¿Pedir perdón o pedir permiso? Las ciudades y el transporte

IMAGE: Grace Hopper (Public Domain)

Grace Hopper, conocida como “Amazing Grace”, Almirante de la Armada de los Estados Unidos y pionera en el desarrollo de software, tenía una máxima que expresó en varias ocasiones: “si algo es una buena idea, hazlo, es más fácil disculparse que pedir permiso“. La máxima que ha sido utilizada en numerosas ocasiones con mayor o menor fortuna en el lanzamiento de ideas de todo tipo, pero que tomó especial relevancia cuando, en muchas ciudades, compañías como Uber, Lyft y muchas otras comenzaron a poner en marcha servicios en los que cualquiera, tras pasar un sencillo proceso de selección, podía utilizar su vehículo para el transporte de personas, sin necesidad de una licencia de taxi. Obviamente, este tipo de servicios generaron una fuerte polémica, fundamentalmente con aquellos que habían pagado sumas importantes por aquellas licencias de taxi que, en su momento, fueron diseñadas para evitar la llamada “tragedia de los comunes“, pero que en un hipotético futuro con una ley de la oferta y la demanda gobernada por apps, pasaba a tener escaso sentido y a funcionar más como un causa que como una solución al problema del transporte urbano.

Las ciudades reaccionaron al desafío de muy diversas maneras. La inmensa mayoría de los ayuntamientos norteamericanos, tras esperar un tiempo para observar el funcionamiento de sus entornos urbanos una vez introducidos los nuevos actores, tomaron la decisión de permitirlos o hicieron algunos aislados intentos de regularlos a veces acompañados de algún tira y afloja con los permisos, pero por lo general, hoy es perfectamente habitual encontrar ese tipo de servicios en la gran mayoría de las ciudades. En otros países, como en la mayor parte de la América latina, en los que de por sí el funcionamiento del taxi estaba sujeto a una regulación más laxa o inexistente y que incluso, en algunos casos, manifestaban problemas de seguridad ciudadana relacionados con ello, compañías como Uber o Cabify fueron generalmente bien recibidos y vistos a la vez como una solución y como una posible fuente de ingresos para muchos. En Europa, la mayor parte de las ciudades optaron por una regulación más dura, por exigir a los conductores licencias como las de vehículo de transporte con conductor (VTC) teóricamente sometidas a una limitación en número, y plantearon en algunos casos prohibiciones, que generalmente, como la de Uber en Londres ayer mismo, terminaron por ser levantadas. Cada vez son más las ciudades que entienden que la solución al problema del transporte pasa por el desarrollo de un transporte público potente, rodeado de una amplia a variedad de iniciativas privadas que disuadan del uso del automóvil particular y nos lleven a una era del automóvil planteado como servicio en lugar de como producto, aunque ello conlleve cambios y resistencias importantes en la concepción y el diseño de las ciudades.

¿Qué han aprendido los ayuntamientos de los episodios con compañías como Uber o Lyft? Todo indica que bastante. En San Francisco, una nueva oleada de compañías, esta vez dedicadas al alquiler por minutos de patinetes eléctricos que podían ser aparcados o – en muchas ocasiones, abandonados – en cualquier sitio, invadieron las ciudades. De la noche a la mañana, y sin que existiesen demasiadas regulaciones para ello, las aceras se llenaron de personas utilizando estos dispositivos, que alcanzan velocidades de hasta 25 kmh pero cuyo uso era hasta ese momento solo habitual como juguetes de niños, y que eran dejados prácticamente en cualquier sitio. En alguna ciudad, incluso, una de las compañías simplemente “informó” al ayuntamiento del despliegue de su flota mediante un mensaje a través de LinkedIn. Algunos ayuntamientos reaccionaron retirando y multando todos los patinetes que encontraron en sus calles aparcados en lugares molestos o sin regular, y demandando suspensiones del servicio.

Ahora, sin embargo, los ayuntamientos parecen estar mostrando una cara diferente: en algunos casos, han comenzado a anunciar licencias oficiales para operar este tipo de servicios – en San Francisco, cinco licencias para un total de 1,250 patinetes durante un plan piloto de seis meses – y han puesto la semana que viene como fecha para decidir cuáles de las compañías, entre Bird, Lime, Skip, Uber, Lyft u otras, son autorizadas a operar. Algunas compañías han anunciado iniciativas para ser vistas con mejores ojos por el ayuntamiento, que van desde planes para la integración de personas de bajos ingresos o para la cobertura de zonas con menor servicio de transporte público, hasta la construcción de infraestructuras para el aparcamiento preferente de sus vehículos, pasando por cuestiones relacionadas con la seguridad o incluso con la donación de un dólar por vehículo y día para contribuir a la construcción de carriles bici. 

Ante la perspectiva de un crecimiento masivo de iniciativas de transporte como las bicicletas o los patinetes, los ayuntamientos parecen haber decidido que la actitud adecuada no es la de prohibir u oponerse sistemáticamente, sino la de intentar integrarlas de una manera lo más constructiva posible, con sistemas que, además, contribuyan a llenar las arcas municipales o, cuando menos, a obtener beneficios en forma de infraestructuras o iniciativas interesantes para la ciudad. El “mejor pedir perdón que pedir permiso” funcionó una vez y no estuvo exento de problemas, pero podría haber resultado determinante a la hora de definir cuál va a ser la actitud de los ayuntamientos en un tema como el del transporte urbano que, sin duda, vamos a ver evolucionar de manera dramática a lo largo de los próximos diez años.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Ask for permission or apologize afterwards? A few thoughts on urban transportation” 

 

31 comentarios

  • #001
    Gorki - 27 junio 2018 - 10:17

    Sin embargo, hay problemas que no se solucionan ni tirado ·”pa lante”· sin pedir permiso, ni pidiendo disculpas. Hasta hace poco, porque ya se han acabado as clases, por la mañana al salir de casa, me cruzaba con montones de niños que tienen en el patinete, los patines o la bicicleta, un medio de transporte práctico y barato de desplazarse desde su casa a su colegio, situado dentro del mismo barrio, pero que puede suponer en muchos casos, un desplazamiento de casi un kilómetro.

    Nada tengo que objetar sobre ello, el problema es que las aceras son estrechas y los niños abundantes, por lo que pasear con 75 años entre ellos, se ha transformado en un deporte de riesgo. Unos y otros todavía somos compatibles, pero que si la moda aumenta, llegaremos al punto de no serlo..

    El Ayuntamiento de Madrid en vista de lo que se les viene encima, ha remozado unas ordenanzas en las que indica que este tipo de vehículos circule por las calzadas. Si conocen lo que son las calles del Paseo de la Habana, la Calle Bambú, Pio XII, Plaza de Chamartín, no tendrán la menor duda que un niño no puede ir en un patinete por esas calles por mucho que lo digan las ordenanzas municipales.

    Se que las ordenanzas se han hecho con buena intención y precisamente para proteger mis derechos, pero nadie sensato puede lanzar un niño de 12 años en plena hora punta a circular junto con cientos de vehículos que a esa hora van como locos, buscando la forma de llegar a su hora a la oficina, (muchos de ellos después de dejar los niños en el colegio).

    Desconozco cual es la solución, si prohibir la circulación a los ancianos, prohibir la circulación de los automóviles o prohibir la circulación de las bicicletas, pero lo muy cierto es que la solución que han buscado, es claramente peligrosa, y aunque me consta que no es esa la intención del ayuntamiento, no creo que la solución cuando hayan muerto atropellados varios ciclistas, es que la alcaldesa pida disculpas.

    • Isangi - 27 junio 2018 - 11:39

      Bien expresado!

      obviamente la solución pasa por conseguir una convivencia de todos los medios posibles, cuantos más mejor, pero choca con la reticencia de dejar el coche en casa y también muy de frente con todos aquellos que viven en extraradios o más lejos, donde si no quieres entrar con el coche a la ciudad a trabajar te toca a veces hacer autenticas piruetas con 2 o 3 medios de transporte diferente y multiplicar el tiempo y comodidad de desplazamiento muchisimo.

      Creo que también pasa porque se den cuenta que hay que fomentar la descentralización de servicios y empresas en las 4 grandes ciduades y se fomente el crecimiento de pueblos y pequeñas ciudades por todo el territorio, que tampoco es nada fácil.

    • Carlos Quintero - 27 junio 2018 - 18:29

      Para mí la solución no es prohibir directamente sino disuadir mediante dificultades cada vez más grandes al coche privado. Por ejemplo, quitándoles carriles a los coches y dándoselos a los peatones, las bicis o los patinetes. Se ha hecho en calles estrechas de Madrid donde se puede circular pero no aparcar (mediante bolardos), se está haciendo en la Gran Vía (dos carriles por sentido, pero uno de ellos para bus y taxi), y se irá haciendo progresivamente en más barrios hasta que ir “de visita” en coche al centro de Madrid sea una mala idea.

      • Gorki - 27 junio 2018 - 19:04

        Lo malo es si lo que resulta mala idea es vivir en el centro de Madrid.. No sería la primera ciudad en la que el centro se transforma en un gheto. de pobreza

        • Isangi - 28 junio 2018 - 11:29

          Además de lo inmoral de en lugar de establecer un PLAN CLARO y CONCISO dedicarse a putear a los ciudadanos a los que se supone debes servir, impedir que planifiquen correctamente gastos tan grandes como la compra de vehiculos u obligar a mudarte por los cambios, sin aviso ni plan, de “las modas de circulación”.

    • Guillem Comí - 28 junio 2018 - 09:49

      La solución nunca es prohibir. Si algo nuevo nos lleva hacia algo que desconocemos, la solución siempre pasa por adaptarse. Y estoy seguro que con esto, como con todo, nos adaptaremos…

  • #007
    Marcelo - 27 junio 2018 - 10:50

    Por supuesto que es más fácil pedir perdón que permiso, esta infantil afirmación es de un cinismo que raya en la psicopatía y que en última instancia puede servir para justificar absolutamente todo, hasta lo más aberrante. Quién determina lo que es una buena idea y qué no? Pedir perdón es gratis, no cuesta nada, ni siquiera es necesario ser sincero, el perdón que pide una persona o empresa que se ha pasado por el forro las reglas para su beneficio personal y la obtención de una posición de ventaja no vale nada, es humo. Las empresas que han infringido las leyes deberían ser multadas ejemplarmente, vía multas o directamente negándoles licencias municipales.

    • Gorki - 27 junio 2018 - 11:27

      El problema nace cuando las empresas no infringen las leyes, porque se aprovechan que en ese tema en concreto, no existen.leyes. Un principio básico de derecho, es que si no existe ley, no existe delito.

      Ese es el caso de los negocios que han salido a la sombra de la economía colaborativa. No estaba legislado sobre ello.

      • Isangi - 27 junio 2018 - 11:41

        Y añadiria que, aunque lo haga “por su bien” a veces, cuando chocas con la administración, o tienes un lobby potente detrás o no te queda otra que “forzar la maquinaria oficial” con la ayuda de los usuarios contentos y los ejemplos de exito “alegal”.

        Y respondiendo a MArcelo, NO, claro que no vale para TODO.

    • Maricris - 3 julio 2018 - 20:11

      El dicho mas vale pedir perdón que pedir permiso es parte de la cultura de muchas personas, es lo más fácil también sin embargo no siempre será lo adecuado, las reglas y estamentos se encuentran en una sociedad con el firme propósito evitar confrontaciones o malestares entre habitantes.

  • #011
    Luis Bárcenas - 27 junio 2018 - 12:36

    Cuidadito con las frases, que las carga el diablo. Como se le ocurra decirla a alguién delante de una “feminazi” igual tenemos un disgusto.

    Pero la frase en sí me gusta. Me gusta cuando se aplica a personas. Me gusta menos, o más bien nada, cuando se lo aplican a sí mismas determinadas empresas las cuales, bajo la bandera de la innovación y el progreso, ponen en riesgo determinadas cuestiones laborales.

    En algún momento he dicho que me encantan los patinetes eléctricos hasta el día en que alguno me embista por la acera. Me parecen maravillosas Deliveroo, Glovo o Uber Eats pero no querría yo tener las condiciones laborales de los riders.

    Como también dicen los anglosajones, no vayamos a correr donde los ángeles ni se atreven a pisar. Así no se trata de oponerse al progreso como si estuviéramos en el siglo XIX. De eso se trata, de no volver al siglo XIX.

    Por eso. Lo de crecimiento masivo de bicicletas y patinetes… a menos que nos obliguen a utilizarlos, no lo veo yo tan claro.

    • Marcelo - 27 junio 2018 - 14:30

      Sí, con frío, lluvia o nieve lo de la bicicleta o el patinete pierde mucho atractivo, y con un calor asqueroso, lo mismo. Y si tienes más de 30 años, también.

      • Pablo Espinar - 27 junio 2018 - 17:23

        Te hablo como ciclista habitual, suelo ir al trabajo, gym, etc. Practico el deporte del ciclismo todo terreno (BTT) casi a diario. Por lo que no entiendo tu argumento de la edad. Hace pocos dias me compre un patinete eléctrico, y es una pasada. Tengo 48 años y te puedo asegurar que eso no es ningún problema.

        • Juan Manuel - 28 junio 2018 - 13:11

          Lo siento Pablo, pero me has sacado una sonrisa.

          Evidentemente si tu eres deportista habitual, no tendrás las mismas dificultades que un usuario esporádico.

          Lo que me resulta chocante es que no consigas ponerte en el papel de otra persona que la ultima vez que hizo deporte fue hizo una carrerita falsa cuando casi pierde un autobús.

  • #015
    GUILLERMO HOTEL - 27 junio 2018 - 13:39

    Exactamente D.Enrique UBER no tiene en cuenta regulaciones, principios,… pero SOLO RECCUPERA una licencia en Londres durante 15 meses, gracias a una sentencia judicial que se basa en los cambios que ha acometido la empresa para poder recuperarla. No es precisamente ganar… es crear las condiciones para recuperarla…

    ¿Es realmente necesario enfrentarse abiertamente a la legislación en vigor para abrir un modelo de negocio? Esta claro que los intereses de la ciudadanía y de los fondos de capital riesgo son muy divergentes.
    Ese modelo defendido no nos hace a todos iguales. No es democratizador.

    Como el coste de participación lo reducen unilateralmente notablemente (Ya veremos que hacen luego, ahora son nuevos entrantes), utilizan un precio agresivo y estrategias chulescas. No toda la población parte del mismo principio, varía el conocimiento cultural, su poder adquisitivo y su dependencia a un recurso que debería ser más abierto ¿Porque usar una app? Si no tienes móvil, o no tienes internet, ¿ya este servicio no es para ti? ¿Habla Vd. de Servicio Público o es una errata? Se la corrijo:

    Predecir que UBER es la solucion PRIVADA al problema del transporte. Es cuando menos original (aunque lo diga The Economist) pero seamos serios la ventaja para la ciudad es mínima. Si esta tesis triunfara, simplemente habría “flotas de taxis” marca UBER. Nada cambia. Salvo los que ganan dinero: UBER, su red clienteral, sus conductores un poquito, su modelo de negocio… y hasta que no acaben con la competencia actual sus clientes. Menos mal que tenemos autobuses, metros, cercanías… para el tráfico en las ciudades !!!

    D. Enrique pensemos con claridad: “el futuro no está escrito”, así que asumir que son inevitables ciertos sucesos simplemente por ser tecnológicos dependientes es sobrestimarnos como pitonisos. El futuro es una herramienta para ver como mejorar el presente actual. No para imponer el uso de modelos de negocio antisociales.

    Hace poquitos años los gurús de tecnología tenían sus semidioses ¿Donde está Second Life?, ¿ y las gafas de google?,

    Lo que estoy convencido sin lugar a dudas los Uber no nos van a solucionar el tráfico de nuestras ciudades.

    La noticia sin sesgo pro Uber:
    https://elpais.com/economia/2018/06/26/actualidad/1530031017_900543.html

    • Enrique Dans - 27 junio 2018 - 13:51

      No. Si no es por Uber y su forma de entrar en las ciudades, hoy no tendríamos ni Uber, ni Cabify, ni nada, solo funcionaría Didi en China (porque esos sí saben lo que se juegan en el tema). En el resto del mundo, habría aparecido una compañía, habría preguntado “¿puedo?” y le habrían dicho que no, así de claro, un “NO” como una catedral de grande. Y ahí habría terminado la historia. Si no aparece un Uber dispuesto a jugársela entrando a lo bestia, ni de coña consigues crear un mercado donde no lo hay. Y plantear que el taxi era de alguna manera “la solución”, cuando no la había sido durante décadas, es ingenuo. Las ciudades en las que funciona Uber, Cabify, Lyft u otras son ciudades en las que se mueve uno muchísimo mejor: en transporte urbano, cuantos más grados de libertad y cuantas más opciones existan, mejor. Nadie quiere eliminar el transporte público, cuanto más haya y mejor sea, mejor para todos. Pero hay que ofrecer opciones a quien no lo quiere utilizar que no sean el simple “usa tu coche”.

      • GUILLERMO HOTEL - 27 junio 2018 - 16:11

        Como Vd. mismo conoce todo lo que ha traído de malo en nuestro país el servicio Uber, entrando a lo bestia a codazos pues no voy a insistir, tiene razón, simplemente repasando los comentarios sobre Uber en su blog, los lectores de su blog se pueden informar si lo desconocen.

        Eso si, plantea Vd. el debate de forma ventajista y si me permite una licencia el planteamiento es tramposillo. Ahora caigo, claro que me lo permite si es lo que defiende, actuar sin licencias cuando no hay regulación ¿verdad?. Lo digo por eso de responder a preguntas no formuladas. Me dice mi pepito grillo que no es así. Le adelanto que estoy de acuerdo “en alguna cosa” con Vd. Más aún en bastantes cosas con Vd.

        Seguro que vamos a estar de acuerdo en responder a:

        * ¿Es buena la competencia leal en un país capitalista regulado. Mi respuesta es sí.
        * En uno no regulado. También.
        * ¿Es buena la competencia desleal? Mi respuesta es ésta: No. ¿La suya?

        Por eso no voy a argumentar apelando a futuribles del tipo ¿que hubiera pasado si a Uber le cortan las alas los políticos que deberían haberlo hecho? Si hay personas que pervierten a faltar de sus obligaciones legales por acción u omisión, son incitadores a la prevaricación.

        Entiendo que Vd. no incite a saltarse la regulación legal española. Y que tampoco va a ser altavoz su medio de aplogía de la prevaricación.
        Simplemente expresa una opinión que en aquellos países que han mejorado su movilidad por haber servicios de transporte deficientes. Y ahí como no había regulación que incumplir, pues estoy totalmente de acuerdo.

        De hecho me alegra que haya un servicio de “calidad” como Uber en “otros países que tenían una regulación laxa o inexistente”
        aunque se lleven fuera la facturación… y se quede poquito en el país. Que espabilen. !! como debe hacer nuestra UE

        En España Uber y sus mariachis están en una situación “discutida y legal de aquella manera: VTC” y con el beneplácito de muchas personas, por aquello de que por ahora son más baratos. Asumiendo que pueda seguir la cosa así, ese futurible de solucionar problemas de movilidad no es tal, es presente. Si presente. Si están en la calle. No van a solucionar en el futuro nada. Si están en la calle. ¿Entiende el argumento? Ya son solución.

        Para ir a trabajar hay básicamente 3 medios: público(de verdad), privado(tu coche) o taxi(legacy o supergüay uber). Pues de esos la diferencia de coste es abismal entre los dos primeros o el modelo “taxi”. Y este modelo se hace económicamente inviable. Por tanto permítame decirlo al modo del pepito grillo diablo: “vaya mierda de solución que es el modelo Uber”. Otra vez estamos de acuerdo “hay que buscar sustitutos reales a tu propio coche (por favor no me suelte lo del patinete…)

  • #018
    Pedro Torres - 27 junio 2018 - 15:49

    Somos reactivos por naturaleza, y eso significa que es mas eficiente y productivo que ser proactivo.

    El cambio tecnológico es un bien público, pero con externalidades. Es bueno para todos disponer de mas opciones para el transporte, pero los taxistas pierden.

    Que el estado les re compre las licencias a 200,000€ cada una y se pasen a las VTC.

    • Enrique Dans - 27 junio 2018 - 15:54

      ¿Y por qué a ese precio? Eso proviene de un mercadillo que se montaron ellos por su cuenta y riesgo, sin contar con nadie… ¿por qué deberíamos pagar eso con dinero público? ¿Porque, como dice nuestra genial vicepresidenta del gobierno, “no es de nadie”??

      • marcelo - 27 junio 2018 - 17:57

        Indecente mercadillo tolerado y amparado por las administraciones durante décadas, todo sea dicho, este tinglado no es responsabilidad completa de los taxistas. Ahora se encuentran que esas licencias son la jubilación de unos y una escalofriante y posiblemente ruinosa deuda para otros.

        • JM - 27 junio 2018 - 21:34

          No creo que se obligue a nadie a ser taxista.

          Pongo un ejemplo personal: el mantra de los pisos nunca bajan me pareció una majadería en su época aunque me miraban como si estuviera loco. Al final me compré piso… un 40% más barato que durante la burbuja. Si hubiera seguido la corriente nadie me hubiera devuelto ese 40%. ¿Porqué a los taxistas sí?

          • Isangi - 28 junio 2018 - 11:35

            Yo no creo que se les haya de devolver ningún importe de licencias a los taxistas, pero negar que el estado y/o ayuntamientos tienen responsabilidad en todo esto no parece muy acertado, la tienen y por tanto tienen que también formar parte de la solución.

            Al igual que no creo que a los que compraron casas en 2007(MI PADRE por ejemplo) se les tenga que devolver nada, pero es obvio que el estado también es responsable en parte de haber llegado a esa situación y que debe también ayudar a que por culpa de eso la gente no acabe debajo de un puente.

  • #023
    GUILLERMO HOTEL - 27 junio 2018 - 17:37

    El precio de una licencia del taxi viene marcado en función de la oferta y la demanda. En 1987 estaba en 30000€ , llegaron a 200000€ cuando el boom del ladrillo, y desde 2014 no hacen más que bajar debido a la que competencia desleal que hemos hablado.
    Estando ahora en unos 130000€

    A cambio una licencia de VTC está ahora en unos 70000€, pero en paquete. En definitiva lo que se llama una burbuja, hay mucho dinero e intereses por medio,

    ¿Va a ver mejoras y rebajas del servicio? Ni de coña. Es todo un entramado con muchas ramificaciones por todos lados. Se empezaron vendiendo por 32€ y ahora están como están. ESTO ES LO QUE SE HA PERMITIDO. Dejemos la broma de la solución a la movilidad y seamos serios en los planteamientos.

    Por supuesto Enrique tiene razón que no hay que pagar nada por parte del estado, y también es verdad que UBER y sus mariachis lo que han hecho es degradar y arruinar un sector, que por supuesto era otro chiringuito, pero el recambio es mucho peor.

    https://elpais.com/ccaa/2014/06/13/madrid/1402661759_000570.html
    https://elpais.com/diario/1987/08/18/madrid/556284255_850215.html
    https://www.vibbo.com/negocios-madrid/licencia-taxi.htm
    https://www.milanuncios.com/venta-de-empresas/licencia-vtc.htm
    https://www.elboletin.com/noticia/149706/nacional/el-chollo-de-las-licencias-vtc:-comprar-por-32-euros-vender-por-45.000.html

    • Isangi - 28 junio 2018 - 11:36

      ¿en que te basas para afirmar esto?:

      “degradar y arruinar un sector”

      Arruinar lo entiendo, ¿degradar?

  • #025
    menestro - 27 junio 2018 - 18:34

    A mí aveces me cuesta entender como se puede desviar un debate hacia cualquier dirección accesoria y errática, sin dar una con tino.

    Resulta que ahora, todo el debate se centra en un “A ver quien salta la valla”.

    Desde los debates en la APM, que dicen que llevan 20 años pensando en algo, hasta el director de Vocento, que tiene confianza en que el mercado regional está cautivo – porque no es rentable mantener una redacción por ciudad – y no se acuerda de cuando 20minutos lanzo los gratuitos en diversas provincias (que sería la puntilla y más barato).

    Pasando por los que piensan, que el futuro de la profesión del periodismo es Valle Inclán y la bohemia.

    No hay ningún problema con Uber. No es necesaria una licencia para el ridesharing y carsharing entre particulares (¿Quién quiere tener un coche en el garaje cuando puede compartirlo? ¿Por qué quieres tener parado un coche durante tu jornada laboral?) que es el modelo que se seguirá de forma natural, si se ponen restricciones, en algunas ciudades.

    Uber tiene una IPO en breve y por eso, no ha fomentado esa modalidad, en la que su app sólo actuaría como intermediario para poner en contacto particulares y vehículos disponibles, en cualquier zona, y presentar cifras saneadas de pago y cuota de mercado en 2019.

    En un país con una población mayoritariamente jubilada, lo último que debería preocuparnos son los ‘patinetes’.

    • Fernando González - 28 junio 2018 - 15:23

      Los patinetes eléctricos forman parte del futuro en los desplazamientos por ciudad. Han venido para quedarse y no son un juguete.

      Son ligeros y ocupan poco lugar, los puedes llevar en el metro o tren, y dejarlos debajo de tu mesa en el trabajo mientras se recargan.

      Son razonablemente rápidos 25km/h, en ciudades congestionadas mucho más rápidos que un coche en un atasco, pero nadie obliga a ir tan deprisa, puedes ir a 10 o 15 km/h.

      Tienen suficiente autonomía, con carga completa da para entre 20 y 30 kilómetros.

      Son más baratos que una bicicleta eléctrica, mucho más que una moto que requiere pagar seguro e impuesto de circulación. Un patinete electrico de calidad, con ruedas inflables, luces y las baterias en la zona más baja para mayor estabilidad no llega a 400 euros. No llega a un año la amortización si actualmente usas transporte público y en 3 o 4 meses lo has amortizado si usas coche para desplazarte por ciudad.

      Y el argumento de la edad no tiene sentido, ya que hay patinetes eléctricos de 3 ruedas incluso con un pequeño asiento, para poder ser usado por personas de cualquier condición.
      En definitiva y como en todo, primero pruebalo en tus desplazamientos diarios y luego opina.

      • menestro - 29 junio 2018 - 05:39

        En mi comentario, al que respondes, nadie ha opinado sobre los patinetes.

        No sé de qué me estás hablando. Ni si me quieres vender uno.

        Pero sí parecería recomendable usar el casco, por si hubiese alguna relación causa-efecto con la comprensión lectora. O algo.

  • #028
    periodista digital - 28 junio 2018 - 12:53

    Totalmente de acuerdo con MENESTRO impresioannte las preocupaciones cuando tenemos problemas muchos mayores

  • #029
    Perico Palotess - 28 junio 2018 - 15:17

    No conviene mezclar churros con meninas, ni el caso UBER con el de los patinetes.

    No es lo mismo irrumpir con un nuevo modelo de negocio en un mercado o sector no regulado, como es el caso de los patinetes, por muy polémico que pueda ser ese modelo de negocio, que irrumpir en un mercado o sector perfectamente regulado saltándose toda la normativa habida y por haber, que es lo que hizo UBER POP, por eso en España (y en otros mucho países europeos, que son lo que tenemos que tomar como referencia) se puso fin o importantes límites a su actvidad.

    Las normas están para respetarlas, y si la tecnología, el orden social o cualquier otra circunstancia así lo aconsejan, habrá que cambiar esas normas y adaptarlas a los nuevos tiempos, pero… mientras estén vigentes hay que respetarlas, y no pasarselas chulescamente por el arco del triunfo que fue lo que UBER POP intentó hacer en España, con los resultados que todos conocemos. Lo contrario seria la selva…..en donde tan solo impera la ley del más fuerte….

  • #030
    GUILLERMO HOTEL - 28 junio 2018 - 16:33

    Respuesta a ISANGI.

    Cuando no pongo hechos refrendados por una cita, me baso en mi opinión, me tomo la clicencia de no dar explicación por considerarla obvia y por tanto no necesaria. Te pido humildemente perdón por haber sobrevalorado esta explicación.

    En primer lugar:

    * Parece implícito que se degrada un sector establecido en un país cuando entras en él saltándote la legislación. Que ojo no defiendo que lo que hubiera hasta ese momento fuera el ideal… Entiendo que el modelo de negocio agresivo basado en entrar como elefante en una cacharrería es el que está de moda pero en este mismo blog sobre actitudes similares hay bastantes referentes denunciando situaciones similares

    Segundo:

    Si quieres referencias busca en google “degradacion uber enriquedans.com” y verás algunos resultados interesantes. Más allá de las opiniones de si es degradación el ofrecer un “buen servicio de calidad al usuario final a precio más reducido”.

    Tenemos que observar en ese servicio:

    * las condiciones laborales
    * el país donde se factura
    * el quitaté pequeño autónomo taxista para ponerme yo gran empresa.

    Tercero: similitud con pequeño comercio y diferencias.

    Ocurre lo mismo a la competencia del pequeño comercio frente a los hipers, o los hpers frente a los Amazon.
    Pero ahí la situación es legal porque el servicio que das tiene licencias
    En el taxi hay limitación de licencias restrictivas.
    Así que nos gusten o no los modelos de comercio en el detalle, no se les puede achacar de no tener licencia.
    Y el cambio de un modelo de pequeña escala a gran escala trae ahorros significativos en el precio final al cliente (o debería).
    Sin embargo el modelo de negocio del taxi o uber es poner a un conductor con un vehiculo, no cambia.
    Salvo que te saltas por las bravas el hecho del pago de una licencia, muy cara
    Por lo que el servicio se puede dar con un coste diferencial bastante alto, por un lado
    (Lo puedes llamra competencia desleal)
    Por otro baja el dinero que se lleva el conductor, para transferirlo a una empresa centralizada normlamente extranjera, estando la facturación fuera de tu país y llevándose un porcentaje alto la gran empresa por royalties del uso de la licencia.
    Ojo que factura el 100%, estando el conductor a merced de la voluntad de la gran empresa, no puede controlar el precio, ni sus condiciones de trabajo, y tiene que ser el sumiso de su amo uber. (BDSM puro y duro)
    En otras palabras degradas el nivel de renta de tu país y de la mano de obra usada. Aparte de inflar el mercado con mucha oferta y la demanda sigue aproximadamente igual. El resultado de todos estos factores se resume en lo que he denominado degradación.

    Espero haber respondido a tu pregunta.

    P.ej

    https://www.enriquedans.com/2014/09/uber-en-madrid.html

  • #031
    Road - 30 junio 2018 - 22:50

    Un saludo para todos, veo que los tentáculos del capitalismo sin ética son largos y numerosos, y la mentira y la manipulacion sus armas más poderosas, quisiera dar una mención a la alcaldesa de Bcn honorable alcaldesa Colau por su lucidez y valentía y al catedrático de derecho administrativo Avelino Blasco que ha tenido la valentía y lucidez de poner negro sobre blanco con su informe. Por lo demás comentar que algunos siguen con sus mentiras o medias verdades, ….invocan al consumidor como un totem , que está en lo alto de la pirámide al que todo se le debe, pero se equivocan, por encima del consumidor está el CIUDADANO, porque todos somos ciudadanos pero no todos somos consumidores, y en concreto de estas plataformas que tienen el modelo de la estafa y la mentira en su ADN. Referente a que EL PRECIO DE LAS LICENCIAS repercute en el precio del servicio es una soberana falsedad, a todo esto me gustaría me explicarán porque en el último partido barcelona- Madrid el servicio de Uber era a partir de 50 euros cuando a mi el taxi me costó 7,20 euros, que costes sumaron ellos al precio para cobrar eso??.el coste de comprar voluntades talvez??..lo dicho manipuladores y estafadores

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados