La industria del automóvil y su laberinto

El gráfico que aparece sobre estas líneas es la contestación a través de Twitter de Karl Henkel‎Enterprise and Story Development Manager de Ford, cuando le pedí una estimación sobre cuándo su compañía pondría fin a la fabricación de motores de combustión interna. Según indicaba en su comentario, se trata de una estimación de la industria, que considera que la tecnología eléctrica es aún demasiado cara para muchos usuarios, y que tardaremos aún unos quince años antes de que la oferta global de vehículo electrificados alcance la de vehículos propulsados con derivados del petróleo. 

Un paseo por el North American International Auto Show (NAIAS), confirma claramente la visión de Karl: la presentación de Ford para prensa al principio del evento se inició con los anuncios del nuevo F150 y con la vuelta del Bronco y del Ranger al mercado norteamericano, tres auténticos monstruos devoradores de combustible, que levantaron pasiones entre un público con predominio de dealers deseosos de ofrecer esos vehículos a sus clientes, que hacen literalmente la ola cuando escuchan la palabra “Bronco”. En pleno Detroit, la llamada Motor City, y ante esos dealers cada vez más desconectados e ignorantes de una industria en la que el componente tecnológico es cada vez mayor.

Que la industria del automóvil se debe a sus dealers es evidente: son sus verdaderos clientes, y están dispuestos a defenderlos hasta el punto de atacar a cualquiera que intente vender directamente al público. Que ese público, como supuestamente decía el fundador de Ford, preferiría si se lo preguntásemos una oferta basada en vehículos más potentes, más impresionantes y que lleven al norteamericano medio a elevar sus niveles de testosterona cada vez que pise el pedal del acelerador también está claro. Y que la propia industria considere a Tesla, ausente este año en la exposición, como un outlier digno de ser ignorado, y prefiera seguir su ruta de dar al público lo que supuestamente pide, también: basta con pasearse por los stands de todas las marcas, ver cómo los vehículos potentes de toda la vida ocupan los lugares de honor de la exposición, y lo eléctrico – en la mayor parte de los casos ni siquiera, sino híbridos bajo el seudónimo de “electrificados” – o lo autónomo aparecen simplemente como detallitos, reseñitas para poder decir “estamos aquí y podemos hacerlo”, se sitúa en un distante segundo o tercer plano.

El NAIAS sigue siendo la feria en la que la industria muestra músculo, motores de gasoil o gasolina cada vez más potentes como si no hubiera un mañana, y los rodea de booth babes, como si no hubiera una combinación más lógica. La gasolina como potenciador de las hormonas. Esto es lo que mi público pide, y esto es lo que le tengo que dar. ¿Que los jóvenes compran menos coches y parecen más interesados en utilizarlos como servicio? Tranquilos, seguro que fue una consecuencia pasajera de la crisis económica, ya volverán… ¿quién no querría sentir los cilindros de un Mustang rugir bajo su pie derecho? Nadie en su sano juicio puede sustraerse a una sensación así!

Una industria creada por petrol-heads, en la que cualquier traza de liderazgo para mostrar al cliente que el futuro no va por ahí, está casi completamente ausente. La contradicción está ahí: Ford adquiere Chariot y apuesta por la movilidad compartida, nos organiza un fantástico evento TED hablando sobre el futuro de las ciudades con testimonios directos y la visión de los alcaldes de Atlanta, Chicago, Columbus y Detroit, y lo cierra con una impresionantemente visionaria conferencia del gran Jeremy Rifkin… pero inicia su presentación con tres camiones monstruosos que secarían un pozo de petróleo entero si nos pasamos un poco con el pedal.

Una industria que prefiere dar al cliente lo que pide, que sigue soñando con entregar más caballos, más sedientos y más rápidos, que relega la electricidad a la excusa de lo “electrificado”, y que prefiere decir que los problemas no están en sus productos, sino en el mercado que los demanda. La gran verdad es que la industria del automóvil de hoy sigue exactamente el mismo camino que la industria tabaquera, envenenando a sus clientes cada día que pasa. La gran realidad es que los vehículos híbridos son como el tabaco light, una forma de lavar conciencias mientras se utilizan para prolongar la vida de la gasolina, y que los vehículos eléctricos no se publicitan porque tienen menos averías y mantenimiento, y eso no interesa de cara a preservar el interés de los dealers. Poco importa que en realidad, la tecnología del vehículo eléctrico esté madura como para tomar el liderazgo desde hace ya varios años, como Tesla ha conseguido demostrar, y que lo que hace realmente falta es que sea adoptada y codesarrollada por líderes de la fabricación en cadena, por aquellos capaces de darle las verdaderas ventajas de las economías de escala. No, ni se te ocurra… estamos mejor prolongando el gasoil y la gasolina más allá de 2030.

En Ford puedes conocer directivos encantadores a cargo de proyectos auténticamente visionarios: mis conversaciones anoche con Jessica Robinson, encargada de City Solutions, o con Doug Moore, de Mobility Solutions, me mostraron claramente que la compañía tiene expertise en cuestiones tan estratégicas e importantes como la movilidad compartida o las soluciones basadas en la eficiencia… pero están ahí, en un segundo plano, mientras la compañía se dedica a celebrar el nuevo F150, el Bronco o el Ranger. Es lo que hay. Eso, y planes para que los motores de gasoil y gasolina sigan siendo protagonistas hasta más allá de 2030. 

Si, como la industria pretende, los motores de gasoil y gasolina siguen fabricándose más allá de 2020, si el aberrante gráfico que aparece sobre estas líneas está en lo cierto, la industria del automóvil habrá conseguido convertirse en el equivalente de la industria del tabaco: fabricando veneno para matar a sus propios clientes. Un mérito más que dudoso. Pero salir de ese laberinto es algo que, por lo que se ve, la industria no va a saber ni a querer hacer sola. Hacen falta más actores externos, más competidores como Tesla o más proveedores como Google para mostrar que existe otro camino. Y no hablamos de ignorantes, ni de compañías lentas y pesadas. Cuando estuve aquí en 2013, varios competidores me dijeron que los coches autónomos no eran el futuro porque a la gente le gustaba conducir, y que ellos estaban interesados únicamente en ayudas a la conducción. Ahora, tres años después, todas las marcas tienen sus prototipos de conducción autónoma más o menos avanzados. Poder, pueden hacer cosas. Pero la cosa no es poder, es querer. La cosa está en tener liderazgo, en decir a los clientes y a los dealers que esto no puede seguir así, que es fundamental cambiar ya. Y eso, por ahora y visto desde aquí, desde Motor City, ni está ni se le espera…

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “The automobile industry is stuck in a dead end

 

43 comentarios

  • #001
    Bertie - 10 enero 2017 - 14:57

    Ya lo he escrito alguna vez, pero creo que no hace falta buscar oscuros intereses para explicar el poco éxito del vehículo eléctrico. Basta con recurrir a la física y a la economía.
    El día que alguien saque un EV que se recargue en 10 minutos, con puntos de carga cada 50Kms., tenga al menos 600 Km de autonomía, y cueste unos 10.000€ en versión compacta, y 15.000 en sedán o monovolumen (sin subvenciones), la cosa cambiará. Mientras tanto, es todo “wishful thinking”.

    Responder
    • Garepubaro - 10 enero 2017 - 16:28

      Lo de la recarga cada 50kms ahora se ve lejano, pero si cada vez que se ha construido una casa, edificio, barriada o fábrica etc, nunca se ha visto que se haya quedado sin instalacion de electricidad, porque no va a ser mas que posible? … simplemente tiene que llegar esas empresas recargadoras y pedirselo a las compañias electricas seguro que le da una solucion, y entonces ya empezara la revolucion del coche electrico

      Y en cuanto a la istalacion lo mismo, en cualquier calle se vio que abrieron zanjas y mas de una vez cuando llegó internet, y zanjas a cada momento para ampliar electricidad, zanjas para ampliar agua y desagües por todos lados, pues para los puestos de recarga, de nuevo la rutina de las zanjas y meter acometidas y ya esta

      Responder
    • Rodrigo - 10 enero 2017 - 17:22

      Tesla creo que está trabajando en superchargers que cargan al 80% en 10min.
      600km ya se ofrecen el Tesla S.
      Solo queda bajar precios, y bajará antes de lo esperado.

      Estoy de acuerdo en el metáfora de Enrique de la gasolina y la testosterona. Hay mucho macho a los que la gasolina les pone, y mucho! A lo mejor son las mujeres las que tienen que tirar de este carro para que avance más rapido :)

      Responder
      • Isangi - 12 enero 2017 - 09:55

        A mi el olor de gasolina, me pone, y el ruido de los motores, y especialmente de los motores 2 tiempos de competición.

        Disfruto de un buen motor 2.8 biturbo cuando lo he tenido.

        Disfruto de una R1 de circuito con 180cv y 170kg.

        Me encantaría probar un Mustang V8.

        ¿acaso es eso malo?

        Pero el cambio al eléctrico, salvo el ruido(que a algunos seguro nos costará) y el humo no tiene porque quitarme eso, lo hará diferente seguro, porque las prestaciones son diferentes y en algunos aspectos mejores!

        Para el día a dia uso un Megane(de esos con culo que los llevan solo abuelos) 1.6 16v de 2002 que he adquirido hace poco por 2mil euros con 80mil km. ¿acaso hay algo más ecológico y económico que una compra de este estilo?

        Yo estaría encantado que mi día a día fuera en un coche electrico y autoconducido. Pero no lo estaré si me prohíben conducir “mi mustang” el fin de semana por Montserrat o ir a retarme a mi mismo al circuito con mi R1 o “Zero Tegnology”(moto electrica).

        Responder
        • Toronjil - 12 enero 2017 - 11:25

          A mí lo que más me pone son las carreras de Fórmula E.

          No entiendo porque no son mucho más conocidas.

          Responder
    • Toronjil - 11 enero 2017 - 00:39

      No se puede poner un surtidor de gasolina en cada garaje.

      Si tienes un punto de carga eléctrica en tu propio garaje, no es tan imprescindible que haya otro público cada 50km.

      Responder
      • Eric - 11 enero 2017 - 12:09

        No todo el mundo tiene garage, así que mientras las flotas de coches autónomos que cualquiera pueda utilizar en una ciudad y que fijen a la posesión de un coche como un anacronismo, una extendidísima red de puntos de recarga en la calle y autopistas es necesaria.

        Responder
        • Francesc - 12 enero 2017 - 14:18

          Creo que el gobierno debería empezar a pensar en ayudas para poner enchufes en todos las plazas de aparcamiento. Eso sería un buen empujón para todos aquellos que tengan su vehículo en un párquin.

          Pero parece que nadie se lo cree, y nadie mueve un dedo. Muy triste.

          Yo sueño con una ciudad libre de humos, espero poder verla antes de morirme, y que mis hijos la puedan disfrutar.

          Responder
  • #009
    Javier - 10 enero 2017 - 15:27

    Completamente de acuerdo con Bertie. Dame un vehículo eléctrico que pueda cargar cómodamente, que tenga suficiente autonomía y que no necesite pedir una hipoteca para poder pagarlo. Mientras no se cumplan esos tres requisitos el vehículo eléctrico no pasará de ser una “boutade”. Muy loable, pero anecdótico.

    Desde luego, la contaminación de los motores ICE es demencial, pero la gente prioriza antes poder hacer una vida “normal”, o por lo menos la vida a la que está acostumbrada (repostajes rápidos en una red extensa de surtidores, vehículos que pueden pagar, etc.). Y las compañías, que como todas tienen el objetivo de vender, se lo da.

    En mi opinión las compañías automovilísticas no pueden volcarse en la producción en masa de vehículos eléctricos mientras no haya una demanda real. Y para que se produzca esa demanda ha de crearse una infraestructura asociada que, a fecha de hoy, es completamente inexistente, por lo menos en España.

    Responder
    • Javier Cuchí - 10 enero 2017 - 20:09

      Todo es cuestión de tiempo y quizá no mucho. Los puntos de recarga parecen un gran inconveniente pero nadie parece caer en la cuenta en que no hay nada más chusco que una red de repostaje que exige que diariamente la surtan de combustible miles de camiones. ¿No es, de hecho, mucho más sencillo llevar la electricidad allá adonde haga falta en el raro supuesto de que aún no haya llegado allí?

      Yo estoy totalmente convencido de que dentro de muy pocos años, cinco, a lo sumo, se habrá avanzado muchísimo tanto en la duración de las baterías, como en sus tiempos de recarga, dando servicio, además, a prestaciones comparables a las de cualquier vehículo de gasolina o gasóleo. Y si eso llega a ser así, la economía de escala logrará, casi instantáneamente, los dos siguientes efectos: el abaratamiento de los vehículos y la proliferación de puntos de recarga.

      Si yo fuera dueño de una gasolinera, ya estaría estudiando este tema.

      Responder
      • Nacho Blanco - 10 enero 2017 - 21:23

        Ojalá sea cierto lo que dices, pero obvias varias cosas:

        1. Si, de la noche a la mañana, todos los coches se convirtieran en eléctricos, la red eléctrica no estaría preparada para suministrar tanta potencia en cualquier lugar, ni habría generación suficiente para toda la semana energética. Mucho menos si queremos que sea renovable.

        2. Las batería almacenan energía eléctrica de forma química, gracias a la interacción de varios componentes que normalmente son difíciles de extraer de la naturaleza y existen en la Tierra de forma limitada, además de que no siempre son fácilmente reciclables, pero siempre son muy contaminantes.

        No es tan sencillo como parece, aunque ojalá lo fuera.

        Responder
        • Javier Cuchí - 11 enero 2017 - 08:54

          Sí, jugar al profeta tiene sus riesgos, es cierto. Como también son ciertas todas las dificultades que expones y probablemente unas cuantas más que no indicas, seguramente porque las que has expuesto son suficientemente disuasorias. Todo eso es verdad.

          Pero también lo es que, a lo largo de mi vida (camino de los 62) he podido comprobar que cuando existe una firme voluntad de que algo sea posible (dentro de lo racional, sin fantasías ni ciencia ficción) la tecnología viene a hacerlo real de una manera relativamente fulgurante. Yo recuerdo que a mi padre (aparejador, no era tecnológicamente ignorante) casi se le cayó el tenedor de la mano cuando, viendo el telediario, oyó a Kennedy decir aquello de unidos alcanzaremos las estrellas y prometer poner a un hombre en la Luna antes de que acabara la década. Todo porque Alan Shepard había hecho un vuelo suborbital más parcido al disparo de un tapón de cava que a otra cosa. Pero ocho años después, sólo ocho años después, Neil Armstrong daba aquel gran paso para la Humanidad.

          No me gusta el determinismo histórico, pero lo cierto es que cuando el hombre se ha apoyado en la ciencia y en la tecnología para proponerse metas aparentemente inalcanzables, casi siempre lo ha logrado.

          Responder
        • Bertie - 11 enero 2017 - 11:25

          El #2 es muy importante. Si queremos hablar de ecología, hay que considerar el ciclo de vida completo del coche: desde su fabricación (incluyendo la extracción y procesado de todas materias primas necesarias) hasta su reciclaje. Teniendo en cuenta además que sólo el hecho de sustituir un vehículo por otro nuevo (del tipo que sea) implica un coste energético bestial, probablemente mayor que el ahorro en combustible del nuevo modelo en toda su vida útil. Desde el punto de vista ecológico, lo mejor sería un ‘retrofitting/overhauling’ del parque actual de vehículos con tecnologías modernas. Más o menos, lo mismo que se hace con los aviones y barcos.

          Responder
  • #014
    marcelo - 10 enero 2017 - 16:40

    Yo lo que no entiendo es lo de los vehículos híbridos… con autonomías de 500 km o más que se están consiguiendo en los eléctricos, quién en su sano juicio fabricaría o compraría un vehículo que necesita duplicar los motores, es más caro y más pesado y todavía está atado a las servidumbres técnicas de la gasolina? Y en el 2030 un tercio de los vehículos serán así??? Lo dudo mucho, ese gráfico parece una broma hecha en 10 minutos.

    Responder
  • #015
    Gorki - 10 enero 2017 - 16:46

    Es extraño que estando en el Salón del Automóvil de Detroit, no te hayas fijado en modelo eléctrico que Wolkswagen ha presentado, el I.D. Buzz, de aspecto como la mítica furgoneta VW Kombi, Es ya el segundo modelo eléctrico de la marca, y tiene una autonomía de 600 kilómetros, y tracción total.

    http://e00-marca.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2017/01/09/14839673349609.jpg

    Para mi, es un vehículo muy apetecible, con una autonomía que por fin se acerca a lo que considero el mínimo aceptable La pena es que a mi edad, ya no estoy para hacer camping en furgoneta, como he hecho una gran parte de mi vida. Así que sigo esperando pacientemente el coche medio con autonomía para 1000 km que sustituya a mi Ibiza, que es lo que realmente necesito.

    Lógicameente, y aunque tu no lo creas, todos los fabricantes de vehículos están preparándose al salto al coche eléctrico, que confundidos o no, esperan para dentro de unos 15 años, Tampoco creo que les preocupe demasiado confundirse en sus apreciaciones, pues cambiar sus cadenas de producción, para fabricar coches eléctricos en vez de coches de combustión interna, les llevará como mucho seis meses, lo que les lleva prepararlas para cualquier otro modelo y sustituir el motor de gasolina por eléctricos no plantea ningún problema de diseño, (otra cosa es el coche de conducción autónoma, algo mucho más complejo).

    Por tanto lo harán en cuanto perciban que hay mercado, porque es razonable que ellos compren lo que el público pida. Como antiguo vendedor, eso es lo que pedíamos los vendedores, fabricar lo que el público demanda, aunque la realidad, es que nos tocara vender lo que podíamos fabricar, le gustara o no al público. ¿Tienes datos de cuantos compradores compraría hoy un coche eléctrico como los actuales y cuantos volverían a comprar uno de gasolina?

    Responder
    • Krigan - 10 enero 2017 - 19:47

      El diseño de un buen coche eléctrico es muy diferente al de uno de explosión. Como el motor es tan pequeño, se pone directamente en el eje, y así no hay transmisión. Tampoco hay cambio de marchas, porque el eléctrico no lo necesita. Asimismo, las baterías son pesadas, pero las puedes distribuir como quieras, así que lo mejor es ponerlas a lo largo de todo el bajo del coche, donde no comen espacio, y mejoran la estabilidad del coche (bajo centro de masas).

      Es también conveniente el incluir un inversor de corriente, para que el motor sea capaz de actuar también como dínamo, y recuperar así parte de la energía en la frenada.

      Ahora bien, el principal problema que le veo a los fabricantes tradicionales es el famoso dilema del innovador. Existe demasiada tendencia, por razones más sicológicas que técnicas, a seguir como antes, en lugar de encabezar el cambio, hasta que ya es demasiado tarde.

      Que la gran mayoría de los clientes no sean capaces de darse cuenta de las ventajas del cambio no hace sino agravar el problema. En la superficie todo parece ir bien. Le estás dando a los clientes lo que piden, la demanda de lo nuevo es ridículamente baja… al principio. Pero el cambio sigue una curva exponencial.

      Basta con ver el gráfico para darse cuenta de que Ford y sus compadres están siguendo la política del avestruz. Predicen para el 2030 cosa de un tercio de coches de explosión, otro tercio de híbridos, y el tercio restante de “ZEV”, el cual (con asterisco) está subdividido en PHEV (otra ronda de híbridos), hidrógeno (¿alguien compra eso?), y finalmente ¡el eléctrico! Sí, metido con otros 2 en un asterisco.

      Es decir, que los fabricantes tradicionales están dispuestos a darle otros 13 años de ventaja a Tesla, la nueva Faraday, y cualquier otro competidor con ganas de romper el mercado.

      Porque claro, seguro, segurísimo que en esos 13 años la tecnología de baterías no va a mejorar, ni estas se van a abaratar… pese a que ambas cosas ya llevan años ocurriendo.

      Esta es la cruda realidad: Tesla les gana por goleada en el eléctrico. Si quieren estar de verdad preparados para el cambio, Ford y compañía deben como mínimo equipararse a Tesla, y mejor si la superan. Ahora, no dentro de 13 años. En lugar de eso, lo que están haciendo es apostar a que el cambio tardará en llegar y en realidad no será tanto cambio.

      Responder
      • Gorki - 10 enero 2017 - 20:23

        Pues parece que en el Smart no tuvieron mucha complicacion para transformarlo en electrico.

        No nos engañemos lo que sigue sin aparecer es una batería en condiciones, las de litio han dado todo lo que dan de si y han demostrado su ineficacia. Si aparece esa batería ideal el panorama cambia en muy pocos meses.

        Responder
        • Krigan - 10 enero 2017 - 21:21

          No, a la batería de litio todavía le queda mucho camino. Sigue bajando de precio a buen ritmo, y sigue mejorando:

          http://www.businesswire.com/news/home/20170109005575/en/Samsung-SDI-Presents-Innovative-Generation-Battery-Fast

          Como dices, el panorama puede cambiar en muy pocos meses, todo depende de las baterías.

          La situación es la siguiente:

          – El coche eléctrico es mucho mejor en todo salvo por las baterías.

          – Las baterías están mejorando y bajando de precio.

          – El cambio será muy rápido tan pronto estén disponibles las baterías adecuadas.

          – En el coche eléctrico Tesla les gana por goleada a los fabricantes tradicionales.

          Es esto último lo que debería preocuparles, y mucho. La cuestión no es si puedes cambiar la cadena de producción en 6 meses, o si va a ser en 9, la cuestión es si eres capaz de producir los mejores coches eléctricos.

          Responder
          • Gorki - 10 enero 2017 - 22:17

            Sinceramente, ¿ crees que alguien capaz de fabricar un Ferrari de Formula 1. tiene dificultad en diseñar un cochecito de golf?.
            Aparte de la autonomía ¿Qué les falta a los Smart eléctricos
            para ser como los Smart de combustión interna? Pues lo mismo si se ponen a ello, entre un Mercedes de gasolina y uno eléctrico. A ambos coches eléctricos les faltaría la autonomía, lo que frena al coche eléctrico desde la invención del automóvil.

            Señal de que lo pueden hacer es que como indico más abajo ´sólo en España ya se fabrican SIETE modelos de coches eléctricos. Otra cosa es que la gente no los quiera comprar po5r lo que sea.

          • Gorki - 10 enero 2017 - 22:30

            No se si has leído con detalle la web que indicas dedicadas a las baterías, Aparte de ser de Samsung, (esperemos que estas no exploten), su producción esta prevista, sino hay imprevistos para 2021, o sea que de momento no son mas que pruebas de laboratorio.

            Al final van a tener razón los de la Ford.

          • Krigan - 11 enero 2017 - 00:32

            Gorki:

            Sí que creo que unas empresas que son muy buenas desarrollando, fabricando, y vendiendo algo pueden encontrarse con serios problemas cuando ese algo sufre un cambio importante. De hecho, hay multitud de ejemplos. IBM, Kodak, Nokia…

            Pero oye, lo mismo podemos pensar que esos mismos fabricantes tradicionales que Tesla les gana ahora por goleada en el coche eléctrico de repente se van a volver una maravilla en el coche eléctrico tan pronto este despegue.

            Pues no. Si eres incapaz ahora, que las aguas están todavía tranquilas, no esperes volverte capaz de repente cuando se desate la tormenta.

          • Gorki - 11 enero 2017 - 12:24

            No te fies demasiado de Musk, podría ser un nuevo Ruiz Mateos o si quieres como Sir Clive Sinclair

            Así opina el MIT sobre él
            http://www.technologyreview.es/negocios/52861/infografia-elon-musk-genio-o-inventor-chiflado/

          • Bertie - 11 enero 2017 - 13:36

            Sí, el amigo Musk me da que es muy de ‘vaporware’. Pero también tenemos que entender cómo funciona la economía USA. Lo más importante, con muchísima diferencia, es maximizar el valor para el accionista. Hasta tal punto que los ejecutivos de una compañía pueden ser procesados si sus acciones no han ido encaminadas a tal fin. Por eso, la mayoría de empresas que cotizan en bolsa (las privadas algo menos) hacen todo lo posible para generar ‘hype’ y conseguir que suban las acciones. De ahí todo tipo de anuncios fastuosos, siempre prometiendo el oro y el moro. Y así nos encontramos casos como el de Theranos, con Steve Jobs reencarnado en ejecutiva, y que va camino de ser uno de los mayores fraudes en lo que va de siglo. Normalmente los inversores no tienen mucha idea de tecnología, y si alguien les dice que va a llegar a Marte en el 2030, o que para el 2020 todos los vehículos van a ser autónomos, igual se lo creen y ponen ahí su pasta. De eso se trata.

          • Enrique Dans - 11 enero 2017 - 13:59

            Ojalá todo el vaporware fuese como Elon Musk, y fuese capaz de pasar de un simple anuncio, a fabricar y vender el mejor automóvil de la historia y tener miles de clientes satisfechos en tan poco tiempo…

          • Rodrigo - 11 enero 2017 - 17:00

            Ójala tuvieramos a gente como Elon Musk en Espagna, y no a Ruiz Mateo, Paco el Pozero…. Daría para un libro de como destruir riqueza!!!

          • Gorki - 11 enero 2017 - 21:32

            No es una opinión personal mía sobre Elon Musk, sino del MIT, que tiene fama de una fuerte cultura empresarial, y esta sustentado por 1.000 miembros donde ha habido 78 Premios Nobel, 52 National Medal of Science, 45 Rhodes Scholars y 38 MacArthur Fellow. ( segun la Wikipedia)

            Me imagino que supondría a la hora de acudir a buscar financiación la Bolsa, o a un banco, que la Universidad de Deusto, o por que no, el Instituto de Empresa, dijera en su blog institucional, algo así de un empresario español.

  • #027
    Victor - 10 enero 2017 - 17:26

    A mi esto me empieza a recordar lo que pasó cuando salió el iPhone, algunos vieron que eso era el futuro y fueron hacia allí. ¿Serán Ford o GM las nuevas Nokia o Blackberry?

    Responder
  • #028
    Quim - 10 enero 2017 - 17:38

    Para cubrir las necesidades básicas un electrico basta, ni siquiera hace falta un coche, una bicicleta o un patinete bastan.

    Pero el que se quiere pillar un Bronco no lo hace para satisfacer una necesidad básica, lo hace para darse un capricho, lo mismo que el que se compra un ferrari, o se pilla un helicoptero para tirarse de la punta de un monte en vez de usar los remontadores de una estación. Desgraciadamente hay algo en lo que los directivos de Ford tienen razon, y es que probablmente esos coches sean lo que sus clientes quieren (otra cosa es que puedan permitirselos).

    Responder
  • #029
    Esteban - 10 enero 2017 - 17:51

    No, por supuesto que no saldrá de ellos comenzar la venta de coches electrícos en masa. Ni siquiera es su negocio. Cambiarán de negocio cuando el eléctrico sea mejor negocio.

    Pero es que además estas empresas son competidoras entre sí: desde que una de ellas se lance a la venta masiva de coches eléctricos será entonces una empresa menos rentable. Un suicidio, al menos a medio plazo.

    Su estrategia es claramente defensiva, esperando el mercado y los movimientos de los nuevos actores, los tecnológicos, los disruptivos, aquellos para los que el coche eléctrico sea su negocio. Mientras no existan amenazas ni oportunidades claras, no hay por que dar un paso.

    El negocio de la industria del tabaco no es la salud y el de los fabricantes de coches no son los coches eléctricos.

    Responder
  • #030
    Carlos Quintero - 10 enero 2017 - 18:28

    Debería existir un mercado inicial para coches eléctricos que son el segundo coche de la familia, coche urbano y pequeño que no es con el que te vas de vacaciones a la costa, ni necesita 5 o 7 plazas, ni necesita 600 Km de autonomía y en principio le bastaría con recargar en el garaje del domicilio. Pero aunque existiera ese mercado a día de hoy, ni hay muchos modelos para elegir, ni el precio es el adecuado. Si esta situación perdura 2 o 3 años, o perdura 15, me temo que dependerá de competidores de fuera de la industria, capaces de hacer lo que hizo Google con GMail en 2004: ofrecer 1 GB (el doble en 2005) cuando los demás ofrecía 2 MB, con una interfaz de usuario muy fácil, y a un precio imbatible… los otros actores que podrían cambiar el panorama serían los políticos nacionales o locales, pero está por ver si tienen la valentía y la decisión de acelerar la transición (yo no lo creo).

    Responder
    • Gorki - 10 enero 2017 - 22:36

      Mas razonable es que existiera un mercado de motos eléctricas, cuando la mayoría de los motoristas no se aleja ni 200 km de su casa en moto y tampoco lo hay. Yo al menos lo veo sencillo, una mochila o una cartera con la batería, ( digamos unos 4 kilos), te subes a la moto, la colocas en su sitio y te enchufas y al llegar al destino te desenchufas y la pones a cargar en donde haya un enchufe de 220 Volts.

      ¿Por qué no se comptra algo así?

      Responder
  • #032
    Pepe Perez - 10 enero 2017 - 19:19

    Es como si le hubieras preguntado hace diez años a Cebrian por el futuro de la prensa en papel. Te hubiera dicho y seguro que lo ha dicho que excepcional. No les interesa cambiar el estado de las cosas. Les va bien tal y como están. Tendrá que venir alguien de fuera a cambiarlo.

    Responder
  • #033
    Dedoenlallaga - 10 enero 2017 - 19:28

    La inmensa mayoría se empeña en ignorar las profundas tendencias suicidas que habitan en el ser llamado humano. Por eso son necesarios BLOG como está para darles de cuando en cuando un buen soplamocos en todos los morros porque, sin duda, es mucho mejor pasar por el dolor de una buena hostia que intentar suicidarse de continúo y, como en este caso, aprovechar para llevarse por delante a gran parte de los congéneres… Y luego hablamos con asombro y terror de los terroristas suicidas: ¡¡¡son unos fuck aficionados!!!, ¡¡¡estos de la industria de la automoción los superan con creces!!! Ah, y luego dimiten con “pensiones” de 3.000 (sí, TRES mil) euros diarios, sí DIARIOS… (véase V.W.)

    Responder
  • #034
    Gorki - 10 enero 2017 - 20:53

    Lo que es un error es mantener que los fabricantes de coches no quieren hacer coches elétricos. Como ya expuse en otra parte sólamente en España, se fabrican las siguientes furgonetas electricas:

    — Citröen Berlingo Electric (Grupo PSA)
    — Comarth Cross Rider (Comarth)
    — eNV200 (Nissan Ibérica)
    — Little 4 (Little Cars),
    — Peugeot Partner Electric (Grupo PSA)
    — Twizy (Renault)
    — Vito E-Cell (Mercedes).
    Si estos modelos se fabrican en España, ni te cuento cuantos deben fabricarse en todo el mundo (china y la India incluidos). Lo que pasa es que la gente no los compra, (en cantidad).

    No obstante yo empiezo a encontrármelos por la calle de vez en cuando, y aun no me he encontyrado un Tesla.

    Responder
  • #035
    Mauricio - 11 enero 2017 - 00:08

    Enrique, tus análisis sobre los vehículos autónomos y sobre los eléctricos son siempre muy interesantes, pero también dejan claro que a ti realmente no te apasionan los automóviles. Esta ausencia de un fuerte vínculo hacia dicho mundo hace que hables con bastante objetividad del mundo automotriz, lo cual me parece positivo, pero no te está permitiendo valorar adecuadamente el enorme peso que tiene la pasión por los automóviles para quienes están inmersos en ella, pasión que no solo abarca a quienes les encantan los autos grandes y potentes sino a todo un abanico de personas con una enorme cantidad de gustos diferentes, incluida la gente a quien le emocionan los Tesla principalmente por su excelentísima aceleración o a quienes autos como el 2CV, el Mini o el Trabant les resultan extremadamente significativos aunque su potencia y rapidez nunca hayan sido la razón de su fama.

    Cuando uno analiza los productos de Apple, por ejemplo, para bien o para mal no puede dejar de lado a los fanboys de dicha marca, que le han traído a dicha empresa una fama y prosperidad no siempre merecida. Tanto en este caso como en el de los automóviles u otros objetos de consumo sería deseable que los analistas sean muy objetivos, pero que parte de dicha objetividad la inviertan también en analizar el enorme peso que tienen los fans de un producto en la posición que pueda alcanzar el mismo en el mercado.

    Por otro lado, en ocasiones uno mismo se ha vuelto menos objetivo de lo que cree. La revista alemana Cicero en su edición de julio de 2013 hablaba sobre Die neuen Statussymbole (Los nuevos símbolos de estatus). La portada de dicho número muestra a alguien, con algún parecido físico a un conocido profesor del IE, exhibiendo su nuevo objeto de orgullo, con una actitud similar a la de quien se siente definitivamente del lado correcto. Esta actitud es algo en lo que todos podemos potencialmente caer y ante la cual debemos estar siempre vigilantes.

    En una línea similar a lo publicado por Cicero considero que está el concepto de LOHAS, que es uno de los segmentos del mercado a los cuales apuntan varios de tus artículos y que sería conveniente analizarlo también desde una adecuada distancia.

    Responder
    • isangi - 12 enero 2017 - 10:00

      Muy de acuerdo, me encantaría saber que opina Enrique Dans de Top Gear // The Grand Tour. y, a parte, de Jeremy Clarkson.

      Responder
  • #037
    Alqvimista - 11 enero 2017 - 08:36

    Si, como la industria pretende, los motores de gasoil y gasolina siguen fabricándose más allá de 2020 (...)

    En este asunto del automóvil estoy de acuerdo contigo al 99%, pero a veces creo que pecas de una absoluta candidez (no te lo tomes como un insulto que no es esa la intención).
    A ver, ¿de verdad crees que hay una sola posibilidad entre un millón de que se dejen de fabricar motores de explosión de aquí a TRES años? Y hablo de posibilidad real, no de soñar con ello. Y por hablar concretamente de España, ¿qué probabilidad hay de que un español cambie su coche de menos de diez años por otro “sólo por una cuestión ecológica”? Al menos mientras no haya leyes que lo empujen a ello, cosas del tipo “por aquí no se puede circular con ese coche”.
    Es más, incluso si el problema de las baterías dejaran de ser un problema ahora mismo, el plazo de 15 años que mencionas al principio ya me parece bastante real…
    Puede que los jóvenes estén cambiando su mentalidad en cuanto a la posesión de un automóvil o en cuanto a su forma de uso, pero si en una autoescuela con veinte alumnos encuentras a cinco que digan que “quieren comprar un coche pequeño que no contamine” te invito a una cerveza.
    A mi ese gráfico no me parece aberrante, al contrario, me parece bastante realista (y no porque me guste precisamente).

    Responder
  • #038
    Alfonso - 11 enero 2017 - 08:44

    De verdad no dejan de sorprenderme frases como esta:
    ” Poco importa que en realidad, la tecnología del vehículo eléctrico esté madura como para tomar el liderazgo desde hace ya varios años”

    ¿Está madura la infraestructura de recarga en carretera e incluso en casa, donde casi nadie tiene un enchufe con contador independiente?
    ¿Está madura para los cientos de miles de coches que duermen en la calle porque no tienen garage?
    ¿Es que no veis que cada año se mejoran sensiblemente las prestaciones de las baterías, el elemento más caro y crítico de un coche eléctrico? Por definiciòn estos grandes avances sólo suceden cuando una tecnología es inamadura.
    Si compras un coche electrico hoy y quieres venderlo dentro de 4 años con lo que habrán mejorado las prestaciones y autonomía ¿cuanto crees que te darán por tu eléctrico desfasado? Casi nada.

    Cuando alguien saque al mercado un utilitario eléctrico competitivo(no un coche para ricos…) y tengamos una infraestructura decente de repostaje se lo van a quitar de las manos.

    La unica razón por la que se venden híbridos, mucho más complejos, caros y sin subvención, es precisamente porque el ecosistema eléctrico puro no es competitivo. Si lo fuese se venderían solos….

    Responder
  • #039
    Arturo - 11 enero 2017 - 14:03

    La gráfica parece razonable teniendo en cuenta que está realizada por la propia industria, que le interesa un cambio progresivo. Lo que no tienen en cuenta es la interacción entre el coche eléctrico y el autónomo. Según los mismos fabricantes el coche autónomo será habitual en 5-6 años, para entonces será factible el transporte privado en las ciudades como un servicio y para estas flotas lo lógico serán vehículos eléctricos no solo por contaminación sino porque una gran autonomía no será un factor crítico para desplazamientos en ciudad. A poco que la legislación fomente los coches de cero emisiones en los centros de las grandes ciudades, el desarrollo del coche autónomo (por el que todos los fabricantes apuestan) aceleraran la comercialización del coche eléctrico.

    Responder
  • #040
    Edwin Zorrilla - 11 enero 2017 - 14:48

    Ford no se debe comparar con las tabacaleras, sin duda es la nueva Kodak, aferrándose a una tecnología que quedara obsoleta en menos de 10 años.
    Todas las objeciones que mencionan sobre autonomía, infraestructura de carga y economía son absolutamente superables y la curva de aprendizaje que lleva Tesla lo demuestra. De otro modo sería imposible que un nuevo jugador como Tesla haya podido entrar y competir con sus modelos de alta gama en un mercado tan maduro como la industria automotriz, si lo piensan bien es sorprendente y ahora con una estrategia genial van por las gamas medias y económicas,.
    La infraestructura de carga se desarrollará por la propia demanda, por la facilidad de instalación dada la extensa electrificación que existe en el planeta y por el apoyo de los gobiernos importadores netos de petróleo que son muchos como el Perú, donde vivo, que importa 130 mil barriles de crudo al día que no producimos mientras tenemos uno de los costos más bajos de electricidad del planeta gracias a hidroenergia de Los Andes y gas natural, una matriz energética muy limpia que ahora se complementa con renovables eólicas y solares con costos asombrosamente cada vez más bajos.
    En Perú somos 30 millones que no vamos a esperar 15 años para esta transformación por que no están considerando la visión energética que debe tener cada país de acuerdo con sus recursos, olvidan como es típico en la cultura gringa que hay un mundo allá fuera que no habla inglés y que los gobiernos importadores de hidrocarburos obviamente se están dando cuenta qué hay que usar la energía que se tiene y mejor aún si es renovable y limpia, por lo que no se trata de subvenciones más bien de inversión para mejorar la balanza comercial energética y ahorrar muchas divisas a futuro.

    Responder
  • #041
    JOSE ANTONIO GAES - 12 enero 2017 - 12:29

    Un viejo dicho afirma que las estadísticas son como las farolas, unos las usan para iluminar y otros para agarrarse a ellas.

    Tras “la verdad sobre los vehículos eléctricos y la industria del automóvil” aparece ahora este cuadrito con el que se pretende demostrar la culpable lentitud de la industria y sus aún mas malvados distribuidores.

    Lo único que saco en claro del mismo, es que el 2015 no esta bien representado (1,3 millones de coches eléctricos sobre 1200 millones en total no aparecería en la gráfica) y que en el 2030 el 66% de los vehículos serán eléctricos.

    Intuyo, por el miedo que me da el crecimiento exponencial, que con estos datos, si el año 2031 apareciese en la gráfica, habrían desaparecido por completo los “marditos” motores de combustión interna.

    Como mis matemáticas están bastante oxidadas, pido ayuda a algún voluntario para estimarlo.

    De confirmarse, ¿puede alguien en su sano juicio considerar este gráfico como factible o incluso conservador?.

    Responder
  • #042
    Seguros - 16 enero 2017 - 08:24

    La verdad es que no entiendo bien la estadística, pero lo que sobre todo no entiendo es como, de repente, todas las marcas, al unísono, se ponen manos a la obra en lanzar la tecnología limpia. No suena a lobby?

    Responder
  • #043
    Ciudades - 20 enero 2017 - 00:15

    Hay un elemento que hará que el coche eléctrico sea el más demandado, y es la conciencia ecológica, pasan los años y cada vez más personas se hacen conscientes del problema en términos de contaminación que hay en las ciudades, eso hará que aunque más caro, se acaben comprando coches eléctricos.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG