Trabajando… ¿desde dónde?

IMAGE: Mediamodifier - Pixabay (CC0)

Es la gran pregunta de la post-pandemia: cómo y desde dónde vamos a trabajar cuando todo esto se acabe. Y en algunos entornos, como el área de San Francisco, parece estar resolviéndose a gran velocidad: una gran cantidad de trabajadores que vivían en la bahía con precios irracionalmente elevados han hecho las maletas y se han ido a colonizar zonas razonablemente cercanas (unos 300km) pero más agradables como Lake Tahoe, que ha experimentado un rápido proceso de gentrificación y ha visto los precios de sus propiedades elevarse muchísimo y a los agentes de la propiedad inmobiliaria de la zona hacerse literalmente de oro.

Es el fenómeno de las Zoom towns, del que habíamos hablado ya anteriormente: trabajadores a los que sus compañías, muchas de ellas tecnológicas, ofrecen la posibilidad de seguir trabajando en remoto, o que entienden que en lo sucesivo, podrán trabajar desde sus casas la mayor parte del tiempo, con visitas ocasionales a la oficina. Toda una categoría de relación laboral que emerge tras una pandemia que ha permitido tanto a trabajadores como a compañías comprobar que muchos trabajos podían llevarse a cabo desde cualquier lugar sin que la productividad se resintiese, absorbiendo la fricción correspondiente a los ineficientes desplazamientos y horarios fijos, y obteniendo a cambio empleados más motivados y satisfechos. Obviamente, no todas las categorías de trabajos entran en esta posibilidad, pero sí muchos de ellos, lo que ofrece muchas opciones a la optimización.

El gobierno autónomo de Canarias se apunta al mismo fenómeno, y hace una llamada a unas treinta mil personas con esa capacidad de trabajar desde donde estimen oportuno para que opten por vivir en las islas y logren levantar una economía que ha sufrido enormemente por la caída del turismo durante la pandemia, un turismo del que dependía claramente en exceso, hasta un 35% de sus ingresos y un 40% del empleo. La propuesta de valor de las islas no puede ser más clara: un clima literalmente paradisíaco, una naturaleza desbordante, buena conectividad a buen precio, un coste de vida razonablemente barato, y un entorno absolutamente seguro y agradable de país civilizado con buenas prestaciones sanitarias.

Se calcula que, hasta el momento, unos ocho mil teletrabajadores han respondido a la llamada del gobierno canario. ¿Hasta qué punto vamos a ver propuestas de este tipo florecer en la post-pandemia? ¿Cuál es la posibilidad real de que la pandemia haya dado lugar a toda una clase de trabajadores capaces de optar a situaciones de este tipo? Una encuesta reciente de McKinsey afirma que muchas compañías no han mostrado aún claridad sobre sus decisiones futuras en este sentido, y que esa situación de incertidumbre genera ansiedad, considerando sobre todo que una gran mayoría de esos trabajadores verían con buenos ojos condiciones de trabajo más flexibles. Otros afirman incluso que prefieren hacer frente a un recorte de salario que volver a trabajar desde la oficina.

¿Va a hacer realidad la post-pandemia el sueño de muchos trabajadores de irse a vivir al sitio de sus sueños sin perder su trabajo, y manteniendo el nivel de productividad que demostraron durante la pandemia? ¿Qué aspecto tendría una economía en la que predominase el trabajo desde casa? ¿Es realista pensar en un escenario de ese tipo? Un 30% de trabajadores afirma que si su compañía pretende obligarlos a volver a las condiciones de trabajo de antes de la pandemia, optarán por buscar trabajos que les permitan más flexibilidad en sus condiciones, algo que podría modificar en gran medida el mapa del talento y dejar a muchas compañías en situación de fuertes pérdidas de competitividad, al quedarse progresivamente con los trabajadores que tienen menos valor en el mercado.

Según un estudio de la Comisión Europea, un 37% de trabajos en el continente pueden ser llevados a cabo en régimen remoto, con variaciones que van desde el 27% de Rumanía al 54% de Luxemburgo, pasando por el 34% de España. Esto daría lugar a un nuevo digital divide, a una nueva clase social capaz de trabajar desde cualquier sitio y de escoger su lugar de residencia en función de criterios muy distintos a los que tenían antes de la pandemia, generalmente gobernados por la proximidad al lugar de trabajo. Para muchos territorios, una enorme oportunidad, que algunos intentan ya empezar a capitalizar.

Lógicamente, no es lo mismo estar de vacaciones en un sitio que irse a trabajar a él, y la idea de trabajar desde el lugar de tus sueños no tiene necesariamente que parecerse a aquellos días que pasaste allí. Pero seguramente sí puede ofrecerte posibilidades que, antes de la pandemia, no podías ni plantearte.

Por si acaso, vete pensando en ello.


This article was also published in English on Forbes, «How working from home now means so much more«


35 comentarios

  • #001
    Luz Blanca - 18 abril 2021 - 19:03

    Hablando de reducir sueldo… Falta esto:

    «Todo aquello que se pueda hacer en remoto se hará en países de bajo coste»
    Sin censura

    Responder
    • Juan T. - 18 abril 2021 - 21:47

      Pues tiene todo el sentido…por que vas a pagar 2000 euros a un trabajador que se te va a vivir a las Maldivas cuando tienes uno en las Maldivas que lo hace por 500.

      Si quieres vete al paraíso, pero mejor de alquiler.

      Ahora todo lo «susceptible de…» se hará, solo falta saber cuando, pero con la aceleración que lleva todo, un año es una eternidad.

      Responder
      • Luz blanca - 18 abril 2021 - 23:08

        Alea jacta est…?

        Salvo que los managers dinos, que serán dinos pero si llevan años escaqueandose y haciendo ver lo imprescindibles que son, boicoteen los remotos (lo que tienen claro es que si no hay indios no hay jefe indio en la pradera) y la sangría no llegue al rio por salvar su culo.

        Asi que gutierrez el jefe que solo sabe leer el Marca, puede ser el salvador de la crisis que puede provocar el teletrabajo.

        Viva el Marca, salvador de la economia de siempre, la fetén.!

        Responder
    • Mauricio - 18 abril 2021 - 23:39

      Sin Censura (eso de Luz Blanca no suena bien, pues parece de alguien de Vox, AfD o partidos similares), lo que dices tiene bastante sentido, pero no he visto que realmente suceda, salvo en un número proporcionalmente muy bajo de freelancers vinculados generalmente a la informática o al periodismo.

      Las legislaciones laborales parece que, en general, no son muy flexibles a la hora de contratar a un extranjero que resida en el exterior. Temas como el seguro médico, los aportes para la jubilación, los impuestos, el pago de los sueldos, etc., suelen ser de difícil resolución.

      Responder
      • Mauricio - 18 abril 2021 - 23:54

        Me refiero, evidentemente, a tu afirmación de que «Todo aquello que se pueda hacer en remoto se hará en países de bajo coste».

        Responder
        • Gorki - 19 abril 2021 - 11:14

          Durante un tiempo, mas o menos un año. fui contratado por Corming Netherlands para trabajar y residir en España.
          Entonces. como ahora, los sueldos en e Holanda eran mas altos que aquí. pero a mi me pagaban un sueldo acorde a los españoles,

          Posterormente me transfirieron a una filial creada en España y era un empleado español , con los derechos de los de aquí

          Es verdad que kla S.. Social no me cubria, pero tenia la cobertura de los Trabajadore holandeses desplazados por motivos de trabajo..

          No plantea especiales problemas tener un empleado residente en las Malvinas

          Responder
          • Gorki - 19 abril 2021 - 11:20

            Bien pensado era teletrabajador sin darme cuenta, Primero con oficina en Holanda y luego con oficina en Madrid, pero viviendo en Barcelona y viniendo a la oficina de Madrid un dia cada dos semanas,

            Y en efecto. mi sueldo era en gran medida proporcional a los resultados, Entonces era vendedor, (representante) y tenia incentivos, no sobre las ventas, sino sobre la cuota asignada.

          • Mauricio - 19 abril 2021 - 13:05

            Gorki, se trata de algo diferente. En una empresa multinacional o en una ONG internacional hay a veces el tipo de acuerdos que mencionas, pero en ese caso alguna de las sedes se encarga de vincular al empleado local o visitante a la seguridad social del país de origen o de destino. Cuando esto no es posible, los teletrabajadores extranjeros suelen tener entonces un contrato de prestación de servicios sin beneficios (freelance).

            Lo que hasta ahora no he visto (aunque podría existir en casos específicos) es que, por ejemplo, una universidad española contrate para trabajar a distancia a un profesor latinoamericano que no resida en España y que no tenga la nacionalidad española y que le dé todos los beneficios sociales de un empleado español o de un extranjero residente en España. Evidentemente, no me refiero tampoco a los casos en los que hay un convenio interinstitucional sino al de, por ejemplo, un hipotético profesor boliviano residente en Bolivia que aspire a que su única ocupación sea trabajar a distancia a tiempo completo y con todos los beneficios sociales en una universidad española.

          • Gorki - 19 abril 2021 - 15:40

            Merefiero a mi caso en paerticular y se remonta al año 1979, contodo lo que eso supone que haya cambiado la legislacion al respeto.

            Yo fuicontyratado en España y para trabajar en España por una compañia BHolandesa, (entonces España no estaba en la UE), en vista de ekllo se me pagaba con una tramsferencia en Florines y se pagabanla SS en Holanda, Como la SS españaola no tenia servicio de correspondenciam c on la Holandesa no se bien si la SS H holandesa o mi enpresa cubrian mi seguro de enfermedad con Sanitas

            Posteriormente pase a depender sdde una oficina en madrid y pase a ser empleado español,con todos los derechos y obligaciones, pero al residir en Barcelona y estar mi enpresa radicada en Madrid, no tenia un ambulatoriao al que estuviera adscrito y se me consideraba a mi y a mi familia como desplazados depor muestra oficina, es decir podia ir a cualquier ambulatorio pero el mio estaba en Madrid.

            No lo se, pero si una empresa española tiene un empleado residente en las Malvinas y cotiza por él en Madrid, algo parecido ocurrirá tendra que buscarse por la SS o la empresa, algo en laa Malvinas que le cibra en caso de enfermedad/accidente

      • Sin censura - 19 abril 2021 - 11:54

        Mauricio

        Hay algunos autores que en su momento se citaron, sobre el futuro de los trabajos en la Europa Meridional… y te aseguro que decir aquello de «virgencita virgencita que me quede como estoy» puede ser lo menos malo.

        Lo que dices de «legislación laboral» es tan sencillo como hacer contratos mercantiles en vez de laborales, y si contratas servicios en el extranjero lo haces con tu filial(si eres grande) o una empresa carnicera local… es más fácil de lo que parece.

        Al final queda un frontend con tus propios recursos en el país y el backend lo tienes en países de bajo coste, para empresas multinacionales donde el inglés es la lengua de comunicación tienes ya no solo India, sino Polonia, Rumania o Egipto con un buen nº de profesionales baratos. Y para las empresas españolas tienes Latam, o incluso Marruecos donde p.ej. la empresas de Call Centers de España, tienen sus oficinas (y teletrabajo) en Tanger, donde tienen el acento de España no el de Latam, y es imposible que los clientes sepan que cuando te dicen «Te atiende «Ester Romero» en realidad se trata de «Fátima Mernissi», como la famosa estudiosa del Corán.

        PS: Acabo la coña del nombrecito !!

        Responder
        • Mauricio - 19 abril 2021 - 13:19

          Sin Censura, como le decía a Gorki, lo de las multinacionales o similares es diferente. En otros casos lo que suele haber es freelancers y en una cantidad muchísimo menor de lo que sería posible. Y si piensas que estoy equivocado, te agradecería sinceramente que me dijeras dónde están esos puestos a distancia con beneficios sociales en instituciones españolas, porque sé de mucha gente de América Latina que estaría feliz de tener ese tipo de oportunidad.

          Responder
          • sin censura - 19 abril 2021 - 15:48

            Pista;

            una carnicera que corta en un solo punto justo en el golfo pérsico www.algo.com, donde algo tiene 12 caracteres. Pagan muy bien si les encaja el perfil.

            PS: Seien Sie vorsichtig mit Ihren Träumen, sie können wahr werden

          • Mauricio - 26 abril 2021 - 23:50

            Sin Censura, gracias por el enlace al sitio web de Algo, empresa de la que en realidad no había escuchado hablar. Por el momento, veo que necesitan solamente gente que esté en Lahore (Pakistán) o Seattle (Estados Unidos).

            PS: Eigentlich bin ich kein Informatiker. Trotzdem interessiere ich mich u.a. für den Einsatz der neuen Technologien im Bildungsbereich.

    • Mauricio - 18 abril 2021 - 20:11

      Justamente, Javier, iba a hacer referencia al artículo de la BBC que enlazas, pues muestra que esto del teletrabajo no va a ser necesariamente algo masivo, ni siquiera en las empresas tecnológicas.

      Responder
    • Daniel Terán - 18 abril 2021 - 23:05

      Exactamente lo que indica Javier que salió hace unos días. En Septiembre vuelta al cole me parece.

      Responder
    • Chipiron - 18 abril 2021 - 23:45

      Interesante artículo. Felicidades!

      En el fondo el artículo refleja una realidad cotidiana: La generalización no suele ser acertada. Habrá trabajos que puedan hacerse igual de bien remotamente, otros deberán tener una mezcla y otros 100% presenciales.

      Y otro aspecto importante : la persona! Habrá quien se adapte bien a esa modalidad y quien necesite más contacto y ambiente laboral para ser más productivo.

      Finalmente, la posibilidad de hacer teletrabajo también puede implicar mayor flexibilidad y/o conciliación laboral. Por lo que, además del tema de la retribución se pueden encontrar en que este aspecto sea clave para «reclutar talento».

      Responder
  • #018
    Alejandro Alcalde - 18 abril 2021 - 19:06

    No puedo estar más de acuerdo. Personalmente, desde hace ocho meses teletrabajo desde un pueblo de la Costa de Almería, y no pienso volver a Madrid a pagar barbaridades de alquiler ni soportar atascos. Eso se ahorra también la gran ciudad, mi contaminación y ocupación de espacios.

    Responder
  • #020
    Gorki - 18 abril 2021 - 20:33

    No me cabe duda que pronto el trabajar en casa sera una opción normal en todos aquellos que no tiene que manipular objetos, sino solo controlarlos digitalmente (los que no fabrican, almacenan, limpian, arreglan, cortan el pelo, etc.)

    Se dividirán en función de su trabajo en los 100% teletrabajadores y los que alternan el trabajo en casa con el trabajo en la oficina,

    En mi entorno familiar, (casi todos hijos y sobrinos), todos los que pueden teletrabajar, siguen teletrabajando con la bendición de sus jefes,

    Claro que habra jefesaurios que prefieran ver el «ganado» en la oficina, pero la presión de los trabajadores y el hecho de perder los empleados mas eficientes, les convencerán de lo contrario.

    Como todo en este mundo el teletrabajo tiene sus claros y sus sombras, sus ventajas y sus peligros

    Por no repetirme una vez mas en este post del blog encontraran mi opinión al respecto

    https://www.enriquedans.com/2020/05/las-interesantes-implicaciones-de-replantear-el-trabajo-presencial.html

    Responder
  • #021
    Francisco José - 18 abril 2021 - 23:22

    Los seres humanos somos animalitos muy peculiares y, mientras leía el artículo, estaba pensando en la película Matrix y las cosechas (de humanos) perdidas cuando las máquinas crearon un mundo feliz. Mezclar lugar de ocio y trabajo tal vez no sea tan estupendo como en un primer momento se pueda llegar a pensar. Ya veremos qué depara el futuro.

    Responder
  • #023
    Chipiron - 18 abril 2021 - 23:30

    A lo de trabajar a distancia se le une un concepto igual de profundo: Cobrar por productividad y no por horarios. Hay quien és muy puntual al fichar pero sólo calienta la silla, y quien en 20 horas semanales produce lo que otros en 60h que son los que cobran horas extra.

    No és generalizable pero en muchas profesiones «de oficina» se empezará a pagar por producción y no por horarios. Estás profesiones, si no requieren de localización física, serán los prim en teletrabajar al 100%.

    Soy funcionario pero creo que es una figura del siglo XX llamada a desaparecer, al menos con sus estatutos actuales, en el siglo XXI. Y es que una buena parte de la masa funcionarial (un porcentaje alto) cobra independientemente de su productividad.

    Responder
  • #024
    Miguel V. - 19 abril 2021 - 08:05

    Para un minoría va a ser una posibilidad. Para el resto estas tendencias va a significar que tu piso de 60m2 también va a ser tu oficina, generando grandes ahorros para las empresas que la han pasado muy muy mal con la pandemia.

    Esos pisos de 60m2 también serán la escuela de tus hijos, pues la educación a distancia se va a consolidar generando grandes ahorros al no requerir esos vetustos edificios que solo sirven para incubar virus. Lo que se necesitan son contenidos estandarizados generados por profesionales altamente cualificados. No profesores por supuesto con sus tendenciosas interpretaciones de la realidad.

    MV

    Responder
    • sin censura - 19 abril 2021 - 12:28

      Muy de acuerdo Miguel

      Se da la paradoja que muchas personas (sobre todo autónomos y trabajadores a cuenta ajena pero sin oficina) que tienen el problema de la vivienda lo que además hacen es irse a trabajar a un local de coworking, Tengo uno pequeño cerca y cada vez que paso está a reventar…

      No es todo tan sencillo, como ver unos macro números de la subida de precios en el lago Tahoe… que duda cabe,

      Responder
    • Chipiron - 19 abril 2021 - 14:48

      Bastante de acuerdo con lo que dices, con algún matiz sobre la enseñanza. Estoy muy de acuerdo en la estandarización de contenidos desarrollados por grandes profesionales de la docencia.

      Yo mismo he dado las clases por videoconferencia y hasta creo que todo ha ido mejor que presencialmente. Sin embargo, hay que cuidar la interactivitad alumno-profesor, que las clases no sean un flujo de info unidireccional., hay que fomentar muchísimo la interactivitat, sea presencialmente o telemàticamente.

      Y, además, está la componente de relación social. Soy de los que piensan que se pueden aprender lecciones de vida tan o más importantes en la hora del patio que en la clase magistral. En definitiva, la interacción social con tus compañeros puede perderse en gran medida.

      Luego están las diferentes propuestas de como debe ser el futuro de la docencia, desde la tradicional clase magistral, a la «flipped classroom» o el aprendizaje por proyectos. Probablemente acabe siendo una mezcla de todo y requiera una buena fracción de presencial dad.

      En el caso de las ingenierías, las clases practicas en laboratorio es difícil el hacerlas telemàticamente si se esperan conseguir los mismos resultados de aprendizaje.

      Como me suele recordar Gorki, estamos lejos de hacerlo bien. Pero es que creo que el avance exponencial en la tecnología transforma la sociedad y sus necesidades igual de rápido. No creo que ni el MIT tenga claras las metodologías formativas de un futuro a 5-10 años….

      Responder
    • Enrique - 19 abril 2021 - 16:05

      Quizá es el momento para pararse y darse cuenta de que vivir en un cuchitril de 60m2 en medio de la nada y a cuarenta minutos de Madrid en coche, tampoco es muy normal ni la mejor decisión que has tomando en tu vida. Hay chalets por menos.

      Responder
  • #028
    JM - 19 abril 2021 - 10:41

    Yo teletrabajo al 100% desde que empezó la pandemia. Antes sólo 1 día a la semana y a regañadientes por parte de un jefe que nos quería ver en la oficina.

    A mí personalmente me parece bien trabajar algún día de forma presencial para generar ambiente de grupo, para alguna reunion de coordinación entre diferentes equipos o alguna ocasión particular donde merezca la pena.

    Eso sí, no a costa de zamparse una hora de atasco a la ida y otra a la vuelta como era mi vida diaria antes de la pandemia.

    Responder
  • #029
    Chipiron - 19 abril 2021 - 11:41

    Hay otro aspecto sobre el teletrabajo que no hemos abordado porque quizás, en la cultura hispánica, no está tan extendido como en américa: la movilidad laboral.

    En estados unidos se considera que una persona queda «estancada profesionalmente» si está más de 5-10 años en la misma empresa. El cambiar de trabajo puede implicar una mudanza de costa a costa.

    Pero entonces viene la gran pregunta: que pasa con el trabajo de la pareja? (a dia de hoy, suele ser la mujer la que sacrifica su trabajo). Es decir, si a un miembro de la pareja le interesa mudarse al otro extremo de EEUU, que pasa con la carrera profesional del otro miembro de la pareja?

    Creo que el teletrabajo puede ser una opción para reconciliar dicha situación: Uno teletrabaja desde cualquier punto y otro va cambiando de trabajo mundanza tras mudanza sin implicar complicaciones familiares. Una vez más, conciliación de vida laboral y familiar.

    Responder
  • #030
    Javi Vazquez - 19 abril 2021 - 16:33

    Una de las cosas de las que no se habla, es de lo que van a perder esas personas que, por la naturaleza de su trabajo, no puedan trabajar remotamente. Se crearán y acentuarán diferencias entre clases sociales, habiendo unas que podrán aceptar condiciones salariales mejores, compaginar mejor su vida laboral y personal y otras que no.
    En España, siendo un país de hipoteca y no de alquiler, el cambio drástico de vivienda es, además de harto complicado, un negocio de alto riesgo comparado con USA.

    Responder
    • Gorki - 19 abril 2021 - 19:39

      No has pensado que los que tengan mejores sueldos, sean los que ocupan puestos en los que no se puede teletrabajar. La ley de la oferta y la demanda, si much@s quieren teletrabajar para hacer compatible trabajo y familia su remuneración irá a la baja.

      Responder
      • Chipiron - 19 abril 2021 - 19:58

        Totalmente de acuerdo. Dependerá de las prioridades en tu vida: quieres conciliar vida familiar con vida professional? Menor sueldo.

        Tu vida és el trabajo y sólo el trabajo (por convicción o razones externas), podrás disfrutar de un trabajo mejor remunerado.

        Quién triunfará más en la vida? Probablemente el que balancee de forma óptima este compromiso. O dicho de otro modo más matemático, quien maximice en su vida el área de la curva de la felicidad, cosa que suena filosófica pero algo de correlación con la realidad creo que tiene.

        Responder
        • Chipiron - 19 abril 2021 - 20:00

          Hay un dicho que lo resume: no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita para ser feliz.

          Responder
  • #034
    Javier Lux - 19 abril 2021 - 22:26

    Un aspecto que habéis comentado mucho es el aspecto fiscal.

    Tened en cuenta que si os vais a Dubai, allí de impuestos pagaréis casi 0 patatero. Eso si, no tenéis ni un servicio, y el seguro médico te lo pagas tu, además del alquiler. Tampoco van a controlar si pasas 180 días en Dubai, y si se eneteran que pasas menos, tampoco se lo dirán a la hacienda española.

    Y ganar sin pagar impuesto viviendo por ejempro 170 días en Donostia-Sn Sn, 170 días en Biarritz y 25 días de vacaciones de Dubai o donde quieras…. pues no pagas un impuesto de nada.

    Y como dubai, pues algo parecido podéis hacer en Malta, en el caribe o en el mismisimo Portugal por 5 años.

    Responder
  • #035
    Angel Agueda Barrero - 21 abril 2021 - 12:08

    Tengo una casa cerca de Riaza (Segovia) en una urbanización preciosa que se llama Prado Pinilla. Hay profesionales que han decidido vivir y trabajar desde allí y yo lo he estado reflexionado… pero a 1km. exacto nos van a poner 2.400 cerditos haciendo caca y pis todos los días. Esta es la forma en la que se va a repoblar la España vacía; echan a las personas y ponen enormes granjas de cerdos y vacas.
    En este caso 2.400 cerdos en Sequera de Fresco. ¡Lo vamos a parar!

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG