El obsoleto y dañino libro de texto

IMAGE: Alexas Fotos - Pixabay

Bill y Melinda Gates dedican el punto número 8 del reporte anual de su fundación a la obsolescencia de los libros de texto como herramienta de aprendizaje y a cómo la tecnología ofrece a día de hoy formas mucho mejores, más eficientes y más atractivas de aprender.

La apreciación es, sin duda, acertada: no hay más que ver el trabajo de numerosos desarrolladores creando herramientas de aprendizaje para entender que el libro de texto como tal es una herramienta incómoda, muy poco atractiva, que no genera ningún tipo de feedback sobre su uso, y que además, da lugar a un efecto todavía más perverso: el hacer que los estudiantes se acostumbren a recurrir a una única fuente. Herramientas como la española Smartick para el estudio de las matemáticas entre los 4 y los 14 años proporcionan formas infinitamente más atractivas de aprender una de las asignaturas que más renegados y más leyenda negra genera en el sistema educativo, debido generalmente a malas prácticas didácticas durante su aprendizaje.

Pero además de este tipo de interesantísimos desarrollos, hay más razones para renegar de los libros de texto, a las que he aludido en artículos anteriores: condicionan tanto a alumno como a profesor a recurrir a una fuente única de conocimiento, con todo lo que ello conlleva. En el mundo actual, el conocimiento nunca está en un único sitio, y el aprendizaje debe reforzar esa idea y ocuparse de educar el pensamiento crítico que ayuda a entender qué fuente de información es mejor en cada caso. En realidad, sustituir el libro de texto con un equivalente al mismo en forma de app o de cualquier tipo de programa cerrado sería susceptible de proporcionar una herramienta indudablemente más atractiva y con más posibilidades, pero seguiría cayendo en los mismos problemas. Lo que tenemos que hacer es ocuparnos de que sea el alumno el que construya sus propios materiales obligándolo a buscarlos y seleccionarlos adecuadamente, educando en los criterios necesarios para llevar a cabo esa selección y contando con una supervisión adecuada para ello. Exponer al alumno a una amplia variedad de fuentes, con diversos criterios de profundidad, sesgo, estilo o veracidad, ayuda a que entrene su sentido crítico y favorece el entrenamiento en algo que va a tener que hacer durante el reto de su vida: buscar información.

Uno de los principales problemas del libro de texto, de hecho, está en su facilidad para la editorialización, para la introducción de sesgos de todo tipo. En un entorno como el actual, deberíamos considerar preferible siempre un conjunto de fuentes amplio accesible a través de la red, que exponga al alumno a una amplia variedad de criterios, que una única fuente que obliga a los estudiantes a aprenderse la visión que una editorial o un gobierno han preparado para ellos. Solo educando el pensamiento crítico, formando en criterios de búsqueda y sometiendo a los alumnos a fuentes con puntos de vista plurales se puede aspirar a evitar problemas como los efectos actuales de las fake news y la manipulación mediante hipersegmentación: conseguir que una persona sea capaz de leer e interpretar más allá de un titular atractivo o intrigante, que reconozca un sesgo evidente o que tenga herramientas para contrastar o verificar una fuente es algo que debe necesariamente partir de una educación de fuentes abiertas, que ofrezca pluralidad de puntos de vista – incluyendo aquellos que nos puedan parecer execrables, pero que seguramente haríamos muy mal en ocultar. Algo que nunca podrá ofrecernos un libro de texto.

Obviamente, esto requiere que haya un razonable acceso a la tecnología: en ausencia de conexión o de herramientas, este tipo de planteamientos resultan imposibles, y un libro de texto, sea del tipo que sea, puede pasar a ser un auténtico lujo. Pero afortunadamente, la tecnología reduce de manera progresiva y rápida sus barreras de entrada, lo que debería llevarnos a plantear cómo serán los entornos educativos del futuro. Y en ellos, deberíamos eliminar el concepto de libro de texto como tal, y diseñar formas de que los alumnos, contrariamente a lo que plantea la escuela francesa, puedan apalancar las posibilidades de una conexión permanente en smartphones, tablets u ordenadores, y acudir a ella en todo momento, educando además en su uso adecuado y sin distracciones constantes. No, que los alumnos se distraigan y hagan otras cosas en lugar de estudiar cuando tienen un smartphone en la mano no es un motivo para quitárselo, sino una razón para educarlos en la responsabilidad y en su uso adecuado, por difícil que nos parezca. La escuela del futuro no prohibe los smartphones, sino que invita a utilizarlos en todo momento y pone cargadores en la mesa de cada alumno.

La función de la educación es preparar a los estudiantes para que sepan desenvolverse en el entorno que les rodea. Actualmente, ese entorno es no solo hiperabundante en información que precisa de criterios de selección y de sentido crítico, sino que, además, está rodeado de tecnología por todas partes, y proporciona muchísimas más posibilidades educativas que lo que el obsoleto libro de texto es capaz de ofrecer. Cuanto antes seamos capaces de poner fin al uso de esa herramienta del pasado, cuanto antes empecemos a exigir a los centros educativos que no recurran a metodologías completamente obsoletas para educar a nuestros hijos, mejor podremos plantearnos educar a las generaciones del futuro.


This post is also available in English in my Medium page, “What do Bill and Melinda Gates think of textbooks?


44 comentarios

  • #001
    Eduardo Loyola - 19 febrero 2019 - 09:22

    Hola Enrique: creo que das en el clavo una vez más. El libro de texto, como compendio de lo que un estudiante “debe saber” es fácilmente sometible a manipulaciones y empobrece el proceso de aprendizaje dándolo todo hecho en un único texto que vaya Usted a saber quién, cómo y por qué escribió. La tecnología de hoy nos permite el acceso a numerosas fuentes y estimula la creación de nuestras propias ideas y conceptos.

    El único problema que veo para la implementación de lo que dices en tu post es del tipo regulatorio. Creo, no estoy 100% seguro, que un colegio que quisiera librarse de los libros de texto no podría hacerlo hoy en día ya que, por Ley, debe utilizarlos.

    ¿Qué puedes decirnos de esto?

    Gracias por tus reflexiones.

    • Enrique Dans - 19 febrero 2019 - 09:30

      No, el uso de libros de texto no solo no es obligatorio por ley alguna, sino que además queda al arbitrio de profesores y centros de enseñanza. Otra cosa diferente es que las editoriales presionen o incentiven a esos centros de enseñanza o a los profesores para que exijan que sus libros de texto sean obligatorios.

  • #003
    Javier - 19 febrero 2019 - 09:39

    No estoy de acuerdo con esta entrada. Un buen libro de texto ayuda a centrar la materia de forma muy eficaz. Deben complementarse con recursos actuales tipo app, videos, etc pero de forma muy controlada. Pretender que el 100% de los alumnos serán autonomos, se buscaran la vida y se enriquecerán es una utopia (lo se de primera mano). Además, antes de cambiar las tools hay que repensar los temarios. Antes de implementar vamos a pensar en qué queremos. Los temarios son brutales, muchisimo contenido que apenas son capaces de asimilar. Luego está bachillerato, la EBAU, las notas de cortes….Los que proponeis este tipo de “movimientos” simplemente no sois conscientes de la pelicula completa. El sistema educativo es un “sistema complejo” con infinidad de conexiones, repercusiones….Hay que pensar en el sistema en su globalidad, incluyendo la competencia con otros paises. Por cierto, mi hijo, con problemas con la mates, ha estado apuntado a smartick y no tenemos una opinión especialmente positiva. Lo que sí es una pena es que no se trabaje más en herramietas como GeoGebra, en Singapur es inclusi obligado saberlo usar.

    • Elmer Leonel Melo - 19 febrero 2019 - 14:15

      Totalmente de acuerdo con Enrique, para el caso particular de matemáticas, es más el daño, que lo que aportan. En educación básica la investigación dice cómo hacer las cosas para lograr los aprendizajes pero los libros de texto han propagado tendencias del año 1400 y antes, todo por la comercialización. Lo único que veo en los libros de texto es un buen diseño editorial, pero de contenido es errado. Ojo, solo hablo del caso particular de matemáticas de básica y bachillerato.

    • Marcos - 19 febrero 2019 - 14:50

      Lo he dicho en otras tantas ocasiones.

      Son los fans de la tecnología quienes lo promueven sin pensar en nada más.

      Porque manda Narices que preocupe más él reconversión de herramientas y pasar del libro a un ordenador o una tablet, Antea que reflexionar si el modelo actual de sociedad educativa es la correcta. Siempre volveré a mencionar como en otras ocasiones que aquí se ha mencionado el tema, que hay otros modelos como el montessori o Walldorf, que igual ofrecen cosas de las que se podrían extraer cositas, pero eso significaría algo mucho más preocupante “para el sistema” instaurado.

      Que no, que podemos ser muy modernos con las herramientas y más paletos que nadie con la materia y las modalidades y lo Segundo me parece mucho más importante.

      • Enrique Dans - 19 febrero 2019 - 15:03

        ¿Por qué no vuelves a leer sin prejuzgar primero? YO NO DIGO QUE HAYA QUE PASAR DEL LIBRO A UNA TABLET, COÑO. Entérate de lo que digo leyendo con un mínimo de detenimiento y opina después, por favor.

        • Marcos - 20 febrero 2019 - 00:41

          1) La primera vez no juzgo, la Segunda tampoco, ya a la tercera me mosqueo y a la cuarta, saco conclusiones.

          Así que no, no prejuzgo.

          Creo que eres un valedor de las nuevas tecnologías y eso, está bien, me parece que es un buen discurso (londigo sin cinismos), pero que ciertamente creo que problema de la educación radica en otro lado y no precisamente en esto.

          Podríamos decir que entonces, tú hablas de ello en este blog, que es tuyo, de lo que quieres y cómo quieres (faltaría más) pero que otras veces, también se ha hablado en él de cosas que no necesariamente estaban estrechamente ligadas a la tecnología, también.

          Por lo que supongo que si la crítica es la de denunciar unas herramientas y unos sistemas totalmente anticuados, perfecto; pero como ya he dicho, creo que no va a solucionar mucho, si no es una transformación de la educación, completa.

          2)En ningún momento, ni me he dirigido a ti directamente, ni tampoco he utilizado palabras malsonantes, como tampoco he gritado.

          Como ya digo en el punto anterior, creo que hay una inmensa marea que sigue manteniendo un sistema educativo ya sea eliminando los libros, usándolos, complementándolos con internet y todas sus posibilidades. Da igual la herramienta, si se enseña a utilizar de manera que no se salga de ciertos márgenes.

          Si yo digo que los fans de la tecnología no pensáis en nada más, no puedo pedir en un blog como este, que se promueva un tipo de educación diferente, porque no es un blog de educación. Pero una vez más reitero y pregunto si nuevas herramientas van a cambiar realmente el modo de trabajo de los profesores y maestros. Y no, no me refiero a que sea mejor y más sencillo, sino a si teniendo ordenadores más potentes que los que llevaron el hombre a la luna en nuestros bolsillos, se busca realmente educar en cosas como la inteligencia emocional en las aulas. ¿En que medida el PNL está implementado en un sistema educativo? ¿Como va a hacer que nuevas herramientas complementarias eviten que haya más bulling en las aulas?

          Ya, claro.

          Y sí, me entero perfectamente de lo que hablas y no es que no esté de acuerdo, sino que me parece una visión cortoplacista absolutamente.

          Me parece que te has pasado de frenada.

  • #008
    JOSE FERNANNDEZ - 19 febrero 2019 - 10:50

    La capacidad de tener una tablet en el sitio mas remoto de Africa es dudosa. en Europa quedan 15 niños (o uno spocos mas) y todos la tienen, si.
    Pero por los de Africa y otros lares, el libro seguira siendo agua bendita. Y para los que tienen la tablet se enfrentan a un problema cuyo impacto no odemos saber ahora: las fake news y la falsificacion de la historia. todo esta ahi en la web, pero no todo es cultura. En el futuro habra niños que piensen tantas cosas falsas que no sabran discernir la verdad y el concepto “verdad” sera discutible. hay muchos interesados en ello. Muchos.

    Se que tu blog es para hacer pensar y no para que te posiciones. Pero me haces pensar que en el futuro la verdad habra desaparecido del mundo real.

    Y nos gobernaran sin libros que es la unica referencia que aun teniamos para contrastar la basura difundida en la web.

    Y entonces sera tarde y nadie sabra que significa “libro” y las bibliotecas alimentaran las calefacciones.

    y alguien – escondido en los algoritmos mas repugnantes – nos hara ver que no hay ya referencias.

    Un abrazo de “verdad”

    • Enrique Dans - 19 febrero 2019 - 14:04

      La diferencia es que tú pareces pensar que como hay mentiras en la web es mejor mantenerse y mantener a los niños alejados de ella, mientras que yo creo que precisamente como hay mentiras en la web, hay que entrenarse más con ella para aprender a reconocerlas, clasificarlas bien y educar el pensamiento crítico.

      • JOSE FERNANDEZ - 19 febrero 2019 - 15:03

        Quizas nos preguntemos que hacer en el futuro anta tanta fake.

        Realmente, hoy la prensa ya ha destruido la verdad. Y vive de la doble rasa de medir: los mios pueden hacer lo que quieran que yo encontrare argumentos para defenderlos.

        Aquello de “si no te gustan mis principios, tengo otros”

        A quien nos volveremos para recuperar la verdad ?.

        Pensamiento critico, cuando lo que se nos avecina es sobrevivir como se pueda, es bastante dificil. Pero ojala !!!

    • Garepubaro - 20 febrero 2019 - 01:04

      ¿ Pero que dices ? … Nigeria ira ya por los cien millones de internautas conectados, y el pais como en las mismas sino para atras de los 80s, o antes de esto … en las pateras vienen con su ordenador portatil hasta de los caros, que los he conocido … y aqui lo mismo, si tanta gente que tiene 3 moviles porque no son lo caro, lo mas caro es el sustento basico, vivienda, comida, agua electricidad, ropa transporte, educacion sanidad, a todo estas cosas es a lo que no llegan las familias, que con Franco si llegaba con uno de la familia trabajando hoy hacen falta dos o tres y la pension el abuelo para ir tirando la gente, porque es lo caro de todos los dias, pero los de las TI si es asequible y se ven tantos mendigos, rumanos etc que no les falta el movil etc

  • #012
    Enrique - 19 febrero 2019 - 11:08

    No entiendo el razonamiento por el cual unos señores que hasta ahora estaban imponiendo una serie de libros con una idiología concreta, de repente vayan a permitir la total pluralidad de fuentes.
    Es decir, si la intención fuera esa, se puede hacer a priori, utilizar diferentes libros que recojan referencias de distintas fuentes plurales.
    Y es que, que el libro físico se siga imponiendo al ebook no es casual, el libro ofrece muchísimas mejoras, desde la facilidad para apuntar notas o subrayar hasta el menor cansancio que produce mental y visualmente.

  • #013
    Segis Mundo - 19 febrero 2019 - 11:16

    Ni una sola aportación que defienda la tesis que el libro de texto, sea dañino en un artículo sesgado basado en el blog de Bill, si un vendedor de SW, que se dedica a vender, repetimos a vender SW, y no a la enseñanza. Y cuando ha “editado manuales en papel o SW” para sus certificaciones, lo hace de manera muy poco pedagógica y muy mejorables. Creo que a nadie “digitalizado” puede ir en contra de incluir nuevas herramientas formativas en cualquier materia que estemos interesados. El problema es la forma tan categórica y absurda de plantear el titular del artículo “obsoleto y dañino libro…”, como ejemplo un botón, en los materiales incluidos en zearn, hay un apartado que complementan su método con “printed materials – critical daily paper materials for students in one place”. Aquí sería bueno recordar, que en la memoria de las personas, influye el olvido, y siempre es bueno tener “a mano” soportes en papel o electrónico de lo aprendido. Gástate tu dinero en una plataforma SW que no te da materiales abiertos, y verás lo que recuerdas al año…

    Pues si resulta que todo puede tener dos visiones, la negativa que aquí se llama “fuente única” puede ser positivamente interpretada como “guía base” en la que se tiene en un sencillo lugar los aspectos fundamentales de la materia y a la vez incluir el acceso a más material. Eso que el autor del artículo llama fuentes abiertas, está inventado en el mundo “analógico” hace muchos años y se llama bibliografía, y que hoy muchos le llamamos “enlaces”. La frase “nunca podrá ofrecer un libro de texto” queda desmontada

    Resulta para el autor que los libros son instrumentos para incluir sesgos de las editoriales, fake news,… etc. Ante esta vanalización y generalización superficial, podíamos pensar que

    * El Software Educativo va a ser realizado por una “Editorial de SW” que podrá incluir los mismos defectos que se señalan al libro de texto
    * Distintos libros de texto tendrán distintos niveles de calidad. Al igual que el SW, podrá ser bueno, malo o lleno de sesgos en contra de una postura.
    * El tener una regulación sobre los contenidos curriculares no es una novedad. De hecho si consultamos cualquier materia p.ej. de matemáticas, los contenidos para un determinado nivel coincidirán en un alto porcentaje en todos los países de la OCDE. Luego la implementación podrá ser mala como en EEUU o buenísima como en Finlandia…

    • Enrique Dans - 19 febrero 2019 - 14:06

      No me has entendido. Yo no pido la sustitución del libro de texto por un libro de texto en formato software. Eso es repetir el error. Yo pido la sustitución del libro de texto por la red, por búsquedas incesantes, por verificación de fuentes, por validación constante, por aprendizaje de técnicas de fact-checking y por educación del pensamiento crítico.

      • unodelmonton - 19 febrero 2019 - 14:23

        Enrique ¿que “fact checking” necesitas para enseñar Biología, Física, Química o Matemáticas?
        Si me apuras hasta para Lengua o Historia del Arte, o Idiomas.
        Estamos hablando de Libros de texto que (al menos yo), entiendo que nos estamos refieriend a los que se usan en Primaria, ESO y Bachillerato.
        Otro tema es la Universidad, que por supuesto que debería ser obligatorio “no tener libros de texto”.

        Sinceramente prefiero que en Física le expliquen a mis hijos las Leyes de Newton, y no que se pasen una semana intentado comprobar si existen teorías alternativas, para al final darse cuenta que no.

        Confundes muchas veces lo que es dar clase en el IE a adultos que lo que es la enseñanza entre los 3 a 16 años.

        Por supuesto que hay que enseñar pensamiento crítico, verificación de fuentes pero no puede ser el centro de toda la educación en esas etapas

        • Escéptico - 19 febrero 2019 - 20:22

          Sr UnProfersordelMonton, gracias por exponer otra falacia dogmática que sostiene el libro de texto, y es de que las Ciencias son Exactas e INMUTABLES.

          Si prescinde, usted y sus alumnos, por un momento de su libro-biblia Neutoniana de “saber congelado”, entre otras otras muchas realidades en las que la humanidad ha avanzado, descubrirá que “recientemente” (+50 años) ya hay otro conocimiento de la física como es la Relatividad General y la Física Cuántica. que cuestionan no pocos aspectos de la Física Newtoniana.

          En cuanto su propuesta de que los menores de 17 años no merecen cuestionar el Pensamiento Único, ya define lo que es para usted es enseñanza (=adoctrinamiento).

          • unodelmonton - 20 febrero 2019 - 09:28

            A ver Sr. Esceptico”peronoentiendoloqueleo”:

            – No soy profesor, no creo que en mi nick lo ponga ni digo nada que lo haga suponer
            – Supongo que cuando dices que “Las ciencias no son exactas ni inmutables” en realidad te estás refiriendo al “conocimiento científico”
            – Se perfectamente, y al menos tan bien como tu, que la relatividad general ha cuestionado muchos aspectos de la mecánica Newtoniana ¿y?. ¿A caso he dicho yo que no deba estudiarse o decir que la verdad son únicamente las leyes de Newton?. Era simplemente un ejemplo de algo que no necesita que se haga una comprobación de hechos en el sentido que entendemos como “Fact checking”. No se si lo que pretendes es que un chaval de 13 años al que le expliquen la física newtoniana luego se ponga a buscar ¿por Internet? si hay teorías mas modernas..
            – Por último ¿puedes decirme en que párrafo he dicho que no se deba enseñar pensamiento crítico a los menores de 17 años? Sólo he dicho que no puede ser el centro de toda la educación en esas etapas.

      • SEGIS MUNDO - 19 febrero 2019 - 15:13

        Te confieso que te entendí, pero me pareció tan pueril la propuesta, que dije, no puede ser la red en bruto, entonces me dije haz una relectura, incluyendo el enlace tan banal del amigo Bill, y dije bueno, seguro que lo quiere decir Enrique que hay iniciativas como la de Smartick, Zearn, i-Ready, Big History, Wolfram Mathematica, Geocebra, o hasta iniciativas como las de Apuntes MareaVerde, los MOOC de Coursera,Uned,… , wikipedia, etc que en realidad es llevar una serie de tópicos, apuntes, libros, o como los queramos llevar a un número mayor de personas, y si podriamos diferenciar las que son una verdadera “evolución y revolución” como es el acceso libre a contenidos, y otras que son puro negocio, son solo as que citas, y que poco se diferencian del actual sistema de venta de libros.

        Pero una cosa es poner en evidencia el sacadineros de los libros, y otra basado en hacer un proselitismo superficial del pensamiento crítico “aquí un alumno, aqui la red” como postureo 3.0 puede resultar que tu mismo te rías de tu gracia, pero como propuesta educativa y formativa, deja bastante que desear por antipedagógica.

        Pero todo tiene remedio, Nada que no se se pueda mejorar leyendo algún buen “libro” de didáctica o pedagogía o haciendo un CAP, está claro que no se puede construir un edificio si los cimientos son de barro. Perdona si estoy pidiendo peras al olmo.

      • Manuel - 20 febrero 2019 - 09:45

        Este planteamiento es válido con estudiantes universitarios y superiores.

        En edades inferiores es irrealizable: No hay motivación, no hay tiempo, y carecen de suficiente desarrollo cognitivo e intelectual como para “investigar”.

  • #020
    Gorki - 19 febrero 2019 - 12:02

    Creo que se parte de una idea errónea, que es partir de la dicotomía “libro de texto/dispositivo digital” y tratar de comparar las ventajas que tienen utilizar uno u otro sistema.

    En mi opinión, el soporte afecta profundamente al contenido, de forma que libro de texto y tablet son dos productos tan diferente, como pueden ser los plátanos y las naranjas, donde, aunque ambos sean frutas, lo conveniente es tomar plátanos y naranjas, porque la correcta alimentación precisa del aporte de ambos fruto.

    Creo que no se trata de sustituir libros por tablet, sino de encontrar la forma de ensamblar estos dos, (maravillosos), medios docentes, para el mejor aprovechamiento de unos alumnos, que por supuesto, tampoco no son iguales en desarrollo intelectual, por lo que medios específicamente adecuados para alumnos de postgrado, pueden no ser adecuados para estudiantes de primaria.

    A mis hijos les enseñaron a multiplicar con palitos de diferentes tamaños, algo muy loable, pero olvidaron que la memoria también es importante en la infancia, y fui yo el que les tuve que enseñar las tablas de multiplicar cantandolas por el pasillo de casa, porque, algo fundamental, el concepto ,lo tenían muy claro, pero les faltaba saberse de memoria las tablas de multiplicar.

  • #021
    Olga - 19 febrero 2019 - 12:38

    Los lobbys de las editoriales se encargan de mantener dormida la idea de prescindir de libros en muchos colegios.

    Por otra parte, eso contenta a profesores a los que el temario y contenido les viene cerrado y “llave en mano”, por lo que no necesitan destinar tiempo a preparar material propio. Sin embargo, me he encontrado con situaciones paradójicas como gastar 30 euros en un libro de primaria, al que finalmente apenas se le da uso, y el niño llega cada día con fotocopias proporcionadas por el profesor. ¿Para que mandan comprar el libro entonces?

    Otro problema son los precios, entiendo que desarrollar una nueva edición de una materia en permanente investigación y revisión, como un libro de informática o de historia contemporánea tenga su coste y sea necesario repercutirlo. Pero no entiendo los precios desproporcionados de libros de infantil que a veces se parecen a revistas de pegatinas del kiosco, o de primeros cursos de primaria con conocimientos y métodos básicos plenamente establecidos y amortizados (Sumar, ¿que i+d necesita una editorial para explicar 2+2=4, después de 100 años?). Un sacacuartos.

    • Isangi - 20 febrero 2019 - 16:05

      Yo tengo una hija de 5 meses ahora, y, si mi mujer me lo permite, si en su colegio le piden comprar libros de texto “tipicos” ten por seguro que irá con fotocopias bien encuadernadas incluso aunque me cuesten más dinero esas fotocopias que el original.(que si varios padres se apuntan conmigo no será el caso).

      Si en el colegio me ponen pegas(como he leído en algún caso, pues nos veremos en el juzgado, a ver con que escusa actúan ellos como Policías del Copyright y con que derecho anulan mi derecho a copia privada).

      Si en el colegio no ponen pegas, sino lo contrario, intentaré además que en lugar de llevar el libro entero encuadernado, encuadernarlo en fasciculos más pequeños para aligerar la mochila que es también un problema muy real.

      Eso siempre que no vea que con esta acción estoy perjudicando a mi hija, que entiendo y espero no sea el caso.

      • Isangi - 20 febrero 2019 - 16:06

        Por cierto, si lo que hacen es lo que he visto hace unos años con algunos parientes, donde les pedían comprar un portátil(relativamente económico) para luego gastarse el mismo pastizal en los mismos libros de texto pero en versión digital, tenga por seguro que también se pirateará/boicoteará tanto como se pueda.

  • #024
    Javier Cuchí - 19 febrero 2019 - 12:38

    El problema no es la dicotomía libro de texto/recurso digital sino vector único/múltiples vectores. Nunca me ha gustado el libro de texto y ese disgusto viene de antes de la digitalización. Siempre he pensado que las explicaciones introductorias de un buen profesor seguidas de una buena -y obviamente no menos bien dirigida- tarea de investigación, dan resultados óptimos. Todo esto aún antes de hablar de digitalización. Si añadimos el concurso de ésta, miel sobre hojuelas, por supuesto, pero sea física o virtual, señores, la única manera de enseñar y aprender más allá del método lorito, la única manera de formar ciudadanos en el pensamiento libre, es la biblioteca, ayudada por la biblioteca y seguida de una buena biblioteca.

    • xaquin - 19 febrero 2019 - 19:17

      Me apuntalo aqui porque pienso que evita leer mal la entrada y da en el clavo de las “múltiples fuentes”. Solo le pongo un “pero”, cuando no deja claro que al hablar de bibliotecas supongo que incluye todo tipo de biblioteca (real y digital) y todo tipo de fuente informativa, para evitar el exceso de formalismo de los lugares y de las fuentes escogidas. Y en este “formalismo” va incluido todo tipo de dirigismo intelectual (gobiernos o grupos de presión determinados).

      En la academia griega no se usaba libro y no era por falta de papel, más bien para evitar muletas intelectuales. En aquel momento era inevitable para concretar fuentes, pero precisamente el postergamiento demencial de los presocraticos se lo debemos a la aparición de cierto tipo de muletas intectuales llamada libros, que en vez de fuentes diversas pasaron a ser lecturas canónicas. Es decir dogmas.

      Así seguimos padeciendo exceso de platonismo y aristotelismo.

      • Javier Cuchí - 20 febrero 2019 - 08:35

        Mi estilo, digamos, literario, tiene un importante defecto -entre otros muchos- que reconozco pero que no puedo evitar: redacto con muchas salvedades interrumpiendo el curso normal del texto. Por eso, amigo Xaquín, se le ha ocultado que al hablar de bibliotecas, he empezado especificando «real o virtual». Y, por supuesto, no me refiero exclusivamente al formato libro -real o virtual, of course– sino a todo tipo de recurso de conocimiento: documentación, arte (literatura, pintura, música, escultura, cine… etc.), hemeroteca…

  • #027
    ALAN TURING - 19 febrero 2019 - 12:40

    Cuidado con eso de desregular la enseñanza y dejar que cada centro educativo enseñe lo que le dé la gana ya que puede ser muy peligroso. Tenemos el ejemplo de YouTube donde en el terreno de la divulgación coexisten canales de gran calidad (QuantumFracture, Jaime Altozano, Date un Voltio, etc) junto a toneladas de chatarra tóxica de diversa índole: terraplanistas, magufos, conspiranoicos, etc.

    • Enrique Dans - 19 febrero 2019 - 14:09

      De nuevo: ante la proliferación de fake news, la única manera válida de reaccionar es estudiar las técnicas para reconocerlas, caracterizarlas, verificarlas y confirmarlas, no el cerrar los ojos y hacer como si no existiesen. Que vengan veinte alumnos a clase diciendo que la tierra es plana no es un problema, es una bendición que te permite explicarles con mejores fuentes que las suyas que no lo es, y explicarles por qué esos vídeos les engañaron tan fácilmente. Las fake news tienen que dejar de ser un problema para convertirse en una solución a la falta de desarrollo del pensamiento crítico.

      • ALAN TURING - 19 febrero 2019 - 16:22

        El problema es que esos vídeos los ven personas de todas las edades, incluyendo a gente mayor que hace mucho tiempo que dejó de ir a la escuela y que en muchas ocasiones viven en un entorno donde no es tan sencillo contrastar la información.
        Además, su modelo presupone que en todas las aulas hay un diálogo fluido entre profesores y alumnos cuando esto no siempre es así.

        • Marcos - 20 febrero 2019 - 00:55

          A tenor de la última frase, es lo que venía diciendo.

          Podemos consultar en internet y tratar de entrenar a la generación que viene sobre las Fake News pero me cuestiono en mayor grado si es necesario acceder a tantas fuentes.

          Twitter, Facebook, instagram…. podemos hablar con millones de personas y como bien indicas quizás la relación con alguien que nos ayuda a aumentar nuestro conocimiento no es la que utópicamente debiera de ser.

          Y eso no depende de libros, tablets, wikipedia, consultas en la red….

          Quizás es que las materias que se dan no son las correctas y debiera de haber una en la que pudiéramos profundizar en una mejor y mayor relación con las personas que tenemos en nuestro entorno.

          Pero bueno… si hay que preocuparse más por las herramientas que si lo que hacemos con ellas nos lleva al sitio correcto….

  • #031
    Ismael - 19 febrero 2019 - 14:22

    No estoy seguro de que conozca, señor Dans, Smartick, pese a su elogio. Es un sistema de una rigidez castrense, otra de las formas (como el libro de texto) en las que el mercado contribuye a la progresiva desprofesionalización de los profesores.
    En cualquier caso, el tema del libro de texto es uno de esos “white people problems” (debería ser “rich people problems”, claro). En las zonas menos desarrolladas económicamente, o con más desigualdad social, el libro de texto sigue siendo la mejor forma de proporcionar acceso al conocimiento.
    Los niños, por otro lado, no son tan tontos como algunos adultos creen. Saben que hay más fuentes de información, e incluso aquellos con profesores que, por comodidad o por la razón que sea, usan libro de texto, utilizan durante todo el año múltiples fuentes de información.
    Usar el libro de texto no es usar únicamente el libro de texto. El libro es únicamente una herramienta más, y casi no hay profesores que sólo utilicen el libro de texto. La sociedad no lo tolera, y con razón, claro. La presión por ser “cool”, lo que equivale a ser un convencido detractor del libro de texto, ha llegado a casi todas las aulas.
    Esa presión ha tenido efectos positivos, por supuesto. También ha puesto a muchos niños en manos de profesores mediocres a los que un libro servía de base, pero que ahora no lo usan para ser más modernos. No crea que todos los profesores lo son por vocación, ni tienen idea de la didáctica de la materia que enseñan. Y a muchos, el libro les ayudaba.
    La discusión del todo o nada es llamativa, claro. Pero no refleja la realidad de las aulas ni de la sociedad.

  • #032
    Javier - 19 febrero 2019 - 15:35

    “Lo que tenemos que hacer es ocuparnos de que sea el alumno el que construya sus propios materiales obligándolo a buscarlos y seleccionarlos adecuadamente, educando en los criterios necesarios para llevar a cabo esa selección y contando con una supervisión adecuada para ello.”

    Te copio lo que dices arriba. Y espero sinceramente que tus hijos no estén en ese caso (salvo ese 20% de superdotados o muy espabilados). Es que me duele especialmente ya que estoy sufriendo el “búscate la vida en Internet”. Son horas y horas perdidas, al final acabamos los padres haciendo la “curación” de contenidos y recopìlación. De verdad y sin acritud, ten mucho cuidado con lo que opinas, máxime si no eres un especialista en ello. Gracias a argumentos como los tuyos se están creando auténticos bulos educativos. Perdón por la dureza, pero ya son 10 años luchando con mis hijos por este tema (sí, ya sé que los puedo cambiar de colegio y tal…luego no es tan fácil).

    • Enrique Dans - 19 febrero 2019 - 16:16

      No está mal… tú, que alegas “diez años de experiencia como padre”, te permites decirle a un tipo con veintiocho años de experiencia al máximo nivel en el mundo académico, en diferentes edades y en varios países del mundo, al que invitan a exponer su opinión a conferencias y simposios de educación, que “no es especialista”, que es “un opinador” y que “crea bulos educativos”. Pues nada, qué le vamos a hacer, yo no sé que más puedo hacer además de trabajar como un cochino en educación durante casi tres décadas para que no me traten como a “uno de esos opinadores de internet”, pero eso sí, te aseguro que no me vas a quitar el sueño! :-)

      • Pepelu - 19 febrero 2019 - 17:49

        Enrique:
        Una pregunta. De esos 30 años dedicados a la educación ¿cuantos han sido en un colegio o Insituto?

        Ya te lo han dicho más arriba, pero en mi opinión no tiene nada que ver la educación en primaria y ESO con la que se pueda impartir (si es que debemos llamarla Educación y no formación) en el Insituto de Empresa.

        Creo que nadie puede defender el libro de texto como único elemento en la universidad, pero en grados inferiores (que es de lo que estamos hablando) no se le puede demonizar.

        Otro tema distinto es el negocio montado a su alrededor, pero no es el tema de esta entrada

  • #035
    Jaír Amores Laporta - 19 febrero 2019 - 16:22

    Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.

    Impresionante. Estoy totalmente a favor de usar la tecnología con sentido, como un medio, no como un fin. Es irrisorio que, a día de hoy, se sigan usando métodos arcaicos (dicen que son de la época prusiana). Y, peor aún, intentando educar con herramientas obsoletas. Es como intentar apretar un tornillo con un martillo, pero agarrándolo por la cabeza.

    Me ha gustado en particular una idea en la que, hasta ahora, no había pensado. Leer un libro te da una visión un tanto sesgada de la información. Sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de fuentes que puedes encontrar en poco tiempo. Rocé la idea en un artículo reciente: Cómo encontrar información de calidad sin morir en el intento. Pero no tuve en cuenta este argumento. Me lo anoto para alguna reflexión en mi blog, con permiso de Enrique.

    Saludos desde Canarias!

  • #036
    Barto - 19 febrero 2019 - 17:40

    De la misma manera que para hacer experimentos hay que tener antes un esbozo de teoría (para hacer experimentos que refuten o que validen la teoría), creo que para cribar información de Internet es mejor tener una idea mínima del tema. El papel del libro de texto, o del profesor, sería proporcionar esas ideas mínimas del tema y a partir de ahí plantear el ampliar conocimientos de forma independiente. Hasta ahí posiblemente estaremos la mayoría de acuerdo.
    El problema es decidir qué parte del tiempo dedicamos a cada cosa porque se necesita mucho más tiempo para buscarte tú la información que cuando te lo dan todo masticadito. El problema es que los temarios están sobrecargados y apenas da tiempo de impartirlos ya procesados. Algunas preguntas que no le gusta oir a ningún profesor son del tipo ¿dices que no impartes todo el temario? ¿cómo puedes no haber impartido este tema, que es fundamental para el próximo curso? etc. Quizás la solución sería plantear que en los estudios hubiera una parte de las asignaturas en las que la información se recibiera ya procesada y otras en las que los alumnos se buscaran la vida. Otro problema sería cómo poner nota en una asignatura abierta (es decir, cómo poner nota y que el alumno acepte la nota que como profesor crees que merece) …

  • #037
    Ramon - 19 febrero 2019 - 19:45

    Pues yo si estoy de acuerdo con lo que expone el articulo. No se Vds. pero yo tengo en casa (cada vez menos porque aunque me cuesta al final los tiro a reciclar papel) montones de libros, apuntes, de los cursos de mis cuatro hijos desde pequeños hasta la Universidad, pero, como digo al final terminarán en la “basura”. A ninguno de ellos se le ocurre volver a consultar esos “papeles” porque ya saben donde serán mejor “respondidos” . A mi que me interesan varios temas: electrónica, idiomas, y otros, tampoco se me ocurre ir a los libros sino que obtengo mejor información donde ya saben. Solo una de las opiniones de “mas arriba” me ha parecido que quizá tenga “algo de razón”, la que dice que a los niños pequeños puede no ayudarles el sistema que se propone en el articulo.

  • #038
    pedro lujan - 20 febrero 2019 - 04:52

    pues en este planeta tierra

    y mas exactamente en españa.. yo voy a clase y un 20 % no tiene libro. los porches son buenos coches… pero nadie aprende a conducir cuando no puede comprarse o no le interesa un R5

  • #039
    Carlos - 20 febrero 2019 - 09:13

    Hay un libro de ciencia ficción muy chulo sobre las posibilidades de la educación interactiva, La era del diamante, de Neal Stephenson
    https://www.amazon.es/era-del-diamante-BOLSILLO/dp/8498723647

    Lo sorprendente es que lo escribió hace 25 años, y ya anticipa la adopción masiva de tablets y la evolución de la IA

  • #040
    LEON - 20 febrero 2019 - 11:14

    Creo que el problema no es el libro de texto en si sino la forma de educar.
    El sistema educativo actual, la célebre, “enseñanza reglada” viene de la época de la industrialización, un par de siglos atrás.
    En ese momento se necesitaba formar a muchos utilizando pocos recursos y la enseñanza reglada fué ideal para eso, pero hoy nos encontramos sus carencias debido a que ese tipo de enseñanza no tiene en cuenta las diferencias individuales, lo que conduce al fracaso escolar y la frustración.
    Las herramientas actuales no solo facilitan el aprendizaje a un ritmo cien veces superior al libro de texto sino que también permiten adaptar el ritmo a las características de cada alumno sin condicionar al resto de la clase.
    El libro de texto es una auténtica rémora para la enseñanza y mientras antes desaparezca mejor para todos.

  • #041
    Isangi - 20 febrero 2019 - 11:59

    ¿Como enseñar pensamiento crítico en colegios donde una gran parte de los profesores no saben ni lo que eso realmente significa y a la vez muchos de ellos se ofenden cuando un alumno les sugiere, educadamente, que se han equivocado?

    Ejemplo concreto/curiosidad:
    Mi profesor de tecnología, después de expicar los motores de combustión de 2 tiempos y los diferentes “ciclos de encendido de los cilindros” me llevó ante dirección por insistir, primero en privado y después en público, en que un motor de tipo “big bang” si podía existir y no solo que existía sino que tenía 5 títulos del mundo a manos de Mick Doohan. (con bibliografía que aporté el segundo día de esa discusión). Él profesor insistía en que ese orden de encendido del motor era IMPOSIBLE, ante 33 alumnos que darán por cierto esa afirmación del profesor, porque es el profesor y no obviamente al friky de 15 años que “dice tonterías y contradice al profesor”.

    El director tuvo bastante más criterio que el profesor, por suerte. En ese mismo colegio otro profesor me contestó más de una vez a dudas o correcciones sobre lo expuesto: “Pues Ignasi, lo reviso y te digo si estas en lo cierto porque no me cuadra lo que me dices” (y normalmente yo estaba equivocado…)

    Insisto, no creo que un profesor de Tecnología de la ESO/Batxiller deba conocer aplicaciones extrañas como lo que se usa en competición o las últimas novedades en tecnología. Pero si deben intentar evitar palabras como IMPOSIBLE, NUNCA, etc y, sobretodo, si un chaval de 15 años te está contradiciendo educadamente y con bibliografía, no encerrarse en “tus conocimientos” y valorar lo que aporta ese alumno, aunque muy probablemente esté equivocado. (en el caso del motor big bang, no lo estaba).

    https://en.wikipedia.org/wiki/Big-bang_firing_order
    (aunque cometí un pequeño error pues creo que no obtuvo 5 titulos mundiales ese motor, pues se volvió al screamer a petición de Doohan para dificultar a los demás compañeros de equipo seguir su ritmo).

  • #042
    Juan Luis - 21 febrero 2019 - 09:20

    Me parece un artículo muy acertado, aunque yo añadiría que los libros de texto además de acostumbrar a los alumnos a una única fuente, el gran problema es que han acostumbrado a los profesores a tener esa única fuente, olvidándose de la gran cantidad de recursos que hay paralelos que harían las clases más dinámicas y atractivas a los alumnos porque las acercaría a su mundo real.

    Por otro lado, la gente entiende que en el momento que desaparecen libros de texto, los alumnos ya sólo tocan herramientas tecnológicas y no debe ser así. Un buen colegio en los tiempos de hoy en día debe tener una buena biblioteca de consulta y dispositivos tecnológicos de consulta con los que los alumnos vayan construyendo su aprendizaje. Para esto se necesita haber hecho un cambio en la metodología de enseñanza y el proyecto educativo a base de mucha inversión en formación del profesorado.

    La única metodología de estas características que funciona bien es el Bachillerato Internacional (en sus tres programas, formando alumnos desde los 3 años), el resto que se nombran, están muy centradas para las primeras etapas, pero que generan muchas dudas en las etapas cercanas a la preparación para la universidad.

  • #043
    INTELED - 22 febrero 2019 - 08:57

    Es cierto que los libros de texto tienen limitaciones pero también ventajas. Dentro de una clase son un vehículo de aprendizaje y debate común de tradición más que milenaria y si es cierto que pueden ser sesgado lo mismo, o más, se podría decir de cualquier otra fuente online con el añadido que este caso se contralaría no solo que enseñar y como si no lo que aprende cada individuo de la sociedad mientras que el saber debe de ser libre y privado. Por otro lado en una sociedad donde los adultos no pueden prescindir de interactuar con todo tipo de pantallas no está demás que por lo menos de pequeños puedan comportarse de forma más natural.

  • #044
    Abelardo Ojeda - 27 febrero 2019 - 05:41

    Impactado por la cantidad de personas que no entendieron nada y entraron en conflicto.

    Ya leí a un montón de ustedes. A ver si entendí a los que aún defienden el libro de texto. Según esto Enrique quiere sólo tecnología y ya (eso no dice el texto), por ahí algunos citan redes sociales como “fuentes”, esas NO son fuentes y de lo que se trata es de que aprendan los alumnos a diferenciarlas. Invariablemente el que sea el punto de vista de los que defienden los libros, los alumnos van, quieran o no, a terminar leyendo cualquier cantidad de cosas en internet (o en redes, si así les gusta)… y el caso es que un libro de texto es un encapsulamiento de la realidad, es la realidad de quienes crearon ese modelo de estudio. Lo que propone Enrique, según entendí, es que sea posible que los alumnos, en vez de tener una fuente, tengan muchas, que aprendan a investigar y cruzar fuentes (diagramas de Venn), que la educación les sirva para que ellos puedan responder sus propias preguntas, no para que permanezcan únicamente usando una misma serie de libros.

    También, asumo que el ejemplo de la aplicación Smartick, es uno de muchos en donde los alumnos, teniendo múltiples fuentes, podrán analizar si es o no de buena calidad.

    En cuanto al costo. De este lado del charco, en México, hay tabletas de 60 euros (1,300 mxn) y menos. El asunto aquí entran los subsidios de gobierno, y entonces los niños pueden usar ese tipo de tablets, que compradas en grandes cantidades bajan aún más el costo.

    En lugares en donde la pobreza es tan extrema y hay mucha violencia, ni el libro ni la tablet van a funcionar… y esos ya son problemas de cada lugar que no entran en discusión aquí. Digamos pues que en muchos otros lugares es perfectamente factible que se usen tablets muy económicas.

    En otros casos, las mismas bibliotecas pueden proporcionar los equipos para consulta en sus espacios. Es decir, opciones hay, ya lo que haga cada gobierno con sus presupuestos y la corrupción que exista, ya es otra historia.

    Es muy sencillo, una tablet contendría 200 libros sin cargarle la espalda al estudiante. En una tablet puedes reproducir el sonido de un ave del amazonas, puedes verla moverse, explorar mapas en donde puedes hacer zoom, entender la orografía, interactuar con las diferentes capas de la tierra o el cuerpo humano. Hay una multidimensionalidad de medios en la tecnología que es poco probable en un simple libro de texto.

    Por último, muchas erratas en los libros de texto son ignoradas por las editoriales y por las escuelas y así se distribuyen por miles. Qué mejor que poder enseñar a los alumnos a tener un wiki donde puedan ir armando textos o fichas de sus materias, trabajando en equipo y editando tras sus investigaciones… no se a ustedes pero a mi me parece una genialidad.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados