Los ciclos de retroalimentación y el cambio de modelo económico

IMAGE: Steffen M. Olsen (@SteffenMalskaer) on Twitter

La ya famosa fotografía publicada en Twitter por Steffen M. Olsen mostrando la dramática evidencia de la pérdida de hielo en cada vez más ecosistemas vuelve a poner de manifiesto la importancia de los ciclos de realimentación en la emergencia climática: que se pierdan cantidades récord de hielo en Groenlandia, donde está tomada la fotografía, en los glaciares del Himalaya o en el Ártico no supone únicamente un problema de cara a la elevación de los niveles de agua de los océanos y a la pérdida de zonas habitables, sino sobre todo, por la liberación de metano retenido hasta ahora en grandes cantidades en el permafrost y en los fondos marinos polares, un gas que genera un efecto invernadero muchísimo más potente que el dióxido de carbono.

Esos efectos de retroalimentación, en parte ocultos en el ya de por sí alarmante informe del IPCC publicado el pasado octubre, hacen que los objetivos de reducción de emisiones fijados en la mayoría de los países se conviertan en ridículos y absurdos: pretender seguir explotando centrales de carbón o que los vehículos de combustión interna circulen hasta 2050 es patético, y deja claro que el compromiso con la emergencia climática de la mayoría de gobernantes es nulo o puramente estético. Declarar la emergencia climática sin añadir a ello ningún tipo de medidas efectivas y aprobar inmediatamente después la expansión de un oleoducto es una prueba evidente de política enfocada únicamente al marketing, al greenwashing, sea un país o el mismísimo papa de Roma quien lo haga. Un gesto, importante, pero que requiere mucho más.

Mientras imbéciles como Donal Trump o Jair Bolsonaro sigan dedicándose a aniquilarlo todo y carezcamos de forma alguna de evitarlo porque pueden hacer lo que le dé la gana con su soberanía, seguiremos condenados al desastre. António Guterres al frente de Naciones Unidas puede intentarlo y esperemos que lo haga con todas sus fuerzas, pero todas sus recomendaciones pueden ser ignoradas por mandatarios empeñados en prolongar un modelo económico completamente insostenible e irresponsable. Mientras los neoliberales sigan afirmando que es que «seguro que los científicos se equivocan», como si esto fuese un juego y tras demostrarse que no es así bastase con una estúpida disculpa, la humanidad seguirá en peligro inmediato de desaparición. Hasta dos tercios de los británicos quieren acciones mucho más rápidas con respecto a la emergencia climática, pero muchos de ellos no tienen derecho al voto todavía.

Salvar la civilización humana requiere de un importante cambio de modelo económico. Pero además, es que la tecnología puede contribuir a ese cambio, está a la altura del desafío: los que no lo estamos somos nosotros, con nuestros patéticamente lentos procesos de adopción. Dejar todos los cambios al mercado es una irresponsabilidad sin precedentes, pero es que incluso con el mercado, podríamos plantearnos cambios muy importantes: ¿por qué es más caro un vehículo eléctrico? Simplemente, porque no hemos obligado a las compañías automovilísticas a abandonar el motor de explosión, y no hemos forzado que las dinámicas competitivas actúen como deben actuar. Irlanda, con un plan de choque contra la emergencia climática en pleno desarrollo, va a prohibir la venta de vehículos diesel y de gasolina desde 2030, dentro de once años, y aún así, sigue siendo demasiado tarde: hay que hacerlo antes, y que esa prohibición incluya no solo su venta, sino también su circulación. Otros, mientras, plantan árboles, que no es suficiente, pero también cuenta.

La tecnología puede aportar mucho. El machine learning puede ser utilizado para obtener modelos de eficiencia energética, logística y de muchos otros tipos que nos permitan planificar mejor nuestras necesidades. El desarrollo de automóviles eléctricos y autónomos puede eliminar la necesidad de una buena parte del transporte aéreo, convencer a los usuarios de la importancia de no volar si puede evitarse: mejorando trenes y automóviles podemos, simplemente, volar menos. Y ya en camino, el desarrollo de aeronaves eléctricas eficientes.

Pero sobre todo, entender que las energías renovables, tan denostadas por los neoliberales, ya son más baratas que las obtenidas mediante combustibles fósiles, incluso sin subsidios de ningún tipo. Los países que entiendan este cambio podrán aspirar a un papel importante en un modelo económico nuevo, en el que la conversión a un sistema sostenible pueda generar más ingresos y más puestos de trabajo. El Reino Unido ya ha logrado generar más energía a partir de fuentes limpias que de combustibles fósiles: en la década actual, el carbón ha pasado del 30% al 3%, la eólica desde el 1% al 19%, y la solar se ha elevado hasta el punto de permitir que el país sobreviva sus primeros 14 días sin quemar carbón. Ese. sin duda, es el camino: solo tenemos que forzar la máquina y hacerlo mucho más rápido. Al final, vamos a terminar con la civilización humana simplemente por culpa de la obsesión de salvar una serie de asquerosas industrias en declive.

A partir del momento en que entran en juego los ciclos de realimentación, todo es ya terreno inexplorado, y con consecuencias siempre peores de lo esperado. Lo único que puede salvarnos en una transición a un nuevo modelo económico con los indicadores adecuados, evitando la obsesión irracional con el crecimiento, y planteando un objetivo diferente: salvarnos como especie. Cualquier objetivo que se desvíe de esto es, simplemente, un error que pagaremos muy caro.


This post is also available in English on my Medium page, «The climate emergency and the need to change our economic model«


15 comentarios

  • #001
    Ernesto Blanco - 22 junio 2019 - 16:40

    Enrique, hay un artículo de un profesor de MIT que demuestra que la solución pasa por más capitalismo, así que nada de modelos económicos alternativos

    Responder
  • #002
    xaquín - 22 junio 2019 - 17:04

    No me queda más remedio que volver a Chernobyl. La gente sigue pensando que el sistema soviético (una nueva versión del capitalismo de estado) era más cerrado que el capitalismo de mercado «libre». Alá eles (e o de alá vai con segundas!!).

    A esencia entre un Gorbachof preocupado por solo tener diez minutos para trataar sobre la vida de miles de personas (miles en principio) y la de un Trump, capaz de parar un ataque a Irán diez minutos antes de que empece, es totalmente infinitesimal.

    El secretismo diercto del Kremlin soviético y el secretismo indirecto de la Casa Blanca se diferencian en mibucias (marketing). No digamos ya el secretismo actual del Krenlim ou Pekín… y luego hablan de Corea del Norte. Hipocresía barata (y mucho marketing capitalista).

    Con tanto ecologista viviendo del cuento. Suponiendo que ya no vale el oro de Moscú. Estamos sufriendo un parasitismo mental de cuidado. Con el supremacismo feminista e inmigrante non hay quien pueda. ya lo dicen claramenet algunos iluminados comentaristas que visitan este patio.

    Y yo diría que, con estas imágenes supermontadas para escandalizar alos buenos creyentes, hay que ser muy muy cazurro para preocuparse por el calentamiento global del ecosistema terrestre.

    Ya lo dice muy bien el hombre del bastón, en la serie : hay que tener fe en el sistema (el que sea!). Nada de tener pensamientos antisistema. Que para eso ya los preservadores de la fe (la que sea). Los profetas, los lobbys… y cuando sea necesaria la policía secreta (que para algo ya la inventó un ministro del interior, salido de una revolución francesa, ultraliberadora, pero también ultrapreocupada por preservar la «verdadera» fe que debe tener la humanidad).

    Y sobre pagar caro los errores, nada que temer, ya se encargarán las próximas generaciones de lidiar con un ecosistema terrestre cansadito de lidiar, a su vez, con un inútil animal, cargadito de inútiles neuronas.

    En galicia decimos, menos mal que nos queda Portugal, en la Tierra se puede decir, menos mal que nos quedarán los algoritmos. ¡Y seguro que no nos echarán de menos!

    Responder
  • #003
    Iván Köhler A. - 22 junio 2019 - 17:07

    Más claro, es echarle agua. El problema, creo yo, es que no se necesita hacer mucho para empeorar las cosas; basta con seguir con nuestra vidas tal cual hasta ahora, porque es el estilo de vida occidentalizado el que se está cargando los equilibrios físico-químicos del planeta, y el temido fusíl de clatratos, la retroalimentación positiva del CH4 que mencionas, es solo una de ellas. El Océano, el gran catalizador del Planeta, está absorbiendo CO2 y calor, a velocidad nunca antes vista (lo que ya se está cargando el plancton y los corales en todo el mundo, y toda la vida marina que depende de ellos,) y es algo que no puede hacer indefinidamente. Una vez saturado, comenzará a soltar tanto calor como CO2 en la atmósfera, y entonces, ya no importará lo que hagamos o dejemos de hacer.

    Buen artículo, como siempre, Enrique.

    Responder
  • #004
    Los panchos - 22 junio 2019 - 18:14

    Perdona Enrique, Llamas imbecil a Trump por intentar mantener el desarrollo economico de su pais, y a tus clientes chinos que les pides?

    Está demostrado que lo mejor en cuanto a medio ambiente le sucedió a este mundo fue el colapso de la URSS… Pregunta a alos rusos si les conpensó…ser tan buenas personas…

    En definitiva lo que estás propagando en tu blog es que nos vayamos a la mierda como sociedad por una supuesta alarma que es muy cuestionable, pues que quieres que te diga no nos compensa hacernos el harakiri como sociedad…

    https://mundo.sputniknews.com/rusia/201906221087734796-agricultura-efecto-invernadero-carne-cultivo/

    Responder
    • Enrique Dans - 22 junio 2019 - 18:46

      Yo no tengo ningún cliente chino, sea cual sea la intención con la que utilices la palabra “cliente”. Cuidadito con esas insinuaciones de parcialidad.

      Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 24 junio 2019 - 14:49

      Menudo Dunning-Kruger estás hecho.

      Responder
  • #007
    Jose Miguel - 22 junio 2019 - 18:43

    Me pregunto que más puedo hacer para contribuir al mantenimiento del planeta aparte de votar a Podemos, tratar de no contaminar con plásticos, etc. Me siento impotente. Digánoslo, Enrique.

    Responder
    • Jose Miguel - 22 junio 2019 - 18:45

      Es cierto que voto Podemos. Para los que piensen que era sarcasmo.

      Responder
    • ALAN TURING - 23 junio 2019 - 06:13

      Yo no soy Enrique, pero te daré mi opinión: Mucho más importante que reducir los plásticos sería apoyar la movilidad eléctrica (tanto pública como privada) y las energías renovables.

      Responder
  • #010
    Gorki - 22 junio 2019 - 19:51

    El nivel del mar se estableció oficialmente con las medidas medias obtenidas entre obtenido en el puerto de Alicante durante la década 1870-1880

    Es un dato que no he sabido encontrar, aunque en una fuente, (para mi poco fiable,) hablaban de una subida del mar de 3 mm, anual, lo que supondría en 100 años la subida de 30 cm. algo que yo creo que no se ha dado, porque en ese caso habrían disminuido espectacularmente el tamaño de las playas.

    ¿Alguien puede decirme cuanto ha subido el mar desde esa fecha en Alicante?

    Responder
  • #011
    menestro - 22 junio 2019 - 20:29

    Hay que aclarar que la foto muestra el deshielo estacional de esa bahia, que sucede todos los años, solo que este se ha anticipado unos días.

    Aquí tenéis la misma foto en B/N de hace algunas décadas, con unos esquimales muy majos cazando Narvales en sus piraguas, antes de aparcar en un punto de recarga.

    Está realizada en el Fiordo de Inglefield (Kangerlussuaq) y la novedad radica en la fecha del deshielo de este año, no en que se esté derritiendo Groenlandia, que es de origen volcánico, y se trata de un fenómeno relacionado con el efecto de convección de los vientos catabáticos en los glaciares del golfo, en los años de mayor pluviosidad.

    Los glaciares de Inglefield se deshielan en el golfo todos los años, tranquilos.

    Along-fjord – Summer Katabatic Wind Events

    Responder
    • menestro - 22 junio 2019 - 23:01

      praecisae et addenda

      Groenlandia forma parte de la placa litosférica de Norteamérica y se ubicó hace ná, unos millones de años, sobre la pluma mantélica de esa dorsal oceánica. No es de «origen» volcánico, que a veces voy con rapidez y me salto la parte complicada. Pero vamos, que es parte de un punto caliente en la bahía de baffin, donde se está produciendo el deshielo.

      Isua Greenstone Belt

      Responder
  • #013
    Alqvimista - 23 junio 2019 - 11:52

    Una pregunta con respecto a las comparativas entre viajes avión/tren ¿por qué se cuenta exclusivamente el tiempo de vuelo y no en del viaje completo? ¿No sería más justo comparar los tiempos, por ejemplo, entre ayuntamientos de ambas ciudades? Porque al avión hay que añadirle de tres a cuatro horas… y la contaminación correspondiente.

    Responder
  • #014
    Pedro Torres Asdrubal - 24 junio 2019 - 14:47

    La termodinámica y la entropía nos dicen que todo morirá. Es inevitable que todo desaparezca. La sostenibilidad solo retrasa lo inevitable.

    Podemos soñar con consumir más o con ser sostenibles.

    Lo importante es tener sueños.

    Da igual si existe Dios, lo importante es tener algo en que creer, y el 65 se declara católico cuando pregunta el CIS.

    En ausencia de buenas verdades, no subestimen el valor de una buena mentira.

    Responder
    • Gorki - 25 junio 2019 - 01:17

      Todos sabemos que inevitablemente esto tiene un fin. Un día el Sol dejará de calentarnos, o quizá antes la tierra rotará tan despacio que una parte se achicharrará y otra se congelará. o quiza antes la luna chocará contra la superficie terrestre creando un cáos total, mayor que el que creo el meteorito que mato a los dinosaurios.

      De lo que se trata es de no recortar los plazos con nuestra actividad.

      Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG