Si quieres promocionar la cultura, liberaliza el mercado…

Completamente pasmado me he quedado al ver en Nación Red estas declaraciones de María Teresa Marín, del Partido Popular de Murcia, que afirma que el gobierno no hace nada por divulgar la cultura en formato digital, y que hay que crear plataformas públicas donde se facilite la difusión y venta de productos culturales.

Puedo estar de acuerdo con la premisa inicial: el gobierno, lejos de promocionar la cultura española, es a día de hoy el principal obstáculo para su difusión. Ha conseguido el muy dudoso mérito de enemistar a una parte significativa de la ciudadanía con una serie de “creadores oficiales” entre los que reparte generosamente subvenciones y dádivas, que falsean con todo descaro las métricas de exhibición y difusión para justificar el acceso a dichas subvenciones, y que se reparten el dinero de un canon injusto e ilegal de manera completamente arbitraria mientras insultan a los que se suponen que deberían consumir sus productos. La connivencia entre los “creadores oficiales” y la ministra más impopular del gobierno provoca sentimientos de abierto rechazo, que se incrementa cada vez que dicha ministra hace alguna declaración a los medios.

Pero de ahí a que haya que solucionar este problema mediante la intervención estatal, va un importante salto. Como bien se ha demostrado en innumerables ocasiones, la cultura no se defiende con subvenciones, dádivas ni dinero público. La cultura no se defiende con “portales oficiales”, sino todo lo contrario: proporcionándole un mercado abierto, con multiplicidad de opciones. En España, la creación cultural está sujeta en su difusión a un monopolio que estrangula completamente sus posibilidades: si quieres acceder al mercado, tienes que pasar por la sociedad de gestión de turno, solo una, que opera en monopolio, y cuyas condiciones tienes que aceptar sí o sí. Unas sociedades de gestión incapaces de entender los nuevos medios, que luchan abiertamente contra el progreso, y que han logrado convertirse en algunos casos en la entidad más odiada de nuestro país, la que concentra odios más acérrimos y unánimes, al borde de la alarma social.

Si quieres promocionar la cultura, da opción a la iniciativa privada y liberaliza el mercado cultural. Permite que cada creador pueda optar por el modelo de difusión que desee, sin monopolios, privilegios ni prebendas. Posibilita que el creador pueda optar por diferentes modelos de gestión que se adapten a sus intereses, que pueda explotar con libertad los nuevos mercados digitales, y que pueda salir al mercado exterior sin encontrarse con aduanas y peajes que hace muchos años que no deberían existir. Permite que el mercado se desarrolle, y que esas nuevas plataformas de comercialización surjan en un entorno que no penalice sus ingresos con importes desmesurados que nadie puede negociar ni discutir porque solo existe un monopolio impenetrable al otro lado. Para promocionar la cultura, no hay que implicar más a papá Estado, sino todo lo contrario: hay que liberalizar el entorno y permitir que se cree un mercado donde no lo hay. Hay que hacer caso al informe de la Comisión nacional de la Competencia, que sabe mucho de esto, y que ni siquiera se encontró con una palabra de defensa por parte del gobierno cuando desde las entidades de gestión se dedicaron a ridiculizar las conclusiones de su informe y a pedir nada menos que la reprobación de su presidente. Informe que, como cabía esperar, no ha sido tenido en cuenta para nada. Si quieres promocionar la cultura, no permitas que una serie de parásitos en las entidades de gestión entren y salgan del ministerio como Pedro por su casa y hagan y deshagan las leyes a su antojo.

Completamente de acuerdo con que no hay que culpabilizar a los usuarios, hay que evitar todo tipo de censura y hay que respetar los derechos intelectuales y económicos de los autores. Pero proponer más intervencionismo público para supuestamente promocionar la cultura es simplemente alucinante. Y viniendo del partido del que viene, todavía más.

27 comentarios

  • #001
    Victor - 1 Septiembre 2010 - 21:36

    Duro y al corazón. Muy bueno

  • #002
    Juan - 1 Septiembre 2010 - 21:37

    Quizás esta “sra” no conozca iniciativas como esta:

    http://www.adn.es/cultura/20100127/NWS-1431-Cultura-Sinde-agilizara-anuncia-ayudas.html

    O quizás sí y le parezca que es poco, que no se han acordado de ella, …

  • #003
    asmpredator - 1 Septiembre 2010 - 22:09

    #Enrique

    No puedo estar mas de acuerdo con tu explicación, no se trata de regalar dinero a manos llenas, se trata de mejorar el entorno para que haya competencia, mercado y oportunidades y ni la ministra ni las gestoras quieren entender esto tan simple porque no les conviene para sus trapicheos.
    En el comercio como en la vida la libertad siempre es positiva, facilita la mejora de los medios y da acceso a mas personas a ellos.
    Pero claro si eres un parasito esto no te interesa.

  • #004
    Jesús - 1 Septiembre 2010 - 22:55

    Seguramente alguien sabrá a quién quiere promocionar esta señora…

  • #005
    Gorki - 1 Septiembre 2010 - 23:38

    Una “mica” panfletario, si te ha salido el post, lo cual no quiere decir que no tengas razón, pero yo creo que seria más eficaz argumentar de forma menos demagogica.

  • #006
    Benjamin Frugoni - 2 Septiembre 2010 - 00:09

    Un mercado libre puede terminar en otro monopolio… y peor porque el Gobierno no lo puede tocar.

    Además, hoy en día un creador si tiene acceso a otras alternativas… por Internet mayoritariamente. Conozco grupos que ya no graban discos per se, sino maquetas. Están en MySpace, Facebook, Jamendo y tienen su página donde ofrecen sus canciones gratis y un link a sus discos en iTunes por si alguien quiere comprar las canciones con más calidad.

    Creo que gracias a Internet la pelota está en el tejado de los creadores ahora. Hacer un concierto es tan fácil como invitar a tod@s tus fans en un evento Facebook o Tuenti. Si no se atreven ya es otro problema…

  • #007
    Rafael Montagud - 2 Septiembre 2010 - 03:14

    Se acercan las elecciones autonómicas y hay que comenzar slogans y proclamas al aire, aunque no tengan ni idea de que va.. mucho vas a tener que contenerte ante la proxima tontería que propongan

  • #008
    PPPerez - 2 Septiembre 2010 - 04:03

    Mientras los políticos sigan asociando CULTURA y NEGOCIO seguiremos anclados en el absurdo de siempre.

    ¿Por qué no ponen más empeño en digitalizar y poner al alcance de todos las obras que ya pertenecen al dominio público?
    Preferiría que una parte de mis impuestos se empleara en difundir realmente la CULTURA para todos y no para promocionar negocios privados relacionados con la cultura.
    Debe de ser que eso del dominio público no da tanto para llenar el cazo (?)

  • #009
    Almond - 2 Septiembre 2010 - 06:56

    Me he perdido por completo. La SGAE es una entidad privada, y no es ningún monopolio en primer lugar porque hay más sociedades de gestión colectiva de derechos de autor, y en segundo lugar porque cualquier colectivo puede asociarse cuando y como quiera para crear otra sociedad de gestión de derechos de autor. Por favor, dime dónde está escrito que todo el que quiera difundir una obra tiene que pasar por una sociedad en concreto.

  • #010
    Daniel - 2 Septiembre 2010 - 07:31

    Partiendo de la premisa de que la cultura abarca un extraordinario abanico de modos de expresión artística, y de tradiciones y hábitos fuertemente enraizados, creo que hasta cierto punto el disponer de plataformas públicas para la difusión cultural no suena totalmente descabellado. Dejenme que me explique.

    Por supuesto que si nos referimos a la música, al cine, o a cualquier expresión artística tangible y con un autor, la plataforma pública no es más que un estorbo al libre mercado. Pero en casos como menos tangibles, como la lengua creo que una plataforma de distribución pública no es mala idea. Un Instituto Cervantes digital que haga mucho más énfasis en distribuir la lengua así como el conocimiento y la cultura asociados a la misma.
    El estado cuenta con un gran patrimonio cultural que es para el beneficio y disfrute de todos, universal. Lo vigila el estado para que siga siendo universal. Muchos tesoros culturales patrimonio del estado, tangibles e intangibles, están enterrados bajo el ostracismo. Uso el término ostracismo de manera un poco retorcida ex profeso, pues hay obras de arte que se encuentran en edificios públicos pero de difícil o imposible acceso al público general. Y para que alcance su auténtica universalidad, ¿que mejor que su distribución digital?

    Un saludo a todos

  • #011
    Treko - 2 Septiembre 2010 - 09:42

    La cultura no acaba en la música o los libros, o por lo menos es de lo que se habla siempre en este blog… el teatro, tanto en centros privados o publicos como en la calle, las exposiciones de arte, etc, también lo son. No se puede generalizar

  • #012
    asmpredator - 2 Septiembre 2010 - 10:02

    #Almond

    Con todos los respetos creo que te equivocas de medio a medio, no se si sabes que es muy dificil por no decir imposible en España gravar algún disco si vas por libre o editar cualquier contenido si no estas ligado a la SGAE de turno (llamese CEDRO,AGEDI,etc.), si vas a una discográfica lo primero que te dicen es que te afilies a SGAE sino no hay disco.
    Tienes razón en la base de tu afirmación pero en la practica al menos hasta ahora no funciona como dices.
    Si alguien ha intentado crear una gestora nueva que nos explique como lo ha conseguido (o no), porque creo que teniendo los contactos que tiene SGAE y viendo como se carga estudios de gravación independientes a golpe de talonario no creo que le haga gracia que le surja competencia.

    Otra cosa es lo que esta pasando ultimamente, que con Internet hay muchos artistas que se han decidido a intentar pasar de estas gestoras corruptas y se han lanzado a autopromocionarse, grabar por libre su música o contenido multimedia y fijate que lio se ha montado con el tema y lo que les duele que esto pase y el empeño que tienen en romper Internet como sea para seguir siendo los intermediarios inevitables de todos los artistas.

    Es como lo de que $GA€ es una sociedad sin animo de lucro, en la practica la SGAE es una sociedad muy lucrativa, sobretodo para sus directivos y palmeros.

  • #013
    asmpredator - 2 Septiembre 2010 - 10:13

    #Almond

    Me he dejado de indicarte que la mayoria de “distintas” sociedades de gestíón de España comparten directivos y hasta telefonos con los de SGAE, es decir que SI es un monopolio, encubierto pero monopolio, su avidez recaudatoria obedece a su necesidad de dinero para mantener el entramado societario que tiene en funcionamiento.Sus millonarias inversiones en el extranjero requieren que muchos autores no cobren lo que deben o tengan problemas para cobrarlo y por eso solo un 10% de los autores afiliados se lleva el 70 % de lo que reparten que no es ni de lejos lo que cobran.

  • #014
    Manuel - 2 Septiembre 2010 - 10:31

    Interesante post. Coincido con Daniel en una cosa: quizá no es tan descabellado que el Estado participe en el mercado. Pero compitiendo, no regulando. Es decir, dejando que el mercado actúe, con sus reglas, pero permitiendo al Estado participar como un actor más, dejándole -obligándole también- que cumpla el mandato constitucional de promocionar la cultura. Plataformas digitales de acceso inmediato a grandes clásicos, en todos los campos culturales, literario, musical, pictórico. Ojo, no se trata de permitirle el dumping, sino sólo enriquecer el mercado.

  • #015
    Ernesto - 2 Septiembre 2010 - 16:07

    Enrique, no deja de resultar curioso que defiendas el informe de la CNC diciendo que saben mucho. En ese informe se sugiere la utilización de DRM para la gestión digital de los derechos con el objeto de individualizar esta gestión evitando el papel de las sociedades de gestión colectiva (página 27 del informe).

  • #016
    Enrique Dans - 2 Septiembre 2010 - 16:18

    #015: Ernesto, en temas complejos, ver solo blancos o negros es mala cosa, resulta difícil estar de acuerdo en todo. En el caso del informe del CNC, mi opinión es que dice precisamente lo que tiene que decir en el asunto más importante, el de la carencia de un mercado eficiente por el efecto pernicioso de un monopolio, y lo dice además en un momento en el que era necesario que alguien lo dijese. En su primer nivel de análisis, es un informe valiente, acertado y correcto. Las propuestas específicas ya son un paso siguiente, y en esas, hay temas interesantes y temas que no me gustan. Pero están en un segundo nivel. Es perfectamente inteligible que un economista veo el DRM como una solución viable si lo ve desde un punto de vista teórico y sin tener en cuenta las experiencias anteriores. Pero como te digo , veo ese tema en un segundo nivel de análisis.

  • #017
    alucinada29 - 2 Septiembre 2010 - 17:59

    #05 Gorki, ¿que ves tu de demagógico en el artículo? Sinceramente no lo entiendo. Como mucho, diría que es una entrada hecha desde cierta indignación pero no me parece nada “panfletaria” ni siquiera desde una interpretación política partidista.

    ¿Para que sirven los “portales culturales”? El Ministerio de Cultura de Sinde tiene, por ejemplo, un espacio en Youtube desde 2008 y, hasta este momento las reproducciones del canal solo son poco menos de 18 mil aunque los vídeos subidos allí son mas de 45 mil…

    Suscriptores? 394… Si me perdonas (la demagogia) diré que me parece un total fracaso que demuestra la desidia de la ministra a la hora de hacer llegar la cultura a la gente.

    Hagámosle un favor a la ministra visitando esto:

    http://www.youtube.com/user/canalmcu

  • #018
    Fígaro - 2 Septiembre 2010 - 20:55

    No puedo estar mas de acuerdo con usted señor Dans, y es que estos políticos de medio pelo que nos han tocado en la tómbola de los demagogos, tienen que meterse hasta en la sopa, no saben como arreglárselas para sacarnos el dinero y utilizarlo por nosotros.
    Que nos dejen en paz, que no nos esquilmen nuestros recursos, que nos den libertad para comerciar, y ya saldremos nosotros adelante con los productos que el mercado demanda.

  • #019
    observador subjetivo - 2 Septiembre 2010 - 22:35

    No puedo estar más de acuerdo contigo.

    En mi blog tengo varios post dedicados a un tema que me preocupa especialmente, como es el (a mi juicio mal) camino que está siguiendo el mundillo literario – editorial con los libros electrónicos. Os dejo el enlace al último de ellos:

    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/09/quien-gana-y-quien-pierde-con-el.html

  • #020
    montadito - 2 Septiembre 2010 - 23:26

    Señor Dans, ¡que se le ve le plumero ultraliberal.
    Lo de liberalizar el mercado, y evitar la intervención pública, ¿se circunscribe al tema cultura-internet?, o ¿se puede aplicar también en su opinión a la educación, la medicina, etc?

    ¿Deben evitarse también las “plataformas públicas” llamadas hospitales públicos y colegios públicos?
    Mójese.

  • #021
    PPPerez - 3 Septiembre 2010 - 02:31

    #017, alucinada29 … gracias por el enlace ;-)

    No he visionado todas las intervenciones (las que he visto de los “coalicionados”, penosas como de costumbre), pero me ha dejado un buen sabor de boca la exposición de Javier Celaya. Ha puesto casi todos los puntos sobre las ies … creo que su faena merece, al menos, las 2 orejas.
    Valen la pena esos 13 minutos de vídeo:
    http://www.youtube.com/user/canalmcu#p/c/9BEB6C4FAA7BE01E/10/SlDZ_mqDNFc

  • #022
    josé Lorenzo ortega - 3 Septiembre 2010 - 03:14

    El tema no da para un comentario, da para un libro. La cultura que claramente debe promocionar el estado es la que no entra en competencia directa con los actores actuales (museos, bibliotecas y su digitalización, monumentos…). Respecto a David Bisbal ¿es un bien cultural?, lo mismo podemos decir de las películas de cine, pintura, escultura, danza… Un señor que expone tiburones en formol tiene todo el derecho a hacerlo, pero no a que yo financie con mis impuestos una exposición patrocinada por la consejería de cultura de donde sea. Y cuando el ayuntamiento trae a las fiestas a Bustamante, ¿por qué no trae a Rosana?. Las películas de cine español, catalán, gallego… ¿mejoran en algo nuestras vidas?. Tener médico, dentista, policía, justicia públicos sí lo hacen, ahí hay una diferencia.

    El invertir dinero público en cultura es un tema muy complejo, principalmente por la definición de “cultura”. En muchos casos se esconde el pago de servicios prestados, la subvención a unas personas que simplemente son empresarios del ocio y que por lo tanto deberían funcionar como cualquier otra empresa. Sus actividades no ofrecen un aumento del bien común mayor del que ofrece el trabajo de un cocinero, un fontanero o un camionero. Que trabajen con las mismas reglas que ellos.
    saludos.

  • #023
    Darko - 3 Septiembre 2010 - 14:26

    ¡Hay que me LOL! Cuando criticas a alguien del PSOE eres un neoliberal y cuando lo haces con alguien del PP eres un ultraliberal.

    Se nota que llegan las primeras lluvias y empiezan a crecerte de nuevo …

  • #024
    Aloe - 4 Septiembre 2010 - 16:32

    Estando de acuerdo en general con la entrada, creo que hay que ir un poco maś allá, y matizar de paso algunas cosas.

    Todos los mercados necesitan alguna regulación si se quiere que sean mercado de libre competencia. Es decir, tiene que haber un marco de reglas (desde la seguridad y el orden público hasta la transparencia, etc.) para que no se monten monopolios y mafias.

    Lo triste y grotesco es que sea el propio Estado el que aliente y contribuya a que existan tales monopolios y tales mafias, tanto con un marco regulador equivocado y dañino como con una política de intervención que no sigue principios de bien común.

    De lo primero es una muestra el que la ley prohíba que los autores pacten libremente sus honorarios y cobro de derechos cuando así les convenga, o cobren directamente cuando una exhibición la organizan ellos mismos (por ejemplo), obligando en cambio a que una entidad de gestión haga de intermediario, y dejándo luego a ésta que ponga sus propias reglas. Eso es juntar lo peor de la regulación y de la desregulación.

    De lo segundo es otra muestra que el Estado subvencione con criterios oscuros determinados productos culturales que deberían estar a lo que resulte de los gustos del público, mientras, por otro lado, deja al beneficio privado, en réginen de oligopolio y costes desorbitados, determinados productos culturales que son de primera necesidad y que deberían proporcionarse gratuitamente porque son de consumo legalmente obligatorio, como los libros de texto y los materiales didácticos. El consumo legalmente obligatorio pone a los ciudadanos en manos del monopolista o el oligopolista, sin escape alguno. A la vista está el resultado: precios que son del 800% al 1000% de lo que deberían ser, y millones de consumidores cautivos.

    Igualmente, las AAPP se gastan una pasta en determinados productos culturales que posiblemente sí que tengan que ser públicos (algunos al menos), como museos, bibiotecas, custodia de patrimonio de libros y grabaciones, documentos, mapas, archivos históricos, documentos de la RAE…
    Pero luego, aunque los pagamos con nuestros impuestos, estos bienes no son de dominio público, como deberían ser. Todo ese patrimonio debería digitalizarse (si no es digital), como se está haciendo aunque despacio, pero debería publicarse, por las mismas razones que se alegan para su gestión pública, bajo licencias libres, sean GPL u otras, en lugar de pretender cobrar por ellas o mantenerlas fuera del acceso público.
    Un ejemplo sangrante es que paguemos con nuestros impuestos una cantidad de orquestas públicas para que sea luego la iniciativa privada desinteresada la que esté esforzándose con cuatro duros en liberar grabaciones de música clásica. Otro ejemplo son las restricciones de publicación de la RAE o de los libros digitalizados de fondos históricos.

    El único común denominador de políticas tan erráticas no es su definición de demasiado intervencionista o demasiado poco: es que en lo que coinciden es en facilitar la formación de beneficios monopolísticos de toda clase, la extracción de rentas privilegiadas del dinero público o privado, y la satisfacción de todo grupo tradicional de interés con alǵun poder y de todos los reflejos de opacidad y embargo informativo que caracterizan de siempre a las Administraciones y sus agentes.

  • #025
    David - 4 Septiembre 2010 - 23:14

    Si, es una pena q en este tema se te vea un ramalazo….. Parece q queremos sustituir unos “presuntos” beneficiados x otros…. La libertad no solo hay q citarla, hay q dejarla crecer….

  • #026
    batch4j - 5 Septiembre 2010 - 14:29

    Recurrentemente volvemos sobre este tema, el problema de la cultura es que no hay que promocionarla, cuando promocionas se crean empresas o grupos de amigotes o de presion que de la mano del ministro o lo que sea de turno y viven de esa promocion.
    El español mas influyente, desde mi punto de vista, a nivel cultural fue Picasso, y por desgracia para el no se le promociono, pero todavia sigue influyendo en nuestra cultura.
    Actualmente, lo que llamamos cultura esta en manos del marketing y del ministerio de cultura, solo aquello que queda fuera de sus manos es lo suficientemente rompedor como para poder convertirse en tendencia o ser algo diferente.
    Hemos pasado de tener una cultura de la calle o de los centros de expresion, univerdades,institutos, escuelas de arte, conservatorios … a que la verdadera cultura solo se encuentre en internet.

  • #027
    Nadie - 8 Septiembre 2010 - 15:35

    Lo mas fuerte me está pasando ahora mismo. Los que sepan lo que es Fanfiction.net lo reconocerán.

    En mi link se va a una página que recopila los mejores fanfics en inglés sobre Harry Potter. Ahora mismo estoy recibiendo amenazas, insultos, etc… de un lobby de… autores fanfic! Los mismos a los que tengo listados son lo que me quieren entre rejas por vulnerar su “copyright”.

    La ironía del asunto es que ellos mismos usan un universo (El de Harry Potter) que no es el suyo para escribir sus historias. Y ahora si alguien como yo las recopila en un sitio y las cuelga… es piratería.

    No se a que extremos llegaremos aún, pero la mentalidad de la gente no está preparada para una cultura mas abierta. Al menos la anglosajona no lo está.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados