El cambio en la distribución va más rápido de lo esperado

IMAGE: Michael Gaida - Pixabay (CC0)

Un artículo largo en The Guardian, «Do smart supermarkets herald the end of shopping as we know it?«, detalla los avances tecnológicos incorporados por cada vez más supermercados para redefinir su modelo de interacción con los usuarios.

Lo que hace tan solo cinco años parecía una especie de extravagancia lanzada por Amazon en Seattle tras haberla puesto a prueba durante un año solo con sus empleados, y en la que para entrar había que hacer una cola que daba la vuela a la manzana, ahora se ha extendido no solo a los múltiples clientes de la propia plataforma comercializada por la compañía, sino también a otras empresas punteras de la gran distribución como Tesco, mientras muchos otros se encuentran, sobre todo a partir de la pandemia, con un fuerte incremento de la compra online.

Cada vez más, los clientes de los supermercados rehuyen las colas para pagar y prefieren hacer sus grandes pedidos a través de la red, que luego son recogidas en bloque en la tienda o directamente enviadas al domicilio, e incluso clientes de edad avanzada que no se sienten cómodos comprando en una página web optan por dejar su compra en la tienda para reparto a domicilio con el fin de evitar cargar con pesadas bolsas, en lo que supone una transformación del servicio cada vez más evidente. Para muchos, acudir al supermercado es algo que simplemente se hace para comprar algunos productos aislados, en pedidos que permiten salir por la caja rápida o el autoservicio, y eso cuando no se recurre a los nuevos servicios de entrega en pocos minutos.

La experiencia de ir al supermercado a hacer la compra regularmente está cambiando para toda una generación. Para muchas categorías de productos que suponen simples reposiciones o que no es necesario ver para comprar, la experiencia simplemente no aporta nada, y la inmensa mayoría de clientes optarían, si funcionase bien y garantizase precios adecuados, por sistemas que hiciesen llegar esos productos a casa con la adecuada regularidad. Y para otro tipo de productos más experienciales, como los frescos, cada vez son más los clientes que buscan la comodidad de modelos en los que la interacción se reduce al mínimo imprescindible, preferentemente sin líneas de caja y, si puede evitarse, sin tener que esperar haciendo cola en ellas. Las grandes compras periódicas llenando un carro entero, arrastrándolo hasta la caja y vaciándolo después en el maletero son, cada vez más, propios de un segmento de clientes claramente decreciente.

Así las cosas, mientras algunos planifican experiencias en el metaverso que repiten los errores del entorno tradicional, otros supermercados se preparan para incorporar cada vez más tecnologías que les permitan jubilar a los empleados de las líneas de caja, y no tanto por una cuestión de ahorro en costes de personal, como por ser capaces de proporcionar una experiencia de compra mejorada. La cuestión afecta incluso al diseño de los propios supermercados, que cada vez deben dedicar más espacio a la parte en la que los empleados componen los pedidos hechos a través de la red o los preparan para la logística, o habilitar áreas para que los clientes simplemente aparquen sus vehículos, abran sus maleteros y esperen la llegada de sus productos.

Un cambio en las expectativas de un servicio cuyas líneas maestras llevaban definidas más de cien años, cuando en los Estados Unidos comenzaron a abrirse los primeros supermercados bajo el modelo de autoservicio, y que ahora, acelerados por los cambios que supuso una pandemia mundial, parecen tener una aceptación cada vez más ubicua en la sociedad. Una transformación que, sin duda, señalará ganadores y perdedores.


This article is also available in English on my Medium page, «As supermarkets change, who will be the winners?«

49 comentarios

  • #001
    Carlos Jerez - 9 enero 2022 - 15:24

    Es un cambio muy interesante y del que yo me alegro un montón, me da una pereza infinita ir al super mercado y no me falla cada semana un delivery.

    Por cierto, en la entrada pareces dar a entender que Tesco usa el sistema de Amazon cuando en realidad usa uno diferente pero muy parecido. Ojalá lo expandan a más tiendas, tengo ganas de probarlo.

    Y lo de Walmart y su tienda en el metaverso es el mayor horror posible, juntando lo peor de cada mundo.

    Responder
  • #002
    José Alberto - 9 enero 2022 - 15:28

    Totalmente de acuerdo. Es horrible ir a comprar para ponerlo todo en un carro. Después lo pones en una cinta, que la persona de caja lo pasa a otra cinta, toqueteando bien toda tu compra y a veces rompiendo alguna bolsa. De esa cinta lo vuelves a pasar a otras bolsas o carros tuyos, para en casa volverlos a sacar. Es impresionante el tiempo que se pierde y lo pesado que es.

    Responder
    • Meji yon - 9 enero 2022 - 16:56

      Que va…

      Uno de los recuerdos más bonitos es cuando iba al mercado con mi abuela.

      Eso no lo tendrán los giliadictos

      Responder
      • Lua - 9 enero 2022 - 17:17

        Precisamente, uno de mis recuerdos mas bonitos, es cuando iba con la mia (que vivia al lado de la Boqueria, en BCN), y ni te cuento cuando mi madre tenia su parada de carnes… el mercado para mi era un puto festival, de olores, sabores (de aquellas te dejaban probar muchas cosas) y claro, siendo hijo de quien era, hacia y deshacia como Perico por su casa… XDDD

        Responder
      • marco - 10 enero 2022 - 18:58

        Ahhh! Creí que nadie iba a mencionarlo, ese gusto de salir a las compras , caminar un poco, llenarse de olores y colores siendo crío, pasar a la sección de juguetes a bobear, escuchar el bullicio.

        Pero parece que a muchos les está gustando esa idea de vivir aislados en el silencio, frente a la TV o el celular comiendo alitas , calentadas en el microondas.
        Yo a veces iba al super solo a mirar chicas y distraerme un rato.
        Saludos

        Responder
    • Dorado Comandante - 9 enero 2022 - 23:22

      Ah, que cuando te lo envían a casa llega por generación expontanea y se materializa en tu cocina entre mariposas y arcoris…

      Te explico como funciona. Llegan unas personas, que como no es su compra y generalmente están hasta las narices de currar mucho por cada vez menos, les importa bien poco el estado del producto y el envase (cosa que tú si miras, porque es lo que te vas a llevar a casa, especialmente con los productos frescos), y cogen tu pedido a base de agarrones y tirones y lanzan producto por producto en uno de los dos carros que suelen llevar a la vez para ganar tiempo. Dependiendo del sitio, o pasan el pedido según lo cogen y toquetean, o lo llevan a cajas de reparto externo, donde otros toquetean bien toda tu compra (de nuevo). De ahí va a recipienes de carton y luego a arcones de plástico (de nuevo otros que toquetean toda tu compra). Despues se cargan en camiones de reparto, donde se llevan unos cuantos golpes y zarandeos añadidos a todos los anteriores.

      Dependiento de si el repartidor tiene un buen día, va agobiado porque no llega a cumplir el horario que le imponen, o simplemente son las nueve de la noche y está hasta las pelotas de currar y llevar la comidita a señoritos acomodados, tu compra recibe otra tanda de más o menos zarandeos, golpes y tropiezos en el portal, ascensor (como tengas escalera lo mismo un día te plantan un regalo marrón dentro de las cajitas) y hasta en la misma puerta de tu casa mientras sacan todo de los arcones.

      Lo digo por que parece que te impresiona lo de los toqueteos. Y si te preocupa el tiempo que se tarda, pide artículos que tienen que mantener la cadena de frio, que te va a dar la risa de como llegan a veces. Echa cuentas del tiempo que llevan dando vueltas en un camión hasta que llegan a tu casa gracias a los repartos anteriores que han tenido que hacer por tu misma ruta. Eso sí que es tiempo impresionantemente perdido…

      Responder
      • Paco - 10 enero 2022 - 13:53

        Tienes razón en parte. Pero también es cierto que si en la recepción el estado del pedido no es conforme, foto, anotación en la hoja de recepción y reclamación a la tienda. Te la pueden jugar una vez, pero no 2. No creo que a las tiendas les interese dar un mal servicio, ya se entenderán ellos con el repartidor desganado si llueven reclamaciones.

        Respecto a los frescos, o productos en los que la fecha de caducidad es relevante prefiero comprarlo personalmente.

        Lo veo útil para productos de droguería (detergentes, limpiadores, papel higiénico), conservas en lata, refrescos, agua, etc. Productos que por su volumen o su peso se hacen incómodos, pero con que lleguen enteros es suficiente.

        Responder
        • Dorado Comandante - 10 enero 2022 - 20:51

          Mi comentario viene en relación a los molestos toquetos para José Alberto. No hace falta que nada llegue roto para que haya sido manoseado y maltratado (sin necesidad de romperse) por cuatro pares de manos distintas.

          Que algo viene roto, sí se reclama, por supuesto. Ahí entrariamos en otra parte de esa supuesta sostenibilidad (marketiniano palabro de moda chachi) de estos sistemas. Porque la retirada del producto defectuoso y que te lo repongan, es otro viajecito (extra) más del camión repartidor. Cosa que no sucede cuanto es uno el que hace su compra, que se preocupa de mirar bien antes de pasar por caja que los productos no estén deteriorados.

          Responder
    • Javier M. - 10 enero 2022 - 08:35

      No te creas que se pierde tanto tiempo. Cuando los pasas por la cinta te los vas ordenado para colocarlo en las bolsas. si no fuera así, en el parking perderias tiempo recolocándolo antes de meterlo en el maletero del coche. Las gallinas que entran por las que salen!

      Responder
    • Jesús - 10 enero 2022 - 18:26

      Piensa, José Alberto, que el artículo que tú has cogido en la estantería, ha pasado por muchas manos antes de llegar a la tuya y no me refiero a la caja, sino al envase individual. Si la compra es online, igualmente pasa por más manos hasta llegar a tu casa.
      En lo del tiempo que se pierde estoy totalmente de acuerdo.

      Responder
  • #011
    Lua - 9 enero 2022 - 15:31

    e incluso clientes de edad avanzada que no se sienten cómodos comprando en una página web optan por dejar su compra en la tienda para reparto a domicilio con el fin de evitar cargar con pesadas bolsas

    Hombre, eDans, igual no lo sabes, pero esto lleva años haciendolo Mercadona… te lo digo porque mis padres una vez al mes, van «hacen su carro» (con todo lo «pesado», porque cada Martes les ayudo con el «fresco») y por 6€ se lo llevan a casa… y te hablo de mas de ocho años atras (y digo ocho, por no ser exagerado)

    Responder
    • Jose - 10 enero 2022 - 06:19

      En concreto 4,21€ IVA incluido para ser exactos. Además también está cambiando el sistema de compra online tradicional centralizando lo en lo que llaman Colmenas.

      Responder
  • #013
    Javier Cuchí - 9 enero 2022 - 16:39

    A mí, la experiencia de compra presencial en el supermercado no me disgusta del todo, me hace cierta gracia husmear entre los diversos productos y a veces encuentro buenas ideas que no se me habían ocurrido (a través de web -método que no rechazo en absoluto y que uso con alguna frecuencia- esa experiencia no es tan fácil ni tan automática), pero cuando me exaspero de veras, hasta el punto de que alguna que otra vez he llegado a dejar tirado un carro hasta arriba, es con las cajas y con las cajeras. Encontrarte líneas con ocho o diez cajas y sólo tres atendidas; la puta y marujil -o manolil- manía de hacer una cola por caja en vez de hacer una cola para todas e ir pasando a medida que queda una -una cualquiera- libre, racional sistema que sólo he visto implementado en Aldi (o, por lo menos, en el Aldi de al lado de casa, no conozco otros); y, cuando por fin llegas a la caja, encontrarte con lo que dice José Alberto en #002, es algo que acaba definitivamente con mis nervios. Cuando además de todo esto, das con una cajera (o cajero, que puede ser peor) notoriamente lerda/o/e, cosa nada infrecuente, ya tienes las neuronas en modo francotirador loco.

    En definitiva, el fin de las cajas y de los cajeros/as/es, será para mí un motivo de gran satisfacción que celebraré debidamente cuando sea una realidad, que espero y deseo pronta pronta.

    Y, sí: lo lamento por los puestos de trabajo que se pierden pero, en general, no son puestos de trabajo de gran calidad, son sueldos de mera supervivencia basados en contratos basura y generalmente fraudulentos que no permiten proyectos familiares (en términos generales: hay alguna honrosa excepción). Y la desaparición de esos trabajos de ínfima cualificación incentivará a la gente a especializarse debidamente y a frecuentar más los Grados profesionales, particularmente los superiores.

    Que no hay mal que por bien no venga.

    Responder
    • Lua - 9 enero 2022 - 16:52

      Pues me vas a perdonar Javi, pero te has quedado a gusto… porque mas de un «grado superior» conozco, que es «cajero» (o dependiente de McDonalds) porque no encuentra otra cosa… y para un «funcionario», la solucion suele ser tan facil como la comentada por ti…

      Te podria decir exactamente lo mismo, sobre los cientos/miles de funcionarios, que sabiendose dueños de sus puestos, no dan palo al agua…

      Necesitas ejemplos o tu mismo lo has visto en tus «compañeros»…??? Raro seria que no…

      Puedes argumentar otras cosas (por supuesto, imagino que no estaria entre ellas que el personal de caja tenga que aguantar todo el dia, por ejemplo, la mala educacion de quienes pasan por ellas), pero de ahi, a tratar de «lerdos» a quienes atienden… tu mismo…

      Responder
      • Javier Cuchí - 10 enero 2022 - 07:03

        Por desgracia, es cierto que hay muchísima sobrecapacitación en el mercado de trabajo; esto se debe a muchos factores que no procede analizar aquí y ahora porque, en todo caso, no contradice mi comentario: salvo casos de verdadera asistencia social, nadie debería abandonar sus estudios antes de alcanzar un nivel mínimo, al menos la enseñanza secundaria o nivel equivalente (nadie en la calle sin, por lo menos, un Grado elemental).

        Lo de los funcionarios es una leyenda urbana recurrente: es cierto que hay funcionarios que no dan palo al agua, pero tampoco son tantos miles. En fin, en esto ya ni me extiendo porque está tan manido… Como si no hubiera perros en la empresa privada o entre los interinos de la función pública.

        Finalmente, amigo LUA, lee bien: no he dicho que los cajeros sean unos lerdos, así urbi et orbi, sino que cuando das con un cajero lerdo….

        Nota final: un día que esté en contexto, hablaremos de los funcionarios y de su estatuto, el por qué y el cómo; y otro día que ídem, hablaremos también de la sobrecualificación, y de su por qué y de su cómo.

        Responder
        • Meji Yon - 10 enero 2022 - 11:16

          Javier Cuchi

          No hay cajeros lerdos, hay manager que han optado por tener cajeros lerdos, básicmente por 2 razones

          a) Les contratas como refuerzo solamente cuando tienen necesidades estacionales
          b) Pagas una mierda y entonces no puedes hacer selección de personal adecuada

          Mira como en Mercadona o ECI es bastante más dificil encontrar lerdos…. me refiero a managers lerdos.

          La sobrecapacitación nunca va a ser un problema en la prestación laboral, si lo será en la rotación, que si encuentran algo mejor se irán….

          otro día hablaremos de «si te toca un cliente lerdo»

          Responder
          • Javier Cuchí - 10 enero 2022 - 16:10

            Acepto ambas premisas: la del gerente y la del cliente lerdo. Particularmente la del gerente, que en no pocos establecimientos son pura chusma. Y en algunas cadenas, la fidelidad perruna del gerente a la empresa es la que provoca abusos contractuales, como horarios más allá de lo contratado, sanciones o amonestaciones injustificadas e indebidas, obligar a desempeñar funciones impropias del puesto de trabajo (las cajeras, por seguir con ellas, no tienen que fregar el súper)… mucho más allá de la política de la propia empresa. Sí, convengo que hay un género de gerentes a los que habría que arrimar una docenita de ansias y a los que habría que atribuir algunas de las ineficiencias que solemos adjudicar a las cajeras/os/es, eso también es cierto.

            Lo del cliente lerdo… bueno, también debe haberlo, claro (aunque un supermercado no deja mucho espacio para la lerdez clientelar), pero, en realidad y en general (no vengamos ahora con casuísticas cogidas por los pelos o sumamente infrecuentes), el cliente sólo busca llevarse sus cosas lo antes posible, pagar y largarse.

        • Lua - 10 enero 2022 - 14:08

          Yo no tengo ganas de bronca… pero…

          Cuando además de todo esto, das con una cajera (o cajero, que puede ser peor) notoriamente lerda/o/e, cosa nada infrecuente

          No se tu, pero a mi, «cosa nada infrecuente», me viene a decir, que lo raro es encontrar a alguien «capacitado»…

          Responder
          • Javier Cuchí - 10 enero 2022 - 16:00

            Pues será que usamos un castellano distinto, no sé…

          • Lua - 10 enero 2022 - 16:16

            Pues era eso…

            infrecuente
            adjetivo
            Que no es frecuente o que es poco frecuente y por tanto no habitual.

            cosa nada infrecuente…
            reafirmas el adjetivo…

            Vale que yo sea andorrano, pero me parece que el castellano lo tengo «bien»… XDDD

            Dime si quieres, que te equivocaste de expresion y a lo mejor cuela… :P

    • Lua - 9 enero 2022 - 17:10

      Referido al comentario de JOSE ALBERTO, al cual haces referencia…

      Totalmente de acuerdo. Es horrible ir a comprar para ponerlo todo en un carro. Después lo pones en una cinta, que la persona de caja lo pasa a otra cinta, toqueteando bien toda tu compra y a veces rompiendo alguna bolsa. De esa cinta lo vuelves a pasar a otras bolsas o carros tuyos, para en casa volverlos a sacar. Es impresionante el tiempo que se pierde y lo pesado que es.

      Quizás será, porque cuando compras online, la compra va DIRECTAMENTE de la estantería a tu casa, sin pasar por cintas, ni cajas, ni transporte, ni nada…

      Venga hombre… seamos serios… decid que sois vagos y que lo queréis todo hecho… XDDD

      Responder
      • Javier Cuchí - 10 enero 2022 - 07:09

        Precisamente he empezado mi comentario diciendo que la compra presencial en un supermercado no me disgusta del todo y que me gusta andar husmeando por las estanterías. Y porque hablábamos de supermercados, porque si refiriéramos al mercado tradicional ahí ya no hablaríamos de que me disgusta poco sino que, redondamente, me encanta.

        Responder
      • Javier M. - 10 enero 2022 - 08:24

        Por esa regla de 3, mejor que vaya directamente desde el centro de distribución hasta casa y así se ahorran el supermercado, no?. Y se paso que hagan las neveras con una puerta trasera y que nos metan la comida por ahí debidamente ordenada. O mejor que nos la metan directamente en la boca.

        Responder
      • José Alberto - 10 enero 2022 - 12:20

        No me parece justo llamar vago a alguien que tiene que comprar presencial (el online ya existe y es diferente) y que le gusta elegir el producto (no me parece mucho de vagos) y tener que llegar al embudo de una cola de cajas y rezar por la simpatía de la persona que te toque en caja. Y si tienes cierta edad y te pasan de un lado de la cinta al otro a toda velocidad, cuando aún estás descargando en la primera. Te piden pagar y ya te están empujando el siguiente pedido de otro cliente. Me encanta el trato personal de tiendas de barrio, farmacias (las que no parecen supermercados) como comentan otras personas. Pero sería genial para algunos mayores que salimos con taquicardia del supermercado con todo comprado y pagado en la cesta tipo Amazon.

        Responder
        • Lua - 10 enero 2022 - 14:50

          Jose Alberto:

          Equivocas el sentido de mis palabras… para mí, “vago” es el que lo quiere todo sin mover el culo de su sillón. Yo, aunque soy de los que van “a tiro fijo” (llevo mi lista, incluso ordenada por pasillos con lo que mi compra son unos 20min), a veces, me gusta “trastear” y comparar.

          Mi preferencia, sigue siendo el comercio local, sobretodo si hablamos de frescos. La carnicera, la pescadera, la frutera… son los de toda la vida, los conozco y me conocen y ese punto de confianza, lo siento, nunca lo tendré a través de una pantalla… ell@s me pueden decir: “hoy no te lleves esto, ven mañana” y les hago caso… aunque me cueste otro viaje. Sus motivos tienen para advertirme. Esa compra, tiene diferencia de céntimos o hasta de euro respecto a la gran superficie. Pero apoyo al comercio local y el producto de cercanía (naranjas de sudafrica? Para vosotros)

          Quejarse porque hay que hacer cola? A nadie nos gusta hacer cola, a mi tampoco. Pero por mi experiencia, la cola tiene mas que ver con los clientes (que si pongo esto en esta bolsita, que si aquello en la otra…) que con, como se ha dicho, incompetencia de las cajeras. En todo caso, la incompetencia, será de la gerente del centro, que, teniendo 10 cajas disponibles, solo tiene tres cajeras…

          Lo que dices “que te empujan”… no es la primera vez, que a la señora de detrás, le suelto una coz al carro y la mando al pasillo de al lado… no por mas “empujarme” la cola ira más rápida (y ahora, con el tema Covid, ay del que no me mantenga la distancia de seguridad…)
          Sobre la velocidad de las cajeras, tengo poco o nada a objetar… ella ira todo lo rápida que quiera, pero me tomo el tiempo justo (sin llegar al nivel de las “llenabolsitas” antes mencionadas) y procuro apartarme de la caja lo mejor que puedo para no entorpecer.

          Y aprovecho para cargar contra Cuchi de nuevo, al hilo de lo que decimos… XDD

          Te hartas de hacer cola y dejas el carro lleno ahí tirado???
          Eso es mala educación por un lado, e incrementar el problema por el otro, porque una chica, que podría estar en una caja, ahora va a tener que coger todo ese carro tuyo, y devolver los productos a los expositores… pero claro, como es un trabajo de baja calificación… que se joda, no? XDDD

          Sin acritud, solo es cachondeo… :P

          Responder
    • Marcos - 10 enero 2022 - 05:28

      Eroski, de un tiempo a esta parte en su grandes superficies de C.C. Ha implementado el sistema que señalas en ALDI, de hacer una fila única e ir accediendo a la caja que antes haya terminado. Se agiliza y mucho el sistema, pero en mi sentido crítico del diseño, entre el que se incluye el de interiores o como se llame en este caso, pensé que Eroski debía de plantearse cambiar el espacio de sus pasillos frente a las cajas.

      Parecen tonterías, seguramente para la mayoría serán una cuestión incómoda menor, pero que un comprador apenas tenga espacio entre la caja y el acceso a los pasillos, porque hay una enorme cola de gente y se genere falta de espacio… para mi es algo que no han estudiado.

      Por otra parte, BM es una empresa que me consta que tiende a valorar la atención al público. Me llamaron una vez al teléfono para conocer con más detalle una opinión algo mala que dejó mi mujer tras una compra allí y cuando usó nuestra cuenta de socio (la tarjeta de puntos de toda la vida y esas cosas…).

      Me sorprendió para bien. Generalmente, la experiencia allí es bastante grata.

      Para acabar, decir que pese a que el personal que pueda atenderte tenga baja calificación académica, no tiene por qué ser algo estrictamente negativa la experiencia.
      No es algo exclusivo de esta calificación o trabajo, pero la gente no está a gusto con su empleo en un alto % de población y es difícil ver el trabajo como lo que es, una manera de ayudar a otra persona y por lo que recibes remuneración.

      Que una cajera del supermercado, te ayude a meter las cosas en bolsa e intente ser lo más agradable posible es algo a valorar.

      Yo, trabajo en un cine y sé que soy el único en mi puesto en mi cine, que cuando termina la película se pone al lado de la puerta y se despide de todos y cada uno de los clientes se puede con agradecimiento y deseo de buenas tardes/noches.

      No por ser educado. Gracias por haber venido, por darme de comer y que tengas una buena tarde, para que tu experiencia hoy sea grata. Es una tontería pero atiendo y sirvo como a mi me gustaría.

      Y es una pena que la gente no sea así en puestos de cara al público, que disfrute haciendo que la gente se sienta más cómoda, más agradecida y mejor por el mero hecho de hacer algo; ir al cine, hacer la compra o subir a un transporte público.

      Responder
      • Javier Cuchí - 10 enero 2022 - 07:25

        Lo del diseño de superficie en casos de cola única es absolutamente cierto. Aquí parece una de dos cosas: o bien que el sistema es muy nuevo (aunque parezca increíble algo tan racional) y los diseñadores aún no se hayan adaptado a él, o bien que estamos como los empresarios que utilizan el cronómetro en lugar de la productividad y el metro cuadrado se considera algo a llenar desesperadamente (un mes después de su inauguración -y esa es otra- no hay un sólo supermercado que cumpla las normas antiincendios y de evacuación).

        No he relacionado la baja cualificación con la calidad de la atención: simplemente he dicho -en el contexto de una futura desparición de los cajeros/as/es- que la ultrabaja cualificación se tiene que acabar (y he reiterado, en respuesta a un comentario que no has podido leer todavía, que nadie debería salir a la calle con menos de un Grado elemental).

        Responder
        • Marcos - 10 enero 2022 - 12:28

          Perdóname.

          No quise interpretar, ni lo hice como que hubieras dicho que el personal que está en esos puestos tenga baja calificación, pero sí que es cierto que el empleo en sí, podemos entender que que si es de ese calibre.

          De cualquier manera, solo quise resaltar lo importante que es en ese tipo de puestos el ser terriblemente consciente de que en un mundo cada vez más automatizado y robotizado, de la satisfacción de tratar con otras personas, incluso con aquellas que no sean del todo agradables.

          Responder
    • Roberto - 10 enero 2022 - 09:05

      Suscribo este comentario al 100%. A medida que estudio y aprendo más cosas sobre nutrición, más me gusta hacer la compra en el supermercado. Aunque tampoco rechazo la compra en Internet. Sin embargo, y quitando Mercadona, creo que los grandes supermercados en España deben mejorar mucho IT…

      Responder
    • Jesús - 10 enero 2022 - 18:36

      Javier Cuchí. Curiosamente, son muchas las familias que han salido adelante con trabajos como los de cajer@, reponed@r, etc. No todos los contratos son eventuales y fraudulentos. No todos podemos ser astronautas o tener un doble grado. Que desaparecerán, es probable, pero mientras ha permitido a familias enteras sobrevivir.

      Responder
  • #031
    Lua - 9 enero 2022 - 17:36

    Para centrarnos en el tema…

    A mi lo que me choca, es que artículos de eDans, nos vendan estas cosas como grandes innovaciones de futuro, y luego un par de artículos más tarde, empecemos con la turra del cambio climático (con la que, no olvidemos, estoy plenamente de acuerdo)

    Quizás habría que ponerse de acuerdo… o lo uno, u lo otro… porque son sencillamente, a día de hoy, excluyentes…

    Vendernos la idea que los repartos, “serán en un futuro”, con robots, drones o por ciencia infusa, teletransportación al mas puro estilo StarTreck, no vale de nada… porque la misma frase lo implementa, “en un futuro”, es decir, NO AHORA.

    El 23 de Diciembre, me reuní con algunos amigos del barrio. Entre muchas conversaciones, surgió precisamente esta. La cantidad de pequeñas tiendas que, en el último año, habían cerrado, desaparecido del barrio. De acuerdo, COVID ha tenido mucho a ver, pero el impulso del monopolio Online, también.

    Antes, sabias que de 20 a 21h, aun tenias tiempo de hacer algunas compras de ultima hora. Eso se ha sustituido por “lo pido por Amazon”. Resultado: La tienda del barrio ha cerrado. En términos contaminantes, vamos en aumento.

    Me ha pasado, que por lo poco que utilizo Amazon, he hecho un pedido múltiple: Una cafetera italiana, un perfume, unos pantalones… no he sido capaz de encontrar una opción para decir que me llegue todo en un solo envío. He tenido que estar atento a tres envíos, que llegaban en Domingo, uno detrás de otro…

    Cambio climático…??? En serio…???

    Responder
    • Iván - 9 enero 2022 - 19:00

      Todo depende desde dónde lo veas. Si en lugar de ir tú en tu coche y yo en el mío a Carrefour lo que hacemos es pedir y que la misma furgoneta entregue nuestros dos pedidos, el ahorro es evidente.

      Lo ideal sería tener una muestra amplia para comprobar cuánto se gana y cuánto se pierde con ese sistema.

      Responder
      • Lua - 9 enero 2022 - 21:32

        Entonces… nos ponemos de acuerdo tu y yo para comprar, o como va la cosa… ????

        Responder
      • meji yon - 10 enero 2022 - 11:10

        Una nota sobre los Online en un Super

        A mi modo de ver a los únicos que le compensa tener un Online es a alguien que se ha especializado (robotizado) para ello.

        Estoy de acuerdo con Ivan que desde el punto de vista medioambiental la mayoría de las compras de un Super se realizan con varios clientes, de hecho una furgo de Mercadona, no sale hasta estar llena… Asi que asumimos que su huella de CO2 es bsatante más óptima que la de un Amazon

        Sin embargo un Amazon está diseñado para ser online mientras un Carrefour no. Cuando haces un pedido a un Super y usan a sus cajeros en tiempos muertos para llenar carros tienen un coste ineficaz, ya que ellos mantienen unas sedes y unos empleados que no están pensados para el online

        Las estrategias que ponen en juego los Carrefour para ahorrar costes es trasladar costes de sus empleados a los clientes. Ejemplos:
        a) En un mercado tradicional. Vas a un tendero y el te va preparando los pedidos según se los pides. Solución de un Super, toma un carrito y tu te haces de tendero.
        b) Pones autocajas, y entonces es el cliente el que va pasando productos por la máquina. Otra vez se ha pasado el trabajo al cliente, y eres tu quien les haces el trabajo

        Pero en un online, es un empleado de Carrefour quien rellena un carro, y esto tiene un coste.

        Es por eso por lo que online nunca podrá disminuir ese coste, salvo robotización. Siendo cierto que se ahorra en número de locales para una ciudad, luego son ineficaces en su sistema de reparto, y siempre tendrán una huella alta de CO2…

        Responder
  • #035
    Gorki - 9 enero 2022 - 19:25

    Todo esto está muy bien, pero Juan Roig, que no debe leer este blog, cada semana abre un nuevo Mercadona, (ya tiene 1.632 supermercados),y parece que no le vaya mal.

    Copio
    el sector de Gran Consumo creció el 12,7% en valor en el año 2020. La evolución de las compras viene marcada por un consumidor que va menos veces a las tiendas, cayendo el 2,7% la frecuencia de compra, pero carga sus cestas hasta el 14,1% más.

    https://www.foodretail.es/retailers/cuotas-supermercados-espana-2020-mercado-distribucion_0_1520847921.html

    Responder
  • #036
    Pedro - 9 enero 2022 - 20:06

    Pues ya siento discrepar de la mayoría de los comentaristas… porque la ciudad donde vivo parece muy rara en cuestiones del comercio:

    Sigue abierta la tienda de utltramarinos que tiene la honra de ser, salvo error u omisión, la más antigua de España; y otras más de las «de toda la vida». El secreto no es otro que la especialización, por ejemplo despachando legumbres de calidad a granel. Y mucha dedicación.

    Siguen abiertos todos los supermercados de una cadena local, por más grandes superficies que hayan ido abriendo en la provincia.

    Al menos aquí, en el último de «los grandes» que se ha implantado, ya no hay una fila por cada caja sino una fila única para pasar a la que quede libre.

    Y, en efecto, cierta cadena ofrece desde que abrió llevarte la compra a casa una vez que has llenado el carro; y también comprar totalmente online, pese a la infumable web que tenían (o tienen, no sé).

    Otra de «las grandes» implantó cajas autoservicio y acabaron retirándolas por ineficaces: la gente no acertaba a seguir el proceso, tenían que dedicar personal (puntualmente, casi 1 persona por terminal) de ayuda, y resultaba más lento que las cajas «normales».

    En general, los comercios que han desaparecido lo han hecho por falta de sucesión.

    En cuanto a «el más grande de Internet»… bueno, podemos tener claro que si hace las cosas como las hace es porque tiene un buen motivo, por absurdo que nos parezca enviar 3 artículos distintos con 3 envíos distintos. Y eso sí que «son lentejas, o las comes o las dejas» porque las opiniones no van a hacer que cambien sus procesos.

    Y, disculpas por el tocho, ya termino: ¿no os resulta extraño que las quejas sean siempre contra las mismas enseñas (ya sean tiendas físicas u online) y «conversando en la barra del bar»? Porque se supone que para poder quejarse, antes hay que haber sido cliente…

    Responder
    • Lua - 9 enero 2022 - 21:36

      Que maravilla vivir en tu pueblo.., y las mujeres son roboticas, por aquello de ser perfectas… XDD

      Responder
    • Marcos - 10 enero 2022 - 05:36

      Yo también alucino en pepinillos en mi pueblo. Lasarte-Oria, Guipúzcoa.

      A mi me llama la atención no ya que sobrevivan frente a grandes superficies, las fruterías de toda la vida… que uno puede pensar que él consumidor prefiere esta compra más fresca y responde a una necesidad más inmediata que esperar a necesitar un gran número de productos de forma conjunta, sino el número de estas que hay.

      Literalmente, en un espacio que no supera los ¿200 metros? Podemos encontrar hasta 3 diferentes propuestas. Solo en un barrio concreto. Algo que se reproduce en varios del municipio.

      Aparte de los mencionados bares de toda la vida, panaderías, fruterías, y peluquerías, es la gran incógnita de supervivencia a mansalva que tengo en mi localidad.

      Responder
  • #039
    Javier M. - 10 enero 2022 - 08:17

    «otros supermercados se preparan para incorporar cada vez más tecnologías que les permitan jubilar a los empleados de las líneas de caja, y no tanto por una cuestión de ahorro en costes de personal, como por ser capaces de proporcionar una experiencia de compra mejorada»

    No, que vá… no … lo hacen por el ahorro!. Si quisieran una mejor experiencia podrían colocar los productos de mas uso cerca de las cajas y no al final para que nos recorramos toooodo el super piquemos algo. No seamos ingenuos por favor!.

    Responder
  • #040
    Enrique - 10 enero 2022 - 09:18

    Desde que teletrabajo he podido recuperar mi compra semanal en el mercadillo. Fíjate, toda la vida ahí sin hacer ruido y ahora se destapa como la opción más ecológica, se puede ir andando y los tomates van del campo a tu casa y, lo mejor, saben a tomate, que es algo que no se puede decir de ninguna cadena de supermercados.

    También aprovecha el artículo para meterse con el metaverso, cuando creo que va a ser muy necesario.

    Las ciudades se construyen sin plazas ni bancos en las calles, sólo alguna manzana cada diez sin construir a la que llaman «parque». Ya nadie quiere salir a comprar porque hay gente y tocan las cosas, a lo que siempre se ha llamado fobia social. Se van a sustituir las personas por máquinas en todo lo que sea puestos de cara al público y muchas más que me dejaré.

    Resumiendo, el metaverso de Facebook va a ser la clínica mental más grande de todos los tiempos.

    Responder
  • #041
    Meji yon - 10 enero 2022 - 10:59

    Una nota sobre la fila única en los Super

    La teoría de colas si es verdad que una fila única debe agilizar la espera a ser atendido en un puesto, como expone esta web: https://vicentferrer.com/teoria-de-colas/

    Pero una cosa es la teoría y otra la implementación. De hecho en un Carrefour cercano, antes de la fila única la espera en caja era de un máximo de 2 ó 3 carros, equivalentes a 5 a 10min. Y cuando implementaron el sistema «veloz» las colas eran de 30/45 min en hora punta. En hora valle similar a no haber implementado el sistema. A la 2ª vez dejé de ir a Carrefour, ya no soy cliente…

    ¿Por qué no funcionaba? La primera causa es la incompetencia manifiesta de los gerentes… motivada por:

    a) El sistema se pone en marcha, no para ser más rápido, sino para tener menos cajeros ahorro de costes. Asumen que el tiempo del cliente es despreciable frente al ahorro
    b) En los parámetros de diseño hay que tener en cuenta no solo el tiempo del cajero, sino el tiempo que el cliente tarda en depositar la compra en la cinta. Si te llaman cuando el otro cliente ha recogido y en ese momento comienzas a depositar tu compra en cinta, es un tiempo que antes se optimizaba mientras el cajero «picaba» los productos. Ahora el cajero va amontonando productos mientras tu los sacas a la salida, y no los estás embolsando.
    c) No sé a los demás pero yo no pago hasta que no tengo todo embolsado. Y voy a mi ritmo no al ritmo que al Careour le interesa… es decir, creo un tiempo de embolsar prácticamente igual a los anteriores…

    Ahora tenemos

    t1 = tiempo de depositar productos en la cinta
    t2 = tiempo de picking
    t3 = tiempo de embolsar

    Y el tiempo total T de un cliente siempre va a ser:

    T menor o igual a t1+t2+t3

    Y el tiempo antes de fila única al desaparecer t1

    T menor o igual a t2 + t3, donde t2 ahora es una fracción del t3 de la fila única

    Es decir la eficacia del sistema de colas para un puesto ha hisminuido. Como la teoría dice que «la fila única» es más eficaz, ponen menos puestos, y en hora punta es todo lo contrario

    Doctores tiene la iglesia !! pero el Carrefour no….

    Responder
  • #042
    Javier Lux - 10 enero 2022 - 11:30

    Mi experiencia de compra está cerrada cambios debido a mi condición de Down-Sizing acelerado. Solo funciona conmigo lo + barato. Punto final. Los sobrecostes de las new tech y envio a casa no van conmigo. Estoy en la galaxia de la austeridad y frugalidad.

    En esas condiciones, tengo que optar por básico y barato, por lo que Lidl y Aldi, cuando salgo el coche, junto con el Eroski cerca de casa que si compro +50 EUR me lo llevan a casa.

    Responder
    • Javier Lux - 10 enero 2022 - 11:31

      Soy base yerma para la innovación en el comercio.

      Responder
      • Gon - 10 enero 2022 - 11:36

        En Auchan hace tiempo que al entrar coges tu scanner y lo entregas al salir, así no pasa por la cinta.
        Hacen algún control aleatorio pero el sistema funciona.

        Responder
    • Meji Yon - 10 enero 2022 - 11:51

      Tengo el mismo algoritmo.!!!

      Responder
  • #046
    Guillermo - 10 enero 2022 - 12:57

    A mi personalmente me da pereza/desconfianza la compra de productos frescos, sobre todo: Carne, pollo y pescado.
    Este tipo de productos envasados no me gustan. Si compras en la pollería pollo fresco, lo tienes que consumir en 48 horas máximo,en cambio el envasado te aguanta varios días más, lo cual indica que algo lleva.
    Intento evitar de los envasados frescos, pero lo que está claro es que casi todo, se puede comprar por la web.

    Responder
  • #047
    Chipiron - 10 enero 2022 - 13:55

    El bien más preciado del siglo XXI es, y seguirá siendo, el tiempo. Todo lo que hagas (fuera del trabajo) y que no te guste hacer, intentarás que te ocupe el menor tiempo posible.

    Es verdad que hay a quien le gusta «ir de compras» o ir «husmeando escaparates o tiendas», pero si eso no aporta un valor añadido al establecimiento de turno, esa posibilidad desaparecerá paulatinamente.

    A grandes rasgos, sólo hay dos ámbitos o nichos que tienen «un tiempo de descuento adicional»: alimentación y ropa.

    En cuanto a la ropa, una buena estandarización/descripción de las tallas y/o programas AR con tu cuerpo escaneado en los que te veas con la pieza puesta acabará con las compras presenciales.

    En el caso de la alimentación, sólo le veo sentido a la existencia de establecimientos con genero fresco y perecedero. Todo producto procesado, enlatado o estandarizado («patatas matutano») se pedirá on-line.

    A medida que pasen los años y los mayores que ahora son analfabetos digitales dejen de comprar, pasará todo a compra on-line, incluyendo la ropa y la alimentación, nos guste o no. Es posible que queden nichos o servicios presenciales por los que se tenga que pagar más para vivir esas experiencias antes descritas.

    El problema, como siempre digo, es que este tipo de mercado se lo pueda quedar una sóla compañia (léase Amazon) y sea un monopolio. Deberían haber 3-5 empresas como Amazon para que hubiese competencia real.

    Responder
  • #048
    Xaquín - 10 enero 2022 - 14:38

    «los clientes que buscan la comodidad de modelos en los que la interacción se reduce al mínimo imprescindible» (EDans).

    Cuando desapareció el ascensorista, alguna gente pensaría que era una pena, porque ya no tenía a quien culpar (cerca), si malfuncionaba el aparato.

    Muchos que se cabrean con las cajeras («os» y «es» ya no tendrán tiempo de hacerse «un hueco»), estarán que trinan por perder a un ser humano a quien culpar, de cualquier desaguisado que le pasara, desde que le supo mal el café del desayuno.

    En fin, luego le tocará el turno a los taxistas.

    La diferencia básica es que el ascensor sigue siendo necesario , mientras no se descubra el teletransporte. Y por el mismo motivo el carro latino (sin conductor), también seguirá siendo.
    imprescindible. Pero ya se buscará la forma de meterse con el algoritmo correspondiente.

    Que pena que no exista un recambio para el cliente insatisfecho «sin motivo realmente serio». Decimos algunos, que ya no «servimos al público».

    Responder
  • #049
    Fernando Ortega - 10 enero 2022 - 19:09

    Me parece una importante aportación en un sector que está muy cercano al consumidor y debe reaccionar ante sus necesidades y cambios de forma rápida incluso anticiparse. De todas formas hay temas culturales que a día de hoy perduran, en la venta de frescos tiene gran importancia la prescripción directa del punto de venta (el contacto tanto con el producto bien organizado, visual, distribuido así como el consejo del vendedor). Estaremos atentos a estas rápida evolución (miren las compras por internet móvil que se hacen en Asia)

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG