Redes sociales y modelos freemium

IMAGE: Mohamed Hassan - CC0 Public Domain

Marcos Sierra, de VozPópuli, me llamó para hablar sobre una posibilidad insinuada por una serie de preguntas del senador demócrata de Florida Bill Nelson en la comparecencia de Mark Zuckerberg: la idea de que sus servicios puedan, en algún momento, llegar a plantearse como un modelo freemium, con algunos usuarios que paguen para asegurar un tratamiento más respetuoso de sus datos o para evitar la publicidad. Hoy publicó su artículo titulado “Facebook de pago” (pdf), en el que incluye algunos de mis comentarios.

Como comenté con Marcos, la idea de pagar por un servicio en la red no me resulta en absoluto ofensiva: pago por muchísimas más cosas de las que pensé en cualquier momento de mi vida que llegaría a pagar, y lo hago, en general con satisfacción.Los modelos freemium tienen una gran popularidad en la red, y aunque sus premisas no son sencillas y el factor de conversión se convierte en una permanente espada de Damocles que amenaza su viabilidad, también hay compañías que han llegado a obtener rentabilidades muy importantes gracias a ellos o incluso que han salido a bolsa con las perspectivas generadas por ellos, como en los recientes casos de Dropbox o Spotify.

¿Qué motivos existen para pagar por servicios que podrías obtener gratuitamente en la red? Muchos, de muy variados tipos, y en ocasiones, con servicios que integran o mezclan varios de los modelos. Sin ánimo de ser exhaustivo, destacaría los siguientes:

  • Privilegios: el tramo gratuito de un servicio posibilita un nivel de servicio determinado, mientras que si se opta por el tramo de pago, se reciben otros servicios exclusivos y con connotaciones superiores o más ventajosas. Casos como Dropbox, Feedly, StatCounter, iCloud, LinkedIn o Google Drive responden a modelos de este tipo: si pagas, tienes acceso a más espacio de almacenamiento, a servicios adicionales, a una licencia sin limitaciones, a un plazo ilimitado de uso, a un cierto nivel de soporte técnico, etc.
  • Sostenibilidad: aunque el pago no es necesario como tal, algunos usuarios deciden pagar en función de una consideración de hacer el servicio sostenible, de preservar su viabilidad, porque valoran el servicio, reconocen que les aporta valor, y se sienten satisfechos aportando su grano de arena para que pueda seguir funcionando. Un caso claro sería el modelo de donaciones de Wikipedia, pero existen muchísimos más, como Patreon.
  • Activismo: muy similar al anterior, pero añadiendo un componente de causa o militancia a la valoración del servicio. Todos podemos utilizar los servicios de la Electronic Frontier Foundation (EFF) o Fight for the Future (FFTF), por ejemplo, pero si además pagamos, apoyamos con esos pagos las causas que defienden.
  • Eliminar molestias: el tramo gratuito proporciona el servicio, pero acompañado de determinadas molestias diseñadas esencialmente para recordar al usuario que puede librarse de ellas si se pasa al tramo de pago. El caso más claro en este sentido serían servicios como Spotify, sobre la cual escribí recientemente, o YouTube Red, pero Facebook podría, en caso de optar por un modelo de pago, entrar posiblemente dentro de esta categoría. Algunas publicaciones, como Wired, también lo utilizan.
  • Prestigio o reconocimiento: el servicio puede ser utilizado de manera gratuita, pero pagar por él puede suponer, además, una connotación de prestigio, de élite, de reconocimiento o de consideración especial. El modelo de algunas plataformas de aprendizaje online, como Coursera u otras, en las que el pago permite el acceso a un diploma que justifica el seguimiento del curso, podría entrar en esta categoría.

Pueden existir otros modelos, y muchos de ellos entremezclan en sus fórmulas varios de estos elementos. En el caso de Facebook, el problema puede provenir de tratar de encuadrar una propuesta de valor como la de una red social dentro de una consideración de servicio importante, cuando desde sus inicios, su consideración ha tendido tradicionalmente a estar más bien dentro del ámbito de lo frívolo, de lo prescindible. Para Facebook, proponer un modelo de pago podría homologarse a un caso similar al de Spotify, pero con matices: la propuesta de acceder a sus servicios sin la molestia de la publicidad parece poco persuasiva considerando la apuesta de la compañía por un modelo de publicidad poco intrusivo, lo que podría llevarla o bien a optar por modelos de publicidad más molestos, o bien por incluir algún compromiso sobre el tratamiento de los datos del usuario, lo que, en cierto sentido, tendría una cierta connotación de chantaje. La idea de pagar a cambio de un tratamiento privilegiado de sus datos o de una exclusión de los sistemas tradicionales de publicidad o segmentación, a modo de lista Robinson podría, en cualquier caso, llegar a resultar interesante para aquellas personas interesadas en preservar su privacidad sin dejar de utilizar un servicio que les mantiene en contacto con su red social o con lo que estos comparten.

En cualquier caso, la respuesta de Zuckerberg a la pregunta del senador Nelson no parece sugerir ningún tipo de intención de ofrecer un servicio de pago:

“… we don’t offer an option today for people to pay to not show ads. We think offering an ad-supported service is the most aligned with our mission of trying to help connect everyone in the world, because we want to offer a free service that everyone can afford.”

“… a día de hoy no ofrecemos una opción en la que los usuarios paguen por no recibir anuncios. Creemos que ofrecer un servicio financiado con publicidad es lo que mejor se alinea con nuestra misión de tratar de ayudar a conectar a todo el mundo, porque queremos ofrecer un servicio gratuito al que cualquiera pueda acceder.”

Eso, obviamente, lleva a situar esta idea de un servicio de pago dentro de Facebook en la más absoluta especulación. Pero incluso dentro de este terreno… ¿sería posible que llegases a planteártelo? En mi caso, Facebook no es un servicio que considere fundamental en mi vida, pero eso se debe simplemente a que el tráfico que envía a mi página no es algo de lo que dependa en absoluto: no tengo publicidad, no me van mejor las cosas cuanto más tráfico tengo, y por tanto, no considero que lo necesite, aunque podría llegar a planteármelo. Pero ¿qué ocurre con todos aquellos negocios que sí necesitan a Facebook para llegar a su público, para proporcionar servicios de atención al cliente o para simplemente mantener abierto un canal de comunicación? Esos servicios, a día de hoy, pagan por hacer publicidad para mantener un alcance que una vez, hace tiempo, obtenían gratis. ¿Podría diseñarse un modelo en el que Facebook cobrase precisamente a ese tipo de usuarios que sí extraen una rentabilidad de Facebook, que sí precisan unas analíticas o que se plantean que, sin Facebook, les resultaría más difícil llegar a sus usuarios?

 

ACTUALIZACIÓN: TechCrunch publica, unas horas después de este, un interesante artículo sobre el mismo tema, The psychological impact of an $11 Facebook subscription

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Would you pay to use Facebook?” 

 

10 comentarios

  • #001
    Juan Navidad - 15 abril 2018 - 16:20

    Las redes sociales, incluída FB están en la Prehistoria de a donde podrían llegar. Es como el momento Altavista antes de la llegada de Google.

    Los modelos de negocio posibles son muchos más, como bien apunta Enrique. Incluso con blockchain y con una unión entre red social, criptomoneda, publicidad compartida y sin vender los datos, se podría compartir una parte de los ingresos de publicidad con los usuarios/as se podría pagar a la gente por realizar acciones.

    Si se ha dicho que las redes sociales, eran el momento de internet 2.0. Siempre digo que el 3.0 para mí es la mezcla de las redes sociales y los eventos presenciales y el 4.0 va a ser cuando nuevas redes sociales combinadas con un nuevo modelo económico en la web nos permitirán ganar dinero y cambiar el mundo. Y no, no me ha salido la vena de poeta idealista, el mundo se podría cambiar desde internet. Ese es el próximo proyecto global en el que estoy trabajando.

    • JJ - 15 abril 2018 - 17:54

      Ojalá, Juan, aciertes, aunque sea por tu vena idealista. Y aunque pareciera que vamos en la dirección opuesta.

      Del artículo:

      “… o bien a optar por modelos de publicidad más molestos, o bien por incluir algún compromiso sobre el tratamiento de los datos del usuario, lo que, en cierto sentido, tendría una cierta connotación de chantaje…”

      A mí me enseñaron que el chantaje es un delito. Y repugnante.

      El chantaje de tipo ‘o pagas o te machaco con publicidad agresiva’ ya existe. Y habría que acabar con esto.

      Lo de ‘o pagas o te robo tus datos personales’ ya es bastante más grave. Simplemente debe quedar claro que robar los datos de una persona para comercializarlos (directa o indirectamente) es algo delictivo. Y que ningún contrato leonino puede justificarlo.

      Sobre dar ideas a Facebook para que busque alternativas para ganar el dinero legítimamente… Pues yo, si me pagarán tal vez le daría alguna, pero no me sale de dentro regalarle nada a esta red social (aunque le deseo buena suerte).

      Si en Facebook o, generalizando, en Silicon Valley quieren cambiar el mundo pueden preocuparse de otras cosas aparte de forrarse ilimitadamente o ayudar a personajes dudosos a ganar elecciones…

      Pongo dos enlaces que muestran que existía pobreza en Silicon Valley. Espero que el problema ya se haya solucionado.

      Otra cara

      East Palo Alto

  • #003
    Gorki - 15 abril 2018 - 17:41

    Me he estado preguntando por qué razón pagaría a Facebook y realmente, no he encontrado uno. Cierto es que utilizo habitualmente Facebook para lo que se inventó, para saber día a día de personas que por un motivo o por otro, me interesa tener noticias suyas,. amigos,, parientes, amigos digitales, negocios/servicios que me interesan.especialmente.

    No obstante en mi opinion, esta motivacion primigenia, se ha degradado por dos motivos. la inclusion de noticias que interesa a Facebook hacerme llegar (su publicidad) y la degradación que la idea inicial habia en Facebook, hacer saber de tu existencia a lun grupo de amigos, a la actual que es intentar hacer llegar a tus “conocidos tanto tu ideología social y política, ( ecologistas, vegetarianos, populistas, consumistas, ideologos de todo tipo, o bien publicidad sobre tu negocio/producto. Hasta el punto que muchas veces me planteo no entrar nas en Facebook.

    Pagar pudiera ser que solucionara el primer motivo, dejar de recibir publicidad, pero no cambiaría el otro mal que corroe a Fcenbook el insoportable hedor a buenismo que desprende.

    El otro motivo, defender mi privacidad, pues tampoco creo que la defendiera pagando a Facebook. La privacidad es como la virginidad, si la pierdes en una ocasión, la has perdido para siempre, y ya sólo pùudes hacer desde el momento que la pierdes,, maquillarla,. ¿Ofrece Faxcebook algún medio para difuminar los rasgos de mi privacidad, o simplemente trata, (a buenas horas). de ocultarla?.. –

    Creo que Facebook es un producto con buen presente, pero sin mucho futuro.a medio plazo.

    • Enrique Dans - 15 abril 2018 - 17:45

      Si te molesta la publicidad de Facebook, plantéate instalar un bloqueador. En su momento, la compañía dijo que bloquearía los bloqueadores, pero no lo ha hecho. A mí, la combinación de AdBlock y Blur hace que no vea ni un triste anuncio en Facebook, y llevo ya algunos años haciéndolo así. Cuando me asomo a la pantalla de otra persona o abro desde otro navegador, alucino, mi perspectiva como usuario es completamente diferente e infinitamente más limpia. Lo siento por la sostenibilidad de la página: como digo, yo sí que posiblemente pagaría por usar Facebook sin anuncios y con una garantía de no explotación de mis datos, pero la compañía no me ofrece esa posibilidad… claro, que es perfectamente posible que sea yo, que soy un poco raro! ;-)

      • Gorki - 15 abril 2018 - 19:34

        Utilizo el Adblok de forma estándar pero al menos en mi caso. no me bloquea todos los anuncios que Facebook mete como camuflados por que les “gusta” a tus amigos,

        Sin embargo el mayor problema en mi caso, y quizá sea sólo una apreciación mía Injusta, es que me hace el efecto de que lo que se comparte por los particulares en Facebook, cada vez tiene menos interés y es mas sobre algo que alguien quiere que compres.

        Y eso a mi juicio, no es culpa de Facebook, sino de los usuarios del servicio. Es algo parecido a lo que pasó en Meneame, que por culpa de los propios usuarios perdió todo el interés, En aquel caso, fue por lo tendencioso que se volvió y en este, por el afán de publicitar de la gente.

        • Carlos Quintero - 15 abril 2018 - 20:22

          No es un apreciación única tuya, a mí me pasa lo mismo. Antes entraba unos minutos todos los días a Facebook, pero cada vez me interesa menos lo que comparten mis amistades, y ahora solo entro una vez a la semana. Y últimamente cada vez que entro miro a ver a quién silencio, y qué opciones de privacidad puedo restringir (aún más). Cualquier día de estos me borro.

          Lo cual es una pena, porque la idea original de estar en contacto con tus amistades está bien y me gustaba, pero la gente ya no cuenta su vida, se dedica a compartir cualquier cosa que no es contenido original suyo.

  • #007
    Cristina - 15 abril 2018 - 18:32

    Se va a escuchar un poco frío, aunque creo que realista.
    Los perfiles de los usuarios de Facebook pueden ser muy precisos, predictivos y realistas. (Yo misma puedo jugar a definir perfiles por la información que leo). Esa información de la que NO soy consciente, podría serme muy útil. Pero, no es lo mismo recibir sugerencias que te hacen sentir “incómodo” aunque sea voluntaria la entrega de informacion y de likes.
    Si dicha información se conoce, por qué no darle un contexto. Donde yo sea observadora del resultado del perfil que contribuyo a crear, de manera personalizada y voluntaria, con cierta privacidad, elegida por mí. La I.A contribuiría a ayudarme a tomar decisiones de compra, de estudios, de país en el que vivir, dónde trabajar…
    No sería una oportunidad para mantener el principio de accesibilidad y a la vez de permitirme decidir y elegir en función de mis intereses, de una manera más informada? Al fin y al cabo, los datos visibles, encriptados o no) deberían contar con mi consentimiento para recibir más información. Esa información que me permite decidir voluntariamente, me da paso para elegir a mi proveedor. No sería lógico que el proveedor respetara mis gustos, y sus marcas se alinearan conmigo como usuario?

  • #008
    Mesosoma - 15 abril 2018 - 18:38

    En la internet primitiva las redes sociales de entonces sólo existía de pago y su precio era elevado para estándares actuales: CompuServe la red social líder de 1980s costaba ocho dólares por hora, AOL que promovió su servicio por la película You’ve Got Mail tenía el “imbatible” precio de 30 dólares por mes. En aquella época estaba perfectamente asumido el coste servía para mantener servicios sin necesidad de publicidad.

    En la actualidad nos hemos acostumbrado tanto que nos roben datos que pagar por cualquier servicio de internet es inaceptable, hubo un escándalo mundial cuando Whatsapp exigió el pago de pocos céntimos de euro o equivalente Y ahora Wa sobrevive por la minería de datos que permite mantener ese servicio gratis. El problema ya hemos llegado al agotamiento del modelo Freemium, desde el arresto y juicio de Zuckerberg anunciantes de la talla de Samsung, Procter & Gamble, Verizon, Unilever Nestle, Wal-mart han suspendido inmediatamente toda su publicidad así con tanto escándalos FB obligatoriamente necesita un servicio de pago ó morirá.

  • #009
    Carlos Quintero - 15 abril 2018 - 20:37

    No tengo ningún problema en pagar por servicios en internet, pago por bastantes que uso mensualmente y que aprecio, junto con donaciones anuales puntuales. Me gusta mucho el modelo freemium y las múltiples capas de la parte premium que suelen ofrecer las empresas, para que escojas la más adecuada a tus necesidades según lo que quieras pagar.

    Pero no pagaría por redes sociales tipo Facebook, Twitter o Instagram porque me resultan totalmente prescindibles, y en muchas ocasiones una pérdida de mi tiempo con escaso retorno. Con LinkedIn, por su carácter profesional, tendría dudas, y creo que dependería del precio.

  • #010
    Xaquin - 15 abril 2018 - 22:51

    A día de hoy…fb me ofrece contactos con “amigos”, trasladándome publicidad encubierta que “ellos (los amigotes) me envían”, me recomienda algún anuncio que no le hago caso (puede que visualmente no deslice la línea ocular sobre ellos)… y me recomienda compartir entradas que cada vez son más ajustadas a los parámetros usados (las últimas “fuera de serie”).

    Puede que yo también sea raro o un simple conformista.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados