Avanzando en educación online

IMAGE: E. Dans

Ayer di mi primera clase online utilizando una aplicación desarrollada internamente en IE University, WoW Home, con un resultado francamente satisfactorio, muy superior a la metodología que llevaba utilizando sistemáticamente desde que comenzó la pandemia. La WoW Room, que fue presentada en 2016 y sobre la que escribí en su momento, es una localización física con cuarenta y cinco metros cuadrados de pantalla (48 pantallas de 55″ sin bordes, montadas en una configuración en forma de U que cubre 230º), cámaras con seguimiento automático del profesor y 1600W de sonido, que llevamos utilizando ya varios años en nuestra actividad académica regular, integrada en numerosos cursos. Yo la he utilizado en numerosas ocasiones, bien con su planteamiento habitual de interacción con alumnos a distancia, o mediante otras configuraciones.

Pero ante una situación excepcional de confinamiento como la de la actual pandemia, en la que se desaconseja incluso que los profesores se desplacen a la WoW Room o a cualquier otro aula para impartir una sesión, la que ha tomado protagonismo es su hermana pequeña, la llamada WoW in a Box: un desarrollo que, como su contrapartida física, utiliza HTML5 y WebRTC para construir, en la ventana de un navegador, una clase virtual que permite visualizar las ventanas de vídeo en tiempo real del grupo de estudiantes, unidas a la presentación o materiales (vídeos, etc.) que el profesor desee compartir, y a las herramientas (encuestas en tiempo real, pizarra colaborativa, ventana de chat, etc.) que pueda querer utilizar en cada momento.

La WoW in a Box tiene dos versiones: una Studio, con un ordenador equipado con una tarjeta gráfica muy potente y con mucha memoria que puede visualizar un número mayor de alumnos y utilizarse sobre distintas pantallas (alguna de ellas táctil) y otra Home, limitada a un máximo de 37 alumnos en visualización simultánea, pero que podemos utilizar desde casa. En la imagen, aparece la disposición que preparé ayer: en la pantalla de mi laptop aparece en ese momento una parte del videowall, que me muestra a mí en la esquina superior izquierda y a siete alumnos, y la presentación que estoy usando. En cualquier momento, puedes extender el videowall y visualizar a los 42 alumnos que tenía en mi sesión ayer, o bien dedicar la pantalla a otros recursos y que los alumnos que están interviniendo aparezcan visibles a la izquierda de la pantalla. Cuando un alumno habla, se conecta su micrófono, que se silencia cuando no está hablando para evitar que se generen ruidos de fondo.

En un monitor adicional, situé la presentación completa, para saber en qué parte de ella estaba en cada momento y tener una cierta referencia del material que tengo a mi disposición según van surgiendo temas. Una de las características de mis clases es que no suelo utilizar una presentación completamente secuencial, sino una muy grande sobre la que voy «saltando» a medida que la discusión con los alumnos permite sacar unos u otros temas: hablamos de clases completamente interactivas, con alumnos que interrumpen constantemente y a los que el profesor da la oportunidad de intervenir y contribuir al desarrollo de los temas o a exponer sus dudas y preguntas, lo que hace que nunca una sesión sea igual a otra.

Aquí no hay «apuntes» de los que tomar nota para memorizarlos más adelante, ni nada que se le parezca: simplemente, una serie de cuestiones que se pretende que el alumno interiorice y entienda desde una posición permanentemente activa. Pero precisamente por ello, el reto de reconstruir esa interacción permanente en un entorno virtual es aún mayor, porque se basa en una serie de ciclos de retroalimentación: cuando el profesor plantea una pregunta, los alumnos pueden «levantar la mano» haciendo clic en un botón, el profesor puede maximizar el videowall, y ver no solo sus caras en tiempo real, sino también las ideas que quieran plantear a través del chat, así como un indicador coloreado de su ratio de participación durante esa sesión, para tratar así de equilibrar el tiempo de intervención entre distintos participantes.

En el momento de desencadenarse la necesidad de sustituir las clases presenciales por online debido a la crisis por la expansión de la pandemia del coronavirus, la primera reacción de IE University fue recurrir a Adobe Connect: una herramienta de uso muy difundido, que un porcentaje muy elevado de profesores ya habían utilizado o sabían utilizar, y que permite recrear, aunque no sea de una manera completa, un entorno interactivo. De hecho, comenzamos utilizándola de manera parcial, para permitir que los alumnos que quisieran asistir a clase desde su casa por haber estado en contacto con personas afectadas o por haber visitado zonas de riesgo, pudieran hacerlo mientras la clase seguía desarrollándose normalmente en su aula correspondiente.

Tras esa fase, cuando la prudencia recomendó trasladar toda la actividad a la red, pasamos a seguir desarrollando todas las clases, a sus horas correspondientes, a Adobe Connect, con cada sesión teniendo lugar en un aula virtual que se identificaba mediante el nombre del aula física, y que el profesor dirigía desde el aula vacía o, posteriormente, desde su casa.

Ahora, la idea es extender el uso de la WoW in a Box, que ya se utilizaba en algunos cursos, a todos los demás, para facilitar así un nivel de interacción que no sea simplemente un sustitutivo de las clases presenciales, sino una experiencia completa que, además, permita formar al alumno en el uso de entornos virtuales. Posiblemente, en algún momento no muy lejano, los alumnos puedan asistir a esas clases mediante visores de realidad virtual.

Obviamente, para plantear algo así, hace falta mucho más que tecnología. El desarrollo de la WoW es un claro ejemplo, porque se ha trabajado sobre la interacción que un profesor mantiene con una clase presencial, tratando de que ni profesor ni alumnos se encuentren en un contexto extraño cuando esa interacción se traslada a la web.

La sesión de ayer, salvando aspectos que, lógicamente, mejorarán con la práctica, me pareció un buen ejemplo de que, en efecto, esa interacción puede funcionar. Desde la cocina de mi casa, para así poder conectarme por cable al router, pude lanzar unas encuestas en tiempo real que eran el sustitutivo mejorado de una pregunta a mano alzada, ver a los alumnos levantando (figurativamente) sus manos (y pudiendo recordar el orden mucho mejor que en una clase presencial, pero también decidir que íbamos a pasar a otro tema y «bajarles las manos» en un solo clic), y los alumnos pudieron plantear dudas o pedir aclaraciones a través del chat. Un entorno, en resumen, que podríamos calificar incluso de más rico que la propia clase presencial. Al cabo de un cierto número de usos, de hecho, me puedo imaginar en una clase presencial echando de menos algunos de los recursos que tengo en mi clase virtual, y creo que es la primera vez en muchos años de experiencia académica que me planteo algo así.

El potencial que una experiencia como esta puede llegar a tener a medida que se generalice su uso, a la hora, por ejemplo, de introducir formatos ricos como vídeos inmersivos, o invitados en una clase, es inmenso. Decididamente, con situaciones de crisis y confinamiento o sin ellas, es una línea en la que seguiremos viendo – y en nuestro caso, experimentando – una gran actividad.


This post is also available in English on my Medium page, «How coronavirus is driving improvements in online teaching«


13 comentarios

  • #001
    Mauricio - 19 marzo 2020 - 15:58

    Gracias, Enrique, por compartir tus experiencias en la enseñanza en línea. Tengo un par de preguntas: ¿Hay en la Wow Room o en cualquier de las dos versiones de la Wow in a Box alguna opción similar a los Breakout Rooms de Zoom? ¿Cuán buena ha sido tu experiencia con este tipo de trabajos grupales mediados por video?

    Por otro lado, hace unos días hablabas de Smowl, herramienta que no conocía, y me preguntaba si algo así era realmente necesario en un examen a libro u ordenador abierto como los que tú haces. Por otra parte, ¿qué sucede si el examen no tiene dicho modelo? ¿Es Smowl capaz de detectar que se están buscando las respuestas en un libro o en la computadora?

    Responder
    • Enrique Dans - 19 marzo 2020 - 17:23

      Sí, tiene opción de breakout rooms, no lo comenté porque no las utilicé, pero sí está, y permite asignar grupos predeterminados o aleatorios. Pero lo dicho, no lo he usado porque no está en mi metodología habitual, aunque seguramente en algún momento lo incorpore para probarlo.

      El uso de Smowl en un examen a ordenador abierto tiene sentido porque aunque puedan utilizar cualquier recurso online, tienes que asegurar que no les hace el examen otra persona, que no hacen varios alumnos en un mismo sitio hablando mientras lo escriben, o que no cuentan con un «consultor». Smowl detecta si hay voces, si hay otras personas que pasen por delante de la cámara, si abren otras ventanas (y qué hacen en ellas), si usan su smartphone, etc. De hecho, en mis informes tengo de todo: cambios en la iluminación de la habitación, voces de niños, llamadas de teléfono que resultaron ser a mí… y afortunadamente, Smowl no toma ninguna decisión, simplemente te genera un informe al final con vídeos, audios e información de pantalla para que tú seas el que decida si fue un uso razonable o no.

      Responder
  • #003
    Alexis Ricardo Espinosa - 19 marzo 2020 - 18:05

    Muy enriquecedores sus atinados comentarios mi estimado doctor. Saludos desde Panamá…

    Responder
  • #004
    Gorki - 19 marzo 2020 - 18:36

    En la digitalización hay siempre tres fases:

    1º Sucedaneo

    Hacer un objeto digital copia de una real, que genere una experiencia de usuario, parecida.

    Por ejemplo,
    Un e-book «sucedaneo » de un libro
    Um e-mapa «sucedaneo» de un mapa.

    2º Potenciado digital

    Al «sucedaneo» se le añaden funciones digitales que no tiene el objeto físico.

    El ebook, porta una libreia extenso, tiene aceso a dicionarios y Wikipedia, tiene luz, busqueda de una palabra,…..
    El mapa, busqueda de localidades, te indica la ruta , la distancia entre dos puntos,…

    3º Producto netamete digital

    Se aprovechan todas las caracterñisticas digitales, (interaccion con el usuario, multimedia, link, Internet,… y se crea un nuevo producto que partiendo del objeto real se ha potenciado a un nivel que lo hace incomparable..

    El videojuego, parte de una narracion como el libro, pero en ella tu paseas a ser el protagonista de la historia.
    Google Maps, te informa de los embotellamientos, de la gasolinera más próxima, y de si esta abierta la oficina de correos.

    En las e-aulas, creo que el proceso es parecido.

    El Sucedaneo sería Zoom , que permite video conferencias de un grupo, sucedaneo de una reunion cara a cara.

    El 2º Potenciado digital seríia estas WOW grande y pequeña, una especie de Zoom con tetosterona, con mas nivel tecnológico, y funcionalidades extra que aparecen según tu contabas. «Aporta una interacción que otros cursos online no te pueden dar. Como alumno en un curso online, muchas discusiones es bueno que se desarrollen en modo asíncrono, porque así se alcanza – como ya comentaba en la entrada – más profundidad de contenido. Pero para otras, es muy bueno que se puedan desarrollar en síncrono, algo que ninguna otra plataforma online que hayamos visto tiene bien resuelto, porque así se desarrollan otras habilidades – discusión, consenso, negociación, manejo en entornos virtuales, etc. «

    Aun falta el Producto netamete digital, aprovechar la totalidad de posibilidades del medio digital, para lanzar un producto académico netgrafico, es decir, netamente digital, que de una vez por todas, entierre un sistema de enseñanza medieval, pensado para que un «sabio» transmitiera su sabiduria a un alumnado, (concepto superado) y por otro, supere la terrible arridez de la enseñanza 0n-line tipo MOOC, que hace que un 95% de los alumnos abandone los cursos a las pocas leecciones.

    ¿Podremos alguna vez conseguir que los alumnos pongan tanto interés en acabar una clase como ponen en acabaar un videojuego?

    Responder
  • #005
    Xaquín - 19 marzo 2020 - 19:21

    Ya quedé asombrado con las ventajas del examen mediante «aplicación vigía», capaz de evitar el mal uso de la libertad ofrecida.

    Y ahora me agrada ver que la aplicación de la que hablas es capaz de medir el tiempo de actuación (y espero, que incluso la calidad de la aportación) para evitar a los «picos de oro» virtuales, que hacen de la comunicación asamblearia un modo antagónico de la correcta comunicación.

    Porque a los abusadores orales en asambleas analógicas se les ve muy fácil el plumero, pero a los abusadores virtuales (no hablo de acoso sexual) no se les puede ver tan claro, la maniobra de distracción que provocan metiendo ruido de todo tipo en la interacción de clase.

    Y no lo digo tanto en clases pequeñas (menos de cien) como en clases estilo «1º de university», donde pueden rondar más de 200. Ya que si bien ese número es medieval, con presencia real, no lo es tanto con presencia virtual.

    Desde luego que el profesor (humano) sigue siendo indispensable, pero se supone que con la ayuda de algoritmos adecuados no se deben tener clases de siete alumnos (en general). Puesto que la tutoría personal (y colectiva), no precisa ya ser al estilo Oxford, para nada.

    Responder
    • pepa - 19 marzo 2020 - 23:43

      Desde luego que el profesor (humano) sigue siendo indispensable

      Why?

      Responder
      • Gorki - 20 marzo 2020 - 12:35

        Al menos de momento, (y en mi opinion, por mucho tiempo).

        Why? – No hemos sido capaces de hacer un bot que responda coherentemente en teléfono de Atención al Cliente, ¿Crees que seremos capaces de hacer uno que conteste a las dudas de un alumno?

        Por ello creo que IA, robotica, y tecnologia en general, son herramientas capaces de aumentar el rendimiento del trabajo, pero no de sustituir al humano.

        Puede que con tecnologia, Dans pueda atender al doble o triple de alumnos, pero creo que por mucho tiempo, no se podra eliminar al profesor.

        Responder
  • #008
    José Luis Montes - 20 marzo 2020 - 10:28

    Conozco de WoW apenas lo que aquí se cuenta, pero sus funcionalidades no me parecen nada novedosas. Quizá estoy equivocado, y por eso pregunto: ¿en qué aventaja a plataformas super extendidas como la suite GotoMeeting (aquí su producto GotoTraining, que incluso permite montar sobre la marcha trabajos en grupos y puestas en común o compartir whiteboarding https://www.gotomeeting.com/es-co/training/features ), o Zoom for Education (https://zoom.us/education), Webex Training (https://www.webex.com/es/training-online.html), etc. Cada una de estas plataformas facilitan el VILT (virtual instructor led training) (hay más, estas son las que he usado con más frecuencia) tiene sus ventajas, pero no veo a WoW hacer nada que no hagan ellas, y no termino de entender qué hace IE desarrollando la suya propia … ¿quizá he malentendido algo? Es un tema que me interesa especialmente, agradezco mucho el feed back!

    Responder
    • Santi - 20 marzo 2020 - 11:14

      Permíteme José Luis que responda a esa pregunta que yo también me hice. Realmente la diferencias que existen entre (a) una integración de productos (no llamemos desarrollo a juntar cuatro productos y un minimo SW de integración) propia y (b) un desarrollo comercial son:

      1. (a) no está soportado se te va el «maestro armero» y te quedas con su invento
      2. En casa de (a) se tiene que alabar a (a) y lo alabaran ad infinitum.
      3. Los desarrollos comerciales (b) tienen un product managment detrás, con su roadmap, sus pruebas NVT, etc. Todo documentado y soportado.

      Mal comparado te creas tu propio Ordenador compras un producto testado en serio, estilo Volkswagen, HP. Con sus talleres de asistencia, su stock asegurado durante el plazo legal, sus políticas de discontinuidad, etc. o te montas un PC casero..

      En este caso es lo de siempre, recurrir a terceros que te hacen las cosas, y decir que es tu desarrollo, hacer una pequeña integración y sacar las campanas al vuelo y decir que eso es un desarrollo propio… y el empleado encargado del marketing maravillarse porque la rueda da vueltas…

      Responder
    • Enrique Dans - 20 marzo 2020 - 11:54

      Es fácil pensar así… hasta que lo intentas. Lo probamos todo, y simplemente, no funcionó. Las herramientas que citas son muy buenas, pero no soportan un uso intenso, y menos aún, si intentas que funcionen con alumnos que pueden estar en cualquier lugar del planeta y con conexiones enormemente variadas. Zoom mola mucho, pero no hay forma de usarlo en cuanto el ancho de banda se reduce, y muchos alumnos están en sitios con anchos de banda regulares. Nuestro desarrollo es muchísimo más eficiente, por eso permite visualizar cuarenta ventanas de vídeo simultáneas en tiempo real. Si intentas hacer eso y dar una clase con Zoom… solo te puedo decir que «buena suerte», porque nosotros, obviamente, también lo intentamos. Si quieres ser un líder en un tema, y nosotros en online learning lo somos desde hace muchos años, tienes que tener control sobre las tecnologías que utilizas…

      Responder
      • José Luis Montes - 21 marzo 2020 - 12:57

        Gracias, Enrique, la primera parte es la pieza de información que me interesaba porque … bueno, ya sabes, una cosa es la realidad y otra el Powerpoint. Anoche participé en una master class con 50 asistentes, 90% tenían vídeo y desde sus casas, diría que un 15% desde LatAm, y no iba mal pero es cierto que hay plataformas cuyo software es más pesado y están pensadas desde mercados en los que es normal tener accesos por fibra. A veces uso Whereby (https://whereby.com/ ) precisamente porque es un cliente muy ligero y que casi nunca implica instalar nada, pero para training no sirve.

        Sobre la segunda parte de lo que explicas, no se me va a ocurrir darte lecciones a ti. Pero he de decirte que no lo veo. Para una institución educativa puntera, la plataforma online no es core business y es imposible llevar a escala en el medio plazo ese esfuerzo. Es como si vosotros os hacéis el cemento y los ladrillos y os construis vuestro propios edificios solo porque las aulas son claves para vosotros. Seguro que personas más inteligentes y mejor preparadas que yo lo habéis debatido y concluido pero, ojalá me equivoque, con WoW os veo directos contra el muro. Yo antes haría un partnership con Cisco, o Mcsoft, Zoom, etc, para diseñar sobre su plataforma y con sus APIs una solución adaptada a mis requerimientos pero sostenida sobre un core sólido y de evolución asegurada. Ya digo, estoy tratando de aprender de los mejores, no estoy pontificando … por cierto, tengo un hijo terminando su carrera universitaria en IE y cada mañana está delante de la pantalla conectado con vosotros, luego le diré que me enseñe su cliente de la plataforma ;-)

        Responder
  • #012
    Mauricio - 20 marzo 2020 - 12:11

    ¿Alguien sabe cuál es el nivel de conformidad de herramientas de origen norteamericano como Zoom, Adobe Connect, Webex u otras similares con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)? ¿En qué medida puede uno utilizarlas con sus alumnos en la educación superior europea?

    Responder
    • Gorki - 20 marzo 2020 - 13:14

      En cuanto a Zoom, que es lo que conozco, los datos del profesor, (Anfitrion de una reucnión), son conmocidos por Zoom, pide regidtrarse. Mas aun, si es una reunion pofesional, (de pago).

      Poro e3n cambio los asistentes a la reunión, (alumnos), son totalmente anónimos, excepto su IP, Cuando accedes a una reunión como alumno, lo unico que te piden, es la ID de la sesión. que te ha llegado via email enviada por tu profesor.

      Claro está, si hacen trampas y por ejemplo utilizan un identificador facial o algo parecido, si podrán saber quien son los reunidos, pero este tipo de comportamiento por parte de Zoom, lo veo muy poco probable.

      Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG