El tremendo error de la automoción

IMAGE: Kansas City Chiefs

Cada año suelo interesarme por los anuncios publicitarios en los intermedios de la Super Bowl, en la creencia de que, de alguna manera, tienden a reflejar tendencias en la sociedad.

Este año, me he fijado especialmente en los anuncios de automóviles, y me ha llamado bastante la atención la ausencia de marcas norteamericanas, un ejemplo claro de compañías desorientadas, prácticamente perdidas en la inevitable transición a un vehículo eléctrico que, impulsada de manera enormemente significativa desde todos y cada uno de los estamentos gubernamentales, supone una gigantesca oportunidad para el país no solo de obtener ahorros a todos los niveles, sino también de salvar muchas vidas.

La enorme inversión pública en la transición al vehículo eléctrico está llenando las carreteras norteamericanas de estaciones de carga y empezando a convencer a aproximadamente la mitad de los ciudadanos del país para que adquieran un vehículo eléctrico en los próximos dos años, pero se trata de una carrera muy cuesta arriba: a pesar de tener amplísima información sobre las bondades de la transición y de tener una renta media que hace posible que muchas personas se los planteen, a los norteamericanos les cuesta enormemente enamorarse de los vehículos eléctricos, y de hecho, GM está ahora mismo haciendo la barbaridad de dar la vuelta a su estrategia para volver a promover sus automóviles híbridos, un engaño absurdo que no soluciona prácticamente ningún problema y que simplemente blanquea a la mayoría de los conductores, que en la práctica los usan prácticamente siempre como vehículos de combustión interna.

Pero más allá de la ausencia de las compañías norteamericanas, llama la atención la dualidad entre las compañías europeas o surcoreanas, que tanto en el caso de BMW como de Volkswagen o de Kia dedican sus anuncios a sus vehículos eléctricos, mientras que las dos compañías japonesas que adquirieron los carísimos espacios publicitarios en los intermedios de la gran celebración norteamericana, Toyota y Kawasaki, los dedicaron a mostrar sus vehículos de combustión interna enfocados al auténtico petrolhead, con dos de los que se han considerado entre los peores anuncios de este año.

El caso de la automoción europea o surcoreana es, por supuesto, completamente digno de un caso de estudio de flagrante greenwashing, dado que se limitan a anunciar productos en los que siguen sin confiar especialmente, mientras siguen dedicando la inmensa mayoría de sus esfuerzos a comercializar sus vehículos de combustión como si no hubiera un mañana y como si la emergencia climática no existiese. Pero el de los japoneses, dedicados aún a intentar convencer al mercado de que «sus vehículos son más potentes» cuando eso ya es completamente falso y, en muchos casos, completamente ridículo y burdamente estereotipado, refleja una miopía tan importante, que es también como para hacérselo mirar.

El colapso de la automoción tradicional es cada vez más evidente. Y lo peor es que no solo será un problema para ellos, sino que tras haber monopolizado los beneficios durante décadas y de haber envenenado el planeta, vendrán ahora a pretender socializar las pérdidas, a enviar trabajadores al desempleo y a quejarse porque «no tuvieron tiempo de llevar a cabo su reconversión».

Francamente patético. De aquí al año 2030, como dicen unos fabricantes chinos que no cejan en su empeño por convertirse en la gran fábrica mundial de automóviles de todo el mundo, vamos a vivir tiempos muy interesantes.


This article is also available in English on my Medium page, «What the Super Bowl tells us about the automotive industry’s direction of travel«

32 comentarios

  • #001
    Carlos - 12 febrero 2024 - 15:24

    «un engaño absurdo que no soluciona prácticamente ningún problema y que simplemente blanquea a la mayoría de los conductores, que en la práctica los usan prácticamente siempre como vehículos de combustión interna» ¿lo has sacado de algún estudio o es solo opinión? Todavía no conozco a nadie que tenga un PHVE y no lo use mayoritariamente en eléctrico, sobre todo en ciudad y aún menos que solo o mayoritariamente lo use en combustión interna

    Responder
    • Rodrigo - 13 febrero 2024 - 07:31

      Puedes encontrar estudios que lo demuestran. No es una opinión.

      Responder
    • Alguien - 15 febrero 2024 - 10:58

      Conozco comerciales que la empresa les puso PHEVs para hacer 400km al día y la mayoría no tienen ni garaje.
      El que tiene donde cargar, hará 90% a combustión, el resto hará 100% a combustión.

      Cada día más los PHEVs son para ganarte una etiqueta CERO (y poder acceder a zonas de bajas emisiones, etc) y greenwashing

      Responder
      • Enrique Dans - 15 febrero 2024 - 11:11

        Totalmente de acuerdo. Son un invento de Satanás, los auténticos estertores de una industria irresponsable…

        Responder
  • #005
    Chipiron - 12 febrero 2024 - 15:27

    De entrada, se ha disparado el precio de mercado de coches de segunda mano…

    Para mí es una señal de que mucha gente está «aguantando» todo lo que puede su coche de combustión para aplazar la decisión de si su próximo vehículo debe ser 100% eléctrico, híbrido o ICE.

    Veo a la gente desorientada, y el que no tiene más remedio que cambiar de coche, no se atreve con modelos nuevos, busca segunda mano.

    De ahí el incremento de demanda y disminución de oferta que hace que coches con 200.000km que antes casi ni se vendían ahora puedan rozar los 10.000€ en algunos casos..

    Responder
    • Gorki - 12 febrero 2024 - 18:42

      Opino como tu, estoy esperando un vehículo de similares prestaciones y precios que el Ibiza, que de buena gana hubiera sustituido hace años y así lo escribí hace ya siete años, (como pasa el tiempo), sin que se haya aclarado sensiblemente el panorama del mercado del automóvil.

      Escribía el 17/4/2017 en mi blog:

      Todas las soluciones pasan de comprar un coche nuevo

      Como ven todas las soluciones ofrecidas pasan por no adquirir un coche nuevo, unos, los de combustible líquido, por mecánica obsoleta, y otros, por no haber aparecido ni los vehículos adecuados ni existir la infraestructura de recarga suficiente.

      Como no soy el único que piense así, ni el único que predique esto, es muy posible, que la venta de vehículos nuevos se reduzca, con todas las implicaciones que tiene para la economía en general, que se ralentice la industria del automóvil, uno de sus motores más dinámicos. En estas circunstancias, no van a faltar desde el Poder estímulos para revitalizar esta industria y muy probablemente, se vuelquen en potenciar el futuro, el vehículo eléctrico, mas que en continuar con el declinante pasado, el motor de explosión,. Probablemente sea ello un acicate mas, para la sustitución del vehículos tradicional por el eléctrico.

      Responder
    • Javier Cuchí - 12 febrero 2024 - 21:13

      Lo que sucede es que el consumidor está absolutamente desorientado. Los joderes, ay, perdón, los poderes públicos sólo apuestan de boquilla por vehículos eléctricos, predican, pero no dan trigo: no promueven -o fuerzan- a que haya puntos de carga rápida por doquier, no subvencionan su compra (son carísimos) y, en fin, el resto del panorama es el de una industria inmobilista que hace -o lo intenta- lo que le da la gana.

      Pero espera: cuando el vehículo eléctrico se imponga al fin, verás cómo el gobierno -da igual si a cargo de tirios o de troyanos- se inventa un impuesto a la energía de automoción y los tontos de los ciudadanos -porque lo somos- descubramos demasiado tarde que un viaje de 800 kilómetros (o de 300, da igual) nos sale casi por el mismo precio que cuando circulábamos con gasolina.

      Responder
      • Gorki - 12 febrero 2024 - 21:39

        En m Noruega ya han puesto un impuesto proporcional al peso del vehículo que es una forma clara de aumentar los impuestos de los eléctricos. Copio

        La idea es implantar una tarifa lineal, según la cual los 500 kg de peso estarán exentos del pago de este impuesto y, a partir de este mínimo, se pagará 12,5 coronas noruegas por kilogramo excedente. Alrededor de 1,19 euros/kg.

        Así, un coche eléctrico con un peso medio de 2.000 kg tiene que desembolsar unos 1.680 euros en este impuesto, a los que tendrá que sumar el IVA (25%) cuando su precio supere los 48.000 euros.

        Responder
  • #009
    Jose Luis - 12 febrero 2024 - 15:38

    El día que tenga que cambiar de coche, si me puedo comprar uno de combustión, si no se puede ya, intentaré comprar uno de segunda mano, y si no se puede, me compraré un vehículo histórico. Pero un eléctrico no me lo compro ni de coña. Y por lo que comentas en tu artículo, me parece que no soy el único que piensa así.

    Responder
    • Konamiman - 13 febrero 2024 - 13:18

      El vehículo eléctrico, a día de hoy, no es viable para la mayoría de la gente. Precios de venta absurdos e infraestructura de recarga insuficiente. Ahí estamos de acuerdo.

      Pero esa actitud tozuda de «jamás en mi vida conduciré un eléctrico», pues la verdad es que no la entiendo. Es irracional y contraproducente incluso para ti mismo.

      ¿Has tenido la oportunidad de conducir uno alguna vez, por cierto? Igual te llevas la sorpresa de que hasta te gusta.

      Responder
    • Alguien - 15 febrero 2024 - 11:13

      La gente que como tu se opone frontalmente al vehículo eléctrico no tiene argumentos válidos.

      Ninguno.

      Solo quieren hacer daño. Es tan sencillo como eso.

      Responder
  • #012
    pep - 12 febrero 2024 - 16:53

    De nuevo creo que el debate es otro. El coche particular, electrico o no, no tiene futuro. Si queremos realmente evitar un desastre climatico hay que prohibir el vehiculo privado y permitir solo vehiculos de transporte colectivo, (tren,tranvias, autobus, etc), mucho mas eficientes. El que no pueda/tenga acceso tendrá que «apañarselas/cambiar de trabajo». El debate no es coche electrico si/no. Es trasnporte privado si/no.

    Responder
    • Guillermo - 12 febrero 2024 - 18:14

      Y el que vive fuera de un área urbana?
      Solo los vehículos privados contaminan?
      Qué pasa con la industria, etc?
      Hay que cambiar un sistema basado en energías fósiles pero un cambio tan drástico y complejo se está haciendo tarde mal y deprisa porque no ha habido voluntad de hacerlo antes y agota vamos tarde.
      Pero da lo mismo se invertirá ingente cantidad de dinero que en muchos casos no valdrá para nada, es caso es que la rueda siga girando.

      Responder
    • METAPONTO - 12 febrero 2024 - 20:27

      Si a los que trabajamos en una fábrica (que suelen estar en zonas donde no hay transporte público) nos prohíben tener un coche para ir al trabajo ¿cómo te las vas a arreglar en tu casa sin lo que fabricamos?

      Responder
      • muchomore - 13 febrero 2024 - 11:52

        No te preocupes, los amigos de las prohibiciones buscarán la solución para que no dejes de producir o para que no sea necesario tu producto.

        Responder
    • muchomore - 13 febrero 2024 - 11:50

      También podemos prohibir las viviendas privadas, las habitaciones privadas … son más eficientes, con una estufa se calientan.

      Responder
  • #017
    Gorki - 12 febrero 2024 - 18:28

    Si queremos realmente evitar un desastre climatico hay que prohibir el vehiculo privado y permitir solo vehiculos de transporte colectivo, (tren,tranvias, autobus, etc), mucho mas eficientes.

    Sinceramente no veo forma de ir en «tren, tranvías, autobús, etc» de mi casa en lLanes a las playas mas próximas, Yo creo que tienes una visión muy estrecha del uso que se da al automóvil

    Responder
    • Alqvimista - 13 febrero 2024 - 07:45

      Tampoco hay que ponerlo tan lejano.
      Polígonos comerciales cuyos últimos trabajadores salen de trabajar una hora después de que haya pasado el último autobús.
      Fábricas a las afueras de la ciudad sin transporte urbano.

      Saquemos los coches de las ciudades, excepto yo, que tengo eléctrico y parking privado.
      Eliminemos los coches, que yo puedo pagarme el taxi.

      Es curioso cómo esas ideicas radicales siempre las tiene quien tiene la suerte de vivir y trabajar en los lugares adecuados para no necesitar automóvil.
      Bajad al mundo real.

      Responder
    • muchomore - 13 febrero 2024 - 13:40

      Los colectivistas te dirán cuándo, cómo y quién podrá ir a la playa a Llanes o a dar un paseo por la montaña de Somiedo. Suena distópico, pero no dudo de que más de uno lo firmaría encantado.

      Responder
    • Alguien - 15 febrero 2024 - 11:16

      El vehículo público contamina salvo que sea eléctrico.

      El vehículo privado no contamina si es eléctrico.

      El cambio climático es generado por quemar combustible fósil, no por ideología de si algo es público o privado.

      Responder
  • #021
    Gorki - 12 febrero 2024 - 18:48

    No te preocupes, Tesla, una empresa americana de automóviles, empieza a anunciarse, algo que antes no había hecho nunca.
    >a href=»https://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/12663786/02/24/tesla-rompe-una-de-sus-grandes-tradiciones-empieza-a-pagar-por-publicidad-y-en-x.html»> Tesla rompe una de sus grandes tradiciones: empieza a pagar por publicidad (y en X)

    Responder
  • #022
    Gorki - 13 febrero 2024 - 10:32
    • Alguien - 15 febrero 2024 - 11:17

      Fantasías.

      No hay frenazo ninguno. Simplemente los chinos y Tesla arrasan.

      Responder
  • #024
    Mauricio - 13 febrero 2024 - 10:49

    Enrique, como ya he dicho por aquí, si tuviera el dinero necesario para comprar en este momento un vehículo eléctrico muy probablemente sería un Tesla Model 3 y eso pese a que Elon Musk no me cae particularmente bien y a que el interior de dicho auto me resulta excesivamente minimalista.

    Mucha gente compraría un auto eléctrico si tuviera una autonomía más o menos similar a la de uno de combustión interna y no necesitara demasiado tiempo para poder ser recargado. Y la única marca de autos eléctricos que de una u otra manera brinda esto es Tesla, gracias a su eficiente consumo energético y a la red de supercargadores.

    El problema es que pese a que los precios de los Tesla han bajado, siguen siendo demasiado altos para un mercado que quiere que exista un vehículo eléctrico de cinco plazas del tamaño de un Dacia Sandero, cuyo precio sea inferior a los 20.000 euros, que se lo pueda cargar muy rápidamente y que tenga al menos 500 km de autonomía real (es decir, en invierno, con cinco personas y su equipaje, con la calefacción encendida, escuchando música a medio volumen y a 100 km/h).

    Esto es lo que realmente quiere el mercado, no una Tesla Cybertruck o un BYD Seal. No olvidemos, además, que en países como Estados Unidos la necesidad de que los vehículos eléctricos tengan una elevada autonomía y una recarga rápida es aún más grande, pues las distancias entre los centros poblados son comparativamente mucho mayores.

    Responder
    • Chipiron - 13 febrero 2024 - 13:04

      Bastante de acuerdo en lo que dices, Mauricio.

      Especialmente respecto al tiempo de carga de un vehículo eléctrico EN UN VIAJE LARGO. Tienes que pensar, que salvo que tu trabajo te requiera un desplazamiento superior a 400 km diarios (o varias veces al mes), la carga para el uso diario la haces por la noche como los móviles.

      Autonomías superiores a las que aguanta tu vejiga (si no tenemos en cuenta el tiempo de carga), no tiene mucha importancia.

      Respecto al precio, con las ayudas, un model 3 nuevo (highland) te puede salir por menos que un híbrido o gasolina de casi las mismas prestaciones y acabados (repito: modelo highland).

      En definitiva, para mi, el punto débil del coche eléctrico, por orden de importancia, son los siguientes:

      1) Tiempo de carga (si haces viajes más largos que la autonomía del coche en un mismo dia)

      2) Coste (si somos estrictos, y sin la ayuda gubernamental, un EV, especialmente Tesla, todavía está entre 5 y 10000 euros por encima de un equivalente híbrido o gasolina).

      3) Infraestructura de carga: para viajes largos, se necesitan como 10 veces más electrolineras de las que existen si quieres viajar alegre sin planificar nada.

      Pero, a diferencia de otras opinioes de más arriba, el vehículo eléctrico ha venido para quedarse, dudo que se vuelva (a medio plazo) a la tecnología ICE por razones muy obvias…

      Responder
      • Gorki - 13 febrero 2024 - 16:18

        Opino igual el «vehículo eléctrico ha venido para quedarse», y añado más, y desplazar en gran medida o en su totalidad a los vehículos combustión. Pero antes tiene que mejorar las baterías bastante en precio y capacidad y desplazar una infraestructura de puntos de recarga que por el momento no existe en la medida suficiente.

        Como siempre. el problema es averiguar cuando el futuro se hace presente. Psra algunos esta ya aquí y para otros, lo ven aun muy lejano, para muy después del 2030. Lo que se cierto es que el proceso va lento,

        .,

        Responder
      • Santiago - 14 febrero 2024 - 22:18

        El que tenga una vivienda unifamiliar con garaje, sino que sea en comunidad donde sea fácil poner un punto de recarga individual.
        Y si vives de alquiler no sé cómo.

        Responder
    • JM - 13 febrero 2024 - 17:35

      Totalmente de acuerdo.

      Sólo añadiría que para 4.000-5.000 km que hago cada año con mi coche de combustión me basta.

      Qué sería más ecológico si sigo haciendo los mismos kilómetros: ¿desguazarlo y comprar un VE demasiado caro o seguir usándolo y que se fabrique un VE menos?

      Responder
      • Naudot - 16 febrero 2024 - 13:44

        ¿Y si simplemente se cambia el motor de combustión por uno eléctrico? Se evita que se gaste energía en la fabricación de carrocería, asientos, etc. Además de que no se cobrarían los asientos normales a precio de motor eléctrico, porque lo peor es que el mayor precio parece arrastrar hacia arriba el resto de los componentes.
        Obviamente no gusta adaptar la vida a los horarios de los transportes públicos. Algo habrá que hacer: O se adapta la persona a los medios de transporte o al contrario.
        También resultaría muy convincente que los sectores públicos, a la vez que predican con la palabra, lo hagan con el ejemplo de lo que tienen a su alcance, como son los transportes urbanos, los autobuses, y también autocares interurbanos.

        Responder
  • #030
    c3po - 13 febrero 2024 - 11:37

    Hay ejercicios que no son en nada académicos y tienen sesgos importantes, parecidos al de la publi de la Super Bowl y que tienen cierta atracción. Siempre me ha llamado la atención como el índice Big Mac, también son muy comentadas las Leyes de la Estupidez Humana. Personalmente me gusta entrar en la Hemeroteca Digital y ver como eran los anuncios, como se recogían las notcias hace un siglo. Dice bastante no sobre lo que se vendía, sino más bien sobre que se pretende vender. No olvidemos que muchos de esos anuncios son publicidad engañosa cada con su estrategía, desde el macho alfa con un motor con más caballos que los otros hasta el efecto «bonachón» para el calentamiento global de los VE, o los trillones de megapixels de un objetivo de menos de medio centímetro en Smartphones de gama baja/media. O como señala el artículo que nos brinda Gorki, los anunciantes huyen de twitter, y oh casualidad, Tesla va a mejorar los ingresos de esa red asocial, a la par que Musk congela su benficio por acción, y a él le «congelan» los 56000 millones, que ya sabemos para que los podía querer. Blanco y en botella.

    Responder
    • Chipiron - 13 febrero 2024 - 12:56

      Tienes una idea específica de para que quiere Elon Musk los 56.000 millones de dólares?

      Lo pregunto por ignorancia, no como reply.

      Responder
      • c3po - 13 febrero 2024 - 14:48

        Para hacer el bien…

        «I am actually a socialist. Just not the kind that shifts resources from most productive to least productive, pretending to do good, while actually causing harm. True socialism seeks greatest good for all.»

        Y la caridad bien entendida empieza por uno mismo…

        Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG