El Blog de Enrique Dans

Matar al libro de texto, mi columna en Expansión

Escrito a las 11:29 am
63

Mi columna de Expansión de esta semana se titula “Matar al libro de texto“, y está provocada por el tweet que Marina Marco me envió hace un par de días con una imagen capturada del libro de texto de Lengua de 4º de Primaria de su hija, publicado por la editorial Anaya, en la que se adoctrinaba de manera burda a los niños mezclando torticeramente conceptos como el secuestro de aviones y barcos con las descargas en la red de obras sujetas a propiedad intelectual.

El espacio que tengo en Expansión no es excesivo – exactamente trescientas veinte palabras – y no permite exponer un tema con demasiados detalles, pero el argumento de eliminación de los libros de texto en la educación es completamente serio: en el escenario tecnológico en que vivimos, educar a los niños haciéndoles creer que el conocimiento que necesitan está empaquetado y contenido en un libro es sencillamente irresponsable. Lo que tendrían que estar aprendiendo nuestros hijos es que el conocimiento está en la red, y dedicar los esfuerzos de los profesores del resto de las asignaturas a enseñarles a moverse en esa red, a localizar ese conocimiento, a filtrarlo con los criterios adecuados, a validarlo, a utilizarlo, a construir sobre él, a comentarlo y a compartirlo. No, no se trata, como pretenden las editoriales, de sustituir al libro de texto con un libro de texto electrónico, ni con una aplicación llena de contenidos animados y coloridos por la que seguir cobrando más que lo que cobraban antes… se trata de matar el concepto de libro de texto en su totalidad.

De hecho, los niños en 4º de Primaria ya saben que el conocimiento está en la red, y la metodología asociada al libro de texto, además de empobrecerles, les aburre poderosamente, además de ser injustificablemente cara, de suponer un peso importante en las mochilas que llevan a la espalda, y de servir, como hemos podido constatar claramente, como vehículo para el lavado de cerebro y el adoctrinamiento. En el fondo, no estamos haciendo más que sostener el negocio de una serie de editoriales que, con técnicas puramente mafiosas, consigue que los colegios obliguen a los padres a adquirir unos libros de texto y a cambiarlos obligatoriamente cada año con el pretexto de leves actualizaciones. El libro de texto y la metodología asociada al mismo, en nuestros días, no solo es que no sea adecuada, es que es directamente perjudicial, y el que siga ahí no debe mantenerse en función de romanticismos varios o de modelos de negocio insostenibles. Dediquemos los esfuerzos necesarios a la alfabetización digital y metodológica de los profesores, y hagamos que nuestros hijos aprendan a utilizar el recurso educativo más potente que tienen a su alcance, junto con los métodos que necesitarán para sacarle partido. Solo con la adecuada presión sobre los colegios de nuestros hijos para que abandonen los libros de texto y abracen la educación en la red conseguiremos la mejora metodológica que hará que nuestros hijos se preparen con las actitudes y aptitudes que necesitarán en su futuro profesional.

A continuación, el texto completo de la columna:

 

Matar al libro de texto

Hace unos días, una lectora me enviaba una foto del libro de texto de su hija de 4º de Primaria, con un párrafo que era una tendenciosa manipulación de los conceptos de propiedad intelectual. Nada especialmente novedoso: desde hace muchos años, los libros de texto son formas más o menos sutiles de manipulación en manos de editoriales con una agenda determinada, que los colegios escogen en muchos casos en función de su orientación.

Pero además de facilitar la manipulación y de ser caro, el libro tiene otro problema: que el mero concepto de que “el conocimiento de una asignatura se encuentra empaquetado en un libro” es, a día de hoy, radicalmente arcaico. El conocimiento, y los niños lo saben bien, está en la red. Y no se trata de convertir el libro de texto de papel en electrónico, ni de rodearlo de vistosos y animados contenidos multimedia. Lo que hay que hacer es matar al libro de texto.

Lo que necesitamos, cada día más, son profesores que enseñen a los niños a moverse en la red. A buscar recursos, a filtrarlos, a escogerlos, a identificar y descartar lo malo, a compartir lo bueno, a comentarlos, a remezclarlos… a todo eso que, de paso que acceden a los conocimientos, les enseña a manejar información en los formatos en los que la van a usar en su vida adulta. El libro de texto se aferra a una realidad que ya no existe: nuestros hijos no van a encontrar el conocimiento en una sola fuente. El mundo ya no es así. Prepararlos para el futuro no es hacer que memoricen un libro, sino que aprendan a manejar recursos en la red.

Cuando piense en la educación de sus hijos, pida a su colegio y a sus profesores que les enseñen a moverse en el mundo de hoy. Por su bien, pida más red y menos libros de texto.

2 trackbacks

[...] Matar al libro de texto, mi columna en Expansión [...]

[...] de su columna, decíamos ayer, los titula  Dans sin ambigüedad y de nuevo muy excesivamente: Matar al libro de texto. En ambos, el argumento es el esperado y repetido hasta la saciedad de que el mundo ha cambiado y [...]

61 comentarios

001
Emilio Espinosa
12.10.2012 a las 11:43 Permalink

Totalmente de acuerdo.
Eso necesitaría también profesorado de calidad y motivado, cosa que la administración parece no saber alcanzar.
Ah y, por supuesto, darles la herramientas a los niños para pensar por si mismos algo en lo que muchos políticos no creo que estén interesados.
Necesitamos una sociedad madura que deje pensar a la gente por si misma y el primer paso para alcanzarlo es proponernos esa meta con las generaciones que vienen. Tenemos que deshechar de nuestra educación ese nivel de adoctrinamiento y cuasi religiosidad que se pretende que sea la educación, fomentar el espíritu crítico y el debate. Y tambien en los medios de comunicación.
Pero como dije antes: ¿Quién le pone el cascabel, en este asunto, al gato?

002
guyamo
12.10.2012 a las 11:47 Permalink

Me parece que estás aprovechando un problema en el contenido para criticar el continente.

003
▲NGRY ▲RTIST
12.10.2012 a las 11:51 Permalink

Ví tu anterior artículo en el que comentabas el caso y no salía de mi asombro. Es vergonzoso ser consciente de la manipulación a la que estamos sometidos por tantos frentes pero este nivel de adoctrinamiento tan descarado ya roza lo absurdo. Ya ni para eso son inteligentes los que quieren convertirnos en una manada de borregos.

Estoy completamente de acuerdo con todo lo que aquí comentas. Pero debo decir que el método de enseñanza basado en la red no lo veo todavía aplicable, por desgracia. No cuando aún hay docentes en nómina que no saben que es un buscador, ni los protocolos y filtros para una navegación segura o incluso que nunca han tocado un ordenador. Lo más tristes es que todavía salen nuevos docentes de las universidades con una cultura de la red muy pobre. Incluso nula en algunos casos.

No sé si mis nietos verán ese sistema de enseñanza que planteas pero estoy seguro que mis hijos seguirán cargando con una docena de libros. Y eso que aún no han nacido.

004
Enrique Dans
12.10.2012 a las 11:51 Permalink

#001: Yo tengo veintidós años de experiencia en enseñanza de tecnología, y estaría completamente dispuesto a dedicar tiempo y esfuerzo al diseño de esos cursos para profesores, coordinado por el Ministerio de Educaci… oh, wait!

005
Jesús
12.10.2012 a las 12:06 Permalink

Completamente de acuerdo, pero con la pandilla de políticos que nos ha tocado sufrir, lo veo difícil; no les interesa, porque en Internet hay de todo, pero también libertad.

006
InforTechBlog
12.10.2012 a las 12:14 Permalink

El libro de texto no debe desaparecer, sino que debe ser un complemento a la información que hay en la red y viceversa. Tampoco hay que ser cínicos, los libros de texto llevan utilizándose siglos y tienen sus ventajas, al igual que Internet tiene las suyas.

007
curtomil
12.10.2012 a las 12:24 Permalink

Estoy completamente de acuerdo con el artículo, pero aun así pienso que el libro de texto en sí no necesariamente tendría que desaparecer, sino que puede ser una vía para entender lo que es un libro, y a que puede servir, sus limitaciones y como puede complementar o no al conocimiento que existe en la red.

Mirad cómo Lessig hizo su Code 2.0, que se elaboro mediante una colaboración en la red muy importante. No obstante el esfuerzo resulto en un libro. Una foto de un pensamiento en un momento dado, y de una manera de construirlo muy especifica.
Desde siglos la educación ha pasado por los libros, y el libro todavía es una de las herramientas de almacenaje del conocimiento más importantes.

Al final, viendo que los libros en internet en general no se compran, sino que se alquilan mediante la compra de un servicio, siguen siendo una herramienta más libre que los ebooks. Y perder la costumbre de usar libros puede que sirva a encadenar estudiantes a esos servicios.

008
Miguel
12.10.2012 a las 12:43 Permalink

Pero ¿cómo van los profesores a enseñar a los chavales a navegar por internet si ellos mismos son, muchas veces, unos completos analfabetos digitales?

009
Gorki
12.10.2012 a las 13:03 Permalink

^^mode ironía^^ Donde esté una enseñanza con tablillas de barro….. ^^/mode ironia^^

010
Cristina Novoa
12.10.2012 a las 13:13 Permalink

El colectivo de docentes y bibliotecarios que llevamos años trabajando por la existencia de bibliotecas escolares activas y actualizadas en los centros educativos sabemos bien que el gran enemigo a batir es el libro de texto tradicioanal, pero sobre todo la mentalidad profesioanal que hace depender de un libro de texto todo el conocimiento al que puede acceder un alumno. Las bibliotecas escolares actuales por las que trabajamos no son solo salas con libros, son espacios donde conviven y se integran materiales muy diversos, fuentes informativas variadas en contenido y soporte y donde internet es, para la información, el gran aliado; también para cualquier aspecto relacionado con la cultura escrita o audiovisual. Hablo por los centros educativos gallegos, en los que hay ya bibliotecas y profesorado que enseña a moverse por el mundo de la información, consultando internet y contrastando datos en otras fuentes también. Este es un camino difícil por el que transita una pequeña parte del profesorado, el más atento a las necesidades de un alumnado que vive en el siglo XXI, que tiene todo en contra! Empezando por los padres. Aún hay un preconcepto muy asentado, el profesor que no utiliza libros de texto es sospechoso, a ver qué les va a enseñar… En fin, es largo y soy testigo de procesos que se han ido al garete porque la administración puso en marcha la gratuidad de los libros de texto o el cheque para los libros… Invito a pasar por esta página http://www.edu.xunta.es/biblioteca/blog Saúde!

011
Javier
12.10.2012 a las 13:32 Permalink

Genial Enrique. No puedo estar más de acuerdo. La educación necesita una verdadera revolución, y esa revolución necesita del medio que está dominando los mercados entre empresas, Internet.

012
Bettina
12.10.2012 a las 13:59 Permalink

A ver, una cosa por vez.
Me gusta tu razonamiento y tienes razón: es importante que los niños sepan que el conocimiento está en la red, y no solamente en un libro. Pero de ahí que digas que el libro manipula y la red no… bueno, bueno, eso es una opinión. La red es igual de tendenciosa que los libros, lo único es que hay más fuentes, pero siempre estará el profesor para elegir las que más le convengan. ¿Acaso crees que lo que manipula son los libros? Error: los que manipulan, como mucho, son los profesores que acatan lo que está en los libros como verdades absolutas. Si un profesor analiza críticamente esta comparación, y empieza un debate en clase, mucho le habrá enseñado a los chavales, ¿no crees? Para empezar, les habrá enseñado que no porque algo esté escrito en un libro es una verdad inamovible.
Luego dices de las editoriales y lo malas que son: ¿eso de verdad lo crees? Los libros son un negocio como cualquiera, y existen los libros que el mercado pide y compra. Lo que no es rentable no sale a la venta, así de sencillo. Además, a las editoriales les encantaría no tener que rehacer libros a cada dos años: eso es carísimo. Pero hoy por hoy, parece que cualquier publicación con más de dos años es vieja e inservible, y eso obliga a las editoriales a hacer tiradas cortas y reimprimir (con un coste muy elevado) a cada año o dos, tirando a la basura todos los ejemplares que quedaran de la edición anterior.

La cosa no es tan sencilla como la pintas, ni tampoco son malos todos los que no hacen lo que predicas.
Pero bueno. Igualmente, me gusta la idea de sacar los libros de texto… aunque le complicarías y mucho la labor a los profesores, que ya muy chungo lo tienen… además de quitar el control que existe de lo que se enseña en clase. Enfin.

013
menestro
12.10.2012 a las 14:17 Permalink

Bueno, no creo que el conocimiento generalista o disperso en Internet pueda suplir una formación académica reglada, como se parece inferir del artículo de Enrique, aunque ha sido siempre una idea imperenne acerca del desarrollo de una didáctica abierta, ni tampoco soy una adalid de la formación no presencial, pero si me parece que iniciativas tan exitosas como OCW del Mit, que ha sido adoptada por universidades de prestigio y que esta siendo implantada por numerosas universidades españolas – http://es.wikipedia.org/wiki/OpenCourseWare#Espa.C3.B1a -, o la “California Digital Open Source Library” – http://youtu.be/9nlyVR58jKs – (y no sé por qué, pero el canon en focopiadoras empieza a sobrar) son el futuro modelo a adoptar en los materiales de apoyo escolar, sin duda. Precisamente por el carácter universal del acceso a la educación que deben tener los libros de texto.

Lo que por supuesto evitaría sesgos ideológicos dada la pluralidad de fuentes contrastables y actualizadas sobre una disciplina didáctica.

Solo debemos esperar que los contenidos Open Source no se conviertan en otra fuente de negocio para las editoriales que no respetan el propósito de esos materiales y que chocaría directamente con la vocación de la escuela pública, editando libros o e-books a precio tasado y sujeto a derechos que sean de uso obligatorio con esos mismos materiales.

Soportes digitales abiertos, pero con una adecuada metodología y adaptado a la didáctica y formación de los alumnos, no al contrario.

Y los valores, son producto de una capacidad de juicio formada y su libre ejercicio, no del adoctrinamiento sesgado y la inmersión ideológica.

014
Antonio Garcia Saenz
12.10.2012 a las 14:22 Permalink

Television e internet son los dos principales obstaculos, ya tradicionales, para que el niño se ponga a estudiar, a trabajar su mente, a progresar. Hoy la juventud y los niños se pasan el dia enganchados a estos medios y otros, y tenemos ya las generaciones de chonis en chicos y chicas, con la cabeza mas vacia y mas inculta de todo un siglo para aca…

bueno de chico a todos nos quitaban la calculadoras en un intendo de hacer que la mente del alumno se esfuerce algo y logre aprender alguna matematica, pero lo que un profesor debe hoy apartar del alumno para desintoxicarlo del nirvana digital, para sacarlo y que despierte de la bartola digital continua, es toda una inacabable pesadilla y en aumento continuo; Ipad Ipod, PC, Playstaion, Smartphones, Nintendo DS, Mp4, etc etc etc y aumentando …

Conozco a profesores que no tienen mas remedio que hacer que los niños guarden el portatil, que tanto costo a las autonomias cada uno, en el pupitre en un intento de que otro dia no pase en vano sin dar ni golpe, eso si muy distraidos los niños te enseñan cada web que no conocias…

015
menestro
12.10.2012 a las 14:42 Permalink

Abundado un poco en el tema, creo que son muy interesantes iniciativas como Lehrer Online y FlexBook donde son los propios profesores los que elaboran, adaptan y comparten contenidos propios sobre diversas disciplinas regladas y que enriquecen los materiales de que disponen.

Se puede encontrar mas información en este enlace:

http://en.wikipedia.org/wiki/Open_educational_resources

016
Ríos de tinta electrónica
12.10.2012 a las 14:52 Permalink

Enhorabuena con el artículo.
Parece claro que tenemos una idea de cuál debería ser el soporte ideal para la educación de nuestros hijos y que no es el actual (y caducado) libro de texto.
El problema es que el cambio de paradigma para el sistema educativo actual, el profesorado, los padres, los centros de enseñanza e incluso la tecnología, que diría que está todavía un poco verde, me parece gigantesco.
Como comentas, no se trata de añadir un soporte nuevo, como haciendo memoria lo fue el CD-ROM hace unos años, sino de cambiar el sistema completamente… Lo que está claramente en contra de los intereses de muchos de los participantes.

017
Jose Miguel
12.10.2012 a las 16:23 Permalink

El argumento de numero 6, InforTechBlog, para defender los libros de texto, no me parece muy razonable… “los libros de texto llevan utilizándose siglos” dice. Después de hacer el comentario se montó en su caballo y se fue a casa. Es que los caballos se usaron durante muchos siglos, hasta que llegó el automóvil.

018
Anónimo
12.10.2012 a las 16:34 Permalink

Enrique,

Y no se trata de cambiarlos por libros electrónicos (menos mal que nos has dicho la marca porque los fanáticos te acribillan).

019
Jose Miguel
12.10.2012 a las 16:47 Permalink

Quiero dejar claro que esto no es un ataque personal, miradlo como crítica si queréis. Porque ser crítico es tener criterio propio, no es nada malo para el criticado. Vuelvo sobre numero 6, InforTechBlog, hago click en su nick y me lleva a supuestamente su blog, que es sobre tecnología.
Qué queréis que os diga… lo último que se espera oir de un apasionado de la tecnología es una frase como ” los {poned aqui lo que queráis} llevan utilizándose siglos” como justificación y defensa de esa cosa.

Yo creo que debería dedicarse a otra cosa, la tecnología no es lo suyo. Y lo repito, sin acritud, es que simplemente me sorprende.

020
Oscar Lanza
12.10.2012 a las 17:16 Permalink

En parte de acuerdo. Creo que en la escuela se tiene que aprender lo básico: Matemáticas, Gramática, Historia, etc. sin la necesidad de ordenadores. Las escuelas de hoy ponen demasiado énfasis en la enseñanza virtual en vez de la enseñanza tradicional, su responsabilidad real es esta última. Hasta los altos niveles de la empresas de Silicon Valley han reconocido esta característica de las escuelas tradicionales, según este artículo del NY Times:
http://www.nytimes.com/2011/10/23/technology/at-waldorf-school-in-silicon-valley-technology-can-wait.html?pagewanted=all&_r=0

021
Anónimo
12.10.2012 a las 17:47 Permalink

Excelente reportaje, un tema para reflexionar en forma profunda sin embargo lo que si creo que quedaria pendiente de discutir es quien dira cual es la verdad universal en la red hay mucha informacion falsa

022
Krigan
12.10.2012 a las 18:57 Permalink

Lo de no machacar las espaldas de los pobres críos es algo que se podía haber evitado hace décadas, sin más que vender el libro de texto sin encuadernar, como una colección de hojas sueltas, de modo que el alumno pudiera llevar a clase tan sólo las hojas que corresponden a ese día. Pero claro, entonces muchos padres habrían tirado de fotocopias o impresora, y el hermano pequeño usaría las hojas del mayor, fotocopiando sólo las hojas que han cambiado ese año, hojas cuya única función es impedir que sirva el libro del año pasado.

Estamos hablando de una auténtica economía del despilfarro, en la que se “actualizan” cada año libros que como mucho llegan a las Matemáticas del siglo XVIII. ¿Cambian de sitio los ríos y cordilleras? ¿El inglés de hoy es diferente de el del año pasado? Habrá cosas que requieran actualización, ¿por qué no se actualiza sólo eso?

Del libro electrónico mejor no hablamos, que eso es pirateable, y no se nota si es nuevo o no. Peor aún, un Kindle cuesta sólo 79 euros, dura años, y nada impide usarlo con textos de licencia libre. Y que el libro de texto sea todo Internet ya es impensable, eso sería eficiencia, cuando lo que se busca es el despilfarro.

023
Jesus Raro
12.10.2012 a las 20:34 Permalink

Como siempre, hay un cierto “fervor” desmedido por las nuevas tecnologias…
Yo espero que los profesores “sepan” de lo que hablan, tanto si viene de un libro como de una pantalla…
Otra cosa es el negocio de los libros de texto…
Ya puestos, podemos pensar que dentro de unos años, con todos los alumnos “conectados”, los profesores serian innecesarios…
“Matar al profesor”…. joder que feo…

024
Pablo Alfaro Acevedo
12.10.2012 a las 23:10 Permalink

Estimado Enrique Dans:
Creo que tu columna en expansión peca de arrogancia y soberbia.
Hoy estuve realizando una exposición de ” LIBROS ” y pude experimentar
la Mágica influencia que aporta el libro de texto en los Niños,
vi caras de felicidad ! y asombro !, sentí como Bebes , infantes y adolescentes se emocionaban y alegraban con la presencia de un libro,
Estoy convencido que nada , ni nadie, incluyendo tu Blog, podrá matar el inmenso Amor y aprecio que sentimos millones y millones de terrícolas por este formato sencillo, limpio y maravilloso, que aporta poderosamente en el proceso co- creativo,alegría, emociones, desarrollo imaginativo, romance, sana entretención, cultura , valores y virtudes,que a diferencia del formato que tu defiendes esta plagado de pornografía, virus toda clase de basura cibernética… Creo que podrás aceptar que con sus virtudes y defectos el libro seguirá vivo en cada Colegio, Liceo, Jardín Infantil, sala Cuna, universidad , por que la escencia de todo ser humano es un libro abierto.

y la Red Cibernética que defiendes cada día nos invade con Pornografía, Virus, información ambigua y muchas veces falsa, provocándonos estres, depresión, epilepsia e incomunicación en los grupos familiares, que con lleva a la separación de la familia, perdida valores y principios , en resumen daño irreparable a las neuronas de tu cerebro Cibernético.
para finalizar mi comentario, sea Bienvendoos el Ebook,s y el libro tradicional, podrán existir y complementarse el uno al otro. e dicho.

025
Indalecio Carbonell
12.10.2012 a las 23:44 Permalink

Estoy de acuerdo en que los libros de texto se quedan cortos hoy en día, pero tampoco veo tan útil como comentas el que se emplee el tiempo que los alumnos pasan en el colegio a enseñarles a utilizar internet, cuando la mayoría de ellos sabrán usarlo mejor que sus propios profesores. Es una opinión que he leído bastante en algunos foros educativos y me preocupa un poco ya que se le quita importancia al hecho de adquirir conocimiento y no solo técnicas para encontrar información. Adquirir conocimiento básico en el colegio también es importante para comprender la información que se encuentra en internet.

Un saludo.

026
1Qalkiera
13.10.2012 a las 11:32 Permalink

Lógicamente la privatización del sistema educativo conlleva que la función adoctrinadora de la escuela pública (?) y gratuita (??) sea cada vez mayor, porque la educación tiene que estar al servicio de la clase acaudalada, enseñando y adoctrinando a la plebe en los privilegios de la clase alta (copiar es robar, sino ¿de qué iban a vivir la cantidad de empresas trasnochadas e inútiles para el nuevo sistema económico, o los intermediarios superfluos?), y así evitar que la educación, la cultura y el saber estén al servicio de un pueblo al que se le quiere ignorante y aborregado.
Es una vergüenza, deberíamos escribir todos a la editorial Anaya y ponerlos verdes.
Por cierto un saludo y un abrazo a Marina Marco por twittear la imagen del libro.

027
Iñigo Irizar
13.10.2012 a las 11:38 Permalink

Mi mujer compra los libros de texto de mis tres hijos. Este año me dijo la burrada que había pagado y le dije, medio en broma medio en serio, que el próximo año les compro a los tres una tableta y ni un euro en libros.
Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices. Los colegios siguen impartiendo las clases como lo hacían con nosotros. Se premia la memorización frente al enseñar a pensar con criterio y libertad. Se premia la respuesta frente a la pregunta. Y ésta, en general, es mucho más importante.
Cuentan que el profesor asistente de Einstein le advirtió que la pregunta del examen final de física era la misma del pasado año. Y claro, ya se sabe cómo de selectivamente preparan los alumnos los exámenes utilizando las conocidas “quinielas” de preguntas. Einstein respondió tranquilamente al profesor asistente: “Tienes razón la pregunta es la misma pero la respuesta ha cambiado”.
La educación debe consistir en plantear las preguntas adecuadas y debatir sobre las respuestas, incluso en edades tan tempranas como primaria. A diferencia de nosotros, hoy los alumnos tienen Internet para bucear en las respuestas y construir a partir de aquí un buen debate, bien dirigido por un profesor para permitir a los niños aprender a pensar.
Machado escribió aquello de “de diez cabezas, nueve embisten y una piensa”, es hora de cambiar la proporción.

028
Daniela
13.10.2012 a las 11:55 Permalink

Estoy de acuerdo con el artículo en parte, porque si bien los libros de texto contienen información que acotada de acuerdo a la edad escolar, reflejan lo que los gobiernos de turno quieren que se vea, esta es una realidad y viene de muchos años atrás.-no quiero entrar en política-
Bien, a lo que voy es que los docentes desde edades más tempranas tienen que enseñar técnicas de comprensión de texto porque esa creo es la base para luego dicernir en cual será la fuente fiable que se encuentre en internet y al no copiar y pegar.
El libro de texto tiene que ser un disparador que dé a lugar a investigar y utilizar los recursos que ofrece hoy en día la red.

029
Laura
13.10.2012 a las 14:29 Permalink

Me resulta interesante el planteo sobre la peligrosidad del libro de texto. Pero no creo que eso sea sinónimo de remitir el material de estudio sólo a la net. Si bien internet es un espacio importante de información, también el libro físico, la investigación sobre fuentes (fotos, documentos, revistas, diarios…), el trabajo de campo (visitas, recorridos por espacios por fuera de la escuela…) todo esto y mucho más es imprescindible para una educación de calidad. Saber recorrer un libro, tener lectura comprensiva, poder recorrer una biblioteca y encontrar lo que se necesita, son cosas importantísimas para aprender y fortalecer un pensamiento crítico. Decirle NO a la enseñanza enciclopedista coartada y dirigida, conductista y pobre, es decirle SÍ a los libros de verdad no sólo a la internet.

030
Alvaro Rodriguez Akle
13.10.2012 a las 14:45 Permalink

El conocimiento no es una copia de la realidad sino una construccion del ser humano, principio constructivista, lo que esta en los libros de textos y en la red, per se, no es el problema, se requiere desde una perspectiva critica y dialogante, hacer una sintesis dialectica, mirar ventajas y desventaja de ambos recursoa sin magnificar o depreciar, en tanto las mediaciones sean efectivas en reconocer las potencialidades de los estudiantes, lo importante es que aprendan a aprender, a convivir, a hacer, a ser(pilares de la educacion) para que logren el proposito de deasrrolo como persona hacia una sociedad humna sin alienaciones por uso inadecuado del texto o de la tecnologia

031
Iñaki
13.10.2012 a las 17:17 Permalink

Con sólo la información de un tweet, ¿Todo esto?

032
Victor
13.10.2012 a las 19:56 Permalink

Estimado, el problema no es el libro de texto en si mismo sino las concepciones que avalan representaciones del tipo ” el libro le resuelve enteramente el mundo al/la estudiante hábido/a de conocimientos”. Pensemos en como utilizarlo y asumir en definitiva que el libro de texto debe asumir nuevas concepciones y utilidades en las sociedades actuales. Me parece que el libro de texto en su articulo es una escusa para abordar criticas sobre otros problemas mas estructurales del enseñar y el aprender hoy en los paises europeos, latinoamericanos, anglosajones, asiaticos, africanos y demas. Entre ellos, que las decisiones centrales en educación no las estamos asumiendo los actores centrales, profesores, estudiantes y comunidad educativa, sino gobiernos, políticos de turnos, intereses transnacionales, oligopolios editoriales, entre otros. Sería propicio profundizar el analisis en este sentido y exhortar con ello a los actores principales de los actos educativos cotidianos en las escuelas en sus diferentes niveles. Saludos desde Argentina

033
Hugo
13.10.2012 a las 20:37 Permalink

¿Porque restringirse al libro de texto?

Está claro que como en otras área o industrias; música, cine, telefonía, etc. la capacidad de reacción no es algo que destaque en las grandes empresas o instituciones en nuestro país. Y lo que es peor, tampoco quieren.

El problema es que educación si tiene control sobre lo que deben comprar sus “usuarios” y el caso de Whatsup es más complicado. resultado otra industria zombie.

034
Manuel García
13.10.2012 a las 23:01 Permalink

#024 me he descojonado con tu comentario. Por favor dime que lo has escrito de coña porque me recuerda al discurso de un cura trasnochado.

035
Asmpredator
13.10.2012 a las 23:44 Permalink

#24 Te has quedado agusto ¿eh?, despues de soltar todos esos sapos y culebras contra Internet no dudo de que Wert es tu heroe y los internautas los hijos del demonio.
El 90% de los niños acualmente obtienen la información para sus trabajos escolares de Internet no de los libros de texto, el otro 10% no tienen Internet y no tienen mas remedio que utilizar los libros de texto.

036
Asmpredator
13.10.2012 a las 23:55 Permalink

#22 Es escandalosa esa economia insostenible del despilfarro si señor.
#23 No extrapolemos la cuestión , una cosa es el soporte de la información y otra muy distinta quien puede dar a entender y asimilar esa información, el profesor no desaprecerá nunca, quizas sea una cara en una pantalla y no hayan aulas, pero no creo que desaparezca, igual que los libros de papel tampoco creo que desparezcan por mas e-books que se vendan.

037
José
14.10.2012 a las 10:27 Permalink

Don Enrique usted lleva mucho tiempo alejado de la educación primaria y secundaria.

Los libros de texto son un recurso más del docente para aprender. Tienen muchas aplicaciones ya que sistematizan y apoyan los contenidos pero eso no significa que sean el único recurso educativo. Actualmente los niños de 5º reciben un portátil (mientras lo permitan los recortes) y las aulas están dotadas de internet para que aprendan a buscar información. Los libros son una herramienta más.

Uno de los males de la educación es que la gente ajena a ella se poca a opiniar de como debería ser.¿Cómo se puede bramar contra el libro de texto si no pisa un colegio todos los días? Yo no me atrevería a pedirle a los carpinteros que dejaran de usar martillos porque hacen ruido y a veces la gente se pilla los dedos con ellos.

038
Enrique Dans
14.10.2012 a las 10:53 Permalink

#037: José, ¿tú me conoces de algo? ¿Me ves en mi día a día? ¿Sabes algo más de mí que lo que puedes leer en la bio que tengo en el blog, si es que la has leído? ¿O simplemente asumes que como pone que soy profesor de IE Business School, soy un tipo que no sale de ahí en todo el día y que jamás he pasado por una escuela de Primaria o Secundaria más que como alumno hace muchos años?

Pues entonces no te aventures a decir tonterías, por favor.

039
Rodro
14.10.2012 a las 12:47 Permalink

Los libros son la hostia, da igual el formato, cada uno es simplemente un mundo nuevo que se abre a la imaginación. El libro de “texto” es una herramienta, a veces buena y a veces menos; está claro que cualquier cosa que se escriba es tendenciosa, por que las escribimos los seres humanos. Creo que, como decía Serrat: “Yo me manejo bien con todo el mundo…”, hay un poco de verdad en todo lo que decís por ahí arriba. El peso que cargar con esos libros soportan las espaldas de nuestros/as hijos/as es increíble. En la actualidad se podrían introducir todos los textos en tabletas perfectamente o crear un lector de e-book de doble página a tamaño DIN A4, que podría ser actualizado cuando se cambia de curso (ganan los escolares, ganan los profesores, ganan los autores y ganan las editoriales). Además, esos libros electrónicos con la conexión adecuada podrían ser algo vivo, incluso admitiendo sugerencias de los docentes en los cambios de algún texto particularmente controvertido.

Por otro lado también deberían estar disponibles en papel dentro del aula, porque es bueno que no todo sea virtual, necesitamos tocar, ya que el tacto es uno de los sentidos fundamentales que al final desechamos y nos puede llegar a dar miedo ese contacto. Coger un libro, su olor, tacto, peso, cada palabra desgranada en cada hoja, es una maravillosa sensación que deberíamos intentar transmitir a cada nueva generación, pero sin olvidarnos de que existen nuevas maneras de acceder a la información que seguramente también nos pueden proporcionar ese mismo placer.
Por último creo que es nuestro deber cotejar la información y aprender/enseñar a comprobar la veracidad de lo que se lee, sobre todo en la red, pues ya sabemos que cabe cualquier cosa, pero si algo he aprendido en mi vida es que todo es según el color del cristal con el que se mira. Soy profe desde hace más de 28 años, a veces uso libros de texto, a veces no, a veces hago exámenes, a veces no, pero no he parado de leer desde que tengo uso de razón y cuando vi por primera vez las páginas HTTP, allá por el 94, pensé que el mundo iba a cambiar radicalmente dado el potencial que el hipertexto reunía, y hoy sé que ha cambiado, creo que para mejor.

040
Xaquín
14.10.2012 a las 13:04 Permalink

Supongo que el título algo shakespeariano (por la posible referencia al bruto elefante cacharrero que entra en la escuela) de “matar al libro de texto” tiene algo de licencia poética, ya que casa bien como contrapunto dialéctico con el final más científico y humanista de “pida más red y menos libro de texto”… ya no se necesitan tantos muertos al final de la obra… en caso contrario sería una versión pedagógica de la famosa frase “matar al mensajero”…

Porque elementos básicos de esta trama son el profsorado, necesario conductor del proceso educativo (con o sin libro de texto analógico), lo que nos lleva por cierto a su preparación profesional.Y otro elemento no menor es la edad del discente o receptor del proceso de aprendizaje, al que podemos llamar tambien “conducido” o alumnado…con o sin campanilla de texto al pescuezo…

Por un lado debemos tener en cuenta que un buen libro de texto sirve de apoyo, para copiar, pegar y transformar los contenidos a explicar (interactuando los contenidos del docente y los del discente, que también los tiene aunque algo desorganizados)…

Por otro lado el asalto metodológico no puede distraer en la discusión de si galgoso o podencos… pues ya se sabe…mientras tanto se debateel infante/pre/adolescente puede perderse por los cerros de la ubedatecnología, tomando por cuernos lo que no es más que mero rabo…

Ah, por si algunos aún no lo tienen claro, el problema esencial de los centos escolares no se llama libro de texto ( ni administración, ni padres/madres, ni alumnado, ni personal de servicios, ni siquiera material de apoyo aún tratándose de simples tizas…), el problema esencial, yo hasta diría que problemón, en un centro escolar de infantil a universitario(público o privado) se llama profesional de la enseñanza…

041
luis
14.10.2012 a las 14:37 Permalink

¿Me parece que el autor desconoce que en Argentina hay 11 millones de alumnos de los cuales mas de la mitad no tiene acceso a Internet?¿Me parece que el autor desconoce que de las 55000 escuelas del país, la mitad son rurales y gracias que tienen luz y los servicios básicos?..Me parece que la realidad que plantea está bien en un hipotético marco, no por ahora para nuestra realidad…Tengo la suerte de viajar mucho por colegios de zonas que creo que nadie conoce y lo que mas piden son libros de texto..

042
María
14.10.2012 a las 16:32 Permalink

No hay que irse a los extremos. Hay que saber rentabilizar ambos recursos, los dos son necesarios y se complementan. Soy docente y madre. Lo digo con conocimiento de causa: mi hija se pasó el curso pasado, en cuarto de la ESO, trabajando pura y duramente con el ordenador. Estaba estresada perdida, todo el tiempo pendiente de la pantalla y perdió todo el hábito de estudio que tenía, incluyendo la necesaria habilidad de pararse a pensar… todo era inmediatez, ahora en 1º de bachillerato está recuperando la sensatez. Tampoco estoy a favor de que un alumno viva pegado al libro de texto y éste sea su único recurso, pero desgraciadamente es muy cómodo para muchos docentes. Además ¿Qué ocurre cuando un alumno o varios, dada la situación económica, no tiene ordenador en casa? Seamos serios. Lo que tiene que ser el profesor es hábil a la hora de educar y ofrecer recursos variados, que por cierto, mucho están más allá del ordenador y del libro de texto…

043
Oriol M
14.10.2012 a las 18:47 Permalink

Soy un gran detractor del libro de texto, de muchos de sus planteamientos pedagógicos obsoletos, y especialmente de los abusos comerciales de las editoriales y de sus métodos para hacer que muchos profesores prescriban su compra a los padres y madres… Sin embargo, hay algo que debo aceptar. Los buenos libros de texto (repito: los buenos, porque no todos lo cumplen) tienen algo muy importante: detrás de ellos hay pedagogos y otros profesionales que han hecho un gran esfuerzo en asegurarse hasta el último detalle que se siguen correctamente las “progresiones de aprendizaje” adecuadas. Esto es, que no se introducen conceptos o procedimientos antes de tiempo, sino que se sigue una progresión perfecta para evitar concepciones erróneas a los alumnos. Puede que casi ningún libro siga el modelo constructivista; pero está claro que algo sí pretenden cumplir: que la progresión sea coherente con los conocimientos y concepciones previas del alumno. Creo que eso es algo que deberíamos valorar de los libros de texto, porque, con la mano en el corazón, muy pocos profesores (especialmente de ESO) tenemos nociones de pedagogía, y cuando nos ponemos a buscar contenidos en Internet, pocas veces analizamos hasta el último detalle si cumplen con la progresión adecuada (¿a caso tenemos tiempo ara hacerlo?). Yo creo que en eso los libros de texto resultan una buena ayuda (los buenos, repito). Dar vía libre a los profesores (en general, porque los hay que son unos auténticos cracks a nivel de pedagogía) para que seleccionen contenidos de internet en sus tiempos libres y con ello hagan un collage, me asusta un poco, la verdad. Y si al final se trata de que unos profesionales capacitados creen progresiones de aprendizaje de calidad, ¿en qué diferenciará eso a los (buenos) libros de texto (digitales)?

044
Observador
14.10.2012 a las 23:13 Permalink

Enrique, no pasarías hace poco por una libreria, ¿verdad? El cinismo de la frase me recordó bastante a ti (y a algunos de tus interesados lectores por la cultura). Lo bueno de estos temas es que los que ahora hablan a favor de X, mañana quizás no estén tan a favor. Es lo que tiene la relatividad: que es muy paradójica.

http://bit.ly/UYxEX7

045
Aloe
15.10.2012 a las 02:00 Permalink

#42 María: ¿Qué ocurre cuando un alumno o varios, dada la situación económica, no tiene ordenador en casa?

Pues está claro: Que se gasta 300 euros al año en libros de texto, para ahorrar.

Ups, espera…

046
Kike Martinez Bermejo
15.10.2012 a las 12:10 Permalink

#37 no digas más tonterías.
El sábado pasado estuve en casa de mis mejores amigos, su cuarto hijo, en 5º de primaria, no utiliza libros, en un iPad de 16GB con conexión wifi, a través de una plataforma que ha creado el propio colegio en el que estudia, diseñada para el iPad tiene todos sus libros, sus apuntes, los comentarios de los profesores, las notas, realizar los ejercicios, hacer una redacción, lo mismo que haría con los tropecientos mil libros de texto y cuadernos cargados a la espalda. Lo que señalas Enrique, debe revolucionar el sistema de enseñanza, de primaria y de secundaria. Prefiero comprar un ipad a mis hijos (vamos camino de 3) a gastarme todos los años de su vida escolar 300 o 400 € en libros. Y no, no estoy lejos de la enseñanza, no sea que alguno de tus lectores haga el comentario graciosillo. Trabajo en una Universidad, online si, 100 por 100 online. En la que la biografía se descarga en dropbox, a las clases se asiste a través de IPTV, y salvo los exámenes finales, que son presenciales, el resto, el trato con el tutor, las dudas, etc, se realizan de forma online, digital. Es el presente y claro es el futuro.

047
Mark
15.10.2012 a las 16:56 Permalink

Entonces, ¿estás defendiendo o que es mejor que se eduquen leyendo cualquier blog o web que se encuentren en internet sin ningún conocimiento previo ni discriminación, o que un profesor de turno lo que a él le parezca a que sigan un plan de estudios diseñado por decenas de docentes y pedagogos experimentados de acuerdo a la edad del alumno y su capacidad? Bien, así nos irá en la educación entonces… defiendo el libro electrónico, que se enseñe a pensar y buscar información en la red, contrastar, pero tengo claro que la figura de un plan de estudios que sirva de base diseñado por expertos(de momento plasmado en un libro, en el futuro ojalá mejores plataformas)es básico.

048
J. A.
15.10.2012 a las 19:23 Permalink

Estoy de acuerdo con que tiene que mejorar mucho la educación y el sistema de impartirla, modernizarse y usarse de forma responsable pero con todo mi respeto, desde hace algún tiempo estoy viendo desde dentro cómo funciona el mundo editorial y si no se analiza con todos los factores por lo mismo que se puede decir que es caro un libro de 30€ y está obsoleto ese sistema de enseñanza se podría decir que es una abominación pagar 30mil o 40mil € por asistir a una escuela de negocios elitista unos pocos meses para escuchar charlas, adoctrinamiento y ver una seríe de powerpoints como las que usted imparte cuando esos datos se pueden obtener en la red. Al igual que las escuelas de negocios, un libro es más que eso y detrás hay un equipo grande de docentes, pedagogos, expertos, editores e ilustradores con un plan de estudios elaborado con mucho tiempo de preparación y adaptado a la edad y conocimientos generales de los alumnos a los que va dirigido. Por último, evidentemente cometen errores y no siempre puedes estar de acuerdo ni son verdades absolutas todo lo que aparece en los libros o planes de estudio, al igual que tampoco lo es la información que un experto como usted pueda impartir en sus charlas o su blog ni lo será todo lo que se pueda encontrar en la red.

049
Enrique Dans
15.10.2012 a las 23:58 Permalink

#047: Mira, si defendiese quitar los libros y que los críos se educasen leyendo cosas en internet sería un imbécil. Y no creo que me creas un imbécil, como yo tampoco creo que lo seas tú. Hablamos de una metodología completamente desarrollada y estructurada que parte de una formación del profesorado, en la que los alumnos buscan, el profesor actúa como filtro y les ayuda a desarrollar criterio, y los alumnos manejan información de muchas maneras y mejoran sus habilidades de recopilación, síntesis, expresión, etc. Se trata de prepararlos para el futuro.

No, obviamente no se trata de soltar a los niños en internet y que se las arreglen. Por supuesto que no. La duda casi ofende.

050
Juan Navidad
17.10.2012 a las 18:23 Permalink

Algún día, los libros de texto serán electrónicos, pero, mientras tanto, uno de mis proyectos (Libros para el mar.com) va a crear un nuevo libro de texto. Os recomiendo este tema de mi blog:
“El futuro del libro de texto será gratis y encuadernable”
http://wp.me/p1jWhS-fq

un abrazo,
Juan Navidad
Dinamización de ideas

051
martín
21.10.2012 a las 02:23 Permalink

No sé por dónde irán los tiros del dirigismo político ,pero el coste económico actual de la educación con los medios que hay no se justifica…

052
pepesaura
21.10.2012 a las 18:36 Permalink

La manipulación ideológica no tiene que ver con el soporte. Tampoco la metodología activa de descubrimiento guiado va asociada necesariamente a un tipo de soporte. Uno puede practicarla perfectamente en el patio del recreo de preescolar, en cualquier situación y con cualquier soporte.

Creo que no se trata de ‘descubrir’ la red, sino de descubrir los mecanismos que operan en la naturaleza. Es cierto que uno debe aprender a moverse en la red, del mismo modo que adquiere nociones de Seguridad vial.

Creo que el libro no debe presentarse como producto acabado del saber, sino como una herramienta más. No sé si conoce usted los libros de texto actuales y el uso que se puede hacer de ellos.

En mi opinión, si los libros electrónicos quieren sustituir al deberían evolucionar en la misma dirección que las webs modernas, adaptándose a la pantalla e integrando distintos tipos de documentos.

Lo que usted pide, que el profesor elabore los contenidos antes de entrar en la clase, para guiar a los alumnos en su descubrimiento no me parece viable. Eso requiere un enorme trabajo que, necesariamente, debe desarrollarse en su mayor parte por otras personas.

053
Boss Petit
22.10.2012 a las 10:32 Permalink

Más obsoleto que los #librosdetesto son los profesores que eligen usarlos.

054
Xavier
23.10.2012 a las 16:25 Permalink

¿Matar a los libros? ¿Parece esto una buena idea a favor de la educación? Si hablara de “quemar” me sentiría de lleno protagonista de la novela (y la película) Farenheit 451. Soy editor de materiales educativos. En el equipo en que trabajo tenemos la certeza de que nos dedicamos a la educación, no a engañar ni estafar ni por supuesto adoctrinar ni lavar el cerebro a nadie. En nuestras reuniones, donde creamos y diseñamos los materiales, discutimos sobre educación, didáctica, proponemos itinerarios educativos, hablamos de competencias… no de cómo sacar el dinero a las pobres familias. ¿El conocimiento está en la red? Por supuesto. ¿En niguna otra parte?

055
Carlos
24.10.2012 a las 21:27 Permalink

Trabajo desde hace 15 años en una editorial de libros de texto. Por la situación en la que me encuentro puedo decir que detrás de cada libro hay un gran trabajo de profesionales que se esfuerzan en poner lo mejor de si mismos. Por otro lado me gustaría compartir con todos que se hacen libros para “grandes tiradas” (50.000 ejemplares) y pequeñas tiradas de 300 ejemplares, la razón: No tenemos una administración sino 17, no tenemos un idioma sino 5, no sólo se edita e imprime el libro “del alumno”, sino guías del profesor, laminas de aula, materiales de refuerzo y ampliación, materiales digitales para el aula, solucionarios, etc… todos estos materiales NO se ven en el mercado pero se puede preguntar a cualquier profesor por ellos.
Por otro lado me gustaría preguntar si conocéis el modelo digital catalán. Su gasto “que hemos pagado todos”, sus resultados, su acogida en el mundo educativo…
Me imagino un mundo escolar sin políticos, con más colaboración por parte de todos y con DINERO, con mucho más dinero que es el PROBLEMA real de la EDUCACIÓN en toda España.
Muchas gracias por publicar libros como “Todo va a cambiar” y por permitir discutir estos temas. Por cierto pensamientos como los expresados en ese libro han abierto mi mente sobre ciertos temas.

056
Mercedes
27.10.2012 a las 23:58 Permalink

Dans tiene bastante razón sobre los libros de texto obsoletos, cerrados.
Da lo mismo que sean digitales interactivos o no, quedan obsoletos desde el día que se editan.

Nosotros hemos desarrollado una metodología de construcción de libros de texto que sustituye los libros de texto y además gratuita.

Las formaciones referentes han sido homologadas por la Unión Europea y becadas para los profesores y educadores que deseen formarse en ellas.

Información en comenius@hotmail.es

057
PABLO
05.11.2012 a las 10:08 Permalink

MATAR NO, DEJAR MORIR.
Opino que el libro de texto morirá, pero no hay que asesinarlo ni demonizarlo como se hace en este artículo, y ya de paso a la industria editorial, que siempre es lo más fácil, hacerla aparecer como La culpable de todos los males, ladronas y aprovechadas. No todo el mundo sabe que lo que se ha venido haciendo es la adaptación de los libros de texto a los cambios que uno u otro gobierno han ido haciendo en sus respectivas reformas, pero en fin…hablemos del libro.
No todo el contenido debe estar en el libro, estamos de acuerdo, y mucho menos en estos tiempos, pero sí una parte del mismo y sobre todo ordenado y secuenciado, de tal forma que permita un aprendizaje lógico siguiendo una metodología adecuada y por otra parte aprobada por gobiernos autonómicos o nacionales.
Las editoriales no pretenden sustituit el papel por electrónico sin más y mucho menoS a un coste mayor. Se trata de mejorar la calidad de los contenidos haciendolos compatibles con las nuevas (y ya no tan nuevas) teconologías que nuestros hijos utilizan a diario y a un precio más asequible, ya que supuestamente hay ahorros en pael y distribución.
El libro no es un vehículo de adoctrinamiento ni un instrumento para el lavado de cerebro más que lo pueda ser este artículo o un blog, aunque el público objetivo sea distinto. Los contenidos que aparecen en los libros están homologados y autorizados por las csonsejerías o administarciones de educación correspondientes y obedecen a una secuencia adecuada para su correcta asimilación y provecho. Dicho esto, estamos de acuerdo en que es necesario que nuestros hijos aprendan a moverse por la red, a buscar recursos, a filtrarlos a elegirlos a descartar lo malo y a compartir lo bueno. La cuestión es que un profesor o profesora no puede realizar esta tarea para cada alumno individualmente, no tienen usted más que bajarse del pedestal y acercarse a la mayoría de colegios o institutos públicos y comprobar cuál es la realidad y la dura tarea a realizar por los docentes, especialmente cuando los recursos se recortan dia a dia.
El libro no ha muerto y debe seguir siendo por el momento un complemento más de ayuda a la formaciónd de nuestros hijos y a la labor docente del profesorado. Pida más contenidos, mejor estructurados, en un formato más adecuado a la realidad actual y utilice la red para ampliar el horizonte, pero no demonice al libro de texto, que hay muchas familias que dependen de ello y que asumen la transición del papel a lo digital, pero desde la tranquilidad, el sosiego y la responsabilidad de seguir contribuyendo a la educación de nuestros hijos.

058
Jose Matarredona
11.11.2012 a las 12:14 Permalink

El Sr. Dans ha usado un titulo incendiario para su articulo de manera muy acertada para provocar el necesario debate.

Ha conseguido que que muchos ultracoservadores defensores a ultranza del libro de árbol muerto, nos demuestren a todos que no leen tanto como nos pretenden hacer creer pues se han quedado atascados en los titulares.

El debate que despierta el Sr Dans es URGENTE, la educación actual sigue un modelo planteado en la revolución industrial, por su obsoslecencia, estamos educado a parados.

Por supuesto no podemos esperar ninguna acción política que cambie este escenario, o en todo caso un cambio a peor, Wert insiste en que hay que uniformar y centralizar.
Somos los padres y los docentes los que tenemos que tomar conciencia y realizar una revolución desde abajo.

La focalización en libro de texto físico, como pilar central, seguido por la asimilación de contenidos por repetición, o la oligarquía del profesor con discurso unidireccional, nos da una muestra de un sistema educativo sangrante, que en su obsesión por la estandarización de los individuos y su conocimiento, se mantiene dogmáticamente en el inmovislismo trasnochado.

SEÑORES!! mantener a nuestro hijos en una burbuja temporal, sólo provocará que nos maldigan cuando intenten incorpora-se al mercado laboral.

059
german lopez
11.11.2012 a las 18:42 Permalink

Matar al libro de texto.
Matar psicologicamente no al libro de texto,porque el conocimiento no se mata. Lo importante es exigirle al Ministerio de Educación, que desprivaticen la educación privada,este “libro de texto” que se quiere matar,es una de las razones,porque la educación privada todo lo ve como un negocio.Los colegios privados y de caracter religioso, de “tan alta categoría”,tienen sus propios libros y “privados solo para sus alumnos”. Esto es negocio con la educación, sigue siendo bancaria en nuestra sociedad,porque “la alcurnia”,allí está todavía.No todo está en Internet, pero debemos aprender a utilizar ese conocimiento pero,no matando otro conocimiento. La exigencia es que las autoridades educativas deben poner asunto final a esta educación bancaria. Eso es parte de la democracia, dejart a un lado,lo que destruye a la sociedad. Pudiesen haber libros con guías que le permitan interactuar al estudiante con la tecnologia. Y, que los libros sean de autores nicaraguenses,porque,aqui hay raza suficente,con buena madera,como el pochote.Tienen la palabra.

060
german lopez
11.11.2012 a las 19:02 Permalink

Matar al libro(segunda parte).
Leyendo los comentarios acerca de este articulo, en tu blocs,es pertinente,dejar claro,que la educación digital,debe ser evaluada en aquellocentros de estudios,que los aplican.Porque dichosos los IPAD,dichosos y, lo que no tengan esto,ni siquiera el internet, a su alcance?,vamos a dejarlos que reciban una educación bancaria?,es mejor la organizacion de autores nacionales para la creacion de una buena y efectiva información,donde el joven tenga opciones de pensar,reflexionar,crear,analizar criticar y tomar decisiones y, eso solo el docente de carne y hueso,lo sabe hacer.Aquí no vale la tecnología, lo que vale, so los valores para la sociedad del mañana,porque el futuro,quien sabe, que es eso. Es mejor el mañana de cada día.

061
Andrea
29.11.2012 a las 00:56 Permalink

Me parece increíble lo que estoy leyendo aquí. La manipulación es por parte de personas, no de libros, y al igual que se manipula a través de libros también se manipula mediante cualquier medio de comunicación. Estáis apoyando que un niño, sin los conocimientos necesarios para saber si una información es cierta o incierta, busque el saber y adquiera conocimientos en Internet, el mundo más manipulado que existe. Los libros de texto (es cierto que algunos son pésimos) por lo menos, sabemos que están en manos de gente estudiada y pasan por unos controles de valor y corrección, pruebas que en el ancho campo de la web es imposible llevarlos a cabo.

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens