Regenerando la política

IMAGE: Tyler Merbler - CC BY

Esta semana, además de mi columna en Invertia, que se titula «El shock y la regeneración política» (pdf), me ha citado también El País/Cinco Días hablando sobre el tema en «Por qué la demanda de Parler a Amazon dispara el debate sobre el enorme poder de las ‘big tech’» (pdf), y queda por salir algún otro análisis para el que también me pidieron opinión.

En mi análisis, parafraseo la teoría del shock para explicar qué ha hecho que en los Estados Unidos, un país en el que la libertad de expresión es prácticamente ilimitada en función de la Primera Enmienda de su Constitución, hayan sido tantas las instituciones, compañías y servicios que hayan tomado la decisión de posicionarse en contra del presidente Trump y sus seguidores, o incluso de cerrar sus cuentas o negarle sus servicios: con el Capitolio aún ocupado, lobbies empresariales tan potentes como la National Association of Manufacturers o la Business Roundtable publicaron sendos comunicados rechazando la acción y posicionándose a favor de la destitución de Donald Trump. Otras, como Ben & Jerry’s, que en ocasiones anteriores ya se habían expresado en contra del supremacismo, dejaron clara y patente su postura, e incluso el fabricante del desodorante Axe, uno de cuyos envases fue fotografiado entre la basura que dejaron los invasores, se desmarcó diciendo que condenaban el asalto y que preferían estar solos a mal acompañados. Muchas compañías, de hecho, han cancelado sus donaciones a los 147 candidatos del partido republicano que se negaron a aceptar los resultados electorales. Hasta la ciudad de Nueva York ha cancelado los contratos que tenia con Donald Trump para gestionar un campo de golf, un carrusel y dos pistas de hielo.

¿Qué lleva a compañías e instituciones a posicionarse tan claramente en contra de una ideología que, no lo olvidemos, tiene unos setenta millones de votantes norteamericanos detrás? Simplemente, el efecto del shock. Que Michelle Obama pida a Silicon Valley que niegue sus servicios a Trump y prevenga el abuso de sus plataformas por parte de futuros líderes entra dentro de lo previsible. Pero que lo haga el ex-gobernador del estado de California Arnold Schwarzenegger, republicano de toda la vida, grabe un discurso en contra de Donald Trump y del trumpismo en general y apoye a un presidente demócrata, no lo es tanto. A partir de un nivel de shock determinado, los parámetros cambian, las prioridades se alteran, y la posibilidad de convertirte en una persona o en una compañía odiada por setenta millones de norteamericanos votantes de Donald Trump pasa a preocuparte menos: lo que importa es posicionarte a favor de una regeneración política que, tras el shock, ya entiendes como imprescindible.

¿Está justificado echar a Trump de todas las plataformas como si fuera un apestado? Completamente, y tiene más precedentes de lo que parece. ¿Cómo entender las críticas de políticos como Angela Merkel o Bruno Le Maire a la expulsión de Donald Trump? Es sencillo: en los Estados Unidos, la regulación de lo que se puede o no puede decir no funciona como en Europa o en otros países debido a la fuerza y a la centralidad de una Primera Enmienda completamente consolidada en la sociedad. Eso simplemente impide que pueda llegar un juez y sentenciar lo que se puede o no se puede decir. En su lugar, lo que rige son los términos de servicio: si el acuerdo que regula la prestación de un servicio es legal, violarlo equivale a que la compañía que te prestaba ese servicio pueda ponerte de patitas en la calle, de la misma manera que se regula el derecho de admisión. Si incumples los términos de servicio, te vas fuera. En el contexto norteamericano, pensar, por ejemplo, que un servicio como Parler pueda pedir a un juez que obligue a Amazon a proporcionarle servicios cuando ha roto de manera reiterada sus términos de servicio es una idea poco menos que grotesca.

Visto así, que GoFundMe cancele las páginas en las que los asaltantes del Capitolio pedían dinero para pagarse el viaje a Washington, que Airbnb haga una lista negra con los implicados y cancele todas las reservas en Washington durante la semana de la inauguración, que las aerolíneas consideren incluir a los implicados en el asalto a la No Fly List, o incluso que muchas compañías decidan echar a los trabajadores que participaron en el asalto son cuestiones que tienen que ser puestas en el contexto de la legislación estadounidense: tienes derecho a decir lo que quieras, pero nadie te va a librar de las consecuencias de ello.

¿Quién debe marcar las reglas de lo que justifica o no una expulsión de una plataforma? En primer lugar, hay que entender lo que está en juego: si no se expulsaba a Donald Trump y no se detenían los bulos y el discurso del odio que estaban tras el asalto al Capitolio, las consecuencias podrían haber sido mucho peores. Todas las plataformas tienen salvaguardas que les permiten excluir a quienes, por ejemplo, llaman a la violencia, como excluyen a quienes practican o difunden el abuso a menores, a quienes publican detalles personales de un tercero o a quienes incurren en muchos otros comportamientos. Las infraestructuras de internet, nos pongamos como nos pongamos, no son servicios públicos: son compañías privadas con todo el derecho a marcar sus reglas y sus límites, siempre que lo hagan dentro de la legalidad vigente.

Que Facebook elimine todo contenido relacionado con el «Stop the steal», que Twitter cierre 70,000 cuentas que difundían contenido de QAnon o que Donald Trump se vea privado de medios en los que difundir su mensaje o generar atención provoca, por ejemplo, que en la convocatoria a sus seguidores para protestar frente a las oficinas de Twitter en San Francisco solo aparezca una persona. Que los seguidores del trumpismo se vean obligados a refugiarse en los lugares más recónditos de la red, a hacerse prácticamente clandestinos, es algo fantástico para la sociedad. Ahora, cuatro años después, empezarán a entender que hay algo que está mal en sus ideas. Que no todas las ideologías deben ser toleradas. Si de algo hemos pecado ha sido de no haberlos echado antes.

¿Censura? ¿Comportamiento organizado para marginar una ideología? No, mira: puedes ser todo lo conservador que quieras y expresarte como quieras… hasta que llega el momento en que llamas a la violencia o invocas el discurso del odio. En ese momento, la tolerancia con tu actitud solo lleva a la paradoja de la tolerancia, a que la capacidad de la sociedad para ser tolerante sea reducida o destruida por los intolerantes. Y más aún cuando los propios intolerantes violan esas reglas de tolerancia con respecto a todos los demás. Aquellos que defiendan que no deberías echarse a Trump de ningún sitio, que se lean y memoricen a Karl Popper. En este caso, cuatro años de tolerancia llevaron claramente a que, alentados por el presidente más irresponsable de todos los tiempos, unos idiotas que deberían ser excluidos de la sociedad asaltasen el Capitolio.

La expulsión del ágora pública de Donald Trump y su condena al ostracismo es la muerte del «vale todo», y marca el final de los tiempos oscuros que predije hace cuatro años. Es el comienzo de una nueva era, en la que aspiraremos a regenerar la política en torno a unos principios más razonables. No es censura: es poner las cosas en su sitio.


This article is also available in English on my Medium page, «Trump has learned that words have consequences, even on social networks«


41 comentarios

  • #001
    Javier Figueroa - 13 enero 2021 - 19:07

    Profesor, me gustaría hacer una observación medio off topic, pero que es importante, tanto en la forma como en el fondo:

    La pornografía infantil no existe. La pornografía es una industria regulada en la que los adultos acuerdan voluntariamente participar. Los niños no eligen participar de esos actos. En todo caso llamemos a las cosas por su nombre: abuso infantil

    Responder
    • Enrique Dans - 13 enero 2021 - 19:13

      Me vale. Cambio.

      Responder
    • Carlos - 13 enero 2021 - 19:20

      No estoy de acuerdo, el abuso infantil es muy genérico y hay de muchos tipos. La pornografía, desafortunadamente, no es tan voluntaria en muchos casos.

      Entiendo lo que quieres decir, quieres puntualizar que toda pornografía infantil es abuso, como así es, pero la forma de abuso es pornográfica. Si quieres lo podemos llamar así, abuso infantil pornográfico, pero que quede claro de que tipo de abuso hablamos.

      Responder
      • Lua65 - 13 enero 2021 - 20:05

        Puedes, oh por favor, ilustrarme donde esta el limite???

        Porque ya no se si vivo en un universo equivocado o con valores antediluvianos…

        Esa puta mania de ponerle etiquetas a todo…

        Abuso infantil lo es todo (con o sin porno), igual que violencia (sea a mujeres o no) es violencia igual…

        Responder
        • Carlos Jerez - 14 enero 2021 - 18:24

          Tienes razón, aunque para mi abuso infantil tiene un sentido muy general (por ejemplo en la wiki hablan de abuso sexual infantil), es un término completamente válido y no es necesario especificar más que tipo de abuso es.

          Responder
    • Gonzalo - 18 enero 2021 - 22:35

      De todo lo legal hay versión ilegal por tanto se puede llamar perfectamente pornografía infantil

      Responder
  • #007
    Carlos - 13 enero 2021 - 19:12

    Totalmente de acuerdo y me alegro de que por fin se haya tomado una medida así. Mi gran temor es que esta vaya a ser una medida excepcional y que quienes quieran difundir odio por internet van a seguir no solo pudiendo hacerlo sino seguir viéndose beneficiado por los algoritmos de las grandes redes sociales.

    En mi caso, no me tienes que convencer de que este tipo de medidas sean necesarias, sino de que verdad hayan llegado para quedarse. Yo tengo mis dudas.

    Por cierto, cambiando de tema y no se si has escrito algo ya, pero la medida de WhatsApp de compartir los datos con Facebook, menos en Europa, ya parece tener consecuencias muy negativas para la compañía. En mi entorno, muchas personas que incluso no se preocupan demasiado de la privacidad (usan TikTok, por ejemplo) se están cambiando a Telegram y arrastrando a sus familiares y amigos con ellas. El impacto que esto puede tener merece la pena ser estudiado y el movimiento de Facebook y su forma de comunicarlo pueden ser uno de los mayores errores que hayan cometido (y la lista es larga).

    Responder
    • Enrique Dans - 13 enero 2021 - 19:15

      Telegram está bien. Signal está mejor.

      Responder
      • Carlos - 13 enero 2021 - 19:23

        A nivel de privacidad sin duda alguna, pero Telegram es más cómoda de adaptarse y tiene más opciones deseadas para el público general. No creo que Signal tenga oportunidad alguna de reemplazar a WhatsApp a nivel de uso pero Telegram quizás si.

        Responder
      • Gonzalo - 18 enero 2021 - 22:33

        La mejor para mi gusto es Jabber porque es descentralizada, puedes unirte a uno de los muchos servidores que tiene y hablar con gente de cualquier otro servidor.
        Matrix también es descentralizada.

        Responder
    • Matt - 13 enero 2021 - 20:17

      Yo no tengo ninguna duda … de que esto no ha venido para quedarse y es solo momentaneo.

      Con el asalto al capitolio se les ha ido de las manos y los animos por allí estan muy caldeados por lo que las plataformas (estadounidenses, por lo que les afecta directamente) que llevan años creando este caldo de cultivo y favoreciendo el discurso del odio y el cuestionamiento de la democracia se han visto obligadas a reaccionar pero en cuanto se calme el asunto, les dejaran volver a la carga.

      Responder
      • sin censura - 13 enero 2021 - 21:00

        Estoy contigo

        Los partidos extremistas han aprendido a controlar alguno de sus mensajes, han pulido la forma, pero no el fondo.

        Por poner un ejemplo, no vas a tener esvásticas en los mítines, pero si un programa político que va a estar en sintonía y culpabilizar a menas, emigrantes, etc de los problemas económicos y de seguridad de tu país.

        Responder
    • Pedro - 14 enero 2021 - 11:19

      La mensajería es un monopolio natural.

      WhatsApp lo usa medio mundo y no van a dejar de hacerlo.

      Ahora es cuando hay que desenpolvar la ley antimonopolio y capar a FB hasta el punto que casi prefiera vender WhatsApp y que otro gestione un servicio publico.

      Responder
  • #014
    Gorki - 13 enero 2021 - 19:17

    Vuelvo a decir que la justicia callejera no me gusta, prefiero que la justicia la hagan los jueces de acuerdo con unas leyes escritas y aprobadas antes de los hechos delictivos y no debido a la prsión de un estado de opinión.

    Por otra parte, en el país de La Ley de Linch y «El único indio bueno es el indio muerto», venganzas por libre no me extrañan en absoluto.

    Responder
    • Enrique Dans - 13 enero 2021 - 19:23

      Has comentado sin leer el artículo, confiésalo. Te lo vuelvo a explicar aquí: en los Estados Unidos rige la Primera Enmienda. No «una enmienda», ni «una ley cualquiera»: la PRIMERA enmienda, que dice literalmente que NO PUEDES «dictar una ley con respecto al establecimiento oficial de una religión, que impida la práctica libre de la misma, que reduzca la libertad de expresión, que vulnere la libertad de prensa, que interfiera con el derecho de reunión pacífica o que prohíba el solicitar una compensación por agravios gubernamentales».

      Esto implica que en los Estados Unidos, un juez NO PUEDE pronunciarse sobre lo que se puede o no se puede decir. Nunca, mientras no se derogue la Primera Enmienda (y no se va a derogar), verás a un juez dictar sentencia sobre si decir esta cosa o esta otra merece o no que te echen de un servicio o una plataforma. No se puede. Lo que rige, por tanto, son los términos de servicio: siempre que sean legales, si los incumples, te podrán echar. Se ponga como se ponga el juez.

      Es un error intentar, como pretende Angela Merkel, un argumentario legal europeo a un entorno norteamericano. Son entornos distintos. Cada uno con sus cosas buenas y malas, pero distintos. Yo he vivido en los dos sitios y tiendo a preferir Europa. Pero eso no afecta en absoluto a mi análisis: simplemente, los que pretendéis que en los Estados sea un juez el que decida sobre lo que hay que decir o dejar de decir para que te echen de un sitio, estáis equivocados.

      Responder
      • Gorki - 13 enero 2021 - 20:30

        Estoy de acuerdo con que no se puedea enjuiciar a alguien por lo que dice o piensa, ni en Norteamerica ni en España.

        Pero aquí ha habido unos señores que han asaltado un Parlamento, con el fin de tratar de impedir un recuento de votos y estoy seguro, que la Constitución no prohibirá enjuiciarlos por eso.

        Lo que pido, es que un juez enjuicie a los activistas que la policia, entienda que han cometido un delito, y no el público,

        Habrá muchos activistas que solo han ido a manifestarse delante del Parlamento, (como tu y yo hemos hecho en España), pero sin tener ninguna inteción de tomarlos al asalto.

        Eso, en mi opinión, es una manifestación que a lo máximo, no habrá sido autorizada previamente, pero que no creo que deba ser motivo para que te echen de tu empresa, Al menos a ti no te echaron por eso cuando lo hiciste .

        Responder
        • sin censura - 13 enero 2021 - 20:50

          Gorki

          Por lo que dice se ha condenado en España. ¿Recuerdas lo de la hermandad del santo coño o algo así?

          ¿ O lo de Willy Toledo?

          Responder
        • Matt - 13 enero 2021 - 21:27

          Pues en España se enjuicia (enjuiciar de verdad, no ridiculeces como que te cierren la cuenta de Twitter) a gente de izquierdas por cagarse en dios, hacer un chiste sobre Carrero Blanco o decirle a un colega que habría que quemar una bandera (no por quemarla, que ya sería ridículo, sino simplemente por decirlo). Ante el silencio o directamente el aplauso de los que ahora se indignan y rasgan las vestiduras gritando que es dictadura que le cierren la cuenta de twitter a Trump y a algunos de los miembros de su secta por incitar a asaltar el capitolio para impedir la confirmación del tipo que le ganó las elecciones a su mesías, por enaltecer el racismo y la misoginia, por difamar y criminalizar a quienes no piensan como ellos, etc.

          Responder
          • Gorki - 13 enero 2021 - 22:47

            Oue si se ha hecho, mal hecho, pero no veo que por ello haya que aplaudir que lo hagan en USA

            Pero si se ha hecho aqui, al menos se ha hecho en un juicio peresidido por un juez y con un abogado defensor según unas leyes que serán malas, pero que no se hicieron para Wuili Toledo

            Lo que me pareceria mal, seria que no le condenara un juez, sino que un empresario le echara de donde trabajara, que es de lo que aqui se habla,

          • sin censura - 14 enero 2021 - 11:49

            Gorki

            A pesar de que no me guste que apliquen una ley desfasada a nadie y aunque podamos decir que la ley es interpretable, al final son personas que la aplican bajo un criterio (más o menos profesional) judicial.
            Aunque a veces llegan al ridículo del sesgo cuando un juez opina que es peligroso levantar una piedra de una tumba… (la de paquito)

            Por mucho que se quiera defender la libertad de expresión contra una determinada creencia religiosa, yo al menos pienso (que aparte de la ley) no son formas el cagarse o hacer una determinada procesión profana… por respeto al prójimo, y si me apuras a los ateos o agnósticos con algo de educación no se ven representados ante tal bochornable espectáculo.

        • Pedro - 14 enero 2021 - 11:30

          Theory of the second best.

          En un mundo mediocre, las soluciones optimas también son mediocres.

          Si pretendes aplicar principios en una realidad que no los tiene, vas a salir perdiendo.

          Responder
        • Javier Lux - 14 enero 2021 - 14:00

          ¿En españa enjuiciar a alguien por lo que dice!?!?!?!?!?!?!?!!?!?!

          ¿Cuanta gente hay en el exilio por meterse con el rey, o por esa «apología del terrorismo» aplicada «creativamente»?

          Kortatu, Pablo Hessel, Valtronic, Willy Toledo, Revista el Jueves, cierres de Egin y Egunkaria, Ripa y Lococo, el coño insumiso….

          La lista es larga de atentados contra la libertad de expresión en el estado español. Herencia perenne del franquismo.

          El estado español es mucho peor que Europa, y esta es peor que USA.

          La libertad de prensa y expresión es SAGRADA. Ahora vendrá alguien a negarlo, y quizás hace un par de años ese mismo salió a la calle con el lema «Je suis Charlie»

          Responder
          • Pedro - 14 enero 2021 - 16:05

            La legalidad la resumo en: «no molestes».

            Ahora Trump es el que «molesta» al presidente Biden.

            Le han crujido justo cuando el capitolio confirmó su derrota.

      • Franciso - 14 enero 2021 - 02:13

        Pues la PRIMERA enmienda es la «LEY»de la selva y la de Europa es la JUSTICIA real…

        Responder
  • #025
    JM - 14 enero 2021 - 00:17

    Las mismas empresas de redes sociales que se han beneficiado hasta ahora de los usuarios radicales y han ignorado muchos años el problema son los mismos que ahora se rasgan las vestiduras.

    Hipocresía en acción que realizará unos cambios cosméticos hasta que vuelva que haber problemas.

    Responder
    • Pedro - 14 enero 2021 - 11:23

      Si lo miramos desde la cultura de «el ganador» todo es coherente: han perdido.

      Más que hipocresía, sería estúpido no crucificar a Trump y el trumpismo, hasta el punto que es el propio partido republicano el más interesado en el impeachment, no vaya a presentarse como independiente y les reviente fragmentando el voto de la derecha.

      Responder
      • sin censura - 14 enero 2021 - 11:53

        Entonces SI tendría sentido decir que VOX es como Trump en España (por fragmentar el voto)

        En el partido azul se deben estar frotando las manos, cuando pones de lider de un rebaño a un borrego sin luces entonces las ovejitas se caen por el precipio, de ahí que haya perros pastores

        ¿Qué fuerzas vivas serán los perros del partido republicano? A ver si es que al final eligieron al mejor de los suyos (a Trump)

        Responder
        • Pedro - 14 enero 2021 - 15:40

          Democracias parlamentaria vs presidencialista.

          Abascal salio de las juventudes del PP y lo adopto Esperanza Aguirre con 120,000 € al años al frente de la oficina de Protección de Datos.

          Los republicanos y los azules tienen en Trump/Abascal su mayor aliado, y su mayor enemigo.

          «En política, los peores enemigos están en tu propio partido».

          Responder
          • Gonzalo - 18 enero 2021 - 22:43

            Democracias solo las hay monárquicas y republicanas, ambas son parlamentarias

      • Gonzalo - 18 enero 2021 - 22:46

        Pensaban los republicanos que lo iban a petar con Trump y les ha salido el tiro por la culata, ahora me supongo que empezaran a crucificarle los republicanos para limpiar su imagen y seguir dándosela de moderados.

        Responder
    • Gonzalo - 18 enero 2021 - 22:49

      Tienen mucha pasta y ahora hacen limpieza de lo que no les gusta, esta claro que según ganan más dinero las redes sociales van borrando más al no tener necesidad de acoger a trolls para engordar el número de usuarios

      Responder
  • #032
    Juan T. - 14 enero 2021 - 11:06

    Hemos llegado a un punto de inflexión con el ataque al Capitolio que puede aprovecharse como una verdadera oportunidad para cambiar las cosas.

    La importancia de lo que pasa en USA no se debe solo al tamaño e influencia del país, si no que estamos en una coyuntura en la que su destino marcará completamente el devenir mundial.

    Con muchos estados en deriva autocrática o populista como Rusia, China, Turquia, Brasil, Hungría, Polonia, etc, a los que venía bien el estilo Trump, y con una UE que no puede por si misma servir de contrapeso , EEUU es vital para retomar un cambio de rumbo democrático con ayuda de la UE, y que afecta a muchos problemas existenciales como el cambio climático y el riesgo de que la primacía en la revolucíón tecnológica pase a manos de paises poco recomendables democraticamente.

    Las corporaciones tecnológicas, que tan poco han hecho para evitar el desastre, ven que el Partido Demócrata , que tan perjudicado ha sido por ellas, van a venir con todo, máxime cuando gracias a ganar el Senado , no van a tener cortapisas ni obstruccionismo por los republicanos, y adelantándose para minimizar riesgos, no por conviccion democrática que han demostrado no tener, han procedido a lo inevitable.

    Es una buena ocasión para entrar en un circulo virtuoso con un EEUU de vuelta al multilateralismo, asociado a una UE que puede , esta vez si, no perder la nueva revolución digital y energética.

    Y digamoslo claro, la cuestión no es la censura, si no quien es el censor y a quien se censa.

    ¿Quien duda lo que hubiera hecho Trump si hubiera salido vencedor en el golpe?

    Puesto que en USA no puede hacerlo el estado por la dichosa enmienda , tiene que ser la sociedad civil (la democrática digo) , y no la turba de millones de protofascistas a los que la sedición no les parece mal , siempre que manden ellos (en el caso de los votantes republicanos la mitad de los 75 millones).

    ¿Que se radicalizan aún mas y pasan a mayores?

    Perfecto, mas en evidencia quedan ante los ciegos ingenuos que todavia creen que la libertad de expresión tiene que amparar tambien a los intolerantes.

    Responder
  • #033
    Francis - 14 enero 2021 - 11:49

    No se puede combatir el fascismo, populismo, etc con censura. La censura es fascismo.

    Otra cosa son las posibles responsabilidades penales que pueda haber como consecuencia que alguien da en su discurso.

    Por que Trump no esta en prision preventiva por alentar un intento de golpe de estado? (creo que eso es facil de probar).

    Ese es el problema, el sistema no hace que el fascista sea responsable de sus actos y palabras. En cambio encarcela a los ciegos que lo siguen.

    Censura no. Exigir responsabilidad por las consecuencias de los actos, etc, si.

    Responder
  • #034
    javier bilbao - 14 enero 2021 - 13:08

    es un debate interesante.
    Censuramos lo que pensamos que esta mal porque nosotros somos buenos, nuestras razones son mejores y sabemos lo que esta bien. Si nuestras razones son tan buenas, que no lo dudo, no pasa nada por confrontarlas con las opuestas.
    ¿Qué lleva al ser humano a edificar una zona de confort mental que censure cualquier idea contraria?

    Llevamos años utilizando la paradoja de Popper expansivamente, es decir, enseguida argumentamos que es incitación al odio y así justificamos nuestra intolerancia, creando la sociedad de «ofendidos» que hoy tenemos.
    Ni que decir tiene que históricamente, SIEMPRE se nos vuelve en contra, sea crea un pensamiento único o nos acaban censurando a nosotros lo «buenos censores».

    Responder
  • #035
    Mauricio - 14 enero 2021 - 13:38

    Enrique, creo que la posición de Trump de no aceptar los resultados de unas elecciones que claramente ha perdido, además de sus continuas declaraciones al respecto que solo han profundizado la radicalización de muchos de sus seguidores y las decenas de demandas que ha entablado sin ningún fundamento se estaban convirtiendo ya en un atentado en contra de la democracia estadounidense. Además, hay varios elementos para considerar que a lo largo de las últimas semanas se ha estado dando un intento de autogolpe de estado cuyo punto culminante se dio el pasado 6 de enero.

    Creo, sin embargo, que el que Twitter haya decidido cerrar definitivamente la cuenta de Trump sí es problemático y que es un tema que debería analizarse a fondo, pues aunque tú afirmas que la situación en este sentido, desde una perspectiva jurídica, no es igual en Estados Unidos que en Europa, creo que habría que ver en qué medida esto es así. En este sentido, planteo los siguientes tres puntos:

    1) No olvidemos que la libertad de expresión garantizada en la primera enmienda fue interpretada en Schenk v. United States y dio lugar a la idea del peligro claro y presente, que luego fue reemplazada en Brandenburg v. Ohio por la denominada acción ilegal inminente. De este último caso se deriva el denominado Brandenburg test o imminent lawless action test:

    (…) [T]he government may prohibit speech advocating the use of force or crime if the speech satisfies both elements of the two-part test:

    1. The speech is “directed to inciting or producing imminent lawless action,” and
    2. The speech is “likely to incite or produce such action.”

    Hay suficientes elementos para pensar que el discurso de Trump está en la línea de aprobar el Brandenburg test, pero también es evidente que queda un margen para la duda.

    2) Por otro lado, no hay que olvidar que en Knight First Amendment Institute v. Trump se impidió que Trump bloqueara el acceso a siete personas a su cuenta de Twitter @realDonaldTrump porque dicha cuenta que el presidente la ha usado como herramienta de comunicación esencial de su gobierno debería considerarse un foro público.

    En este caso es claro que el propio Knight First Amendment Institute considera que la suspensión permanente de la cuenta de Twitter del presidente pone en discusión el caso del Knight Institute v. Trump.

    3) Por último, hay casos en los que el cierre de sitios webs o similares de personas que están al margen de la ley (o casi) podría ser contraproducente. Sea que estos grupos radicalizados estén en Raqqa, Bilbao o San Vicente del Caguán (o en Washington) no es suficientemente claro si se gana o se pierde al quitarles el altavoz, pues si no sabemos lo que piensan resulta prácticamente imposible plantear cualquier posibilidad de diálogo.

    Responder
  • #036
    Xaquín - 14 enero 2021 - 15:45

    Te noto demasiado tolkiniano en este aspecto tan básico de la llamada «libertad de expresión».

    «La expulsión del ágora pública de Donald Trump y su condena al ostracismo es la muerte del «vale todo», y marca el final de los tiempos oscuros que predije…» (Edans).

    Dejando de lado el toque a oráculo, metámonos con el gran problema de la democracia (más o menos formal) USA.

    Porque en los formalismos democráticos tipo británicos, pocas leyes escritas hay, casi todo está dejado a las costumbres (y a sus intérpretes), por lo que tienen un gran problema con la libertad real de expresión (que no es lo mismo que una libertad de expresión fuerte, pero también fuertemente mediatizada por el poder establecido).

    Y así vemos el gran problema de que en los USA ni siquiera hay un Hyde Park con derecho real (no monárquico) a decir burradas. En los USA cualquier abogado te puede perseguir por decir lo que sea hasta que un señor juez (o señora) diga lo contrario. En los USA no existe esa ágora de la que dices es expulsado el nefasto Trump. Lo mismo que en la aEspaña de Fraga no había verdadera libertad de expresión, aunque una nefasta Ley de Prensa manifestaba que «podías publicar lo que quisieras» (que luego ya vendría la social con las rebajas).

    En los USA solo existe una intermediación brutal sobre los «decidores de frases». Un poco como pasa(ba?) en mi Ayuntamiento, con la «construcción paralegal» de viviendas unifamiliares, si nadie te denunciaba el Ayuntamiento hacía la vista gorda.

    Como muy bien explicas , no se basa en la libertad real de expresión, si no más bien en como se introduce tu libertad en la libertad general, a uso y abuso interpretativo de la policía (en primera instancia) y uso (y abuso) judicial en última instancia.

    Así que el nefasto Trump está fuera del «ágora de servicios» USA, pero no puede estar fuera de ninguna ágora real, tipo Grecia Antigua, hasta, por lo menos, que los 300 jueces te declararen reo de delito, como le pasó al bueno (bueno, no tan «bueno») Sócrates.

    Ya no repito nada sobre el derecho de decir lo que se quiera, que debe tener todo ser humanos, siempre que non se efectúe una acción (paso de potencia a acto aristotélico) ligada a ese montón de palabras, pues está claro que solo leemos a los demás «en sesgo», aunque sea clandestino.

    Pero quiero asumir el último párrafo de Mauricio, cuando habla de «darle voz al enemigo».

    Ya lo decía Don Vito, así como antes algún que otro emperador romano : al enemigo lo más cerca posible.

    Yo estoy encantado que mis «amigos» fachas de Facebook se vayan para pastar en Parler, pero, por otro lado, es una gran desventaja perder la base informativa que refuerza mi dialéctica de la resistencia. Cuántos menos datos tenga, mucho peor.

    El problema no está en el nefasto Trump, como antes no estuvo en los más nefastos Hitler o Stalin, el gran problema (casi chino) está en la sociedad incapaz de montar sistemas de defensa efectivos, contra esa panda de sucesivos nefastos.

    Cojamos nuestra parte de responsabilidad. Si algo hizo mal Eva, fue creer que toda la «culpa» de lo que hizo era de una puta serpiente (o de su dios creador).

    ¡Alguna porción de responsabilidad tuvo en la elección que hizo!

    Responder
    • Pedro - 14 enero 2021 - 16:14

      Señor, guárdame de las aguas mansas, que de las bravas me guardo yo.

      ¿»Sistemas de defensa efectivos»?

      En Nuremberg no supieron como juzgar al pueblo alemán.

      Lo único que mantiene en rumbo a la sociedad es el dinero. De lo poco con lo que estamos obligados a ser coherentes, hasta Trump.

      Responder
  • #038
    Hugo - 15 enero 2021 - 03:57

    Me gustó mucho tu artículo. Excelente explicación sobre la primera enmienda y la forma en que funcionan las cosas en EEUU. Para mi fue muy didáctico.

    Responder
  • #039
    Raúl - 18 enero 2021 - 08:35

    Enrique Dans aprobando la censura… Esto ya sí que no me lo esperaba. Pero el mundo se ha vuelto tan loco que cualquier cosa puede ocurrir.

    La censura es guay cuando censuran al otro. Cuando las movidas de BLM que sí que arrasaron ciudades, no pasó nada. De hecho todavía hay grupos recaudando dinero.

    Yo he perdido información, he dejado de estar informado del fraude electoral porque han caído decenas de cuentas que hablaban de ello. Y garantizo que no había incitación a nada violento, simplemente comentar las supuestas evidencias.
    Papá Big Tech decide ahora cuál es la verdad, qué debo leer y que debo evitar leer para no ponerme violento.

    Me parece increíble que gente inteligente, de izquierdas o de derechas, especialmente Enrique Dans a quien tengo (tenía) en un pedestal no veáis eso y compréis el falso discurso de es «por incitar a la violencia».

    Esto es gravísimo, ni en los mejores sueños de George Orwell alguien podría imaginarse, que en la era de la «información», llegásemos a este punto. Y todos tan contentos, porque echan s Trump que nos cae muy mal.

    Esto va más allá de Trump, republicanos o demócratas, se trata del control de la información, de lo que es cierto y no, por una sola parte de 3 o 4 empresas privadas, con sus intereses, que controlan el relato y la historia.

    Increíble que tan pocos vean esto con un poco más de perspectiva.

    Responder
    • Gonzalo - 18 enero 2021 - 22:38

      No es censura porque es una empresa privada que le ha cancelado darle sus servicios, no hay censura porque puede irse a otra empresa a ofrecer Parler, nadie le ha prohibido volver a publicar Parler

      Responder
  • #041
    Gustavo Woltmann - 19 enero 2021 - 03:09

    Excelente artículo Enrique. Muy elocuente como siempre.
    -Gustavo Woltmann.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG