Perdiendo el tren, mi columna en Expansión

Perdiendo el tren - Expansion (pdf, haz clic para leer en un tamaño razonable)Mi columna en Expansión de esta semana se titula “Perdiendo el tren” (pdf), y está motivada por dos cosas: por un lado, un artículo de The Economist titulado A Cambrian moment en el que se describe la actual explosión de startups y de nuevas ideas derivada de la fortísima disponibilidad de “piezas” con las que construirlas, nuevos elementos de software, hardware, entornos abiertos, APIs, plataformas, etc.

Por otro, la evidencia de que el mito de los nativos digitales son ni más ni menos que eso: un mito. Si se les descuida y se les deja que evolucionen libremente, sin ningún tipo de asesoría ni formación, los jóvenes actuales son exactamente igual de negados y de torpes que sus mayores. O más, porque pierden en experiencia y en sentido común. Examinando el uso de tecnología de los jóvenes españoles actuales, se desprende una familiaridad con muy pocas herramientas, con modelos de uso absolutamente absurdos y mal planteados, poco más que una evolución asilvestrada de las plataformas como el SMS o el Messenger de hace algunos años.

Desprecio a lo nuevo, pereza, falta de ambición, incomprensión con respecto a las posibilidades de la tecnología, y salvo escasas excepciones, desprecio de lo tecnológico. Si creías que esta era la generación de nativos digitales que nos iban a sacar de la crisis cuando fueran mayores, olvídalo: en su uso de tecnología son peores que la generación que está ahora en sus treintas o en sus cuarentas. Si pensabas que eran muy listos porque pasaban mucho tiempo con el móvil o con el ordenador, olvídalo: estaban todo el rato haciendo la misma rutina estúpida, sin salir de una o dos plataformas. Mientras sus mayores creen que son poco menos que ingenieros de la NASA, la realidad es que son auténticos iletrados digitales que lo único que saben hacer es teclear rápido. Y es que nacer en una época determinada no asegura que vayas a hacer buen uso de las herramientas a tu disposición.

Un desastre que resulta de no haber sabido incorporar el aprendizaje de la tecnología como elemento horizontal en la formación, de despreciar las nuevas plataformas, de no motivar ni formar a los profesores, y de dejar que toda una generación de jóvenes crezca pensando que la tecnología sirve para cotillear estupideces y para hacer bullying. Un déficit en la educación que puede significar que nuestro país pierda un tren que me parece importantísimo.

A continuación, el texto completo de la columna:

 

Perdiendo el tren

Según The Economist, el mundo está viviendo una auténtica explosión cámbrica: como en aquel período geológico en el que todos los factores fisicoquímicos se combinaron para dar lugar a la aparición de miles de especies vegetales y animales donde antes únicamente había criaturas simples, el escenario mundial ve cómo una infinidad de elementos se combinan para dar lugar a toda una nueva revolución: software, hardware, plataformas y startups de todo tipo están empezando a redefinir todos los conceptos de la economía.

En muchos países, la programación y la tecnología se han convertido en una prioridad en la educación. No necesariamente convertir a los estudiantes en programadores, pero sí introducir las ciencias de la computación como fuente de aprendizaje de reglas fundamentales para vivir rodeados de objetos programables. El dinero fluye hacia nuevas empresas gracias a unas barreras de entrada que no paran de reducirse, a un ecosistema con piezas cada vez más diversas y reutilizables. Hardware y software cada vez más abierto, más barato y más accesible están generando un fenómeno imparable e interesantísimo. Prepararse para ese escenario es fundamental.

Mientras, en España, un gobierno que teme todo aquello que no es capaz de comprender reforma la educación sin prestar la más mínima atención al factor tecnológico, creando una generación de supuestos “nativos digitales” que están en realidad muy lejos de serlo, porque tienen una capacitación tecnológica y digital que está sensiblemente por debajo de otros jóvenes de su entorno comparable. ¿Dónde están los esfuerzos por adecuar la educación al ecosistema en el que se desenvolverán los profesionales del futuro? ¿Qué está haciendo la política ministerial y educativa al respecto?

Mientras el mundo empieza a coger el tren del progreso… España lo está perdiendo.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Missing a golden opportunity“)

 

35 comentarios

  • #001
    Javier Cordero - 14 febrero 2014 - 12:09

    Excelente artículo, Enrique!
    Estoy 100% de acuerdo en que se está dejando a los jovenes que tecleen en sus dispositivos tecnológicos de forma compulsiva sin un fin u objetivo marcado.
    La tecnología está para apoyar al resto de la economía no como nueva vía en el desarrollo de las mismas estupideces que se han hecho.

    La estupidez siempre será estupidez venga con cara de “bienvenido Mr. Marshall” o con cara de “Cómo ser Steve Jobs”. Da igual.
    Saludos!!!!

  • #002
    Daniel Terán - 14 febrero 2014 - 12:11

    Yo también tengo la impresión de que muchos papás piensan que porque el/la niñ@ sabe utilizar el iPad o el smartphone con el dedo, automáticamente ya domina: Física de semiconductores, Transmisión de ondas electromagnéticas, Fundamentos de sistemas operativos o Programación de bajo nivel, entre otras.

    Dentro de veinte años seguro que existirán otros dispositivos y la generación entrante los utilizará igual o mejor que la actual de nativos digitales. Eso es ley de vida, pero educar sobre las bases en las que se cimentan estos avances tecnológicos resulta primordial, tengas 5, 10 o 50 años.

  • #003
    Germán - 14 febrero 2014 - 12:13

    Enrique, estoy de acuerdo con lo que dices de los nativos digitales, pero quería preguntarte si puedes nombrar algún tipo de estudio sobre el tema, en donde aparezca esta realidad. Por que en mi caso es algo que veo cotidianamente, pero no sé si alguien se tomó el trabajo de estudiar el fenómeno de manera académica.

    Gracias.

  • #004
    Pedro - 14 febrero 2014 - 12:29

    Insistiendo en la política educativa del país. Con la LOGSE algún iluminado dijo la tecnología es importante pongámosla en el currículo de secundaria, y le dieron 4 horas semanales más que a Lengua o Matemáticas; después otro iluminado pensó que son demasiadas y hay que poner informática en secundaria, y le quitaron 2 horas a la semana para poner Informática. Pero que hacemos con tantos profesores no los vamos a echar los recién sacada su oposición , pues que den ellos la informática. Esa es la importancia que tiene la educación, y en este casó la formación en TICs, para nuestros políticos, seguramente el iluminado no sabía que ya existe un cuerpo de profesores de Informática en secundaria. Lo pongo a modo de ejemplo de desastre en políticas educativas, conozco muchos profesores de Tecnología que dan unas clases fantásticas de Informática en Secundaria, a costa de un gran sacrificio personal y de preparación extra.
    ¿Sería posible una ley educativa consensuada por una amplia mayoría de partes implicadas? Creo qué sabemos la respuesta: ¡larga vida al iluminado! Léase ley Wert.

  • #005
    Carlos Teschendorff - 14 febrero 2014 - 12:34

    He encontrado el artículo en facebook mientras escuchaba música por Spotify,usaba el wordpress de mi blog, observaba una presentación de mi prezi; en la otra pantalla estaba leyendo elEconomista, estaba mirando USA masterchef en Youtube y de vez en cuando utilizaba wordrefence para traducir de un idioma a otro. Además atendía a uno de mis 2 móviles, pues vivo en Francia donde mejoro el francés (que me está costando un poco, pues es mi cuarto idioma) Y sí, soy un nativo digital.

    “Desprecio a lo nuevo, pereza, falta de ambición, incomprensión con respecto a las posibilidades de la tecnología” Generalizar siempre es un error y el contenido de este post es uno y de los grandes. Sólo estoy de acuerdo en que: “Un desastre que resulta de … no motivar ni formar a los profesores” Profesores que por cierto suelen ser baby boomers y auténticos inútiles con la tennología y los idiomas.

    Éste es uno de mis posts al respecto http://www.emotioninnovation.org/la-innovacion-confia-en-la-juventud/. Tal vez te haga cambiar de opinión en algunas cosas.

  • #006
    Pedro Torres - 14 febrero 2014 - 12:47

    No solo hemos perdido el carro del conocimiento… 7 años de crisis y “paro” de contar…

    ¿If you are so clever why aren’t you rich?

    Toda España malcriando a sus hijos y luego critican que no estudian, que no trabajan, que no son productivos, que son corruptos…

    ¿Para que fomentar el esfuerzo? ¿Para triunfar y comprarte un avión? ¿Para encontrar la felicidad en el trabajo y la búsqueda del conocimiento?

    Una sociedad que valora el éxito económico y no el esfuerzo.

    ¡Menos universidad y mas loteria!

  • #007
    mercadder - 14 febrero 2014 - 12:52

    Que la tecnología no sea utilizada convenientemente no es culpa de los jóvenes, ellos simpre escojeran el camino más corto. INcluso muchas veces se ven obligados por el entorno a usarla.

    La culpa es de las escuelas retrógradas, de los políticos gilipollas y de los padres dinosaurios.

  • #008
    Rodrigo - 14 febrero 2014 - 12:55

    Si fuese un padre preocupado por la educacion tecnologica de sus hijos. ¿Por donde tendria que empezar?
    Gracias

  • #009
    Andrew Sanchezky - 14 febrero 2014 - 13:09

    Lamentablemente en Sudamerica, muchos paises ni siquiera ven el tren!!!!

  • #010
    Antonio Castro - 14 febrero 2014 - 13:21

    Hay que entender que estar a la última requiere un esfuerzo que no siempre se justifica. Isaac Asimov admitía que había detalles de su editor de textos que desconocía. Estoy seguro que no descuidó ninguno de los detalles técnicos que pudiera tener un impacto en su productividad.

    Creo que esto es una cuestión de medida y admito que generalmente la gente podría aumentar su productividad si invirtiera algo de tiempo en aprender cosas técnicas realmente útiles, pero también se da el caso de las personas obsesionadas por estar a la última y que invierten tanto tiempo en estar al día que se transforma en una adicción.

  • #011
    Enrique Dans - 14 febrero 2014 - 13:57

    #005: Carlos, ya que lees y citas, lee todo y cita todo. Lo siguiente que pone tras el fragmento que has citado tú es, precisamente, “salvo escasas excepciones”. Que sí, que hay jóvenes que manejan la tecnología razonablemente bien. Depende de su entorno familiar, de si han tenido la suerte de topar con profesores motivados en ese sentido, o si tienen una iniciativa y una afinidad muy marcada. Pero son eso, excepciones. Tú mismo podrás atestiguar que el entorno que te rodeaba en tus clases era, si te describes como te describes, claramente diferente a ti.

  • #012
    Felix Maocho - 14 febrero 2014 - 13:58

    Como socio de Hackerspace Madrid, no he podido más que asombrarme de la escasa presencia de socios que hay menores de 39 años, la gran mayoria están entre los 30 y 40 años. parece como si las nuevas generaciones se conformaran con utilizar la tecnología, pero no por desarrollar nada con ella.

    Pudiera pensarse que la cuota 30€ al mes es disuasoria para los jóvenes, pero por lo que yo he visto, cantidades similares no les apartan de acceder a academias de pintura, gimnasios, o a clases de idiomas. En mi opinión símplemente la tecnología no ocupa ninguna de sus primeras preferencias, lo cual no lo considero ni bueno ni malo, solo lo constato que tienen otras prioridades.

  • #013
    Víctor - 14 febrero 2014 - 14:00

    Nunca había reflexionado sobre los nativos digitales como mito y ahora me doy cuenta, viendo el uso que hacen de la tecnología, que tienes razón. Se trata de una utilización superficial de los aparatos portátiles principalmente y de una atracción por la novedad y la imagen. Ni un ápice de curiosidad, en la mayoría de los casos, por saber no solo cómo funcionan por dentro sino por conocer las posibilidades que ofrecen.
    Un saludo.

  • #014
    Xaquín - 14 febrero 2014 - 15:12

    Mientra tío Google no descubra el ADN glass tendremos que conformarnos con modelos de aprendizaje algo “clásicos”…con preponderancia del mundo real sobre el virtual (quiero decir que las crías de lobo no se pueden dejar deslumbrar por colorines y ruidos…ruido “de fondo” que se dice, además de despreciar la organización de los datos de entrada)…hay mucha tendencia a confundir la protésis con una mejora ineludible en el proceso evolutivo humano…

  • #015
    Sunfas Tradelo ("Garepubaro") - 14 febrero 2014 - 15:32

    Desde luego como en el 2000 en el kiosko habia disponible como 15 revistas mensuales de Linux otras de Windows y otras tantas de hardware y gadgets, en total podria superar facilmente el medio centenar de publicaciones en papel relacionadas con la informatica-electronica, hoy no queda ninguna de esas decenas de publicaciones han cerrado todas y no editan, asi que estos temas caen en el olvido y ya no interesan, poco duro la revolucion porque fue una falsa revolucion, UN ESPEJISMO.

    Cuando conozco a doctores en física, gente simpatica y sencilla dicho sea de paso, que todo el trabajo que encuentra en España es por supuesto, profesor de universidad, pues imaginate lo que se puede hacer hoy desde un tallercito de aficionados.

    La gente ha leido libritos y biografiillas donde dice que no se que billonario salio a partir de un garaje y se cree que eso va a volver a ser asi si en realidad no fue exactamente asi, era otro mundo de los 70s donde el unico que tenia accseso a un ordenador era alguien que viviera en barrios muy concretos de ciudades muy concretas de Estados Unidos y todo el mercado mundial informatico virgen.

    Hoy dia ese mundo de los 70s ya no existe sino el mundo exactamente opuesto a ese.

    Hoy el que no sepa meter mil millones de transistores en un microprocesador, hacer un Google o un sistema operativo como Windows7 pues tendra que tomarse esto como aficion, hasta que una empresa de estas como IBM, Siemens, Intel, Lockheed Aerospace o similar no saque una impresora 3D, a 35 euros o menos como las de papel, la gente va a seguir sin comprarse ninguna, porque con estas aficiones uno mira para atras y resulta que se perdio el tiempo, la epoca del cursillo de Photoshop ya quedo en el olvido como mal recuerdo de perder el tiempo

    Ya sabeis que la principal industria de California no es Google ni Facebook ni Cisco, sino la agricultura es lo que le da mas dinero, y ya sabeis que la agricultura de España si que podria ser mejor que la de California, esa industria si

  • #016
    Nicolás - 14 febrero 2014 - 15:35

    Excelente artículo y reflexión.Creo que nuestro gobierno esta actuando de forma irresponsable. Hace unos días apareció Barack Obama pidiendo que los jóvenes americanos aprendan a programar. No me imagino a Rajoy haciendo lo mismo. Es lamentable.

    Soy el subdirector de informática de la Univ CEU Cardenal Herrera de Valencia y en una entrevista que hice hace poco a un chico de un instituto me pregunto si Ingeniería informática era como la asignatura que le estaban enseñando en el instituto, OFIMATICA. Le dije que por supuesto que no!!!. En esa linea estamos y así motivamos a nuestros jóvenes para que descubran su vocación. Es para echarse a llorar

  • #017
    albert porta - 14 febrero 2014 - 16:33

    Excelente e-reflexión!, incluso me ha motivado a lanzar, con tu permiso, un debate en LinkedIn ;)
    Os paso el link: http://lnkd.in/dTinD5U
    Gracias Enrique.

  • #018
    Felix Maocho - 14 febrero 2014 - 18:09

    Como siempre se que se trata este tema, se confunde el manejo de equipos con saber informática. Un área mucho más importante que la informática, es la salud, y si bien está, que todos tengamos una nociónes de anatomía, lo que es una vacuna y una infección e incluso sepamos tomarnos la tensión u la teperatura, no seria razonable pedir que se enseñar a todos a diagbosticar enfermedades. Igual aberrante es que este país no produzca un medico, como que se obligara a que todos a saber operar de apendicitis.

    En informática pasa algo parecidom bueno es que todos conozcamos el manejo de aparatos diseñados para el uso del público y que seamos hábiles trabajando con ellos, pero otra cosa es saber programar, algo que evidentemente muchos tendrán que aprender en este país, pero siempre serán una minoría en el conjunto de la población.

    Creo que hay poco interés por la tecnología, pero forzar e extremo opuesto, es tambiéen bastante absurdo, lo ideal es que en conjunto todos nos interesemos por todas las áreas del saber, pero cada uno con un cultura general y unos comocimientos concreto en alguna de ellas.

    PD
    #015 Sunfas Tradelo (“Garepubaro”) o te preocupes todas esas revistas que no hay e los kioskos, están hoy en Internet junto con cientos de curso y tutoriales GRATUITOS. LEGALES y de CALIDAD, solo hay que saber encontrarlos 8 eso los jóvenes lo hacen perfectamente.

    ¡Y se me olvidaba!. Si quieres ver una agricultura a la última, no te vayas a California, date una vuelta por los invernaderos de Almería, o por qué no, vete al año que viene a ver la vendimia en mi pueblo https://www.youtube.com/watch?v=_AM0MdAefHE.

  • #019
    Mario - 14 febrero 2014 - 18:26

    Dice “Desprecio a lo nuevo, pereza, falta de ambición, incomprensión con respecto a las posibilidades de la tecnología, y salvo escasas excepciones, desprecio de lo tecnológico”

    Debería decir: “Desprecio a lo nuevo, pereza, falta de ambición, incomprensión con respecto a las posibilidades de la tecnología y desprecio a lo tecnológico, salvo escasas excepciones.”

    (Si se puede malentender una generalización Enrique)

    La verdad es que se lea como se lea, esta es una descripción bastante severa e injusta de los llamados “nativos digitales”. En realidad el problema no está en ellos sino en quienes fueron tan frikis, obtusos o absurdos como para clasificar a sus hijos en analógicos y digitales, y atribuirles a estos últimos unas capacidades de alguna manera superiores al resto de la humanidad. El mito no lo crearon ellos sino tú Enrique, y al decepcionarte no deberías cargar la tinta contra ellos sino preguntarte en qué te equivocaste. ¿De veras crees que el único problema es que el gobierno español no les enseñó a programar desde los 5 años?

    Ya no estamos en el 2001 y con toda seguridad podemos afirmar que una generación expuesta a lo digital está lejos de ser más lista, más inteligente, ni siquiera más informada, que las generaciones anteriores. La “superioridad” innata atribuida a los nativos digitales, un ser humano mejorado por el solo hecho de contar con una Tablet o un Smartphone, no era sino parte de la utopía digital donde la tecnología tiene un efecto positivo donde no está llamada a tenerlo (en la inteligencia de la gente). Si antes, con tan poca información a nuestro alcance la humanidad hizo lo que hizo, nos dice la utopía tecchie, imaginaos lo que puede llegar hacer cuando todos tengamos toda la información del mundo a un click de distancia: surgirán Einsteins por docenas en países sub-desarrollados, se igualarán las oportunidades de aprendizaje y de negocio, y bla bla bla.

    Esto está tan bonito que no importa cederle nuestra privacidad a Facebook ni negarle sus derechos a músicos o escritores. Digitalicemos todo, hasta nuestra propia actividad física, y entreguémosla a la mente maestra de internet que solo cosas buenas pueden pasar si alimentamos con más información a Google por el bien de la humanidad. Hoy ya nos vamos enterando que lo único que ha pegado un salto exponencial es la cuenta de beneficios de Google y otras pocas, que estar conectado significaba también estar vigilado y que la internet entendida como repositorio universal de conocimiento para el bien del hombre se parece cada vez más a la televisión basura de toda la vida pero con adsenses.

    Pero, ¿qué tan cierto es que internet haga más listas a las personas? Es un hecho que a partir de internet se ha incrementado el porcentaje de personas que profesan el Creacionismo en los EEUU -una doctrina ultra conservadora que niega la teoría de la evolución de Darwin y sostiene que el mundo, tal como lo conocemos, se creo de golpe por un acto de Dios.

    Que ahora, en pleno Siglo XXI, una proporción mayor de gente como nunca antes existió, niegue la evolución y esté convencida que el mundo se creo en 7 días como dice la Biblia, es un daño colateral típico de la era digital. Antes de internet era muy difícil que alguna editorial o una revista de prestigio publicase o hiciese suya tamaña idiotez. Pero hoy con internet hay miles de sites que afirman y refuerzan esa teoría, y hasta pueden probarlo – pero con pruebas tomadas de algún otro blog de la propia internet claro está. ¿No se suponía que el flujo libre de una mayor información rompería las cadenas de la ignorancia? ¿Cómo explicar que, por ejemplo en este tema del creacionismo, seamos estadísticamente más ignorantes que hace 100 años?

    La utopía digital dice que más información es siempre mejor no porque esto sea cierto sino porque la cantidad de bits y la velocidad del flujo es la única medida de conocimiento que pueden entender las tecnológicas. Poco importa que gran parte de la capacidad de internet se destine al porno o al mismo entretenimiento masivo que copa los mass media pero pirateado.

    En vez de criticar y pedir razones a los jóvenes “nativos digitales” por no tener skills de programadores Enrique, nuestra generación debería pedirles perdón por la mierda de internet que les estamos dejando y todos los peligros nuevos que enfrentarán en su futuro. Perdón también por haberles inculcado esa arrogancia insufrible de considerarse mejores y ese complejo adánico donde nada sirve antes de internet. Les estamos dejando una internet diseñada para el hiperconsumismo y el beneficio corporativo, y esta ya no tiene nada que ver con aquella de los primeros blogs personales, de los verdaderos intercambios académicos o de los amigos y colegas a distancia.

    Los que hemos perdido el tren somos nosotros, no ellos.

  • #020
    Solo un apunte - 14 febrero 2014 - 19:02

    Perdiendo el tren: el uso del gerundio en una nominalización en castellano es erróneo. Understanding Poetry, se traduciría en castellano como Comprender la poesía. Lo correcto hubiera sido titular a la noticia: perder el tren.

    Por lo demás es un buen artículo. Aunque es una pena descubrir que a pesar del esfuerzo que económicamente hacen muchos chavales y sus familias para comprar toda clase de tecnología: smartphones, netbooks, ordenadores, tabletas y demás, las nuevas generaciones no les sacan ningún partido. No te niego que gran parte de la culpa la tienen el gobierno y los planes de estudio, ¿pero no crees que también los padres son un poco responsables a este respecto? Vivimos en un país donde las inquietudes culturales no se incentivan, no es solo que no se incentive a los chavales a programar, o a observar las posibilidades que les brinda la tecnología, es que tampoco se les incentiva a leer, a investigar su entorno natural (como biólogo seguro que te has dado cuenta, sobre todo si comparas nuestra sociedad con la austriaca, la sueca o la holandesa), o a ejercer una sana curiosidad por todo lo que les rodea. Eso de irse al garaje a construir un mueble, a ayudar a papá o a mamá a arreglar el coche o un enchufe o a darse una vuelta por el campo a recoger hojas y clasificarlas en un herbolario, no se estila en un país en donde se prefiere llevar a los hijos al fútbol o al bar, en lugar de llevarlos a la biblioteca, a una exposición o al campo.
    Con esto no quiero decir que sea tu caso, ya que en algunos de tus artículos has aconsejado a adultos como enseñar poco a poco a los niños a manejarse con la tecnología. Sin embargo sería interesante investigar cuantas de las actividades que los chavales comparten con sus padres incentivan algún tipo de inquietud intelectual o creativa. Al fin y al cabo nuestros padres son nuestros mejores ejemplos y guías durante toda nuestra infancia y hasta la adolescencia.

  • #021
    Enrique Dans - 14 febrero 2014 - 19:44

    #020: Muchas gracias por el apunte. Y sí, absolutamente: los padres son también responsables del problema. Generalmente, asumiríamos como necesario y como parte de la educación enseñar a nuestros hijos a desenvolverse en el entorno, les enseñamos a caminar por la calle, a respetar las normas de circulación vial, a cruzar en verde, a pasar por el paso de cebra… pero en internet, muchos hacen dejación completa de su responsabilidad, se escudan en “yo no sé de eso”, y en lugar de “nativos digitales”, dan lugar a auténticos “huérfanos digitales” :-(

  • #022
    Guillermo - 14 febrero 2014 - 21:27

    ¿Cuántos de los obreros de la Revolución Industrial conocían los fundamentos por los que se regían las máquinas que utilizaban, o sabrían diseñar una desde cero?

    ¿Cuántos de los conductores del mundo son capaces de diseñar un coche, arreglarlo en su casa o comprender cómo funciona en profundidad?

    Los usuarios son usuarios, y las tecnologías, tecnologías. Cada uno las utiliza como corresponde a sus necesidades. No tiene nada de malo servirse de una tecnología para una utilidad concreta y no preocuparte de cómo funciona. Es más, lo contrario sería contraproducente.

    Criticar a los jóvenes es deporte nacional, no vamos a negarlo. Cuando se trata de tecnología, no es una excepción. A todos los carcamales les gusta llamar inútiles a los chavales, pero luego bien que los llaman cuando tienen un virus, no saben instalar el office o le sobran 17 toolbars en el navegador por hacer un mal uso.

  • #023
    Miguelangel - 14 febrero 2014 - 22:26

    El original ;)

    http://coding2learn.org/blog/2013/07/29/kids-cant-use-computers/

  • #024
    Liborio - 14 febrero 2014 - 22:39

    Jo… Enrique… Me parece que te has pasado algunos pueblos. (¿Para contentar a quién.?
    Todo lo que voy a decir más abajo equivale a tres palabras: PARO, PARO Y PARO.

    ¡Personalmente no me gusta que nadie traumatice a una persona sin empleo, lo que aquí en España equivale a decir “persona joven”.
    Tu parabola queda bonita para el medio que lo has escrito. Mi lectura, subliminal tal vez, es como si dijeras que los jóvenes no son emprendedores y no piden prestamos a los bancos.

    ¿Sabes el paro juvenil que hay.?
    ¿Sabes sus problemas.?
    ¿Han creado ellos la situación que les toca vivir.?
    ¡Qué bonita era la canción… Respeto… respeto.

    Creo que los jóvenes cumplen y hacen lo que les dicen. Ellos hacen sus trabajos por ordenador, pasan a sus profesores sus trabajos en formato informático, doc, pdf, etc. En esto hay que dar las gracias a muchos profesores, sus estudiantes no tienen que imprimir sus trabajos y les ahorra mucho dinero en estos tiempos del paro júvenil.

    En fín. Me estoy temiendo que las personas que han escrito los comentarios anteriores no entran en la categoría a la que te refieres, su juventud pasó.
    Muy bonito lo de la tecnológia… pero por muy buena programación orientada a objetos que desarrolle un programador… Siempre se hará lo clásico en la piramide: El jefe, incluso siendo un burro y avaro que sea, siempre manda y hace y fábrica lo mejor para su propio beneficio, el beneficio de su franquicia o para el beneficio de alguna multinacional del tío Sam.

    En fin, veamos algunas “Falsas citas” atribuidas a Socrates:

    – “Conócete a ti mismo” (Es la inscripción que se encontraba a la entrada del Oráculo de Delfos.)
    – “Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros.”
    – “Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan el respeto a sus maestros”

    Enrique te doy razón en una cosa. He leído algunos libros y he visto que el sentido del humor de algunas personas jóvenes que los han escrito es algo raro y muy parecido al estilo “inducido o creado” por las películas y series americanas. Escriben el libro pensando que las personas que lo compren van a comprender lo que dice y su sentido del humor cuando habla de alguna de las muchas seríes que ha visto en la tele… Pero a la hora de la verdad es su forma de aprender… y no la aburrida y en blanco y negro de las anteriores generaciones.

    Podríamos aprender muchas cosas leyendo este libro:
    La civilización empática
    Jeremy Rifkin (2010)

  • #025
    Alberto Sánchez Casado - 14 febrero 2014 - 22:54

    Este año el Mobile World Capital ha puesto en marcha una iniciativa llamada mSchools, que es un programa educativo pionero destinado a que los estudiantes de secundaria de Cataluña trabajen en el aula con tecnología móvil a través de la creación y uso de soluciones móviles.

    Esperemos que este programa se pueda expandir en breve a todo el territorio nacional.

    http://mobileworldcapital.com/es/pagina/67

  • #026
    Anónimo - 14 febrero 2014 - 23:23

    Me cuesta entender en qué se sustenta la afirmación de que los nativos digitales utilizan peor las TIC que la anterior generación. Dicho con todos los respetos, suena un poco a ” en mí época todo era mejor y estos jóvenes de ahora no saben nada” etc, etc. Y finalmente la frase del artículo “dejar que toda una generación de jóvenes crezca pensando que la tecnología sirve para cotillear estupideces y para hacer bullying” me parece de muy poco buen gusto cuando menos, y que puede llegar a ser ofensiva. Es caer en un estereotipo vulgar. ¿ Resulta que ahora los milenials sólo hacen estúpideces y se dedican a hacer bullyng?Les diré una cosa los cuarentones y cincuentones que son los que nos gobiernan fíjense dónde nos han llevado. A lo mejor, ojalá, estos nativos digitales sean capaces de llevarnos más lejos que esa generación que peina canas. Una generación que quizá sabe mucho de TIC – o quizá no tanto como presume- pero desde luego sí que sabe mucho de haber hundido España con corrupción.A lo mejor estos estos nativos digitales son los que la levantan. Desde luego los nativos digitales tienen el beneficio de la duda…

  • #027
    Daniel - 15 febrero 2014 - 04:01

    estoy de acuerdo con comentarios de gente más jóven, porque nos guste o no, la gente hace lo que le dicen. La pregunta que en realidad hace el artículo, es porqué no existe un mayor desarrollo de startups y tecnología en España. Y erróneamente lo achaca a que no hay bastantes jóvenes con ese interés. El argumento de fondo del artículo no es correcto.

    Es cierto que los que nos criamos en los 80 con Spectrums y modems analógicos adquirimos habilidades debido a las dificultades, y eso nos ha dado a algunos (en absoluto a todos) una visión de la tecnología a un nivel detallado sin tener formacion académica. Esto hoy solo lo tienen jóvenes con formación directa en tecnología y programación, mientras que el resto suelen ser simple consumidores de la tecnología. Pero es que eso es totalmente lógico. Es normal que solo una minoría de los jóvenes tengan ese conocimiento. Aquí la pregunta real, es porque esa minoría no es mas amplia. Y la respuesta a ese panorama social y laboral, viene por la carencia de planes gubernamentales y empresariales.

    Los sucesivos gobiernos no han realizado ningún plan a largo plazo en este tema como no lo han hecho en ningún otro asunto económico. Debemos recordar que tras el gobierno de Felipe González – recuerden aquello de “todos los hijos de obreros a la universidad – se diagnosticó que existía un problema de sobreeducación. Y desde entonces se empezó a bajar el nivel cultural y educativo de la población, para así tener un perfil de mano de obra no cualificada. Los sucesivos intentos de desviar esa preparación hacia la formación profesional se revelaron una patraña, ya que en realidad no había ningún interés real del gran empresariado español en la tecnología.

    El artículo por tanto no esta viendo lo que ha sido una diseño acometido a través de los años. Un diseño negligente y cortoplacista, o en realidad la total ausencia de un diseño económico de futuro. Pero no ha existido ningún error azaroso. Esa ausencia de mano obra cualificada ha sido algo totalmente consecuente con las acciones del empresariado y de gobiernos.

    Si nos fijamos la única reforma que nunca se hizo fue la del gran empresariado. Y era la única que se debía de hacer. Son los grandes banqueros y empresarios españoles quienes han condicionado el aspecto económico de nuestro país, presionando a los sucesivos gobiernos en el diseño económico. Unos diseños siempre enfocados a la economía de corto plazo, financiera, a la construcción y la hostelería. En general a negocios sin ningún retorno de peso para la sociedad, ya que la mano de obra no necesita excesiva formación y mucho menos tecnológica.

    ¿Porqué han hecho esto si esta gente son los primeros informados de los cambios que vienen?. Porque naturalmente, para una élite salida del cortijo de caceria y del franquismo, el boom tecnológico de finales del siglo XX les resultó algo tan ajeno como incómodo. Estos señores no habrían tolerado jamás rodearse de técnicos que hablaban de cosas indescifrables para meterse en negocios totalmente ajenos a su capacidad cerebral y a su visión caducada del mundo. Ni tampoco por supuesto han tenido la categoría moral de facilitar su propio relevo preparando el terreno para el futuro. Han preferido hundirse arrastrando a toda una sociedad, porque jamás les importó nada en absoluto. En todos los países existen unas élites económicas, pero las de aquí son de otro nivel.

    Actualmente estamos presenciando otro sabotaje en la misma línea respecto al potencial de energías renovables que también sería una fuente de mano de obra más cualificada y de I+D. Esta gente son así.

    Naturalmente que hay jóvenes con formación y cualidades, pero tristemente son minoría y además hoy lo único que se puede aconsejar a esa juventud es que se vayan del país para que puedan progresar como individuos.
    Aunque si un día logran posiciones de influencia en el exterior, sería bueno que no se olviden jamás a quienes los llevaron a la emigración. Lo mejor que pueden hacer en el exterior es vilipendiar a toda esta mafia abyecta que son las élites económicas y políticas españolas. Ya que no tenemos un Estado democrático moderno sino que tenemos una vulgar mafia de cortijo franquista. La de siempre.
    Deberían hacerlo en todos los foros y lugares adonde les pueda llevar la vida. Os haréis un favor a vuestra dignidad y a la de los que nos quedamos aquí.

  • #028
    Manuel - 15 febrero 2014 - 09:28

    Hace tiempo que perdimos el tren, sobretodo en una de las industrias que genera más beneficio, ellos preferieron invertir en ladrillo.

    Solo un ejemplo,
    Paco Menéndez –> Proyecto Memoria matricial inteligente, basada en la idea de que la memoria, además de almacenar datos pudiera ejecutar instrucciones de manera simultánea, lo que supondría una alta paralelización a bajo coste. En Sevilla, en el año 1999, y con tan sólo 34 años, Paco Menéndez se suicidó arrojándose desde su piso. La excesiva presión a la que estaba sometido junto con la gran inversión que había acometido en su proyecto provocaron supuestamente el fatal desenlace.

  • #029
    ruizdequerol - 15 febrero 2014 - 11:57

    Un artículo, en mi opinión, desequilibrado, tendencioso y equivocado en el fondo y en la forma.

    El fondo podría ser opinable. Me abstengo, porque un comentario no da para debatirlo como merece.

    La forma es otra cosa. Todo en tono negativo. Pero en un negativo que se aplica sólo de a los otros. Como una rabieta de adolescentes consentidos. Nada de autocrítica, que a lo mejor también tocaría. Pero, sobre todo, nada constructivo.

    Todos saldríamos ganando poniendo en práctica lo que enseñaba Peter Drucker: “The task of a leader is to create an alignment of strengths in ways that make a system’s weaknesses irrelevant”. Sobre todo quien enseña en una escuela de negocios.

    Leo por ahí que un verdadero líder dedica el 50% de su esfuerzo a liderarse a sí mismo, y el 25% a liderar a sus jefes o al sistema. Continuemos buscando.

  • #030
    JL - 15 febrero 2014 - 13:15

    Me parece muy interesante este post, Enrique, y estoy en la mayor parte de acuerdo con lo que comentas, pero creo que no se trata sólo de perder el tren por el uso de la tecnología, sino por el poco interés y reconocimiento en lo que los americanos llaman STEM (Science Technology Engineering Maths).

    La Tecnología en ese caso es una más de las patas, la más visible, porque nos rodean gadgets de multiples formas, pero si buscamos el fondo del asunto te encuentras la falta de interés en todo lo que sea Ciencia o Matemáticas.

    A todos nos gusta generalizar según lo que vemos en nuestro entorno, así que yo también lo haré, aunque probablemente no sea representaivo del “mundo mundial”. Si tienes una hija/hijo que dice que le gusta las matemáticas o la física , espera unas miradas del estilo “vaya, tiene una niña rarita”. Ahora, si tu hijo se pasa el día dando patadas al balón y es mas o menos bueno, tendras la admiración de muchos padres que les gustaría que su hijo fuese el nuevo Messi.

    Si se te ocurre decir en una reunión social que te gusta el aeromodelismo, o la electrónica, o programar como hobby las sonrisitas son generalizadas, pero si juegas al golf (algo tan avanzado como meter una bolita en un agujero con un palo), levantarás la admiración por ser un “triunfador”. Y en otros entornos podeis susituir el golf por ser socio del equipo de futbol de tu ciudad.

    En lo que no puedo estar de acuerdo es en estar siempre culpando de esta actitud de la sociedad /los jóvenes al gobierno de turno, la banca, los empresarios (y ha faltado alguien que saque a la Iglesia). En mi opinión la culpa sería un 20/80. Y el 80 es lo que hicieron nuestros padres con nosotros o lo que hacemos con nuestros hijos o lo que decidimos hacer con nosotros mismos y nuestro tiempo.

    Por supuesto que hay sectores en los que es necesaria la intervención del estado o de las instituciones para evitar desigualdades y brechas, pero no en los entornos en la que la mayoría de nosotros nos movemos.

    Puedes tener interet/smartphones/tablets/laptops y usarlos para ver porno, gatitos monos en Youtube o jugar a WOW, pero también puedes acceder a una cantidad de conocimiento y formarte. Es tu decisión para ti y para tus hijos.

    Y puedes tener una TV en casa y tenerla todo el día encendida con el Salvame De Luxe, o el Tomate, o puedes ver 2 horas al día Discovery Max o la 2.

    Así que deberíamos echarnos una mirada a nuestra propia viga en el ojo y no pensar que la solución va a venir de afuera, sino que nosotros somos parte de ella (como lo somos del problema)

    Por último, y coincido con algunos comentarios, algo de responsabilidad tienen los que han estado alabando las ventajas de ser “Digital” frente “Analógico”. En realidad estamos hablando de “Virtualidad” y “Realidad”.. Y entre las dos, yo me quedo con la segunda…

  • #031
    Rafael Espejo - 15 febrero 2014 - 20:02

    Buenas Enrique,

    Estoy bastante de acuerdo con lo que expresas en el artículo de hoy, no me gusta generalizar porque en este mundo hay de todo, pero sinceramente me da a veces hasta coraje que las personas no puedan dejar el teléfono en el bolsillo más de 2 minutos y no te hablo sólo de chicos jóvenes, si no de personas adultas de más de 25 que están realizando su trabajo y no pueden parar de enviar fotitos o textos tontos para levantar la sonrisa al que lo ve.

    Lo veo como poco una falta de responsabilidad enorme y muy poca profesionalidad. Esta es la nueva era tecnológica, tiene sus pros y sus contras, como todo en la vida, el fin dependerá de como se utilice la herramienta para conseguirlo ;-)

    Buenas tardes y saludos!!!

  • #032
    Pedrin - 16 febrero 2014 - 09:36

    Qué fácil es criticar. Seguro que cuando tenías 20 años pensabas que tu generación era la mejor, y cuando tengas 60 lo seguirás pensando. ¿No te hace qué pensar?

  • #033
    Enrique Dans - 16 febrero 2014 - 10:16

    #032: ¿?? Pues sinceramente no, nunca pensé eso. Ni sé qué te lleva a pensar que lo hice. No estoy “en contra” de la generación actual, al revés, busco que le vaya lo mejor posible, porque de lo que consiga esa generación dependen muchas cosas que me resultan muy importantes…

  • #034
    JC - 17 febrero 2014 - 13:40

    Mi novia, con 31 años y siendo usuario más que avanzado en todo tipo de tecnología, está actualmente realizando un curso en el que la mayoría de sus compañeros tienen entre 19 y 25 años y los primeros días me contaba alucinada como muchos de ellos tenían correo electrónico pero no se acordaban ni de la password debido a que no lo usaban (alguno ni siquiera tenía una cuenta de email), la mayoría no sabían lo que era dropbox o cualquier tipo de red social…
    Yo cuando me lo contaba no me lo podía creer ya que supuestamente esa generación ha crecido ya con todo tipo de tecnología y supuestamente son nativos digitales…
    Debe ser que nosotros estamos mal acostumbrados y pensamos que otros también.

  • #035
    Alba Piaggio Ruiz - 17 febrero 2014 - 18:49

    Me parece interesantísimo, a ponerse las pilas, se ha dicho!

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados