Publicidad y realidad aumentada

IMAGE: FacebookLa combinación de realidad aumentada y publicidad ha sido ensayada en numerosas ocasiones: la posibilidad de observar algo a través de la pantalla de un smartphone o de algún otro tipo de dispositivo o gafas para obtener una combinación de la imagen real y otra virtual construida sobre ella es una tecnología que ha sido probada por muchas compañías, con resultados que, por lo general, no han servido para mucho más que generar una cierta curiosidad inicial, en lo que suponía, como mucho, una inversión en posicionamiento de la marca como afín a la tecnología, en brand awareness. En algunos casos, como el de Snapchat con sus filtros o lenses, sí han tenido cierto éxito entre su comunidad de usuarios – más de setenta millones de personas juegan con los filtros de Snapchat a diario – y han permitido modelos económicos basados, por ejemplo, en la esponsorización o, recientemente, el comercio electrónico, mediante la iniciativa denominada “Shoppable AR

De lo que hablamos ahora es no solo de la creciente popularización del uso de realidad aumentada en publicidad, sino además, de su adopción por algunos de los actores principales en el panorama de la red y el comercio electrónico, como Facebook, Amazon o Google, con la idea de crear anuncios en los que puedes virtualmente “probarte” un producto, es decir, verlo sobre tu cara o tu cuerpo.

Tras la experiencia de Snapchat, Facebook anuncia la puesta en marcha de un AR Studio para desarrolladores y de una primera serie de campañas con compañías como Michael Kors, una marca “amiga de la casa” que también fue la pionera en probar la publicidad en Instagram en noviembre de 2013. A lo largo del verano, según el anuncio, se incorporaría también Sephora, también amiga de la experimentación tecnológica, y algunas otras marcas, y se llevaría a cabo un despliegue que incluiría también a otras propiedades de la compañía, como Instagram. Google y Amazon, aparentemente, tienen también previstas agendas similares para ofrecer a sus anunciantes, lo que podría significar en breve una proliferación importante de este tipo de anuncios.

Por otro lado, resulta evidente para cualquiera que haya probado un filtro de Snapchat que la cuestión no es tan solo superponer una imagen a otra, sino además, obtener una imagen dinámica, que permita movimiento, que brinde una cierta experiencia al usuario, o incluso que posibilite una cierta “idealización” de las facciones o de la prenda o complemento, dando lugar a una imagen que resulte presuntamente más atractiva que la real – del mismo modo que la combinación de la iluminación y los espejos en los probadores de algunas tiendas ofrecen supuestamente una imagen más delgada o favorecedora.

Lo interesante del tema no es tanto el uso como tal, sino el planteamiento de añadir al uso ya conocido de tipo brand awareness para explorar otros ámbitos del marketing más próximos a etapas más avanzadas, más próximas al momento de la conversión. En lugar de servir únicamente para mejorar el recuerdo o la percepción de la marca, las nuevas iniciativas estarían pensadas para asistir en el proceso de compra, para potencialmente reducir la incertidumbre del usuario permitiéndole observar, por ejemplo, una imagen de su cara o su cuerpo con el producto superpuesto. Amazon ya se planteó iniciativas similares al hilo de sus marcas propias de moda mediante la adquisición de Body Labs, una aplicación que permite un escaneo del cuerpo mediante la webcam del ordenador o la cámara del móvil y que calcula la talla de la persona, lo que permitiría no solo que se plantease comprar con menor incertidumbre y posiblemente evitar una logística inversa de devoluciones siempre onerosa, sino incluso hipótesis como el ya citado uso de realidad aumentada para probarse productos, o incluso de una posible fabricación a medida.

Pronto en sus pantallas…

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Advertising and augmented reality” 

 

5 comentarios

  • #001
    Gorki - 16 julio 2018 - 13:49

    Por probarlo, que no quede, pero no le auguro demasiado éxito. No creo que haya gran diferencia de ver una foto de mi mismo con un chaquetón, o ver la foto de un modelo con el chaquetón, pero quizá esté confundido.

    Veo más útil que puedan deducir automáticamente la talla que tengo. Incluso eso lo vería muy útil en las tiendas físicas, para evitarte probar tanta ropa. Pero eso exige que los fabricantes marquen todos con el mismo criterio las tallas, lo que está lejos de ocurrir.

    • Isangi - 17 julio 2018 - 14:02

      La de veces que he entrado a una tienda de ropa(bueno, en realidad pocas, pero casi siempre que he ido):

      – ¿Que talla tiene?
      – Ni idea, seguro que la aciertas.
      – Probaremos con una X

      Y no fallan tu, o es la X o la X+2 o la X-2, eso ya existe, se llaman dependientes de tiendas que saben de lo que hablan.

      Claro eso no pasa en Primark…

      • Gorki - 17 julio 2018 - 23:24

        Lo que pretendo es que si te dicven que tu talla es la X sea la X y no la X-2. Sin embargo, no es tanto culpa del dependiente que te mide con un metro, sino de los fabricantes, que con el mismo tamaño para unos eres la X y para otros la X-2. Eso ocurrte en Primarc y en Sprinfield

  • #004
    Guillermo Hotel - 16 julio 2018 - 16:03

    SINOPSIS:

    Película ambientada en un fatídico día, 16 de julio de 2018. Presenta una distopía donde algunos humanos viven aislados en interacción con bots cuya edad mental es simiesca, imitan y dicen frases al azar. Todo comienza cuando dos agentes secretos de la TIA, ED y garganta profunda, son asignados para indagar en la misteriosa pérdida de derechos y el crecimiento de replicantes temporales. ¿podrá el boicot al Prime Day servir para firmar el Convenio Colectivo? Diantres…. trs 10 segundos se dan cuenta que la solución está en “Los Sustitutos”, esquiroles que son las máquinas perfectas que acaban asumiendo sus roles vitales en el entramado de San Fernando.

    Utilizando unas gafas con colores virtuales ED y su fiel y viejo compañero, logran salvar su artículo diario. Finalmente Jeff Bezos les agradece su pequeño grano de arena para salvar un beneficio de 1000 millones de dólares, con una semanica en Parla de Mallorca en la mejor pensión que encuentren. Para que nadie piense cosas raras. La trama sale al descubierto con el uso de la realidad aumentada. ¿qué es real y en quien se puede confiar?

    CRITICA:
    “Una intriga inconsistente, de sorpresas caprichosas, y un espectáculo de depravación tan profesional como falto de novedad. Lo mejor: por descubrir”

    PS: Homenaje a Oliver Wood que supo traernos la realidad disfrazada de distopía

  • #005
    xaquin - 16 julio 2018 - 18:39

    Distinto tallaje, maremagnun referencial en tornillos, tuercas y cia, sistemas de medida decimal y anglosajón, reinado de las apariencias (reales y virtuales), política económica y social del “tira y afloja”… Pienso que en realidad aumentada las insuficiencias evolucionistas del ser human van a quedar mucho más en evidencia.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados