La emergencia climática como variable empresarial

IMAGE: Gerd Altmann - Pixabay (CC0)

Nací en el año 1965. Hacia finales de ese mismo año, el presidente norteamericano Lyndon B. Johnson encargó un informe a su Comité Científico, que fue titulado como «Restoring the quality of our environment«, en el que ya se aseguraba que «el efecto de la quema de combustibles fósiles será perjudicial desde el punto de vista de los seres humanos».

Tengo 55 años, y cuando nací, esto ya estaba claro, aunque las compañías petroleras luchasen por ocultarlo e impedir que hiciésemos algo para evitarlo. Y sin embargo, sabiéndolo como lo sabíamos, los combustibles fósiles representan hoy aún el 85% de la energía que consumimos, y la irresponsable carrera que nos ha traído hasta aquí y hasta los complejos escenarios que se nos vienen encima no tenía, hasta hace poco, visos de detenerse.

Ahora, finalmente, empezamos a hablar del fin de la era del petróleo. En un momento en que sabemos ya claramente que nuestra resistencia al cambio está incrementando la frecuencia de desastres naturales en todo el mundo, fundiendo el hielo en el Ártico y convirtiendo la selva amazónica en una sabana, parece que ese sentido común que ha sido el menos común de los sentidos durante las últimas décadas empieza a dejarse ver. Sabemos lo que ocurre, y sabemos quiénes son los responsables.

The Economist habla de la energía del siglo XXI y de cómo modificará la geopolítica. El presidente chino Xi Jinping anuncia por sorpresa en Naciones Unidas que su país, el mayor generador de contaminación del mundo, llegará a su máximo en 2030 y alcanzará la neutralidad de emisiones en 2060, aunque aún siga construyendo plantas de carbón. Sesenta y cuatro líderes mundiales forman un compromiso para detener la destrucción del planeta. Hasta el Papa Francisco habla de la necesaria transición a energías renovables limpias. Cada vez más procesos electorales en más países se ven afectados por la emergencia climática: los líderes irresponsables caracterizados por el negacionismo son, en este momento, la peor amenaza.

La recuperación de la crisis económica post-pandemia tendrá necesariamente que basarse en las energías renovables, y esto va a tener una gran cantidad de consecuencias en el entorno empresarial. Las empresas petroleras caen en desgracia: una empresa de energía solar y eólica, NextEra Energy, vale ya más que la antes todopoderosa Exxon, expulsada del índice Dow Jones, y arrastran en su caída a las industrias que dependían de ellas: el pasado julio, Tesla alcanzó los $208,000 millones, más que la suma de Fiat Chrysler, Ford, Ferrari, General Motors, BMW, Honda y Volkswagen. Ahora vale casi el doble, $411,000 millones, y define los destinos de una industria que deberá reconstruirse en torno a los motores eléctricos. Hasta los trabajadores de la industria de los combustibles fósiles huyen hacia las renovables.

Estamos ante la mayor y más rápida disrupción tecnológica de la historia: en los próximos diez años va a afectar de manera indeleble al panorama empresarial de industrias como la de las tecnologías de información, la energía, la alimentación y los materiales, pero en la práctica a absolutamente todas las industrias. Si piensas que dentro de diez años, tu compañía va a seguir haciendo las cosas como las hace hoy, sin duda te equivocas. Da lo mismo a qué te dediques: todo debe descarbonizarse, aunque hoy te parezca imposible. Incluso sectores tan intensivos en energía como la metalurgia abandonan el carbón y se pasan a las energías renovables, y además logran importantes ahorros al hacerlo. Exigir energía limpia a tu proveedor y producir toda la que puedas ya no es una cuestión de «parecer bueno»: es una decisión con total lógica empresarial.

Aprende a medir el verdadero impacto de la actividad de tu compañía, y comprométete a ser transparente con respecto a su reducción. Hazlo por ética, no por estética. Adopta vehículos eléctricos en toda tu cadena de producción y logística: no solo contaminan mucho menos, lo midas como lo midas, sino que además, son más baratos y se deprecian menos. No hagas caso de mitos y leyendas interesadas: la contaminación provoca 4.2 millones de muertes prematuras anuales descontando el impacto de la contaminación en interiores, y reducirla salva vidas. La descarbonización puede ser la protagonista de una agenda de recuperación en una crisis económica, porque es perfectamente posible reducir las emisiones de un territorio mientras su economía crece. En un mundo sin combustibles fósiles, no volveremos a la Edad Media, ni nos quedaremos sin viajar: nos desplazaremos mediante otras alternativas, pero podremos hacerlo.

Tal vez sigas creyendo en el anticuado cliché de que la descarbonización o la reducción de las emisiones te costará dinero y te hará menos competitivo. Pues bien, es falso. Las energías renovables ya son más baratas que su obtención mediante combustibles fósiles, y lo serán cada vez más. Pero además, una actitud decidida en este ámbito mejorará tu imagen y las preferencias positivas de tus clientes: no lo hagas únicamente por eso, pero lo hará, y relegará a un segundo plano a los proveedores que renuncien a emprender acciones en ese sentido. Cada vez más consumidores e incluso muchos inversores son conscientes de que votar con su bolsillo es una acción fundamental de cara al futuro.

La generación de directivos que está saliendo ahora de las escuelas de negocios son ya conscientes de estos temas, y lo puedes ver día a día en las discusiones en clase. Falta mentalizar a la generación anterior, a los que crecieron y desarrollaron sus carreras profesionales en un entorno en el que los combustibles fósiles eran la principal fuente de energía, y que no son conscientes de que una variable así pueda cambiar de una manera tan radical.

Cada vez más, la emergencia climática va a jugar un papel fundamental como variable empresarial. Si no lo has entendido, tendrás problemas. Y no solo con tu conciencia.


This article was also published in English on Forbes, «The climate emergency is the only business variable that matters«


24 comentarios

  • #001
    Gorki - 12 octubre 2020 - 20:42

    12 0ctubre 2020 – la contaminación provoca 4.2 millones de muertes prematuras anuales

    7 octubre 2020 – siete millones de personas mueren prematuramente en el mundo por culpa de la escasa calidad del aire que respiran.

    Y luego nos quejamos que el Ministerio de Sanidad no sepa contar los muertos del COVID

    Responder
    • Javier - 12 octubre 2020 - 21:27

      En ambos casos, la información proviene de la Organización Internacional de la Salud.

      Con la diferencia de que el link que publica Enrique el 7 de Octubre es de fecha 25/11/2014 y el que publica hoy es del 14/11/2017. Lo que muestra, según la misma organización, un decenso en las cifras.

      Cómo podemos identificar la fecha de la publicación de notas en Internet

      Cómo saber cuándo fue publicado cualquier contenido de una página Web

      Responder
      • Gorki - 12 octubre 2020 - 22:55

        Pues en el OMS deben tener también a Fernando Simón como experto en computo mortuorio, pues tu me explicaras, como en tres años los muertos han descendido un 40%.

        Sinceramente creo que los números en estos casos se ponen a voleo por que habrás de reconocer que las diferencia no es despreciable.

        No esta nada mal la mejoría para tres años de diferencia.

        Responder
      • sin censura - 13 octubre 2020 - 10:47

        Podemos tener muchas reservas a como está calculado el citado número en 2018 vuelven a ser 7 en vez de 4

        https://www.who.int/airpollution/data/AP_joint_effect_BoD_results_May2018.pdf

        Hay muchas variables que pueden influir en la confección de ese número.

        Y también podemos afirmar que lo que muestra, esa misma organización es un «carajal» en las cifras.

        Como nos demostró Gorki.

        Responder
    • Carlos Jerez - 13 octubre 2020 - 08:54

      «Descontando el impacto de la contaminación en interiores». Ahí tiene el porqué de la diferencia. Precisamente en los comentarios del post anterior se puso la atención en esa causa.

      Será Gorki que tiene falta de comprensión lectora? una subjetividad pasmosa? o le gusta trollear?.

      Responder
      • sin censura - 13 octubre 2020 - 11:08

        El cómo está redactado puede inducir al error.

        Por otro lado se puede decir también que es falta de comprensión lectora asumir que ese número es igual de aplicable a EEUU, Europa o China.La distribución homogénea no parece, ¿verdad?.

        Se puede consultar la incidencia por región en

        https://www.who.int/airpollution/data/en/

        Según el grafiquito, parece que la situación en ciertos países es muy buena (EEUU), y en China por ejemplo malísima. Igual lo de la tubería larga no es tanta tontería…

        Se me ocurren medidas parecidas a la de Paris, es decir, dejar de comprar productos que causan contaminación en esos países. Y dejar las medidas efectistas y fascitillas en paises con un coloreado verde o amarillo.

        ¿O eso es falta de comprensión lectora y subjetivismo trollero?

        PS: Gracias Gorki por hacernos reflexionar sobre este asunto.

        Responder
        • Carlos Jerez - 13 octubre 2020 - 13:45

          Mi respuesta solo se refería a explicar el diferencial de número de muertes. que es lo único que nombraba Gorki, y no su distribución por países.

          Sin duda alguna la distribución varía muchísimo por países, no solo por los mínimos estándares de contaminación de cada país, sino también porque el impacto de una misma contaminación es mñas fácil de absorver por ciudadanos con buena sanidad y nivel de vida que por los pobres. Y lo mismo, con los efectos del cambio climático.

          Si nos centramos en los países desarrollados, la contaminación mata pero mucho menos que el promedio mundia. Ademñas. aunque no nos mate, nos hace daño, incluso baja el rendimiento escolar, por dar un ejemplo.

          La gracia, es que contaminar menos nos hace más ricos en el largo plazo (explicado en un enlace más abajo), pero cambiar hábitos se nos hace difícil.

          Responder
      • Gorki - 13 octubre 2020 - 11:17

        Vamos a ver, la contaminación en interiores, es igual de contaminación local, como la contaminación de un fabrica de Uralita en el pueblo donde estaba, o la de Aviles por la siderurgia de la que murió mi tío.

        Si hablamos de cambiar los motores de explosión por eléctricos, lo cual en terminos económicos, supone enterrar una inmenso capital, habrá que justificarlo por números mas serios que los que se nos presentan, `porque nadie dice lo importante, la cantidad de vidas que se ahorran, sino a cantidad de vidas que se pierden por una contaminacion o por otra.

        Si se dan como argumentos datos, hay que buscar datos menos fáciles de rebatir que estos, que cada día son diferente, porque es lo que precisamente hace que aumenten el número de los negacionistas totales, y mucho mas los parciales, como soy yo, que sin negar el hecho, no me creo los plazos que se dan, porque la realidad nunca cumple sus previsiones.

        Ni las aguas del mar suben como dicen, y se puede medir con toda facilidad en Alicante, ni la vida se acorta como predican como se `puede ver en las expectativas de vida de todo el planeta.

        Responder
        • sin censura - 13 octubre 2020 - 11:40

          Gorki

          Los datos «puros» están en este excel

          https://www.who.int/airpollution/data/aap_air_quality_database_2018_v14.xlsx

          Ahí ves que el ratio de PM10 y PM2.5 en el tiempo y por ciudades…

          Échale un ojo, saca tus propias conclusiones, … , solo datos y luego hablamos de si la abuela fuma en París o Beijing o El Cairo…

          Responder
          • Gorki - 13 octubre 2020 - 12:47

            No me las podrías dar tu, ¿Cuantas personas muren por contaminación de los motores de los automóviles?. O dicho de otra forma;

            ¿Cuantas vidas ahorramos por pasar todos a utilizar coches eléctricos?

            Porque si vamos a morir por la contaminación generada por las calefacciones y calentadores de agua caliente tampoco me vale el usar un coche electrico.

        • Carlos Jerez - 13 octubre 2020 - 13:56

          La referencia a los 4 millones de muertos va sobre la contaminación en general, no específica a vehículos eléctricos. El que apuntes a que en un artículo se hablen de 7 millones y en otro 4 millones, no rebate nada, más cuando explica el autor, que 4 millones es descontando la contaminación de interiores. Es decir, en ningún momento has demostrado ni puesto en duda con argumentos sólidos la validez de los datos.

          A lo más cuentas anécdotas o te desvías del tema, algo que me daría igual si no fuera porque la crisis climática es la mayor amenaza de este siglo y este blog es bastante leído.

          Como doy a entender en otro comentario, yo ni siquiera quiero obligarte a dejar tu contaminate coche por uno eléctrico, tan solo que los ciudadanos paguen por lo que contaminan ya conseguiríamos mucho, y a día de hoy nos quedamos muy cortos (ay mucho «chaleco amarillo»).

          Además, si ya te diera un poco de vergüenza los aspectos negativos de tu contaminación (y si, yo también contamino y me avergüenzo, por eso intento minimizarlo usando transporte público, por ejemplo) e intentaras minimizarla de mutu propio, ya me harías feliz.

          Responder
        • sin censura - 13 octubre 2020 - 16:23

          Gorki

          Buena pregunta.

          PRIMERO VEAMOS QUE TIENEN

          La OMS hace un estudio recolectando los parámetros PM10 y PM2.5 en ciudades del mundo, y fabrican una media anual en µg/m3. En formato gráfico se pueden ver aquí para el PM2.5
          http://gamapserver.who.int/gho/interactive_charts/phe/oap_exposure/atlas.html

          SEGUNDO

          La OMS toma como base algún contaminante (Partículas, NO2, O3,…) y nos citan actividades de las personas que los causan. Es decir para cocinar, calentarse, transportarse, y obviamente para generar energía eléctrica. El uso de estos elementos se sabe que son un riesgo para la salud, y que pueden causar enfermedades.
          Y nos dan unas directrices de lo que ellos suponen que es un máximo p.ej. para PM2.5 10 μg/m3 de media anual, o un máximo de media diaria de 25 μg/m3 y el bla bla de siempre que es un veneno que nos está matando con estos elementos.

          https://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0006/298482/Health-risk-assessment-air-pollution-General-principles-en.pdf

          Creo que podemos estar de acuerdo que si una ciudad como Beijing tiene de PM10 un valor 100, El Cairo tiene 282 y Madrid tiene 19. Cualitativamente podremos concordar que se respirará peor en unas ciudades que en otras.

          TERCERO

          Por la pandemia, vivimos en nuestro país un ensayo claro, de lo que era reducir el tráfico de forma tajante. Las mediciones obviamente bajaban pero no se hacían cero (podemos ver el informe del aire de Madrid de abril), los valores máximos

          – Partículas (PM2.5); 13 µg/m³ (Escuelas Aguirre)
          – Partículas (PM10); 23 µg/m³ (Urb Embajada)
          – Dióxido de Nitrógeno (NO2); 76 µg/m³ (B del Pilar)
          – Ozono (O3); 118 µg/m³ (Plaza del Carmen)
          – Dióxido de Azufre (SO2); 25 µg/m³ (Moratalaz)

          Es decir ni soñando vamos a llegar a los valores OMS, salvo que cojamos una máquina del tiempo y retrocedamos antes del descubrimiento del fuego…

          CUARTO

          Tras este preámbulo contesto

          ¿Cuantas vidas ahorramos por pasar todos a utilizar coches eléctricos?

          Respuesta: Dice la OMS que si se reduce el PM10 de 70 a 20 baja un 15% la incidencia en vidas. Como estamos ya en esos límites de 20, si se pudiera lograr un ahorro en España del 1% en vidas sería una cifra muy optimista, a cambio de vivir como en el confinamiento…

          Responder
  • #013
    Joaquin - 12 octubre 2020 - 21:54

    Me alegró ver como dos personas que sigo, publican esto el mismo día. El otro es el gran Fred Wilson en su blog, con un gráfico interesante para EE.UU.:

    https://avc.com/2020/10/the-de-carbonization-of-the-economy/

    Responder
    • Pedro - 13 octubre 2020 - 12:49

      Hace 25 años sacaron la conclusión de que la seguridad social quebraría sin aportaciones del estado.

      Al final lo que va a salvar al planeta no son las empresas o los ecologistas de ciudad, si no el que la energía renovable será más barata que la fósil y creará más puestos de trabajo, directos e indirectos.

      Y eso ya se sabia cuando llego M puto Rajoy y se puso a hablar de «impuesto al sol».

      #disfrutemoslovotado

      Responder
  • #015
    Pedro - 13 octubre 2020 - 12:44

    ¿Y el interés estratégico de no depender de las importación de energía?

    Sigamos mandando nuestros dinero a jeques y follacabras asesinos de peliolistos y homosexuales.

    ¡Bajó ningún concepto usemos ese dinero para invertir en infraestructuras energéticas en suelo patrio!

    ¡Viva el vino!

    Responder
  • #016
    Carlos Jerez - 13 octubre 2020 - 13:38

    Para los que les interese el tema de como luchar contra el cambio climático, sería mejor no olvidar una solución muy valorada en economía, los impuestos pigouvianos, en este caso, los impuestos a la contaminación.

    La idea es que si la producción o consumo de un bien produce un coste a la sociedad, pagas por ese coste en forma de impuesto. Os dejo un buen artículo al respecto:

    https://nadaesgratis.es/cabrales/todos-los-errores-pigouvianos-son-iguales-pero-algunos-son-mas-iguales-que-otros

    Además, otro artículo del mismo autor sobre un experimento interesante que consigue un consumo más responsable por parte de los ciudadanos:

    https://nadaesgratis.es/cabrales/como-usar-a-los-vecinos-para-darnos-un-empujoncito-climatico-el-experimento-opower

    Responder
    • sin censura - 13 octubre 2020 - 16:40

      Puestos a dar ideas….

      Todo el mundo sabe que la fiesta de una tecnología nueva la pagan los early adopters.

      Cuando recorremos 100km con un coche diésel en un país como España, la contaminación que provoca se puede medir además del modo que usa la OMS, y ya se está amortizando vía impuesto directo a los carburantes a Hacienda.

      No parece lógico que la renovación e infraestructuras que van a gozar la parte alta de la sociedad, con acceso a garaje privado, no cotice de igual forma al impuesto directo a los carburantes, que si será muy limpio en un porcentaje, pero sigue siendo MARÍA LA COCHINA mientras no use renovables la eléctrica. Sería tan sencillo como imponer una «tasa Tesla» anual equivalente a los km. recorridos anualmente calculando el equivalente que dejamos de ingresar de mi país porque tu puedes pero Hacienda no…

      Responder
      • Carlos Jerez - 13 octubre 2020 - 19:29

        Los impuestos al diesel no son lo bastante elevados para compensar el daño que su uso causa a la sociedad, deberían serlo mucho más.

        Hoy en día las fuentes de contaminación no se tasan lo suficiente en Europa comparado al daño que hacen, ya no te digo a nivel mundial, donde las energías contaminantes incluso reciben subvenciones.

        Segundo, tasar la contaminación no beneficia a los ricos, sino al contrario, ya que ellos contaminan más. Este es un mito tan irreal como el del que el coche eléctrico contamina más. Si el impuesto cobra 10 al pobre, 30 al de clase media y 80 al rico, suma 120 y lo puedes redistribuir a partes iguales (40 para cada), o favoreciendo a los pobres, o eliminando impuestos ineficientes (la mayoría de los impuestos causan ineficiencias, sinedo el pigouviano y el de la tierra de las pocas excepciones), según busques una política más o menos redistributiva. Lo que demuestra el artículo que enlazo es que ante la duda de cuan elevado debería ser dicho impuesto, es mejor pasarse que quedarse corto.

        Por último, como he comentado antes en otros posts, subvencionar la compra de vehículos eléctricos es positivo (porque nos ahorra a la sociedad un coste mayor) pero mucho más es hacerlo a vehículos eléctricos de transporte público, desde los autobuses a los camiones de la basura. Eso lo hace tanto más redistributivo como más eficiente (el uso de un autobús es mucho más intenso que el de un vehículo privado). Además, la contaminación la sufren más los pobres que los ricos en sus barrios residenciales.

        Por último, no te hace falta energías renovables o vehículos eléctricos (aunque ayudan) para que un impuesto sobre la contaminación sea eficiente y de ayuda para reducir la contaminación. Para que te hagas una idea, el shock del petróleo de los 70s, al incrementar su precio, provocó que usaramos vehículos y electrodomésticos más eficientes, o que las industrias rebajaran su consumo por unidad producida. Sistemas más caros pero con menos consumo que no son competitivos a cierto precio energético, si lo son con un precio más alto.

        Un impuesto pigouviano es eficiente, distributivo y nuestra mejor arma contra el cambio climático. Y te lo pueden devolver en «cash», ofreciendote más servicios públicos o eliminando otros impuestos más ineficientes.

        Responder
  • #019
    Giorki - 13 octubre 2020 - 16:35

    ¿Alguien sabe cuantos muertos produce la contaminación de los coches si o no?

    Responder
    • Dedo-en-la-llaga - 13 octubre 2020 - 18:32

      No, nadie lo sabe y además es imposible saberlo. Más todavía, el 99,9% de los datos mundiales son todos «inventados», es decir, se recopilan a conveniencia de parte. Se distribuyen con fines espurios, cuando no torticeros, etc., etc. Esto es así y seguirá siendo así por los siglos de los siglos; como los datos del PIB de un país, que todo el mundo se cree y son la mentira más grande jamás inventada, o las tasas de paro, el número de turistas que visitan un país, o los contagios, enfermos y muertos por Covid que son de aurora boreal, sobre todo en este país que ya estamos a la cola de todo y somos además el hazme reír del planeta.

      Menos todavía se va a saber quién demonio muere por contaminación de los coches cuando la cantidad de factores en juego en el día de cualquier ciudadano tiende a infinito, así que es imposible de controlarlos todos y luego aislar una sola causa. De todo esto no tengo ningún dato, pero tampoco tengo ninguna duda. ;-)

      Y de lo que tampoco tengo duda es que desde mucho antes de que naciera Enrique, ya todo se había enfilado para preparar el escenario para el gran suicido colectivo a base, no solo de petroleo, sino de todo lo demás…

      Responder
    • Carlos Jerez - 13 octubre 2020 - 19:37

      https://theicct.org/news/health-impacts-transport-sector-pr-20190227

      Según este estudio unos 400 mil.

      Responder
      • sin censura - 14 octubre 2020 - 11:48

        Joder es que no me leéis

        https://www.who.int/en/news-room/fact-sheets/detail/ambient-(outdoor)-air-quality-and-health

        Respuesta: Dice la OMS que si se reduce laslas partículas PM10de 70 a 20 baja un 15% la incidencia en vidas.

        Como en España estamos ya en esos límites de 20, si se pudiera lograr un ahorro en España del 1% en vidas sería una cifra muy optimista, a cambio de vivir como en el confinamiento… es decir sin vehiculos privados

        Para las PM2.5 parecido.
        «WHO air quality guidelines» estimate that reducing annual average fine particulate matter (PM2.5) concentrations from levels of 35 μg/m3, common in many developing cities, to the WHO guideline level of 10 μg/m3, could reduce air pollution-related deaths by around 15%.

        En el enlace os lo explican con dibujitos

        OJO CON LAS BARBACOAS DE LOS CHALETS, LAS SALIDAS A RESTAURNATES CON HORNO DE LEÑA,… !!!

        https://www.who.int/airpollution/infographics/en/

        DISCLAIMER:

        Que utilice las cifras de las OMS no significa automáticamente que me las crea o no, es simplemente una exposición agnóstica de comprensión lectora…

        Responder
  • #023
    Xaquín - 13 octubre 2020 - 18:32

    Un final perfecto, ya que la conciencia empresarial suele andar algo sorda, pero su bolsillo tiene un oido de auténtico perro cazador. Y hablo de los empresarios que tienen ganas de sacar beneficios con vistas al futuro de su empresa. Hay muchos que llegan a fin de año, con más gastos consumistas que beneficios para reinvertir.

    Responder
  • #024
    Gustavo Woltmann - 15 octubre 2020 - 15:59

    Esoty de acuerdo contigo, la apuesta por las energías fósiles se volverá una carta muy importante en estos tiempos, con la baja de los precios de los carburantes estás cobrarán mayor revuelo, tal vez, terminen por consolidarse.
    -Gustavo Woltmann.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG