El mito de la «descarbonización ordenada»

IMAGE: Central de As Pontes (José Antonio Cartelle - CC BY)

El anuncio del cierre de la central eléctrica de As Pontes, propiedad de Endesa, supone un importante avance en la descarbonización del mapa de producción eléctrica español, aunque tiene también asociado un enorme impacto económico y social que afectará a una zona ya bastante castigada por la reconversión industrial y que se extiende no solo a los trabajadores de la compañía, sino también a transportistas de carbón y del cercano puerto de Ferrol. La otra central térmica gallega, Meirama, ya anunció su cierre el pasado mes de marzo, así como Velilla (Palencia), Lada y Narcea (Asturias), Litoral (Almería), Andorra (Teruel) y La Robla y Compostilla (León). Quedan por cerrar o anunciar su cierre la de Los Barrios (Cádiz), y las de Aboño y Soto de Ribera (Asturias), propiedad de Viesgo y de EDP respectivamente.

Las centrales térmicas españolas cierran porque es, ni más ni menos, lo que tiene que ocurrir. Porque su funcionamiento es completamente insostenible en términos de emisión de productos generadores de efecto invernadero, y porque se han provocado las condiciones para que sean sus propietarios, las empresas eléctricas, los que, enfrentados con unas condiciones de mercado determinadas, decidan que no resulta rentable seguir explotándolas. En tan solo un año, la Unión Europea ha incrementado el precio de los derechos de emisión de una tonelada de dióxido de carbono casi un 60%, desde los 16 a los 25 euros, lo cual, combinado con el llamado «céntimo verde» español, convierte a la energía eléctrica producida en este tipo de instalaciones en sensiblemente más cara que la producida mediante energías renovables.

La central de As Pontes se construyó, como la de Meirama, en los años ’70, para aprovechar los yacimientos de lignitos pardos de la zona. Eran, simplemente, otros tiempo, en los que las emisiones se estimaban como un problema menor, en donde aún no alcanzábamos a imaginar sus consecuencias. Posteriormente, en los ’90, sus calderas fueron modificadas para pasar a utilizar una mezcla de esos lignitos pardos, que generaban un muy elevado nivel de emisiones contaminantes, con carbón de más calidad adquirido en el exterior, una reconversión que culminó en los primeros años del siglo XXI, en donde se abandonó finalmente el uso de lignitos pardos y que supuso ya el cierre de las minas locales – y en el caso de As Pontes, la creación, al rellenar con agua la explotación a cielo abierto, de su conocido lago artificial.

La central térmica de As Pontes es una de las más contaminantes de Europa. Que recientemente se hubiesen aprobado obras de reforma cifradas en más de doscientos millones de euros para tratar de reducir esas emisiones, con la idea de prolongar su funcionamiento, no debe afectar al hecho de que el mercado, aplicando las correspondientes tasas que impone a esas emisiones, convierta su operación en no rentable. Prolongar explotaciones no rentables con el fin de mantener puestos de trabajo es ya de por sí insostenible, pero lo es más aún cuando los efectos secundarios derivados de ello son los que nos están condenando a una emergencia climática que supone el mayor desafío de la historia de la humanidad.

Para cualquier político, la perspectiva de huelgas, disturbios y empobrecimiento de su territorio por el cierre de una compañía es una perspectiva sin duda incómoda, pero hay que entender y racionalizar lo que subyace tras esos cierres: simplemente, nos hemos quedado sin tiempo. No nos podemos permitir seguir contaminando para producir electricidad o para mantener puestos de trabajo. El razonamiento de «pero en otros países sí lo hacen», o «tal otra actividad también contamina» no funciona aquí: todas esas emisiones van a la misma atmósfera del mismo planeta, ese en el que vivimos todos, y nos matan a todos. Si nos planteamos igualar, planteémoslo por lo bajo, no por lo alto: intentar obligar a otros a eliminar sus emisiones, no tratar de mantener a toda costa las nuestras. Si cada uno se dedica a intentar defender los intereses económicos de su territorio, los puestos de trabajo de sus electores o la riqueza de su país, simplemente moriremos todos. Y no de una manera muy agradable.

No hay justificación posible, ni plazos de ningún tipo: la generación de electricidad mediante la quema de combustibles fósiles debe terminar lo antes posible, aunque ello suponga la pérdida de empleos y de riqueza. No puede plantearse una descarbonización «ordenada», un eufemismo que significa «sigamos contaminando unos años más», sino, simplemente, «lo más rápida posible». La descarbonización no debe ser «ordenada», debe ser urgente. Cuanto antes, cueste lo que cueste, porque esto no es una cuestión económica. Ni un paso atrás. Podemos – y deberemos – trabajar en la reconversión de las industrias: promover la construcción de instalaciones eólicas en nuestro territorio o en sus costas, de placas solares o de cualquier otra actividad susceptible de generar empleos, pero no insistir en seguir emitiendo a cambio de mantener puestos de trabajo. El bienestar de unos no puede hipotecar la supervivencia de todos.

Por otro lado, la descarbonización de la economía tal y como la conocemos, bien planteada, puede ser un gran generador de actividad y de puestos de trabajo, como bien saben algunos políticos norteamericanos. Pero el egoísmo, el cortoplacismo y el «sigo contaminando unos años más a cambio de unos puestos de trabajo», simplemente, ya no es justificable. No es un capricho, no es algo arbitrario: es, simplemente, lo que hay que hacer, nos guste o no. En pocas ocasiones en la historia se han planteado reconversiones con tanta razón de ser. Oponerse no es luchar contra el progreso: es luchar contra la supervivencia.


This article was also published in English on Forbes, «Let’s be clear about this: there is no time for an ‘orderly decarbonization’«


22 comentarios

  • #001
    Ángel "el bueno" - 29 septiembre 2019 - 13:04

    «chapeau»!!!!

    La pregunta ahora es: ¿Qué van a hacer con todos esos edificios/instalaciones tan grandes???

    A lo mejor lo recomiendo en albergues juveniles, no se.

    Responder
  • #002
    Victor - 29 septiembre 2019 - 13:31

    «intentar obligar a otros a eliminar sus emisiones» ¿Cómo obligas a los chinos, rusos y americanos?

    Responder
    • Enrique Dans - 30 septiembre 2019 - 11:12
      • unodelmonton - 30 septiembre 2019 - 12:15

        Creo que eso respondería a la parte de «americanos» (por Brasil), pero no creo que aplique mucho a China, y Rusia (sin mencionar los otros «americanos», a los que supongo que se refería Victor)

        Responder
  • #005
    JM - 29 septiembre 2019 - 14:16

    En mi opinión sería mejor que aparte de dejar actuar a las fuerzas del mercado para que esas centrales se cierren por falta de rentabilidad que huese algún plan que estableciese unos objetivos a largo plazo para retirar centrales de carbón, las más contaminantes y menos eficientes del resto, construcción de plantas solares y eólicas, estudios para la construcción de nuevas nucleares si fuera necesario, mejora de la Red, etc.

    Si no se hace eso nos podemos encontrar en un momento dado que no hemos hecho lo suficiente y tener apagones o falta de generación.

    Responder
  • #006
    Xaquín - 29 septiembre 2019 - 18:00

    Un hueso muy difícil de roer. Como pasa con la superpoblación (y el hambre) tenemos enfrentados un bien que mejora la situación humana futura, con un mal evidente y acuaciante de mantener un nivel de vida que no aumente precisamente el hambre humana.

    Los empresarios despreciaron durante mucho tiempo los avisos del ecologismo (me voy devolver el saludo a los «ecopijos»). Y los políticos no digamos. Salvo para pillar cacho en forma de sillones varios, el «ecologismo» de alta política fue la misma política de siempre : laissez faire.

    A los ilustrados franceses se les pasó por la parte alta del pantalón (o de la falda). A los sabios económicos de todo el mundo se les hicieron altares de variados tamaños. Ellos eran como santiños.

    Costó algún dios y mucha ayuda cerrar HUNOSA. Y ahora Las Pontes (y cía). Si un montón de políticos no se ponen de acuerdo para sacar adelante un proyecto de gobierno, que regule la situación de España, ¿por qué vamos a pensar que se pueden poner de acuerdo para darle solución al problema de la emergencia climática (o el más peliagudo de la superpoblación)?

    Empezandpo por reconocer que hubo avisos, y bien documentados (alguien decia no se que del Club de Roma) sobre la catástrofe que se avecina.

    Concretando en este caso, como pasa con la superpoblación, es indignante como seres humanos no usan algo de inteligencia racional e inteligencia emocional, para dejar de hacer y desahacer al antojo político de nuestros mediocres representantes en la sinstituciones políticas espoñolas (o mundiales, que solo cuenta ya lo global). Sin olvidar los negados empresarios que tenemos en general.

    Minetras no se tiene un alimento más sano para alimentar a un ser vivo, no se puede quitarle el alimento menos sano que se le está dando. Suponiendo que no estamos hablando de alimentos tóxicos, causantes de muerte ya.

    ¿Seguro que el gobierno (y los ejecutivos de la central térmica) hicieron sus deberes como tenían obligación de hacerlo, con la detallada y exhaustiva información técnica que hay ya, acerca del ineficiente carbón español? O como pasó con la minería asturleonesa, ¿todos dejaron que el animal se muriera de pena y empezara a oler a mierda, para tomar sus «sabias» decisiones?

    En ningún caso se puede ser tan capitalista (burgués, diría en plan «técnico») como para tratar a los puestos de trabajo humano como a las maquinas obsoletas.

    Responder
  • #007
    Gorki - 29 septiembre 2019 - 21:11

    ¿Aconsejas una descarbonización desordenada?

    Responder
    • Enrique Dans - 29 septiembre 2019 - 21:16

      Aconsejo (y en realidad no aconsejo, sino demando) una descarbonización sin excusas. Es importantísimo reordenar nuestras prioridades, las emergencias se llaman emergencias por una buena razón, y en lo que estamos ahora no es eso a lo que los norteamericanos, con mucha intencionalidad, llamaban “cambio climático”, sino en una emergencia climática. Llamando a las cosas por su nombre se entiende todo muchísimo mejor.

      Responder
      • Gorki - 29 septiembre 2019 - 21:28

        ¿He de entender que tu demandas que mañana mismo se cierren todas las centrales eléctricas que funcionan con energías fósiles?

        ¿Con que energía ibas a poder mover tu tesla de 2000 Kg.?

        Responder
        • Enrique Dans - 29 septiembre 2019 - 21:44

          Con la que generan mis paneles solares…

          Responder
          • Gorki - 29 septiembre 2019 - 22:51

            ¿Tus paneles solares?. No creo que llegaras a Puerta de Hierro

          • Enrique Dans - 29 septiembre 2019 - 22:52

            Qué equivocado estás con eso, amigo Gorki…

          • Salva - 30 septiembre 2019 - 14:26

            Queremos una demostración de eso, en condiciones de uso real del vehículo.
            Por cierto, no todos vivimos en un chalé donde poder poner placas solares.

  • #014
    LEON - 29 septiembre 2019 - 23:15

    Al final, como siempre, es el argumento económico el que manda, ¿quién era aquel que gritaba, «Es la economía, coño».

    Pretenderán que nos creamos que es porque son muy responsables con el medio ambiente pero creo que eso ya no cuela.

    Aprendamos esta lección y utilicemos el mismo argumento cuando se quiera conseguir otra cosa, parece que no entienden otro idioma..

    Responder
  • #015
    Emilio Marquez - 30 septiembre 2019 - 01:15

    Descarbonización urgente, es lo mejor que podemos hacer por el bien común.
    Pero los trabajadores afectados van a dar mucha guerra, posiblemente campal.

    Responder
  • #016
    eldelaplazoleta - 30 septiembre 2019 - 01:58

    España tiene una capacidad de producir energía del orden del triple o el cuádruple de lo máximo que puede llegar a consumir cuando tiene mayor demanda. La mayoría de las centrales de ciclo combinado están paradas o a medio gas a pesar de que muchas son de reciente construcción. Es más, pagamos, aun estando paradas, por permanecer disponibles ante una hipotética e improbable necesidad de usarlas si el consumo de energía se dispara. Lo mismo que se hace con las empresas que consumen gran cantidad de potencia energética, subvencionándolas de manera encubierta, en caso de tener que parar la actividad priorizando el suministro a la población. Algo que ni ha sucedido, ni va a suceder debido a esa sobrecapacidad.

    Durante la próxima década, el Gobierno tiene peticiones para instalar nuevas plantas de energía renovable (eólicas y fotovoltaicas, básicamente) que van a duplicar o triplicar la capacidad actual. Teniendo en cuenta que las perspectivas, para España, no son especialmente halagüeñas en lo que se refiere a una futura demanda de energía de una cada vez más menguante industria pesada; la conclusión es obvia: sobran centrales eléctricas para abastecer al mercado interior. Ya pueden empezar a poner enchufes de recarga de baterías de coches por todas las esquinas y crear conexiones con las redes de otros países europeos, o tendrán que vender la electricidad a precio de ganga para no tener que llevar un cable a tierra.
    El tsunami de las energías renovables más limpias y baratas ya está aquí y no hay quién la pare. La fotovoltaica en España está en pañales y tiene un potencial de desarrollo enorme.

    Lo lógico es que vayan cerrando, ya mismo, las más caras y contaminantes. Las que usan carbón y petróleo como combustible. Sobre todo, si al final prefieren comprar energía a terceros países, como la nueva central de carbón de Marruecos, en vez de usar las que están en territorio nacional y así ahorrarse el pago de tasas al emitir C02 fuera de la Unión Europea. El mercado, amigo.

    Las siguientes serán las centrales nucleares. Irán cayendo según vaya caducando la vida útil de cada una de ellas (entre 20-40 años). Sería una temeridad extender el periodo de actividad de unas centrales nucleares ya envejecidas y más que amortizadas, arriesgándonos a un accidente desastroso, sin haber necesidad. No creo que en España sobrevivan más allá de una década, y la que lo haga no será por razones económicas. Ahí está el ejemplo de la central nuclear de Hinkley Point C, en el Reino Unido, que va a costar un pastizal descomunal. Las previsiones, antes incluso de haber acabado de construirla, son que la energía producida allí va a costar más del doble del precio que están ofertando actualmente las energías renovables. Sin contar con los residuos nucleares que genere y demás menudencias.

    Responder
  • #017
    Alqvimista - 30 septiembre 2019 - 08:52

    Don Enrique, don Gorki, ¿a que viene esta cuasi permanente desconfianza, disputa y discordia? ¿No viven ambos en Madrid? Pues queden un fin de semana y listo, muéstrele a Gorki lo que sus paneles solares pueden o no hacer y a qué coste.
    Con los agnósticos vale más una demostración in vivo que cien enlaces con datos estadísticos.

    Responder
  • #018
    Javier Abascal - 30 septiembre 2019 - 11:11

    Se supone que la UE pone una serie de multas o cuotas o impuestos por el uso del carbón. Algo que me choca como lo pueden auditar y manejar…

    * Entiendo que, esas cantidades no afectan a países que no las aceptan. P.ej. China, EEUU, los países de Asia, Africa,… ¿Tienen algún tipo de arancel los productos fabricados en esos países? Si es que no, entonces entiendo que es competencia desleal por un lado y por otro que contaminan. Hay otras acciones también perniciosas como son el cracking, la energía nuclear de fisión, lucha poco eficaz en incendios forestales, etc que no se como se contemplan ya no por CO2 sino por otro tipo de contaminación o desastres medioambientales.

    * Con el dinero recaudado ¿se subvenciona a países que producen energía con carbón(por ejemplo) para que su MO pueda tener una Renta Básica hasta su jubilación?. He encontrado que hay 2000 mineros en España. Asumiendo una renta de 25K€, estamos hablando de 50M€ año justo 1/3 de lo que cuestan unas elecciones ¿ Hay fondos o planes para que las personas que dependen de la minería puedan acceder a una renta hasta jubilación o que encuentren otros trabajos?

    Hablar de descarbonización está muy bien pero entiendo que hablar de descarbonización sin impactos negativos a las personas está mejor, podemos llamarlo descarbonización ordenada o como prefieras en neo lengua.

    OFFTOPICS:
    —————————

    Por otro lado me gustaría poner algo encima de la mesa, y es el desastre medioambiental que supone la minería en muchos pueblos de Asturias (lo que conozco) hay minas a cielo abierto que han destrozado el paisaje. Algo que no es CO2 pero para mi tiene un impacto igual peor en el destrozo que han hecho en muchos pueblos cargándose tierras de labor y prados por cuatro duros que han pagado.
    ————————–
    El comentario que haces a Gorki de poder abastecer un VE tipo Tesla con autoproducción solar me interesa conocerlo con detalles. Podría ser interesante conocer

    a) M2 de edificio dedicados
    b) Nº y tipo de placas
    c) Acumuladores (baterias)
    d) Kw que puede suministrar así como nº horas de autonomía
    e) Orden de magnitud del precio de un despliegue, incluyendo todo lo que se necesita (llave en mano) y mantenimiento anual
    f) Cuando tendrás que sustituir baterías, donde se reciclarán y coste de esa operación

    Un artículo sobre ello sería una gran idea,

    Responder
    • Alqvimista - 30 septiembre 2019 - 18:00

      Sobre el punto f te puedo contestar yo.
      En un foro de usuarios de Tesla los más longevos superaban los 500.000 km y hasta los 800.000 km SIN CAMBIO de batería. Un usuario reportaba más de 1.5 millones de kilómetros con un cambio de batería.
      Por supuesto, estos súper usuarios son todos taxis.
      Así que hoy por hoy la batería de un Tesla dura más que la duración media prevista del propio vehículo. Vamos, que si no se rompe nada gordo un Tesla y su batería es para toda la vida.

      Responder
  • #020
    Rodrigo - 30 septiembre 2019 - 14:39

    Estando de acuerdo en que somos perniciosos para el planeta. A veces es bueno leer otras opiniones:

    Los escépticos

    Responder
  • #021
    Pedro Torres Asdrubal - 30 septiembre 2019 - 15:03

    Huele a Endesa entrando otra vez en la campaña electoral, como cuando el PP presentó a su presidente Manuel Pizarro como futurible ministro de economía.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Pizarro_Moreno

    Lo tiene bien merecido el PSOE, por privatizarla primero, y luego vendersela a la estatal Italiana Enel.

    SPOILER: Solbes se merendo a Pizarro, quien se negó a debatir.

    Responder
  • #022
    Luis - 1 octubre 2019 - 17:33

    Yo, más que hablar del mito de la descarbonización ordenada, hablaría simplemente de mito de la descarbonización

    La idea de que se cierran las centrales:

    Porque su funcionamiento es completamente insostenible en términos de emisión de productos generadores de efecto invernadero

    Es absolutamente contraria a la realidad observada. La realidads es que desde hace un tiempo han irrumpido en el mercado de CO fondos privados que compran grandes cantidades de derechos de emisión que revenden con bonancibles beneficios:

    Precios tonelada CO

    Como podemos ver en la oficial SendeCO, los precios de la tonelada de CO se han disparado en éstos últimos tiempos, haciendo inviable la explotación con beneficios de las térmicas…

    Todo esto tampoco se traduce en un mayor respeto por el medio ambiente en España…porque la energía del carbón ahora se compra a Marruecos…

    Mega térmica en Marruecos

    ¿?Quien compra esa energía a Marruecos?Por supuesto, Enel, sucursal en España…Endesa, que cierra una térmica en España dejando en la calle a más de 1000 personas, familias, comarcas enteras al albur de subvenciones e indemnizaciones.

    Entonces, amigo Enrique , ¿donde está la preocupación por el medio ambiente de Endesa?¿Y de la UE, que vende sus derechos de explotación de CO a especuladores (fondos buitre)?¿Que ingenuidad es esa de decir que es completamente insostenible la quema de carbón?

    Así que, a efectos prácticos, tenemos una eléctrica «verde» (Iberdrola) que compra energía barata nuclear a Francia y la vende cara en España y otra que quiere serlo (Endesa), que compra energía del carbón a Marruecos…

    ¿Se nos cae ya la venda o seguimos pensando que todo ésto va de ecología?

    En fin, mis dos dólares…

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG