Adaptando industrias al cambio tecnológico: el mercado inmobiliario y la realidad virtual

HTC ViveUn interesante artículo en The Guardian, Goggles on, checks away: how virtual reality is reimagining real estate sales proporciona algunas pistas sobre cómo algunas agencias inmobiliarias para clientes de alto poder adquisitivo están especializándose en proporcionar experiencias de compra mediante gafas de realidad virtual, en las que sustituyen el clásico piso piloto por ese tipo de desarrollos virtuales en 3D.

El mercado para los visores de realidad virtual está en un momento de total confusión: entre los modelos de gama alta como Oculus Rift o HTC Vive, con un precio elevado, pantalla autónoma, controles manuales, límites, etc., y los simples soportes de cartón para meter el smartphone en un “cuarto oscuro” a pocos centímetros de la nariz (o sin siquiera “cuarto oscuro”, simples pinzas a modo de montura), ha surgido toda una tendencia de uso de la pantalla del smartphone como visor, protagonizada por Samsung en su gama alta, pero aprovechada por todo tipo de fabricantes de productos baratos que ofrecen soportes supuestamente “universales” en quioscos, que son poco más que “unas gafas de bucear con un hueco para poner el móvil”, pero que carecen, por ejemplo, de controles para interaccionar con el contenido, lo que lleva a experiencias de uso limitadas y sin sentido.

Pero de una u otra manera, con mejores o peores experiencias, las gafas de realidad virtual están pasando rápidamente de ser un aparato especializado y con imagen de sofisticación, a ser algo cada vez más familiar para más usuarios, que no tiene por qué resultar extraño que te propongan utilizar, o que incluso pueden ser usadas como elemento de diferenciación, sobre todo si tiene sentido y realmente aporta algún beneficio.

En el caso del mercado inmobiliario, la lógica del movimiento tiene todo el sentido: aunque el desarrollo de contenidos tridimensionales no es especialmente barato, su coste palidece si lo que ponemos al otro lado es la necesidad de construir un piso piloto o de llevar al cliente hasta una propiedad en ocasiones situada a cientos o miles de kilómetros de distancia para que tome una decisión. Entre ver una propiedad sobre plano, sobre el vídeo en pantalla de un piso piloto o sobre las siempre patéticas imágenes reales de la propiedad en construcción, y verlas sobre una imagen virtual inmersiva de cómo se espera que quede, la impresión resulta completamente diferente, e infinitamente más atractiva – por supuesto, con el sentido común adecuado para entender que se trata de una virtualización lógicamente idealizada, con todo lo que ello conlleva tanto para posibles compradores ilusos como para posibles vendedores sin escrúpulos. El papel lo aguanta todo, pero la realidad virtual aguanta más aún… y si el resultado final se aleja mucho de la idealizada representación virtual utilizada para venderlo, y sin duda lo hará, el resultado pueden ser muchos problemas legales. Pronto veremos jueces analizando casos con un visor de este tipo puesto delante de la cara para tratar de discernir si se trata de un caso de publicidad engañosa o la representación resulta razonablemente ajustada a la realidad.

El desarrollo de contenidos para ser visualizados mediante este tipo de dispositivos es un mercado importante del que la industria inmobiliaria es simplemente una muestra. Una muestra importante debido a los importes y márgenes que se manejan, pero que sin duda, va a extenderse a muchas industrias más, todas aquellas que podamos imaginar en las que la visualización de un contenido pueda jugar un papel importante. En inmobiliaria, comenzamos hablando de propiedades en la parte alta del mercado que justifiquen pagar por la creación del contenido, pero dada la alternativa, parece razonable pensar que pronto lo veamos extenderse a todo tipo de propiedades de todo tipo de precios, o incluso al mercado de las reformas.

Pronto, tendremos visores de este tipo en la cara para multitud de usos: desde disfrutar de un contenido durante un vuelo transoceánico, hasta comprar una casa, pasando por lo que se nos ocurra. El efecto diferencial de la adopción de este soporte solo durará un tiempo, el que transcurra antes de que su adopción resulte razonablemente generalizada, y quedarán aquellos que realmente aporten un valor frente a la experiencia anterior. Pero vale la pena detenerse para hacer el ejercicio mental de intentar imaginarse si este tipo de tecnologías pueden aportar algo de valor en nuestras industrias… porque muy posiblemente, pronto las veremos a muy pocos centímetros de nuestra cara!

 

 

This article is also available in English in my Medium page, “From buying a house to… just about anything

 

12 comentarios

  • #001
    Gorkig - 22 agosto 2016 - 13:28

    No me puedo creer que nadie sustituya el piso piloto por unas gafas 3D, Posiblemente sea 2D ademas-del piso piloto. Nada sustituye a la visita física de lo que pretendes comprar. Aunque todo tipo de material audiovisual, si ayuda a seleccionar en un solo punto aquello que quieres ver en la realidad.

    Tampoco creo que una visión 3D de la casa, añada mucho a una simple proyección 360º de las diferentes habitaciones. Pongo como ejemplo, la vista 360º de este hotel http://hotelsitges.com/restaurante-el-rincon-de-pepe/vista-360-el-rincon-de-pepe

    Pienso que la molestia que da, ( y el cierto asco), ponerse esa escafandra, no compensan las teóricas ventajas del. 3D sobre ortras representaciones gráficas combinadas, planos, visiones 360º, videos hechos con drones etc,.

    El 3D solo lo veo útil para simulaciones. por ejemplo de pilotos, para casos muy determinados, como puede ser la telecirugía , o para juegos (el uso más claro), Fuera de eso no hay muchas posibilidades de uso y puramente comerciales menos.

    • Krigan - 23 agosto 2016 - 17:28

      Aparte de los juegos, hay otro uso doméstico de la realidad virtual que va a ser muy popular: el porno.

      A este respecto, conviene distinguir entre vídeos que son de 360 grados (o de 180), vídeos que son en 3D (estereoscópicos), y los que tienen ambas características. Con estos últimos, sobre todo si son en HD y a 60 fps, es una experiencia completamente diferente a todo lo visto hasta ahora.

  • #003
    menestro - 22 agosto 2016 - 15:39

    Me temo, que en el mercado inmobiliario la ‘realidad virtual’ dejo de ser una innovación en 2008. Sobre la conveniencia de usar dispositivos que “parece que” son una innovación, existe una autentica galería del despropósito. La innovación no viene nunca de la mano de la incomodidad o la aparatosidad, sino de la adopción natural e intuitiva de una propuesta a una necesidad.

    En este caso, suplir la tradicional maqueta a escala, por una visualización de 360º.

    No se puede esperar que pasemos de un dispositivo móvil como un smartphone, que puede trasladar su tecnología a otros dispositivos de visualización, por ejemplo, el audio de un vehículo, a un casco de aislamiento, totalmente desconectado de su entorno. No parece que mucha gente pueda capturar pokémons en una piñata.

    Cosas como Blackberry o Nokia, han necesitado mucho menos para convertirse en un vestigio de tecnología que no supo conectar con las necesidades de su entorno.

    Sensatez, Enrique. Siempre es el mejor recurso para innovar.

    (por cierto, el enlace es un publireportaje patrocinado por la empresa ArX Solutions)

    Laser-disc – Wikipedia

    • Krigan - 23 agosto 2016 - 18:10

      No, no es solo vídeo de 360 grados. Si además es estereoscópico (como el llamado cine 3D), te da una sensación de realidad, de “estar ahí”. Y no te digo nada si además es verdadero 3D, con 3 grados de libertad (el vídeo 360 solo tiene 2).

      Te recomiendo que pruebes uno de esos programas de montaña rusa para Android (con gafas VR para móvil). A pesar de no tener gráficos fotorrealistas, la sensación de ir en una montaña rusa es bastante real.

      El principal problema que le veo es que, si se trata de vender algo, los desengaños del comprador pueden ser luego tremendos. Después de todo, te están vendiendo algo que no existe, lo que ves es un mundo virtual.

      • menestro - 23 agosto 2016 - 22:09

        Gracias por la sugerencia, Krigan. Pero he probado sistemas más avanzados que las Oculus Rift, Incluidos simuladores profesionales (con gravedad y desplazamiento incluidos) ;-)

        Se sobreentiende el efecto estereoscopio de la visualización del modelo renderizado, esa es la novedad de Oculus Rift. No es un entorno inmersivo con profundidad de campo por software, sino una visualización estereoscópica óptica, mediante el uso de lentes, como dices.

        Es interés profesional, no solo por afición. No es nuevo para mí. :)

        • Krigan - 24 agosto 2016 - 17:00

          ¡Qué envidia! Ya me gustaría probar un cacharro de esos 8-)

  • #007
    Unewe - 22 agosto 2016 - 17:06

    Hola, mi empresa se dedica a realizar visitas virtuales en 3D innovadoras en España para inmobiliarias entre otros sectores. Y creemos que va a ser el siguiente paso, que ya están dando algunas inmobiliarias (sobre todo de viviendas de lujo) para diferenciarse en un mercado tan competitivo. Como muy bien se dice en el articulo, a veces la distancia o disponibilidad son problemas insalvables para los clientes y las fotos o vídeos no nos muestran la realidad de una forma precisa.
    Utilizando las nuevas tecnologías ya es posible no solo ver imágenes 360º, si no que se puede llegar más allá y mostrar la distribución y el contenido de las viviendas en 3D. Me gustaría que vieran uno de nuestros ejemplos y juzgaran
    http://www.unewe.com/galeria/inmobiliarias/
    Saludos

  • #008
    Carlos Quintero - 22 agosto 2016 - 17:50

    La realidad virtual tiene un claro uso en el mercado de las reformas de casas. Incluso en 2D en una tableta grande u ordenador portátil. Actualmente eliges los azulejos, plato de ducha y lavabo en la tienda y te tienes que imaginar cómo quedará en tu cuarto de baño. Y no digamos si quieres tirar o mover paredes, o hacer estanterías de pared.

  • #009
    Juan Navidad - 22 agosto 2016 - 23:30

    Pues yo donde le veo muchísimo potencial es en los eventos. Nosotros organizamos muchos eventos musicales, literarios, teatrales, en Nueva York y hay muchas personas de otros países que quizás quisiera disfrutar de ellos a tiempo real sin duda la experiencia de la realidad virtual podría ser mucho mejor que las opciones actuales 2D.

    Con el tiempo, será posible “sentarse” como una personas más del público y disfrutar, pudiendo mirar a izquierda y derecha al público real.

    Se me ocurren muchas opciones más de propuestas de valor en eventos deportivos, conciertos, teatro… A ver si quienes se dedican a todo ello se animan a comercializar algo que en vez de “filas Cero”, que se podrían llamar “Filas V”.

    JN

  • #010
    Jose Antonio Garcia - 23 agosto 2016 - 10:55

    ¿Hay estudios médicos sobre su impacto en la vista?

    Cuando los he probado al cabo de un rato (poco) no me gustan y me canso enseguida. (5 min)

    Si fueran una buena solución de visión, se podrían haber usado en vez de una pantalla incluso para trabajar (con un excel, programas de diseño, etc..) pero creo que no, solo he visto que se usan para juegos y simulaciones. Y sobre todo en demos, poca gente las compra. Me da la sensación que son poco usables para otros asuntos. además del calor y agobio que te da tener unas gafas-casco todo el rato…

    • Jose Antonio Garcia - 23 agosto 2016 - 11:07

      He encontrado este artículo

      http://www.viu.es/realidad-virtual-efectos-secundarios-y-danos-colaterales/

      Después de leerlo, parece normal porque su uso es limitado(baja resolución) y además produce efectos secundarios( molestias, vista cansada)

      Resumen: Otra pijada más que nos quieren vender.

      • Krigan - 23 agosto 2016 - 17:44

        Hombre, si tenemos en cuenta que ese tío se piensa que una Oculus Rift tiene una resolución de 640×800 píxeles en cada ojo… no parece que esté muy bien informado. Su resolución es de 1080×1200 por ojo.

        Y lo del terrorismo es para mear y no echar gota.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados