Cuatro años después del 15M… ¿nos representan ya?

Sol, 15 de mayo de 2011. Foto: E. Dans

Cuatro años y un día después de la manifestación que hizo el recorrido entre La Cibeles y Sol, y que se convirtió en “momento de la verdad” del llamado “movimiento 15M”, me parece interesante revisar rápidamente algunas de las cosas que vi allí – o incluso antes, en el ambiente previo a aquel día.

El 15M surgió de una evidencia fundamental: la teórica democracia había sido sustituida por una partitocracia, por un sistema en el que, votases lo que votases, no tenía la menor importancia. El componente ideológico de la política había sido sustituido por una parodia de rojos y azules, una simplificación burda destinada a que los de un lado no se pasasen al otro, pero que carecía de más connotaciones reales, de más implicaciones en la manera de hacer política o de tomar decisiones sobre la gestión de los recursos públicos. Esta entrada, “Democracia frente a partitocracia“, es del 11 de abril de 2011, un mes antes de la manifestación, y creo que refleja bien el problema que veíamos entonces: la necesidad de una revisión metodológica, no ideológica, del sistema por el cual nos gestionábamos como sociedad. El 15 de abril de 2011, justo un mes antes de la manifestación, escribí una columna en Expansión titulada “Política y disrupción” precisamente sobre ese tema, pero el 15 de marzo de aquel mismo año también se podía leer en columnas como “Política guiñol“… sí, interesante e intensa época aquella.

Tras la manifestación del 15 de mayo de 2011 (ver mis fotos de aquel día), y en otras posteriores, como la del 15 de 0ctubre, se reclamaba eso: una revisión del sistema electoral que impidiese que dos partidos secuestrasen, en votaciones con una participación cada vez menor, el concepto de democracia para convertirla en una parodia de sí misma, en un sistema en el que el vínculo entre representantes y representados no existía, en el que la separación de poderes era una quimera, y en el que la corrupción se había instalado hasta convertirse en algo generalizado, tanto en uno como en el otro bando. Un sistema que se había blindado a sí mismo. Un clamor que venía, en realidad, de mucho antes del 15M, muy vinculado con el activismo en red, con la constatación de que los partidos no expresaban la voluntad de sus votantes, con las evidencias de que las leyes eran cocinadas por los lobbies de turno, y con la claridad que emanaba de un movimiento, #nolesvotes, que llamaba a no votar a aquellos partidos que subvertían la democracia de acuerdo con los intereses de una minoría.

No, nadie puede pretender atribuirse la paternidad del 15M, porque el origen fueron múltiples movimientos de la sociedad española que hablaban básicamente de lo mismo, desde distintas ópticas. Personas que constataban, con el ejemplo de leyes que afectaban a internet, que la política no funcionaba, movimientos estudiantiles que  recogían la inquietud por su futuro, movimientos ideológicos que clamaban por la imposibilidad de acceder a un sistema que se había blindado a sí mismo, y personas que utilizaban internet como evidencia de que la política ya no les representaba. Y del mismo modo que no se puede señalar un origen único porque sería simplista, sería igualmente reduccionista reclamar una descendencia del 15M limitada a un solo partido o a un solo movimiento. Del 15M surgieron muchas cosas, y reducirlas a unas siglas o a una opción determinada es claramente simplista e interesado.

¿Nos representan ya los partidos políticos, cuatro años después del 15M? No, en absoluto. El sistema no ha cambiado. Lo que ocurre ahora, precisamente, es que tras cuatro años de incubación y de aterrizaje en formas diversas, el movimiento podría tener algunas posibilidades de alcanzar la política de verdad, la de las urnas. De las opciones que compiten por convencerte de que son los mejores para gestionar nuestra sociedad en las próximas elecciones, hay algunas que son e-xac-ta-men-te las mismas contra las que salimos a la calle hace cuatro años. Las mismas. Sin cambios de ningún tipo más allá de un “quítame a Fulano y ponme a Mengano”. Sin alteraciones en cómo se gestionan internamente o en cómo llevan a cabo sus políticas. Si esperas que alguna de esas opciones te represente o ponga en marcha algún sistema para cambiar la forma en la que (no) lo hace, mejor espera sentado. Y hay otras opciones que, al menos, plantean cambios, pretenden revisar el sistema, escuchar de otra manera a la sociedad, redefinir los canales de interacción, o apartar de la gestión pública a los que ya tienen las manos manchadas y las cuentas repletas.

No, no pienso llamar al voto para nadie. No me dedico a eso, me dedico al análisis de lo que la tecnología provoca sobre las personas, las empresas o la sociedad. El 15M fue una constatación muy clara: gracias a una serie de canales de comunicación que la tecnología nos había dado, pudimos organizar un movimiento, salir a la calle y darle una notoriedad que, de otra manera, nunca habría podido alcanzar. Pudimos plantearle a los políticos que se podía hacer activismo ciudadano al margen de sus partidos. Demostrarles que estaban obligados a escuchar a la ciudadanía. Que por no hacerlo, habían provocado un error del sistema. Eso es lo que no puede parar. De nuevo, no pienso pedir el voto para nadie. Pero sí tengo claro quienes siguen sin representarme y quienes, al menos, aspiran a hacerlo. Quienes se han dado cuenta del cambio que la tecnología ha provocado en la forma de hacer política y quienes no, quienes siguen con “más de lo mismo”. Si algo tengo claro es lo que NO voy a votar.

24 comentarios

  • #001
    Javier - 16 mayo 2015 - 16:26

    Seguimos más o menos igual porque hay suficiente número de electores fácilmente manipulables (el mito de que es la falta de iformación o formación la que provoca el fallo del sistema nos ha estallado en las narices). Un rebaño de ovejas no se gestiona mejor democráticamente. O, por no ser tan ofensivo, una guardería infantil gestionada democráticamente, acaba eligiendo a quien promete más chuches. La quiebra del sistema se gesta en bases acríticas, con poca capacidad real de elección y mucho más dispuestas a seguir unos colores que a razonar el voto.

  • #002
    Mauricio - 16 mayo 2015 - 17:43

    El único partido heredero del espíritu del 15M es probablemente Podemos. El problema, lamentablemente, es que en muchas ocasiones los nuevos partidos terminan pareciéndose a aquellos a los que reemplazan. Ojalá que cuando Ciudadanos y Podemos lleguen al poder no se conviertan sencillamente en una versión ligeramente retocada del PP y el PSOE. Para ello será necesario no solo que acaben con la corrupción, sean unos buenos administradores y desarrollen nuevos e innovadores proyectos sino que los mecanismos de participación social se incrementen y que se deje de lado el pesimismo. España sigue siendo el más próspero país hispanohablante pero su nivel de optimismo ante el futuro es muchas veces menor que el de algunos de los países más pobres de América Latina y esto también debe cambiar.

    • acerswap - 16 mayo 2015 - 21:33

      El espiritu del 15M era precisamente apartidista. Podemos ha usurpado sus esloganes para autoerigirse como “heredero de”. Lo necesario no es “un nuevo partido”, sino una mayor relacion de los partidos con los electores.

      • Dasoman - 18 mayo 2015 - 14:14

        Al menos Podemos propone medidas concretas para mejorar considerablemente dicha relación. ¿Los demás qué proponen en ese sentido? Nada, lo mismo de siempre.

  • #005
    Frank Rodriguez - 16 mayo 2015 - 18:14

    Hola Enrique,
    Sacó una frase tuya del post “…me dedico al análisis de lo que la tecnología provoca sobre las personas, las empresas o la sociedad”
    Leyendo esto me viene la cabeza otra frase de Noam Chomsky:
    “Governments will use whatever technology is available to combat their primary enemy – their own population”
    Creo que las autoridades (en general) estan y han aprendido rápidamente de las consequences de los “15 M” por todo el mundo.
    Tiempo de nuevo de “contrarrestar”, si queremos!
    Saludos.

  • #006
    Pedro Lalanda - 16 mayo 2015 - 19:38

    Pero, ¿quiénes y a quién?….

    Seamos sensatos. Sería de gran ayuda, para cuantos estamos acudiendo a la lectura de su post, que dejara a un lado la ambigüedad y explicara de forma clara, concisa y concreta, quiénes “nos representaban” en ese movimiento del 15 M al que Vd. se refiere, y “a quiénes”, al parecer, ya “no nos representan”. Supongo que se dirige Vd. a una parcela de la sociedad que, como quedaría patente unos meses más tarde de aquellos acontecimientos, alcanzaba un volumen real bastante reducido….Aclárelo, por favor.

    En cuanto a prolegómenos, orígenes y paternalismos, creo, igualmente, que debe aclararnos sus afirmaciones para que puedan ser correctamente comprendidas por cuantos le leemos: ¿está atribuyéndolos a una suma de situaciones particulares coincidentes en nuestro país?;¿está sugiriendo que la fuerza motriz desencadenante fue el movimiento que menciona, #nolesvotes?….Aclárelo, por favor.

    Y, si tiene la bondad – Vd. es un destacado profesor en el IE, con una dilatada experiencia académica llena de honores y menciones – descienda a la explicación sencilla asumible por cualquier lector, de manera real, sin deformación de causa y efecto, y de forma nítida. Y, aunque en su blog es Vd. dueño y señor, libre de hacer lo que le parezca – faltaría más –, le pediría que nos respondiera dejando al margen cualquier explicación que pueda contribuir a la torsión de la intención de cada uno a la hora de decidir su voto o a la inducción subliminal o explícita a la abstención…. Simplemente, para que “quienes no se dedican al análisis de lo que la tecnología provoca sobre las personas” tengan ideas claras del panorama actual en función de los resultados de sus excelentes investigaciones…de manera neutral como conviene a la condición de cualquier académico que se precie.

    Coincido absolutamente con sus tesis sobre la evidencia de que estamos plenamente inmersos en la Era Digital y terminaron para siempre las barreras que, durante tantos años, sustentaron enormes disparates e injusticias. Precisamente por ello estoy convencido del poder de las RRSS para derribar esos obstáculos. Del mismo modo que, en sentido contrario, entiendo que pueden servir para confundir la opinión si las utilizamos inadecuadamente. Apelo, consecuentemente, a la nitidez de sus aclaraciones y respuestas a mis cuestiones, rogando disculpe la intromisión en su “casa” con una extensión probablemente inapropiada.

    Gracias por su atención.

    • Antonio Castro - 16 mayo 2015 - 21:02

      Tu comentario pese a estar dirigido a Enrique me resulta bastante ofensivo.
      concreta, quiénes “nos representaban” en ese movimiento del 15 M al que Vd. se refiere, y “a quiénes”, al parecer, ya “no nos representan”. Supongo que se dirige Vd. a una parcela de la sociedad que, como quedaría patente unos meses más tarde de aquellos acontecimientos, alcanzaba un volumen real bastante reducido·

      Te comento como interpreto yo esta salida de tono tuya y la razón de que me moleste tanto.

      En mi humilde opinión, #nolesvotes tuvo el acierto de recoger la esencia de lo que muchos pensábamos que estaba en el origen de los problemas. #nolesvotes no fue el catalizador de ningún otro movimiento, solo fue un manifiesto, una opinion, no ya solo porque acaba de explicarlo Enrique y has preferido ignorarlo, sino porque uno de los consejos más útiles y certeros que proporcionaron sus promotores, fue dejado al margen por la mayoría de los que se lanzaron a las calles. La idea útil de #nolesvotes a la que me refiero, era señalar a los partidos que una y otra vez habían mostrado su absoluta complacencia con determinados lobbies, partidos arrogantes y prepotentes con su pueblo que ignoraban el clamor popular expresado en redes sociales y al que los políticuchos de turno llamaron cuatro gatos. Cuando llenaron la calles en lugar de cuatro gatos los llamaron perroflautas y les desafiaron a presentarse a las elecciones. Ahora que ya se han presentado a las elecciones les siguen llamando de todo.

      El consejo ne #nolesvotes al que me referí antes, consistió en señalar el peligro de ambicionar reinvindicaciones que se alejaran de un consenso de mínimos y que en lugar de buscar representar a un 99% de gente asqueada con la corrupción, la partitocracia y el secuestro de las instituciones, se perdiera esa fuerza de unión en reivindicaciones con una menor representación popular y que fracturaran al propio movimiento. Fue un sabio consejo que no fue tenido en cuenta y cuyas proféticas consecuencias debilitaron a la unidad de la indignación popular que era muy grande y perfectamente definida. Por esa razón #nolesvotes no puede considerarse el inicio de nada, pero ojala hubiera ocurrido así, porque ahora el bipartito estaría hundido.

      Podemos minimizar lo que estamos viviendo, pero puede que alguna de la gente que a muerto como consecuencia de lo que de forma hipócrita se está presentando como errores políticos, (desahucios, preferentes, recortes en sanidad, recortes en comedores infantiles y sociales, etc.). Gente que ahora seguiría viva, puede que algunas mentes brillantes que han huido de España o algunos jóvenes con muy buenos curriculums seguirían en España de no haber continuado votando mayoritariamente a lo corruptos que se ríen en nuestras caras y que nos toman por idiotas y algo de motivo tienen. El alcalde de Xàtiva y presidente del PP valenciano, Alfonso Rus : “Dije que traería la playa y me votaron. ¡Serán burros …” No le falta razón, y los burros van sacando pecho en las redes sociales haciendo apología de su burradas.

      La estupidez es muy atrevida y además vota, y si tú u otros no veis el problema de lo que la gente continua votando, os estáis calificando de una forma que me voy a atrever a calificar de estúpida. No puedo saber lo que tú piensas votar y tampoco está en mi ánimo ofender a nadie por ejercer libremente su derecho al voto. Lo que está en mi ánimo es un hartazgo considerable. Estoy hasta los cojones de tanto voto subnormal.

      Enrique dice que no pretende decir lo que se ha de votar pero que tiene muy claro lo que no va a votar. Creo sinceramente que no hay que ser una lumbrera para saber lo que no se puede votar haciendo uso de un mínimo de sentido común y de un elemental sentido de la propia supervivencia y de la supervivencia de familiares y amigos.

      Yo digo lo mismo que Enrique, no votaré a los que considero son una pestilencia corrupta.

      No te cortes amigo vota libremente lo que quieras. Estás en tu derecho, pero la libertad es para todo el mundo y yo también estoy en mi derecho de opinar sobre los que defienden lo indefendible. Se llama libertad de opinión.

      • Pedro Lalanda - 16 mayo 2015 - 22:18

        Sr. Castro, lamento haber herido su sensibilidad. Creáme que no era en absoluto mi intención: respeto la opinión de los demás desde lo más profundo de mi ser. Mucho más cuando ni siquiera le conozco.

        Pero mis palabras no iban dirigidas a Vd. sino al autor del artículo, en demanda de aclaraciones que, sinceramente, espero que atienda.

        Por lo demás, yo no voy a alimentar polémica alguna aquí, donde cada uno es esclavo de sus palabras. Puede Vd. expresarse como estime conveniente. Pero la utilización del insulto personal no ayuda en absoluto al diálogo con casi nadie.

        Que Vd. lo pase bien.

        • Antonio Castro - 17 mayo 2015 - 08:42

          No es mi intención insultar, pero la descripción fiel de la realidad quedaría excesivamente tibia, si no se usan las palabras con un mínimo de precisión. No solo somos esclavos de nuestras palabras, también lo somos de nuestros silencios, de nuestras ideas y de nuestra falta de ideas. Como pueblo somos esclavos de lo que votamos.

          Para evitar el uso de la palabra estupidez podría haberme referido a la torpeza y lentitud notable en comprender las cosas, pero habría necesitado escribir más palabras porque ese es su significado.

          Para darse cuenta de la relación causa efecto cuando estas son inmediatas no hace falta la menor inteligencia. Por ejemplo la relación entre poner una mano encima de una llama y quemarse.

          Un bebé de menos de un año de edad y mon… digooo, afectado de trisomía en su cromosoma 21, que intente atrapar la llama de una vela, no repetirá la experiencia jamás.

        • Observador - 17 mayo 2015 - 20:22

          Pedro, te contaré una historia:

          Hace un tiempo, en un lugar muy remoto, quisieron salir de dudas acerca de si era el Sol o la Tierra la esfera que giraba alrededor de la otra.

          A. decía que era el Sol el que giraba alrededor de la Tierra en base a estúpidas conclusiones que venían de fuentes que sólo un imbécil puede tomar como serias (puedes ir al DRAE y ver lo que pone en “estúpido”, también en “imbécil”).

          B., en cambio, aseguraba que era la Tierra la que lo hacía en base a otras fuentes que no tenían nada que ver con lo que le había contado su padre, la vecina del 5º o lo que había oído en la taberna (fuentes de A.).

          Entonces comenzó una discusión y B. acabó concluyendo que A. era imbécil.

          Entonces A. se quejó, muy enfadado, de que B. le hubiera llamado imbécil y llevó el objeto del debate a ese terreno.

          Al final del proceso, en ese lugar muy remoto, se concluyó que A. tenía razón y que el Sol giraba alredor de la Tierra porque B. era un “maleducado” que había llamado imbécil a A.

          En el lugar que yo vivo, los “maleducados” seguimos llamando imbéciles a los imbéciles, al pan, pan, y al vino, vino. Somos muy maleducados, pero eso nos ha permitido entender que es la Tierra la que gira alrededor del Sol, y no al revés.

          Con todo lo que ello conlleva.

  • #011
    Krigan - 16 mayo 2015 - 20:49

    Ya veremos qué pasa este año, con las autonómicas y generales. Lo que ha pasado en los últimos 4 se puede resumir con una sola palabra: nada.

    Todavía quedan muchos millones de votantes que, a juzgar por su voto, lo que quieren es que nada cambie.

  • #012
    neoludita - 16 mayo 2015 - 21:22

    Por allá por el 15M original teníamos ya un partido que en mi opinión representa la esencia del por qué surgió el mismo: el Partido Pirata. Sin embargo, al igual que pasara con la esencia original del 15M (que pronto se convirtió en un movimiento ideológico de izquierda radical), ha pasado al olvido.

    En mi opinión, de los partidos que conozco, los únicos que se merecería comparar con el 15 (el original, el descendiente de #nolesvotes y demás, racional y que carecía de ideología), son el Partido X y el Partido Pirata, que parece haber renacido.

    Pero, no nos engañemos. Nadie va a votar a estos partidos. Nadie se acuerda ya de ellos, como nadie se acuerda de por qué surgió el 15M.

  • #013
    Klaus Gromenauer - 16 mayo 2015 - 23:44

    Buenas noches.

    Observo por aquí un defecto que me afecta a mi y que, por lo que veo, comparte mucha más gente. Tendemos a pensar que TODO EL MUNDO tiene acceso y sabe manejar Internet y las redes sociales para mentenerse informado de forma actualizada, veraz e imparcial.

    Como ya digo, se trata de un gran error, y así nos ocurre luego, que salen los resultados de las elecciones y flipamos.

    Creo que no conviene que olvidemos que vivimos (la mayoría, otros han tenido que irse fuera) en un país en el que el programa de TV de mayor audiencia es “Salvame de Luxe” (o como demonios se escriba el nombre de ese bodrio), y en el que hay mucha gente a la que eso de Internet les suena a chino, y que se cree a pies juntillas lo que dicen en el Telediario de TVE 1, en el de TV3 o en medios de comunicación tan “honestos e imparciales” como La Razón o El País (claros ejemplos de la tan típicamente española práctica de arrimar el ascua a la sardina de uno), que facilitan información tendenciosa y sesgada, de acuerdo con los intereses de sus propietarios en cada momento (curiosamente, desde que Telefónica compró Canal + a Grupo Prisa, el diario El País se guarda muy mucho de realizar críticas muy duras al gobierno del PP).

    Vuelvo a lo que estaba, que ya había empezado a divagar. Por mucho que a nosotros nos gustase que en este país todos y cada uno de los ciudadanos con derecho a voto, lo ejerciese de forma responsable, consciente y, sobre todo, informada, el hecho es que en este país hay MUCHISIMA GENTE que tiene más peligro con una papeleta en la mano que un chimpancé con una caja de granadas.

    Por cada ciudadano que se molesta en leer programas electorales y en ir a ejercer su derecho al voto de forma digamos “correcta”, existen un montonazo de ciudadanos que presentan los siguientes “defectos” a la hora de ir a votar:

    1.- Votan “a los de siempre” (principal base de voto del PP o del PSOE. (No se han leído ni se leerán jamás el Programa Electoral de ninguno de los partidos, entre otras cosas porque saben que se lo pasan por el forro de los cojones).
    2.- Votan en función del bando que matase a su bisabuelo durante la Guerra Civil (de estos tengo yo mismo varios ejemplos entre mis círculos de amistades)
    3.- Antes de ir a votar, miran el saldo de la cuenta corriente, y si les parece que les ha ido bien durante los cuatro últimos años, vuelven a votar al que gobierna, aunque sea un corrupto probado y demostrado (Recordemos aquellas reelecciones de Jesús Gil en Marbella con el 90% de los sufragios a su favor)
    4.- Votan al partido que tenga el nombre más gracioso entre las papeletas que encuentran en el Colegio Electoral
    5.- Están tan hartos que deciden quedarse en su casa y no ir a votar (los peores desde mi punto de vista, yo creo que hay que votar siempre, debería ser obligatorio y debería multarse a aquel que no lo haga).

    No me extiendo más porque no terminaría nunca y creo que con estos ejemplos ya doy idea de la dimensión del problema.

    Resumiendo. Votar en conciencia y con intención de cambiar algo, en realidad, lo hacemos muy pocos (posiblemente, y desde un punto de vista estadístico, cuatro gatos)

    Los que nos preocupamos de informarnos y de participar en debates de este tipo en redes sociales somos, a la hora de la verdad, muy pocos en proporción con el resto de la población española con derecho a voto, y por mucho que nos duela, acabamos siendo irrelevantes.

    Lo del “Pasalo” aquel del PSOE cuando entró el torpe ZP tuvo más parecido con la elección de Chiquilicuatre para ir a Eurovisión que con una acción popular de cara a unas elecciones. El daño se lo hizo el PP él solito mintiéndole en la cara a todos los españoles sobre un tema muy doloroso.

    Todo esto que ha pasado con el 15-M a mi me parece precioso, pero después de todo el ruido, las manifestaciones, los Podemos y No Podemos, y todo lo que ha ocurrido en estos últimos años, mucho me temo que ganará una vez más la inercia. Porque hay micha gente a la que no le importa y o se preocupa.

    Ya visteis lo que pasó con el plebiscito por la independencia de Cataluña. Se supone que es una aspiración masiva del pueblo catalán, pero a la hora de hacerlo, solo acudió a votar el 20% del electorado y, de esos pocos, algunos votaron más de una vez.

    En el fondo, a la masa, le da igual todo, igual que le mola el Sálvame.

    • Observador - 17 mayo 2015 - 20:26

      Felicidades, ha entendido usted una parte importante de la cuestión que el tecnócrata medio no es capaz de entender porque cree que todos son como él/ella. Y eso que se supone que blogs como este están llenos de gente de “números” que entienden el significado de “estadística”, “sesgo”, etc.

      Si aquí hay tipos jodidamente lamentables desde un punto reflexivo, no me quiero imaginar lo que usted denomina “masa”.

      Pero vamos, que su comentario es clave para entender de qué va la “movida”.

  • #015
    José L. - 17 mayo 2015 - 01:03

    Totalmente de acuerdo con el planteamiento de Enrique, además creo que siempre es bueno votar (si no otros lo harán por ti), pero a veces más importante que saber a quién votar (a veces no se puede saber cual es la mejor opción) es saber a quien NO hay que votar ni borracho (visto lo visto). A veces el miedo al cambio es más peligroso que el propio cambio.

  • #016
    Antonio Castro - 17 mayo 2015 - 08:56

    Lo he dicho muchas veces, para lograr que la gente te vote sin reparar en las consecuencias, basta apelar a las vísceras.

    PP, PSOE y CiU pueden continuar robándonos a manos llenas mientras se dediquen a sembrar odios. El voto cautivo de estos partidos no solo es el voto ignorante y el voto de la inercia. También es el voto fanático. Este voto fanático es mayoritario cuando se logra destruir la normalidad democrática sembrando odios y funciona mejor cuanto más corrupto es un partido. La idea es que todo vale y el electorado que vota corruptos a sabiendas solo piensa que ahora nos toca a nosotros. Una tremenda estupidez.

    Por eso en Madrid y Valencia gana en Andalucía el PSOE. Los idiotas creen que están en el mismo bando que aquellos que les roban a manos llenas porque enfocan su única neurona en el otro bando al cual les acusan de todos los males pasados, presentes y futuros.

  • #017
    Esteban - 17 mayo 2015 - 10:29

    Lo que sí me parece de éstos tiempos es cómo la gente “de la calle” hace campaña por unos o por otros en las redes sociales. Me parece novedosa esta otra forma de campaña electoral.

  • #018
    Trimeo - 17 mayo 2015 - 10:44

    Politics is about fear http://www.vox.com/2015/4/24/8489065/politics-negative-partisanship-fear

  • #019
    Maestre Patarrán - 17 mayo 2015 - 11:10

    Buenísmo artículo… y buenísimos comentarios, Maestros. Para qye añadir anda, si se ha dicho tanto y tan bueno.
    Bueno, si.
    Un par de cositas.
    2014 fué al año de Podemos, sin duda.
    Nos guste o no.
    Rrpresentre aquel 15M primigernio… o no.
    2015… será
    EL AÑO DE LOS PACTOS.
    Y probablemente el fin del Bipartidismo.
    Y si no, al tiempo.
    Otra cosá será, lo que de ellos se desprenda, que está por ver.
    Feliz Domingo, amigos de la Fauna Ibérica.
    ;-)

  • #020
    Gorki - 17 mayo 2015 - 12:40

    Por un defecto de nacimiento, creamos la partitocracia, el poder absoluto de algo que llamamos “el aparato” de los partidos. En consecuencia en cada sucesión, el “Jefe del aparato” elige sucesor a su mejor “palmero”, lo que reduce la calidad intelectual de los “”jefes de Partido”, (Fraga, Aznar , Rajoy), (F. Gonzalez, Zapatero, Sanchez). (Taradellas, Pujol, Mas), (Carrillo, Iglesias, Anguita, Cayo Lara), y sindicato ( Camacho, Gutierrez, Fidalgo, Toxo), (Redondo. Mendez). Por ello, sea quien sea quien nos gobierne, cada vez son peores. (Suarez, F gonzales, Aznar, Zapatero, Rajoy)

    A mi juicio y al de muchos, se debe a la existencia de listas cerradas y la ley D’Hont. que v favorece tanto el poder de los “aparatos” domo el de las mayorías, segando el nacimiento de nuevas voces. El 15M ·fue un intento fallido de la sociedad civil, tanto de derechas como de izquierdas, por corregir estos defectos. Derrotado, se cierra la posibilidad de evolucionar el sistema y a mi juicio solo cabe revolucionarlo.

    Opino, (puedo estar confundido), que ni Podemos ni Ciudadanos cambiará a cosa, pues son más de lo mismo, nuevos “aparatos” que buscan el poder y que eliminan cualquier disidente, mientras sus líderes se rodean de palmeros. Suponiendo que alcancen al poder, no me cabe duda que entraran en el proceso actual, un líder , rodeado de palmeros, con poder para poner y quitar de las listas electorales y que elige como sucesor al que más fuerte da las palmas. Al menos los incidentes que ambos partidos han protagonizado, así lo demuestran.

    Por no hablar del caso de UPyD, donde su lider Rosa Diez, fulmina a cualquiera que no aplauda con fuerza cualquier decisión que tome, sin tener lo más mínimo en cuenta la opinión de sus seguidores. Lo que es una grotesca caricatura, de lo que pasa de forma más discreta en cualquier partido.

    • Robin - 17 mayo 2015 - 16:34

      De acuerdo con Gorki en practicamente todo. Si el cambio que propone Podemos es el cambio que hace todos los días con su programa político estamos apañados. Es comunista, pero luego dice que es socialdemócrata noruego pero sin petróleo, es radical pero ahora es moderado, es patriota pero no le importa que España sea un recortable, es chavista de siempre y ahora es chavista de nunca. Y no digamos cada propuesta que hace que é mobile qual piuma al vento.

    • Antonio Castro - 17 mayo 2015 - 21:16

      Opino, (puedo estar confundido), que ni Podemos ni Ciudadanos cambiará a cosa, pues son más de lo mismo, nuevos “aparatos” que buscan el poder y que eliminan cualquier disidente, mientras sus líderes se rodean de palmeros.

      Si y no. La mercancía llamada “regeneración democrática” empieza a usarse como oferta electoral. Pueden ser promesas vacías, pero ahora las usan muchos. Las usan los que no tienen intención de cambio, y aquellos que creen que no solo van a cambiar muchas cosas sino que además lo cambiarán a mejor.

      Los únicos que podrán cambiar algo serán los propios ciudadanos, pero hay malas noticias. Se ve que han apretado el gaznate del pueblo soberano que este anda bastante desorientado.

      ¿Debemos tener paciencia?

      Me temo que no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista. :-/

  • #023
    Robin - 17 mayo 2015 - 16:39

    “Que nadie se engañe para que no haya desengaños. Todos los españoles (menos ese 25-30% que chupa o espera hacerlo del estercolero de la Transición) lo que quieren es ajusticiar a los ladrones que nos han traído hasta aquí y dejar escrito el sistema legal que impida o, cuando menos, desnude, la corrupción generalizada que nos ha arruinado. No quiere, no queremos, pactos entre caballeros (mafiosos) contra la corrupción ni justicia en vez de venganza (señor Rivera no lo repita más), porque todos sabemos que la Justicia es el primer y fundamental estamento de la mafia española para evitar que sean ajusticiados los mafiosos. Así pues, mientras pregunten en las encuestas, muchos diremos que nos gusta Podemos o Ciudadanos. Pero, en la medida en que veamos síntomas de chalaneo, de pasteleo para la impunidad, y se empiezan a ver demasiados por ambos lados, en las elecciones no votaremos a nadie. Podemos y Ciudadanos pincharán y la ley D’Hont para la gobernabilidad de las bandas mafiosas o cárteles de la política hará que entre 2 y 3 de cada 10 españoles con derecho a voto mande sobre los otros 8 o 7. Hasta que esto reviente de mala manera en la próxima crisis, que será antes y peor de lo que imaginamos”.

    Podemos y Ciudadanos son necesarios sólo mientras sean radicalmente distintos de la podredumbre del PPSOE y nos acerquen hacia un sistema democrático. Porque si ellos fracasan, sólo les quedarán los partidos tipo ISIS.

  • #024
    jose luis portela lopez - 17 mayo 2015 - 20:16

    Nada ha cambiado y me temo que nada cambiará.

    Si uno ve España como una gran empresa, se da cuenta que es ingobernable. Se imagina uno una empresa que este divida de la siguiente forma:

    * 17 autonomías. Dos de ellas con claros deseos de no pertenecer a la nación
    * 51 Diputaciones
    * 8122 ayuntamientos
    * 25% funcionarios están dedicados a tareas administrativas. Lo que se traduce que una gran parte se podría optimizar con el uso de nuevas tecnologías. (el otro 75% son médicos, bomberos, policías, enfermeras, etc).

    Y no hablemos de educación del siglo pasado en donde el inglés brilla por su ausencia.

    Yo hasta que aparezca un partido que diga claramente que cambia el sistema no pienso votar. Lo único que escuchamos ahora es insultos, todos bajan impuestos, y todos están preocupados por el paro….

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

9 comentarios en Menéame

#001
marxlenintrotsky - 17 mayo 2015 - 13:16

El 15-M eran votantes del PSOE defraudados por Zapatero. Ahora votarán a Podemos. Punto.» autor: marxlenintrotsky

#002
Ratef - 17 mayo 2015 - 13:28

#1 15M = votantes del PSOE defraudados, falso.

Eso es lo que quieren los que dirigen; que la población se divida en torno a dos partidos y punto; o eres del pp o del psoe.

Por suerte hay más partidos y la población tiene un mínimo de inconformismo.» autor: Ratef

#003
variable - 17 mayo 2015 - 13:30

La conclusión final de eDans es no ir a votar » autor: variable

#004
marxlenintrotsky - 17 mayo 2015 - 13:31

#2 Antes se dividían en dos partidos y ahora en cuatro. Podemos es el nuevo PSOE y Ciudadanos el nuevo PP. Un bipartidismo sustituirá a otro.» autor: marxlenintrotsky

#005
Volstagg - 17 mayo 2015 - 13:43

#3 No ha dicho que no haya que votar, dice que él no va a pedir el voto para nadie pero que sí que tiene muy claro qué es lo que No hay que votar (PPSOE, me ha parecido entender).» autor: Volstagg

#006
variable - 17 mayo 2015 - 13:45

#5 yo lo que he leído me parece bastante claro, la verdad.» autor: variable

#007
meneant - 17 mayo 2015 - 14:20

#6 Sin ánimo de faltar al respeto, recomiendo una segunda lectura.

Como comenta #5, el texto de Edans se puede resumir en que desde el 15M los que gobiernan son los mismos (todos los partidos clásicos no han cambiado ni un ápice, esos serían los que él dice que “NO va a votar”)

Al mismo tiempo, también dice que han surgido alternativas nuevas dignas de consideración y que justo ahora cuentan con opciones de conseguir representación. Estas serían las que según él serían “SÍ a votar”, sin mojarse en ninguna en concreto.» autor: meneant

#008
jonasleioi - 17 mayo 2015 - 14:36

Debería estar claro a estas alturas que no va de vota a unos u otros, sino de elegir quien nos tiene que escuchar» autor: jonasleioi

#009
moixa - 17 mayo 2015 - 15:06

#3 vuelve a leerlo» autor: moixa