Facebook y el supuesto botón “no me gusta”

Facebook dislike button - RTVE Ayer me llamaron de RTVE para pedir mi opinión sobre el supuesto botón “No me gusta” sobre cuyo desarrollo había hecho algunos comentarios el mismísimo Mark Zuckerberg (puedes ver la noticia y mi participación en la web de RTVE, avanzando hasta el minuto 44:01).

La expectación en torno al tema, simplemente a partir de un comentario de Mark en un evento, me generó una reflexión inmediata acerca de la importancia que Facebook está tomando en nuestras vidas: lo que originalmente fue simplemente una página a la que acudíamos para ver qué habían hecho nuestros amigos o familia, para ver si alguien estaba de cumpleaños o si había subido alguna foto, hoy es el sitio en donde cada vez más gente entra en contacto con cada vez más información y forma su opinión y sus percepciones referente a temas de todo tipo.

El botón “Me gusta” fue concebido como una forma de interacción rápida que permitiese expresar fácilmente el interés por un tema determinado. Su valor estriba primero, en el hecho de ser un gesto inmediato: podríamos expresar lo mismo y de manera mucho más rica en un comentario, pero supondría un proceso más incomodo y reflexivo que actuaría como barrera de entrada, algo de vital importancia sobre todo si hablamos de dispositivos móviles, fundamentales en la estrategia de la compañía. En segundo lugar, la brillante jugada estratégica que supuso, tras su lanzamiento dentro de Facebook, su expansión al resto de la web más allá de las páginas de Facebook, que ha permitido a la red social convertirse en referente en toda la web, en el mecanismo universalizado mediante el cual el mundo expresa su interés por las cosas, en todo tipo de páginas, en prácticamente todo tipo de temáticas, e incluso en uno de los referentes externos más importantes en el algoritmo de búsqueda de su principal competidor. Y en tercero, la información que el botón es capaz de generar: perfila nuestros intereses y su variación a lo largo del tiempo, regula la difusión del contenido, y sirve a modo de encuesta agregada de preferencias.

El problema del botón “Me gusta” es su escasa versatilidad: ante un contenido con connotaciones negativas, tal como una catástrofe o un comentario sobre la muerte de tu mascota,  el “Me gusta” es una respuesta que obliga a quien lo hace y lo recibe a tener que imaginar los matices, porque en lenguaje natural, decir “me gusta” sería generalmente incomprensible (“¿te gusta… que se haya muerto mi gato?”). Esa limitación es la que lleva a Facebook a pensar en nuevos modos de expresar empatía, apoyo, o toda una gama de sentimientos más rica que un simple “me gusta”, pero sin caer en la expresión directa de un sentimiento negativo. El botón, con casi total seguridad, no será un “No me gusta”, porque eso convertiría Facebook en una especie de “referendum permanente” que reduciría el incentivo de muchas personas a compartir. Imaginarse, tras una actualización, a muchas personas diciendo “no me gusta” no parece precisamente la forma que Mark tiene en la cabeza para que se incremente la participación en Facebook.

El matiz es mucho más importante de lo que parece. De hecho, es todo un reto en términos de usabilidad e interacción del usuario, y ofrece distintas alternativas. Podría tratarse de un botón que surgiese automáticamente en función de la interpretación que Facebook hace del contenido, de manera que determinadas palabras o contextos no generasen un botón “me gusta”, sino otro diferente para expresar empatía en otros términos que un algoritmo estimase más adecuados. O por el contrario, se podría optar por dar esa libertad al usuario, al modo del status “Me siento… ” que se puede añadir a una publicación y que ofrece, además de muchísimas opciones “prefabricadas”, la posibilidad de definir las propias, y permitir que fuese el usuario el que eligiese un botón determinado para acompañar la actualización que acaba de escribir.

De nuevo, una cuestión interesantísima desde el punto de vista de diseño, y con una importancia mucho más elevada de lo que parece – si ves este tema simplemente como “una frivolidad”, es que sin duda te estás perdiendo algo – dada la repercusión que una red como Facebook está alcanzando en las vidas de casi mil quinientos millones de personas.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Dislike it or not, Facebook wants to know what  you feel

 

20 comentarios

  • #001
    Frank Rodriguez Madrid - 17 septiembre 2015 - 09:26

    “Me gusta” este post.
    Volviendo al “no me gusta” boton (y otros) , podría alimentar a los Trolls, y una ola de pinchar por pinchar.
    Saludos

  • #002
    Álvaro M.G. - 17 septiembre 2015 - 10:30

    Me parece una magnífica idea, aunque no me gusta el sentido que quiere darle FB de “apoyo”. A mi me gustaría usarlo (y pienso que al final se usará) como valoración negativa de empresas. Seguro que eso haría que se lo curraran más en las redes sociales en lugar de, por ejemplo bloquear a usuarios que se quejan (yo estoy bloqueado del Twitter de Renfe por quejarme de que el tren nos dejaba al principio del andén en lugar de acercarnos a la terminal). Está demostrado que las valoraciones negativas en webs como TripAdvisor, realmente les afectan (al igual que las positivas, basta con ver la cantidad de gente en sitios con 5 estrellas o en sitios con 1 ó 2). Si Fb implementara algo así, los CM no podrían permitirse cabrear a los usuarios mediante bloqueos o cosas así, porque el usuario tendría una herramienta para castigar esos comportamientos. Si a eso se le añade ya un algoritmo de ranking, que proporcione una mayor o menor visibilidad en función de las valoraciones, pues apaga y vámonos. Pero si no lo han hecho así, y el propio Zuckerberg se ha tomado la molestia de señalar la finalidad del botón, es porque no les interesa algo que beneficie a los consumidores. Le interesa llevarse bien con las empresas que son las que les pagan la publicidad.

    • Asier - 17 septiembre 2015 - 12:23

      Álvaro, respondete tú mismo.

      Crees que Facebook va a implementar algo que vaya en contra de sus clientes, que son las empresas?

      Tú eres su usuario, pero el que le paga es el cliente; las empresas.

  • #004
    Alberto Tarifa - 17 septiembre 2015 - 11:34

    No sé, no sé. Las posibilidades que ofrecen los emoticones son muy grandes y sencillos de usar en comentarios

  • #005
    Gorki - 17 septiembre 2015 - 11:49

    Facebook como Twitter tiene múltiples formas de uso y el sentido de estos “me gusta” y “no me gusta” tienen según el tipo de uso diferentes connotaciones.

    Por ejemplo, yo utilizo Facebook para “seguir” a una serie de familiares no directos, primos, parientes,… y amigos no íntimos, conocidos, amigos digitales etc. En este entorno, algunos, (yo no lo hago, pero otros muchos si), utilizan el “me gusta” como una forma de decirte “te he leído”, lo cual no quiere señalar que le interese o no, lo que dices, sino una especie de un simple “hola”. Yo solo lo pongo cuando el tema me interesa en especial, pero no se me ocurre que comentar, o no tengo tiempo, porque pienso que ese era su objetivo, pero veo que el uso de esa forma y en mi forma de uso es minoritario.

    Por ello opino, que en mi forma de uso de Facebook, el decir “no me gusta”, seria casi como pedir guerra sobre un tema a un amigo o conocido, por lo que dudo que yo llegue a utilizarlo, aunque no este de acuerdo con el contenido que se presenta, (al menos yo considero normal, discrepar en muchos temas con mis amigos, sin que afecte nuestro común aprecio).

    Claro está, que yo no sigo a marcas o establecimientos, algo que muchos hacen. En este uso diferente de Facebook el “no me gusta” podría tener sentido de informar a una marca de la que eres “fan”, (supongo que es por es eso por lo que las siguen), que algo que proponen, no es de tu agrado. Ahí si veo útil este botón, aunque en mi opinión sus usuarios van a ser en una gran proporción puros trolls

  • #006
    Antonio Castro - 17 septiembre 2015 - 13:01

    Las palabras tienen significados cambiantes en función del contexto y cuando el contexto no está determinado, como es el caso, hay que saber elegir muy bien la palabra que se usa.

    El botón “me gusta” debería llamarse “me interesa”.

    En Meneame los que no interesa puede ser calificado como “irrelevante”. “antiguo”, “cansino”, “spam”, …

    En cualquier caso es que Facebook quiere seguir creciendo en funcionalidad.

    A mí una cosa que siempre me pareció genia de Unix es que tenía muchas herramientas y cada una de ellas hacía una sola cosa pero la hacía muy bien y además las herramientas se pueden apoyar en otras.

    En el caso de los servicios On-Line la filosofía es la contraria porque lo que de verdad importa no es la calidad del servicio sino competir con el resto de servicios.
    No todos los caminos evolutivos son igual de acertados. Algunos incluso están condenados al fracaso.
    El alce irlandés, (Megaloceros giganteus) fue el mayor cérvido de la Historia. Sus astas medían hasta 3,5 m de punta a punta. Se extinguió hace poco porque las hembras elegían a los machos con mayores cornamentas y esa selección fue llevada tan al límite que acabado con la especie.

    Yo creo que el sobredimensonamiento de Facebook le hace más poderoso, pero también más frágil. Yo creo que es un Megaloceros giganteus.

    • Krigan - 18 septiembre 2015 - 10:00

      Dudo mucho que el alce irlandés se extinguiera por ese motivo. Las hembras de alce no tienen cuernos, y el potencial reproductivo de una especie de mamífero (y otras muchas que no son mamíferos) viene determinado por el número de hembras, no por el de machos. Un único macho puede fecundar a un gran número de hembras.

      Para que hubiera habido una extinción por ese motivo, la cornamenta tendría que haber sido tan grande que ningún macho consiguiese llegar a la vida adulta. Pero mucho antes de llegar a esa situación la selección natural habría actuado. Poco importa cuál sea la preferencia sexual de las hembras, si los únicos machos que llegan a adultos son los que tienen cornamentas no tan grandes, esos serán los que se reproduzcan.

      Eso sin contar que la preferencia sexual de las hembras también está sujeta a selección natural. A una hembra no le interesa engendrar machos que no vayan a llegar a adultos. En consecuencia, elegirá machos cuyo tamaño de cornamenta no sea tan grande que sea casi imposible que lleguen a la vida adulta.

  • #008
    a - 17 septiembre 2015 - 13:06

    El botón será un… “No me interesa” ó “No es interesante”.

  • #009
    Javier Burgos - 17 septiembre 2015 - 13:10

    Creo que es muy complicado encontrar la funcionalidad perfecta para que la apreciación de usuario sea más “que pena lo que escribes” a “no me gusta lo que escribes”. Facebook tiene en sus manos una difícil tarea.

    No creo que la idea sea modificar el botón “me gusta” para adaptar otro que quiera decir lo contrario, cambiar ahora la mentalidad de millones de usuarios sería aún más complicado…

  • #010
    Manuel - 17 septiembre 2015 - 15:28

    Enrique -y todos-: ¿La opción de “Dejar de seguir” o la otra de “Ocultar publicación” (ya existentes a día de hoy en Facebook), no son ya una forma de “No me gusta“?

    • Gorki - 17 septiembre 2015 - 16:05

      Si pero muy drástica, Como indicar, “te sigo con gusto pero odio los vídeos de gatitos, no pongas tantos”.

      Sin embargo, es que yo tampoco se como decir eso sin ofender a quien sigo, en un comentario que no resulte desagradable.

      • Manuel - 17 septiembre 2015 - 22:29

        Quizá, pero fíjate que siento que mi timeline se ha vuelto más interesante luego de un par de meses de uso consciente de esas opciones.

    • Álvaro M.G. - 18 septiembre 2015 - 10:48

      Pero mientras no se lleve una cuenta de la gente que ha dejado de seguir, no servirá como indicador, mientras que, si cada págia puedes ver el número de “likes” y “dislikes” es orientativo. ¿Irias a comer a un restaurante que en Tripadvisor tuviera mas críticas negativas que positivas?

  • #014
    Luis - 17 septiembre 2015 - 16:35

    Facebook tiene la oportunidad ahora de conseguir ser un termómetro digital mayor que ninguna otra plataforma.

    Si quiere introducir un cambio realmente valiente, evolucionará del “Me gusta” o “No me gusta” a la puntuación de “0 a 10”, que ya es método muy extendido en la comunidad blogger.

    De esta forma, cada aportación podrá tener un ratio de aceptación proveniente del número de puntos dividido entre el número de críticas. Ese sería un indicador creíble, cualitativo, medible y muy apreciado por todos los social media managers y las marcas que gestionan.

    Es un paso valiente, pero no creo que se atrevan a darlo. A muchas marcas les resultaría… incómodamente revelador.

  • #015
    Garepubaro - 17 septiembre 2015 - 19:25

    hombre, una vez que tras unos años la gente se ha dado cuenta que cuando entra en un bar no tiene porque ir enseñando las fotos de su casa, de su familia a todos los que alli estan, ni hay porque si ni tanto porque no, mas que nada desmotivacion … pues ya Facebook esta maduro y ahora se utiliza para pasar el perrito de yutube y la caida de perico, que da risa, en formato avi o el que sea …
    Como los MySpace o Napster etc cayeron a pesar de tener 500 millones de usuarios, o mas bien por eso, con Facebook aprendemos como un sitio web puede tener 2000 millones y 3000 millones de usuarios y a la vez estar completamente muerto

  • #016
    marcos - 17 septiembre 2015 - 20:30

    ¿La importancia que Facebook está tomando en nuestras vidas? No creo que sea para tanto. Por ahora Facebook no me ha hecho cambiar ningún comportamiento más allá del voy a ver qué dicen por ahí. A Facebook lo veo como una plataforma para coger conocimiento y experiencia y vender publicidad. El no me gusta permitiría generar más indicadores y poder anticipar tendencias. Por ejemplo, cuando haya una tragedia en un país sabremos que a la gente le dará todo mucha pena porque el Facebook se llenará de fotos tristes y comentarios tristes que harán decir a la gente no me gusta. Y las marcas aprovecharán eso para vender más, lógicamente. Por ejemplo viajes a otros destinos.

  • #017
    Eduardo - 18 septiembre 2015 - 16:50

    Igual que cuando YouTube cambió el sistema de estrellas por el de “likes”, eliminó la mejor manera de distinguir lo bueno de la basura. Es curioso ver cómo ahora YouTube está lleno de vídeos del tipo “los 10 ____ más ___”, y que terminan con “suscríbete, dale Me gusta”.

  • #018
    Pedro Trillo - 19 septiembre 2015 - 13:24

    La explicación no es tecnológica si no psicológica, si analizas tu vida ya sea real o la virtual, adquieren más importancia los NOES que los SÍES, los SÍES consiguen una mayor aceptación muchas veces influenciada por el entorno y las circunstancias, con los NOES demuestras más reflexión, pensamiento crítico y de decisión. Mark lo que quiere es sacarle más jugo a los NOES que son los que te pueden ofrecer más datos para parametrizar la personalidad de una persona, si consigues saber como piensa tu usuarios a través de sus SÍES y NOES adquieres muchísimos más valor en tus estudios de mercado para construir servicios y productos.

    • Alberto Tarifa - 19 septiembre 2015 - 14:06

      Muy interesante aportación

  • #020
    Mario - 20 septiembre 2015 - 00:52

    Efectivamente facebook nunca ha querido dejar que sus usuarios se tengan que enfrentar a la negatividad de las opiniones de los otros usuarios.

    http://www.cleverclouds.im/public/node/post-2015-09-facebook-incluira-boton-dislike

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados