Historias de innovación: el nacimiento de Amazon Web Services

IMAGE: Amazon Web Services (AWS) logo

Un reportaje de lectura muy recomendable en MarketWatch, «How Amazon created AWS and changed technology forever«, reúne a un importante grupo de directivos de Amazon para rememorar la fase de desarrollo y lanzamiento de Amazon Web Services, un caso de innovación que habitualmente discuto en mis clases y que da mucho juego.

El caso de Amazon Web Services permite discutir muchos de los mitos que suelen adscribirse al concepto de diversificación relacionada, porque cuestiona hasta qué punto tenía relación la provisión de servicios de cloud computing con las habilidades de una empresa de comercioΩ electrónico. Hablamos, en realidad, de una compañía que buscaba una solución para sus propios procesos y su fortísimo crecimiento, pero que termina, en el curso de esa búsqueda, generando un servicio tan competitivo, que ve toda la lógica del mundo en redimensionarlo completamente y abrirlo a terceros para que lo utilicen, como previamente había hecho con otros productos como la logística de almacenes. Resulta curioso pensar que algunos de los productos que hoy Amazon ofrece a terceros, como el espacio de almacén, es algo que originalmente nunca quiso tener, porque en la idea original de Bezos no estaba el almacenar mercancía, sino en enviarla directamente desde sus proveedores. Ya que replanteas tu estrategia y te ves obligado a construir almacenes, constrúyelos de tal manera que puedas plantearte ofrecer servicios de plataforma y agregador logístico a terceros, porque eso hará que tus almacenes siempre estén en el auténtico «estado del arte».

Poner a terceros externos como benchmark de calidad es una estrategia muy interesante. Cuando desarrollas productos y servicios internamente, pensar en ellos como si fuesen a ser ofrecidos a terceros es una forma de prepararlos para que sean necesariamente muy competitivos, porque en el uso interno, en muchas ocasiones, aceptamos estándares que no necesariamente serían competitivos en un hipotético mercado abierto en el que nos vemos obligados a competir con otras ofertas de otros competidores. El mismo planteamiento nos ayuda cuando resulta necesario mantener el servicio competitivo en un mercado que evoluciona rápidamente: la llegada de Amazon Web Services supuso una revolución que dio origen al cloud computing como lo conocemos ahora y a la idea de infraestructuras «chicle» que permitían el pago en función del uso real – obviamente, Amazon no «inventó» como tal el cloud computing, pero sí le dio la dimensión de servicio ubicuo que hoy conocemos – y que a día de hoy siga liderando ese mercado tiene mucho que ver con esa idea de diseño de un producto competitivo para el uso de la propia compañía, cuyas demandas estaban muy por encima de las del cliente medio en su momento.

Ahora, Amazon Web Services, que sigue siendo el líder en su segmento, se ha convertido en protagonista de una demanda al hilo de la concesión de un importante contrato gubernamental norteamericano, Joint Enterprise Defense Infrastructure o JEDI, a Microsoft. Según Amazon, que la administración norteamericana haya optado por Microsoft en lugar de Amazon en un contrato que representa un desarrollo de infraestructura de más de diez mil millones de dólares no responde a las características técnicas o competitivas de ambas compañías y de sus ofertas, sino a las preferencias personales del presidente Donald Trump, empeñado desde el principio de su mandato en atacar a la compañía y a su líder, al que percibe y trata como a un oponente político. El presidente ha tratado de perjudicar directamente a la compañía en varias ocasiones, desde presionando al servicio de correos para que le suba las tarifas, hasta acusándola públicamente de evasión fiscal, un episodio en el que, además, las medidas de Trump terminaron favoreciendo las políticas fiscales de la compañía.

De vender todo tipo de productos, a convertirte en un líder en cloud computing y pelearte con tu gobierno porque estimas que no ha elegido bien. Las vueltas que da la vida gracias a la innovación…


This post is also available in English on my Medium page, «Innovation stories: the birth of Amazon Web Services«


10 comentarios

  • #001
    Enrique - 10 diciembre 2019 - 17:37

    Off topic

    Aprovecho que se van marchando todos los trolls para comentar que entiendo el tono de los últimos días dada la condición del que descubre un nuevo dogma.

    Curiosamente en el libro Todo va a cambiar, Enrique Dans (2010) parece que todo iba a cambiar menos el clima, ya que ni se menciona esta palabra en las 300 páginas (con el significado de su primera acepción en la RAE).
    Miento, aparece una vez refiriéndose a la ubicación idónea de un CPD en lugares más fríos. Aclara el autor que se hace por meros temas económicos y nunca se menciona la motivación de mejorar el medio ambiente.

    «Y lo que es todavía mejor, no lo hace pretendiendo legar un planeta mejor a nuestros hijos ni haciendo gala de ideas ecologistas o conservacionistas, sino por una razón mucho más fácil de entender: el dinero»

    Estoy deseando leer el tercer libro, La revelación de EDans.

  • #002
    Xaquín - 10 diciembre 2019 - 18:57

    Como siempre, picando en el entramado textual me aparece algo muy interesante. Algo como que «para uso interno… aceptamos estándares no necesariamente competitivos en un hipotético mercado abierto…»

    Si lo trasladamos a la esfera de los planteamientos racionales y emocionales (pensamientos) humanos, podemos jugar con esa analogía tan fuerte. Si no tenemos una clara competencia al discurso mental propio, somos capaces los humanos de enrocarnos concienzudamente en nuestro esquema mental ya proyectado inicialmente. Sin habilitar cambios de ningún tipo, por miedo a que la competencia nos barra del mercado de las ideas.

    Ese concepto de disrupción, tan básico en cualquier actividad humana, como puede ser la sacrosanta educación, resulta vital para facilitar el proceso de evolución natural que se dá en el ecosistema terrestre.

    Aunque, como pasa en la aula educativa, hablar de disrupción solo se admite para la provocación natural del intervenir adolescente en el aula, nada de dejar territorio mental para pensar en la disrupción necesaria del docente con métodos anticuados, auténticos frenos de disco para el progreso educativo.

    Realmente el proceso evolutivo social quedó muy frenado cuando los universitarios «científicos» (incluídos economistas) empezaron a desprenderse de información humanista básica. Y así llegaron a conclusiones tremendamente «divertidas», como que una empresa de manufacturas es muy diferente en esencia de la» manufacturación» en la despreciada «empresa familiar». Y no me refiero a la empresa tan «estudiada» en facultades varias, me estoy refiriendo a la «simple» ama de casa, en función de «ejecutiva para todo».

  • #003
    HAST - 10 diciembre 2019 - 20:11

    La política de optimizar el rendimiento a toda costa no es nueva, pero que consiga que funcione en su mayoría, también en Europa a base de ligas entre proveedores, a los que no dudan en escupir a la cara para que luego vuelvan pidiendo más, es algo sorprendente.

    Y también lo hace con sus empleados. Llámalo metricas, pero es como el truco de poner estrellas a los niños de SuperNanny pero aplicado a los negocios. Vaya crack.

    Jeff Bezos es el típico lider al que mucha gente admira, hasta que un día decide invadir Polonia.

  • #004
    Gorki - 11 diciembre 2019 - 00:41

    En donde trabaje Corning Glass Works, el proceso fue parecido. En 1908 buscaban un cristal para los semáforos del ferrocarril, que aguantar el calor de e la bombilla y a la vez, las heladas en el exterior.

    Desarrollaron Nonex, un vidrio de baja dilatación «copia» de uno de borosilicato imventado por Schott en Alemania.

    Un cientificos «robo» una de las piezas, una tapa circular que iba en el interior del semáforo, pues le pareció que le podía valer como molde de tarta para el horno.

    Dejo la imagen del molde de horno, que aun, 100 años después, se sigue fabricando igual https://ferreteriavidri.com/images/items/large/104513.jpg

    Era mas limpio y práctico que los moldes de hojalata que se usaban y corrió la voz por la empresa La dirección se enteró el uso que sus empleados daban a la tapa del semáforo y hicieron una serie de cacharros para el horno con la marca PIREX. Posteriormente se hizo material de laboratorio, (tubos de ensayo, probetas….)

    Una empresa de vidrio industrial se metió de lleno por eso en dos nuevos mercados, el de consumo, (donde yo trabajé) y el de material de laboratorios..

    No hubo peleas con ningún presidente, no solo eso, un encargo de la NASA fue hacer un escudo contra el calor en las capsulas espaciales en su reentrada a la atmósfera,

    De este producto, una vitrocerámica, se sacó unas cazuelas capaces de resistir cualquier foco de calor con el nombre de Pyroflam, y las superficies de todas las cocinas vitrocerámicas que tenemos en nuestra casa.

    Pero para entonces, Corming si poseía una potente división de productos de consumo, que hace poco a ha vendido integra.

    • Garepubaro - 11 diciembre 2019 - 00:50

      En aquellos tiempos inventabas algo y te forrabas y hasta podias crear una gran industria, pero hoy como explica Enrique Dans en las primeras paginas de su libro, una de estas colosales, Amazon, Microsoft, Google etc copiara y se pondra a vender tu innovacion, negocios software dispositivo etc … la asimilara sin que haya patentes ni protecciones reales para los inventores, entonces a ser las unicas con posibilidades de explotacion la incorpora asimila y luego sera mas gorda y admirada todavia esa empresa

      • Gorki - 11 diciembre 2019 - 11:48

        Exactamente copiar fue lo que hizo Cornimg en 1908, y en efecto se forró. No siempre tiempos pasados fueron mejores, seis años después, se inició la Primera Guerra Mundial y no fue la última.

  • #007
    Javier Abascal - 11 diciembre 2019 - 16:17

    Tengo una teoría sobre la corrupción en los paises y es la siguiente: «El índice de percepción de la corrupción» no indica la corrupción real en un país. Es decir si consultamos ese índice Somalia, Sudán del Sur, Siria o Corea del Norte son de lo peor del mundo. Y sin embargo ahí está EEUU en el puesto 22. Mi pregunta es ¿dónde se corrrompe mejor en EEUU o Corea del Norte? Pues eso pocos lobbys tiene nuestro Gran Líder Norcoreano,, y pocos negocios en donde sacar tajada.

    Según la versión de AWS, nos pones unos links de la CNBC donde Andy, el todavía CEO de AWS llora que su oferta ha sido más clara que la de su competencia UN MOMENTO pon la película entera y trata de contarla de cabo a rabo. Primero AWS ganó en 2013 en el contrato con la CIA de Obama de unos 600 millones de dólares. ¿Leíste alguna queja de AWS por haber ganado?

    Luego Andy, «invierte» unos 14 millones de dólares en 2018 para el lobby de defensa para llevarse el contrato de 10 billones. Pero se le olvida hacer lobby con el gran jefe blanco, y claro, el típico me voy a querellar. Pues más «transparentes y claras» eran las alegaciones de Oracle y las quejas del ITcouncil….

    Y se atreve a decir que su oferta era más clara que la de µS… pero ¿es que has tenido acceso a esa respuesta? no puede decir que si para no infringir la ley… ¿Está claro?

  • #008
    Gorki - 11 diciembre 2019 - 18:25

    El presidente ha tratado de perjudicar directamente a la compañía en varias ocasiones, desde presionando al servicio de correos para que le suba las tarifas, hasta acusándola públicamente de evasión fiscal, un episodio en el que, además, las medidas de Trump terminaron favoreciendo las políticas fiscales de la compañía.

    SIn pretender defender a Trump que me parece un impresentable, por cosas mucho mas gordas, como chantajear al presidente un país en guerra con la entrega de material militar para que involucrara a su rival político.

    Sin embargo estas dos «acusaciones» no me parece de recibo, presionar al deficitario servicio de correos, para que suba las tarifas de las que se lucra Amazon en detrimento del comercio local, me parece razonable, igualmente acusar de evasión fiscal a Amazon, es algo en lo que Trump no esta solo, y casi es un clamor de los mandatarios de todos los países excepto Irlanda. .

    Por otra parte , aunque aquí nos resulte extraño, el «lobby» es en Estados Unidos una actividad pública y legal y se ajusta a unas reglas muy precisas,

    A mi no me gusta nada, pero acusar de hacer «lobby» a una empresa norteamericana, es como acusar aquí a una empresa, de que tenga un departamento jurídico.

    • Javier Abascal - 12 diciembre 2019 - 10:10

      Gorki

      Según la prensa los dos de la shortlist «invirtieron» lo mismo. No se trata de acusar de hacer lobby, se trata de hacer peor o mejor una tarea. Siempre hay uno que pierde y otro que gana. Inviertes en el lobby a tu propio riesgo.

      La consideración moral de lo que significa hacer lobby es otro cantar. Y la acusación «razonable» de Oracle (e IBM) es que se prepara un pliego para favorecer o dejar fuera a ciertos vendors. Y el juez lo que dictó es que la estrategia la marca el que paga… lo que no quiere decir que la solución multivendor fuera la más lógica desde el punto de vista técnico. Pero eso desfavorecía a AWS y µS.

      Por otro lado si te presentas a concursos públicos tampoco hay que ser tan bocazas con el presidente que al final es el que paga la fiesta (con dinero ajeno eso si) si meas la mano que te va a dar de comer ¿que esperaba AWS?
      Lo siento por ser tan gráfico. Pero la estrategia marcada por Bezos es una merluzada.

  • #010
    Luis - 16 diciembre 2019 - 10:32

    Todos los transportistas que me entregan pedidos de Amazon a mi domicilio los encuentro muy estresados, uno me comentó que trabajaba de 8:00AM a 9:30PM (imagino que con parada de una hora para comer, digo yo), desconozco si cobra más que trabajar en SEUR por decir otra empresa.
    Prefiero narrar los hechos y no juzgar.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados