Oslo y las zonas sin coches: un paso más

IMAGE: NRKEmpezando en este año 2019, Oslo convierte su zona centro, de circulación ya restringida, en una zona completamente libre de coches, eliminando totalmente el aparcamiento en superficie. Una segunda fase, superados ya los obstáculos y resistencias de la primera, que posibilitará que la ciudad con mayor densidad de vehículos eléctricos del mundo y con un menor hábito de ir en coche a trabajar designe toda una amplia zona para peatones, transporte público y vehículos como bicicletas o patinetes, tras reconvertir todo el antiguo espacio de estacionamiento en un amplio entramado de carriles bici.

La segunda fase tras la prohibición del automóvil con motor de explosión en amplias zonas de las ciudades es, claramente, la prohibición del aparcamiento en superficie. En el caso de Oslo, una ciudad en la que se calcula que el 61% de las emisiones de dióxido de carbono provienen del transporte y el 39% de vehículos privados, la cuestión estaba clara: no se trataba simplemente de favorecer las rutas en bicicleta, sino también de eliminar la mayor cantidad de espacio para el automóvil que fuese posible, una auténtica guerra contra el automóvil. Oslo se convierte así en la vanguardia del planeamiento urbano, estableciendo claramente que el interés no está tanto en facilitar determinadas formas de transporte, como en dificultar y convertir en incómodo el uso del automóvil particular.

Si resides en una zona de circulación restringida pero no tienes acceso a un garaje, tendrás un problema, porque la calle va a dejar de ser tu garaje, y se convertirá en un espacio de uso para las personas. La idea de que la calle es un espacio del que apropiarse para utilizarlo como garaje es, en la ciudad del futuro, completamente anacrónica y absurda: utilizar la vía pública como espacio de aparcamiento perjudica al tráfico por la gran cantidad de desplazamientos que genera la búsqueda de sitios para estacionar, y afea sensiblemente la estética urbana, algo especialmente notorio y sensible en lugares de interés turístico o con arquitectura antigua.

Estamos en un importante punto de inflexión tecnológico: los vehículos eléctricos, que permiten saltarse la gran mayoría de las restricciones impuestas por las ciudades, empiezan a pasar de ser una opción de nicho a convertirse en una opción cada vez más atractiva y lógica para más gente, y algunas administraciones empiezan a plantear la reedición o el incremento de los incentivos a los ciudadanos para conseguir una electrificación lo más amplia y rápida posible del parque móvil. La fuerte presión desarrollada sobre el mercado por compañías como Tesla y la inminente llegada al mercado internacional de vehículos eléctricos fabricados por compañías de automoción chinas permiten imaginar un escenario con cada vez más vehículos eléctricos, pero obvia otra realidad: que la llegada de flotas comerciales de vehículos autónomos que ofrezcan transporte a precios razonables ya no es una cuestión de cuándo, sino de dónde, y que la idea de poseer un vehículo propio y utilizarlo un porcentaje bajísimo del tiempo mientras lo mantienes estacionado la mayor parte del día va a resultar cada vez menos atractiva. Las estadísticas indican claramente cómo los usuarios más jóvenes en todo el mundo están cada vez menos interesados en poseer o en conducir su propio vehículo, sea porque no se lo pueden permitir, porque no lo consideran una prioridad, porque evalúan ese gasto de una manera más pragmática o racional, o simplemente porque no lo necesitan, porque consideran el transporte público, las apps de transporte u otras opciones disponibles como algo prácticamente ubicuo. En no mucho tiempo, tener un automóvil será algo con una connotación generacional, una cosa de viejos, que posiblemente pretenderán seguir sin cambiar sus planteamientos hasta que estén demasiado mayores como para conducir con seguridad.

Ese cambio generacional, unido al progresivo incremento de la disponibilidad de opciones de transporte en régimen de servicio en lugar de como posesión ineficiente, afectarán de manera decisiva al planteamiento de las ciudades y del gasto público. Plantear, como dicen los editorialistas de algunos medios españoles, que “tenemos que sustituir el parque actual de 28 millones de vehículos que funcionan con derivados del petróleo por, al menos, un volumen similar de vehículos eléctricos” es sencillamente demencial, y revela una enorme estrechez de planteamiento: a donde tenemos que ir es a un escenario en el que muy pocas personas necesitan poseer su propio vehículo, y no porque sea muy caro o poco atractivo, sino porque sus necesidades están perfectamente cubiertas de manera cómoda y conveniente mediante el uso de opciones de transporte planteadas como servicio.

El vehículo eléctrico es, sin duda, parte del futuro y de la solución de muchos de los desafíos que tenemos actualmente. Pero la verdadera solución va mucho más allá, y está en la reinvención del transporte para no hacerlo depender de la ineficiente posesión de un activo tan infrautilizado como un automóvil. Si quieren comprobarlo, haz el ejercicio: plantéate gastar un dinero yendo y volviendo a trabajar todos los días en un servicio que te recoja en la puerta de tu casa y te lleve a tu trabajo, y comprueba lo que supone disponer de ese tiempo de desplazamiento para leer, dormitar, trabajar o cualquier otra cosa. Calcula cuánto tendría que disminuir el precio de ese servicio para que te compensase desplazarte así, en relación con el coste total de propiedad de tu vehículo, y cuánta de esa comodidad perderías si ese servicio se combinase con un uso por otras personas – carpooling – o si tuvieses que desplazarte uno o dos bloques para encontrarte con el vehículo. Las opciones que hoy aún cuesta económicamente plantearse serán, en no mucho tiempo, mucho más competitivas en precio y tendrán una disponibilidad mucho más elevada. El futuro del transporte no está en que todos nos compremos un vehículo eléctrico: está en que cambiemos nuestra visión.


This post is also available in English in my Medium page, “Why we all need to follow Oslo’s bold step in making its city center car-free” 

42 comentarios

  • #001
    Ernesto Cardenas - 25 diciembre 2018 - 19:54

    Interesante, pero definitivamente echo en falta menciones a la importancia que tiene un sistema de transporte publico en transformaciones como esta, no todo va a ser coches en renta, el espacio publico es el que es y aun cuando se reduzca la propiedad, el uso ineficiente del espacio que hace un auto (de uno o dos ocupantes) deberia ser cuestionado.

    Responder
    • Enrique Dans - 25 diciembre 2018 - 19:59

      No sé por qué dices eso… escribo sobre la importancia del transporte público constantemente, la última vez fue antes de ayer… ¡Por supuesto que el transporte público es fundamental, pero en su caso, solo tenemos que mejorarlo y electrificarlo para convertirlo en no contaminante! Es necesaria innovación, por supuesto, pero es innovación incremental. En el caso del automóvil, es necesaria innovación disruptiva y un replanteamiento total de la situación, por eso tiendo a tratarlo más, pero la realidad es la que es…

      Responder
      • Nacho Blanco - 26 diciembre 2018 - 01:22

        Hola, Enrique. No estoy del todo de acuerdo. Creo que el transporte público tiene que evolucionar y no sólo en no contaminante. Creo que los buenos gestores públicos (junto con empresas privadas y agrupaciones ciudadadanas), deben plantearse cómo necesitará cambiar el transporte público.

        Piensa en lo que cuesta desplazarte de una ciudad a otra en vehículo particular. Ahora mismo, bastante menos que en AVE. En vehículo autónomo, seguramente siga siendo mucho más barato que en AVE, sobre todo para varias personas y, además, te dejará exactamente en tu destino, sin necesidad de tomar un medio de transporte local secundario. A mí el futuro del tren se me plantea negro. Y el de los autocares entre ciudades más.

        Pero el desplazamiento dentro de una misma ciudad, o entre poblaciones cercanas, también variará. El transporte colectivo podrá afinarse mucho mejor en recorrido, estableciendo caminos dinámicos, adaptados al tráfico y a las paradas exactas que requieran los usuarios, mediante apps y geolocalización, manteniendo un coste bajo gracias a la conducción autónoma. Por ejemplo.

        Creo que este campo también va a dar mucho que hablar y, sobre todo que pensar.

        Responder
      • Ernesto Cardenas - 26 diciembre 2018 - 04:27

        Claro, disculpas por no precisar, pero me referia a este articulo en concreto, no a la linea de articulos en que si se ha cubierto este aspecto, y bueno ese “solo tenemos que mejorarlo y electrificarlo” no es para nada trivial, especialmente en ciudades en las que aun no hemos pasado al cuestionamiento al modelo basado en el auto privado.

        Responder
  • #005
    Tàfol - 25 diciembre 2018 - 19:56

    Interesantes reflexiones. ¿Qué pasará en las zonas rurales? ¿No estaremos volviendo a promover una nueva (y definitiva) despoblación? Los vehículos serán cada vez más caros y no se podrá poseer uno. Pero las empresas de servicios no los ofrecerán allá donde no sean rentables.
    ¿Has escrito algo al respecto? ¿Cuál es tu predicción para las zonas rurales donde tener coche es algo a lo que aspira todo joven?

    Responder
    • Niretzat - 3 enero 2019 - 16:32

      Llevo dias pensando si comentar, precisamente al hilo de esto. Las zonas rurales se quedan fuera en este planteamiento, que es principalmente urbanita.

      Cuando tenía 20 años, aun era el siglo pasado, vivía en el centro de la ciudad, y me ofrecieron un coche gratis (teniendo carnet desde hace tiempo). Lo rechacé. ¿Para qué quería yo un coche? Iba a todos los sitios, sin ningún problema, en tren o en bici.

      A los 25, ya en este siglo, encontré mi trabajo actual, y fundé mi propio hogar. Por las presiones del mercado inmobiliario, ya no podía ser en el centro de la ciudad, sino en un pueblo de 2000 habitantes, y eminentemente rural. Supuestamente bien comunicado, con autobuses cada media hora y trenes cada cuarto de hora para ir al centro.

      Con el paso de los años, tanto el servicio de autobuses como el de trenes se ha deteriorado mucho, porque al ser el pueblo muy poqueño, no parece tener sentido su mantenimiento como era (sobredimensionado, le dicen), y tener coche pasa a ser necesario para poder cumplir unos mínimos de movilidad y comodidad.

      Tal vez sea muy pero que muy pesimista, pero creo que, por economía de escala, el servicio de carpooling no va a ser la solución de la que se habla en este artículo, muy válido para las zonar urbanas.

      Responder
  • #007
    Enrique Garcia Ruiz - 25 diciembre 2018 - 20:27

    Veo que al final Corea del norte van a ser las hermanitas de la caridad.

    Responder
  • #008
    Gorki - 25 diciembre 2018 - 20:32

    Por qué no prohíben de una vez por todas los vehículos a motor, si los vikingos ya han vivido así antes, ¿Por qué no ahora? – Claro que los vikingos hacían todo lo que estaba en su mano para vivir fuera de su territorio.

    Responder
    • Jose Miguel - 26 diciembre 2018 - 18:10

      La pastilla. amigo.

      Responder
    • Jose Miguel - 26 diciembre 2018 - 18:30

      Me encanban estos follones.Y aqui vengo yo con mi historia. Vivo a 4 kilometros de mi curro y si no voy en mi coche me jodo y camino 40 minutos. Es lo que tiene vivir en Dublin. o Madrid o donde querais. Empecemos por ahi.

      Responder
      • Krigan - 26 diciembre 2018 - 20:10

        Ese es el tema. Que en muchísimos casos, como el tuyo, hay alternativas que son mucho mejores que el andar usando un coche de tonelada y media para desplazar un puñado de Km a una sola persona, con ese mismo coche ocupando aparcado durante las 7-8 horas que esa persona curra varios metros cuadrados de espacio público. Y encima contaminando.

        Habiendo una buena red de carriles bici, como ya la hay en ciudades como Valencia, un caso como el tuyo se soluciona con un simple patinete eléctrico, que te recorrerá esos 4 Km en cosa de 10 minutos.

        Pero a alguna gente le quitas su sacrosanto (imaginario) derecho a llenar las calles de coches aparcados, y uno empieza a hablar de Corea del Norte y el otro de los tiempos de Ragnar Lodbrok, como si fueran situaciones remotamente comparables.

        Responder
        • Carlos Quintero - 27 diciembre 2018 - 11:41

          Hay mucha gente que desprecia los patinetes e incluso los ridiculiza (patinetes “voladores” comentó alguien hace poco) sin haberlos probado, como tantas otras cosas. Yo tenía mis reticencias pero me animé a probarlos hace unos días en una zona peatonal cerca de mi casa a unas horas nocturnas sin paseadores de perros. Me parecieron tan divertidos que repetí unos días por diversión y esta semana los estoy usando para ir y volver del gimnasio por la mañana temprano, en lugar de ir andando, aprovechando los pocos transeúntes de las aceras por ser las fechas que son y a esas horas, y que un tramo del trayecto es ancho y peatonal.

          Si yo, que tengo casi 50 años, no aprendí a montar en monopatín de pequeño y con patines de ruedas en línea de adulto me daba algunas tortas puedo usarlos (nada que ver la estabilidad con esos otros patines) creo que muchas personas pueden aunque no lo sepan o “no se vean” montando en patinete.

          Efectivamente, una persona andando rápido puede caminar 5 Km/h. En un patinete puedes ir a una velocidad “lenta”, digamos 10 Km/h y ya tardarías la mitad que andando. A una velocidad “media”, unos 15 Km/h, sería un tercio. Y por un carril adecuado sin obstáculos se podría ir a 20 Km/h o más, 4 veces más rápido que andando. Y todo eso sin esfuerzo físico, sin sudar una gota, sin contaminar y aparcando el patinete en la misma puerta de donde vayas.

          Responder
  • #013
    Carlos Quintero - 25 diciembre 2018 - 21:00

    Me parece importante que la gente en las ciudades como Madrid y alrededores empiece a probar alternativas que hasta ahora ni se habían planteado: en algunos casos será usar el metro, autobuses, etc. pero en otros puede ser usar vehículos de car-sharing, patinetes, bicis eléctricas o andar. No hace falta que sea para ir al trabajo, puede ser por ejemplo los fines de semana.

    Por ejemplo, en mi caso mi mujer solo se planteaba ir al centro de Madrid en su coche y aparcar en parking. Ante mi insistencia, hace dos semanas probamos por primera vez Wible, que hace menos de un mes que llegó a Alcobendas. Aunque son coches híbridos (dicen que serán 100% eléctricos en un par de años) eso les permite una autonomía con la que prestar servicio desde algunas zonas de Alcobendas para ir a Madrid o viceversa. La experiencia fue fenomenal y le encantó. Lo peor fue el tiempo que tardamos en aparcar en superficie en el centro de Madrid (era un sábado por la tarde). Pero nos gustó mucho el concepto. Ese mismo sábado probé por primera vez un patinete eléctrico en mi barrio y además de muy divertido vi claramente las posibilidades que tendrían como medio de transporte si hubiera carriles-bici para ellos.

    Este fin de semana pasado hicimos una variación: ir en su coche privado hasta la zona norte de Madrid capital y luego usar por primera vez Car2Go para ir al centro. La experiencia fue también fenomenal. Otro día probaremos los Emov y ahora también quiere ser usuaria de Zity :-)

    Junto con la “apertura de mente” para probar cosas distintas al coche privado, también es importante que cada vez haya más y mejores alternativas. No se trata de que todos vayamos en patinete, sino de que tengamos opciones. Por ejemplo, me parece muy interesante que haya coches de car-sharing de 2 plazas (Car2Go), de 4 plazas (Emov) y de 5 plazas con maletero (Wible), porque las necesidades pueden ser diferentes.

    Responder
    • Gorki - 25 diciembre 2018 - 23:26

      El problema de ir al centro de Madrid en CarSharing es que allí no hay donde abandonar el coche. Al menos si vas en coche privado, lo puedes meter (pagando) en algún parking, pero con un carsharing no tienes ni esa posibilidad.

      Es algo que tendrán que resolver de alguna forma.. porque por esa misma regla de tres, es casi imposible encontrar un carsharing en el centro, para ir a sitios donde si es fácil aparcar.

      Responder
      • Carlos Quintero - 26 diciembre 2018 - 07:36

        Sí, es el mayor problema de ir con coche de carsharing al centro de Madrid. La solución vendrá por las restricciones al aparcamiento de superficie al coche privado en unos años, o zonas reservadas para aparcar solo coches de carsharing.

        De todas formas el gran avance para mí desde hace un mes ha sido poder ir en carsharing desde mi localidad a Madrid, aunque sea al intercambiador de transportes de Plaza de Castilla y luego usar autobús o metro para ir al centro. Eso hace que para los casos puntuales en los que necesite ir en coche (normalmente voy en autobús o metro) ya no necesite ir en mi coche particular (14 años, etiqueta C) ni tenga que comprarme uno nuevo por ese motivo, porque los otros casos puntuales (vacaciones, viajes) ya los tenía resueltos (coche alquiler, tren, avión, etc.).

        Responder
        • Cuco - 26 diciembre 2018 - 17:10

          Justo por este problema se ha creado la app CUCO. Pone en contacto a conductores de carsharing que buscan aparcamiento con personas que buscan coche. Ha sido creada por un usuario de carsharing harto de gastar dinero en la búsqueda de aparcamiento del coche de carsharing. Por ahora disponible para Android.

          Responder
          • Carlos Quintero - 27 diciembre 2018 - 11:45

            Gracias por la información (aunque soy de iPhone). Tuve esa misma idea uno de los días mientras buscábamos aparcamiento. Me alegro de que alguien haya empezado a materializarla.

        • ALAN TURING - 27 diciembre 2018 - 01:50

          ¿Y por qué no usar simplemente un Uber/Cabify para ir al centro y así nos ahorramos la pesadilla de buscar aparcamiento?

          Responder
          • Carlos Quintero - 27 diciembre 2018 - 11:50

            Para mí lo mejor (rápido y barato) para ir al centro es el metro, que es lo que uso cuando voy solo, pero los fines de semana no voy solo… a veces vamos en taxi, pero es caro. Tengo pendiente probar Uber/Cabify.

            De todas formas, como he comentado otras veces, lo importante es tener opciones, opciones, opciones… y convencer a otros de NO ir en coche privado como única opción contemplada :-)

  • #020
    Antonio Gregorio Montes - 25 diciembre 2018 - 21:07

    Veo cada vez más como hablas de ciudad, obviando la existencia de zonas rurales. Conoces Galicia y creo que sabes -aunque parezcas olvidarlo en estos artículos- que, con la actual estructura y la prvisible a medio plazo, el automóvil, en alguna de las formas posibles, es una necesidad en estas zonas, cada vez más olvidadas y cada vez más periféricas.

    Responder
    • Miguel Durán - 26 diciembre 2018 - 08:17

      Que yo recuerde en esas zonas olvidadas, o la Alcarria de Guadalajara, Soria, Zamora o Badajoz, sigue habiendo enchufes, por lo con lo que vas a tener acceso al vehículo eléctrico. El que ese vehículo tenga que ser un coche es ya la parte discutible. Hoy he leído un artículo en El PAIS sobre cómo en Sevilla eliminan el tendido del tranvia, y y una de las soluciones es usar condensadores en lugar de batería que se recarga en cada parada. Si tengo que hacer la compra importante en el pueblo dotado de supermercado al estilo ciudad, podría en Fines (Almería) usar una simple bici eléctrica con un acople estilo Ikea para irme a Olura del Río a comprar al Mercadona o al otro super local de dos plantas. Es obvio que esa solución no (o quizá si, pero no estoy tan puesto) no es aplicable a tener que subir una pendiente de las de prueba ciclista o un camino de curvas endiablada, pero es que a lo mejor sólo vas a hacer eso cuando vayas a socializar con los vecinos, que delegando en algo como Prime el que te lo lkeven. El problema es que tenemos la hueva de espacio agrícola que recuperar y al que dar servicio y hay que fomentar tecnologías acordes con sus necesidades y no sólo con ganar las próximas elecciones.
      Pero es que el grueso de la población se concentra en grandes núcleos sea en Madrid o Burgos que se dedican al viaje inútil de un montón de empleados que podrían hacer su trabajo no ya en su propia casa, sino también sino en instalaciones locales.
      Si por ejemplo hubieran reciclado el viejo Ikea de Alcorcón en un lugar de trabajo compartido donde la empresa paga sólo la parte proporcional por tener X empleados currando allí, y el coste de mudar una sede de Alcobendas a Las Tablas se podría haber evitado o minimizado, pero devolviendo a los curritos que nos atravesamos Madrid desde todos los grandes núcleos las casi tres horas perdidas en viajes de ida y vuelta con los consiguientes gastos adicionales. El Efectivamente con eso no quitas al barrendero, pero el fresador o el dependiente, no pero si eliminas de la ecuación al menos un 20% del trafico todos salen ganando, con las consiguientes mejora por sinergias que haya.
      Los chinos ya venden cables de Red no Gigabit, sino 10G. El Si esa tecnología la aplicas al beneficio de todos, puedes ver a muchos que prefieran vivir en un entorno rural donde con meterte en una habitación o cubículo (tuyo o del ayuntamiento o de una empresa) ya estás en tu trabajo, no y luego te vas a comer a casita o al bar del pueblo con sus guisos de muerte.
      No se si me explici: si revierte la despoblación rural gracias a, calidad de vida y tecnología y no a pelotazos urbanísticos de es posible que generes la demanda suficiente para esos servicios que dices “no ven rentable”

      Responder
      • Enrique - 26 diciembre 2018 - 11:40

        Una puntualización, el estándar 802.3an (10GBASE-T) lleva desde el 2006 y prácticamente desde la misma fecha lo incorporar los fabricantes de electrónica de red. Y el estándar de cable Cat.7 desde 2002.

        Así que lo chinos lo único que venden será la moto.

        Responder
  • #023
    Mario Berman - 25 diciembre 2018 - 22:08

    Si hubiera un desarrollo inteligente para el transporte público de manera tal que pudieras acceder a este en el momento que lo necesites, el número total de vehículos se reduciría a unos 50 millones en total, con el consiguiente ahorro en energía, infraestructura y costos operacionales, más los beneficios al medio ambiente. Harari en su libro Homo Deus desarrolla este tema en forma magistral.

    Indudablemente es la próxima ola que está llegando.

    Responder
  • #024
    Alqvimista - 26 diciembre 2018 - 09:37

    Un amigo me demostró, hace ya algún tiempo, que el 80% de los españoles no vivimos ni en la comarca de Madrid ni en la comarca de Barcelona.
    Los que vivimos en tales lugares vemos un futuro troglodítico en que las empresas de *sharing no se instalarán en muchos años por la baja o nula rentabilidad de sus servicios dada la baja cantidad y densidad de posibles usuarios, pero donde los ediles intentarán implementar las mismas medidas que en la capital para no parecer retrógrados pero sin los medios suficientes para implementar los necesarios transportes públicos.
    En fin, que todo esto suena muy bonito en grandes ciudades, pero en las pequeñas seguiremos teniendo que comprar carísimos coches eléctricos privados para poder ir a trabajar.
    Sr. Dans, ¿hay algún estudio o experimento realizado en comarcas extensas de, por ejemplo, menos de 200.000 habitantes, que nos pueda aportar alguna esperanza? ¿O para nosotros queda el siglo XXII?

    Responder
    • Enrique - 26 diciembre 2018 - 11:48

      El resto de España la llemanos de generadores eólicos, para que podaís vivir de algo.

      Responder
    • Rodrigo - 26 diciembre 2018 - 14:37

      Tú hablas de los pueblos de menos de 200.000 habitantes, pero ¿y los de menos de 10.000? ¿Siglo XXIII?

      Ahora me estoy acordando del parque de las fragas del Eume, muy cercano a A Coruña. Ahí conozco alguna gente que vive en las zonas más altas del parque … Ahí no llegarán las empresas de servicios que se mencionan por aquí ni en el XXIV … Solucíón: seguir despoblando el rural.

      Responder
      • Enrique Dans - 26 diciembre 2018 - 14:59

        De verdad que no entiendo dónde veis el problema… en las ciudades, lo antes posible. En los pueblos pequeños, mientras no haya una oferta de servicios razonable, más tarde. Cuando haya vehículos autónomnos en cada pueblo, se dejará de poseer vehículos en ellos, mientras, simplemente, no se puede. Es lo que hay. Mientras tanto, se seguirá como hasta ahora. ¿Dónde está el drama? ¿Qué pensáis? ¿Qué alguien va a venir a prohibir el coche en los pueblos sin que haya alternativas razonables? ¿Qué os parecería más lógico? ¿Qué no hiciéramos nada en las ciudades y no atacásemos el problema simplemente “porque en los pueblos no es posible aún”? Sinceramente, me parecen ganas de poner peros por poner peros…

        Responder
        • Rodrigo - 27 diciembre 2018 - 08:21

          Creo que te equivocas conmigo Enrique. Creo firmemente en esta revolución pero me duele que tengamos que pagar los que vivimos en zonas rurales sólo por vivir en zonas rurales. Porque si como creo que has dicho o insinuado alguna vez, el precio de un eléctrico no va a ser importante porque no lo vamos a utilizar … salvo los que lo necesitemos porque a nuestros pueblos no llegan “esos servicios”.

          Responder
        • Isangi - 27 diciembre 2018 - 17:02

          E.D. “los de los pueblos” lo vemos con miedo, claro que sí, en este tipo de reformas siempre se nos suele olvidar y aunque parezca mentira, y perdona la acidez, a veces los de pueblo también vamos a la ciudad y algunos hasta todos los días a trabajar.

          Y ahí, en esa dejadez de posibilidades que los gobiernos tienen hacia los pueblos, los vehiculos privados nos dan esa libertad y facilidad que los gobiernos son incapaces de darnos(o ni siquiera plantearse…)

          “¿Qué alguien va a venir a prohibir el coche en los pueblos sin que haya alternativas razonables?”
          Ha pasado con el t.publico toda la vida, pasa con la conexión a internet, pasa con las carreteras, ¿porque no iban a ignorarnos para el transporte otra vez?

          En el tema de coches, pues cuando vea el problema exacto te digo, pero un buen ejemplo es el de las telecomunicaciones, internet sobretodo, aunque va mejorando, Vivir, por ejemplo, en Sant Joan Samora(a 40km de BCN), significa no tener internet estable de ninguna manera legal(una ilegal fue la que me permitió tener “algo decente”).
          (pongo el ejemplo porque lo conozco perfectamente, pero tienes tantos como quieras buscar).

          Responder
          • Krigan - 28 diciembre 2018 - 00:41

            Yo he vivido en un pueblo de 3.000 habitantes, y la situación no es la misma que en una gran ciudad ni de coña. No hay atascos, ni problemas de aparcamiento, ni contaminación, y en realidad el coche no se usa para desplazarse dentro de la población, porque vas a cualquier sitio a pie.

            Es cierto que los avances a menudo tardan más en llegar a los pueblos, sobre todo si son pequeños, pero en este caso también está el componente de que el pueblo no tiene esos problemas. No hay metro, pero no porque el pueblo esté más atrasado, sino porque en un pueblo es completamente innecesario.

            Otra cosa es si vives en un pueblo, pero trabajas en una ciudad. Ahora bien, ¿qué problema hay en usar el coche propio hasta la periferia de la ciudad, y una vez en ella usar las posibilidades que ofrece esta? El metro y el robotaxi los vas a poder usar igual.

  • #031
    pedro - 26 diciembre 2018 - 11:58

    Vivo en Navalcarnero. Medidas para “desincentivar el transporte privado” como los semáforos que tiene planteado activar el ayuntamiento de Madrid en la A-5, simplemente ,me dsestrozan la vida. Si necesito 90 minutos para llegar al trabajo (empiezo a las 9:00)… ¿dónde dejo a mis hijos a las 7:30 de la mañana?!!!
    Mucha demagogia en todo este tema

    Responder
    • Krigan - 26 diciembre 2018 - 20:28

      Según Google Maps hay 30 Km entre Navalcarnero y la Puerta del Sol. ¿De verdad vas a necesitar hora y media para recorrer unos 30 Km? ¿Solo 20 Km/h de velocidad promedio?

      Por favor, dime que estás exagerando.

      Responder
      • Isangi - 27 diciembre 2018 - 17:04

        no conozco lo suficiente la ruta, pero si te explico la de Igualada-BCN(60km) por autovia, hora y media para plantarte en coche a las 9am en el centro de Barcelona es lo habitual.

        Yo lo esquivo y abarato un poco, cogiendo tren justo antes de donde empiezan los atascos a medio camino.

        Responder
        • Krigan - 28 diciembre 2018 - 01:01

          La distancia de ese recorrido es el doble que la que decía el otro. La velocidad media por tanto también lo es.

          Tú mismo lo has dicho, lo mejor es combinar medios de transporte. El problema del desplazamiento entre poblaciones es muy diferente del desplazamiento dentro de una ciudad.

          Admito no obstante que podéis llegar a tener un problema si el ayuntamiento de la ciudad correspondiente, a no ser votantes del mismo, se puede llegar a olvidar de los que vivís en un pueblo, pero trabajáis en la ciudad. Pero tampoco vosotros debéis olvidar que en vuestro caso estamos hablando de 2 temas distintos, el transporte entre poblaciones y el urbano.

          Responder
      • Pedro - 28 diciembre 2018 - 11:09

        Navalcarnero no tiene cercanías . Tienes que ir a Móstoles en autobús (y andar hasta donde se coge dicho autobús), coger allí el tren y luego metro y por fin llegar al trabajo

        Responder
        • Krigan - 28 diciembre 2018 - 12:47

          ¿E ir en coche a Móstoles? Mencionaste futuros semáforos del ayuntamiento de Madrid en la A-5, pero tales semáforos serían solo dentro del término municipal de Madrid, que es lo único sobre lo que su ayuntamiento tiene potestad.

          Con eso ya habrías recorrido la mitad de la distancia en coche, por una autopista sin semáforos.

          Responder
  • #037
    Carlos Quintero - 26 diciembre 2018 - 13:35

    Errata: …el 61% (no el 1%) de las emisiones de dióxido de carbono provienen del transporte

    Responder
  • #038
    Jose Miguel - 26 diciembre 2018 - 18:14

    Así me gusta. Un buen follón. Voy a pensar sobre esto y ahora vuelvo

    Responder
  • #039
    Pedro Torres Asdrubal - 27 diciembre 2018 - 17:50

    Hace apenas unos meses que estaba yo conduciendo por ahí, y cuando dejas Oslo y te metes en zonas menos pobladas, mas rurales, desaparecen los Teslas. Raro, porque con la tracción que tienen deberían ser excelentes 4×4, si bien, meter un Model S por 1m de nieve es de insensatos.

    Responder
  • #040
    Jose Enrique - 29 diciembre 2018 - 12:23

    Vivo en Oslo: Oslo no es Dinamarca, ni Berlin…

    Existen una serie de variables de todo tipo que por desconocimiento no enumeras, la nula vida social de los Noruegos, asi como su empuje hacia vivir aislados en sus casas, el profundo sentimiento nacionalista o las leyes que hay detras de todo Noruego (las leyes de jante), lo que hacen los Noruegos con estas medidas es intentar acercarse a la envidiada Amsterdam sin percetarse que no son Amsterdam, hace mucho mas frios, son mucho mas austeros, estas medidas lo unico que van a conseguir es que la gente se aisle todavia mas en sus casas, los bares y restaurantes cierren, el centro se ahogue.

    Se estan pegando un tiro en el pie, con tal de ser los mas “molones” o “adelantados”…

    Te podria explicar mucho mas pero como no se si lo vas a leer, te dejare un consejo.

    En no todos los sitios se necesitan las mismas medidas, quizas en Noruega necesitan unas politicas mas flexibles con respecto al transporte y en Madrid menos, probablemente en Venezuela necesitan mas libertad economica y en EEUU un sentido mas social del pais…

    Responder
    • Ana Maria Monelos - 29 diciembre 2018 - 14:50

      Si todo parece una maravilla , porcel nivel de obediencia y aceptacion a las normas Pero no viviria en esa ciudad por nada del mundo fui dos veces y me parece extraña y lejana aparte de fria y gris Hasta a las personas latinas les cambian los rasgos alli ya que tengo una amiga medica que casi no reconoci cuando la vi alli .Vivo en Argentina ufff con miles de defectos pero viva Abraxos

      Responder
  • #042
    Pedro Amador - 5 enero 2019 - 23:26

    Más que cierto al 99.99%. Le quito algo porque hay poderes muy fuertes que harán parecer un don nadie al que no tenga coche.

    Personalmente hace 7 años que dejé mi renting de super coche y pasé a gestionar un activo menos en mi vida. Usar siempre el metro o taxi y como dices, ¡se trabaja de lujo!

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG