Tsū: algunas reflexiones sobre redes sociales

Tsu logoMi habitual costumbre de probar cosas nuevas me llevó a abrir una cuenta en Tsū, una red social creada en 2013 con la idea de devolver el 90% de los ingresos que genera a los usuarios en función de sus contribuciones, y de la que últimamente se está escuchando bastante sobre todo a raíz de la decisión de Facebook de bloquear los enlaces desde sus páginas y calificarlos como spam. Una decisión que algunos achacan a un supuesto “miedo” de la compañía de Mark Zuckerberg, pero que, en primera impresión, me parece algo completamente diferente.

Tras su creación, Tsū pasó un cierto tiempo en modo “bajo el radar”, para abrirse finalmente al público en octubre de 2014. Tras obtener más de un millón de usuarios en tan solo cinco semanas y levantar una ronda de financiación de siete millones de dólares, la compañía, cuyo nombre responde a un carácter japonés que se escribe con una forma que evoca el popular emoticono de la sonrisa, comenzó a utilizar tácticas agresivas en la App Store para crecer en descargas y en popularidad, y prácticamente al tiempo, a recibir críticas de algunos usuarios por su modelo, que algunos consideran muy próximo al marketing multinivel.

La idea de pagar a los usuarios en función de la popularidad del contenido que generan se basa en una idea aparentemente atractiva, pero que considero mal enfocada: si Facebook es capaz de generar ingresos millonarios gracias a nuestro contenido, ¿no sería mucho más justo repartir esos ingresos a quienes han creado realmente ese contenido, y retener simplemente un pequeño porcentaje – en el caso de Tsū, un 10% – para afrontar los costes de gestionar la red? Después de todo, según esa dialéctica, “Facebook está aprovechándose de unos contenidos que no genera sin entregar nada a cambio a quienes los suben a la red”, lo que supuestamente situaría a Facebook como una empresa malvada y avariciosa, que “se aprovecha de sus usuarios”. La idea resuena con una percepción de internet como una fuerza que tiende a erosionar el margen de las compañías: siempre hay alguien dispuesto a prestar el servicio que tu prestas por un margen menor, hasta el punto de forzar, supuestamente, una eficiencia máxima. Si subes tus contenidos a Facebook, Mark se hace rico. Si los subes a Tsū, recibes un cheque cada cierto tiempo.

La verdad es que, simplemente, no es así. Facebook no “se aprovecha” de nadie, sino que invierte en crear una plataforma para que compartamos un contenido que, en caso de no contar con esa plataforma, la inmensa mayoría de los usuarios no compartiría. Para ello, afronta una serie de tareas que poquísimos usuarios estarían dispuestos a hacer por su cuenta, tales como el crear una infraestructura de servidores, desarrollar una interfaz de uso y unas reglas determinadas, unos protocolos de seguridad, un espacio de almacenamiento, etc. ¿Alguien se imagina creando por su cuenta una página similar a Facebook para publicar sus fotos, sus vídeos, sus pensamientos o las cosas que quiere compartir, y tratando de posicionarla para que todos sus amigos se pasasen regularmente por ella? No, no es imposible: existen todo tipo de servicios que lo permiten y podríamos incluso crearla nosotros mismos a base de programación… pero casi nadie lo haría.

Por otro lado, creo importante hacer una pequeña reflexión sobre la motivación de los usuarios a la hora de subir contenido a una red social: alimentamos nuestras redes sociales en función de un amplio conjunto de motivaciones como la satisfacción de nuestras necesidades de comunicación, de integración en el entorno, de curiosidad, de autoestima.. salvo en el caso de los usuarios corporativos o de las llamadas celebrities, la motivación para compartir contenido no suele tener nada que ver con el interés económico, sino con la satisfacción de otro tipo de necesidades humanas.

¿Qué ocurre cuando una red social, en función de su diseño y propuesta de valor, lleva a que todos sus usuarios se orienten a tener una motivación económica? La respuesta, que podemos comprobar rápidamente a poco que exploremos un poco Tsū, es que lo que se genera son cuestiones como spam, reiteración constante de contenidos supuestamente virales, sensacionalismo… nada bueno. Si la idea de la red social es incentivar que sus usuarios compartan contenido para ganar dinero, lo que harán sus usuarios es precisamente eso, intentar ganar dinero. ¿Es compatible el ganar dinero con el compartir información sobre nuestra vida y actividades? Sin duda, si eres una celebrity o un usuario corporativo. Pero para la inmensa mayoría de los usuarios, aspirar a ganar dinero subiendo las fotos de su día a día o contenidos similares resultará en un completo fracaso, y en una rápida desmotivación.

¿Qué hay de la calificación de spam que Facebook otorga a Tsū? No he hablado con la compañía, pero mucho me temo que efectivamente, responda más al modo de uso que esta red social genera en sus usuarios que a un supuesto “temor”. Simplemente, usuarios de Tsū que, en busca de generar más ingresos gracias al tráfico en esa red social, se dedican a pegar sus enlaces en todas partes para tratar de inducir más tráfico.Sí, todo aquel que genera contenido acude habitualmente a Facebook para tratar de inducir tráfico hacia esos contenidos… pero una cosa es hacerlo de manera “natural” y otra en forma de esquema de marketing multinivel. Tras comprobar la tendencia, Facebook habría optado por la prohibición.

Es posible que Tsū esté creada sin ningún ánimo de malicia, que pretenda realmente hacerse un hueco en torno a un planteamiento supuestamente razonable de compartir los ingresos con sus usuarios. Pero la realidad es que una red con ese tipo de planteamientos es más que posible que termine rápidamente por ser un nido de spam, por entregar a sus usuarios cantidades ridículos  – o nada – salvo que sean celebrities, y por generar mecanismos de interacción muy poco interesantes. Sinceramente, no he pasado de una primera exploración, pero lo que veo se asienta en ideas que me parecen muy poco rigurosas y me genera una impresión muy poco sostenible. No creo que todo deba ser monetizado ni convertido en una hipotética forma de ganar dinero, la verdad. Como comienzo, Tsū me ha parecido más bien poco interesante. Veremos en qué termina.

 

ACTUALIZACIÓN (17/08/2016): Cierra Tsū… 

 

This article is also available in English in my Medium page, “Tsū: is allowing everyone to monetize content on a social network a good idea?”

 

6 comentarios

  • #001
    Gorki - 12 Noviembre 2015 - 17:45

    Suena tan ridículo como que nos pagaran por la basura que tiramos, porque alguien ha descubierto la forma de hacerse millonario reciclando nuestra basura. Pues tío, si te fastidia que otro se haga millonario con lo que tu tiras, recíclala tu y no la tires.

  • #002
    Alejandro Grosse - 12 Noviembre 2015 - 17:48

    He descargado TSU hace un par de meses por simple curiosidad. La diseño de la interface, funcionalidades, etcétera me pareció más de lo mismo, no incluye ninguna innovación relevante que no exista ya en las otras redes sociales. Y respecto a la promesa de ganar de dinero $, si bien es una propuesta atractiva se convierte en utópica al momento de empezar a usar la APP, ya que hay poca actividad y practicamente ninguno de mis amigos/conocidos la conoce y mucho menos la usa. Me imagino muchos usuarios haciendo el mismo recorrido: entusiasmarse con la idea de ganar dinero, descargar la APP y rapidamente frustrarse y abandonarla.

  • #003
    Juan Navidad - 12 Noviembre 2015 - 18:53

    En redes sociales se puede innovar y mucho. Pienso que FB podría ser el “Altavista” de las redes sociales, que podrá diluirse con el tiempo si llega algo mejor, pero hay que hacerlo bien.

    Uno de los proyectos que estoy desarrollando y que, una vez terminado, puede tener mucho tirón es una red social que desde el principio he pensado darle un sentido similar al que tiene esta red social: se pagará a los mejores creadores de contenido de calidad, en diferentes categorías.

    No tendrá el componente de pose de Instagram ni muchas de las características que no me gustan de FB ni de Twitter. Creo que puede ser de mucho interés porque podrá integrarse. Será un proyecto multilingüe, ético y tiene muchas funcionalidades más que son y serán muy innovadoras. Por supuesto, lo llevaré a cabo aquí, en Estados Unidos porque en España sería algo impensable…

    • César Meza - 13 Noviembre 2015 - 05:47

      Hola, comparto el análisis de Enrique, pagar por lograr generar contenidos de calidad en una red social, no lo veo viable. Entiendo que pueda ser el modelo del periodismo del futuro, donde se te pague por la demanda de tu contenido.
      El asunto es que detrás de un buen contenido hay un objetivo de negocio, personal o social. Por ejemplo, en el caso de Enrique Dans, se logra cumplir un rol de educar y movilizar alrededor de los temas que investiga. Ello le ha dando dividendos como docente, consultor y speaker. Enrique debería cobrar por su trabajo del día día en este blog?
      Igual lo hacen las buenas marcas combinando una buena estrategia de marketing de contenidos e inbound marketing.
      Un buen contenido primero debería generar la capacidad de generar valor de manera auténtica y no estar motivado en si mismo por un retorno inmediato de dinero. Si es suficientemente bueno debería generar una acción y si eres suficiente ordenado té generará ingresos.

  • #005
    Ignacio Ros - 13 Noviembre 2015 - 11:30

    Las comunidades ya existen, la cuestión es cómo una nueva plataforma o una ya existente, puede ayudarles a hacer eso mejor.
    Creo que en general la gente lo que quiere y hace gratis es divertirse y/o alimentar su ego.

  • #006
    dbillyx - 14 Noviembre 2015 - 00:16

    Pienso que con el tiempo, cuando los usuarios este recibiendo su dinero, empezaran algunas ofertas de tsu, por cada foto o cantidad de fotos subidas en tantos dias o horas recibiras cierta cantidad… o para empresas y su mencionados marketing publicitarios, te daremos descuentos si sus anuncios recibe tantos like, nosotres te garantizamos que su producto se vendera… pero por tal razon requerimos cierto porcentaje de las ganancias de ese produto… y con tal de sacar provecho de las dos partes bien se generalice un buen negocio. Supongo…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados