La introducción de la tecnología en la educación es un camino sin retorno

John Morris quoteLa publicación de un informe PISA de la OCDE acerca de cómo repercute el uso escolar de los ordenadores en las notas de los alumnos desencadenó ayer una oleada de titulares absurdos, irresponsables, cogidos por los pelos y peligrosísimos de cara al futuro, en los que con toda ligereza se acusaba a la introducción de la tecnología de “no servir para nada”, o incluso de poco menos que “ser perjudicial para el aprendizaje”. 

Una lectura mínimamente rigurosa del estudio permite ver que en realidad, se trata de una interpretación absurda. Lo que el informe viene a demostrar es que en las circunstancias actuales, con una introducción de tecnología que se ha limitado a cambiar las herramientas sin variar la metodología, y que se aún encuentra en una fase de pruebas absolutamente temprana, los resultados no son milagrosos, sino simplemente lógicos: si quitamos a los alumnos el papel y el bolígrafo y les ponemos un tablet o un dispositivo similar en las manos… ¡sorpresa! ¡Se distraen más! Lo raro, por supuesto, sería que esto no ocurriese así. Resulta no evidente, sino de perogrullo, que un artefacto electrónico conectado a la red ofrece infinitas oportunidades más para la distracción que las que ofrece un papel y el bolígrafo en el que, como mucho, podemos dibujar unos cuantos muñecos con palotes, hacer algunas cadenetas, o ya acercándonos casi a los deportes de riesgo, hacer una pajarita. Frente a esto, la versatilidad de los terminales móviles o los ordenadores es impresionante: podemos comunicarnos, acceder a un ilimitado océano de contenidos buenos, malos o regulares, ver vídeos de gatitos, o incluso jugar.

Obviamente, si lo único que hacemos es cambiar de soporte, pero no alterar la metodología, ni formar a los profesores, ni modificar siquiera la manera de evaluar, lo único que haremos con la tecnología es crear una generación de alumnos que se habrán pasado una parte significativa del tiempo de clase dedicándose a otras cosas. Algo, claro, completamente absurdo. Y algo que, por otro lado, se repite en todas las introducciones de tecnología que hemos visto a lo largo de la historia, en empresas y en actividades de todo tipo: creer que lo que lo cambia todo es la tecnología. Pensar que basta con introducir tecnología para que, como quien añade levadura a una masa, todo automáticamente funcione, la actividad mejore y todos seamos felices y comamos perdices. Por más veces que veo repetirse este error casi infantil, nadie parece estar dispuesto a aprender de la experiencia.

La pista más clara la tenemos en este comentario del director de educación de la OCDE, Andreas Schleicher, que afirma que

la tecnología en las aulas puede ser una distracción y resultar en alumnos dedicados a cortar y pegar respuestas prefabricadas de internet para sus deberes”.

¡¡PUES CLARO!! ¿SORPRESA? Demonios, si no cambiamos el tipo de deberes que pedimos, si seguimos evaluando en función de algo tan absurdo como “encuéntrame esta información” cuando la información se encuentra a un clic de distancia de una búsqueda mínimamente hábil, obtendremos precisamente eso: un alumno feliz porque en vez de tener que ir a una biblioteca, buscar una enciclopedia y copiar a mano lo que pone en el apartado correspondiente, ha podido simplemente hacer cuatro clics sin levantar la vista de la pantalla, y considerar los deberes hechos. Es más: si le decimos que eso está mal y que no se puede hacer, se dedicará absurdamente a cambiar la redacción “para que diga lo mismo sin parecerlo”, otra absurda pérdida de tiempo. 

No, el problema no está en la tecnología, está en no tener sentido común para modificar las pautas de una enseñanza aún basada en el “encuéntrame esta información y apréndetela de memoria”. Los resultados del informe son facilísimos de entender: hemos introducido tecnología sin el más mínimo sentido común, hemos dejado que los alumnos la usasen sin ningún tipo de cambio metodológico, hemos examinado a los alumnos exactamente igual que como lo hacíamos antes… y los resultados son peores. Lo siento, pero si eso te sorprende, es que tienes un problema de escaso entendimiento.

Cuando ayer hablé con Amaia Mauleón, de Faro de Vigo sobre el tema, que tituló “España usa mal las pantallas en el aula” (pdf), intenté dejar claro precisamente eso: que la tecnología no es ningún tipo de ingrediente mágico, y que los resultados positivos de su introducción solo se obtendrán cuando se cambien las metodologías, el tipo de ejercicios que se piden, la formación que se da a los profesores y, por supuesto, la manera de evaluar. Pero que, nos pongamos como nos pongamos, pretender que las escuelas y colegios se conviertan en reductos herméticos en los que la tecnología no penetra a pesar de su cada vez más amplia difusión en la sociedad es una absoluta estupidez y algo completamente insostenible.

Precisamente es ese punto, el de considerar la introducción de la tecnología en la educación como un camino sin retorno posible, el que veo destacado al final de la cobertura de la noticia en BBC News, de donde extraje también la cita con la que he ilustrado esta entrada, con frases como:

“When people say too much money is being spent on technology in school, my response is ‘Nonsense’. What we need is more money, more investment.” (John Morris, Head Teacher)

“It is endemic in society now, at home young people will be using technology, there’s no way that we should take technology out of schools, schools should be leading not following.” (Mark Chambers, CEO de Naace)

“Adoption of technology in the classroom can’t be turned back.” (Tom Bennett, experto gubernamental en comportamiento)

Pero esto, claro, no sale en los titulares. Muchos prefieren poner en letras grandes una serie de conclusiones precipitadas y absurdas, que la realidad no estropee una buena noticia. En lugar de adentrarse en el informe y comprobar que, en realidad, nadie en su sano juicio está hablando de eliminar la tecnología de las aulas ni retrasar su introducción en modo alguno, y que simplemente se trata de seguir introduciendo tecnología, cada vez más y cada vez mejor, ayudando a construir un entorno en escuelas y colegios que refleje el que los alumnos se encuentran en la sociedad, y que de verdad refuerce los procesos de aprendizaje en base al uso de las metodologías adecuadas.

Si tras tu lectura del informe OCDE te has quedado con que de alguna manera hay que ralentizar o evitar la llegada de la tecnología a las aulas, espero por el bien de todos que te encuentres muy alejado de los centros de decisión en estos temas, porque eres oficialmente un peligro. Si eres una madre o un padre preocupado y que cree, tras leer noticias sobre este tema, que está perjudicando a sus hijos porque les está facilitando el uso de tecnología en su educación, olvídalo: NO ES CIERTO, Y QUIEN PRETENDA CONVENCERTE DE ELLO, MIENTE. El informe de la OCDE no dice eso.

Cuanta más familiaridad con la tecnología tengan tus hijos y cuanto mejor sean capaces de utilizarla para aprender, mejor. Busca para tus hijos un colegio en el que la tecnología no sea una extraña, no esté perseguida, que no construya una especie de burbuja del siglo pasado en la que aislar su actividad. Y sobre todo, que invierta no solo en tecnología, sino también en el desarrollo de metodologías que integren la tecnología en el aprendizaje. Verás como eso sí se convierte en una ventaja para tus hijos en el futuro.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Adoption of technology in the classroom can’t be turned back

 

41 comentarios

  • #001
    Queimacasas - 16 septiembre 2015 - 15:15

    Hola
    Leo todos los artículos desde hace tiempo pero escasamente escribo …
    Me ha tocado el tema profundamente y es que además venía calentito del fin de semana.
    Varios puntos:
    1- respecto al artículo de Enrique: totalmente de acuerdo en todo.
    2- Lo que comentaba del fin de semana … por cuestiones parentales me toca ver el canal Clan de TVE todos los días a casi todas las horas, y más en fin de semana, claro. Pues resulta que ha comenzado una campaña de “concienciación” de peligros de internet para los niños con la colaboración de José Mota. Pues bien, uno de sus lemas es “Internet te aleja de los que más quieres”, así, literal, con sus 2 bien puestos. Qué barbaridad, qué torpeza.
    3- Siguiendo con temas parentales … La primavera pasada me tocó buscar colegio para el niño. Por mi zona había un colegio concertado que nos encantaba para el niño, pero era también el más caro y no nos salían las cuentas, así que el niño no está ahí. Pero además tenían una gran pega, no tenían la tecnología en la centro de la enseñanza, eso sí, tienen pizarras digitales en todas las aulas y tal. Ya en verano recibí una llamada del colegio para ver porqué no los habíamos elegido, estuve dándole la chapa a la chica más de media hora intentando explicárselo y comentándoles que por ejemplo ya hay colegios con actividades extraescolares de tecnología, en concreto con el scratch del MIT, que por cierto el colegio público al que al final va mi hijo sí lo tienen, junto con otros concertados y también privados.

  • #002
    menestro - 16 septiembre 2015 - 15:26

    Entiendo tu planteamiento, pero me gustaría hacer una apreciación e incidir en el auténtico sentido de la educación.

    “la información se encuentra a un clic de distancia de una búsqueda mínimamente hábil”

    La educación no consiste en tener información. Y la información no es conocimiento.

    Si partes de esas dos simples ideas, te das cuenta que la formación de un criterio o “sentido de la cosas” no consiste en disponer de una información concreta, sino de la capacidad de entenderla, sopesarla y formar un juicio propio. Esa destreza o habilidad para procesar y juzgar la información no la ofrece un medio o soporte, tecnológico o no.

    Así que la parte más importante de la educación, la creación de las habilidades para desarrollar una capacidad crítica y de análisis, no se encuentra en la tecnología. Y ese es el propósito de la educación, como bien intuyes.

    Y claro, tal vez el problema es que disponer de “información” parcial no ofrece un conocimiento y una perspectiva general en temas como la pedagogía.

    Sí, la tecnología es útil en la educación, igual que una tiza y una pizarra.

    No, el uso de la tecnología en el aula no fomenta las habilidades necesarias para entender la información, ni es el fin último de la educación.

    Lo que adquirimos al recibir una educación no es información, sino nuestra capacidad de asimilarla e incorporarla como conocimiento.

    Da igual, que la información esté a vuelta de página o a un click de la Wikipedia. Ese no es el objeto de la educación.

    Como ves, nuestra postura inicial es muy cercana, pero no compartimos el mismo enfoque de la cuestión.

    ¿Quieres saber programar? Bien, necesitas aprender matemáticas y semántica, simplemente para empezar a entender esa habilidad y comprender la base de la tecnología que subyace. Y eso te lo dirán los que saben sobre este tema.

    Si tras una lectura, te formas un juicio propio, habrás empezado entender el sentido de la educación.

    Hace poco comenté como personas de Africa están desarrollando algunas de las tecnologías más avanzadas en compañías europeas y EE.UU., destacando particularmente en ello.

    Esa persona estudió matemáticas escribiendo con un palito en la arena. Algunos de los programadores más destacados, aprendieron con un Soroban (sí, también tengo amigos en Japón. Y hacen Shodō en la facultad de bellas artes)

  • #003
    xaquin - 16 septiembre 2015 - 15:41

    .. pero llenito de baches (llamados profes!). Por ejemplo, la introducción del proyector de diapositivas, del retroproyector y, más acorde con el “corto y pego internauta”, la multicopia que dio lugar a las famosas y peligrosas fichas (existe la fichitis como inflamación educativa producida por las fichas de trabajo)… que avance supuso para la enseñanza formal española? Llegando a operar como un claro retroceso por el malacomodomental producido!

    La búsqueda de información se convierte en escoger, de la forma más cómoda posible, cualquier resto del vertedero de internet y darlo como bueno. Sin filtro, ampliación o comentario… con la misma mierda que traia el original o incluso “mejorada” por el desayuno del alumno (y algún impertinente emoticono)…

    Pero la responsabilidad no está en el alumno, está en el profesorado que ni controló el mensaje audiovisual de las diapositivas, ni la atención a la diversidad de las fichas de trabajo… las diapositivas eran un mero acompañante del blablablá profesoral y las fichas se convirtieron en un ” relleno de huecos y copia del compañero siempre que puedas”… dieron lugar a promociones enteras de analfabetos lectores… pero, que pasa, fue responsabilidad del alumnado de los primeiros niveles educativos?

    Como dice Enrique y señalando solo un aspecto del problema, que metodología se emplea para “enseñar a trabajar en red”? El informe PISA puede decir misa, si quiere.. y luego cada uno habla de la feria… pero desde luego la realidad del centro escolar no está en ningún informe de ese tipo…

    Y no quiero oir hablar de la responsabilidad política, que esa se está dando por supuesta (empezando por su dejadez administrativa)…

  • #004
    Peter Sword - 16 septiembre 2015 - 17:00

    La llegada de la tecnología a cualquier frente exige cambios. Es algo que debemos asumir, y la educación no es distinta. Es más, al ser algo de tan primera necesidad y de tan gran importancia, tenemos que afrontar estos cambios con seriedad y eficacia.

    Los cambios que nos trae la tecnología pueden ser buenos o malos, eso depende de nosotros. Cuando aparecieron los primero vehículos a motor para sustituir al método tradicional de transporte (caballos, carruajes y, principalmente, nuestras piernas) no se pusieron unos coches ahí para que la gente los cogiera y punto. Se tuvo que crear un código vial, se tuvo que formar a las personas, se tuvieron que cambiar leyes.

    Este caso es similar. Hay que hacer las cosas bien, o si no, no hacerlas. Pero hacerlas a medias puede hacer mucho daño en un tema tan importante como es la educación de las futuras generaciones.

  • #005
    Gorki - 16 septiembre 2015 - 17:08

    Mi inglés no es muy perfecto pero creo que el párrafo que dice, “Most countries that invested heavily in education related IT equipment did not witness an appreciable improvement in student achievement over the past 10 years.”, se puede traducir como “La mayoría de los países que invirtieron fuertemente en equipos relacionados con la educación no presenciaron una mejora apreciable en el rendimiento de los estudiantes en los últimos 10 años.”

    Luego nos ponemos a explicar las causas, pero lo que dice es my claro, “el dinero invertido en digitalizar las clases ha sido un dinero perdido”. Lo cual ya es bastante grave.

    Coincido contigo en muchas cosas de tu análisis. No se trata solo de poner ordenadores, sino de tener profesores preparados y que el plan de estudios docente no es válido, pero lo cierto y muy cierto, es que el dinero destinado a “modernizar “ las aulas ha sido absolutamente inútil.

    Opino que el problema es que hemos puesto la carreta delante de los bueyes y que ademas no tenemos bueyes para poner ni delante ni detrás. Hemos colocado los PC en las aulas y nadie sabe bien para qué, queja que vengo oyendo contar en España a los maestros y profesores desde que Rodriguez Ibarra, con un esfuerzo económico inmenso, puso en Extreemadura un ordenador por cada dos alumnos.

    No critico el intento de Rodriguez Ibarra, porque alguien tiene que dar el primer paso, y él tuvo la valentía de darlo. El error es que en vez de estudiar los resultados obtenidos y corregir los errores más evidentes de la operación, los demás políticos españoles, (el resto de Europa, no se lo que hizo), siguieron de forma acrítica la moda abierta por el Sr Ibarra, y eso si que es ya criticable, pues para entonces, no cabía creer que la cosa se solucionaba con aprobar una partida para comprar ordenadores,

    Estoy de acuerdo, tal como hoy se dan las clases, basta con un PC utilizado como retroproyector en manos del profesor, donde pueda proyectar abundante material audiovisual a su disposición, y sobran los ordenadores excepto quizá en tecnología que es una cosa nueva de este año.

    Hay que cambiar el método de enseñanza y adaptarlo a la enseñanza asistida y complementada por el ordenador. No es un cambio cosmético, es un cambio en profundidad que afecta hasta lo que se considera que se debe conocer al finalizar el ciclo del bachillerato y en mi opinión este cambio no se puede dar en un día por la aprobación de una Ley en el BOE. Es un proceso complejo y largo en el tiempo.

    Como de momento solo la enseñanza de idiomas ha avanzado en este campo de forma apreciable, por qué no se montan aula de idiomas que permitan la inmersión lingüística del alumno y se deja el resto como está, salvo cosas puntuales como es el “retroproyector digital” del maestro, algún ordenador en la biblioteca, el aula de tecnología y poco mas, y se dedica tiempo y presupuesto a probar y experimentar como ha de ser la enseñanza de otras materias, asignatura por asignatura apoyada en el ordenador, para su introducción tranquila en los planes de estudio,a mediada que se encuentren métodos y planes, se diseña el plan de estudios, se prepare a profesores, se adapten las clases, etc etc,

    Es decir, para cuando tengamos la carreta y los bueyes, al completo y en el orden correcto.

    • Enrique Dans - 16 septiembre 2015 - 17:37

      No me parece “un dinero perdido”. Es un dinero invertido en aprendizaje, en ver cómo no hay que hacer las cosas, en obtener evidencias de que el cambio, o se hace bien y de manera ambiciosa desde el principio, o es una llamada al fracaso y a la mediocridad. Si los ministros de educación, los gestores de los colegios y escuelas, los profesores, los padres y madres de alumnos, etc. leyesen más allá del titular, este informe podría ser un arma muy valiosa para entender que hay que hacer las cosas de otra manera, y esa conclusión habría sido posible gracias a la experiencia previa acumnulada. Pero hay demasiados “si” condicionales en esa frase como para que salga bien, me temo…

      • Gorki - 16 septiembre 2015 - 18:04

        Diez años metiendo dinero en comprar PC y no darse cuenta que esa no es la solución, es dinero perdido. Lo que no lo fue, (en España), y en eso coincido contigo, es lo de Rodriguez Ibarra, Eso fue un experimento fallido, que vale para avanzar en la solución, si se tiene en cuenta sus resultados, cosa que tampoco hizo Ibarra.

        A mi me parece, que en esto los políticos han actuado como en el cuento del Rey desnudo, nadie es atreve a decir, ¡Eso no funciona!, para que no le tilden de retrógrado y como al fin y al cabo, el dinero no lo pone él y tampoco tiene que dar clases en una escuela , pues ¡adelante!

        • Josep LLuis - 16 septiembre 2015 - 22:12

          No es “dinero perdido” pues como mínimo sabrán usar un PC y sus programas más usuales, aunque posteriormente “sesudos estudios” nos muestren su incapacidad usar ábacos y de recitar El Quijote al revés.

  • #009
    Toni Soto - 16 septiembre 2015 - 19:57

    Alto y claro Enrique. Enhorabuena, lo has expuesto y argumentado brillantemente. Por añadir algo diré que en la página 5 del capítulo del informe titulado ‘How computers are related to student’s performance’ dice ”One possibility is that such school resources were, in fact, not used for learning”. Que lástima que Andreas Schleicher o su equipo no desarrollasen un poco esa hipótesis ya que en mi opinión es la clave principal de este asunto.

  • #010
    José Manuel Fernández Ábalos - 16 septiembre 2015 - 23:45

    Amén, Enrique, amén!! El problema no está solamente en la escuela, sino en la Universidad. Creo que la clave está en que los padres y maestros/profesores (que son los que aplican los métodos y las dinámicas educativas) no han sido entrenados para el uso de tecnologías que ya no son ni siquiera nuevas, y que están ya muy establecidas en sociedades medianamente atentas a la realidad. Aquí se sigue pidiendo en las AMPAs que venga la policía a enseñarnos a usar Internet adecuadamente (sic). Y los planes de formación y apoyo a los profesionales de la educación para que puedan incorporarse a la realidad educativa, inexistentes o abandonados. Pronto tendrá lugar el SIMO Educación 2015. A ver qué nos muestran. Y qué dice la CRUE sobre la incorporación de tecnologías educativas en la Universidad …

    • Gorki - 17 septiembre 2015 - 00:52

      Yo no creo que sea (solo) de entrenamiento, el método de enseñanza, basado en aprender datos de memora es lo que hay que cambiar, Si hoy el dato, por decir algo, la lista de los Reyes Godos está a un clik de distancia. ¿Cómo vamos a convencer a los niños que se la aprendan de memoria?

  • #012
    Guillermo da Costa - 17 septiembre 2015 - 00:28

    Permiso para entrar… Acabo de leer este artículo de Joaquín Rodríguez, también a propósito del informe de la OCDE, y me parece muy buen complemento al de Enrique Dans ;-): http://www.madrimasd.org/blogs/futurosdellibro/2015/09/16/137220

  • #013
    Jesus - 17 septiembre 2015 - 01:55

    Digo un SI rotundo al uso de las TIC en la educación a todos los niveles, sin embargo creo que no hay que caer en modas para que entre centros de educación compitan por el hecho de que los niños o no tan niños puedan contar a sus abuelos que en el cole o en la uni estudian con una tablet o manejen el móvil como nunca jamás lo harán sus padres (básicamente para bacilar entre los amiguetes cual tiene el último modelo)

    Creo que corremos el riesgo en este país de que nos suceda lo mismo que con la enseñanza de idiomas años atrás, miles de horas invertidas en estudiar listas interminables de palabras en inglés, pero 0 en ponerlas juntas y -1 en pronunciarlas de forma correcta.

    Estoy con Enrique en que la experiencia de Extremadura ha sido buena, pero de nuevo… si lo que mola es tener PCs en la aulas y ya está, repito, es hacer un pan como unas hostias.

    Utilicemos las TIC en las aulas para hacer de nuestros estudiantes unas máquinas en la búsqueda de información y que aprendan a diferenciar el polvo de la paja, en que sean capaces de sintetizar lo aprendido, conozcan como mejorarlo y compartirlo con otros utilizando un CMS, que sean capaces de diseñar una base de datos en la nube aunque sea para almacenar los datos de sus ligues, que manejen una hoja de calculo con la misma velocidad que chatean y sobre todo que aprendan que hay una función que se llama CORRECTOR ORTOGRÁFICO.

    Y ahora suelto la pregunta: ¿Tienen capacidad nuestros docentes para formar a nuestros estudiantes aprovechando toda la capacidad de las TIC?

    Personalmente opino que es más importante hoy por hoy enseñar a un chaval como utilizar un árbol de decisión sobre el papel y ya puestos a bajar el nivel que aparte de Hombres, Mujeres y viceversa en el canal National Geographic de YouTube hay unos documentales cojonudos.

  • #014
    Barbaroja - 17 septiembre 2015 - 07:04

    Esta y otras cuestiones anexas, fueron analizadas y estudiadas, planteado soluciones por Apple. Fue confeccionado en el año 2008. A pesar de tener 7 años, sigue siendo de lo mas avanzado. Sobre todo para nuestra amada España.

    Mientras no cambien las estructuras que soporta la educación, cualquier esfuerzo en este sentido, se aproxima mas a gasto que a inversión y por los resultados obtenidos como mínimo ineficaz. Personalmente lo considero derroche interesado.

    Todas las acciones tienen un responsable, por acción u omisión. Nos pasamos la vida discutiendo si son galgos o podencos. Mientras, otros vuelan hacia el futuro.

    El documento se llama ACOT2 (Apple Classrooms of Tomorrow—Today) y se encuentra:

    http://ali.apple.com/acot2/global/files/ACOT2_Background.pdf

  • #015
    Guillermo Llofriu Cañellas - 17 septiembre 2015 - 08:44

    Comparto por completo el discurso de Enrique. Tengo un hijo de 17 años cursando bachiller artístico, él es muy tecnológico y él mismo se da cuenta en clase de esa situación. Si no se implica en el cambio a TODOS los actores y se les redirige hacia el verdadero objetivo, nada funcionará.

    Lo que es triste es rechazar algo de valor porque no entendemos de qué estamos hablando o porque como responsables lo hacemos mal y no queremos formar parte del problema cuando en realidad el problema somos nosotros.

    Por mi parte trabajo en comunicación y marketing en un sector tradicionalmente alejado de la tecnología y esa falta de visión sobre la misma es manifiesta. Si los que tenemos que encaminar a nuestros hijos hacia la comprensión de la tecnología como herramienta ineludible de su futuro no somos capaces de verla, estamos haciendo crecer el problema y las excusas para los responsable que no saben marcar la dirección.

    Mi padre y mi profesor de lengua fueron capaces de enseñarme el uso de un diccionario porque ellos lo tenían intenalizado y experimentado. Hoy día y muy lamentablemente, eso no ocurre, en líneas generales, ni con unos ni con otros.

    Gracias como siempre Enrique por tus puntos de vista.

  • #016
    Antonio Castro - 17 septiembre 2015 - 09:00

    Hace varias décadas los cambios tecnológicos no tenían el ritmo que tienen ahora y los profesores no tenían necesidad de preocuparse en exceso por seguir aprendiendo. Incluso las ciencias eran materias bastante estática.

    El problema de implantar la tecnología en las escuelas es que demasiados profesores no están a la altura porque no estudiaron eso y les cuesta estudiar algo nuevo porque hace mucho que perdieron la costumbre de estudiar.

    Es muy difícil lograr un buen sistema educativo si no se fuerza al profesorado desde su primer día de profesión a mantenerse actualizado.

  • #017
    Juan Francisco - 17 septiembre 2015 - 10:29

    Muchas gracias Sr Dans!!! Su artículo ha sido un soplo de aire fresco y ni se imagina que oportuno ha sido.

  • #018
    José Luis Esteban - 17 septiembre 2015 - 10:32

    Un amigo, profesor de universidad, al hacer preguntas en clase le responde uno, como mucho, y tímidamente. Por eso ha dejado de hacerlas a la antigua usanza. En su lugar, las prepara de antemano como un quiz en Kahoot y las lanza en el momento adecuado. Consigue tener a 35 de sus 40 alumnos conectados mediante el smartphone y enviando sus respuestas. Además, la estadística que obtiene al momento le proporciona una visión clara de si sus alumnos están muy despistados, lo que le permite adaptar al momento sus explicaciones.

  • #019
    Edgar - 17 septiembre 2015 - 17:22

    No se que tan valido sea hacer una analogía con la TV.
    En su momento, hubieron muchas personas que pensaron que al tener una TV, iban a tener que dedicarle menos tiempo a la educación (en casa) de sus hijos, ya que la TV ya estaba encargando de eso. Afortunadamente, es una idea que no se institucionalizó formalmente en sociedad, aunque hay gente que lo sigue practicando de facto.
    Por el contrario, con la introducción de las PCs, tabletas y smartphones, ya se da por hecho “la garantía de la educación”. ¡Hoyga, que mi hijo tiene un “iMac Pro S6”, tiene que sacar buenas notas! Esa idea es terrible, y es un error común. El dinero invertido en tecnología ciertamente será dinero tirado a la basura, mientras no seamos capaces de entender que es sólo el principio del proceso.

    P.D. Guillermo Llofriu, me ha hecho eco tu mención del diccionario. ¿Cuánta gente será capaz de usar correctamente un diccionario de papel hoy en día?

  • #020
    Antonio Castro - 17 septiembre 2015 - 18:25

    Yo estoy convencido de que muchos de los fracasos en los intentos de introducir tecnología en las escuelas tiene que ver con inversiones equivocadas. Muchos profesores, una vez que tienen su título se acomodan y les cuesta mucho ponerse al día.

    Suelen considerar esos esfuerzos como un trabajo que no está compensado económicamente. Solo unos pocos hacen el esfuerzo y en lugar de compartir sus conocimientos con sus compañeros, evitan hacerlo para sacar ventaja de algún tipo frente a ellos.

    Lo que quiero decir es que no solo los conocimientos de buena parte del profesorado quedan anticuados, sino que la actitud de muchos de ellos tampoco es buena.

    Creo que las mejores inversiones son aquellas que se hagan en incentivar la autoformación del profesorado y la colaboración entre ellos.

    Deberían superar periódicamente pruebas prácticas de tecnología trabajando en equipo para romper ciertos vicios egoistas de falta de comunicación y deberían usar siempre que sea posible software y hardware libre.

    Puede que el software y el hardware libres tengan limitaciones y no sean la panacea, pero en educación tienen un valor añadido brutal.

  • #021
    Javier - 17 septiembre 2015 - 22:58

    El camino es el señalado por Enrique. No es sólo tecnología, que queramos o no ya está, es la metodología. Ya no podemos seguir enseñando como hace un siglo, para una sociedad que ya no demanda las mismas habilidades y capacidades. Y la metodología es cosa del profesorado. Y somos pocos y muy solos en el camino…

  • #022
    Benjamin - 18 septiembre 2015 - 00:12

    Se nos llena la boca decir que los niños aprendan a buscar la información y ya está, pero es que sin pensamiento crítico (o sea, conocer otros puntos de vista o que no todo es como te lo cuentan) eso no sirve de nada.

    Y tampoco sirve de nada contrastar dos webs distintas. Y menos si las han escrito dos que también se basan en otras webs, etc.

    Asimov planteaba el futuro distópico de los arqueólogos en Trántor al final de I imperio, que se limitaban a discutir en base a lo que los arqueólogos anteriores (de verdad) habían escrito. Espero que se equivocase…

  • #023
    Sergi - 18 septiembre 2015 - 09:48

    Sr. Dans, lo que sí es una auténtica estupidez es proponer darle la vuelta a todo el sistema educativo para QUE TENGA UTILIDAD EL USO DE TABLETS EN LAS AULAS. Deje de insistir en eso ya. Para que los niños entren en la primaria con bases sólidas hay mil y un métodos que no necesitan electrónica y que tienen algunos siglos de madurez y buenos resultados. Ahora resultará que la docencia nunca ha sido excelente hasta que llegaron las TABLETS!?

    Pase una semana solamente en las aulas de un primero de ESO y empezará a darse cuenta de que las carencias tan bestiales que tienen la mitad del alumnado no necesitan para nada un PC… de hecho la mayoría lo tienen. El problema, como siempre ha sido, es la falta de lectura, de redacción, de pensar sobre el papel sobre quebrados y ecuaciones, es la falta de disciplina, la falta de respeto por el sacrificio, por el resolver las cosas con dos clics en lugar de con paciencia y por ensayo y error, etc.

    Estamos “educando” consumidores en lugar de “obreros” tal vez es lo inteligente… habida cuenta del futuro que les espera… de poco trabajo y mucho consumo.

    • Enrique Dans - 18 septiembre 2015 - 10:02

      D. Sergi, lo que es una verdadera chorrada es creer que el tablet tiene la más mínima importancia. No la tiene. Lo que es importante es que los niños dejen de aprender a memorizar, y empiecen a usar las herramientas que se va a encontrar cuando salgan del colegio. Por tanto, internet a tope, aprender a buscar y a seleccionar información, aprender a expresarse electrónicamente (hace ni sé cuánto tiempo que no escribo sobre un papel, y no sabes lo bien que me va), dejarse de “chapar” y de “hincar codos” para memorizar datos absurdos en lugar de aprender de verdad a hacer cosas, y enfocar el aprendizaje a lo práctico. Si se te ocurre otra herramienta que no sea un ordenador, un smartphone o un tablet, tú mismo, a mí me da igual. Pero que las escuelas y colegios dejen de ser reductos completamente distintos a la realidad de la sociedad, por favor…

      • Sergi - 18 septiembre 2015 - 20:59

        Enrique, como te ha comentado más abajo JL, tengo que decirte que de nuevo te has ido a tus “mundos felices” y has evitado totalmente la cuestión que te he planteado como central: que una educación EXCELENTE es posible (y lo ha sido por siglos!) sin electrónica.

        Quiero puntualizar lo siguiente: he cursado (no acabé la carrera) 3 años de ingeniería superior, soy licenciado en Psicopedagogía, tengo un doctorado en Inteligencia Artificial (en el IIIA del CSIC) y me gano la vida desarrollando software (desde hace años) aunque he sido profesor por años de universitarios y de secundaria también, incluyendo profesor de Tecnología, de Matemáticas y de Física! Aclaro esto para que veas que 1) no hablo de lo que no sé, 2) no estoy en contra de la electrónica (soy desarrollador y amante del software y de internet!).

        Sobre el tema que hablamos, ya no sé como tratar el tema contigo, me da la sensación de que andas a la defensiva. Entiendo tu tesis expresada en el artículo que nos reúne: que una inversión en tecnología TIC sin la correspondiente inversión en transformación de protocolos educativos, personal y material adaptado para el nuevo escenario no sirve de mucho. Señor Enrique… en eso estamos todos de acuerdo!!! Espero que eso sí lo entienda.

        En lo que no estamos de acuerdo es respecto a lo que hay que hacer en respuesta a estos hechos. Tú propones -resumidamente- darle la vuelta al sistema educativo cambiando formas de hacer, cultura educativa, medios, formación de profesorado, y un largo etcétera para “introducir mejor las nuevas tecnologías en el ciclo formativo básico”. Y nosotros te decimos simplemente que tal vez no es el momento de hacer esa revolución tan drástica, porqué:

        1) los mejores cambios, los más revolucionarios, son los que caen por su propio peso… los que son naturales al tiempo, la tecnología y la gente que los protagoniza. De nada sirve meterlo con calzador y a toda prisa. Es demasiado arriesgado jugar con la educación de toda una generación sin un mayor motivo de necesidad que los que tu expones, que la verdad son muy tibios.

        2) los datos están sobre la mesa: los intentos de VARIOS PAÍSES han fracasado notoriamente, ¿porqué seguir invirtiendo en el mismo camino? Tal vez es el momento de considerar el punto 1) más seriamente… vayamos más poco a poco

        3) la electrónica la puedes cambiar de un mes para el siguiente en todo el territorio, pero los maestros no tienen esa plasticidad cerebral. Ni ellos, ni los alumnos ni sus padres. Como pedagogo te digo, olvídate de reformas mágicas en favor de la mejor integración de las TIC. Lo mejor que podemos hacer es integrarlas bajo necesidad y como tú dices siempre acompañado de la formación adecuada del personal que la va a administrar. El poner una tablet o laptop en las manos de cada alumno fue un soberano despilfarro sinsentido.

        En fin, solo espero que el rollo que te he pegado (discúlpamen la confianza) sirva para que ahora sí entiendas nuestras reticencias, al menos las mías.

        Argumentos hay muchos más, como los que saqué a relucir de los métodos de aprendizaje clásicos (lectura, disciplina, ensayo y error, etc…), pero ese debate lo dejamos para otro día. Para mí solamente está clarísimo que NO NECESITAMOS de TICs para obtener alumnos excelentemente preparados. Para muestra: ahí estamos nosotros ;)

        Y por cierto, ¿de dónde ese rechazo visceral a la memorización? ¿De verdad tú quieres que en el futuro haya ciudadanos con derecho a voto (como los hay ahora pero no tantos como los que habrá) que no sepan cuántas comunidades autonómas o regiones hay en su país, o cuáles colindan con la suya al sur, al norte y al este y el oeste, o cuántos y cuáles idiomas oficiales hay en el estado (en España hay 5… pregunta por ahí a ver cuántos los saben enumerar), o que sepan recordar la definición y estructura básica de un parlamento, o una mesa directiva de una Asociación, o la población aproximada de China (al menos el número de dígitos!)? ¿Creo que tú no has estudiado mucha química no, porqué sinceramente no sé cómo se puede saber resolver problemas estequiométricos sin memorizarse la tabla periódica de los elementos y los pesos atómicos… y es solo un ejemplo de millones que en ciencia (es más mi campo) son irresolubles sin un esfuerzo constante de memorización? eso sí, te parecerá muy normal que se sepan toda la alineación de su equipo de fútbol preferido o el historial amoroso de sus ídolos musicales.

        En fin, un poquito de por favor a la hora de exigir una educación de calidad para nuestros futuros ciudadanos. Como te dijo JL y yo te he recriminado en los últimos años, tú estás siempre analizando el sistema educativo obligatorio (primaria y secundaria) desde la óptica de tu experiencia de postgraduados… y es evidentemente un error. Discúlpame que por enésima vez te lo diga.

        • Antonio Castro - 19 septiembre 2015 - 09:38

          El rechazo a la memorización, viene del hecho de que la mayor parte de nuestra cultura ya no reside dentro de nuestro cráneo. Pero aunque así no fuera enseñar a buscar información, enseñar a distinguir entre lo verdadero y lo falso, entre lo importante y lo inútil, entre lo más importante y lo menos importante, etc., etc. equivale a poner en manos de los alumnos aquellas herramientas que siempre deberían acompañarle en cualquier clase de tarea. Son herramientas que es necesario adquirir a prender su manejo desde la más tierna infancia.

          Resulta llamativo que 3 años de ingeniería superior, y licenciatura en Psicopedagogía, un doctorado en Inteligencia Artificial (en el IIIA del CSIC) y ganarse la vida desarrollando software, no te ayudaran a entender lo importante. Seguramente tú mismo te auto-limitaste a memorizar esas materias.

          No se trata de aprender mucho porque sí, sino de aprender el máximo de cosas útiles. No somos guías de teléfono. Los datos que nunca se olvidan son aquellos que más se usan, el resto son un contenido que estorba en el cerebro y pese a quien le pese, son sabiamente eliminados de nuestros cerebros con el tiempo para dejar en él únicamente lo importante.

          La enseñanza tiene contenidos y los que sean realmente importantes han de ser memorizados, pero martirizar a los estudiantes haciéndoles memorizar montañas de contenidos de escasa utilidad que están destinados a ser olvidados, me parece absurdo.

          El motivo para memorizar algo no debería ser la amenaza de que pueda caer en el examen y los exámenes deberían servir únicamente para que el profesor tuviera una idea sobre lo que los alumnos han logrado aprender.

          El desafió de la memorización no es el único tipo de desafió al que tendremos que enfrentarnos, y la colección de recetas memorizadas no servirán para resolver todos los problemas.

          Lo que más necesitamos no es tener el dato en la cabeza salvo que se trate de superar una oposición donde lo que se va a medir es eso.

          Lo que necesitamos en la vida real es desarrollar la habilidad de enfrentarnos a cualquier tipo de problema, partiendo de una cultura general amplia y las habilidades de saber buscar y profundizar en los conocimientos que nos interesen en cada momento.

          Yo por mi parte, tengo la licenciatura de ciencias biológicas y la diplomatura de informática.

          Con esas dos experiencias tuve bastante para detectar entre algunos catedráticos que me impartieron clases enormes diferencias. La mayoría eran gente admirable, pero también hubo algunos de estos catedráticos que en mi opinión resultaron ser gente muy estúpida con una gran capacidad de información especializada en su sesera y una sorprendente falta de facultades de otro tipo que lograron la desmotivación de toda la clase.

          El pasotismo, la arrogancia, el mal humor, los comentarios desafortunados, el intentar colar ideología como si fuera conocimiento irrefutable, etc. pueden convertir a un catedrático en un idiota incapaz de enseñar nada a nadie.

          • Sergi - 19 septiembre 2015 - 22:34

            Antonio, discúlpame si te digo que estás COMPLETAMENTE EQUIVOCADO en tu juicio sobre el papel y la importancia de la memoria. Aunque a muchos no les gusta, la analogía con la computación es un recurso habitual y útil en psicología cognitiva: si un procesador (ordenador, chip, computadora, software) no tiene MEMORIA (sí, con mayúsculas) no sirve para nada! Simplemente no funciona.

            Necesitas cantidad y calidad para funcionar cuanto más eficazmente mejor. Y esa memoria se tiene que trabajar, como uno trabaja los músculos del resto del cuerpo, si se quiere que funcione.

            Esa idealización que se empeñan en hacer muchos de ustedes de que “lo importante es el raciocinio y no la memoria” es tan erróneo como suponer que se pueden construir casas sin ladrillos pero con muchos obreros y arquitectos. Y creo que ya entienden la metáfora… quien dice ladrillos dice SUSTANCIA.

            El método no lo es todo! de hecho el método científico es el prácticamente el mismo desde hace siglos y la ciencia no sabe lo mismo hoy que hace 300 años o 1000 !!!

            Otro ejemplo: puede ser una persona de 30 años y ser el tipo más genial del mundo intelectualmente, pero sin embargo hasta que no memorice un montón de léxico y reglas gramaticales no podré hablar un idioma nuevo. ¿No es obvio eso? Se creen que se aprende un idioma nuevo sin memorizar. Porqué la verdad, solo hacen más que repetir que dejemos de obligar a los niños a memorizar.

            No voy a entrar a polemizar sobre psicología cognitiva o lingüística con gente que en su vida ha leído si quiera un artículo científico sobre el tema, igual que no se me ocurriría discutir nunca con un abogado sobre leyes… Lo que me fastidia bastante es que en psicología (y mucho más en pedagogía) todo el mundo se cree que puede emitir opiniones fundamentadas.

            En fin, como dije, no quiero entrar a polemizar. Si quieres, Antonio, busca en internet acerca del papel CENTRAL de la memoria en el desempeño DIARIO (ya no digamos profesional) de las personas. ¿Hace falta recordar la desgracia que significa la falta de memoria presente en el Alzheimer para realizar las tareas más mínimas?

            Me imagino la respuesta de muchos de ustedes (la respuesta sin hacerme caso e ir primero a leer más sobre el tema): sí, la memoria es importante pero no el memorizar a lo tonto. ¿Verdad? En fin, como dije… sean más prudentes a la hora por favor de hablar de temas CIENTÍFICOS de los que no tienen un cierto bagaje científico.

            Un saludo,
            Sergi

    • JL - 18 septiembre 2015 - 11:39

      Totalmente de acuerdo contigo Sergi.

      Como ves en la respuesta de Enrique, no ha mencionado nada de lo que propones.

      “Expresarse electrónicamente” Es que antes de escribir en el ordenador o en el smartphone hay que saber expresarse. Y saber expresarse requiere leer. Y leer libros, no posts del Marca o en Twitter.

      De la paciencia, el ensayo y el error ni mencionarlo. Todo lo acabamos reumiendo en “internet a tope, aprender a buscar y a seleccionar información”.

      Enrique intenta siempre comparar la educación escolar con los elitismos del Instituto de Empresa y así opina.

      Por cierto, mucho criticar la información en prensa de la OCDE por todo el mundo, pero subliminalmente se quiere hacer creer que es en España, donde no sabemos como usar la tecnología en la educación, y el inform de la OCDE es bastante mas global. De hecho, dice que no hay ninguna relación entre el uso de la tecnología y los resultados académicos, y países que no la usan siguen teniendo buenos resultados.

      El debate fácil es que “en España la hemos utilizado mal”, y a lo mejor debería ser “Y si el esfuerzo que hemos hecho en poner un PC en cada Aula, lo hubiesemos dedicado a otras cosas ¿los resultados serían distintos?”

      • Enrique Dans - 18 septiembre 2015 - 11:45

        Ni libros ni libras, lo que hay es que leer, y punto. Ya está bien de ridículos misticismos sobre que si no está impreso sobre un pedazo de árbol muerto, no vale. Eso no se sostiene de ninguna manera, no hay lógica que lo aguante. Claro, si son páginas de celulosa encuadernadas sí vale, pero si es una pantalla, no… a ver, a otro con silogismos absurdos, por favor. Conozco a muchos jóvenes que escriben de maravilla y no han leído prácticamente libros físicos. Eso sí, llevan escribiendo y leyendo contenidos de todo tipo – incluyendo literatura – con regularidad a través de la red desde que son pequeños. Lo de la mística del papel es una tontería: el papel es todo inconvenientes, y sobre todo si hablamos de libros de texto (un solo punto de vita, posibilidad de dogmatizar y de manipular) frente a una red con infinidad de puntos de vista, plural y abierta. Que el conservadurismo a ultranza no nos lleve a decir tonterías, por favor…

        • jl - 18 septiembre 2015 - 12:05

          ¿Y quien ha dicho que tengan que ser libros en papel? Lo que me refiero es lo que todo el mundo entiende a estas alturas por un libro. Me da igual que sea un e-book, una pantalla o un libro de papel.

          Y los contenidos pueden ser literatura, ensayo, poesía o lo que quieras.. pero desde luego no es leer libros pasarse 1 hora mirando fotos en Instagram y leyendo comentarios.
          Por mucho que te empeñes y te suba la tensión…

          • Enrique Dans - 18 septiembre 2015 - 12:11

            No, yo la tensión la tengo prácticamente siempre baja, pero gracias por interesarte :-) No sé qué tiene que ver plantear que se usen ordenadores, tablets y smartphones con que la gente se pase una hora – y ya si es en clase, ni te cuento – “mirando fotos en Instagram y leyendo comentarios”. Los que hacen eso, si les quitas esa herramienta y les pones un papel y un boli, se dedican a dibujar cadenetas y muñecos de palotes.

            Introducir tecnología es necesario, imprescindible, vital si se quiere que la escuela prepare para un mundo en el que la tecnología ya es completamente ubicua. Lo demás, empeñarse en que “distrae mucho”, “juegan en vez de atender”, “se les cansan los ojitos” o “no estudian” es un problema de metodología. Y mantener una metodología basada en la memorización, en la reiteración y en la repetición de lo aprendido es igual de absurdo que pretender que no entren dispositivos en las escuelas.

          • JL - 18 septiembre 2015 - 12:26

            Hoy estás un poco espeso ¿no?.

            A lo que me estoy refiriendo es que la lectura es un aparte fundamental en la educación, y que debe ser algo central en el desarrollo de un niño desde que aprende a leer.

            Y no sirve cualquier tipo de lectura. Me refiero a libros entendidos como textos extensos, que cuantan una historia, o que tratan con suficiente profundidad algún tema. Me da igual que lo haga en la pantalla, en el smartphone, en el PC o en la Tablet, pero es la mejor forma de aprnder a expresarse, a comprender ideas que son algo más complejas que 140 caracteres.

            Entra en cualquier clase de ESO o de Bachillerato de España y verás como hay una relación muy directa entre el rendimiento escolar y la cantidad de horas que dedican en sus casas o en su tiempo libre los chicos a leer.

            Ya sabemos que opinas que prácticamente no hay que enseñar a los niños a escribir a mano. Nos lo has contado por activa y pasiva. Espero que no pienses que tampoco hay que enseñarles a leer mas de 140 carcteres seguidos.

            Luego mete toda la tecnología que quieras en las aulas, pero construye la casa por los cimientos.

            Otro día hablamos del impacto que han tenido los smartphones y similares en lo poco que leen los niños (en general)actualmente.

          • Enrique Dans - 18 septiembre 2015 - 12:33

            ¿Espeso? No, no especialmente, o no más de lo habitual. A ver: te has metido a defender a una persona que viene diciendo que no hacen falta ordenadores ni dispositivos en clase, y que hay que dedicar el dinero a otras cosas, pero cuando te digo que no, cambias y dices que “te da igual que se lea en la pantalla, en el smartphone, en el PC o en la tablet”. No, a mí no me da igual. Y por supuesto, leer es leer mucho más de 140 caracteres. Ni idea de dónde te viene esa extraña obsesión con que en la pantalla no se pueden leer textos largos, la verdad, yo eso no lo he defendido jamás…

          • JL - 18 septiembre 2015 - 12:45

            Pues si, creo que la educación tiene muchos de los problemas que Sergi comentaba, y también creo que la solución a ellos no es la tecnología y ya está. No veo por ningún sitio que esté defendiendo ni él ni yo, que haya que aprenderse listas de Reyes Godos, ni memorizar cosas absurdas. Te habla de comprensión lectora, saber solucionar problemas, saber redactar, tener tolerancia a la frustración y al quererlo todo y ya…

            Y tu le contestas que lo que hace falta es “Por tanto, internet a tope, aprender a buscar y a seleccionar información, aprender a expresarse electrónicamente”

            Por eso entro a debatir, porque eso son las bases sobre las que luego podrás construir metodologías de enseñanza con toda la tecnología que quieras, o hasta sin tecnología.

  • #035
    Guillermo Llofriu Cañellas - 18 septiembre 2015 - 12:36

    No creo que sea una cuestión de tensión :-) Lo que veo y llevo viendo ya muchos años es que nos hemos especializado en columpiarnos pensando que ese movimiento nos hace avanzar sin darnos cuenta que el columpio nos lleva de nuevo hacia atrás y lo más importante, que no nos movemos del sitio.

    Quiero decir con ello que el tema no es si el libro ha de ser de papel o digital, el tema es si leemos o no y ese es un tema cultural y educativo, por eso encuentro poco rentable dedicarse a defender algo muy defendible como es la hermosura de leer en papel cuando somos un país de no lectores y eso es patente.

    Y como dice Enrique lo que penaliza de verdad es desprestigiar algo que es irrenunciable si no queremos saltar al tercer mundo cognitivo en unos años.

    Perdemos el tiempo criticando y defendiendo ideas propias en lugar de aceptar que lo nuevo complementa y no suple sin remedio. Es obvio que leer comentarios en foros o navegar por Instagram no es leer un libro pero mejor leer eso que no leer. ¿O tenemos que adherirnos a los que dicen que el cómic no es lectura?¿leer es sólo leer un libro? Leer El Quijote no se parece en nada a leer el Lehninger de Bioquímica pero eso sí nos parece lectura, verdad.

    Seamos prácticos y avancemos. Reitero mi comentario al hilo de Enrique, si no abandonamos esa manía tan nuestra de taparnos los ojos a lo nuevo jamás veremos que los demás nos adelantan.

    Es un poco cansino seguir en el columpio, quizás es momento de bajarnos y ver que seremos mucho más proactivos como país si corremos por el parque que si seguimos en el columpio.

    • JL - 18 septiembre 2015 - 12:52

      Pues en mi opinión el Comic si es lectura, pero desde luego leer comentarios en un foro, no. Al menos para uno niños que todavía no saben distinguir lo que está correctamente escrito y lo que no. Eso no tiene ningún valor para su educación. Al menos en mi opinión no es leer. Leer no tiene que ser sólo un libro, tienes razón, pueden ser artículos de opinión un periódico y hasta un blog. Eso si que suma.

  • #037
    jose - 18 septiembre 2015 - 14:28

    Hola Enrique ayer lei tu artículo y luego vi un sitio web (https://campus.abaenglish.com/es/login) que cumple con lo que defiendes.
    Son pocos veces que podemos ver una simbiosis entre el uso tecnología y la forma de enseñar.
    Muchas gracias por compartir tus artículos.
    Saludos

  • #038
    Julio - 19 septiembre 2015 - 16:09

    Hola Enrique, al tiempo que leía tu post, me llegaba este link:
    http://canaltic.com/blog/?p=2207
    Creo que son muy interesantes las conclusiones. Saludos.

  • #039
    Diego Santos - 22 septiembre 2015 - 11:30

    Hola Enrique,

    Genial interpretación, no podría estar más de acuerdo contigo. ¡Ya está bien de titulares derrotistas que solo buscan llamar la atención!

    Cualquier persona que se haya parado a analizar el informe más allá de los titulares de los periódicos entenderá que el informe de la OCDE no habla del fracaso de las tecnologías en proporcionar apoyo al mundo educativo; al contrario, se refiere al fracaso del mundo educativo en utilizar las tecnologías de la mejor manera.

    Como bien indicas, el problema está en la metodología, no en la propia metodología. Hacer lo mismo que siempre, en el ordenador, es totalmente inútil y, de hecho, puede incluso conducir a una mayor distracción.

    Nosotros, desde GoConqr, trabajos por intentar facilitar este cambio y publicamos hace unos días un artículo que saca las mismas conclusiones que el tuyo en cuanto al informe de la OCDE. Si tienes un hueco, te invito a leerlo y a dejar un comentario: https://www.goconqr.com/es/blog/informe-ocde-habilidades-digitales/

    • Diego Santos - 22 septiembre 2015 - 11:43

      Hay un pequeño error en el comentario anterior. Quería decir *no en la propia tecnología.

      Gracias

  • #041
    Santiago Carro Díaz - 28 septiembre 2015 - 12:16

    Durante muchos años los colegios han metido la tecnología con calzador. Oían la palabra netbook y se liaban a comprarlos sin saber si los necesitaban. Ídem con tablets, iPad…Por otro lado, la preparación en tecnología de los docentes -por lo general- dista de lo deseable. Echad un vistazo a la opinión de otro líder tecnológico a propósito de meter tecnología en el aula. Puede ser esclarecedora…
    Recibid un cordial saludo
    http://elblogdesingladura.blogspot.com.es/2014/11/saber-el-grado-de-madurez-en-ti-de-un.html

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados