Apología de la autodestrucción

Self-destruction buttonA principios del año 2017, la industria del automóvil, convertida en un auténtico escaparate para muchas otras, está inmersa en un torbellino tecnológico que incluye cambios tan brutales como la transición hacia nuevos motores y combustibles limpios, la evolución hacia vehículos autónomos más seguros, y la modificación del modelo de propiedad para pasar de ver los vehículos como productos a verlos como servicio. Todas las compañías están inmersas en una alocada carrera por presentar vehículos más revolucionarios, más autónomos, más conectados…

Pero contrariamente a lo que muchos piensan, el verdadero reto en esta ocasión no está en lo incremental, sino en lo disruptivo, prácticamente en lo brutal: las compañías que triunfen, aquellas cuyos nombres seguiremos viendo dentro de unos años, serán aquellas que sean capaces de autodestruirse de manera más radical.

En gestión empresarial, el concepto de autodestrucción, que ya he tocado en artículos anteriores, tiene un problema fundamental: aunque a muchos les parezca provocativo y atractivo por lo que conlleva de reinvención, muy pocos son los que de verdad se atreven a llevarlo a la práctica más allá de unos pocos gestos para la galería. El camino de lo incremental resulta mucho más seguro, nos sitúa en avenidas conocidas, compitiendo contra otros que lo interpretan habitualmente igual que nosotros, comunicándolo a través de los mismos medios de siempre, y paseándolo por las mismas ferias que conocemos desde que la industria es industria. Basta echar un vistazo al panorama que se avecina en el próximo North American International Auto Show (NAIAS) de Detroit, por el que me pasaré en unos pocos días, para ver cómo las marcas se afanan en una carrera sin sentido por ser los primeros capaces de llegar a los medios con un prototipo de vehículo más impactante que los demás.

Todo indica que la bofetada que compañías como Google, una tecnológica, o Tesla, una recién llegada, atizaron a la industria del automóvil fue tan grande, que llevan ya años intentando curársela sin saber cómo ni con qué. Por mucho poderío que la industria automovilística afirme tener, resulta que varios años después, no existe aún ningún vehículo fabricado por esta que se acerque ni siquiera mínimamente al nivel de autonomía de los modelos probados por Google, y ninguno que pueda compararse a la brillantez y eficiencia en prestaciones que muestran los automóviles fabricados por Tesla. Y esa verdad escuece, escuece mucho. Que Google no tenga ningún interés en vender coches – y de hecho afirme que no está creando un coche, sino un conductor – o que Tesla haya fabricado algo menos de 80,000 unidades en 2016, frente a las millonarias producciones de la industria automovilística tradicional, y parezca posicionarse más como una empresa dedicada a la producción de baterías que de automóviles tampoco ayuda. Tras muchas décadas dedicándote a algo, llega alguien de fuera, demuestra que las cosas se pueden hacer incomparablemente mejor, y pone toda la industria patas arriba.

Mi posición cuando acudo a una feria del automóvil es clara y fácil de definir: carezco totalmente de interés por cualquier cosa que eche humo. Considero no solo que la era de los combustibles fósiles está acabada, sino que las empresas automovilísticas, por el hecho de seguir fabricando vehículos con motores de combustión interna (ICE), están incumpliendo las normas más evidentes de lo que debería definirse como responsabilidad social corporativa. Por eso, cuando veo carreras – nunca mejor dicho – por presentar el vehículo más autónomo o el híbrido más potente, automáticamente entorno mis ojos y pierdo interés en una industria aún trágicamente dominada por petrol-heads, que aún notan como se erizan los pelillos de su nuca cuando pisan un acelerador y escuchan el rugir de un motor potente. No, por el camino de lo incremental y de seguir quemando combustible no se va a ningún sitio. Para la industria automovilística tradicional, el motor de combustión interna es el equivalente al santo grial, a la piedra angular sobre la que han construido sus imperios. Y decirle adiós es algo que se ve como la auténtica destrucción del automóvil que conocemos… la auto-destrucción.

¿Alguna vez se han planteado en la industria automovilística lo patético que resulta que un absoluto recién llegado como Elon Musk haya sido capaz de fabricar el mejor automóvil de la historia, frente a una industria con décadas y décadas de experiencia? Y más aún, que tras haberlo fabricado, haya liberado completamente sus patentes para su uso por parte de cualquier otra compañía, y aún así no haya habido ningún otro competidor capaz de hacerle mínimamente sombra? ¿Cómo es posible que mientras un competidor ha demostrado fehacientemente que se pueden crear vehículos atractivos y que no contaminan cuando circulan, el resto de la industria siga empeñada en la ruta de los vehículo híbridos – una auténtica manera de hacerse trampas al solitario – o sigan compitiendo por crear motores más potentes y sucios? La respuesta es muy sencilla, y se llama foco. La industria automovilística tradicional, ante semejante avalancha de cambios, carece completamente de foco.

Si la industria tradicional quiere de verdad ser alguien, solo tiene una ruta: la de la autodestrucción. Tomar el elemento más icónico, el motor de explosión, y convertirlo en historia. Destruirlo. Acabar con él. Poner fecha al final de su fabricación. Que esa transición es tecnológicamente posible es algo que Tesla ya demostró hace tiempo: ahora, solo queda tener los arrestos de seguir el camino marcado. O, si se sabe y se puede, tratar de mejorarlo. Pero no, la industria tradicional no para de dar muestras de que no tiene lo que hay que tener para anunciar algo así. En este momento, la gran pregunta en la industria automovilística tradicional es tan sencilla como cuál será la primera marca que ponga fecha al fin de la fabricación de motores de combustión interna. No hay ninguna otra. Todo lo demás es meramente circunstancial.

Que fuesen los alemanes de Daimler, en su momento inventores del primer vehículo con motor de explosión, tendría una cierta justicia poética. La compañía ha demostrado su vocación schumpeteriana invirtiendo en compañías como MyTaxi, Car2go o Moovel que, en caso de tener éxito, reducen claramente el incentivo a que una persona que vive en una ciudad decida adquirir uno de sus vehículos, y mantiene internamente teorías como la que afirma que el transporte urbano está destinado a ser completamente gratuito, pero de ahí a anunciar algo como “Daimler abandonará la fabricación de motores de explosión en el año 2019”, por ejemplo, aún va un largo trecho.

Que fuesen sus compatriotas alemanes de Volkswagen, sumidos en la mayor crisis económica de su historia y pensando como hacer frente a multibillonarias sanciones tras el escándalo que nos permitió conocer su absoluta irresponsabilidad y su desdén por la salud de todos, le daría al movimiento un carácter casi heroico… aunque seguramente, imposible e inasumible para una compañía como esa.

Otro potencial candidato podría ser Ford, la marca que dio  lugar al sueño de “un automóvil para cada persona” mediante el desarrollo de la cadena de montaje, un sueño que ya se ha probado medioambientalmente insostenible, sería una bonita manera de corregir lo que fue un despropósito, que si bien podría parecer justificado por el paso del tiempo y la escasa previsión que del problema medioambiental podía tenerse a principios del siglo pasado, no deja de ser, en gran medida, lo que nos ha traído hasta aquí. Ford convirtió el automóvil en un producto de consumo, en algo “que había que tener”, en un elemento de prestigio social. Pero la marca, si bien acaba de anunciar la cancelación de su inversión en una planta convencional en México tras sufrir el acoso de Donald Trump y la inyección de $700 millones en una planta en Michigan dedicada a vehículos eléctricos, no oculta que, en realidad, la mayor parte de esa inversión no va dirigida a vehículos eléctricos como tales, sino a vehículos electrificados, un eufemismo que se corresponde con vehículos híbridos. Y por mucho que la industria del automóvil se empeñe en convencernos, todos sabemos que la apuesta por el vehículo híbrido es simplemente lo que es: una manera irresponsable y anti-ética de prolongar la vida del motor de explosión. Sobre la base de sus vehículos híbridos, Ford está haciendo importantes apuestas por la conducción autónoma, por la integración con socios tecnológicos interesantes y por la idea de sustituir la venta a particulares por ventas a flotas de vehículos en régimen de pago por uso, pero en el fondo, toda la apuesta está condicionada por la aparentemente inamovible voluntad de seguir quemando gasolina.

A principios de 2017, y con la fábrica de baterías de Tesla ya en producción, la gran pregunta para la industria automovilística sigue siendo la que es: ¿cuál será la primera marca en poner fecha al fin de la producción de motores sucios?

 

 

 

This article was previously published in English at Forbes, “This motor industry will self-destruct in… ?

 

39 comentarios

  • #001
    Raul SB - 5 enero 2017 - 18:41

    No te digo que no, pero otra lectura es que no creo que TODOS en la industria de la automoción sean tan tontos e irresponsables como los vendes. Son gerentes de empresas, y además de ser irreverentes y disruptivos tienen que vender. Eso que todo el que no ha hecho menosprecia y simplifica.

    La verdad es que si analizamos los vehículos más vendidos en España hasta después del verano (no he encontrado datos a diciembre aun):

    https://www.google.es/amp/www.autopista.es/amp/coches-mas-vendidos-por-segmento-2016

    El hecho es que se venden más SUVs que utilitarios, cuando no debiera ser lógico. No?

    Bueno pues estos señores se dedican a vender los coches que quieren sus clientes.

    Si, la gente quiere eléctricos si. Pero no al coste que tienen hoy en día, pequeño detalle.

    http://forococheselectricos.com/2016/08/top-10-de-los-coches-electricos-mas-vendidos-y-mayores-fabricantes-de-2016.html

    Por cierto, últimamente sigo a BYD y estoy convencido de que es el germen de más de un dolor de cabeza para Tesla, Ford, Volvo y cía….

    • rodrigo - 5 enero 2017 - 19:03

      Te desvías del debate. El debate no es que esta gente siga vendiendo coches de combustión interna, sino que no han mostrado todavía un plan serio para competir con Tesla o Google, que son empresas un poco decadentes porque no hacen suficientes esfuerzos por mejorar una tecnología eléctrica que ayudaría a disminuir los niveles de contaminación.

      • Raul SB - 5 enero 2017 - 19:27

        No no me desvío. Parte del debate esta en vender lo que lo que la gente quiere.

        Napster y Airbnb triunfaron porque dieron más por menos. Desde el inicio. La inversión inicial era menor que la alternativa.

        El coche eléctrico es más caro, MUCHO MÁS. Y solo si lo usas se acaba amortizando.

        Si, hay que ser ecológico. Eso se lo dices tuba a la gente.

        Desde hace más de 12 años es obligatorio instalar captadores solares térmicos para ACS en viviendas de nueva construcción. Ahora dale a elegir a la gente. El 90% de las comunidades de vecinos, en la primera reunión, a la vista del coste de mnto deciden no usarlas. Triste si, pero realista.

        El ICE se extinguirá? Si, el día que la alternativa sea más barata. Ahí radica el ecologismo de la gente

        • Krigan - 5 enero 2017 - 20:34

          Tú espera a que llegue el robotaxi, que esa va a ser la opción más barata con diferencia, y sin ninguna inversión inicial para el consumidor.

          • Raul SB - 5 enero 2017 - 21:40

            Si es así no dudes que pasará tal y como dices.

            Mientras tanto más valdría que se invierta en educación si quieren tener consumidores…..

        • Rodrigo - 6 enero 2017 - 12:38

          El tema es complejo, eso es claro, y a veces en el tema de las nuevas tecnológias se vende demasiado humo cuando la realidad es otra.
          No creo que sea el caso de la industria del automovil. Tesla va sacar este agno el modelo 3 por menos de 40k dolares. Es algo más caro que el precio de una berlina normal, pero no mcuho más, y seguramente ofrezca mejor calidad y acabados. Quizás los precios se empiezan a igualar antes de lo que pensamos.

          La industria tradicional del automovil va cambiando lentamente como dice Enrique. Por qué? Supongo que no es fácil hacer un cambio tan rapido en un sector tradicional con empresas tan enormes.
          Yo lo creo que pasará es que como en todas las revoluciones habrá ganadores y perdedores. Y habrá empresas tradcionales de automóviles que a lo mejor se llevan un susto.

  • #007
    Jesús Sánchez - 5 enero 2017 - 18:59

    Enhorabuena, Enrique, por tus artículos ambientalistas. Después de más de 40 años tratando con ecologistas apasionados que viven su buena ideología casi como una religión, he descubierto en ti el ecologismo razonado y argumentado. Me resulta muy gratificante poder leer a un “loco documentado”, como tú. Me da alas.

  • #008
    Gorki - 5 enero 2017 - 19:26

    Pese a tener el tren bala, no parece que los chinos deseen abandonar el coche propio, con solo servir al mercado chino hay para algunos años de producción.
    https://www.youtube.com/watch?v=5Nbh4B_K5lI

    • Raul SB - 5 enero 2017 - 19:39

      Eso decían los fabricantes de móviles y mira ahora el top 5:

      https://www.google.es/amp/s/m.xatakamovil.com/mercado/asi-queda-el-top-5-de-fabricantes-moviles-con-oppo-y-vivo-y-sin-xiaomi/amp?client=ms-android-samsung

      • Gorki - 5 enero 2017 - 20:10

        No he dicho que los coches de china los hagan los americanos, sino que el coche privado tiene aun mucho porvenir.

        Llegará un día, como nos pasa a los europeos, que chinos y indios, dejen de desear tener un coche en propiedad y lo quieran en carsharing, pero pasará mucho tiempo antes que eso ocurra y en conjunto, solo esos dos países deben suponer la mitad de la población mundial. Añade a otros emergentes, como Indonesia, Mexico o Brasil y 2/3 de la humanidad aun aspira a tener un coche propio, eso da para muchos años fabricando utilitarios como el Ibiza, aun que quizá sean eléctricos, si realmente sabemos obtener energías alternativas y descubrimos mejores acumuladores.

        Pese a lo catastrófico que esta resultando, pienso que tiene más porvenir Solar City que Tesla.

        • Raul SB - 5 enero 2017 - 20:15

          Absolutamente de acuerdo en todo lo que dices, pero aún así el éxito de Solar City dependerá de lo que demanden los clientes. Hasta ahora el ecologismo de la sociedad cuando le tocan a uno el bolsillo deja mucho que desear.

          O es más rentable desde el principio o para las adopciones masivas aún quedan unos añitos…..

          • Gorki - 5 enero 2017 - 23:07

            S i como esperan consiguen bajar los precios de las placas solares las venderán en cantidad Hoy sin buenos acumuladores, generar energia solar no es rentable porque tienes que ponerte en manos de las eléctricas que son tu competencia no puedes hacer autoconsumo que es lo rentable.

  • #013
    Gorki - 5 enero 2017 - 19:58

    Por otra parte Musk no aciertan siempre
    “Elon Musk reconoce que Autopilot es demasiado peligroso para los humanos”
    http://www.technologyreview.es/blog/347/31379/elon-musk-reconoce-que-autopilot-es-demasiado/
    “Palabra de Tesla, promesa rota”
    http://www.technologyreview.es/negocios/51759/palabra-de-tesla-promesa-rota/

    Y aquí una critica a la gestión de Musk y una aterradora grafica de las pérdidas de Tesla
    “Elon Musk, el visionario y genio que podría morir como un simple inventor chiflado”
    http://www.technologyreview.es/negocios/51963/elon-musk-el-visionario-y-genio-que-podria-morir/

    • Raul SB - 5 enero 2017 - 20:08

      También habría que analizar el negocio de baterías y energía solar.

      http://www.lifehacker.com.au/2016/01/tesla-powerwall-2016-pricing-number-crunch-and-payback-times/

      http://www.catalyticengineering.com/top-ten-facts-about-teslas-350kwh-powerwall-battery/

      Ahí si me gustaría a mi que peguen fuerte y en poco plazo.

      • Gorki - 5 enero 2017 - 23:11

        Las baterias actuales son una castaña. Cargan poco y dejeneran en pocos ciclos de carga, Comprarse un coche con baterías de Litio, es pagar en reponer baterias lo que ahorras en combustible.(eso suponiendo que no traspasa en los impuestos de la gasolina a la electricidad del automóvil)..

  • #016
    Angel - 5 enero 2017 - 19:59

    Tesla es a la industria automovilística como Apple a la telefonía en el 2007 con el iPhone: una empresa que innova, hace disrupción y patea el tablero. Hoy casi todos estamos tocando una pantalla con los dedos… Lo mismo pasará con los automóviles, aunque por lo que dices la transición será muy lenta. A menos que aparezcan más “Teslas” y la competencia haga lo suyo. Pero en este caso necesitaremos de un “apagón petrolero”, que solo lo podrían fomentar países importantes sin petroleo, obviamente.

    • Raul SB - 5 enero 2017 - 20:36

      Mmmmm si y no. Cuando salió el iPhone había colas para comprarlo EN TODOS LOS PAÍSES Y POR TODOS LOS ESTAMENTOS SOCIALES y todas las marcas decidieron copiarlo en poco tiempo.

      Con Tesla eso aun no ha pasado.

      • Krigan - 5 enero 2017 - 22:44

        ¿Mande? Pero si la cola de espera para comprarse un Tesla es más larga que un día sin pan… y eso que son coches que la gran mayoría de la gente no se puede permitir.

      • Angel - 6 enero 2017 - 04:39

        El primer iPhone solo se vendió en USA (lamentablemente) así que cola en todos los paises no hubo. Y menos con lo que salía, mucho mas caro que ahora. Pero igual ese es otro tema, no perdamos el foco.
        La conplicado está en los intereses petroleros, tanto de empresas (gigantes) como de paises y eso es muy dificil de quebrar.

  • #020
    marcelo - 5 enero 2017 - 20:01

    A nadie le interesa que los coches eléctricos tomen el relevo de la combustión, almenos a corto plazo:

    – los estado tienen un magnífico y lucrativo monopolio sobre la gasolina al que simplemente no pueden renunciar, y para compensar las pérdidas habría que cargar a los vehículos eléctricos con unos enormes impuestos (y si estos vehículos son autónomos y le quitan el trabajo a seres humanos, la carga impositiva debería ser brutal).

    – El descenso en picado del precio del petroleo provocaría, no ya la ruina de las compañías petroleras y el hundimiento de los índices bursátiles, sino una cadena de defaults soberanos que haría saltar por los aires la economía mundial y se llevaría por delante enormes países y regiones enteras… Rusia, Arabia, Iran, Iraq, Venezuela, México, Brasil, etc… sería el caos económico, y con la clase de países implicados, inestabilidad geopolítica garantizada.

    – Y las grandes empresas, pues están muy tranquilas tal como van las cosas y sus accionistas más o menos contentos, para qué van a cambiar y meterse en berenjenales? Mientras Tesla solo fabrique unos pocas decenas de miles de vehículos y Google ni se lo plantee, mejor seguir igual. Pedir a este tipo de compañías una revolución me parece que es poco realista, se apuntarán al carro cuando toque.

    – Además queda el cuello de botella de las baterías, no hay litio para todos… petroleo todavía sí.

    • JJ - 5 enero 2017 - 22:49

      Efectivamente. El relevo del motor de combustión interna en propiedad con el coche eléctrico-autónomo y compartido (carsharing), tiene implicaciones de toda índole, más allá de la viabilidad de la vertiente tecnológica (ya lograda en gran parte) así como, en el caso del uso de coches como un servicio, del cambio en estilo de vida de los individuos y la Sociedad.

      Siempre que se trata del tema del coche eléctrico y de plataformas de carsharing, hablamos de grandes capitales pero hay otra realidad poco visible en los medios pero muy frecuente en la práctica: en muchas comarcas, mucha gente vive en pequeños pueblos, ciudades pequeñas, urbanizaciones, caseríos, casas de campo, etc… con malas o deficientes comunicaciones de transporte público entre dichas poblaciones, donde uno no dispone de transporte público a cualquier hora ni desde cualquier lugar; en estos lugares, de no haber vehículo privado en propiedad, ciertas actividades, simplemente, no son viables y uno se ve bastante limitado. Volver de marcha a las 3 de la mañana, desde un pueblo a 10 km de otro sin coche propio obliga a pillar taxis, pero en estas localidades, los taxis suelen ser uno o ninguno, es decir, casi inexistentes (salvo exista una capital o ciudad de cierto tamaño cercana), no siempre es viable el compartir vehículo, hay miles de situaciones que pueden darse donde no sea siempre esto posible, y además no sale muy barato si lo hace uno solo (otra cosa es que se trate de varios del mismo pueblo, claro). ¿ Sucede algo ? No pasa nada, claro, tampoco pasa nada por no viajar/visitar muchos sitios, uno vive (lo que es vivir) igual (aunque con menos experiencias, claro). El caso es que debemos ser conscientes que, en un contexto sin vehículo privado, simplemente, se dejarán de hacer ciertas cosas: si no tienes vehículo para desplazarte, trabajas viernes hasta las 21:30h y tienes una cena a las 22:00h en un pueblo a 20 km del trabajo, pues, como no haya alguien que dé la casualidad que va a esa misma hora para dicho pueblo desde cerca de tu trabajo, no podrás asistir a dicha cena… además está la vuelta, si tú eres el único de fuera, pues o te dan cama/alojamiento alguno de los comensales en el pueblo destino o la vuelta se complica si no hay servicio de taxis en la madrugada. Resultado: cuando la cosa se complica mucho, no vas, y punto, uno dejará de realizar actividades que impliquen salir de su pueblo a horas intempestivas, de echarse novias a 80 km y las buscará/encontrará en el barrio/pueblo y se conformará a lo que tenga accesible caminando o en transporte público a horas diurnas normales (salvo empiece a buscar Blablacar intempestivos de ida y vuelta, si lo hay, pero condicionado a unos horarios, claro, ya no puedes ir y volver de un sitio cuando te plazca), sobre todo, como digo, en zonas de pequeños pueblos y ciudades pequeñas con transporte público malo, de pocos horarios, caro y sin horario nocturno (es decir, resumes tu vida a trabajo-casa, casa-trabajo sin muchas opciones de improvisación, de movilidad, de cambio de planes o de decidir hacerte un refresco con alguien después de salir tarde del trabajo porque uno ha de volver a su domicilio y no tendrá cómo volver después).

      Los cambios parecen bonitos, pero como todo en esta vida, tienen una parte desfavorable y es que probablemente lo que antes del cambio hacías, después ya no puedas llevarlo a cabo igualmente.

      En cualquier caso, dejando a un lado la parte social y de libertades y movilidad individuales, esta situación actual es insostenible medioambiental y sanitariamente y es, como comenta el artículo, cuestión de tiempo que el motor de combustión interna desaparezca de las cadenas de producción y que vayamos más a una economía colaborativa de compartir bienes y servicios frente a la actual situación mayoritaria de posesión de bienes y servicios. Compartir un bien y servicio, frente a poseer, implica ceder, adaptarse y ser tolerante con los demás, y eso, no nos engañemos, suele llevar aparejadas ciertas limitaciones en las libertades individuales… pero no queda otra pues, por el camino que vamos, en menos de un siglo no me quiero imaginar qué mundo (estercolero) tendremos…

    • Alqvimista - 6 enero 2017 - 10:02

      Error. El petróleo se destruye en su camino hacia la gasolina y otros combustibles.
      El cuanto al litio, no sólo hay enormes cantidades por explotar sino que, y esto es fundamental, es reciclable.
      Es imposible recoger los desechos de combustión de un motor y reconvertirlos en petróleo, sin embargo si es es posible, y se hace, volver a obtener litio y otros componentes reciclando baterías.

  • #023
    Xaquín - 5 enero 2017 - 20:29

    Me gusta el tono de la entrada, pero me gusta menos el pesimismo de algún comentario. La gente ve “Sálvame” y algunos dicen que la gente lo pide, seguro?
    La gente pide diésel (no olvidemos que se “vendió” ocultando sus efectos secundarios!) y decimos que quiere comprar diésel… será!
    La gente pasa de superpoblación y de consumismo (quiere más, más… o eso dicen), así que lo que quiere la gente es desaparecer… parece lógico!!

    Ah, pero existe la educación ambiental?

  • #024
    Alvaro - 5 enero 2017 - 20:32

    Tesla y Faraday Future (aunque les falló ayer cosas en la presentación) son las dos empresas que más prometen en el sector. Y Faraday quiere crear todo un ecosistema, no sólo coches…

  • #025
    Pepe Perez - 5 enero 2017 - 21:55

    Los fabricantes mantienen el motor de explosión porque se sigue vendiendo muy bien. No hay nada que lo mejore hasta el momento. Todos somos muy ecologistas hasta que nos pretenden tocar el bolsillo y entonces lo dejamos a un lado y nos movemos por el interés. Y ellos lo saben. Por eso también es su interés. Chevrolet dice que va a poner un eléctrico a la venta por 30.000 eurazos, normalito y dicen que con 300 km de autonomía. No dicen cuánto durará la batería y lo que costaría cambiarla por una nueva. Me parece bien el ecologísmo, pero no a cualquier precio. Tendrían que ponérmelo mucho más baratillo para que hiciera la vista gorda con la autonomía.

    Claro que los híbridos no son solución, son transición que durará lo que dure. A los taxistas parece que no les va tan mal, pero esa es otra historia.

    Todo llegará, cuando sea apetecible para el comprador, también lo será para el vendedor.

    Lo que si parece claro es que los fabricantes le ven las orejas al lobo y saben que el que llegue tarde o haga apuestas fallidas quebrará. Si todo va hacia donde parece que va sobrarán más de la mita de fabricantes. Ya me gustaría saber los que van a quebrar.

    • Enrique Dans - 5 enero 2017 - 22:42

      Que no, que tú no eres el cliente para el vehículo eléctrico. Ni yo, ni ningún lector de los que por aquí andan. Los vehículos eléctricos y autónomos no son para que los compremos nosotros. Son para que los compren flotas y los ofrezcan en régimen de servicio. Si simplemente sustituimos vehículos particulares de combustión interna por vehículos particulares eléctricos y autónomos, no solucionamos gran cosa. Poseer un coche que utilizas únicamente un 3% del tiempo no tiene ningún sentido. Los atascos, muy posiblemente, serían peores. La transición consiste en que las empresas de automóviles fabrican para flotas, que utilizan los vehículos todo el tiempo, y que por tanto, requieren más reemplazo y mantenimiento. Ese es el modelo.

      • Gorki - 5 enero 2017 - 23:30

        Lo que pienso es que CASI NADIE quiere prescindir del COCHE PROPIO. Esta bien el CarSaring y lo alquilaremos si Doña Manuela no nos deja aparcar el coche privado, pero si el CAR2GO, pero seguiremos con coche propio,

        Yo y dos de mis hijos tenemos coches propios y no tenemos muestras de querernos desprender de ellos, al menos por el momento, De hecho yo estoy estirando mi coche actual, esperando a ver si aparece el coche eléctrico (practico).

        El otro hijo, que es urbanita 100% y quiere vivir al lado de la Puerta del Sol, no tiene coche, porque el parking le cuesta mas que la vivienda, Pero cuando quiere ir de viaje, no lo alquila, o se va con alguien que le lleve, (se acopla, según su terminología), o me lo pide a mi, que soy su padre. (que soy tonto, según mi mujer).

      • Pepe Perez - 6 enero 2017 - 11:27

        Así planteado estoy de acuerdo. Pero todo llevará un tiempo. El cambio de criterio del consumidor sólo se acelerará por un precio goloso del alquiler. Si es caro no funcionará.

        • Enrique Dans - 6 enero 2017 - 11:33

          El cálculo de Rocky Mountain Institute es que en 2018, el uso de vehículos autónomos eléctricos para moverse por una ciudad igualará en coste la opción de poseer un vehículo propio, y supondrá un cambio brutal en los hábitos de los usuarios. Por el momento, solo ves Uber, Lyft, taxis y similares en ciudades grandes donde la escala da para ello. Con la evolución prevista en costes, sobre todo derivados de eliminar al conductor, podrán tener pequeñas flotas bien dimensionadas incluso en pueblos pequeños, o con zonas de cobertura que incluyan varios de ellos. Ese es el verdadero cambio.

          • Pepe Perez - 6 enero 2017 - 13:27

            Si son precios como los de Avancar pueden ser interesantes.

            Los de car2go un atraco.

      • Daniel Terán - 6 enero 2017 - 17:22

        En ese futuro escenario donde se venden vehículos a flotas en lugar de a particulares, ¿cuáles son las expectativas de ventas anuales respecto a las actuales?

        Se supone que el uso del vehículo será más eficiente y ello derive en un menor número de vehículos necesarios. Quizás eso es lo que temen los fabricantes.

        En mi opinión, una salida interesante que tienen los fabricantes es mutar a flotas precisamente, extender su negocio a Vehicle-as-a-service.

      • DANN ELIO - 6 enero 2017 - 21:40

        Estimado Profesor, está claro que no puedo participar en el foro de comentarios todas las veces que a mí me gustaría, por simple cuestión mía de horarios y de tareas diarias. A pesar de ello te intento leer con regularidad, tanto tu entrada de blog diaria ( por los reportes didácticos que haces ), como también los comentarios de los lectores (explorar distintos puntos de vista puede ayudar a comprender cosas, y a “matar” más fácilmente al bicho de nuestro desconocimiento). Lo digo x si te sirve de algo conocer el talante con el que visito tu página…

        Ahora, a lo que voy: Me ha sorprendido la respuesta que le diste ayer a Pepe. Me explico: no es porque estoy de acuerdo con ella..tampoco es porque estoy en desacuerdo..Es porque símplemente..”no la comprendo”. Cuando le indicas, al principio de tu respuesta, que **no seremos los clientes del VE.** me imagino que te referirás a “algo temporal”, puesto que en las Smart Cities del futuro, pienso yo, podrían convivir en perfecta armonía VE´s de EMPRESA con VE´s particulares en PROPIEDAD..(como ves me estoy intentando contestar a mí mismo, pero corrígeme si no es esta la idea que estabas intentando transmitir).
        También tu última frase **Ese es el modelo** también me dejó 1 poco descolocado. ¿Todo esto de los VE y de los VA va a ser una cuestión EXCLUSIVA de flotas y empresas ? ¿Debe “morir” el ICE en propiedad de particulares, aunque se reconvierta en 100% limpio? Eso me desconcierta totalmente…
        Pero ya si me fijo en tu aseveración central:
        *** Si simplemente sustituimos vehículos particulares de combustión interna por vehículos particulares eléctricos y autónomos, NO SOLUCIONAMOS gran cosa ***
        Enrique, en serio, nunca me había pasado esto al leerte.
        Pues ya te digo: unos “cutres” cacharros ( los VE ) que cumplen con CERO EMISIONES..unos “patosos” ( los VA) que pilotan solitos y nos liberan de la tarea..y otros que con su AI alcanzan los CERO ACCIDENTES..por no hablar otra vez de los sigilosos VE que bajan la tasa de decibelios a cuasi-cero: 0.0 dB´s con un par de arrestos..nos arreglan también, ya de paso, el problema de la contaminación acústica..¿ Alguien dá más ??
        Y ahora resulta que hay que “retirarlos” de la ecuación de las futuras Ciudades Inteligentes, ¡ solo por el hecho de que son EN PROPIEDAD !!! Solo x la condición de circular a cuenta de PARTICULARES propietarios…¿ es esto lo que los convierte en el enemigo mortal de las ciudades fituras Sostenibles ?? Eso ??? Enrique, ¿ de verdad lo dices en serio ? ….Buff..no entiendo nada !!…Si tienes un minutito, que tendrás muchas cosas que hacer, igual que yo..Pero si puedes, sácame de mi ignorancia, por favor. Un respetuoso saludo.

  • #033
    Alqvimista - 6 enero 2017 - 10:08

    Pues después del ‘palo’ recibido parece que los de Volkswagen si van a espabilar y han decidido que, si hay que invertir miles de millones en desarrollar un motor que cumpla las normas sin hacer trampas, lo mismo lo invierten en “el coche del futuro”:

    http://www.elmundo.es/motor/2016/09/19/57dfb3eb46163f201b8b45e1.html

  • #034
    Luis Hernández - 6 enero 2017 - 10:47

    A mi se me ha acabado la paciencia. He pedido a los Reyes Magos una bicicleta eléctrica :-)

  • #035
    Esteban - 6 enero 2017 - 11:44

    Parece que los fabricantes tradicionales sólo están a la expectativa: Google no quiere fabricar coches, y Tesla aún tiene que demostrar que va a asentarse como empresa. Luego pasa que aún otros factores no se han puesto en marcha: no hay suficiente demanda entre los particulares, no hay infraestructuras de puntos de carga, el coche cómo servicio aún está en pañales.

    Si todo esto es porque Google y Tesla han movido ficha, serán esas y otras nuevas empresas las que den los pasos y demuestren que tienen razón.

  • #036
    Carlos Quintero - 6 enero 2017 - 13:46

    Algún día, espero que pronto, alucinaremos mucho de esta época del coche en propiedad, en la que aparte del coste inicial (¡bastantes miles de euros!), el seguro anual y la gasolina mensual, vas un día al taller por una advertencia en el piloto del salpicadero y vuelves con 500€ menos porque te han tenido que cambiar no sé cuantas bujías (“que son muy especiales”) y otras cosas, y eso después de tener que cambiar a otro taller porque el oficial de la marca no te da cita hasta 15 días después y mientras tanto te has tenido que alquilar un coche por unos días para salir del paso.

    Si queremos un coche en propiedad es porque no tenemos un taxi a la puerta de casa en 3 minutos (comodidad) que sea barato, barato, barato, o con una tarifa plana mensual (precio). Y para objetos de ostentación (si a alguien le preocupa eso) ya hay bastante con las casas, ropa, viajes o móviles.

  • #037
    Alqvimista - 6 enero 2017 - 17:11

    Básicamente estoy de acuerdo con el planteamiento, pero puestos a hacer números con mi coche me sale esto:
    Hago unos 15.000 km/año, 10.000 urbanos y 5.000 interurbanos. Sumando todos los costes y consumos y dándole al coche una vida de diez años me sale un total de 12€/día. Como no vivo ni en Madrid ni en Barcelona lo de los mega-atascos y la falta de aparcamiento no son un factor importante a considerar.
    ¿Crees Enrique que un coche autónomo + alquiler para los km interurbanos se acercarán a ese coste? Porque si no es así lo siento mucho pero, que no cuenten conmigo.

  • #038
    Alberto - 6 enero 2017 - 20:33

    La teoria es buena Enrique, pero en la practica tener en cuenta que:
    – La compañia que ahora vende X coches a particulares, va a querer cambiar de modelo para vender muchos menos coches a flotas ??
    – Los petrodolares controlan el mundo asi como tb las compañías de coches y tienen muuuchoooo interés en que se siga consumiendo petróleo. Motores limpios han existido desde los años 40 (quizá antes), pero no interesa perder el petronegocio …

    Asi funciona el mundo …

  • #039
    Antonio Alarcon - 7 enero 2017 - 18:54

    Se seguirán quemando combustibles fósiles en automoción mientras los sigan quemando los aviones comerciales (es decir, por muuuuchos años) porque si del crudo extraido solo se utiliza el queroseno de aviación (y las demás fracciones ¿se tiran para no quemarlas?) su precio se pondrá, nunca mejor dicho, por las nubes, con incalculables consecuencias.
    PS sigo el debate con enorme interés y admirado por el nivel y variedad de puntos de vista

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados