La verdadera originalidad de BeReal

IMAGE: BeReal

El crecimiento experimentado recientemente por la última app llegada al mundo del social media, BeReal, que supera ya los quince millones de usuarios diarios activos en todo el mundo, la mayor parte de ellos muy jóvenes, parece estar poniendo muy nerviosas a Meta y a ByteDance, que han reaccionado como se reacciona habitualmente en este mundo: copiando lo que entienden como «la novedad» de BeReal e incorporándola a sus productos.

¿Cuál es ese atributo que es percibido como una novedad? Simplemente, el hecho de que la aplicación envía, a una hora determinada y variable, una notificación a sus usuarios – a todos a la vez – dándoles dos minutos para que capturen una imagen con ambas cámaras, anterior y posterior, y la compartan o bien con su red de amigos, o en abierto. La restricción no es estricta como tal, se puede saltar o ignorar y, más adelante, publicar un «late BeReal», pero eso se ve más como «utilizar BeReal a la Instagram«, pero lo suyo es adaptarse al funcionamiento de la app y obtener una imagen de lo que todos tus amigos están haciendo en un momento determinado.

Como tal, ese patrón de funcionamiento, si bien podría ser llamado novedoso, no es una innovación demasiado radical, y de hecho, puede ser fácilmente copiado. Así que rápidamente, Meta se ha puesto a incorporar en Instagram una nueva funcionalidad, llamada IG Candid Challenges, para poder parecerse a BeReal y tratar de robarle algo de su creciente popularidad y seguir convirtiendo el producto en un cajón de sastre de opciones variadas entre las que ya no se aclaran ni sus propios usuarios, que terminan por dejarlas al margen como ocurre con los Reels. Lo mismo parece estar intentando la otra gran red social del momento, TikTok, que al ver el crecimiento de BeReal, ha anunciado TikTok Now, otro clon de la funcionalidad ofrecida por BeReal.

En el mundo del social media, nada nuevo bajo el sol: los usuarios siguen siendo, como siempre, profundamente caprichosos, y siempre están prestos a abandonar una red social para probar otra y ver si, efectivamente, alcanza el nirvana de la adopción masiva, del efecto red necesario para encontrar en ella a sus amigos.

Ahora bien: como algunos han visto claramente, la comparación entre redes como Instagram o TikTok y BeReal no tiene demasiado sentido. Mientras las primeras siguen una filosofía de diseño «tradicional» en este mundo, y tratan de obtener un uso prácticamente adictivo, una stickiness o «pegajosidad» elevada que permita saturar a los usuarios con publicidad, BeReal juega a un juego diferente: al de crear, como ocurre con el pasatiempo Wordle, un hábito diario, algo que hacemos de manera automática cuando nos invitan a ello, que nos ocupa un tiempo limitado, que no depende de ningún algoritmo, y que nos lleva a sentirnos más cerca de aquellos a los que decidimos seguir. La idea de mostrar lo que estamos haciendo en el momento de recibir la notificación y acompañarlo con un selfie puede ser más o menos original y copiable, pero el patrón de uso que genera es completamente diferente, y resulta mucho más atractivo para los usuarios que el intento de monopolizar constantemente su atención.

Obviamente, ese patrón de uso no puede ser copiado por apps como Instagram o TikTok, porque todo su modelo de negocio estriba en tener usuarios deslizando el dedo constantemente por la pantalla como zombies para ver un timeline ilimitado seleccionado por un algoritmo, mientras se tragan, de manera completamente dócil, los anuncios que les quieran poner.

La verdadera innovación de BeReal, por tanto, está no tanto en su operativa, sino en la generación de un patrón de uso más responsable, y que no puede, salvo que decidan pivotar en su forma de hacer las cosas, ser financiado con publicidad. Pero dado que la compañía parece pretender, por tanto, prescindir de esa vía de financiación, ¿cómo espera obtener ingresos? Pues de la manera obvia: si no pones publicidad, tienes que incorporar funciones por las que tus usuarios estén dispuestos a pagar algo.

Algo para lo cual, por el momento, la compañía no tiene prisa: dado el tamaño de sus reservas, la tasa de crecimiento que está obteniendo y la frugalidad de sus gastos operativos, puede permitirse mantener su modelo inalterado durante bastante tiempo, para después pasar a introducir funcionalidades que pueden ir desde reacciones exclusivas a colecciones de emojis, pasando por otras posibilidades que se les vayan ocurriendo. Una vía que, al menos, les permite diferenciarse de sus competidores más establecidos y seguir atrayendo a unos jóvenes que parecen empezar a hartarse de las otras redes sociales, en lo que es una deriva constante que, por otro lado, parece bastante natural.

¿Logrará BeReal generar un modelo de negocio diferente basado en las suscripciones en el mundo del social media, alternativo al de la cansina publicidad? ¿Terminará, víctima de la codicia de sus inversores, abriendo la puerta a la publicidad y siendo una red cansina más? ¿O se quedará en ser un simple episodio momentáneo, una moda pasajera de la que el mundo se olvida rápidamente?


This article is also available in English on my Medium page, «What’s the real innovation that makes BeReal different to TikTok and Instagram?»

16 comentarios

  • #001
    JM - 17 septiembre 2022 - 16:50

    Me imagino que con que pongan un anuncio corto después del vídeo de un amigo para no molestar sería suficiente para financiarse.

    Responder
  • #002
    Javier Cuchí - 17 septiembre 2022 - 20:50

    Estoy en Instagram -desde antes de que lo comprara El Innombrable– por el contacto con otros fotógrafos, conocidos personalmente algunos, otros muchos no, pero todos con trabajos estupendos. Instagram no es la mejor exposición, pero sí un buen aviso para ir a sus 500px, a sus Flickr o a sus propios blogs para ver novedades interesantes en ese mundillo. No estoy en ninguna otra red social, ya lo he dicho muchas veces. E Instagram está en la cuerda no sé si floja o no, pero mensualmente me replanteo mi permanencia ahí.

    Seguramente es una cuestión generacional: ya soy mayor, ya he abandonado -cuando no redondamente perdido- antiguas batallas, los viejos guerreros de antaño han hecho también como yo y apenas sobreviven aún en la brecha tres o cuatro -uno de ellos tú, como es notorio- para seguir a los cuales no necesito ningún tipo de red social.

    Las redes sociales, por otra parte, me han hecho digitalmente antidemocrático: Facebook y Twitter fueron, en sus inicios, útiles, serios y encantadores, estupendos, llenos de gente interesantísima que tenía mucho que aportar al mundo digital y a la Red; hasta que se llenó de pueblo soberano y, al llenarse -al democratizarse, no tengamos miedo de las palabras-, entró a saco la chusma y la mierda. A veces pienso que Google hizo bien en matar prematuramente a Google+, que aún no se había contaminado con la masa y estaba lleno de gente interesante. Si hubiera esperado más, si hubiera tenido el éxito que Google deseaba cuando lo puso en marcha, ahora haría compañía a las otras dos y unos cuantos habríamos perdido la ocasión de llorarlo al ponernos, en palabras de Tom Wolfe, como aquellos pobres cabrones, los viejos «recuerdascuándo»..

    Por eso, perfectas chorradas -que no son otra cosa- como Tiktok, el invento ese de ahora al que te refieres, BeReal, y cualesquiera otros que, de cuando en cuando, con mayores o menores esperanzas de vida, asoman la patita, me traen al completo fresco, no me producen la menor emoción y hasta me inducen una verdadera náusea sólo de pensar en lo que habrá por allí.

    Bien: es lo que llaman hacerse viejo. Quizá también -sea dicho con toda modestia y humildad- sabio.

    Responder
    • PS - 18 septiembre 2022 - 08:59

      No puedo estar más de acuerdo. He pasado por todas las redes y el desgaste es real.

      Responder
    • JM - 19 septiembre 2022 - 10:57

      A ver… Esa «democratización» tan denostada es algo buscado y deseado por Facebook y demás.

      Es similar a estar en la red social fundada por Donald Trump y quejarse de que se llena de «haters» y racistas.

      Responder
  • #005
    Gorki - 17 septiembre 2022 - 21:59

    A mi me gusta estar en las RRSS donde están mis amigos y conocidos. Si yo tuviera 14 años y toda mi clase se apuntara a TikTok, quería estar en TikTok y si se apuntan en BeReal querré estar en BeReal.

    Ese es el problema de las RRSS que están sujetas a la moda, Si mis amigos dejan de visitar MySpace, para qué quiero publicar en MySpace y si no publico en MySpace, esta RRSS tendrá menos valor para los amigos que aun la visitan, entrando en un círculo vicioso.

    Yo estoy en WhatsApp, porque ahí están mis amigos, no necesito que me den mas cosas, sólo que sigan entrando mis amigos.

    Responder
  • #006
    Gorki - 17 septiembre 2022 - 22:36

    Por cierto ¿Sabes que paso de Snapchat, otra red social que en su momento se llevo todos los jóvenes? Un ejemplo de los efectos de la moda entre los adolescentes.Pese a los buenos augurios que tuvo, hoy la considero muerta
    https://cnnespanol.cnn.com/video/fiscal-california-demanda-amazon-obliga-precios-mas-bajos-cnn-dinero-serbia-cnne/

    Responder
    • Gorki - 17 septiembre 2022 - 23:28

      Salió mal el enlace
      https://www.bolsamania.com/noticias/resultados-anuncios/matriz-snapchat-se-desploma-wall-street-tras-publicar-resultados–8266555.html

      Responder
  • #008
    David Hernández - 18 septiembre 2022 - 12:00

    Imaginemos en el caso de una persona de 14-22 años ahora mismo. Totalmente influenciada por social media, porque básicamente nació con ello. Si te añaden tus amigos del colegio a un grupo de estos y te niegas a entrar. «Tú tienes algo que ocultar», ya eres el rarito porque están todos y tú no. Si te añaden, y te ven que tienes una vida de mierda (para los estándares sociales) que tú personalmente has elegido y la enseñas con cada push notification, ya eres el rarito más que confirmado, el boca a boca se extiende, y esto no puede ser bueno psicológicamente. Esto va a llevar a muchísimos más problemas sociales de lo que se piensan con la juventud obsesionada con sus apariencias que en esa edad necesita el respaldo de grupo más que nunca. Hay una votación cada vez que hay una push notification, de quien gano en ese momento «Real». Como en los juegos shooter cuando termina la partida, que la gente vota para saber quien es el MVP (Most Valuable Player). Pues lo mismo, pero socialmente. Es un postureo imprevisto random del estilo de vida de cada persona, donde no existe la foto retocada, ni el filtro; ni la trampa, ni el cartón.

    No tener Real (de la empresa que sea y como se llame) va a ser como no tener LinkedIn actualmente, todo el mundo sabe que si estás en LinkedIn tienes más ofertas de trabajo, mejores contactos, etc etc, y en general estar dentro es una cosa muy buena. Pero también se sabe (por encuestas, datos que se pueden consultar públicamente) que el porcentaje de población que no está en esa plataforma (siendo y sabiendo que es un plus tenerla, conociendo que existe y sus ventajas) es porque no tienen estudios y/o experiencias laborales que compartir públicamente.

    Aquí va a pasar lo mismo con tu vida. Si no estás en «Real» (lo voy a llamar así) es que eres una persona que no tiene vida, o una vida de la que se avergüenza, etc. Va a haber un descarte de las personas que no compartan su vida, o no se les pueda ver quienes son de ninguna manera.

    Digo esto, para que se vea la implicación a la que puede llevar la tontería de característica está implementada en todas las redes sociales. En Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, etc, por ejemplo, para alquilarte un apartamento, ya están pidiendo ver tu LinkedIn en muchos casos, o para aceptarte en puestos de trabajo ya es algo más que sabido desde hace 5 años, etc.

    «Para los puestos o pisos que ofertamos es necesario conocer quien de verdad es usted.»

    Si el metadata que estamos constantemente enviando con nuestros móviles es la muerte de la privacidad frente a las bigtech; el «Real» es la muerte de la privacidad frente a la sociedad.

    Responder
    • Javier Cuchí - 18 septiembre 2022 - 13:10

      Sí, encima eso. Por familiares y amigos implicados, sé de la problemática de los grupos de Whatsapp de padres de alumnos y son una amargura para el personal del colegio y otra para algunos padres que mal si no están y mal si están y tienen que aguantar eso (y no digamos si las circunstancias les obligan a participar activamente). Efectivamente: el riesgo de no existir si no estás en una determinada red social o el riesgo de ver tu privacidad excesivamente expuesta si estás en ella. Y el de los jóvenes (¡y niños!) es el caso más sangrante, desde luego, pero el de los adultos no es manco.

      Las generaciones que venís detrás [de la mía] tenéis un mundo mucho más difícil de gestionar que el nuestro (que ya no fue fácil, a su vez). Lo grande es que no es por culpa de la tecnología sino, básicamente, de la propia miseria humana. ¿Comprendes por qué decía en mi intervención anterior que soy digitalmente antidemocrático? Porque la desgracia del asunto ha sido cuando ha dejado de ser cosa de élites, de iniciados, para pasar a estar al alcance de las porteras.

      Con perdón. O sin él, qué más da…

      Responder
  • #010
    Chipiron - 18 septiembre 2022 - 12:08

    Mi opinión personal sobre «Be Real» es que será una moda pasajera. Básicamente por dos motivos:

    1) No deja de ser relativamente molesto tener que seguir una pauta de documentacion de lo que haces cuando el móvil te lo diga, aunque sea algo rápido. Lo puedes mantener unos pocos días por la novedad, pero no creo que se pueda mantener y se irá perdiendo interés.

    2) Lo que engancha de Instagram es el narcisimo, la necesidad de ser protagonista o llamar la atención o el postureo, algo muy atractivo para la mayoria de los mortales que somos mediocres, al menos a nivel de medios. Eso de ser «el prota» mola y si has viajado a tal lugar o has hecho tal actividad con la que puedas «chulear» e impresionar a tus seguidores se convierte en una pequeña droga.

    Puedo equivocarme, pero veo mucho más fácil que se sostenga Instagram, SnapChat (que en EEUU aún se usa mucho) o TikTok que una aplicación que te puede pillar en momentos incómodos, en los que la selfie te puede pillar sin maquillaje (en el caso de las mujeres), etc.

    Veremos que nos depara el futuro (más allá de la caida en vertical de Facebook, un fenómeno que ya he podido comprobar).

    Responder
    • Chipiron - 18 septiembre 2022 - 12:11

      Por cierto, y aunque sea un poco off-topic, tenia la esperanza puesta en que «Clubhouse» realmente despegara como aplicación, pero parece que no ha cubierto, para nada, las espectativas, no?

      Responder
  • #012
    Xaquín - 18 septiembre 2022 - 12:57

    Como «rarito», que sigue navegando diariamente por Facebook, Twitter y Youtube (jubilata habemus), diré que, si quiero saber lo que dice «la masa interviniente» (incluso «bótica»), me conviene no dejar tal tipo de navegación. También claro, para seguir algún que otro ejemplo de buenos divulgadores, o simples núcleos que comparten, por ejemplo, flores silvestres.

    Decir también, que me sigue siendo más agradable mi trato con el algoritmo respectivo que el comentarista medio de internet. E incluso a pesar del nivel ínfimo que a veces se trasluce, o el agobio publicitario, que se está montando últimamente Youtube (pero que sigue dando gratis más de lo que quita).

    Y yo me digo (a veces) ¡»que le vamos a hacer»!

    Responder
    • Alfredo Hoz - 18 septiembre 2022 - 17:12

      Sr Xaquin

      Instalese usted en su navegador, complementos como uBlock, NoScript y adBlock y sin necesidad de configurar nada, diga adios a la publicidad de Youtube (y de cualquier otro sitio web)

      Responder
  • #014
    Go - 18 septiembre 2022 - 14:05

    Ayer había un artículo en Le Monde que describía como la gente que solo trabaja con foto está perdida en Instagram.
    La gente con tiendas que ha pedido 2/3 de las visitas.
    Yo mismo al entrar en insta me saturo con tanto video.
    Enfin…a ver qué pasa.

    Responder
  • #015
    Ramon - 18 septiembre 2022 - 17:24

    Yo, un hombre mayor, juego todos los dias a Wordle, que conocí por esta pagina. ¡Quien me iba a decir que un juego aparentemente «tan tonto» me atrapara! y ahi estoy yo tratando de adiviar la palabrita de cinco letras, esperando con ansiedad (no miro la hora) al dia siguiente.
    Por eso la aplicacion del presente articulo que introduce una novedad aparentemente «tan tonta» como hacer un par de fotos cuando otros quieran ¡quien sabe lo que dara de si!.

    Responder
  • #016
    Gorki - 18 septiembre 2022 - 22:02

    A mi lo que me está enganchando no es el Wordle sino el Stable Diffusion,: una IA Open Source
    para «pintar».me tiene tan obsesionado, como para que yo, contradiciendo el mandamiento de mi religión que me prohíbe pagar por nada que pueda usar gratis, estoy dispuesto a pagar, y apuntarme a https://beta.dreamstudio.ai/dream , por las comodidades que ofrece

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG