Taylor Swift y el deepfake porn

IMAGE: iHeartRadioCA (CC BY)

Me gusta Taylor Swift. No tanto por su música, que en general me resulta agradable pero tampoco es algo que escuche de manera habitual, sino porque, en general, tiendo a apreciar a los artistas con talento suficiente como para escribir sus propias canciones, y por una actitud que, respaldada por su impresionante popularidad, tiende generalmente a intentar poner las cosas en su sitio.

Si añadimos que es una persona que ha utilizado esa popularidad para forzar a compañías como Apple a replantear su esquema de pagos a los creadores, que ha regrabado parte de sus propias canciones para recuperar los derechos que le había arrebatado un magnate de la industria discográfica, que ha llamado la atención sobre el problema y las tácticas sucias que compañías como Ticketmaster generan con el acceso a las entradas de los conciertos, y que es, además, una persona generosa que parece apreciar a los que trabajan para ella a todos los niveles, mi percepción positiva mejora todavía más.

Taylor Swift es una persona literalmente capaz de generar terremotos. Y ahora, va a provocar que esa actividad sísmica llegue a una actividad tan asquerosa como el deepfake porn, la degradante práctica que cosifica a la mujer y la convierte en un entretenimiento para depravados, que probablemente se encuentre pronto con algún tipo de regulación que, por lo menos, establezca penas elevadas para quienes la llevan a cabo. Ya en su momento, una actriz como Scarlett Johansson consideró el deepfake porn como una lacra contra la que era imposible luchar. Pero con Taylor Swift, las cosas podrían, posiblemente, empezar a cambiar.

A una persona con la popularidad de Taylor Swift le pasa de todo: desde encontrarse a sí misma vendiendo cazuelas y sartenes sin haber jamás prestado su imagen para ello, hasta ser la involuntaria protagonista de una oleada de imágenes pornográficas creadas mediante deepfakes y compartidas masivamente a través de X. La reacción de su legión de fans, que se lanzaron sobre la red para compartir imágenes reales de ella con el hashtag «Protect Taylor Swift» y tratar de hundir con ello la visibilidad de las imágenes falsas, es una respuesta voluntarista y bienintencionada, pero que obviamente no supone un remedio para algo así.

De hecho, la propia X llegó al punto de bloquear todas las búsquedas de Taylor Swift para evitar la circulación de esas imágenes, que fueron retiradas posteriormente por la propia compañía, y se habla de que podría estar creando nuevas estructuras internas para la moderación de contenidos, algo que Elon Musk había prácticamente desmantelado cuando llegó a la compañía.

Así, la oleada de deepfake porn que ha sufrido Taylor Swift, execrable como lo es por cualquier estándar que se utilice, podría terminar siendo algo positivo para las mujeres en general (el 98% del deepfake porn que circula por la red afecta a mujeres), básicamente porque, como dice Wired, si Taylor Swift no puede derrotar al deepfake porn, nadie puede. De hecho, desde MIT Technology Review han escrito una carta a la artista diciéndole que sienten mucho ese ataque y que comprenden cómo puede sentirse por ello, pero que se trata de una oportunidad para que alguien como ella luche y se defienda dando visibilidad al tema y provocando que se tomen más medidas de protección contra las víctimas de este tipo de prácticas.

La pregunta, claro, es qué se puede hacer cuando la tecnología permite a prácticamente cualquiera generar y publicar fácilmente este tipo de contenidos, y además, recibe el incentivo de la atención. Además de incorporar, por ejemplo, marcas de agua que permitan identificar las imágenes para su retirada o capas protectoras que confundan a los algoritmos, que son soluciones técnicas con un cierto recorrido pero también con sus problemas, es evidente que resulta imprescindible ofrecer más protección legal a las víctimas estableciendo penas más importantes para quienes crean o distribuyen ese tipo de materiales, algo de lo que se lleva hablando desde que escándalos que afectaban a colegios en España o en los Estados Unidos han puesto de manifiesto los problemas de todo tipo que puede acarrear.

Obviamente, la regulación tiene sus límites y puede ser difícil de ejercer cuando afecta a personas en otras jurisdicciones, pero eso no quiere decir que no se pueda hacer nada. Y sobre todo, contribuir a la idea de que este tipo de cuestiones no son «bromas», no es «un problema menor» porque «las imágenes no son realmente de la persona», ni ningún otro de esos razonamientos absurdos que pretenden suavizar el impacto de una actividad no solamente asquerosa, sino que merece absolutamente todo tipo de desprecio. Veremos ahora si Taylor Swift, además de generar terremotos, es capaz de dar lugar a una reflexión colectiva sobre esto.


This article is also available in English on my Medium page, «Could Taylor Swift help turn the tide against deepfake pornography

18 comentarios

  • #001
    JM - 30 enero 2024 - 19:23

    Por mucho que simpatice con Taylor Swift este tema de las imágenes falsas es de difícil solución.

    Quizás sea posible controlarlo en las grandes plataformas, pero en cualquier otro sitio me parece imposible.

    Eso sí, va a ser una buena excusa (otra más) para intentar restringir la libertad de los ciudadanos de la misma forma que se utiliza la pederastia.

    Porque, ¿para qué dedicar recursos a perseguir esos delitos y a concienciar a la gente cuando es mucho más fácil prohibir y además ofrece el valor añadido de obtener información sobre los ciudadanos (solo por si acaso)? Espero que nunca tengamos un gobierno totalitario que aproveche toda esa información extraída durante todos estos años.

    Responder
    • Matt - 31 enero 2024 - 01:36

      ¿Y cómo piensas concienciar a todo el mundo de que esto está mal?

      Responder
    • Fran - 2 febrero 2024 - 00:19

      Dejando de lado la moral, es una cuestión de derechos de imagen principalmente, el mismo caso de las cacerolas, ni más ni menos.
      Si tenés ingentes se suben a YouPorn, es youporn responsable de cada click. Elon Musk lo sabe y por eso se retira del problema en Tuiter.
      Nunca he entendido la polémica,. FB, YouTube tienen algoritmos y filtros de los que nada escapa. Las web porno igual hacen con el contenido ilícito.
      Solo queda el minoritario entorno del torrent y las redes de pares por demonizar, y tampoco es que eso sea tan grave, de ahí no donde sacarles un duro, que se trata de eso.
      Seamos sinceros, la Johansson y la Swift son el deseo sexual de masas, y seremos muy tontos si ahora vamos de que ellas no venden algo más que su talento, y además bien que lo explotan. Está Tik Tok de imagenes legales y originales, más allá de lo sensual, y que son propias.
      ¿Cuál es el problema entonces, que en el deep fake las ponen a hacer cosas sexuales (en realidad muy poco creíbles) que no hacen, ni engañan a nadie.
      La cosa es, que no reciben royalties por ello. Porque es eso último lo que parece más grave.
      Dans nos ha hablado de»cosificación «de la mujer, pero ¿no se cosifican ellas mismas en esos conciertos y coreografías dignas de un cabaret barato, y que dejan a Madonna como una puritana?
      A Johansson en pantalla, con un insinuante seno ocupande tres cuartos del cuadro, y como el perfectísimo deseo de lo que es una tia buena? No es sensualidad, es softporn.
      Alguien va a ver a ninguna de ellas en camiseta de Gap o pijama, tocando la guitarrilla o actuando sin maquillaje?
      No sé nos va un poco la olla con la»cosificación», y en realidad hablamos de simples derechos de imagen y su remuneración? Es bastante evidente esto

      Responder
  • #004
    Gorki - 30 enero 2024 - 21:01

    Es tan sencillo pegar la cara de una persona conocida, en el cuerpo de alguien desconocido, que o prohibimos los desnudos, o será imposible acabar con esa lacra.

    Responder
  • #005
    Lua - 31 enero 2024 - 10:47

    Si existe la herramienta, existira su uso… malicioso.

    Lo de concienciar sobre su uso temo es batalla perdida.

    Lo de aplicar la ley con todas sus consecuencias y penas maximas, quizas.

    Implementar hashes y marcas de agua con los datos del «generador», podria ser una opcion.

    Si no, solo queda la opcion Gorki… prohibir y prohibir (y tampoco es factible)

    Responder
    • Lua - 31 enero 2024 - 10:48

      Y si, espero que Taylor, la emprenda como una tigresa rabiosa… XDD

      Responder
    • Gorki - 31 enero 2024 - 12:19

      El que piense que la única solución sea prohibir y prohibir. No quiere decir ni mucho menos que sea la que yo deseo.

      Me pregunto, que puesto que todos sabemos que todas esas imágenes de Taylor Swift son «fake» y Taylor Swift. también sabe, que todos los sabemos. Si realmente a Taylor Swift tales imágenes la molestan realmente, o saben que son un tributo inevitable a pagar por ser muy famosa y además tener un físico deseable.

      Responder
      • Lua - 31 enero 2024 - 14:06

        Me pregunto si pensarias lo mismo, si la receptora de tal homenaje fuera tu mujer, hijas, sobrinas o nietas… (si las tienes)

        Responder
        • Gorki - 31 enero 2024 - 15:54

          Ninguna de las mujeres que conozco ganan tanto como Taylor Swift. Si lo ganaran tendrían que soportarlo como antes lo han soportado todas las estrellas de cine, es un precio de la popularidad, como los políticos tienen que soportar que se hagan de ellos caricaturas ridículas.

          Responder
          • Matt - 1 febrero 2024 - 01:47

            Vale, Taylor Swift tiene que soportarlo pero tu mujer, tus hijas y tus nietas, no. Entendido.

      • c3po - 31 enero 2024 - 14:35

        El otro día viendo el programa de Mercedes Milá con José Mº García echaron una imágenes de los 70s sobre fútbol femenino. Básicamente el reportaje de esos años era enfocar el culo a las jugadoras, y cachondearse de ellas. Era de un machismo intolerable, que además rozaba el buen gusto, buen gusto que tampoco va en creencias «católicas», cuando en alguna procesión se suelta un improperio del estilo «guapa te comería… »

        Así que no me extraña que en ciertas generaciones no se vea como un delito ser un baboso o un viejo verde onanista, en ciertos temas hay que ser extremista con el respeto hacia los demás, cuando se minosvalora el derecho a no ser tomada como un calendario de camionero, si no es tu deseo.

        Resulta que esas vejaciones al honor son muy fáciles de hacer, no hay más que «pagar» a una web para hacerlo, o montarte en casa una IA generativa, y en menos de 5 minutos tienes el deepfake a tu disposición y no es cuestión de prohibir, sino de multar a quien las difunde algo sencillo si se quiere hacer… claro

        Responder
  • #014
    Juan T. - 31 enero 2024 - 12:00

    Increíble la influencia de esta mujer en todos los ámbitos.

    Y puede hacer historia si con su influencia consigue inclinar el fiel de la balanza a favor de Biden.

    https://elpais.com/internacional/2024-01-30/pataleta-republicana-contra-taylor-swift-por-temor-a-que-apoye-a-biden.html

    Responder
    • Gorki - 31 enero 2024 - 12:21

      Yo creo que se debería presentar su candidatura a las elecciones en vez de Biden, por mal que lo hiciera lo haría mejor que un gaga.

      Responder
      • Juan T. - 31 enero 2024 - 15:38

        Si, es increible que no encuentren a otro para enfrentarse al gagá golpista.
        Un mono sería suficiente.

        Responder
        • Gorki - 31 enero 2024 - 15:59

          he dicho un gaga , igualmente me da que sea golpista que golfita. Puedo pienso que Norteamérica va a estar en manos de lo que decida un gaga, se me abren las carnes.

          Espero que retiren a Putin antes de que cumpla 75 años,, tiene ya 71. Los chinos parcen mas sensatos, pero no basta con que solo haya sensatos en un lado de la balanza,

          Responder
  • #018
    mabu - 5 febrero 2024 - 07:39

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG