Hablando sobre Huawei, en Actualidad Económica

El chino que quiere cambiar España - Actualidad EconómicaEl subdirector de Actualidad Económica, Francisco Oleo, me llamó por teléfono para documentar un artículo sobre el gigante tecnológico chino Huawei, en virtud de la relación que mantengo con la compañía como miembro de su programa Key Opinion Leaders (KOLs). En el artículo, titulado “El chino que quiere cambiar España” (ver en pdf), Francisco incorpora algunos de mis comentarios.

Hablamos sobre el modelo de negocio de una compañía atípica: uno de los gigantes tecnológicos a nivel mundial, pero que no solo no cotiza en ningún mercado bursátil, sino que, además, tiene la mayoría de sus acciones en manos de sus empleados, lo que le permite mantener una estrategia muy coherente y un enfoque a muy largo plazo alejado de los vaivenes de las bolsas y de la presión de los analistas y los resultados trimestrales.

Huawei basa su negocio en la venta de productos tecnológicos que desarrolla, pero generalmente no fabrica, para su venta a sus clientes principales, empresas de telecomunicaciones y gobiernos de todo el mundo. Sobre esa base, ha construido una división de productos de electrónica de consumo que van desde smartphones hasta smartwatches pasando por lo que se nos ocurra, una división que arrancó como una manera de entender el uso que muchos de sus clientes hacían de sus productos, como un control del ciclo completo del producto. Los productos por los que es conocida en muchos mercados, como ese teléfono P20 que algunos describen como “la mejor cámara del mundo (tres objetivos Leica) que además trae de regalo un teléfono móvil”, corresponden en realidad a la menos importante de sus divisiones. De ahí la diferencia de Huawei con la gran mayoría de las compañías chinas: la práctica totalidad de su plantilla son ingenieros y especialistas en desarrollo, mientras que el ensamblaje de la mayoría de sus productos se lleva a cabo en compañías subcontratadas que, en gran medida, dependen de la actividad que les proporciona.

Aparte de esto, Huawei es una auténtica caja de sorpresas. Un programa de responsabilidad social corporativa que prácticamente no publicitan pero que es enormemente activo y que se transpira en la actitud de cada uno de sus empleados, una actitud absolutamente respetuosa con aquellos a los que la compañía considera influencers (en una interpretación de la palabra ya de por sí con muchísimo más sentido que la que utilizan muchas otras compañías) y a los que nos proporciona acceso con enorme transparencia a todo aquello que pedimos sin condicionar en absoluto lo que escribamos o dejemos de escribir, y una actitud enormemente colaborativa con instituciones educativas, que pude comprobar hace poco cuando invité a una de mis clases a su Vicepresidente de Comunicación Corporativa, Walter Jennings, y no solo dijo que sí sin dudarlo ni un minuto, sino que además, brindó a mis alumnos una clase impresionante, directa y con un nivel de transparencia espectacular. 

Actualmente, hablar de Huawei en determinados ámbitos genera una sensación extraña: mis alumnos estadounidenses prácticamente no conocen sus productos de electrónica de consumo porque todas las operadoras norteamericanas, presionadas por su gobierno, se han negado a introducirlos como parte de su oferta, y algunos incluso piensan que son inseguros o que tienen supuestas puertas de atrás por las que escucha el gobierno chino, algo que nadie nunca ha demostrado y que tiene mucho más aspecto de argumento proteccionista que de realidad tangible. La posición actual del gobierno norteamericano es la de vetar los productos de la compañía en el despliegue de la infraestructura 5G de su país, lo que pone a los proveedores en un verdadero problema, dado que Huawei es la compañía con mayor número de patentes registradas en ese ámbito. Una situación que depende poco de argumentos de excelencia tecnológica y mucho más de agendas políticas proteccionistas, pero que, a medio y largo plazo, podría terminar suponiendo muchos más problemas y limitaciones para el país que para la propia compañía.

Una oportunidad interesante para hablar de una compañía que, a lo largo del tiempo, he ido conociendo y apreciando cada vez más, y que sin embargo, dentro del panorama tecnológico, es posible que sea para muchos bastante poco conocida.

 

17 comentarios

  • #001
    Daniel Terán - 13 julio 2018 - 14:23

    “La mayoría de sus acciones en manos de sus empleados” chinos, porque a los locales no se las dan, que yo sepa.

    Responder
    • Un conocido de la industria - 16 julio 2018 - 15:43

      Si lo dan, pero en otra forma, creo que despues de 2 años de estar en la empresa.

      Responder
  • #003
    Marcelo - 13 julio 2018 - 14:35

    Ya que son tan transparentes, y a fin de despejar las dudas sobre su ética empresarial, podrían decir qué % del capital está en manos de miembros del siniestro Partido Comunista chino.

    Responder
    • Enrique - 13 julio 2018 - 21:13

      Teniendo en cuenta que su fundador llevaba en el Partido Comunista una década cuando fundó la compañía, parece que tampoco les importa mucho mostrar sus conexiones.

      Responder
  • #005
    Guillermo Hotel - 13 julio 2018 - 15:34

    ¿Sigue el veto en EEUU a sus equipos de red y a sus terminales?

    Responder
  • #006
    Xaquin - 13 julio 2018 - 20:13

    Muy curiosos (y capaces) estes chinos, que pueden permitirse el lujo de invadir pacificamente otros paises, tanto por las alturas como por las bajuras.

    Y sin olvidar su “lado oscuro de la fuerza”, por supuesto. Algo común a muchos estados “civilizados” o no.

    Responder
  • #007
    Juan Carlos - 13 julio 2018 - 20:24

    Cualquier proteccionismo nunca es bueno para nadie. Estas politicas de siglos pasados solo benefician a quien te sigue el juego. La torpeza, no saber estar y conductas inapropiadas dicen poco de un presidente y de un gobierno que pretender dar lecciones al mundo.
    En cuanto a capacidad tecnologica estas nuevas empresas aumentan las posibilidades de compra asi como mejora en comunicaciones, sotware etc.
    La transparencia el buen hacer y el respeto de las normas de convivencia son fundamentales en cualquier ambito y empresa que se precie, sin menospreciar a la competencia y colaborando en beneficio de todos.

    Responder
  • #008
    Guillermo hotel - 13 julio 2018 - 23:29

    Si fuera un infiltrado no me llamaría Chu Lin, algo más normal por ejemplo Pepelu o algo así, y sería la primera vez que lo usara en tiempo…

    Responder
  • #009
    Ignacio - 14 julio 2018 - 08:08

    Sinceramente Enrique,

    Me parece fatal que promociones una empresa dominada por el partido comunista chino ¿Podría cualquiera de sus trabajadores expresar opiniones contrarias al partido y seguir con su vida tranquilamente?

    Las compañías chinas tendrán el mismo respeto por sus usuarios que tienen por sus ciudadanos.

    Un saludo.

    Responder
    • Enrique Dans - 14 julio 2018 - 09:05

      Ya, pero tú hablas de cosas que te han contado, que posiblemente hayas leído, o tal vez ni eso, y yo de cosas que veo y compruebo directamente cada vez que hablo con ellos. Esa es la diferencia.

      Responder
  • #011
    Jiang Jieshi - 14 julio 2018 - 12:19

    ¿ Nos puedes asegurar que ser parte del Key Opinion Leaders no reporta algún tipo de beneficio para ti o para las empresas que trabajas colaboras incluyendo pagos directos, indirectos, conferencias, dietas o viajes pagados, o cursos dedicados?

    Transparencia es un concepto a veces extraño. Simplemente di verdad.

    Responder
    • Enrique Dans - 14 julio 2018 - 12:36

      ¿Has leído la entrada? ¿Y las anteriores en las que hablo del tema? Hasta he participado en eventos explicando públicamente las condiciones del programa de KOLs, así que difícilmente me podrás acusar de no ser transparente. Yo digo la verdad siempre, y en eso precisamente me baso para hacer lo que hago. Lo he comentado ya en múltiples entradas anteriores: estar en el grupo de KOLs de Huawei no conlleva que te paguen nada, pero sí que te inviten a eventos, costeándote la entrada, el viaje y en muchos casos, comidas o cenas. Cada vez que voy a un evento en estas condiciones (llevo dos hasta el momento), lo dejo clarísimo si es que decido hablar de cualquier cosa relacionada con el evento. Los viajes, las estancias o las comidas no compran mi opinión ni me sesgan en absoluto, como no me sesga el hecho de que cualquier marca me envíen un producto (y lo advierto siempre si hablo de él): hay otras marcas que también lo hacen, y solo acepto ese tipo de cuestiones si hacerlo no conlleva ningún tipo de contraprestación por mi parte, ni obligación de publicar, ni nada por el estilo. Solo lo acepto si tengo total garantía de poder mantener mi independencia. En el caso de Huawei, ser KOL conlleva un mejor acceso a la marca en todos los sentidos, y que, como ya te he dicho, me paguen billetes, hoteles, algunos restaurantes y, en algunos casos, productos. En ningún caso conlleva la obligación de escribir sobre ellos, ni mucho menos de hacerlo en unos términos determinados. Si tener relación con una marca conllevase, como algunos pretenden, que no puedo hablar de ella, no podría hablar de prácticamente ninguna. Lo que hay que exigir no es que no haya relación, sino que esta sea clara y transparente.

      Responder
  • #013
    Gorki - 14 julio 2018 - 14:00

    他们吠叫然后我们骑

    Responder
  • #016
    Pedro Torres Asdrubal - 16 julio 2018 - 17:51

    Huawei quiere ser Apple y vender móviles a 1000€.

    Unos estamos enamorados del Casio F-91W y otros de su rolex de oro.

    Responder
  • #017
    jose botero - 18 julio 2018 - 15:13

    Feliz dia para todos. En Venezuela, Huawei tiene presencia desde los a~nos 90. Sus productos son excelentes.!! Muchas gracias Enrique por tan valiosa informacion.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG