Vuelve el ordenador de sobremesa

IMAGE: Pexels - Pixabay (CC0)

Las cifras de ventas de ordenadores durante la pandemia están dejando una sorpresa interesante: si al principio, en 2020, pudimos ver un fuerte incremento de las ventas de todo tipo de máquinas, a medida que más trabajadores se veían en la necesidad de diseñar su puesto de trabajo en su casa y más niños tenían que seguir sus clases desde ellas, lo que las cifras de 2022 parecen reflejar es un fuerte incremento de las ventas de ordenadores de sobremesa.

El ordenador de sobremesa, al principio de la pandemia, fue visto como lo que separaba a las compañías más modernas, que adquirían laptops para sus empleados y les resultaba, por tanto, muy fácil movilizarlos, frente a las que los mantenían atados a sus mesas de trabajo y les tenían que pedir que se llevasen a sus casas esos monstruos incómodos con pantalla, teclado y ratón, que además tenían que ser necesariamente instalados cerca del router – donde quiera que este estuviese – o con un cable de red largo.

La evolución de la pandemia, sin embargo, particularmente en países como los Estados Unidos en donde el trabajo en esquemas distribuidos se ha consolidado con el paso de los meses, es que las ventas que suben ahora son precisamente las de ordenadores de sobremesa, a medida que más trabajadores van haciéndose conscientes de la importancia de diseñar un puesto de trabajo en su casa ante la evidencia de que terminarán haciendo muchas cosas desde él incluso si la pandemia termina. El avance de la tecnología, con monitores planos y unidades mucho menos voluminosas (o incluso, en algunos casos, que desaparecen integradas en la propia pantalla), ayudan también cada vez más a la facilidad de integración de los ordenadores de sobremesa en el conjunto de los espacios de una casa.

Pantallas más grandes y teclados más cómodos y espaciosos ofrecen una calidad de vida al trabajador que al laptop, con su compromiso de portabilidad, le resulta en muchas ocasiones más complicado ofrecer. las mejoras en el diseño han hecho que trabajar desde un ordenador portátil en nuestros días resulte razonablemente agradable, pero competir con un sobremesa, su abundancia de espacio y, sobre todo, su menos precio puede resultar bastante difícil. Al tiempo, el desarrollo del trabajo sobre la nube hace que los problemas de versionado y de disponibilidad de archivos se conviertan cada vez más en una cosa del pasado.

En mi caso, hace ya muchos, muchos años que no me siento delante de un sobremesa: estoy perfectamente adaptado a utilizar un ordenador portátil desde hace mucho tiempo, y desde la pandemia, tiendo incluso a utilizar dos, cuyas tareas se reparten de muchas maneras. Generalmente en casa trabajo en el más moderno de los dos, pero si tengo que llevar uno a una clase o conferencia, o hacer videoconferencias desde el mini-estudio que me he montado en casa, suelo optar por el más antiguo. Pero entiendo cada vez más el atractivo de una pantalla más grande – en muchas ocasiones conecto mi portátil a un monitor secundario – o de algunas otras de las comodidades que ofrece un sobremesa. En el caso del teclado, nunca he echado especialmente de menos uno de tamaño completo: hasta mi tesis doctoral, hace ya más de veinte años, o mis libros, han sido escritos en su integridad en el teclado de un ordenador portátil.

Resulta interesante como este tipo de tendencias evolucionan a lo largo del tiempo. Lo que al principio de la pandemia parecía una ventaja, la portabilidad, ahora parece evolucionar hacia el diseño de puestos más cómodos, ergonómicos y permanentes, más atados a un sitio fijo. Cada vez son más las compañías, incluso de pequeño tamaño, que optan por fórmulas de trabajo distribuido, y esto, unido a las preferencias de los propios trabajadores que optan por diseñar sus propias instalaciones y espacios de trabajo o por los trabajadores que se definen como freelancers está dando lugar a un panorama cada vez más variado, en el que el ordenador de sobremesa, que llevaba años descendiendo en las preferencias, se convierte ahora en resistente a la crisis, con prácticamente todas las compañías mejorando sus cifras en ese sentido.

¿Y tú? ¿Qué preferencias tienes para trabajar?


This article is also available in English on my Medium page, «The desktop computer is back«

39 comentarios

  • #001
    Jose Gamo - 2 enero 2022 - 12:22

    Un monitor USB-C, un teclado y un ratón Bluetooth y una buena cámara web: transforman el laptop en un puesto de trabajo profesional, sin cables y a menos de la mitad de precio q comprar un ordenador de sobremesa…

    Responder
    • Manuel - 3 enero 2022 - 11:34

      Totalmente de acuerdo. Yo eso es lo que uso, casi nunca uso el teclado del portátil, nadie lo recomienda, a mi me deja la espalda y manos faltan. Ya lo conecto como tú y lo uso como un Desktop.

      Ahora estoy pensando si me merece la pena probar un mini-pc o comprar otro laptop.

      Otra cosa que quiero probar es SteamDeck, o algo de gama baja con teclado externo más Anydesk o similares.

      Hay muchas muchas posibilidades y se agradece.

      Responder
  • #003
    David - 2 enero 2022 - 12:31

    Entiendo que depende mucho de la tarea a realizar. En mi caso sin el portátil no veo la forma de trabajar en todo momento (desde mi casa, en la oficina o en las instalaciones del cliente), aunque tanto en casa como en la oficina siempre conectado a un teclado y un monitor externo (no he vuelto a tener problemas ni en la espalda ni en las muñecas). Las labores que realizo requieren de potencia de procesador y memoria, por lo que el mismo equipo portátil en la nube sale mucho más caro (con una vida media de 2-3 años por equipo). El resto de mis compañeros, casi todos usan equipos sobremesa, sobre todo aquellos que prefieren trabajar en la oficina a hacerlo desde casa. El sobremesa es el ordenador familiar y de entretenimiento.

    Responder
  • #004
    Carlos - 2 enero 2022 - 12:33

    Yo sigo deseando el día en que un portátil pueda contar con baterías capaces de soportar bien el trabajo de aplicaciones gráficas intensivas. Los nuevos Mac son prometedores pero aún le faltan camino a este respecto, y sigue siendo opción cuestionable para 3D y desarrollo de videojuegos.
    Yo uso un portátil mac y un pc de sobremesa para trabajar como mi mejor opción, pudiendo acceder al primero de manera remota. Pero a costa de sufrir las inclemencias de la triste compatibilidad entre ambas. No hace mucho perdí todos mis datos por mal funcionamiento de iCloud en PC.
    En cualquier caso sigue pareciendo necesario contar con varias máquinas para muchos tipos de trabajo: resulta más seguro mantener un espacio personal separado del profesional. El siguiente reto va a ser como quitarme de tantísimo cable cada vez que viajo xD

    Responder
  • #005
    Cristian - 2 enero 2022 - 12:45

    Yo en casa tengo un pequeño despacho, y eso me permite tener un sobremesa. Lo encuentro infinitamente más cómodo, no sólo por el teclado, sino por la pantalla de 22 pulgadas. Es un Mac mini, ocupa muy poco espacio. Y como que todo lo tengo en Dropbox, cuando tengo que usar el portátil no hay ningún problema. Yo personalmente no podría trabajar el 100% de mi tiempo con un portátil. Para mí sería como comer cada día con el tenedor de una navaja suiza, pudiendo comer con un tenedor de verdad.

    Responder
  • #006
    Javier Cuchí - 2 enero 2022 - 12:50

    Yo llevo ya años con un laptop aunque el actual, que tendrá unos tres o cuatro años, no ha salido jamás de casa; es más, su batería original fue a parar a un cajón y allí sigue, sin haber sido utilizada jamás. ¿Razón? Me pasé al laptop precisamente por su portabilidad y porque, pese a tener una mesa realmente grande, el PC de sobremesa era sumamente engorroso, con esas torres enormes, incluso las más pequeñas. Sin embargo, con el paso del tiempo, la tableta (una buena tableta, por supuesto, bien dotada de memoria RAM y de memoria interna y con capacidad para escribir en ella a mano, cosa que me encanta) me ha rendido mucho mejor servicio que el portátil.

    Este portátil me durará (espero) unos cuantos años aún, porque tengo la sana costumbre de comprarlos todo lo sobredimensionados que puedo pagar y porque utilizo exclusiva y sistemáticamente Linux, que estira muchísimo en el tiempo la potencia de un ordenador, pero tengo claro que el próximo volverá a ser un sobremesa, ahora que fabrican microtorres que se disimulan perfectamente tras la pantalla y que no ocupan lugar sobre la mesa ni dan por el saco en el suelo, permitiéndome, de paso, una pantalla mayor, cosa que me iría de perlas como fotógrafo aficionado. Eficazmente secundado por una buena tableta, como ahora, creo que no echaré de menos el laptop, aunque siempre guardaré de él un buen recuerdo.

    Responder
    • Javier Cuchí - 2 enero 2022 - 12:58

      Olvidé un detalle importante: estoy jubilado. No obstante, de estar en activo no hubiera cambiado mucho mi comentario, puesto que mi trabajo, funcionario público, no me exigía movilidad alguna. El teletrabajo me obligó a aceptar un pequeño laptop de 10 pulgadas que, encima, funcionaba con el p*** Windows, es decir que fue indiferente que yo tuviera laptop o sobremesa, al no acceder los informáticos de mi Departamento a permitirme instalar la VPN del trabajo en mi PC personal (porque, además de mi propia y más cómoda maquinaria, mucho más potente que la que me dieron, con Linux trabajaba muchísimo mejor).

      Responder
      • JM - 2 enero 2022 - 20:10

        Igual en tu caso no era posible, pero trasteando un poco se puede instalar todos los clientes de VPN que conozco en Linux, incluso aunque una vez en la intranet necesites acceder a recursos a través de directorio activo.

        Responder
        • Javier Cuchí - 3 enero 2022 - 01:35

          Sobre todo, necesitaba unas contraseñas que se negaban a darme. Y, efectivamente, en la intranet me topaba con el problema. El asunto es que durante los primeros meses -hasta que en junio llegaron los ordenadores nuevos- funcionamos cada cual con nuestros ordenadores mediante aplicaciones web a las que accedíamos autorizados. Al repartir los nuevos ordenadores, lo cerraron todo.

          Responder
  • #010
    Miguel - 2 enero 2022 - 13:10

    Hola. ¿Por qué no tener el dos por uno? Un portátil conectado a una cómoda dock station. Hoy en día, con el maravilloso puerto USB-C, existen soluciones muy válidas para tener las ventajas de ambos sistemas (portátil y sobremesa). Es lo que uso desde hace unos 13 años, y me parece la mejor solución. Además, con el avance de la tecnología móvil, es probable que en un futuro cercano, para un gran grupo de trabajadores, les baste con conectar su teléfono móvil a la dock station. Saludos.

    Responder
  • #011
    Ernesto - 2 enero 2022 - 13:16

    Yo solo empece a usar laptops porque en mis trabajos me dejaban una, al final siempre en casa mi PC principal es uno de sobremesa, por eso de la pantalla el teclado y el espacio. Si, he comprado laptops de mi bolsillo, una en el 2014 para que me acompañe en mis conferencias, y ahi compre algo ligero, ahora que tocaba jubilarla otra aun mas ligera, pero de nuevo… las laptops son mi PC secundaria, porque a mi torre la puedo actualizar por partes, mejorar el almacenamiento, conectar mas dispositivos, etc…
    Ahh y no olvidemos otro detalle, han sido los gamers quienen han mantenido competitivo el mercado de PCs ensambladas, haciendo que estas sean mas potentes y convenientes que una vendida por una marca o un supermercado.

    Responder
    • Ernesto - 2 enero 2022 - 14:01

      Detalle adicional, hasta ahora el sector PC sigue sufriendo un problema de stocks, especialmente en componentes como las GPU, debido especialmente a los mineros… tiempos complicados para todos los usuarios.
      Profesor, podria comentar sobre el tema de la criptomineria y sus implicancias en el ambiente y el mercado de partes tecnologicas?

      Responder
  • #013
    Gorki - 2 enero 2022 - 13:59

    Habitualmente utilizaba portátiles, al fin y al cabo, mi labor en ellos se reduce a leer y escribir y para eso no se necesita más. Pero con los años mi vista se ha deteriorado y he optado por utilizar pantallas mas grandes que las portátiles, y ahora de monitor utilizo una pantalla de television pequeña, que andaba en caso por algún rincón.

    En consecuencia, me compré un equipo de sobremesa, GIGABYTE, que es poco mas o menos de 15x15x4 cms, es decir, ocupa mas o menos, lo mismo que ociupaba mi cenicero cundo fumaba. Por tanto hablar de torres, es hablar de un tiempo preterito.

    El único problema es que tengo la mesa llena de cables y cargadores. Cuento:
    – Cable de alimentacion de la pantalla.
    – Cable HDMI de la pantalla al ordenador
    – Cable del teclado al ordenador
    – Cable del ratón al ordenador
    – Cable de datos al router
    – Cable del la red al cargador del router
    – Cable del cargador al router
    – Cable de la red al cargador del PC
    – Cable del cargador al PC

    Dejo aparte una lampara de luz con su cable y los cables que necesita la antena para `pode ver la television en el salçon, pues ellos no estan directamente relacionados con el PC

    Cuando viajo, , salvo si es ir a la segunda vivienda que me llevo ep PC y utilizo la TV que tengo alli como pantalla, aun utilizo mi viejo portatil, aunque le llevo un teclado y un ratón , pues me he acostumbrado a los buenos teclados y ratones y no me apetece trabajar con el de los portátiles.

    Para mi seria una maravilla que se inventara algo útil para eliminar los cables, porque las soluciones inalambricas son en su mayoria una fuente generadora de terminales cargadores y transformadores y cables de uno aparatoa a otros, que suelen complicar mas aun el problema que el tener un triste cable que un un aparato con otro.

    Responder
  • #014
    PEDRO.P - 2 enero 2022 - 15:28

    Yo trabajo con portatil desde hace muchos años, pero siempre con teclado y pantalla grandes. Con las ventajas de la portabilidad y las ventajas de un puesto de sobremesa, pero como yo mucha gente que conozco. Pantallas y teclados/ratones en casa y oficina, y portatil solo por ejemplo si me voy a mi segunda residencia y escapada. A día de hoy con la potencia de los portatiles, salvo casos muy concretos no veo interesante un sobremesa.

    Y para todo esto se han inventado las dockstation.

    Responder
  • #015
    sermarr - 2 enero 2022 - 16:03

    +1 al USB-C y/o Thunderbolt. Ni se les ocurra comprar/invertir en hardware nuevo que no los soporte.

    Si te lo montas bien, con un buen monitor que es capaz de cargar portátil (W de potencia) y con Hub incorporado, ratón y teclado inalámbricos, y Wifi … los cables son mínimos (corriente monitor + usbc al portátil), y tienes lo mejor de ambos mundos. En mi caso tengo webcam conectada al hub del monitor.. y llega al portatil por el mismo usb-c

    Responder
    • Gorki - 2 enero 2022 - 18:41

      ¿Y qué haces con los cargadores y los cables de los ratón y teclado inalámbricos?

      Responder
      • Carlos Quintero - 2 enero 2022 - 19:05

        Yo también tengo un portátil muy compacto y potente que se conecta a un monitor 5K por USB-C / Thunderbolt y se alimenta por ese mismo cable, así que el otro cable es del alimentación del monitor. Total: 2 cables.

        El monitor tiene un hub USB para conectar un teclado y ratón por cable, que es mi elección (2 cables más) pero porque los inalámbricos siempre me acaban frustrando…

        Y esa configuración es lo mejor de ambos mundos: cuando necesito cambiarme de habitación, desconecto un solo cable, y si me lo tengo que llevar fuera de casa, la mochila lleva el cargador original de pared del portátil. Y puedo disponer del monitor del portátil si quiero una pantalla extra.

        El router lo tengo separado, y con wifi no necesito cable de red aunque tengo uno de 15m para llegar a cualquier sitio, que solo he usado cuando he tenido que dar algún curso o hacer algún examen online y no quiero arriesgarme a pérdida de la señal de wifi.

        El móvil lo cargo por la noche en el dormitorio, pero lo podría cargar en un puerto USB-C del portátil.

        Responder
      • sermarr - 2 enero 2022 - 22:47

        Son de pilas. Duran un montón.

        Lo que quería destacar es que puedes quitar y poner el portátil fácilmente, con un único cable, el USB-C. Que si vais a invertir en hardware nuevo y que dure muchos años, pues que tenga USB-C del potente, con thunderbolt.

        También podrías conectar el ratón y teclado al hub del monitor, aunque el que tengo yo sólo tiene 2 y no podría conectar la webcam entonces.

        Responder
  • #019
    Xaquín - 2 enero 2022 - 18:35

    Aprovechando a un comentarista, en este caso a Cristian, decir que comparto lo de la navaja suiza. Y eso que hay navajas maravillosas, incluso siendo de Albacete. Pero si quieres operar en serio, necesitas material tipo japonés.

    Y puedo aportar y aporto, que un teclado de piano clásico es un teclado, el resto son meros apéndices de Casio y Cía. Aunque los orientales también hagan maravillas.

    Mi problema, además, es que aún no he conseguido «odiar» ni al Mark ni al Steve. Para mi siguen siendo «analogic influencers». Aunque el mundo Meta se halle a años luz del mundo Mac.

    Ah, y dato básico, estoy en la segunda adolescencia.

    Responder
  • #020
    Gorki - 2 enero 2022 - 19:33

    Vistos los comentarios, lo que la comunidad está esperando es un iPad con pantalla que se doble en tres trozos y un teclado y ratón inalambricos que usen el propio iPad para cargarse por cables USB

    Responder
    • Mauricio - 2 enero 2022 - 20:46

      Gorki, en mi criterio el iPad mini es la mejor tablet del mercado, mientras que el iPad Pro me parece un dispositivo que pretende ser una laptop pero que, debido a su sistema operativo (iPadOS 15), nunca llegará a serlo. En realidad, no creo que quien se esté planteando comprar una computadora de escritorio sueñe con una especie de iPad plegable. Si así fuera, el aparato perfecto sería una Surface Duo 2, aunque, de igual manera, su sistema operativo (Android 11) no es precisamente la mejor opción para el usuario profesional.

      Entiendo, en todo caso, que te refieres a que la gente quisiera una desktop con la portabilidad de una laptop. En este caso, es probable que algunos teletrabajadores podrían estar interesados en encontrar algo así como una Apple iMac o sus alternativas, pero que además sea suficientemente portátil (quizá al menos plegable por la mitad y con un compartimiento para el teclado y el ratón) de modo de poder llevarla con relativa facilidad a otra habitación o a la oficina. Se trata de un aparato que efectivamente no existe, pero que a lo mejor valdría la pena desarrollar.

      Responder
    • Raul - 4 enero 2022 - 21:19

      Escuche hace tiempo que Apple (y otros supongo) estaban estudiando la carga inalámbrica bidirectional, lo que permitiría cargar periféricos Bluetooth con una tablet o smartphone si tienes la mala suerte de estar fuera de casa y sin cable ese día de cada dos o tres meses en el que debes cargarlos

      Responder
  • #023
    Mauricio - 2 enero 2022 - 19:53

    No sabía, Enrique, que las computadoras de escritorio estaban de vuelta, aunque puedo entender que así lo sea. Yo mismo me he planteado la posibilidad de reemplazar alguno de los antiguos equipos que tenemos y sustituirlo por una portátil de 17 pulgadas o, tal vez, por una de escritorio. Cada opcion tiene, sin embargo, sus ventajas y desventajas.

    Responder
    • Ernesto - 3 enero 2022 - 15:12

      Como dije arriba, nunca se fueron, el ecosistema gamer ha mantenido vivo y muy competitivo dicho mercado, siendo que ahora es mucho mejor ensamblarse uno mismo un equipo que comprar uno ya hecho, escasez aparte, claro esta.

      Responder
  • #025
    Javier - 2 enero 2022 - 23:00

    2 Portátiles (La «oficial» y el «respaldo») y un solo mouse.

    Uso una aplicación, Mouse Without Borders, para controlar con un teclado y un mouse, ambas notebooks. Y uso teclado extendido aparte, más comodidad, al menos, para mí.

    Responder
  • #026
    Miguel Durán - 2 enero 2022 - 23:47

    Cuando la empresa para la que trabajo descubrió que con portátiles se podía hacer algo más que llevalo en las guardias y que con un teclado y ratón daba igual conectar el monitor a una semitorre o al portátil, porque al final trabajas en un puesto virtual, nos hizo un favor enorme al escoger un equipo con pantalla interna Full HD y el penúltimo i5 menos pesado que mi equipo personal.
    Tanto en casa como en la oficina trabajo a dos monitores, el del portátil y el 22 pulgadas con el que también juego.
    Gracias a USB3 he pasado de una gran torre de las de antes con 4 discos duros a equipos USFF con solo un disco, o incluso con solo un eMMC con los Intel Compute Stick que han sustituido a equipos 20 veces más grandes. Desconectas de uno y se lo pones a otro, y con 4Tb en un disco de bolsillo espacio no es lo que falta.

    Responder
  • #027
    Chipirón - 3 enero 2022 - 01:25

    Yo dos iMacs idénticos sincronizados por iCloud, uno en casa y otro en la oficina.

    Para dar clases y portátil, un iPad Pro de 11 pulgadas.

    Para mi, la configuración ideal. Obviamente es mi opinión, cada cual tendrá la suya y dependerá de su dinámica de trabajo.

    Responder
  • #028
    Angel - 3 enero 2022 - 05:27

    Yo he comprado una sobremesa hace unos 6 meses y estoy muy satisfecho. A diferencia del portátil, el sobremesa tiene un lugar fijo en la casa. Para una familia con chicos y adultos usando el ordenador (juego+trabajo+estudiar en pandémia) que el ordenador esté disponible para todos con solo mover el mouse o poner la huella en el teclado (iMac M1) la experiencia es inmediata y eso tiene valor. Nadie puede negarse a usar el ordenador porque siempre está ahí, prendido y esperando que alguien lo use. Es genial.
    Con el portátil no teníamos esa inmediatez. Había que tomar el portátil, ubicarlo en alguna mesa, abrirlo y ahí se despertaba (siempre que tuviera batería) sino ir a buscar el cargador, etc etc.

    Responder
  • #029
    Lua - 3 enero 2022 - 08:40

    Ya se hablo hace unos meses de algo parecido por aqui y sigo manteniendo mi postura..

    Lo importante, no es «que» tienes, sino «para que» lo usas. Lo «portatil», tiene sus ventajas, en tanto a movilidad o cubrir falta de espacio, si es en el hogar.

    Pero si vas a trabajar desde casa, (y tienes espacio) no hay nada como un buen pc, un buen teclado/mouse y como no, un buen pantallon bien grandote… (en mi caso, 2×32″)

    Responder
  • #030
    Sabino - 3 enero 2022 - 09:03

    Pues yo , desde siempre me he decantado por una torre, grande y bien ventilada. Gastándote lo mismo que en un portátil en una torre consigue mucha mas potencia y la ventaja añadida de que puedo ir cambiando o ampliando los HD conectados fácilmente y actualizar de la tarjeta gráfica cada dos años sin problemas. Luego dos monitores y un teclado grande. Todo lo anterior hace que trabaje mucho mas a gusto desde casa que en la oficina donde tengo que usar el portátil de la empresa

    Responder
  • #031
    Ferran. Vila - 4 enero 2022 - 08:33

    Al medio año de pandemia me di cuenta que necesitaba un lugar de trabajo adecuado, después de 6 meses de periplo por las habitaciones de mi pequeño piso, arrastrando mi portátil y mi tableta. Reformé una habitación, puse estantates, armario y un buen escritorio a mediada y compré sillas de oficina. Cuando lo tenía listo, planté mi portátil sobre el escritorio y al segundo día de trabajar con esta configuración compré el último pc “all in one” que les quedaba en stock en la tienda de informática de al lado.

    Si tienes el lugar adecuado tener un ordenador de sobremesa para mi es lo ideal, te permite trabajar con varias ventanas abiertas sin volverte loco, una visión adecuada, que retrase la necesidad de gafas para esa presbicia que el teletrabajo está acelerando y descansar espalda y brazos con un teclado y ratón ergonómicos.

    Para todo lo demás, dispositivos portátiles y la bendita nube,

    Responder
  • #032
    Dedo-en-la-llaga - 4 enero 2022 - 16:53

    Sorpresa, sorpresa, todos aquí tan puestos en todo, y nadie parece tener, ni saber, ni haber rozado el cielo con los dedos con un buen (y no caro, muy al contrario), All-in-One. (Lo que hay que ver…)

    Responder
    • Lua - 4 enero 2022 - 20:45

      Que se te estropee algo, y te divertiras tanto como reparando un portatil… :P

      Responder
      • Javier Lux - 4 enero 2022 - 23:49

        Es que un All-In-One no es mas que un portatil con monitor standard pegado y teclado.

        Responder
        • Dedo-en-la-llaga - 5 enero 2022 - 00:19

          Es algo bastante más que eso, y lo dice alguien que, al lado del All-in-One tiene en un brazo articulado un portátil para otras tareas que mejor prefiero no decir… ;-)

          Responder
      • Dedo-en-la-llaga - 5 enero 2022 - 00:17

        ¿Algo cómo qué? ¿Qué pasa, que uno de sobre mesa o de torre -que he tenido varios durante años-, si se estropean son geniales estropeándose? Pues que te casque la placa base como me pasó a mí (después de 13 años), el último, y verás qué risa más grande.

        Responder
  • #037
    Javier Lux - 4 enero 2022 - 17:59

    Sin duda alguna sobremesa. Y con dos monitores grandes!

    Me siento Gordon Gekko y miro a mi sobremesa como un emperador lo haría con su trono!

    Responder
  • #038
    Iria - 19 enero 2022 - 02:00

    Está claro que un portátil y un sobremesa no son comparables, pero mucho menos son incompatibles. Creo que cada uno es óptimo en función del uso y el momento.
    Por ejemplo, si yo tengo un trabajo en el que me tengo que estar moviendo continuamente y para realizar mis tareas necesito un ordenador, está claro que mi mejor opción es un portátil. Por la comodidad, por el peso, por la usabilidad…
    Pero si mi trabajo consiste en estar 8 horas en la misma mesa, cada día, mi mejor opción es un sobremesa. Más que nada por mi salud visual y postural. Puedo colocar exactamente el teclado y la pantalla donde más convenga a mi postura. Un portátil sin embargo no permite esta opción.
    Por no hablar a nivel componentes. Un sobremesa siempre va a poder ser mucho mejor que un portátil porque la CPU permite componentes mucho más potentes. Además, se puede montar por piezas, se pueden simplemente ir reemplazando… Eso en un portátil a parte de que es más complicado de hacer, es mucho más caro.
    A nivel memoria, un sobremesa es mejor. A nivel complementos, un sobremesa es mejor. Pero, a nivel practicidad en caso de un trabajo que requiere movilidad, un sobremesa se queda completamente inútil.
    Entonces, creo que no se trata de hablar de cuál es mejor o cuál es peor, sino de cuál se adapta mejor a las circunstancias.

    Responder
  • #039
    Joaquín - 26 enero 2022 - 15:57

    El Pc de sobremesa a mi particularmente me resulta una herramienta mas cómoda, he decir que dispongo de sobremesa y portátil.
    Como siempre es cuestión de gustos y preferencias, por ese motivo existen diferentes formatos en el mercado dependiendo del uso del que se le quiera dar.
    Cada persona es un mundo algunos tenemos la espalda mejor o peor, mas espacio en casa etc.
    Para finalizar soy de esas personas que no usan conectores inalámbricos prefiero el cable directo de toda la vida. No quiero decir con esto que mi ratón contenga la famosa bola.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG