WhatsApp, sus términos de servicio, y sus problemas de comunicación

IMAGE: Elisa Riva - Pixabay (CC0)

Si tienes instaladas Telegram o Signal, llevarás seguramente varios días comprobándolo: muchas personas de tu lista de contactos están apareciendo en esas redes de mensajería instantánea, lo que genera incómodas oleadas de notificaciones. La inmensa mayoría de esas personas que ahora ves aparecer en Telegram o en Signal provienen de WhatsApp, que recientemente publicó una notificación de cambio en sus términos de servicio a sus usuarios, que muchos interpretaron como un ultimátum que los conminaba a compartir los datos de la app con Facebook de manera obligatoria, o bien a dejar de utilizarla.

Para muchos, el anuncio, unido a la espantosa reputación de Facebook en todo lo relacionado con los datos y la privacidad y el interés por reducir su dependencia de la compañía, ha sido suficiente como para plantearse de manera seria ya no simplemente abandonar WhatsApp, sino embarcarse en una tarea de evangelización para que sus amigos y contactos lo hagan. Si recibes notificaciones de los grupos en los que participas en WhatsApp invitándote a continuar la comunicación en plataformas de mensajería alternativa, que no te extrañe. De hecho, no es la primera vez que a WhatsApp le ocurre algo así.

¿Qué ha pasado realmente? En realidad, los cambios que Facebook está introduciendo en los términos de servicio de WhatsApp son bastante limitados: la compañía llevaba ya bastantes años utilizando en Facebook una gran cantidad de la información que obtiene de sus usuarios a través de WhatsApp – si quieres ver cuánta, y cómo se compara con iMessage, Telegram o con la más discreta de todas ellas, Signal, puedes leer este artículo. ¿Por qué, entonces, introducir cambios en sus términos de servicio y provocar esa alarma? Simplemente, porque las intenciones de la compañía de Mark Zuckerberg son ahora poder convertir WhatsApp en un lugar de interacción con compañías.

En la hoja de ruta de Facebook, monetizar WhatsApp es un hito fundamental. La compañía ve WhatsApp como su futuro, y está dispuesta a emprender un camino que le permita ponerla en valor sea como sea. Eso incluye convencer a compañías para que la utilicen en su interacción con sus usuarios, que la integren en sus sistemas CRM, que la usen para comunicar cualquier incidencia, para recibir pagos o para hacer ofertas. Esa integración requiere un cambio en los términos de servicio, y señala lo que te encontrarás si sigues en WhatsApp: un giro hacia actividades más comerciales, y por supuesto, la posibilidad de que la información que generes o las relaciones que establezcas en WhatsApp sean utilizadas para dispararte anuncios relacionados en Facebook o en Instagram.

¿Es eso malo? No necesariamente… si no fuera porque las relaciones que se establecen bajo el paraguas de Facebook siempre tienen la misma connotación: la empresa es el cliente, y el usuario es simplemente la materia prima con la que se le alimenta. Pero si la idea te parece interesante, ya sabes: mantén tu actividad en WhatsApp, verás esa idea materializarse ante tus ojos, y empezarás a encontrar normal que muchas compañías utilicen WhatsApp para comunicarse contigo, con reglas de interacción marcadas por el mismísimo Mark Zuckerberg.

Si la idea no te seduce, ya sabes: márchate. Pero ten en cuenta que, dado el potente efecto red que tiene toda aplicación de mensajería, eso de «cojo la puerta y me voy» no te resultará tan sencillo: para que tu movimiento tenga sentido, tendrás que convencer a las personas con las que te comunicas habitualmente para que dejen de buscarte en WhatsApp, o de pensar que estás ahí escuchando en el grupo correspondiente, y en la medida de lo posible, te acompañen a la nueva plataforma que escojáis.

¿Cuál? Yo llevo ya bastantes años utilizando ambas, y sinceramente, en cuando a uso como tal, no encuentro grandes diferencias. Telegram es sensiblemente más grande que Signal, alcanza ya los quinientos millones de usuarios, y su creador, Pavel Durov, que hasta ahora ha financiado su desarrollo fundamentalmente con fondos propios, se dispone a empezar a monetizarla, aparentemente mediante algún tipo de publicidad en sus canales multiusuario que, según la compañía, será «de tipo amigable y respetuosa de la privacidad». Durov, como tal, es un personaje muy interesante: en su momento fue el creador de VK, la red social más importante en Rusia, que le fue arrebatada mediante una operación hostil para ponerla bajo control gubernamental. Desde entonces, abandonó el país, renunció a la ciudadanía rusa y se mueve por el mundo con un pasaporte de Saint Kitts and Nevis.

El caso de Signal es diferente: creada por el genio de la criptografía y la seguridad conocido como Moxie Marlinspike, creador del protocolo de cifrado que utilizan, entre otros, WhatsApp, Facebook Messenger y Skype, se constituyó como compañía en 2018 gracias a los fondos aportados por el co-fundador de WhatsApp Brian Acton – obtenidos fundamentalmente de la venta de WhatsApp a Facebook – y se puso bajo el control de la Signal Foundation, una fundación sin ánimo de lucro. Cuando Acton abandonó Facebook por desavenencias con la compañía sobre el modelo de privacidad, decidió primero hacer campaña activa contra ella, y vio después en Signal la posibilidad de iniciar su venganza.

En ambos casos, compañías con una reputación sólida en cuanto a su funcionamiento y seguridad, creadas por genios «rebeldes» o «renegados» de los modelos de control obsesivo de los datos del usuario (estatales o corporativos), y con vocación de mantenerse como compañías independientes. Con historias personales muy interesantes detrás, y con un perfil completa y radicalmente diferente al de la Facebook de Mark Zuckerberg. Si te cambias a cualquiera de ellas, no tendrás ningún problema a la hora de hacer ahí las cosas que antes hacías en WhatsApp, y tus datos estarán a salvo de Facebook. Eso sí, tardarás tiempo en encontrarte con que, como en WhatsApp, puedes encontrar a prácticamente cualquier usuario cuyo número de teléfono conozcas: la magnitud de WhatsApp, con sus más de dos mil millones de usuarios, no tiene nada que ver con la de Telegram ni con la de Signal. Durante algún tiempo, tendrás que dar explicaciones a quienes te digan eso de «te envío un WhatsApp», y tendrás cierta sensación de «no estar donde está todo el mundo». Con todo lo que ello tiene tanto de bueno, como de malo.

Pero si decides cambiarte – yo lo hice hace muchos años – y liarte la manta a la cabeza para convencer a otros para que te sigan, ya sabes: hazlo entendiendo por qué, y a qué nuevos pastos te diriges. Pero si mi opinión te merece alguna credibilidad, sinceramente, no creo que sea una mala decisión.


ACTUALIZACIÓN (20/01/2021): Marimar Jiménez cita este artículo en el suyo en El País / Cinco Días titulado «Signal y Telegram aprovechan el traspié de WhatsApp… ¿podrán acabar con su reinado?» (pdf).

This article is also available in English on my Medium page, «Are you thinking about abandoning WhatsApp?«


35 comentarios

  • #001
    Andreti - 14 enero 2021 - 18:29

    Yo como usuario de casi todos los chats que ha habido en la historia (desde el IRC a BlackBerry chat), actualmente utilizo whatsapp, Telegram , y luego para temas laborales slack…
    Añadiría al artículo que Telegram va más allá de ser una app de chat al uso. Me explico, una gran ventaja de Telegram son los canales, a los cuales puedes hacer un join y seguir como si fueran los foros de toda la vida. Se han convertido en zonas de reunión, en los que puedes preguntar desde un aspecto técnico de tu coche, a hablar de cine, tecnología o lo que sea.
    Desde el punto de vista de monetización de whatsapp, sin son legales y no correlan información de otras redes como FB o IG, lo veo bastante bastante difícil. Es obvio que como de comunicación entre cliente y proveedor es bastante potente con la posibilidad de incluir bots y demás, pero como empiecen a meter publi por ahí, que se den por muertos… La barrera de entrada en otras redes pueden ser los contactos, pero eso se puede expandir más rápido que el COVID. Solo ayer 25M users más activos en Telegram…

    Responder
    • Gonzalo - 18 enero 2021 - 22:26

      Yo uso Jabber es descentralizada e igual de segura

      Responder
  • #003
    sin censura - 14 enero 2021 - 18:45

    al final volveremos a los SMS con la compañía telefónica…

    Responder
    • Ángel "el bueno" - 15 enero 2021 - 01:56

      Jajajaja

      Yo donde esté el correo administrativo con copia compulsada del funcionario de correos….

      Toda la razón.

      Responder
    • Lua65 - 15 enero 2021 - 12:22

      (y os reiais cuando dije que era mi proxima opcion) XDDD

      Responder
    • Javier Cuchí - 15 enero 2021 - 12:36

      No dices ninguna tontería.

      Yo usaba guasap y Telegram indistintamente, pero hace unos días me di de baja del primero, motivado por lo ocurrido más como pretexto que por alarma (aunque no me creo nada de la presunta protección de la Unión Europea, ya lo comenté aquí, creo recordar).

      He tenido muy pocas pérdidas importantes (la mayoría de la gente y entidades que me importan ya las tenía también en Telegram y/o Signal) y, mira, me he quitado de encima una cantidad de purria que no te puedes imaginar (también, de paso, he limpiado de chusma mis contactos).

      Pues para la gente que me interesa y que no está en Telegram ni Signal, utilizo MMS (si el contenido no debe ser discreto o confidencial; en ese caso, teléfono o mensaje de correo-e) y lo estoy utilizando intensivamente. Salvo por lo del cifrado -y subsiguiente seguridad-, va igual que el guasap o que cualquier otro.

      Y, a fin de cuentas, Movistar tiene igualmente mis datos (y con Movistar sí que confío en la normativa de la Unión Europea)

      Responder
      • sin censura - 15 enero 2021 - 13:48

        Un amigo mío me dijo que se pasaba a Signal, y cuando he visto el artículo de Enrique he pensado la cosa parece que ahora si… pero no voy a probarlo…

        Simplemente porque yo ya le he dado permisos a WhatsApp para ser «mi messenger» y ya habrán cotilleado lo suficiente sobre mi, si ahora le doy privilegios a telegram, signal etc para acceder a mis contactos, mis archivos, etc. al final estoy multiplicando por 3 mi probabilidad que cotilleen… eso si los datos que pongo en el móvil «cosas privadas» intento que sean las menos

        Si mañana decidimos todos a una pasarnos a otra, pero eso no va a pasar…

        Y lo de usar SMS no es tontería, al final hoy en día tienen un front-end muy parecido…

        Responder
        • Enrique Dans - 15 enero 2021 - 14:19

          El SMS no está ni siquiera cifrado…

          Responder
          • sin censura - 15 enero 2021 - 15:41

            Ni falta que le hace

          • Gonzalo - 18 enero 2021 - 22:29

            Aparte de que conversar por SMS puede salir caro, es una estafa

  • #011
    ANA - 14 enero 2021 - 19:16

    Convencer a todo el mundo para que se cambie de app vale 19.000 millones de dólares. Yo he intentando convencer a familiares y amigos (muchos de ellos con un perfil tecnológico alto) y, tras la experiencia, considero que Mark Zuckerberg pagó un precio irrisorio por Whatsapp.

    Responder
  • #012
    JM - 14 enero 2021 - 20:03

    Efectivamente yo estoy viendo últimamente un goteo diario de contactos hacia Telegram, aunque la mayoría tiene mucha inercia como para moverse a otra aplicación.

    Curiosamente, como en política, cuando comento a mis amigos y conocidos las malas prácticas actuales y posiblemente futuras de Whatsapp me responden con un fatalista «todos son iguales».

    A veces me da por responder que hay algunos más «iguales» que otros.

    Responder
    • Enrique Dans - 14 enero 2021 - 20:05

      Que gran libro «Animal Farm»… la verdad es que Orwell era un verdadero genio!

      Responder
    • pedro - 15 enero 2021 - 10:48

      ¿Inercia? Monopolio natural.

      Orwell se miró al espejo y vio un relativista moral; me pasa lo mismo,..

      Si quieres libertad, con estar solo la tienes, pero hay quienes se suicidan para no estar en esa situación.

      Responder
  • #015
    Tomas - 14 enero 2021 - 20:08

    Pues sigo tu consejo, además llevaba tiempo con ganas de hacerlo y más que voy a quitar de mi terminal, si necesito por lo que sea algún tipo de contacto habilitare un terminal o tablet para conectar , con los que no puedo mediante mi teléfono. Vamos a ver en que termina todo esto para febrero, saludos Enrique.

    Responder
  • #016
    Pedro - 15 enero 2021 - 10:35

    En China llevan ¿10 años? pagando con WeChat. Si quería rentabilizar WhatsApp hace mucho que pasó ese tren.

    Zucky se apuntó al hype de las cryptos con Libra, al igual que Maduro con el Petro…

    Ese es el nivel de nuestro querido Mark…

    Responder
  • #017
    Juan T. - 15 enero 2021 - 11:09

    Buff..que pereza cambiarse , batirse el cobre para convencer no mas de un 10% de contactos ….para aterrizar en una alternativa que hará lo propio cuando crezca, y tal y tal……ni de coña¡

    Responder
  • #018
    Lua65 - 15 enero 2021 - 13:19

    La tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto como ellos, de la tolerancia.

    Con este planteamiento no queremos significar, por ejemplo, que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas mediante argumentos racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública, su prohibición sería, por cierto, poco prudente.

    Pero debemos reclamar el derecho de prohibirlas, si es necesario por la fuerza, pues bien puede suceder que no estén destinadas a imponérsenos en el plano de los argumentos racionales, sino que, por el contrario, comiencen por acusar a todo razonamiento; así, pueden prohibir a sus adeptos, por ejemplo, que prestan oídos a los razonamientos racionales, acusándolos de engañosos, y que les enseñan a responder a los argumentos mediante el uso de los puños o las armas.

    Deberemos reclamar entonces, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes.

    Deberemos exigir que todo movimiento que predique la intolerancia quede al margen de la ley y que se considere criminal cualquier incitación a la intolerancia y a la persecución, de la misma manera que en el caso de la incitación al homicidio, al secuestro o al tráfico de esclavos.

    Tenemos por tanto que reclamar, en el nombre de tolerancia, el derecho a no tolerar la intolerancia

    Karl Popper, La sociedad abierta y sus enemigos, 1945

    Visto por ahi, a raiz de:

    Telegram pasa a la acción frente al auge del contenido violento y bloquea docenas de canales con miles de seguidores

    Responder
    • Pedro - 15 enero 2021 - 15:20

      Cuando hay violencia llamamos a la policia por que justo tienen el monopolio.

      ¡Es el orden y la ley quien tienen el monopolio de la intolerancia!

      Responder
    • Marcos - 15 enero 2021 - 15:29

      Lo siento pero no.

      La intolerancia se reduce no con intolerancia Dino con inteligencia y amor. Puede sonar terriblemente New Age, pero en Borat 2 sigo encontrando el mejor ejemplo reciente.

      Entras en una Sonagoga, le expresas a una superviviente del holocausto que eso nunca existió, mientras va disfrazado de Judio con gran nariz, alas demoníacas y demás… y te responde con un beso y un abrazo.

      Y eso es lo que verdaderamente transforma la energía, en energía limpia.

      Lo demás es alimentar odio con odio.

      Responder
      • Pedro - 15 enero 2021 - 15:40

        ¿No? ¿Me haces spoiler de tu opinión nada más empezar?

        Tu eres de los que quiere detener a «el Melillero» con paz y amor.

        El Goldwin… De libro.

        ¿Energía limpia? Mis Chakras están perfectamente alineados, gracias.

        Responder
        • Marcos - 15 enero 2021 - 15:51

          Reducción al ridículo para fortalecer tu opinión.

          Maravilloso.

          En fin. Obligar a los otros a que abandonen su comportamiento y pensamiento y reducirlos.

          Me suena mucho a fascismo.

          Responder
          • Pedro - 15 enero 2021 - 18:18

            Cree el ladrón que todos son de su condición.

            Es de vagos redomados pretender ofender a los demás con lo que les ofende a ellos.

            ¿Cuantas veces te han llamado facha y te ha dolido? Es lo que tiene la verdad, que de ella no puedes huir.

          • Matt - 16 enero 2021 - 01:32

            Bueno, pues si te parecemos fascistas, siguiendo tu criterio, danos un abrazo y mucho amor y se nos pasará.

          • Marcos - 16 enero 2021 - 22:01

            Lo que me duele es que el nivel de los comentarios de esta web me sorprenda al ser tan bajo, cuando se habla de facha y que me duela (por ser verdad) cuando mis últimas votaciones han ido a Podemos.

            ¿Decías que cree el ladrón…. qué?

            Si ya vemos. El pensamiento crítico lo desarrollas poco más allá de pensar que hay 2 “bandos” al parecer.”

          • Pedro - 18 enero 2021 - 11:23

            No solo he votado a Podemos sino que he sido apoderado y fundador en mi pueblo, y no falta la peña de «izquierdas» que me tacha de facha por que no les molesta lo que digo, como acabas de hacer…

      • sin censura - 15 enero 2021 - 15:43

        No no trolees que te seguimos
        Si al final vas a ser un cachondo…

        Responder
      • Matt - 16 enero 2021 - 01:30

        Espero que estes siendo ironico o intentando trollear …

        Responder
    • Juan T. - 15 enero 2021 - 20:27

      Es por eso que los intolerantes de todo el mundo tienen esa cruzada contra Soros, que tiene ese libro de Popper como su Biblia.

      Responder
  • #030
    Javier Cuchí - 15 enero 2021 - 13:48

    Hablando de si Zuckerberg iba o no a mearse en la normativa de la Unión Europea, mirad este artículo de Genbeta. Habla precisamente de lo difícil que es interponer una demanda contra las grandes tecnológicas por cuestiones de protección de datos. Parece -sólo parece, aunque es muy probable- que esto se va a corregir, al menos sobre el papel. Veremos qué depara la realidad.

    En efecto: fíate del RGPD y no corras.

    Responder
  • #031
    Pedro - 15 enero 2021 - 14:17

    Off-topic: Trump mete a Xiaomi en la lista negra.

    Como cliente enamorado de la calidad y precio de su hardware y profundamente decepcionado por su basura de software, me alegro.

    Podría decir lo mismo del software de Google, pero lejos de basura es útil y lo uso por «necesidad».

    Cuando Xiaomi deje de meter software basura e intrusivo en sus dispositivos, la querré, defenderé y promocionaré, como hago con Pepephone y ahora Pepeenergy.

    Responder
    • sin censura - 15 enero 2021 - 15:47

      Pedro

      Es acojonante lo poco que se corta Xiaomi en meter publicidad en las apps del sistema.

      Al final vamos a tener que tener una valoración como en las pelis o en los videojuegos que al comprar el movil diga algo así

      0: No hay intrusismo
      1: Intrusismo generalizado por publicidad no pedida en las apps del sistema: Xiaomi, Samsung
      2: Te la meten doblada, GAFA

      Responder
      • PEdro - 15 enero 2021 - 18:25

        Por lo menos es fácil desactivar la publicidad, aunque seguro que no tardarán en quitar esa opción, u ocultarla y cambiarle en nombre, como Google, que ahora en vez de preguntar si queremos cederle nuestros datos para ofrecernos publicidad contextualizada, nos pregunta si queremos la Paz en el mundo…

        Personalmente, me da igual lo que hagan o dejen de hacer con mi basura, ya sea la que pongo en el contenedor de basura o la digital.

        Responder
    • JM - 15 enero 2021 - 21:00

      Cuanta razón tienes

      Responder
  • #035
    Gustavo Woltmann - 18 enero 2021 - 10:08

    Excelente información y artículo Enrique, gracias por la aclaratoria.
    -Gustavo Woltmann.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG