Presentación de Car2go en Madrid

Car2go logoHoy participé en el evento de presentación de Car2go en Madrid con una primera charla de contexto, tratando de explicar un tema que estoy trabajando bastante últimamente: la espantosa situación actual de la movilidad urbana. Traté fundamentalmente de hacer ver la magnitud de un problema que ya lo era hace nada menos que cincuenta años (comencé proyectando nada menos que un vídeo del NODO de 1973 en el que se hablaba de la contaminación en Madrid), y cómo las soluciones clásicas de movilidad (autobuses urbanos, metro, taxis, bicicletas, etc.), por buenas y competitivas en calidad que puedan llegar a ser, se muestran insuficientes.

A partir de esa situación de insostenibilidad clara, traté de definir los determinantes de un escenario actual en el que la situación tecnológica ya ofrece muchísimas posibilidades de contribuir a mejorar la situación, citando expresamente el desarrollo de los smartphones, los ecosistemas de apps, la internet de las cosas, el vehículo conectado, el vehículo eléctrico y la conducción autónoma. A partir del desarrollo y popularización progresiva de esas tecnologías, se abren escenarios en los que surgen iniciativas antes impensables, pero que pasan a jugar un papel importante a la hora de rediseñar la movilidad: ridesharing, carpoolingcarsharing, y que resultan ya completamente imposibles de ignorar (y temerario o sencillamente absurdo descartar). Los modelos de movilidad e innovación en ciudades es un tema en que llevo, en realidad, interesado desde hace ya bastante tiempo, y que últimamente estoy teniendo la ocasión de volver a tocar desde un punto de vista de investigación y documentación rigurosa.

Car2go electric SmartA partir de ahí, tras mi intento de presentar el contexto, el evento pasó a su parte verdaderamente importante: la presentación de la plataforma de Car2go en Madrid.

Car2go es una subsidiaria de Daimler AG que opera en treinta y dos ciudades norteamericanas y europeas, pero que ha rediseñado su funcionamiento completamente para lanzarse en Madrid. Opera con vehículos Smart Fortwo, aunque en la mayoría de las ciudades lo hace con una flota de gasolina o híbrida, mientras que en Madrid se ha lanzado con una flota íntegramente eléctrica. Para adaptarse a la infraestructura – o mejor dicho, a la falta de infraestructura – de una ciudad en la que no contamos con postes de recarga, la compañía ha diseñado toda una operativa que incluye carga rápida, personas que recogen los vehículos cuando estos descienden de un nivel de carga determinado, y varios puntos de recarga en diversos puntos de Madrid, de manera que el usuario únicamente tiene que descargarse la app y llevar a cabo el proceso de alta en el servicio, y a partir de ahí, cuando quiere desplazarse dentro de la “almendra madrileña“, solo tiene que utilizar la app para encontrar un vehículo, llegar hasta él, abrirlo con su smartphone, y desplazarse por la ciudad con un coste de 19 céntimos por minuto de uso. Al terminar, simplemente se aparca en cualquier plaza azul o verde, y se deja ahí (la compañía ha negociado el uso de esas plazas con el Ayuntamiento). Un total de 350 vehículos desplegados desde hoy en Madrid, con perspectivas de ir aumentándolos si la experiencia tiene éxito y se alcanzan los objetivos de adopción previstos.

La parte que me ha gustado es la flexibilidad de la compañía a la hora de apostar por Madrid, la redefinición del servicio para solventar las limitaciones (en el resto de las ciudades, la localización de un punto de recarga y la operación en sí corresponden al usuario), la fijación de un precio más bajo que en resto de ciudades en las que opera, la apuesta por el vehículo eléctrico y el planteamiento de una experiencia que ya han bautizado en la compañía como “modelo Madrid” y que plantean probar para poder trasladar, si funciona adecuadamente, a más ciudades. Un modelo de innovación, el de desarrollo de una subsidiaria con apoyo de la matriz pero preparada para tomar decisiones autónomas, que en el contexto del grupo Daimler AG parece estar dando muy buenos resultados.

La presentación que utilicé está disponible en SlideShare. Además, me entrevistaron para Idealista News, “Llega a Madrid el coche eléctrico inteligente que se alquila por minutos“, y han incluido algunas de mis declaraciones en este vídeo:

 

 

This article is also available in English in my Medium page, “Car2go opens in Madrid

 

22 comentarios

  • #001
    menestro - 11 noviembre 2015 - 14:59

    Tiene realmente poco sentido aumentar el numero de vehículos para reducir la congestión de tráfico de una gran ciudad. A veces, la innovación en tecnología no consiste en hacerlo con una App o un teléfono móvil, sino en solucionar un problema de forma más eficiente.

    Sólo hay que ver lo que ha sucedido con las bicicletas eléctricas. Usar plazas de aparcamiento reservadas para residentes y personas con su propio vehículo, en fin.

    Así es como se asegura un problema, no como se resuelve.

    El volumen de personas que pueden trasladar esos vehículos es puramente anecdótico. La autonomía en uso compartido significa que estarán fuera de servicio la mayor parte del tiempo.

    Pero como imagen “Cool” y soporte de publicidad supongo que atraerá a los políticos más frívolos y menos formados en urbanismo y movilidad vial. Es una inversión en propaganda.

    La pregunta siempre tiene que ser “¿Qué problema resolvemos?”

    • Enrique Dans - 11 noviembre 2015 - 16:30

      No. Esa es una conclusión precipitada y sin fundamento. En realidad, la disponibilidad de este tipo de opciones es lo que hace que un número significativo de usuarios deje su coche en casa y opte por desplazarse en ellos, lo que retira vehículos de altas emisiones de la ciudad y los sustituye por vehículos eléctricos muchísimo menos contaminantes. Si muchas personas optan por desplazarse en esos vehículos, las emisiones disminuyen, se retiran vehículos de las horas punta, y el resultado neto es positivo. Y por supuesto, no es mi opinión, hay datos de otras ciudades.

      • Pepe - 11 noviembre 2015 - 16:45

        Gente más experta que yo habrá pensado en el tema. Aún así, me atrevo, desde mi personal y sesgada experiencia, a observar que, atender exclusivamente a la “almendra” no es la mejor solución. No hay más que ver los accesos a Madrid. En cualquier caso, bienvenidas sean estas iniciativas. Ojalá lo extiendan a trayectos hacia el extrarradio.

        • Enrique Dans - 11 noviembre 2015 - 16:51

          Sí están pensando en ello, Pepe. En cualquier caso, lo que se ha comprobado en otras ciudades con más experiencia en el tema es que en el momento en que el centro dispone de múltiples opciones sencillas, el incentivo para utilizar el vehículo privado en el commuting desde el extrarradio disminuye notablemente. El problema que se plantea al usuario de la periferia es la falta de opciones una vez en la ciudad: dotando de “liquidez” al centro se solucionan muchos problemas. En el caso de Madrid, yo puedo desplazarme sin problemas utilizando el tren o el autobús hasta Nuevos Ministerios, pero una vez allí, si me tengo que mover dentro de la ciudad, tengo menos opciones de las que serían recomendables para disuadir el uso del vehículo propio. Para que prescindir del muy ineficiente vehículo propio sea una opción realista, el usuario necesita ver una gama de opciones amplia a su disposición.

      • menestro - 11 noviembre 2015 - 17:04

        Enrique, sabes que es fácil dar respuesta a algunas cuestiones.

        Cualquier vehículo eléctrico ya sea particular o de transporte público reduce las emisiones.

        Y aumentar el número de vehículos en el centro de la ciudad incrementa esas emisiones, al hacer menos fluido el tráfico de los otros vehículos, por ejemplo, el del transporte público de combustión convencional.

        Así que la política de la mayor parte de las ciudades europeas es limitar el tráfico en el centro urbano, tal como sucede en París y otras urbes.

        Ante esa limitación del acceso al centro, la cuestión es que tipo de vehículos deben tener preferencia para el transporte urbano.

        La gente deja el coche en casa por el mayor coste económico y la dificultad de aparcamiento que supone. Y lo emplea para el transporte, por la disponibilidad y comodidad.

        Sí muchas personas usasen este servicio, su disponibilidad sería muy reducida.

        Es un gesto, no una solución.

        Ese es el negocio de los políticos, captar la atención y proponer respuestas que atraigan el interés de los votantes.

        Las soluciones las ponen los ingenieros y los expertos en urbanismo.

        Evidentemente, ante unos recursos económicos limitados, hay que restringir las respuestas populistas que benefician a los políticos, poniendo los números en claro.

        El carsharing no es una panacea universal, siendo rigurosos, tiene su contexto de aplicación.

    • Manuh - 13 noviembre 2015 - 12:25

      Menestro, imagínate alguien que coge el coche una hora para ir a trabajar, ocho horas aparcado; otra hora de vuelta; y resto del día, 14 horas, aparcado.

      Con flota de vehículos de este tipo, esta persona usaría dos horas de coche, pero las otras ocho de la jornada laboral podrían ser usadas por otras personas (y las 14 restantes, pero se supone que en horario nocturno la demanda caerá), dejando ellas también de llevar su coche, ¿quiza 3? ¿4?

      Resultado: menos vehículos. Y los que se usen, más pequeños, más eficientes, y mucho menos contaminantes. Creo que con esto ya ganamos.

      Segundo resultado: mucha gente comparará gastos y es posible que le compense no tener vehículo, optando por estos sistemas. Y cuando necesite hacer viajes de larga distancia, con vehículos más grandes, que le compense alquilar.

      Una vez hay control de gastos, la opción de compartir desplazamiento con otras personas para reducir la factura puede ser muy interesante, sacando aún más vehículos de enmedio. La mayoría de la gente no sabe cuando le cuesta al mes su coche, salvo el gasto en combustible! En muchos casos ahorrarían mucho!

      Es indudable que hasta que estos servicios sean maduros queda carretera por andar, pero parece prometedor y no paran de salir alternativas interesantes combinando todo tipo de ideas y modalidades, desde vehículos autónomos a coches de 3 ruedas compactos de fácil almacenamiento.

      Como en la naturaleza, la diversidad de soluciones lleva a un ecosistema más productivo, complejo, avanzado e interesante, ¿no?

  • #007
    Gorki - 11 noviembre 2015 - 19:09

    Van a durar menos que un pastel a la puerta de un colegio, entre nuestros “civilizados” conciudadanos y los “educados” taxista y “compresivos”·conductores de autobuses, les auguro un vida muy breve.

    • Oscar Puerto - 12 noviembre 2015 - 15:57

      Has visto a algún taxista quejarse?

      • Goeki - 12 noviembre 2015 - 17:08

        A muchos
        http://estaticos.expansion.com/imagenes/2014/06/11/juridico/1402486886_0.jpg

  • #010
    Victor - 11 noviembre 2015 - 19:43

    Estoy de acuerdo en que es un problema complejo y este servicio no viene a solucionarlo pero como usuario asiduo creo que si ayuda.

    Vivo en Estocolmo y uso el servicio desde hace aproximadamente dos años y estoy muy contento. Sobre todo desde que han incorporado la posibilidad de recoger y dejar los vehículos en dos de los aeropuertos de la ciudad. El aeropuerto principal de Estocolmo está a unos 50 km de la ciudad y si bien tiene servicios de transporte público para llegar a el, tienen un coste adicional que supera el coste de car2go para dos personas.

    Lo que es imprescindible es entender cuándo conviene usar este servicio y la mentalidad que hay que ayudar a promover, punto que creo más importante que los demás.

    Y es que en España no hay mucha tradición de no contaminar, reciclar, o compartir lo máximo posible, en pocas palabras, cuidar lo que te rodea y a tu vecino como fórmulas para todos vivir mejor.

    Esta mentalidad en suecia está muy arraigada y se nota. Alrededor de la zona donde vivo en Estocolmo, además de haber transporte público de toda clase, hay además de este, otros servicios de car pooling, al menos 3 que yo conozca, todos ellos con vehiculos electricos o hibridos, aunque car2go es el mas interesante para desplazamientos o periodos “cortos”.

    Cierto es que el tráfico de Estocolmo no es tan intenso como en Madrid, pero aún así está auto-limitado, sin limite pero con coste. Aunque muchos usan sus vehículos particulares (con el consiguiente pago de cerca de 1 euro cada vez que se entra o sale del centro de la ciudad), son muchos más los que usan el transporte urbano (cierto que también funciona muy bien y tiene buena cobertura), pero además otros como el car pooling o las bicicletas, tanto particulares como de alquiler, y estamos hablando de una ciudad en la que en invierno nieva un día si y otro tambien, y las temperaturas pueden estar bajo cero durante fácilmente 4 o 5 meses a diario.

    Por esto insisto en que es una cuestión de mentalidad, y las ventajas se verán a medio-largo plazo, cuando la gente se acostumbre a estos servicios y vea las cosas de otra forma. Pero para ello alguien tiene que empezar.

    Hasta la presente, durante los 8 años que llevo viviendo en Estocolmo no me ha hecho falta comprar vehículo propio, pues además de mucho más caro que otras opciones, es un engorro. Cuando necesito vehículo simplemente lo alquilo pues como he comentado las opciones son fáciles, rápidas y muchas.

    Y ahora con la apertura de car2go en Madrid se amplían mis opciones, pues dentro de unos días viajo a Madrid y pienso usarlo. No tengo que hacer nada, solo reservar un vehículo y a conducir!,

    Y por cierto no se en Madrid, pero por aquí todos los vehículos están dotados de gps. Además la empresa que los gestiona sigue ampliando parque de vehículos y zonas de servicio, con lo cual las excusas para no usarlos son realmente pocas.

    • menestro - 11 noviembre 2015 - 21:39

      Precisamente, el mejor uso de este sistema es el acceso radial desde la periferia.

      Como desde un aeropuerto, parque de negocios o un centro comercial. Madrid es una ciudad radial que capta más de 4 millones de viajes diarios entre las diferentes urbes de la periferia y 2,5 millones de vehículos. Un sistema como este, es testimonial. Y no aborda el problema real.

      La planificación vial no se hace en el centro turístico de la Capital, donde hay un oferta enorme de transporte público.

      Lo que de verdad asusta los políticos es el día en que se decida finalmente restringir el acceso al centro de Madrid el vehículo privado y el transporte público sea insuficiente. Por falta de inversiones, eficiencia y las corruptelas habituales.

      Hace ya tiempo que en cualquier otra ciudad europea con los niveles de polución de Madrid se habría restringido el uso del coche. Ya sea por días alternos y matriculas, como en París, o mediante tasas de circulación en diferentes zonas, como otras ciudades.

      Imaginate que no pudieses acceder desde las Torres de la castellana al centro o tuvieses que pagar una tasa.

      Ya os podéis imaginar la que se va a liar. En elecciones lo que vende son las medidas “verdes”.

      Por cierto, Jupiter también tiene atardeceres rojos (efecto Tyndall). Por fomentar el turismo impresionista, no por otra cosa.

  • #012
    Domi Maniega - 12 noviembre 2015 - 01:05

    Hoy cuando regresaba a casa, en la M-30, los paneles informativos indicaban de que había un alto grado de contaminación.
    No es ninguna broma este asunto porque cada vez se están dando más casos de alergias respiratorias en personas adultas que jamás tuvieron problema alguno.
    A mí personalmente me parece una idea fantástica porque aunque no solucione el problema de raíz, es un paso muy importante.
    Si es un éxito y el número de vehículos se multiplica por 10 en un año fantástico y si no lo es, pues no pasa nada, probaremos con otra, porque lo que no podemos hacer es cruzarnos de brazos e ignorar el problema.
    Hace unos años, antes de iniciarse la faraónica obra de la M-30, en una charla informal de café, uno de los presentes proponía que a todos los madrileños se les entregara un abono transporte gratuito o por un precio simbólico, a ver qué pasaba.
    No sé lo que hubiera pasado, pero ¿por qué no?, igual hasta se pone de moda y nos hace más “cool”, quien sabe…

  • #013
    Krigan - 12 noviembre 2015 - 08:11

    Otra innovación más posibilitada por las apps. Desde el momento en que llevas un ordenador en el bolsillo, se abre todo un abanico de posibilidades.

    Y por supuesto, son inevitables las comparaciones con el taxi tradicional, Uber (no en España, claro), y el taxi robotizado que veremos en pocos años. Lo caro en un taxi (y en Uber) es el conductor. Si alguien se pensó que el mundo del taxi podía permanecer inalterado a golpe de ley, estaba muy equivocado.

  • #014
    Alfonso - 12 noviembre 2015 - 08:42

    Cada dia circulan por Madrid 2,5 millones de coches, plantear que con una flota de 350 se mejora nada es una campaña de imagen vacía para no afrontar el verdadero problema.
    Eso si, eléctricos y con App, porque somos muy cool.
    Cuanto márketing para ingenuos y qué poco trabajar para el ciudadano.

  • #015
    jose luis portela - 12 noviembre 2015 - 09:24

    Bla Bla Car ya existía en España en 1971

    http://www.diariomotor.com/breve/blablacar-1791-economia-colaborativa/

    • Gorki - 12 noviembre 2015 - 14:47

      Via Mario Tascón noticia de 1791 https://pbs.twimg.com/media/CTFglVFWIAAekEd.png

  • #017
    Paco Manjarín - 12 noviembre 2015 - 13:53

    Muy interesante todo este movimiento. Me gustaría conocer, si existe, alguna iniciativa similar pero para el mundo del transporte de mercancías por carretera donde, por ejemplo, se pueda compartir cargas. Gracias.

    • Gorki - 12 noviembre 2015 - 14:40

      Eso existe desde siempre, se llama grupaje. http://www.sertrans.es/transporte-de-grupaje-nacional-internacional/

      • Paco Manjarín - 12 noviembre 2015 - 22:56

        Ya hombre!!! pero una cosa es una empresa de logística, cualquier empresa de paquetería lo es, o mismamente una cooperativa y otra cosa distinta es una plataforma 2.0 donde, un autónomo, por ejemplo, se pueda apuntar “on route” para compartir carga tipo bla bla car pero de mercancías, lo que sería un bla bla truck ;)

  • #020
    Pet-win - 12 noviembre 2015 - 15:38

    Es bien cierto que en el tema de movilidad, las grandes ciudades como Madrid o ciudad de México tiene problemas de vialidad, en el caso de Ciudad de México, el transporte mediante metro fue bastante efectivo hasta principios de los ochentas, pero en la actualidad está rebasado.
    La razón por la cual el metro no es suficiente, es porque el gobierno no puede invertir más dinero en el diseño de nuevas rutas o nuevos medios de transporte y no se permite que la iniciativa privada invierta en el transporte público. La ciudad de México carece de un sistema de transporte público moderno comparado con otras ciudades de Estados Unidos o España.
    Existió un intento por crear algo llamado Metrobus en el DF o ciudad de México, que con carriles exclusivos para autobuses de transporten que cruzan la vialidad de Insurgentes a lo largo de la capital, pero una mala planeación y un número reducido de autobuses hacen que sea insuficiente para la cantidad de gente que requiere transporte.

    Hubo un intento de copiar un sector financiero de Paris, tal zona en México se llama Santa Fe que fue una mala copia y carece principalmente de vías amplias de comunicación.
    Considero que las nuevas alternativas deben considerar o bien que las empresas provean horarios flexibles de entrada, así como también un incentivo al uso de transporte público o bicicletas, y zonas de estacionamiento cerca de las lugares donde se toman los metros de transporte. Mientras en otras ciudades si hay espacios reservados para colocar dos o tres bicicletas en un autobús, en México no existen tales opciones.
    Rediseño de espacios públicos e incentivo al transporte público es lo que falta, y las empresas productoras de vehículos deben ver estos nichos de oportunidad y adaptarse a los tiempos nuevos.

  • #021
    Óscar Puerto - 12 noviembre 2015 - 16:05

    A mi me gusta la iniciativa, es una alternativa más al transporte público, pero lo que quiere el ciudadano es que dejar el coche en casa, o al menos trasladarse hasta un gran aparcamiento, subirse aún tren y luego en la propia Madrid obtener a través de las diferentes opciones transporte eficiente y a un precio razonable.
    Realmente en el centro de Madrid pelearte con el tráfico es una opción que prefiero dejar como última estancia y moverme en metro.

  • #022
    Oso - 13 noviembre 2015 - 08:08

    El problema no es Madrid, el problema es que no exista otros Madrid. Lo que quiero decir es que las ciudades tienen un límite y cuando se llega a dicho límite el gobierno debería esforzarse en construir nuevas ciudades, sólo así mejorará la calidad de vida de todos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados