El Blog de Enrique Dans

Éxito y free-riding: una relación compleja

Escrito a las 5:39 pm
34

IMAGE: Crazyzen327 - DeviantArtUna noticia más acerca de la correlación directa entre éxito económico y free-riding: el CEO de HBO, Richard Pepler, afirma que el hecho de que las contraseñas para acceder a su servicio desde la web, HBO Go, sean compartidas por varios usuarios no solo “no es un problema fundamental”, sino que además debe ser interpretado como un “terrific marketing vehicle”. Sí, servir ese ancho de banda a usuarios que no pagan por una cuenta de HBO sino que simplemente han pedido la contraseña a un amigo es algo que, indudablemente, cuesta dinero. Pero aún así, compensa, porque expone la marca a un volumen mayor de usuarios y les ofrece una oportunidad de convertirse en adictos a ella.

El ejemplo de Game of Thrones, serie creada precisamente para HBO, ya lo hemos comentado en unas cuantas ocasiones: un producto cuyo número de espectadores a través de canales irregulares excede el de aquellos que lo ven a través de la emisión tradicional de televisión, y que ve no solo cómo su director afirma que una gran parte de su éxito se apoya precisamente en las descargas, sino también cómo el CEO de Time-Warner, Jeff Bewkes, asegura que esas cifras son para ellos “mejores que un Emmy“.

¿Dónde puedes obtener las mejores y más fiables listas de popularidad sobre películas? En la sección que TorrentFreak dedica cada semana a dar cuenta de las más descargadas. No solo eso, sino que, si hacemos caso a los desarrolladores de juegos, veremos que las buenas críticas en torno a ese fenómeno, el de las descargas, resultan ser un factor con un peso muy positivo en las ventas.

¿Cuál es la verdadera razón y el indicador por el que Samsung tendría que preocuparse con respecto a su smartwatch, el Galaxy Gear? El hecho de que ningún falsificador chino se esté dedicando a falsificarlo. Si preguntásemos a la marca, muy posiblemente preferiría que cada vez que pasases por los mercadillos de Shanghai, cientos de vendedores te acosasen con su cantinela de “cheaper for you” señalando copias del Gear en sus pulseras… No nos engañemos: equiparar una venta de un bolso falsificado con el valor de los bolsos auténticos de muchas marcas de lujo es completamente insostenible y una completa falacia económica, fundamentalmente cuando sabemos que quien lo ha adquirido, jamás lo habría hecho a su precio regular. Cada vez que escuches la muy extendida estupidez de equiparar copias con ventas perdidas, puedes dejar de leer o cambiar de canal. Sí, las falsificaciones cuestan dinero a las marcas, pero por otro lado son un clarísimo indicador de su éxito. El verdadero problema para esas marcas, de hecho, sería que sacasen una colección o un modelo nuevos y nadie mostrase interés alguno por falsificarlos.

Cada día surgen más evidencias: el free-riding es una parte consustancial del éxito económico en una economía progresivamente digitalizada, un parámetro con el que mantiene una relación bidireccional, y que es preciso gestionar con muchísimo sentido común. Que deba perseguirse a quienes obtienen un beneficio económico a partir de la propiedad intelectual de un tercero sin revertir a ese tercero nada a cambio no implica que debamos meter ese sentido común en un cajón y cerrarlo bajo siete llaves, como algunos llevan haciendo desde finales de los ’90. O que no debamos revisar radicalmente todos los conceptos de propiedad intelectual. Por el momento, nos dedicaremos a contemplar cómo aquellos que lo entienden y lo gestionan bien obtienen gracias a ello los réditos correspondientes. Cada día más, competidores con mentalidad anticuada van viendo cómo el “enemigo” que dice frases que les irritan ya no es el blogger o el analista de turno, sino los compañeros de industria y profesión que entienden bien este fenómeno y que, gracias a ello, terminan por ganar más dinero – y más simpatías – que ellos.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Free-riding and success: a complex relationship“)

Twitter y la gestión de información

Escrito a las 5:47 pm
10

Twitter experimentsYa he escrito en alguna ocasión acerca de los experimentos de Twitter con cuentas dedicadas a extraer valor a las tecnologías de recomendación, a combatir el llamado FoMO (Fear of Missing Out, o miedo a perderte algo), o al envío de información al usuario mediante mensajes directos, pero lo cierto es que a medida que pasa el tiempo, me van pareciendo cada vez más útiles.

En la ilustración he reunido mensajes directos recibidos de tres de los experimentos de Twitter a los que estoy suscrito: el primero es el más reciente, Achievements, una cuenta protegida con únicamente tres tweets: si solicitas seguirla y tu solicitud es aprobada, comienzas a recibir mensajes directos con estadísticas en las que se compilan datos como el numero de retweets, favoritos, menciones y follows que has recibido en las últimas veinticuatro horas, así como alertas acerca de aquellos tweets que han recibido un número anormalmente elevado de alguna de estas variables. Básicamente, algo que se podría extraer de la plataforma de estadísticas que la compañía pone a disposición de sus usuarios, pero enviado a través de un canal diferente que refuerza en muchos sentidos su valor.

El segundo, Magic Recs, inició su funcionamiento en septiembre de 2012, tiene ya más de 47.000 seguidores, y envía también a través de mensaje directo informaciones personalizadas basadas en la recomendación social, que se desencadenan cuando un cierto número de las personas a las que sigues coinciden en una acción determinada. En la ilustración pueden verse tres de las más habituales: cuentas que han sido seguidas por varias de las personas que sigues (en modo “tus amigos Tom, Dick y Harry han empezado a seguir esta cuenta… es posible que la quieras seguir tú también”), temas identificados por hashtags sobre los que varias de las personas que sigues están twitteando (Tom, Dick y Harry están hablando sobre este tema, a lo mejor te quieres unir a la conversación), o tweets específicos que han sido retweeteados por varios de tus amigos (es decir, “Tom, Dick y Harry han hecho RT a esto, a lo mejor lo quieres saber de qué va o hacerlo tú también”).

El tercero, Event Parrot, comenzó su actividad en octubre de 2012, tiene algo más de 36.000 seguidores, y utiliza igualmente el mensaje directo para enviar avisos de noticias que considera importantes, cosas que supuestamente no deberías perderte. Por el momento, he recibido noticias como la concesión del Premio Nobel de Literatura, el aviso de un próximo discurso de Barack Obama, un tiroteo en una escuela de Nevada, el anuncio del iPad Air, otro tiroteo en Pittsburgh, una misión de la NASA a Marte o el fallecimiento de Nelson Mandela, todas ellas con sus correspondientes enlaces a algunas de las fuentes más habituales para últimas noticias, hasta el momento ABC News, Breaking News, Associated Press, CNN, NBC y BBC.

Además, hay otros experimentos, como Magic Headlines, que proceden de circunstancias más ocasionales, como las hack weeks que desarrollan en la compañía, y que promete notificar al usuario cuando alguno de sus tweets son reproducidos (utilizando el formato embedded) en alguna página en la web.

Los experimentos de Twitter apuntan, en muchos sentidos, a un modelo de uso que refuerza la idea de la gestión de información: una Twitter reimaginada como el lugar en el que te informas de lo que pasa, o en el que aquellos a los que sigues – una lista en la que seguramente combinas amigos, personajes que te resultan interesantes por la razón que sea, medios y agencias de noticias, etc. – te sirven de filtro o de alarma para estar al día de lo que ocurre en el mundo. Una manera de desarrollar “sistemas de alerta temprana”, o de delegar en Twitter algo que antes, generalmente, nos llegaba a través de medios de comunicación como la televisión o la radio. Ahora, cuando algo pasa en cualquier sitio, lo normal es que siempre haya un par de ojos mirando con un smartphone en el bolsillo desde el que contarlo en Twitter. Además, la contrapartida inversa: una evaluación de la relevancia de lo que haces tú en tu cuenta, en forma de analíticas en modo push.

Sin duda, una deriva interesante, algunas herramientas que tal vez no conocías y te puede resultar interesante utilizar, y una manera de evaluar las posibilidades de esa red que conecta el mundo cada día más.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Twitter and information management“)

Hablando sobre Google, en EFE

Escrito a las 3:47 pm
24

GoogleScreenshotAlgunos fragmentos de un intercambio de preguntas que mantuve por correo electrónico con Amaya Quincoces, de EFE, aparecen reflejados hoy en algunos medios nacionales (El MundoLa Información, El Confidencial, Expansión, entre otros) bajo el título “Google, a la conquista del futuro“, al hilo de las últimas adquisiciones de Google, sus planes, su estrategia, y cómo sus actividades exceden ya en mucho las clásicas del negocio de búsqueda y parecen abarcar cada vez más áreas.

A continuación, el intercambio completo de preguntas y respuestas que mantuve con Amaya:

 

P. Como ves la adquisición de Nest Labs por parte de Google? cuales parecen sus intenciones con esta compra? cómo puede usar Google los servicios de esta empresa?

R. La intención de Google es claramente ganar en cuota de usuario: cuando ya tienes más usuarios que nadie en tus productos, lo que intentas es que además, esos usuarios te entreguen la mayor parte de su tiempo e intensidad de uso a través de todas las categorías posibles. Que la mayor parte posible de las cosas que hagamos en nuestra vida las hagamos en contacto con un producto de la compañía. Si vas a acceder a información, accede utilizando su buscador o su red social. Si vas a conducir, conduce en su coche y con sus mapas. Si vas a superponer una capa de información a la realidad que tienes ante tus ojos, que sea información provista por ellos. La adquisición de Nest ofrece a la compañía la posibilidad de adentrarse en una categoría, la del home automation, que todo indica, tanto en función del nivel de actividad y popularidad en plataformas de crowdfunding como en citas de la industria como CES, que va a tener un gran protagonismo. Pero además, Nest le permite adquirir un equipo con gran experiencia y éxitos probados en diseño, una carencia habitual en Google, y que puede servirle tanto para esa categoría como para otra igualmente pujante, los llamados wearables, productos que llevamos encima, como gafas, relojes, brazaletes, etc.

P. ¿No se está adentrando en demasiados negocios totalmente dispares (envío de globos al aire, móviles, gafas, museos)?

R. Google siempre ha sido una compañía muy activa a la hora de explorar el entorno y de buscar áreas innovadoras. Con la madurez y el crecimiento, políticas como la que permitía a sus empleados dedicar el 20% de su tiempo a proyectos fuera de sus áreas directas de responsabilidad con el fin de buscar la innovación se están transformando para dar lugar a áreas de innovación especializadas como Google Ventures, aisladas del día a día de la compañía, y también vemos más adquisiciones destinadas a incorporar innovación, comprando compañías enteras bien como acqui-hires o como incorporación de tecnologías y nuevas áreas de desarrollo. En paralelo, vemos un cierto número de proyectos ambiciosísimos e hipermediáticos: automóviles que conducen solos, conectividad para zonas remotas en países pobres, prolongar la vida humana, etc. que aportan una “visión amable” de la compañía, un cierto clima general de “qué bueno que está Google para solventar los grandes problemas de la humanidad” con la que se intenta distraer de su cada vez más agresiva actitud monopolística.

P. ¿Cuál parece su estrategia de negocio? ¿Datos por encima de todo para tener control absoluto del usuario?

R. La estrategia de Google hoy es la misma que en su momento llevó a Microsoft a los tribunales: el bundling, agrupar productos para beneficiarse del éxito de los más populares y proporcionar soporte a aquellos que no lo son tanto o que cuesta más posicionar. Como compañía, Google está construyendo cada vez más productos “editorializados”, en los que actúa como editor de la información, y con ello le roba el terreno a todas las empresas que antes se dedicaban a intermediar con información de cualquier cosa: restaurantes, vuelos, hoteles… lo que quieras. Competir con Google es imposible, porque siempre puede usar el dominio que tiene en el buscador para conseguir poner sus productos por delante de los de un tercero, una estrategia que ejercita constantemente. Google ha pasado de ser una empresa que simplemente ejecutaba su estrategia, a convertirse seguramente en el competidor más agresivo que hemos visto jamás, y rodeado además del lobby más grande destinado a influenciar a las autoridades antimonopolio para intentar que los deje tranquilos. Muchas de las compras que ha hecho Google suponen tal concentración de mercado, que resulta increíble que las autoridades antimonopolio no hiciesen nada en su momento. La estrategia de Google es, básicamente, tener toda la información y estar en todas partes.

P. Aunque es difícil predecir el futuro, qué otros otras empresas y servicios podrían estar bajo sus planes de adquisición o desarrollo

R. Todas. La frase que mejor resume la estrategia de Google es la que utilizó en su momento Jeff Jarvis: “no importa a qué te dediques, Google lo acabará haciendo mejor que tú, y además gratis”.

P. ¿Resulta exagerado decir que Google se ha lanzado a la conquista del futuro?

R. Google se ha lanzado en pos de una visión megalomaníaca: algo así como “arreglar el mundo”, en todos los sentidos. Si algo no les gusta, sea en el sentido que sea, buscan los medios para lanzar una línea de investigación en ese sentido. Y eso, dados los medios que Google tiene a su alcance, puede suponer comprar una o varias compañías, fichar a los mejores académicos y especialistas, o influenciar a un gobierno para cambiar la legislación. No existen barreras. Naturalmente, eso supone un incentivo muy elevado para muchas personas que tienen visiones sobre el futuro, porque ven en Google la posibilidad de llevarlas a cabo con una enorme disponibilidad de medios, pero también supone que muchas líneas son abandonadas simplemente porque se pierde el interés, muchos productos son cancelados porque nadie manifiesta entusiasmo en la compañía por ellos, muchos usuarios son abandonados porque esos productos ya no están en las prioridades, y muchos emprendedores que en su momento fueron adquiridos se ven en una especie de cementerio de la innovación. Todo fenómeno tiene sus dos caras.

P. Google ha dejado de ser un buscador?

R. El buscador es el arma que Google emplea para situar muchos de sus productos. Sigue teniendo una enorme importancia, y sigue procurando un amplísimo porcentaje de los ingresos, pero ya no es lo que era. La inmensa mayoría de los usuarios que adoptamos el buscador de Google en su momento lo hicimos porque nos ofrecía una selección muy adecuada de la información en base a un criterio que considerábamos muy objetivo de relevancia, pero ahora la mayoría de los resultados que obtenemos corresponden a una editorialización de esa información en base a los intereses de Google. Lo que encuentras ya no es necesariamente lo más relevante, sino lo que a Google le interesa ponerte delante de los ojos.

P. ¿Qué es exactamente Google ahora?

R. Google ahora es la compañía más poderosa del mundo, la que más sabe de más usuarios, y la que más puede plantearse influir en los escenarios que visualicemos del futuro. Que ese futuro sea aquel en el que la mayoría de las personas queramos vivir o no lo sea es un problema diferente.

A vueltas con la neutralidad de la red

Escrito a las 11:33 am
17

A vueltas con la neutralidad de la red - Expansión (pdf, haz clic para leer cómodamente)Mi columna de Expansión de esta semana se titula “A vueltas con la neutralidad de la red“, y habla sobre las posibles consecuencias del reciente fallo de un tribunal de apelación norteamericano que estimó que la Federal Communications Commission (FCC) se extralimitó al pretender obligar a Verizon a cumplir reglas contra la discriminación y el bloqueo de tráfico en su red.

No, esta sentencia no significa la muerte de la neutralidad de la red. Quien pierde, en principio, no es la neutralidad de la red, sino la FCC. Lo que la sentencia viene a decir es que si la FCC escoge no clasificar a los proveedores de banda ancha como common carriers, no puede aplicarles la legislación que corresponde a estos, y que, por tanto, no procede imponer esta a Verizon. Lo que la sentencia implica, por tanto, no es que la FCC no pueda imponer la neutralidad de la red, sino que en caso de decidir hacerlo, tiene que hacerlo bien, con la ley aplicada en la manera adecuada, posiblemente reclasificando a los proveedores de banda ancha. En realidad, que los tribunales reclamen a la FCC que sustente sus decisiones de la manera adecuada no deja de ser una buena noticia: lo último que interesa son organismos reguladores con poder omnímodo que los jueces no alcanzan a discutir.

A la FCC corresponde ahora el siguiente movimiento. Puede optar por la apelación al Tribunal Supremo, aunque en principio parece difícil que éste opte por una interpretación diferente, o puede tratar de imponer la neutralidad de la red dictando unas reglas distintas. La tercera opción, la de que la FCC abandone la idea de imponer la neutralidad de la red, comentada por algunos como posible dado el relevo en su cúpula, parece menos probable, aunque obligue a extremar la vigilancia. En efecto, Julius Genachowski era claramente más sensible a estos temas que Tom Wheeler (que en su “vida anterior” formó parte del lobby de las empresas de telecomunicaciones y televisión por cable), pero además de haber expresado ya su interés en preservar la naturaleza abierta de la red aunque sea por otras vías, se encuentra con la aparentemente clara determinación de Barack Obama al respecto.

Por el momento, la decisión ha supuesto un gran susto para Netflix, cuya masiva utilización de ancho de banda para la transmisión de vídeo conllevaría casi automáticamente que las empresas de telecomunicaciones le obligasen a pagar cargos adicionales si la neutralidad de la red no estuviese garantizada. Pero más allá de los posibles efectos para Netflix, lo fundamental es pensar en los efectos que veríamos para los que no somos Netflix. Qué pasaría si el tráfico que proviene de páginas normales, como esta que estás leyendo, gestionadas por particulares o pequeñas empresas que no pueden pagar los suplementos que las empresas de telecomunicaciones demandarían para circular por sus vías privilegiadas, se viesen restringidas a una “internet de segunda clase”, mientras las páginas de grandes empresas que sí pagan estos suplementos son servidas en condiciones prioritarias. Qué va a pasar con la innovación si todo aquel que tenga una idea que compite con algún proveedor o servicio establecido se encuentra con que nadie quiere invertir en ella, porque el terreno de juego no está nivelado y no se puede competir con aquellos que pueden pagar los privilegios que demandan las operadoras. O qué ocurrirá con todos aquellos que pretendan competir con los servicios ofrecidos por una operadora, o por cualquier empresa participada por estas.

No, la neutralidad de la red no ha muerto, al menos todavía. Pero la red de hoy ya no es completamente neutral: AT&T ya ofrece planes de datos esponsorizados para que aquellos proveedores que quieran que accedas a sus datos desde tu teléfono móvil puedan ofrecértelos sin que su consumo contribuya a agotar tu plan de datos mensual, lo que de hecho supone una discriminación del tráfico y un “si pagas, obtienes condiciones más ventajosas que los que no pagan”. Verizon trabaja en una manera de ofrecer a las aplicaciones que usan ancho de banda de forma intensa una salvaguardia de que su funcionamiento tendrá lugar sin cortes, algo que – en sentido negativo – ya podemos experimentar muchas veces cuando intentamos reproducir un vídeo de YouTube. En el mismo sentido, Akamai y Ericsson están desarrollando modos de transmisión preferenciales en movilidad para aquellas empresas que los quieran pagar. Todas esas tecnologías que algunos pretenden describir como “innovación” son, en realidad, “innovación negativa”, formas de romper la característica más importante de la red, la que indudablemente la ha llevado a ser lo que es hoy y a permitir el desarrollo que ha permitido: el principio de neutralidad.

Lo que el fallo de la corte de apelación norteamericana nos viene a decir es que resulta fundamental tomar conciencia de la importancia de la neutralidad de la red. Que defender la red de la codicia de las operadoras es, seguramente, una de las tareas más importantes que tenemos por delante. Que una red en la que las operadoras puedan arbitrariamente degradar o priorizar la transmisión de determinados datos deja de ser internet, y pasa a parecerse más a la televisión o a la radio, donde solo aquellos que pueden pagar una licencia tienen derecho a emitir. Un asunto con una importancia descomunal. En la preservación de la neutralidad de la red está, en gran medida, el futuro de internet.

A continuación, el texto de la columna:

 

A vueltas con la neutralidad de la red

El pasado martes, un tribunal de apelación norteamericano estimó la demanda de Verizon contra el mandato de la Federal Communications Commission (FCC) que obligaba a respetar la neutralidad de la red. Según el tribunal, la FCC se extralimitó al establecer las reglas que consagran la neutralidad de la red.

La neutralidad de la red es fundamental: define la esencia de internet. Internet es una red esencialmente neutral: todos los bits, vengan de mi página personal o de la página de una gran empresa, circulan a la velocidad que el canal les permite, sin prioridades. Si la conexión es  mala, los bits le llegarán muy despacio, pero de forma neutral: los míos, tan lentos como los de otros. Ese principio, que todos los paquetes de datos deben ser tratados igual, ha generado la igualdad de oportunidades que ha hecho de internet lo que es hoy.

Las operadoras, en cambio, pretenden que eso no sea así. Reclaman poder cobrar a las empresas porque sus bits vayan más rápido que otros, establecer prioridades. Eso  convertiría internet en algo diferente, con “autopistas” prioritarias para quien las pueda pagar, y “caminos de cabras” para el resto. Adiós a la naturaleza democratizadora de la red.

¿Significa esto la muerte de internet como la conocemos? No, porque queda el recurso al Supremo, y porque básicamente, no viene a decir que la FCC no pueda regular ese aspecto, sino que tiene que regularlo estableciendo unas normas adecuadas.

Obama ha afirmado seguir dispuesto a consagrar la neutralidad de la red como norma fundamental, a proteger la naturaleza de internet contra la ambición desmedida de las operadoras. No es mala señal. Es, decididamente, un asunto en el que nos jugamos mucho.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Back to the question of a neutral internet“)

La mano que maneja el correo…

Escrito a las 4:10 pm
18

IMAGE: Amasterpics123 - 123RFResulta interesante pensar en el poder que se puede llegar a alcanzar con la gestión de una simple aplicación de correo electrónico. Atención: lo que sigue es una mera hipótesis, no acuso de nada a nadie, no afirmo que nadie esté específicamente haciendo nada, no tengo pruebas para ello.

Con todo, me llamó la atención ver, en una de las “intriguing things” que Alexis C. Madrigal suele publicar en The Atlantic, una referencia al efecto que había provocado en una de sus newsletters el hecho de que Gmail la hubiese clasificado como spam y le hubiese estampado un aviso en rojo en la parte superior de “Be careful with this message”: la tasa de apertura cayó del habitual 60% a un 25%, y prácticamente nadie hizo clic en ninguno de los enlaces suministrados. Está claro: un aviso de alerta en rojo puede llegar a ser muy convincente.

El origen de esa clasificación, el porqué el algoritmo, en su supuestamente inabarcable inteligencia, decidió etiquetar el inofensivo correo, que no solo no contenía ningún enlace perjudicial o mínimamente cuestionable, como potencialmente dañino es un oscuro misterio que solo Google conoce. Pero yo lo relacioné inmediatamente con lo que me sucede desde hace ya bastante tiempo con los correos procedentes de Amazon: en una cantidad alarmantemente elevada de ocasiones se van a la carpeta de spam. Vaya por delante que nunca he marcado un correo de Amazon como spam: los que recibo, los recibo porque quiero, porque si no fuese así, Amazon tiene perfectamente localizable en su página unas preferencias de correo que me permitirían anular esos envíos. Si algo está en principio alejado del concepto de spam es claramente Amazon. Además, muchos de sus correos me aportan información interesante: para un académico, las recomendaciones de libros pueden tener un gran valor – sobre todo si tienes un historial amplio de compras que permiten configurar tu filtro de preferencias adecuadamente – y otras comunicaciones, como las facturas de compra, la actividad en Kindle o los reportes de actividad de Associates, son elementos que necesito guardar para mis registros.

Probé añadiendo a Amazon a mi lista de direcciones. No funcionó. Intenté desmarcar como spam cada vez que veía un correo en esa carpeta. Tampoco. Incluso me encontré varias veces con un aviso que me proponía enviar ese resultado a Google para mejorar los resultados del filtro de spam. Ni así. En su momento, hace ahora un año, ya manifesté mis quejas a través de Twitter al Gmail team, pero no hubo respuesta. Y parece, además, que no soy el único al que le ocurre.

No, no digo que Google esté saboteando a Amazon utilizando Gmail para provocar un descenso en su tasa de apertura y en el clickthrough de sus enlaces. Pero sí conviene hacer una pequeña reflexión acerca del funcionamiento de algo tan aparentemente simple como una aplicación para gestionar el correo electrónico, y el poder que su manejo puede llegar a brindar. Incluso aunque consiguiese alguna forma de evitar que los correos de Amazon fuesen a la carpeta de spam, que posiblemente aún no las haya probado todas, caben pocas dudas sobre que, en el agregado de usuarios, una acción así llevada a cabo conscientemente daría lugar a un perjuicio notable sobre la eficiencia de las actividades comerciales de cualquier comercio afectado. El último dato difundido sobre el número de usuarios de Gmail corresponde a junio de 2012, y era de 425 millones de usuarios, una cifra perfectamente capaz de influir sobre las campañas de publicidad de cualquiera.

¿Es posible reclamar a Google transparencia o información completa en el modo en que funcionan los filtros de spam de Gmail? Probablemente no, porque suministrar dicha información implicaría facilitar a quienes pretenden abusar de dichos filtros para enviar spam hacerlo de una manera más ventajosa. Es curioso como funcionan este tipo de cosas: la condición que te impide ser transparente te da la posibilidad de abusar de dicha falta de transparencia.

El lanzamiento de Gmail el 1 de abril de 2004 fue un paso fundamental para Google: consiguió que muchos de los usuarios de sus servicios se acostumbrasen a usarlos tras pasar por un proceso de login, tras identificarse de manera voluntaria, paso obviamente indispensable para que el servicio tuviese sentido. Además, desde el punto de vista estrictamente competitivo fue un lanzamiento brutal, que multiplicaba por mucho las prestaciones de la oferta preexistente y lo hacía de manera gratuita, con la contrapartida de sazonar con publicidad relacionada con el contenido del mensaje el lateral derecho de la pantalla en la que estos eran leídos. Hoy, Gmail es con mucho la mejor manera de gestionar el correo: no he encontrado nada que le haga mínimamente sombra en prestaciones y fiabilidad. Su filtro de spam es generalmente muy bueno, tanto que no se me ocurre cómo podría trabajar si no lo tuviese. Pero no lo olvidemos: la mano que maneja el correo, puede ser la mano que domine el mundo…

 

(This post is also available in English in my Medium page, “The hand that rocks the mail…“)

Profesores 2.0, en El Mundo

Escrito a las 10:41 am
14

Profesores 2.0 - El Mundo (haz clic para ver el artículo completo en pdf)Iván Fombella, de El Mundo, me envió algunas preguntas por correo electrónico para su artículo de hoy titulado “Profesores 2.0: la comunidad docente sale al encuentro de la sociedad en el entorno digital” (pdf), en el que me cita, junto con buenos amigos y compañeros de profesión como Sonia Blanco o Jose Luis Orihuela.

A continuación, el intercambio completo de preguntas y respuestas que mantuve con Iván:

 

P. ¿Cómo cree que deberían usar los profesores universitarios las redes sociales?

R. Las redes sociales tienen una importancia fundamental de cara a la construcción de la imagen de los alumnos en la web, que es el lugar en el que precisamente los buscan las empresas que potencialmente les ofertarán empleo. Los profesores deberían incentivar el uso de las redes sociales como una herramienta de entrega de trabajos (hay mucho a ganar para el profesor en capacidad de evaluación cuando los trabajos son entregados públicamente), de participación del alumno, de exposición de temas o de planteamiento de dudas. Además, el profesor debería aspirar a convertirse en referente en el tema sobre el que imparte clase, y que esa capacidad de referencia tuviese un escaparate en la web social.

P. ¿Es difícil compaginar el ser ameno (para tener un buen número de seguidores y así poder llegar a más gente) con ser riguroso en lo que se dice? ¿Cuál es la ‘fórmula’ (o las ‘fórmulas’)?

R. No es difícil en absoluto. Se trata simplemente de tener un poco de capacidad de empatía con la audiencia que hay al otro lado, de aplicar algo de inteligencia emocional, ponerse en el lugar del lector y tratarlo como a uno le gustaría que le tratasen en ese contexto. Por otro lado, hacerlo bien no implica tener “un buen número de seguidores”, sino llegar al público al que se quiere llegar. La cantidad de seguidores no es una métrica indicativa de que se está haciendo bien.

P. ¿En España vamos muy retrasados en este aspecto (el del uso de redes sociales y blogs por los profesores) con respecto a otros lugares

R. En España, el contexto de la actividad educativa dificulta la aplicación de este tipo de cuestiones. Profesionales desmotivados, mal pagados, enfocados a otro tipo de cuestiones, incentivados en el sentido erróneo… todos los muy conocidos males de la educación española se alían para hacer que en este tipo de cuestiones nos encontremos notablemente retrasados con respecto a nuestro entorno comparable. En otros países, las redes sociales se están incorporando al proceso educativo de una manera natural, a medida que progresa su adopción. En España, educación y redes sociales siguen por el momento evoluciones disjuntas, no suelen situarse dentro de una misma frase.

P. ¿Cree que estos nuevos entornos están ayudando a tener una relación más cercana con los alumnos y otros profesores o investigadores? ¿O más bien al revés, la ha expandido a más personas, pero haciéndola más lejana?

R. La presencia en la web social ofrece un anclaje que cualifica la interacción. No es lo mismo interactuar con una persona de la que simplemente “has oído” que sabe de un tema, que hacerlo cuando has tenido la oportunidad de leer toda la información que publica de sí mismo en la web social. Si una persona publica sus trabajos, sus artículos, sus opiniones, etc. en la web social, ofrece la posibilidad de un contacto mucho más centrado en unos objetivos determinados, y sensiblemente más cualificado. Además, la presencia en la web social suele aprovecharse para hacer pública no solo la información de contacto, sino también las preferencias del mismo, lo que facilita sensiblemente la interacción. Antes no podías contactar si no tenías un teléfono o conocías a un contacto común. Ahora, enviar un tweet, poner un mensaje en un muro de Facebook o enviar un correo electrónico son medios que están al alcance de cualquiera.

El año de la internet de las cosas: Google compra Nest

Escrito a las 9:42 am
33

Nest productsEmpezamos 2014 comentándolo, al hilo de las tendencias marcadas en CES: este iba a ser el año en el que lo conectaríamos todo. Y para corroborarlo, llega Google y anuncia su toma de posiciones privilegiadas en el diseño de hardware y en el ámbito del “todo conectado” con la adquisición de Nest Labs, una empresa que se dedica a la reinvención de aparatos aparentemente poco excitantes, como el termostato o la alarma de detección de humos y de monóxido de carbono, pero que lo hace con unas credenciales de diseño que han hecho que estuviese en el centro de atención de muchos.

En el corazón de la empresa, un equipo encabezado por Tony Fadell y Matt Rogers, dos ex-Apple muy implicados en el lanzamiento del primer iPod, que proporciona a la operación un cierto tinte de acqui-hire, suponiendo que pudiésemos plantear algo así a un precio de 3.200 millones de dólares (la última valoración de la compañía la situaba en los dos mil millones). Según las primeras declaraciones, Nest seguirá operando como compañía independiente y reinventando productos, pero recibiendo además una ayuda que seguramente será muy apreciada en el ámbito del software – las últimas versiones del software de sus productos habían tenido algunos problemas de calidad – y de la propiedad intelectual – la compañía mantiene litigios por infracción de patentes con monstruos como Honeywell y otras.

Pero caben pocas dudas de que la adquisición, en realidad, tiene objetivos mucho mayores, encuadrados en el posible papel del equipo en el diseño de una línea de hardware en la que Google tiene cada vez más intereses y en dos avenidas, la del home automation y la de los wearables, en las que el diseño tiene mucho, muchísimo que decir. No, Nest no es simplemente una compañía que hace electrodomésticos inteligentes: es una empresa con un fuerte componente de diseño, capaz de abrir para Google las puertas de nuestros hogares, y de dar un fuerte impulso a esas dos categorías.

La de Nest es una más en la ya interminable lista de adquisiciones de Google, una compañía con recursos suficientes como para tomar posiciones en todo aquel ámbito que manifiesta un cierto nivel de actividad. Pero en este caso, además de hacer ricos a sus propietarios y accionistas, marca una dirección clara para el futuro inmediato: la integración de cada vez más información y dispositivos en la red. De hecho, las primeras reticencias tardaron pocas horas en surgir: la idea de que Google tuviese acceso a los datos generados por los dispositivos de Nest y que pudiese saber, por ejemplo, cuándo estamos en casa o cuándo no, o a qué temperatura nos gusta tenerla, no parecía demasiado apetecible, y fueron de hecho rápida y taxativamente contestados por la compañía.

Pero lo que no cabe duda es que Nest y su equipo proporcionan a Google una entrada directa en nuestros hogares a partir de dispositivos que pueden no tener mucho glamour, pero que forman parte de nuestro día a día con plena carta de naturaleza, y que han sido reinventados con todas sus consecuencias de una manera que sus usuarios encuentran profundamente útil. No, no es lo mismo programar el termostato que poder relacionarte con él desde tu smartphone, que aprenda de tu uso y de tus preferencias de confort, y que además te ayude a ahorrar. Integrar ese tipo de prestaciones con aplicaciones como Google Now va a ser, sin duda, cuestión de muy poco tiempo. A pesar de la gran acogida que Nest tuvo en sus inicios, sus productos seguían siendo bastante de nicho (del nicho de quienes se gastan $249 en un termostato o $129 en un detector de humos y monóxido de carbono), algo en lo que los recursos de Google podrán seguramente influir.

Una operación que Nest sin duda valorará por el empuje y posibilidades que le otorga, y que Google ve como una entrada de primer nivel en una categoría de muchísimo interés. Y una de esas adquisiciones que, seguramente, dará que hablar en poco tiempo.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “The year of the ‘internet of everything’: Google buys Nest“)

Lo que una buena agencia de comunicación debería hacer por tu compañía

Escrito a las 4:00 pm
22

IMAGE: Dmitri Stalnuhhin - 123RFA raíz de mi entrada de hace dos días sobre las agencias de comunicación he recibido bastantes comentarios, que me han llevado a plantear mi visión de sus actividades desde un punto de vista positivo: es decir, no tanto “por qué no debes utilizar una agencia de comunicación”, que es algo que yo nunca he dicho – estoy convencido de que una agencia de comunicación puede aportar mucho valor a una compañía, si tiene la visión adecuada – sino más bien centrándome en “qué deberías encontrar en una buena agencia de comunicación”.

Mantengo las mismas premisas: las actividades de comunicación deben centrarse en las personas, deben apalancar y potenciar a las personas, y deben adecuarse a los formatos y tendencias que la comunicación vive en este siglo XXI en el que vivimos. No, en un mundo en el que cada vez más pedimos a las empresas que nos conozcan, nos escuchen y nos entiendan como personas, no podemos dedicarnos a enviar ridículos mail-merges y notas dirigidas a bases de datos masivas.

¿Qué deberías, por tanto, encontrar en una buena agencia de comunicación?

  •  Desarrollo de presencia: una buena agencia debería aconsejarte sobre la información que puede encontrarse de tu compañía en la red. Debería tomar como suyo el ego-search corporativo, y ayudarte con el desarrollo de tu presencia en todos los sentidos. Explicarte por qué razón debe tu página tener determinadas secciones, por qué no puedes no tener un blog, por qué tu página debe tener un nivel de actualización elevado, e incluso ayudarte con el desarrollo de contenidos si fuese necesario. Además, debería ayudarte a definir tu estrategia de difusión en la web social, evitando maximalismos absurdos como el “cuanto más alcance, mejor” (no es cierto, lo importante es a quién llegas, no a cuántos llegas) o como el “todo a todas partes” (que resulta cansino y agotador).
  • Quién dice qué: cada vez que alguien te menciona, deberías saberlo inmediatamente. Pero mucho más allá de este servicio de “press clipping” extendido a todos los ámbitos de la web, tu agencia debería ayudarte detectando oportunidades, es decir, cuándo alguien no te menciona, pero podría haberlo hecho. Cuándo una página, influenciador o medio escribe o habla sobre un tema que cae dentro de tu ámbito, y de qué manera te puede dar ello pie a contactarlo y a desarrollar una oportunidad comunicativa a medio plazo. Tu agencia no debe simplemente dedicarse a buscar tu nombre, el de tus principales directivos o el de tus productos: tiene que pensar como tú y generar oportunidades de forma proactiva.
  • Quien es quién: tu agencia debe tener claro el who is who que compone tu conjunto de relevancia, y que va mucho más allá de una lista de medios. Debe incluir a todo aquel que pueda convertirse en una oportunidad comunicativa, todo aquel al que debas conocer, todo aquel que es bueno que sepa a qué te dedicas. No vale que tu agencia te diga que tienes que salir en tal medio, te tiene que decir quién de ese medio suele escribir sobre temas relacionados con los tuyos, cómo llegar a él, cuándo ha escrito sobre algo similar… y además de conocerlos, debe mantener una buena relación con ellos, que les permita abrirte puertas cuando a ti no te resulte sencillo o no sepas cómo hacerlo, y que se integre con tu propia red de contactos.
  • Cómo llegar a dónde: Además, debe entender al agenda propia de cada una de esas personas o publicaciones, incluyendo recomendaciones de, por ejemplo, cuándo es recomendable pensar en hacer publicidad. Tu agencia de comunicación tiene que mantener una estrecha coordinación con toda tu actividad publicitaria, e influir sobre ella si es preciso.
  • Conocer tu negocio: para trabajar en la comunicación de algo, tienes que conocerlo muy bien, con total fluidez. Si tienes la sensación de que tienes que explicarles todo, es que o bien no son la agencia adecuada, o no están poniendo suficiente interés. Así te dediques al rocket science, tu agencia de comunicación tiene que entender tu negocio como lo entiendes tú.
  • Habilidades comunicativas: tu agencia debe funcionar prácticamente como un coach de habilidades comunicativas. Es decir, debe colaborar en que puedas desarrollarlas, en que te encuentres cómodo, en que aprendas a explotar tus fortalezas y a superar tus debilidades. Además, debe ser proactiva a la hora de entender cómo los aspectos relacionados contigo o con otras personas de tu compañía pueden servir para aprovechar oportunidades de comunicación, y hacer buenos pitches de tu posible papel como experto o persona relevante a medios, evitando que se vea como algo forzado.
  • Potenciar a las personas y a la organización: lo correcto es que gracias a tu agencia te sientas como un “tú con esteroides” a la hora de comunicar. Pero que además, eso no se restrinja a ti como fundador o CEO. Lo bueno es que tu agencia conozca bien todos los recursos corporativos, a ese programador que es un crack y que un día pueden aprovechar para cristalizar una oportunidad comunicativa, a esa persona que por la razón que sea encaja bien en un tema, o a ese que conoce a aquel y puede abrir la puerta adecuada en el momento preciso.
  • Visión a medio y largo plazo: tu agencia debería evitar una visión cortoplacista centrada en “el impacto por el impacto”, y tratar de pensar en una agenda que implique que llegues a estar en la mente de todos aquellos que hablen de temas relacionados con tu conjunto de relevancia.
  • Entender el concepto de agente: siguiendo la teoría de agencia, tu agencia debería entender que lo mejor no es que siempre lo hagan todo ellos, sino que muchas actividades en comunicación deben ser asumidas por ti, y que por tanto, su papel debería ser ir sofisticando tu comunicación y aportando cada vez más valor añadido, no limitarse a desarrollar y convertir en rutinarias tareas que estarían mejor  bajo tu responsabilidad directa.
  • Eventos: una gran cantidad de oportunidades de comunicación emergen de eventos. Tu agencia tiene que tener perfectamente situado el calendario de eventos relevantes para tu negocio y actividades, tiene que planificarlos contigo, y tiene que destinar recursos a acudir contigo con la persona adecuada para abrir puertas, hacer contactos, presentarte personas relevantes, y arroparte en general (no hay sensación más desagradable que la de “estar solo” en un evento).
  • Visión moderna de la comunicación: tu agencia debe entender los parámetros de la comunicación actual, y eso incluye hacer hincapié en metodologías fuertemente personalizadas, en contactos de alto valor añadido, y en evitar la nota de prensa. La nota de prensa solo tiene utilidad en ocasiones muy especiales, cuando por la razón que sea resulta imposible, generalmente por una fuerte situación de asimetría comunicativa, gestionar la comunicación de manera especializada. Si tu agencia se dedica a enviar en tu nombre documentos encabezados con “Estimado/a”, “Estimado blogger” o “Estimado periodista”, cámbiate de agencia. Es tan sencillo como esto: si tienes la más minima sensación de estar haciendo spam, es que estás haciendo spam.

Seguramente hay más cuestiones, y sin duda infinitas posibilidades más. No pretendía ser exhaustivo en absoluto, simplemente poner de manifiesto cómo creo que se deben entender hoy en día las actividades de PR y la comunicación empresarial. Y por supuesto, no olvidemos el otro lado: todo esto, lógicamente, exige que valores el trabajo de tu agencia de comunicación y que lo pagues adecuadamente. Porque, como bien es sabido en todos los negocios… if you pay peanuts, you hire monkeys!

 

(This post is also available in English in my Medium page, “What a good PR agency should do for your company“)

La internet de las cosas, la seguridad y la inevitabilidad

Escrito a las 6:09 pm
21

IMAGE: Serezniy - 123RFUna cita en Microsiervos que contraponía un artículo mío sobre la internet de las cosas con otro del gran Bruce Schneier que evidenciaba la patente falta de seguridad existente en ese entorno me llevó a pensar sobre la relación entre este tipo de factores y la velocidad de adopción de una tecnología determinada.

En efecto, la internet de las cosas es una auténtica jungla. No existen reglas. Hay muy pocas dudas al respecto: dispositivos de todo tipo, creados por fabricantes muy diversos, muchos de ellos procedentes de compañías con muy escasa experiencia (impresionante el desarrollo de la categoría en sitios de crowdfunding como Kickstarter o Indiegogo), utilizando diferentes protocolos de comunicación, tecnologías, sistemas, etc. Sin duda, la extensión de dispositivos de tan diferente naturaleza en nuestros hogares va a dar lugar a cúmulos de vulnerabilidades, a posibilidades de todo tipo para quienes pretenden desde simplemente demostrar conceptos, hasta quienes quieran explotarlos con algún tipo de finalidad, desde simplemente fastidiar a buscar algún tipo de beneficio económico. Es tan inevitable como la muerte: no lo dudes, va a suceder.

Sin embargo, y el propio Bruce lo señala en su artículo, la situación no es muy diferente a la que ya vivimos durante la adopción de internet y del ordenador personal. Durante esa época, e incluso a día de hoy, hemos vivido en un entorno de inseguridad absoluta: los ordenadores en los que trabajamos son completamente inseguros, están sujetos a vulnerabilidades de todo tipo, se conectan a través de routers completamente hackeables, (yo mismo, y disto mucho de ser un hacker, tuve que ponerme a buscar una vulnerabilidad de mi router en la web para poder cambiar un elemento de su configuración hace una semana… y como diría un americano, fue easy as 1,2,3… impresiona, la verdad).

Desengañémonos: cada actualización relacionada con la seguridad ofrece la posibilidad de atacar a aquellos que todavía no la han instalado, y el hecho de que las actualizaciones sean enviadas directamente por el fabricante, aunque mejore algo la situación, dista mucho de convertirla en perfecta. Básicamente, podemos afirmar con casi total seguridad que si alguien tiene suficiente interés en vulnerar el sistema que utilizas, lo va a conseguir.

Y la gran pregunta es: ¿ha dificultado de alguna manera esa falta de seguridad la popularización de los PCs o de internet? Durante años y años hemos sabido que los sistemas que utilizábamos para cosas que iban desde almacenar las fotos de las vacaciones hasta conectarnos con nuestros amigos o con nuestro trabajo eran completamente inseguros… ¿Y? ¿Nos ha llevado de alguna manera a que dejásemos de usarlos? ¿Ha retrasado o amenazado en el más mínimo grado la popularización de esa tecnología?

La respuesta, claramente, es NO. Las vulnerabilidades y los problemas de seguridad son tan intrínsecos al desarrollo tecnológico, que hemos aprendido a descontarlos como variables del entorno. Los riesgos que corremos son claros y evidentes, pero los ignoramos convenientemente, en lo que muchos definirían como inconsciencia total. Pero en el fondo, es lo mismo que hacemos con casi cualquier tecnología: los riesgos inherentes a circular en automóvil los podemos ver cada fin de semana en las estadísticas de tráfico, y eso no evita que sigamos sentándonos al volante todas las veces que sean necesarias.

Cuando una tecnología alcanza el nivel suficiente de madurez, se desencadena su dinámica de adopción, y nada puede detenerla. Que la seguridad no esté perfeccionada o diste mucho de tener un nivel mínimamente aceptable puede llevarnos a elucubrar sobre las posibles consecuencias de ello, pero no detenernos cuando decidimos empezar a usarla. No tengo nada claro que eso sea bueno, pero tras presenciar infinidad de curvas de adopción, tengo claro que es así.

La internet de las cosas viene. Viene con todas sus vulnerabilidades y riesgos. Nos dedicaremos a instalar todo tipo de cacharrería variada en nuestros hogares, sobre nuestros cuerpos o en nuestros automóviles sabiendo que muchas de las cosas que instalemos nos arriesgarán a problemas de todo tipo, a intrusiones, a consecuencias que podrán ir desde problemas de funcionamiento hasta compromisos mucho más peligrosos, incluyendo riesgos económicos o de integridad física… y aún así, las instalaremos. Es como cuando empujas una piedra ladera arriba: cuando llegas a la cúspide, nada ni nadie va a impedir que empiece a rodar ladera abajo. Los problemas de seguridad, a efectos de adopción, son cuestiones que se empiezan a tener en cuenta después, cuando la magnitud de su incidencia se convierte de verdad en generalizada o acuciante. Mientras tanto, no lo dudes: la adopción tendrá lugar, aunque ello nos aboque a un entorno de inseguridad generalizada. Si tienes que apostar por ello – sea como inversor, emprendedor o usuario, – ya lo sabes: los problemas de seguridad no van a interferir en el proceso de adopción. Si acaso, serán tenidos en cuenta más adelante. Posiblemente, mucho más adelante. Nos dedicaremos a construir auténticos castillos de naipes, asentados sobre bases completamente inestables e inseguras.

Seguramente irresponsable. Pero es lo que hay.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “The internet of things, security and inevitability“)

Startups y comunicación: personas y notas de prensa

Escrito a las 12:38 pm
31

IMAGE: Redrockerz - 123RFAyer mantuve una interesante conversación con el fundador de una startup que me comentó que habían seleccionado una agencia de comunicación para trabajar en la difusión de información de la compañía a medios y influenciadores.

Por supuesto, en el mundo de las agencias de comunicación, como en todos los negocios, hay de todo: buenas, malas y regulares. Pero al preguntarle qué era exactamente lo que esperaban de esa agencia, la respuesta fue en la dirección de “notas de prensa dirigidas a las personas adecuadas”, lo cual me dejó pensando en el tipo de comunicación de este tipo que me gusta recibir. Además, recordé un artículo que leí hace unos días en Fast Company titulado Why top startups are getting radically personal, en el que citaba algunos casos de compañías cuyos fundadores eran quienes llevaban a cabo directamente, con nombre y apellido, las tareas de comunicación, y hasta qué punto esa estrategia podía generar mejores resultados.

La idea entronca plenamente con el consejo que suelo dar a emprendedores: comienza por reflejar de manera exhaustiva y completa todo el proceso por el que pasas, en algún tipo de herramienta con visibilidad. Al principio, será una herramienta para ti, una especie de “mi querido diario” de tu proyecto (un aspecto que además en su momento llegarás a valorar mucho), pero con el tiempo, desarrollará una cierta vida propia, una comunidad al principio reducida, que se sentirá en contacto con tu idea, con sus pasos, con su construcción y definición, con su evolución.

Cuando tengas cosas que anunciar, anúncialas ahí, y simplemente envía correos a quienes quieres que las lean. Si no tienes las relaciones adecuadas para enviar esos correos, constrúyelas. Lleva algo de tiempo, pero así serán tuyas, no de un tercero. ¿Cómo se construyen? Tan sencillo como seguir a aquellas personas que crees que te interesa que conozcan tu idea, y cuando llegue el momento, escribirles un correo personal. Reitero lo de personal: la nota de prensa encabezada con un “estimado/a” no sirve para nada, es cada día más absurda, más característica de la comunicación del siglo pasado. Si buscas una agencia de comunicación y la que encuentras te propone que escribas notas de prensa, déjala. No es lo que necesitas. Necesitas comunicación personal, necesitas que quien reciba tus mensajes vea que tienes un legítimo interés por que los lean, porque los has seguido y sabes que lo que tienes que contarles tiene un encaje con sus intereses. No que estás haciendo un envío masivo a una maldita base de datos de periodistas e influencers.

Las startups están recurriendo cada vez más a la comunicación personal porque todo recurre cada vez más a la comunicación personal. He visto pocas agencias de comunicación (aunque sí he visto algunas) centradas en ofrecer ese tipo de servicio, poner en contacto al emprendedor con aquellas personas que pueden ayudarle a comunicar su idea y que debe conocer. A cambio, veo muchas más empeñadas en la mecánica absurda de la nota de prensa. Si eres emprendedor y quieres comunicar tu idea, no lo hagas así. Te dará una imagen anticuada, y es una pérdida de tiempo. Contacta con los periodistas e influenciadores a raíz de otros artículos que escriban, date a conocer, ofrece cosas a leer sobre tu proyecto, conviértelo en algo que indexe bien, que ofrezca respuestas a quien tenga preguntas. Convierte la comunicación de tu empresa en algo personal. No te arrepentirás.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Spreading the word about your startup: how best to go about it“)

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens