), la mejora de los coches podría ser realmente asombrosa en poco tiempo, y el coste de esa evolución mucho más bajo que si se hiciese en una sóla dirección. Agregación de datos de usuarios, cruzados con el big data de la marca, y en poco tiempo mejoraríamos la fiabilidad y seguridad de los coches.

  • #013
    Rex Lameiro - 10 enero 2013 - 10:58

    Ahora automóvil!
    Sr. Dans, toca ud. todos los palos de la baraja, como los jugadores de “Tute”.

  • #014
    Luis Villaverde - 11 enero 2013 - 13:21

    #011 probiex, el mecanismo del freno como pinzas o tambor en sí sigue siendo hidráulico, pero el del pedal hace tiempo que no.

    El famoso pedal hidráulico en la mayoría de coches ya no existe, tenías recorrido, ahora son electrónicos, el pedal electrónico recoge los datos que envía a la centralita y esta es la que manda la señal a la bomba de frenado para que haga su trabajo. Por lo que si modificas programación en la centralita, la frenada también varía. El de Bosch se llama Sensotronic Brake System y creo que es el que usan la mayoría de fabricantes.

    Un ejemplo reciente ha sido en cierto híbrido que en una de sus actualizaciones del software les modificaron la “sensación” de frenada para hacerla más parecida al hidráulico.

    Hoy en día con tu móvil ANDROID y Torque (y otros similares) ya puedes ver datos fundamentales de tu coche y modificar parámetros de todo tipo, desde funcionamiento de luces a cambiar la potencia del motor.

  • #015
    Fernando - 14 enero 2013 - 15:53

    Todo eso llegará. Nos guste o no. A mí no me gusta, se ve que estoy comenzando a hacerme mayor. Así que esperaré a que alguna marca saque un modelo vintage, con mandos “manuales” a la vieja usanza, y me lo compraré. Me acabo de comprar una Fujifilm, por cierto, porque tiene rueditas para regular la velocidad y la apertura de diafragma. Sí que estoy viejo, sí.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados