El trabajo distribuido y su normalización

IMAGE: Natali Altyn - Pixabay

Una encuesta a 158 directivos norteamericanos revela que las políticas de vuelta a la oficina se han convertido en una prioridad completamente residual para ellos, y que tan solo seis de ellos las consideran importantes.

El 27% de los directivos consideraron una prioridad el mantenimiento del trabajo híbrido. En otra encuesta, llevada a cabo por Deloitte, el 65% de los directivos del área de finanzas afirmaron esperar que su compañía ofreciese la posibilidad de acuerdos de trabajo híbridos a partir de 2024.

El trabajo distribuido, contrariamente a lo que muchos creen, está creciendo en los Estados Unidos. Entre el 20% y el 25% de los trabajadores llevan a cabo su jornada laboral desde su casa al menos durante una parte de la semana, por debajo lógicamente del 47% que llegó a representar durante los confinamientos derivados de la pandemia, pero muy por encima del 3% que suponía antes de la llegada de la misma.

Para una cantidad cada vez mayor de directivos, tener trabajadores en entornos distribuidos que no acuden todos los días a la oficina se ha convertido en algo perfectamente natural, que no conlleva en absoluto una pérdida de productividad (en muchos casos supone un incremento de la misma), y que supone una facilidad a la hora de atraer o retener talento, particularmente en las generaciones más jóvenes.

El grupo de directivos «nostálgicos» que, tras la pandemia, se empeñaron por encima de todo en obligar a los trabajadores a volver a las oficinas, alegando supuestas pérdidas de productividad que nunca pudieron ser demostradas y que, en realidad, solo existían dentro de su cabeza, han hecho mucho daño a la normalización de un fenómeno, el trabajo distribuido, que tiene, en el entorno tecnológico actual, todo el sentido del mundo.

Ofrecer libertad a los trabajadores para que puedan elegir libremente si trabajan desde su casa o si acuden a la oficina, en modelos híbridos que buscan empoderar al trabajador en lugar de encorsetar sus opciones, se convierte cada vez más en la opción más razonable en las compañías que entienden los cambios en el entorno. La disponibilidad progresiva de ancho de banda y de tecnología que permite el desarrollo de trabajo y la coordinación de manera cómoda y adecuada generó que, tras la prueba de fuego que constituyó la pandemia, la sociedad avanzase muchísimo en la comprensión de estas opciones. Frente a esto, una generación de directivos trasnochados e incapaces de renunciar al micromanagement se empeñaron, en muchas compañías, en volver a la situación previa a la pandemia, y mintieron al decir que estaban percibiendo pérdidas de productividad derivadas de la nueva situación.

Esos mandatos de vuelta a la oficina se toparon con una realidad muy interesante: en mercados de trabajo funcionales, muchos trabajadores decidieron, simplemente, abandonar aquellas compañías que pretendían imponerles forzosamente la vuelta a la oficina, con la consiguiente pérdida de talento. En otros casos, los trabajadores se resignaron a volver, pero su productividad se resintió. En algunos casos, los de las compañías que más radicalmente demandaron esa vuelta a las oficinas, la cultura y la reputación recibieron un fuerte golpe, y herramientas como Glassdoor y similares son buena prueba de ello: se convirtieron en empresas mucho menos interesantes para trabajar.

Cada vez más, las diferencias entre la casta de directivos conservadores que se niegan al trabajo distribuido y las generaciones post-pandémicas que lo ven como algo simplemente lógico y natural se convertirá en un problema, que obligará a esas compañías a buscar mejores directivos, más preparados para el nuevo entorno y con más capacidad de adaptación a los cambios de la sociedad. Si como directivo estás empeñado en tener a todos tus trabajadores en la oficina, donde puedes verlos, debes saberlo: eres un inadaptado fósil de otra época, y ninguna de tus percepciones negativas sobre el trabajo distribuido está refrendada por datos reales de productividad. Los trabajadores trabajan mejor cuando son más libres.

El trabajo distribuido es, simplemente, algo natural. Obviamente, no todos los trabajos pueden hacerse de manera distribuida, pero pretender mantener a trabajadores que podrían estar llevando a cabo sus trabajos de manera plenamente satisfactoria desde sus casas atados a una mesa en la oficina, como si trabajasen en un taller de la Revolución Industrial es algo que cada día se demuestra más anacrónico y absurdo, y que cada día más, separará a las compañías exitosas de las que van dejando de serlo.


This article is also available in English on my Medium page, «Distributed work: get it right and your organization will benefit«

26 comentarios

  • #001
    menestro - 22 enero 2024 - 12:24

    Pues todas la noticias que tengo yo son de lo contrario, además de ser consciente de que una cosa es la flexibilidad laboral y otra la desconexión de la relación social en el entorno de trabajo, la fatiga de zoom, el aislamiento, etc.

    Y el convertir tu casa en una segunda oficina, con lo que conlleva de invasivo para una vida que permita conciliar la vida laboral y familiar, ya se produce una invasión de la misma.

    Notas al margen

    Mucha gente no entiende como Epstein se rodeó de una cohorte de amigos tan notables, sin que ninguno se diera cuenta de nada.

    Pues veréis, una de las habilidades de los sociopatas, uno de sus camuflajes vitales, es condicionar a otras personas para hacer cosas de las que ni siquiera son conscientes.

    Un día, te despiertas poniéndole koolaid en el desayuno a tus niños y seres queridos, porque crees que les estás salvando y haciéndole un favor a un amigo entrañable. Pamies, por ejemplo.

    ¿Cómo vamos, Olympe? ¿Todo bien?

    Responder
    • Javier - 22 enero 2024 - 13:20

      No te considero una persona que viva en su burbuja informativa, y aún a pesar de correr el riesgo de ser (yo) considerado víctima del sesgo de evidencia anecdótica añado un link (porque estoy ocupado, no porque no quiera buscar) de modelos de trabajo distribuído que sí funcionan bien y que lo venían haciendo bien desde muchos años antes de la pandemia:

      Automattic: Work With Us (caso que Enrique debe conocer más que bien porque sé que conoce a Matt Mullenweg)

      Y para que Harvard Business Review en 2013 haya publicado al respecto… vaya, que algo bien alguien tiene que estar haciendo en ese campo ¿no?

      ¿Tan dificil es copiar los buenos modelos? ¿O es que los psicópatas tienen tanto poder en la prensa que las únicas publicaciones al respecto son de lo mal que se trabaja de forma distribuida?

      Parecen esos ̶p̶r̶o̶s̶t̶i̶t̶u̶t̶a̶s̶ periodistas que en vez de hacer bien su trabajo e investigar la verdad, publican la noticia con el texto ya escrito previamente:

      …según trascendidos policiales, el sopechoso se suicidó de 18 disparos en la cabeza…

      Responder
      • menestro - 23 enero 2024 - 00:20

        Javier, para ser honesto, no tengo ni idea de por qué algunas personas insisten en hablar conmigo.

        Me monto charlas con bebes, mientras sus madres hacen cola con ellos en brazos. Debatimos de un montón de asuntos de enjundia. Crónica de la actualidad. Geopolítica. Las dependientas gritan «basta!» dobladas de la risa, para que te hagas una idea.

        Pero no intuyo de forma natural por qué tuiteros y toda clase de fauna, creen que estoy interesado en ellos o alguna especie de código del honor de soltar una perorata y darse palmadas en la espalda.

        Es una fase de la infancia que se me escapa. Un coto privado de pollas infantiles.

        No te ofendas, pero no hay nada más sencillo que hacer amigos en cualquier bar.

        Ahora, con el suicidio de los 18 disparos en la cabeza, has abierto un nuevo umbral de las conversaciones peregrinas en la barra de un bar. Da para la siguiente temporada de Slow Horses… Eso te lo reconozco. Es un MacGuffin digno de Tarantino.

        Nos tienes a todos en vilo.

        Responder
    • Konamiman - 23 enero 2024 - 08:54

      Aquí uno que trabaja 100% en remoto/distribuido desde 2016 (Stack Overflow primero, Toptal después, ahora Automattic – sí, todo empresas extranjeras, el empresaurio español no está por la labor y además los sueldos «allende los mares» están en otra dimensión).

      ¿Mi experiencia tras todo este tiempo? Primero te diré la conclusión (¡spoiler!). Sólo habría una manera de convencerme para volver a un trabajo tradicional con lugar y horarios fijos: a punta de pistola (y aún así tengo mis dudas).

      Para un trabajo como el mío (programador), el modelo tradicional de «a la oficina de 9 a 5″ es AB-SUR-DO. Punto.

      ¿»Desconexión de la relación social en el entorno de trabajo»? Primero, si dependes del trabajo para tener vida social es que tienes un problema que va más allá del campo laboral. Segundo, no trabajo aislado en una burbuja: Slack siempre abierto (sí, con canales para chistes y tonterías también) y videollamadas semanales, además 2-3 veces al año nos reunimos en persona (¡y de paso vemos mundo!). Ah y tengo amigos fuera del trabajo con los que quedo de vez en cuando y esas cosas.

      «Convertir tu casa en una segunda oficina, con lo que conlleva de invasivo para una vida que permita conciliar la vida laboral y familiar»… ¿en qué universo tener libertad para trabajar desde donde te dé la gana y con el horario que quieras es un problema para conciliar trabajo y vida personal? Me debo estar perdiendo algo (y repito: trabajo 100% en remoto desde 2016). Además de que nadie te obliga a trabajar desde casa: vete a una cafetería, a una biblioteca o a un coworking si quieres (¡yo lo hago!)

      Hazte un favor y revisa tus fuentes de noticas, anda.

      Responder
      • Carlos Jerez - 23 enero 2024 - 10:36

        Literalmente lo que pienso yo y diría que casi todos mis compañeros.

        No vuelvo a la oficina ni harto de vino.

        Responder
      • menestro - 23 enero 2024 - 14:36

        Me estás contando que eres freelance desde 2016, para los que no hablan developmentness. Autónomo y no has cotizado desde entonces.

        Y me cuentas que te va bien, porque porque puedes trabajar en una cafetería y una biblioteca.

        Ya veo. El WeWork se sale del presupuesto. Hemos olvidado las playas paradisíacas y el mojito en en lounge-work del hotel.

        ¿Te das cuenta de que hay personas que contratan a perfiles como el tuyo y todo eso, verdad?

        Para abaratar costes laborales, por si nadie te lo ha contado. Off Shore.

        Responder
        • Konamiman - 23 enero 2024 - 16:08

          ¿Que qué?

          Hasta 2021 fui autónomo, sí, y emitía una factura debidamente declarada por cada sueldo mensual que cobraba. Que no he cotizado, menudo chiste, Hacienda se ha puesto las botas conmigo (y me parece justo, no soy de esos de «mi iría a Andorra si pudiera»). Desde 2022 Automattic tiene sucursal en España así que ahora soy empleado corriente y moliente.

          Me va bien porque puedo trabajar desde donde me dé la gana. La cafetería y la biblioteca las he mencionado como posibles opciones. Yo en particular tengo alquilada una oficina en un coworking, que la empresa me paga. El día que necesito (o simplemente quiero) no ir y trabajar desde casa, lo hago y punto.

          ¿Abaratar costes? Hasta donde yo sé mi sueldo es comparable al de cualquier otro empleado de la empresa en cualquier otro país y con un puesto similar.

          Y no acabo de entender a dónde quieres llegar, sinceramente.

          Responder
          • Gorki - 23 enero 2024 - 17:14

            Han abaratado costes, no tiene oficina, ni calefcción, ni sire acondicionado, ni luz eléctrica, ni mesa, ni ordenador, ni impresora, ni consumen papel, bolis y cello

            ¿A ti te importa que ellos ahorren?

          • menestro - 23 enero 2024 - 17:24

            «Hacienda» y la base de cotizaciones a la seguridad social son diferentes. Cuando una empresa contrata a un autónomo la relación es mercantil, no laboral y supone no pagar esas cantidades y desgravarse el salario que percibes.

            Lo mismo sucede en EE.UU. pero de forma aún más ventajosa. Ganas la tercera parte que los que no trabajan off shore.

            Tu sueldo aquí puede parecer algo, pero es menor que el Staff. Varios ordenes de magnitud. Por decirlo suavemente.

            Trabajas para un sucursal porque la ley ha empezado a exigir la cotización en España de las empresas extranjeras. En realidad, para ellos funciona como una subcontrata, una «Employer of Record» y por lo tanto, tu trabajo se mantiene fuera de los libros y siguen desgravandoselo, con un «sueldo Español», de los más bajos de la UE.

            Y ni siquiera tienen que alquilar oficinas.

            Es una cuestión de ahorro cuando se trata del empleo menos necesario y más precario, no de ventajas para el empleado, por más que te vendan la libertad y el oropel, es un contrato de bajo coste.

            No trabajas para Automattic, estás subcontratado. Se irán a Irlanda. ¿Has visto sus oficinas allí? Enormes.

  • #010
    José Manuel Benítez - 22 enero 2024 - 12:26

    …Y las medidas relacionadas con la lucha contra el cambio climático deberían comenzar por aquí. Nadie que pueda trabajar de forma eficiente desde su casa debería poder trasladarse a ninguna oficina, liberando de ese modo su espacio en una autopista, en un autobús, tren, etc

    Responder
    • f3r - 22 enero 2024 - 15:17

      100% de acuerdo, aunque el gobierno de España, que podría dar ejemplo, se ha puesto como objetivo que todos sus trabajadores estén en presencial el máximo tiempo posible, entre otra lindezas que jamás contaré en público.

      Responder
  • #012
    Gorki - 22 enero 2024 - 14:07

    Circunscrito a Madrid y más aun a mi familia, diria que el trabajo hibrido, no solo ha triunfado en Madrid, sino que es bastante normal. Muchos de mis familiares cercanos tienen trabajo hibrido, algo que no les permite vivir muy lejos de su oficina, a la que van con cierta frecuencia, pero si compatibilizar la jornada de trabajo hasta cierto punto, con obligaciones familiares, como llevar y recoger niños de los colegios e incluso alargar los «puentes», de forma que no coincidan con las grandes migraciones de salida o entrada.

    Como todo en esta vida tiene ventajas e inconvenientes, Ventajas obvias de ahorro de tiempo y dinero no solo en desplazamientos, sino incluso en vestuario. Inconvenientes todos los derivados de trabajar en viviendas que no tuvieron en cuenta que precisas un «despacho» para poder trabajar, La mayoria han tenido que recurrir a algun truco, mas o menos chapucero,· para poder transformar un rincón de su hogar en un lugar de trabajo, pero no es suficiente, sigue siendo complicado conseguir un ambiente de trabajo en un hogar, que sigue su ritmo a habitual, de limpieza, cocinar,… lo que de alguna forma condiciona la vida normal dentro del hogar .

    Una solucion seria ir a un coworking cercano de tu domicilio, pero este tipo de locales no abundan en los barrios dormitorio, y se perdería la mayor de las ventajas que es el ahorro.

    Responder
    • Egon Ritter - 22 enero 2024 - 15:38

      En mi pueblo abrieron un coworking, terminó cerrando porque la gente prefiere trabajar en su casa.

      Responder
  • #014
    Benji - 22 enero 2024 - 15:22

    Renuncié a mi trabajo anterior precisamente porque la empresa me requería una presencialidad tremenda (para mí). Varias veces me hicieron viajar a Madrid por el simple y único placer de demostrarme que tenía que ir cuando me dijesen, no cuando hiciera falta. Incluso varias veces el mismo mes.

    Portátil devuelto, carta de renuncia 15 días y un elegante adiós después (y dejando puertas abiertas a volver) dejando todo hecho o traspasado adecuadamente, me fui a trabajar a una empresa de Londres… desde Málaga.

    Ya hace dos años de aquello. He tenido que ir a Madrid 2 veces en todo el año para eventos de empresa o alguna reunión con un cliente español y un viaje a Holanda para una formación. Fabulosamente bajo nivel de viajes, totalmente adecuado para mí, que quiero pillar sol y no niebla o frío o lluvia.

    100% remoto con salario medio de londres en un pueblito costero de Málaga no masificado.

    Así sí que tienen mi productividad y compromiso. Y sí: hago a veces más horas de las que tocan para sacar algo adelante, pero es que de un corazón agradecido nace mucho más que de uno resentido.

    Responder
    • Fernando - 22 enero 2024 - 20:13

      Bien lo que comentas.. has dejado de trabajar en una empresa Española (deduzco) y te has ido a una inglesa… Los porcentajes que menciona esta publicación y las referencias son todas internacionales.

      Lo que me gustaría saber, es el porcentaje en España, creo que cambia mucho respecto de Europa… casi seguro.

      Responder
      • Rodrigo - 23 enero 2024 - 08:07

        En el Convenio Colectivo Estatal de Empresas de Consultoría, Tecnologías de la Información y Estudios de Mercado y de la Opinión Pública firmado en 2023 hay un apartado referente al trabajo en remoto. En mi caso, y en el de muchos compañeros, hemos trabajado en remoto desde la pandemia y seguimos haciéndolo. La oficina en donde yo trabajaba se cerró y ahora si queremos ir a trabajar presencialmente tenemos una oficina más pequeña para ello. Entiendo que en nuestro caso el trabajo en remoto es más sencillo pero quiero decirte que en España también se está utilizando por alguna empresa.

        Responder
  • #017
    Nortenio - 22 enero 2024 - 17:49

    Estoy bastante de acuerdo con lo que se dice aquí.

    El teletrabajo por el artículo 33 que nos trajo la pandemia con su confinamiento ha resultado totalmente revelador. Sí que se podía y se puede. Es una cambio cultural que, sabiéndose posible, costaba dar el paso. Ahora los equipos, departamentos y muy importante, los clientes somos conscientes de que funciona.

    En nuestro caso y una vez abrazado el modelo, primeras reflexiones: reducción de oficinas, segunda reflexión: rediseño de las mismas en espacios de encuentro atendiendo a otras dinámicas.

    La relación con el trabajo ha cambiado y para bien. Ahora aún es factor diferencial (y para eso sirve), a futuro, normalidad Sure

    Responder
  • #018
    Javier Lux - 23 enero 2024 - 13:13

    Offtopic que puede interesar a nuestro amigo Chipirón:

    Acabo de disfrutar mucho un cast sobre DeSci, o Decentralize Science. En el pasado recuerdo discursiones aqui sobre la ciencia y los oligopolios con los editores de papers, la dificultad de acceso a los papers, así como el esperanzador movimiento Open Science, que pretende ser el Open-source github de la ciencia.

    Este es el podcas: https://www.youtube.com/watch?v=zspFrtqZmhs

    Perdon por el offtopic

    Responder
    • Chipiron - 23 enero 2024 - 21:11

      Gràcias, Javier! :-))

      Responder
  • #020
    Chipiron - 23 enero 2024 - 13:48

    Totalmente de acuerdo con el trabajo remoto excepto en un tema: la innovación:

    Cuantas ideas disruptivas o nuevas formas de organizar el trabajo no han salido de una charla informal alrededor de la máquina de café?

    Repito, por lo demás, 100% a favor del trabajo remoto. Pero el «roce» con los compañeros puede aportar embriones de ideas que son más difíciles de aparecer en remoto.

    Ahí lo dejo para que opineis…

    Responder
    • Gorki - 23 enero 2024 - 13:57

      Esa es la parte chunga del asunto. Como jefe de equipo de informática, he procurado siempre hacer de los compañeros del equipo una piña, de modo que sintieran como propios, los triunfos y fracasos que cosechara «el equipo». Siempre lo hice mediante charlas individualizadas, no en la maquina del café , pues viví una época que a las 11 se paraba para ira al bar de a esquina. al pincho de tortilla y caña.

      Posiblemente se pueda hacer lo mismo por video conferencia, pero tengo claro que yo valgo para las distancias cortas, pero no se hacerlo por videoconferencia.

      Responder
  • #022
    Javier - 23 enero 2024 - 15:01

    Buenas,
    yo trabajo en una multinacional muy grande que desde hace años fomenta el teletrabajo. Actualmente gran parte de la plantilla está en teletrabajo casi total. A la ofi suelen ir los puestos directivos, comerciales y jefes de proyecto (3 días a la semana más o menos). Yo mismo suelo ir 1 o 2 días más que nada por mantener el contacto.
    Yo no lo veo tan claro como Enrique, el teletrabajo tiene sus luces y sus sombras. Yo creo que inevitablemente se pierde «algo», ya sea productividad, talento, coaching implícito…Yo no diria que el teletrabajo es «café para todos», tiene muchos matices. paradojicamente, tiene una parte de «oportunidad» para aquellos que dejan la pereza a un lado y van frecuentemente a la oficina (este fenómeno se estudiará en el futuro ya vereís).
    Y para sacar adelante «algo» realmente «grande» no se puede estar en modalidad de teletrabajo, es mi opinión.

    Responder
    • Konamiman - 23 enero 2024 - 16:17

      ¿WordPress y Stack Overflow no te parecen «grandes»? Proyectos ambos sacados adelante al 100% con teletrabajo.

      Responder
      • menestro - 23 enero 2024 - 20:04

        Tienes que entender, Konamiman, que en tu caso, solo escribes código y hasta es posible que lo mantengas y te ocupes de aspectos que no requieren una dirección técnica.

        Si hay que liderar un equipo o dirigir un proyecto, no puedes dedicar una hora al día en Slack. Hay reuniones, varias incluso en el mismo día, con diferentes equipos, decisiones de grupo, y proyectos que supervisan sobre la mesa. Coaching.

        Si tienes que andar montando conferencias en Zoom cada 15 minutos, o reunir a 15 personas una conferencia, lo más sencillo es usar una sala de reuniones real.

        En una gran empresa, cuando se asignan tareas rutinarias, que no requieren supervisión, o solo se crea código, se entiende que no haya ninguna necesidad de interactuar.

        Pero aun así, para trabajar en equipo, como con un deporte, es necesario que exista una relación social, confianza y capacidad de establecer una cohesión de grupo.

        Y todos los directivos lo saben.

        «Contacto humano, bueno para tribu, espíritus de los animales, compañía para la caza.»

        Opinion: The absurdity of the return-to-office movement

        Even Fortune execs who mandate a return to office admit that it doesn’t improve productivity, finds Atlassian’s 40-page remote work report

        2024 will see plenty of return-to-office mandates, but the definition of ‘RTO’ is changing

        Como ves, mis fuentes de información son bastante solventes y dicen que se está volviendo a las oficinas, por motivos que van más allá de la productividad cuantitativa, y sí por múltiples razones.

        A mí no me gusta y tengo 40 m2 de oficina en casa, en una única planta. Si estabas en un apartamento de 50m2 durante el confinamiento, confío en que tu seguro cubra la terapia de rehabilitación social.

        Relacionarte con otras personas en el ámbito laboral es una retribución social y una forma de apoyo, que creerme, ayuda bastante a no acabar con burnout, aislado, y hablando con el repartidor de comida rápida. El pijama un ratito está bien, pero en la oficina.

        Disclaimer

        Los demás comentarios han sido realizados desde un móvil pequeño en movimiento.

        Responder
      • menestro - 23 enero 2024 - 20:44

        El móvil está poseído, creedme.


        Contrato Social Entre Mujeres y Hombres – Rosario Valpuesta

        Pensar con Celia Amorós – Conceptualización política

        ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos? ¿Estamos solos en la galaxia o acompañados?

        Responder
  • #026
    JM - 23 enero 2024 - 18:41

    Yo hago teletrabajo tres días por semana y para mí que es la mejor proporción entre conciliación familiar y trabajo.

    Además con la libertad de trabajar de forma remota o presencial según se necesite.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG