“Makers”, de Chris Anderson: un libro de los que hacen afición

A Chris Anderson tuve la oportunidad de conocerlo en el año 2006, cuando me tocó presentarlo en una charla en el Recommenders de Bilbao: acababa de publicar The long tail, un libro que me parece que ha jugado un papel muy importante en la comprensión de muchas cosas que hemos visto pasar a lo largo de los últimos años. Pues bien, su último libro, Makers, es de los que hacen afición. Y que lo califique como tal en el título de la entrada no es solamente una forma de hablar: a medida que lo lees, te entra una curiosidad enorme por probar cosas, por hacerlas, por experimentar. Llevaba bastantes años sin manejar un soldador… me compré uno hace unos días. Y entre eso, el Raspberry Pi, una placa Arduino y algunas cosas más que ya contaré en cuanto sean algo más tangibles, me he montado una especia de hacklab en casa que parece el laboratorio de Dexter (si me echan, no descartéis que no intente pedir asilo político en casa de algún lector habitual :-)

Pero el libro va mucho más allá de fomentar una afición que llevaba tiempo rumiando, y es mucho, mucho más ambicioso que la simple idea de la fabricación en modo hobby: habla de una auténtica transición histórica. De una transición comparable en su magnitud a la Revolución Industrial, de una verdadera fuerza transformadora en forma de continuación lógica que fluye como consecuencia de la transformación digital que va a redefinir la forma en la que hacemos muchas cosas.

La idea puede entenderse con una cita:

The digital revolution has been largely limited to screens. We love screens, of course, on our laptops, our TVs, our phones. But we live in homes, drive in cars, and work in offices. We are surrounded by physical goods, most of them products of a manufacturing economy that over the past century has been transformed in all ways but one: unlike the Web, it hasn’t been opened to all. Because of the expertise, equipment, and costs of producing things on a large scale, manufacturing has been mostly the provenance of big companies and trained professionals. That’s about to change.

El libro define de qué manera se está produciendo ese cambio. Los síntomas, los casos de éxito, las herramientas que lo están provocando, el open hardware, la reinvención de los procesos industriales en niveles que van desde el garaje a las enormes factorías de la industria de automoción, la evolución hacia la fabricación personalizada, las fuentes de financiación… el capítulo 10, “Financing the Maker movement”, dedicado entre otras cosas a Kickstarter es un auténtico bonus track, de esos que cualquier emprendedor o persona que se plantee llegar a serlo en algún momento debe leer.

En torno a este tema se están moviendo muchas cosas: impresoras y escáneres 3D, cortadoras láser, máquinas de control numérico, hardware abierto, electrónica… muchos conceptos que están generando auténticas caídas de barreras de entrada que habían permanecido ahí desde la Revolución Industrial, que impedían hacer demasiadas cosas si no se tenía una escala determinada. El libro provoca unas ganas enormes de asomarse al mundo de los hacklabs, donde muchas de estas herramientas se ponen a disposición de los usuarios junto con algo de adiestramiento en su uso. En mi caso, tuve la suerte, además, de que la exploración de estos temas coincidiese en el tiempo con la lectura del libro: el pasado lunes pude experimentar varias de estas tecnologías en el TechShop Detroit de Allen Park, una iniciativa financiada por Ford que define en muchos sentidos una de las frases que me llamó la atención en el capítulo 8 del libro, que permite ver cómo el cambio va mucho más allá del simple hobby y del fabricar estatuillas en plástico fundido, y que tiene todo un punto de gracia que te coincida leerlo cuando precisamente visitas Detroit:

There’ no manufacturing business like the car business. If that can be transformed, anything can. 

Desde el movimiento DIY, Do It Yourself, hasta modelos como Etsy, hasta llegar a las fábricas en la nube, al Alibaba.com de Jack Ma o a los nuevos planteamientos en la industria de la automoción, incluso con derivaciones macroeconómicas de calado sobre las ventajas comparativas de los países y el peso de la mano de obra en los procesos. Está pasando algo muy, muy gordo, y este libro me ha parecido una muy buena manera de entrar en contacto y de tener algo de criterio sobre ello. Puedes leer mis subrayados del libro en mi página de Kindle.com. Recomendación total y entusiasta. No digáis que no he avisado :-)

25 comentarios

  • #001
    Nacho - 18 enero 2013 - 10:31

    Creo que no has hecho públicas tus notas en Kindle…

  • #002
    Fernando - 18 enero 2013 - 12:03

    Hola, la verdad es que yo hace casi dos años que estoy “sufriendo” con ansia mi particular revolución desde que nació el Proyecto Clone Wars, queremos invadir España con clones (Impresoras 3D OpenSource) gamificando su construcción. Hace poco migramos la comunidad a la wiki de RepRap. Si queréis montaros una Impresora3D por aprox 500€ o menos por vuestra cuenta te ayudamos entre todos!!! Os dejo el link: http://reprap.org/wiki/Proyecto_Clone_Wars

  • #003
    Cris mena - 18 enero 2013 - 12:10

    Hacia un nuevo concepto ( no tan nuevo si se recuerdan los libros de Alvin Toffler ) : “Prosumidor”. Excelente post.

  • #004
    Gorki - 18 enero 2013 - 13:14

    Yo soy, (a mis 70 años), uno de los enganchados al trasteo con el hard. Desde que desapareció el manejo de programas con Basic, no había vuelto a tener la sensación de ser el señor de mis destinos en Informática, pase de ser un modesto creador, pero CREADOR de cosas, a un poderoso usuario de maravillosos programas que hacían de todo, (de todo lo que OTRO habían previsto que yo hiciera con ellos.

    Llevo como un mes con la placa Arduino, y me siento de nuevo creador, invento cosa, ahora estoy empeñado en crear un dispositivo de riego que tenga en cuenta el sensor de humedad y el riego diferente que necesita cada tipo de cultivo.

    Avanzo aprendiendo despacuio, (ojo que ya tengo 70 años), pero disfruto con mis inventos lo que no disfrutaba desde hace 20 años, cuando me compre el Spectrum t luego me pasé el carísimo Pc de IBM.

    Arduino me ha hecho nuevamente sentirme SEÑOR de mi futuro. Esperemos que no nos lo pongan tan fácil, como lo han hecho con la informática y terminen dándolo todo hecho y a un coste mínimo y nos fastidien nuevamente la fiesta.

  • #005
    Carlos (econ) - 18 enero 2013 - 15:49

    El Software libre existe porque crear hace feliz. La gran revolución es reconocer que hemos estado equivocados pensando que el consumo es la clave de la felicidad.

    Estamos en una habitación a oscuras, palpando, y uno agarra lo que parece una trompa, otro lo que parece un rabo, otro una pata… Pero solo hay un elefante blanco.

    P.D. Me imagino a Enrique, perdiendo su llave de hotel intencionadamente para abrir la puerta con su “máquina” :-)

  • #006
    Enrique Dans - 18 enero 2013 - 16:05

    #001: ¿Se pueden hacer completamente públicas? Me parece (pero no lo sé seguro, la verdad), que lo más que se puede hacer es posibilitar que quien tenga cuenta en Kindle te siga y las pueda leer, pero no más allá de eso, ¿no? Es decir, que para leerlas habría que abrirse cuenta en Kindle, cosa que po otro lado tampoco es muy complicado. Si se puede hacer completamente abierta, encantado de hacerla, pero de entrada no sé cómo…

  • #007
    pjorge - 18 enero 2013 - 16:39

    Ten cuidado con Deedee, que tiene la costumbre de destrozar el laboratorio :)

  • #008
    Jesús - 18 enero 2013 - 17:15

    No he leído el libro (aún) pero me surge una duda que sería una pregunta de libro ante cualquier auditorio del que hablaras de este tema. ¿Cómo crees que encaja este movimiento Makers, DIY, etc con el concepto de división y especialización del trabajo que tan buenos resultados ha dado en la creación de riqueza y bienestar? O formulado de una manera más personal ¿te ves en un futuro satisfaciendo gran parte de tus necesidades con estos esquemas productivos o por el contrario crees que realmente sólo puede satisfacer una mínima parte y, por tanto, no supone una alternativa real al modelo económico actual?

  • #009
    Iñaki - 18 enero 2013 - 18:14

    #006: Tengo cuenta en kindle y no veo tus notas públicas de este libro. Así como de otros libros tuyos sí, de este en concreto no.

  • #010
    Gorki - 18 enero 2013 - 18:25

    He vuelto a releer tu post mas tranquilamente. El planteamiento es un poco futurista, Una impresora 3D no va hacer que cambiemos los métodos de fabricacion y distribuciñón, Lo que si es cierto es que algo está cambiando, yo lo noto a mi alrededor y es el afán de hacer las cosas por uno mismo, No es razonable la cantidad de personas que de repente han sentido la necesidad de cultivar sus propias hortalizas, o autoconstruirse su segunda vivienda, o quienes de repente descubren la vieja máquina de coser de su abuela, o la tricotosa de hacer punto y decide hacerse su propia ropa, no porque las verduras del huerto o la ropa que te haces sea más barata, que generalmente no lo son, sino simplemente por el placer de comer las verduras que tú mismo cultivaste, o viovir en la casa que tu has hecho o ponerte la ropa que tú mismo creaste.

    Estoy notando de gente que está recibiendo enseñanza para hacerse por si mismo cosas, desde autoaprendizaje para hacerse ebooks, hoy mismo me llega esa propuesta http://www.bubok.es/blog/2013/01/18/curso-online-de-autoedicion-para-ebook/ a ta gente que aprende a hacer jabones y productos de limpieza, o que, (ahora es la época), prepara foiegras y confit de pato, todos a mi alrededor.

  • #011
    Mikel - 18 enero 2013 - 23:29

    Me acabo de leer el libro hace una semana. Llevaba una temporada queriendo leerlo así que me dispuse a ello Amazon mediante. La verdad que a mi me ha decepcionado mucho. Para mi se queda en un panfleto propagandístico, que no dice nada. Quizás ya había visto las ideas del libro diseminadas en internet, y por eso no me ha gustado. Bien que tu le hayas encontrado utilidad. Como yo lo he leído en papel, me servirá de fondo junto con otras glorias, para cuando me hagan entrevistas.

  • #012
    Krigan - 19 enero 2013 - 00:40

    Jesús:

    Es una pregunta muy buena esa que haces (me refiero a la primera, porque en realidad has hecho 2). Aunque yo no soy Enrique te voy a dar mi respuesta.

    Lo primero que conviene resaltar, a modo de prefacio, es que la división del trabajo y la especialización han sido una de las mayores bendiciones que ha recibido la Humanidad. No te estoy contando nada nuevo, tú ya lo sabías, precisamente por eso haces esta pregunta. ¿Cómo es posible ir contra una de las mayores bendiciones?

    La respuesta es sencilla. No se va contra ello. Por el contrario, se lo potencia. Para empezar, el diseño y fabricación de una placa de estas ya requiere su pequeño gran ejército de especializaciones. Ahora bien, una vez tenemos esa placa, por un puñado de euros, ¿se acaba la especialización? Por el contrario, ahí es donde empieza la fiesta.

    El jardinero creará algo para su jardín, el amante de los peces algo para su acuario. Si el jardinrro tratase de crear algo para el acuario, sería un fracaso absoluto. Pero no solo hay un jardinero, hay 2. Uno al que se le da bien diseñar circuitos conectados a dispositivos adecuados, y otro al que se le da bien programar. Si el soft es libre, ambos trabajan en colaboración, y el resultado es más que la suma de las partes.

    He dicho que hay dos jardineros, pero te he mentido como un bellaco. Hay muchos más, incluidos los que diseñan bonitas carcasas aptas para ser impresas en una impresora 3D. La clase de carcasas que resistirán bien la lluvia porque la parte superior y los lados son una única pieza impermeable, las entradas están abajo y la tapa que lo cierra todo también. No desprecies la sencillez aparente de un diseño. ¿Cómo haces que la placa quede bien sujeta si no hay un solo tornillo dentro?

    Si esta movida llega a buen puerto, será el comienzo de la Gran Especialización, con infinidad de fabricantes diminutos cada uno produciendo lo que mejor sabe hacer.

  • #013
    David - 19 enero 2013 - 02:54

    Yo he visto en TEd una charla sobre grupos de personas que como aficion hackean la biollogia. No recuerdo como se llamaba, algo asi como biohack.

  • #014
    Enrique Dans - 19 enero 2013 - 03:27

    #009: Gracias por avisar, Iñaki. ¿Y ahora?

  • #015
    Krigan - 19 enero 2013 - 06:00

    #14 Enrique:

    Se pueden ver los resaltados, pero no las notas. De hecho dice que NO tienes notas públicas en ese libro. En la mayoría tampoco tienes notas públicas, y en Access Controlled tienes solo esta:

    “Una definición de Adwords/AdSense muy lograda…”

    Está claro que yo sí puedo leer tus notas públicas (he leído esta). Por la razón que sea, Amazon considera que las notas tuyas de Makers (y de la gran mayoría) son privadas.

  • #016
    Enrique Dans - 19 enero 2013 - 10:51

    #015: Es correcto, estás viendo lo que hay. No uso notas prácticamente nunca, lo que uso fundamentalmente son subrayados. Subrayo todo aquello que me interesa o que puedo reutilizar después en alguna clase, artículo o conferencia, lo paso a un texto plano, y después hago búsquedas sobre él cuando lo necesito.

  • #017
    Jesús - 19 enero 2013 - 18:48

    #012 (Krigan) Sí, eso lo entiendo. Pero no lo veo aplicado al DIY que seha puesto tan de moda, y por eso hacía la segunda pregunta. Entiendo que para un profesional la especialización sigue existiendo, pero de ahí a una economía DIY de todo en nuestra casa … creo que es un exceso de ciberoptimismo.

  • #018
    Rafa - 19 enero 2013 - 19:23

    El libro esta traducido al castellano ?

  • #019
    overbook.in * Viajes y Trucos - 19 enero 2013 - 19:53

    El libro que tengo en casa de “The Long Tail” lo conseguí ese mismo día en Bilbao que tú recuerdas, Enrique.

    Coincido 100% con Anderson. Esto es la bomba.

    Lo vuelvo a repetir una vez más (lo comenté el otro día): Raspberry + Arduino + Python + WebIOPi = poder hacer cosas por dos duros que antes costaban miles de euros

  • #020
    Jose Luis - 19 enero 2013 - 22:53

    Me alegro que comentes este libro. Yo me lo leí hace unas semanas, y la verdad es que el plantemaiento me gustó mucho. Poder regresar a la capacidad de crear cosas “físicas” por uno mismo, y sin grandes necesidades de máquinas, como hace 50 años, hacía mucha gente. Para mi es recordarnos que el mundo no es “virtual” sino físico, y que hemos estado tanto tiempo pensando en “bits”, que nos hemos pensado que vivimos en Matrix, y la verdad es que hay “átomos” por todas partes.

    De alguna forma los movimientos “DIY”, Maker, los HackerSpace, los fablab,son una vuelta en el “hardware” (electronico o no) a los años 70 y 80 con la programación y la informática. Y creo que lo necesitamos.

    Además la sociedad en la que vivimos (al menos en España) hace mucho tiempo que dejó de darle importancia al trabajo manual. Cambiamos las clases de pretecnología y trabajos manuales por “Informática” y si al menos nos hubiésemos quedado en la “programación”, pues sería algo interesante, pero se acabaron convirtiendo en clases de Windows y Office.

    En mi opinión es necesario que los niños y no tan niños vuelvan a darle valor al “hacer cosas con las manos” (no hace falta que sea marquetería, soldar también es “trabajo manual”), y no acostumbrarnos a que lo único que podemos tener es lo que ya existe… y no lo que podemos hacer.

    Ah, y tambien a pensar que las cosas no hay porque tirarlas si se estropean, sino que se pueden arreglar. No todo es usar y tirar.

    Me gusta mucho una frase del movimiento maker que dice “si no lo puedes arreglar no lo posees”..

    Para los que querais saber algo mas del movimiento “Maker” la revista “Make” y su blog son mas que interesantes (http://makezine.com)

  • #021
    Krigan - 20 enero 2013 - 04:42

    Jesús:

    Todo depende de lo que se entienda por DIY. Si te compras una de esas placas, ahí no hay nada de DIY en lo que se refiere al hard del cerebro electrónico. Si le instalas el programa adecuado para lo que vas a hacer, tampoco ahí hay mucho DIY. Si te bajas unos diseños de carcasa y de otras piezas, y los imprimes en impresora 3D, el DIY sigue brillando por su ausencia. El DIY es algo muy relativo, pero aún así existe.

    Para mí lo importante es la versatilidad de cosas tales como las placas y las impresoras 3D, y el carácter copiable y transmisible de los programas y diseños. Luego podrás ser profesional o aficionado, pero el impacto económico estará en lo otro.

  • #022
    Sergio Gutiérrez - 21 enero 2013 - 07:42

    Tengo ganas de leer el libro. No se si este modelo desplazara a la produccion tradicional, que es umamente eficiente en terminos de R&D y de coste, lo que si permeitira es una innovacion en porductos de nicho y en nuevos modelos de negocio.

    Me gusta especialmente el avnace alrededor de protesis ortopedicas: https://www.google.com/search?q=3d+printer+protheisi&ie=utf-8&oe=utf-8&aq=t&rls=org.mozilla:en-US:official&client=firefox-a#hl=es&client=firefox-a&hs=xkr&tbo=d&rls=org.mozilla:en-US:official&q=3d+printer+prosthetics&sa=X&ei=8uL8UJ3MI8qprQHBg4CQBQ&ved=0CC8Q7xYoAA&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.r_cp.r_qf.&bvm=bv.41248874,d.aWM&fp=caf01162e0cf476b&biw=1451&bih=794

    Recuerdo el caso de un carpintero sudafricano y un ingeniro canadiense que se unieron por la red para crear la protesis a un ninyo sin recursos, siento no encontrar el link.

  • #023
    Gerardo de Miguel Gonzalez - 21 enero 2013 - 11:50

    Muyyy interesante lo del HackLab, te voy a copiar la idea :) También quiero decir que las cosas hechas a mano, sin tecnología geek también están ganando “momento” Tengo a un par de personas cercanas. Una a aprendido ganchillo y se está haciendo su propia ropa y otra ha dado un paso más y se ha asociado con otra para vender sus creaciones por Internet, que a día de hoy acumulan pedidos sin solución de continuidad ….

  • #024
    José Ramón Novoa - 21 enero 2013 - 18:23

    Hola, yo sí que puedo ver los comentarios privados de Enrique en la página de kindle.

    Según el primer comentario (del Kindle), el autor ve una tendencia a reducir el valor de los servicios para ensalzar una fabricación basada en un modelo individualista.

    No estoy de acuerdo con este punto de vista, creo que se debe a que en Europa no nos resignamos a ver cómo las economías emergentes están usando con éxito “nuestro” viejo modelo, y que como ahora estamos perdiendo, decimos que el modelo está acabado.
    El software libre ha triunfado precisamente por lo contrario a los comentarios que he leído del libro: por valorar el mantenimiento y actualización de los productos y controlar cómo están hechos. Recomiendo leer “La Catedral y el Bazar” de Eric. S. Raymond.
    Totalmente de acuerdo con el comentario de Carlos #005: “El software libre existe porque crear hace feliz”.

  • #025
    Chenchomunoz - 21 enero 2013 - 23:18

    www.diy.org con miles de proyectos que la gente comparte

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados