El miedo viene en píldoras

IMAGE: George Hodan (CC0 - Public Domain)Amazon anunció ayer la adquisición de PillPack, una pequeña compañía de Somerville (Boston) con una app para la venta de medicamentos en paquetes personalizados cuya última valoración en una ronda de financiación en 2016 fue de $361 millones. Amazon la ha adquirido por algo menos de mil millones, arrebatándosela al otro gigante que pretendía adquirirla: Walmart. Al hacerse con ella, Amazon consigue evitarse toda la enorme complejidad legislativa implicada en la venta de medicamentos bajo receta, dado que PillPack ya había obtenido esa licencia para los cincuenta estados del país.

Para Amazon, es básicamente un día más en la oficina en su carrera por la dominación mundial: en esta misma semana, la compañía lanzó un nuevo y agresivo esquema de descuentos y promociones para estimular a los clientes de sus tiendas Whole Foods para que se conviertan en socios de Amazon Prime, y un plan para construir un ejército de pequeñas empresas encargadas de la logística de última milla de sus productos.

Sin embargo, lo que para Amazon ya forma parte de la normalidad son eventos que, en realidad, son susceptibles de generar auténticas olas de preocupación en industrias enteras: ¿qué ha pasado al anunciarse la adquisición de PillPack? Pues ni más ni menos que los accionistas de las compañías con cadenas de farmacias en los Estados Unidos han entrado en modo pánico, y eso ha dado lugar a fuertes descensos de la cotización de CVS (-8.1%), Rite Aid (-3.1%) y Walgreens Boots (-9.2%), empresas grandes y perfectamente reconocibles por cualquiera que se haya dado alguna vez un paseo por una ciudad norteamericana.

En una sola semana, Amazon ha dado lugar a importantes sacudidas en tres industrias: la gran distribución, la logística y paquetería, y la distribución farmacéutica. Unos cuantos miles de millones desaparecidos de las valoraciones de compañías grandes y conocidas cuyo pecado no es haber cometido algún error de gestión, sino sencillamente no haber hecho nada y no haberse anticipado de alguna manera a Amazon, o haber señalizado que podían estar en buena posición para resistir su empuje – suponiendo que esto sea posible. Por el momento, hablamos de sacudidas restringidas a los Estados Unidos, pero que, dada la agresiva estrategia de expansión internacional de la compañía, veremos en otros mercados más pronto que tarde. En un año, ¿alguien se atreve a aventurar cuántos norteamericanos habrán dejado de hacer la compra en sus supermercados de toda la vida y se habrán pasado a Whole Foods, además de probablemente pagar la cuota de Amazon Prime? ¿Cuántos recibirán sus paquetes mediante alguna de las nuevas compañías de creación incentivada por Amazon para su logística? ¿Cuántos no acudirán ya a rellenar sus medicinas en el CVS, en el Rite Aid o en el Walgreens Boots, y en su lugar las recibirán cómodamente en sus casas a través de Amazon PillPack?

El movimiento de Amazon con la adquisición de PillPack incide también en algo muy importante: la atracción del segmento de público mayor, habitualmente con una gran estabilidad en su poder adquisitivo y generalmente interpretados como poco afines a la compra online, pero sin duda, los mayores usuarios de productos de farmacia y los que más pueden beneficiarse de la conveniencia de no tener que bajar a la calle. Una estrategia cuidada, que trata de rellenar los huecos en el mercado con precisión quirúrgica, y que invade segmentos económicos sin ningún tipo de reparo. Vete pensando en lo que hace tu compañía, y plantéate qué va a ocurrir si, o cuándo, Amazon anuncie su llegada a esa industria en tu país mediante un despliegue o una adquisición. Intenta calcular cuántos de tus usuarios encontrarán interesante su propuesta, la probarán por novedad, o se quedarán con ella por alguna razón, sea precio, conveniencia, buen servicio… si eso hace que te pongas aunque sea mínimamente nervioso, plantéate que seguir pensando que tu negocio es el que es y no va a cambiar es, a estas alturas, un error que en muy poco tiempo, te convertirá en obsoleto, en historia, en un breve recuerdo de lo que eran los hábitos de los clientes hace algún tiempo.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Amazon: spreading fear and panic” 

 

20 comentarios

  • #001
    Luis - 30 junio 2018 - 11:07

    No hay que olvidar ese sistema que tiene Amazon para hacer un pedido por ti cuando se te acaba el jabón de lavar la ropa.
    En este caso sería útil, y se usará.
    Hace poco más de un año en Galicia se han gastado 1,5 M (creo, por ahí) en unas pruebas para ayudar a los mayores con su calendario sanitario instalando en las casas de una población de muestra un aparatito en su TV que les avisa de sus eventos sanitarios. Un segmento que crece, y crece.
    Un dinero que se llevará Amazon, que normalmente viene del estado, ya que todo se paga en un gran porcentaje con pensiones. Cuándo lo verán a pesar de tus avisos @edans ? Tarde, como siempre.

  • #002
    Victor - 30 junio 2018 - 11:43

    Bueno en España si las empresas quieren entender a Amazon mejor siempre pueden empezar a usar el nuevo servicio Amazon Business :D

    https://www.amazon.es/b?ie=UTF8&node=14862331031

  • #003
    TORONJIL - 30 junio 2018 - 12:22

    En los USA, el método de distribución de medicamentos es muy diferente que aquí. De acuerdo con el profesor de inglés Richard Vaughan, las farmacias combinan (o procesan) los ingredientes para las píldoras que se va a llevar el cliente a medida.

    Como en las antiguas boticas. En la cantidad justa que precise el tratamiento. El cliente de la farmacia no sabe ni el nombre del medicamento, solo el médico que se lo ha prescrito y la propia farmacia.

    Así no se tiran medias cajas ya caducadas como hacemos aquí, lo que, en medicamentos caros tipo Sovaldi, sería más económico para la comunidad.

  • #004
    Marcelo - 30 junio 2018 - 13:06

    Pues todavía le quedan a Bezos muy lucrativos sectores que explotar… juego, drogas más o menos legales, pornografia, armas…

  • #005
    Gorki - 30 junio 2018 - 13:30

    Las farmacias españolas tiene tan bien engrasado el sistema de distribución de medicamentos con COFARES, que les costaría muy poco transformar su cooperativa en una tienda de venta on.line si llegara el caso. de competir con Amazón,

    Hoy tardan unas cuatro horas en suministrar un medicamento a una farmacia de barrio y poco tendrían que añadir para llevártelo a tu propia casa. Aquí las farmacias tienen muy poco que aprender de Amazon en logística, mecanización y distribución, yo más bien diría que al revés, Amazon podría aprender mucho de los sistemas de robotización de las farmacias.

    • Isangi - 2 julio 2018 - 09:16

      ¿Y crees que lo enfocarán así, como competencia o irán a llorar a papa estado porque Amazon les hace competenciaa???

      • Santo - 8 julio 2018 - 01:40

        En España la ley no le permite vender medicamentos a Amazon. Necesitaría tener una concesión farmaceutica, con todo lo que eso inplica.

  • #008
    Angel el "bueno" - 30 junio 2018 - 14:42

    La primera vez que compré en Amazon fue en 2011. Nunca me gustó. Entiendo que es necesario el comecio electronico pero tienes razon en que lo que quieren es “comquistar el mundo”, es por ello que no me gusta Amazón. Tambien te he mostrado mis reticencias por otras compañias cunado has hablado de ellas, a saber: Facebook, Google, Apple, AirBnB….
    En fin…

  • #009
    Carlos Quintero - 30 junio 2018 - 14:54

    Una de las varias ventajas competitivas de Amazon con respecto a todas las demás empresas y es la obsesiva satisfacción real (no de palabra) del usuario. Se materializa, por ejemplo, en webs/apps super-pulidas que no generan ningún tipo de frustración. Y eso es muy difícil de conseguir por otras empresas, por mucho que crean que saben hacer el “core” de su negocio muy bien.

    La semana que viene me cambio de casa y como parte del proceso, tengo que cambiar mi dirección postal en un montón de sitios. En Amazon, donde tenía varias direcciones de entrega, eliminar algunas ha sido literalmente dos clicks desde la cama con el móvil. En mi compañía eléctrica, una de las grandes de España, llevo ya varias semanas intentando por correo electrónico cambiar las varias que usan en su relación con un cliente (la del contrato, la de suministro, la de correspondencia) y no las puedo cambiar yo vía web o app, se lo tengo que pedir a ellos. Los muy inútiles no han sabido todavía cambiarlas todas. La semana que viene, en cuanto encuentre un rato, me voy a cambiar de compañía porque voy a tardar menos (ya se lo dije y les ha dado igual, me dicen que ya está, que lo compruebe, y sigue mal). Para más inri me llaman por teléfono para hacerme una encuesta de satisfacción porque dicen que me puse en contacto con ellos por teléfono para una gestión y cuando les digo que fue por correo electrónico me dicen que entonces la encuesta no aplica…

    Es por horrendas experiencias como esas por lo que tienen que temer las grandes empresas tradicionales, no tanto por el precio, sino por la experiencia de usuario cuando les necesitas para algo. Comparto con los comentaristas de estos días que los repartidores de Amazon han de tener unos salarios y condiciones laborales justos, pero para cosas que no conllevan reparto, como Amazon se haga operador bancario (tipo Revolut o N26), operador virtual de telefonía, comercializador de energía, etc. yo no me lo pienso…

    • Gorki - 30 junio 2018 - 15:13

      En cambio mi experiencia de usuario no ha sido satisfactoria, porque en los pocos pedidos que he hecho a Amazon, las entregas se han fraccionado a niveles incomprensibles. Por ello limito mis compras a Amazon a sólo aquello que es muy difícil encontrar en el comercio habitual,

      No quiero ni pensar, el número de entregas que tendía que soportar para recibir el pedido que habitualmente hago en un hipermercado- Me pasaría el día abriendo la puerta..

      • Marcelo - 30 junio 2018 - 15:18

        Mi record son 7 envíos para un único pedido. Demencial y no muy eficiente por su parte.

        • Carlos Quintero - 30 junio 2018 - 19:00

          Marcelo, Gorki:

          Pues en teoría podéis “modificar las preferencias de envío desde Mi cuenta incluso después de realizar el pedido” y seleccionar “Agrupar mis pedidos en el menor número de envíos posible”:

          Agrupar mis pedidos en el menor número de envíos posible

          No lo he probado nunca, pero ni que decir tiene que matemáticamente el menor número de envíos posible es 1, así que podéis reclamar :-)

      • Carlos Quintero - 30 junio 2018 - 16:05

        Bueno, es peor hacer la compra online en un hipermercado muy conocido y que te traigan coca-cola normal “porque no quedaba coca-cola zero” y que no te traigan el papel higiénico porque no quedaba (caso verídico) :-)

        • Gorki - 30 junio 2018 - 17:55

          Son por cosas como esas por lo que prefiero la compra en tienda- Las decisiones sobre las compras sustitutivas las tomas sobre la marcha.

          Amazón la reservo para las cosas que sólo las encuentras mediante una peregrinación por tiendas especializadas, por ejemplo, bolsas de repuestos para el aspirador., En este tipo de objetos lo que tarden en hacer el envío te da un poco lo mismo.

          • Isangi - 2 julio 2018 - 09:29

            Ahora piensa en los que vivimos a 60 o 120 km de una ciudad, imagina lo que nos ha aportado Amazon(y otras tantas tiendas online), tanto en servicio como en precio.

            Además que si el fraccionamiento es un problema, ya empiezan a florecer soluciones como la de CorreosPAQ que son muy practicas.

          • Gorki - 2 julio 2018 - 22:00

            ¿Queda algún pueblo a 60 km de un hipermercado?

  • #017
    Preikestolen - 30 junio 2018 - 15:08

    Igual no hay que sobredimensionar Enrique.

    Ayer Wallgreens dio Resultados: aumentó un 15% ventas, un 15% beneficios respecto a 2017 y aumento el dividendo un 10%.

    Amazon compro WholeFoods hace un ano y aun no le ha sacado un duro.
    A pills se estima que ni un duro hasta 2021.

    Con la compra de WholeFoods el Miedo hizo que los qie compramos en las caidas Kohls o Wallmart llevamos un 70% y un 50% de revaloracion… y en Target un 20%.

    ¿hablas de bolsa, de negocio, de ventas, de miedo o de futuro?
    Yo no mezclaria todo.

    Si quieres bolsa recomiendo cazadividendos.com y otros.

    Amazon se mete en margenes de cuchillas de afeitar en DISTRIBUCION de alimentos y verduras y medicinas…..
    Cuando gran parte de su Unico Beneficio viene de amazon clud y esas cosas.
    ¿que opinas?

    Pierde tiempo y recursos haciendo repartir alimentos verduras y pildoras a casa por gente con su propio coche autonomos o no que cuando vengan accidentes veras la responsabilidad civil y juicios … a cambio de UnMARGEN del 1%???????

    Mas lle valdria buscar margenes en cloud fintech etc.
    El que mucho anarca poco aprieta.

  • #018
    Juan Navidad - 30 junio 2018 - 16:15

    El mundo de las farmacias y los medicamentos y las farmacias en Estados Unidos y en España es muy diferente y los hábitos de compra también.

    Hay dos vías de compra de este tipo de productos: por un lado, la gente va como en España a las farmacias tradicionales que como bien comentaban antes “preparan” de forma personalizada los medicamentos. Y por otro, esas mismas personas que compran lo que el médico les receta compra a su vez medicamentos sin receta o complementos de todo tipo vía web y que reciben en sus casas cómodamente. Hay muchas empresas que ya proporcionan este servicio con altos niveles de satisfacción.

    Lo que hay que ver no es lo que Amazon hace sino lo que Amazon pretende. Esa forma de pensar limitante al ver a Amazon es lo que diferencia a las tradicionales El Corte Inglés y todas las cadenas de supermercados y empresas de España, que solo ven lo que tienen delante de los ojos. Amazon piensa y crea basando sus proyectos en el potencial de las cosas, no en su estado actual. Es decir, es como si en vez de ver en dos dimensiones vieran en tres. O en una metáfora más clara aún: en España jugamos a las damas mientras en Amazon juegan al ajedrez. Incluso las empresas españolas fichan a “expertos en innovación de risa” formados en carísimas escuelas de negocio que juegan muy bien a las damas, mientras el resto del mundo juega a ese otro deporte de pensar y analizar llamado ajedrez.

    En este caso, lo que hace Amazon y de forma muy inteligente e innovadora es aunar en un mismo canal las compras clásicas de medicinas de las farmacias de toda la vida y con el tiempo hará lo mismo con las otras medicinas y complementos -si no lo ha hecho ya comprando una empresa del ramo, del estilo de Swanson-. Esa es la lectura que debería dar la competencia y también los auténticos analistas de este tipo de movimientos.

    Hablar de España y del tiempo que hace no tiene nada que ver con lo que acaba de suceder en Estados Unidos. Allí están a punto de cambiar las cosas para siempre. Y cuando llegue el momento que un porcentaje gigantesco de las personas reciban por Amazon sus medicinas en su casa cómodamente veréis que en esta predicción tengo razón. Será demasiado tarde para muchas empresas del mundo que, como siempre, no se van a enterar de la fiesta hasta el día antes de que tengan que cerrar.

  • #019
    Preikestolen - 30 junio 2018 - 17:48

    Amazon innova si.

    Pagarle a un autonoml o un estudiante 1€ para que te lleve tu pildora a tu casa usando su propio coche o moto No es innovar… es explotar.
    Por ahi tienen un serio problema

    • Juan Navidad - 30 junio 2018 - 18:07

      Amazon innova y explota, por supuesto. Y eso es deplorable, pero también explota sin innovar Vicente, el dueño del bar de debajo de tu casa, el que paga a 2-3 euros la hora a sus camareros y tú estás encantado con él. Amazon es el coco, pero todos los esplotadorzuelos que hay por toda España se merecen muchas bromas y chistes y qué buenos que son.

      Lo que falta en España es más legislación de la buena y menos convenios colectivos para que los empresarios se lleven a un restaurante de lujo a los sindicatos y les hagan firmar cualquier locura. Salvo en algunos convenios colectivos, en España no existe un mínimo horario de sueldo, algo que sí tienen en los Estados Unidos y hace que si Amazon paga a alguien “solo” 14 dólares la hora a esa persona le compense ese trabajo. En España, trabajando 14 horas ganarán la mitad, pero no importa. En un país donde la gente no sabe dividir ni calcular cuánto ganan REALMENTE por hora y con estas leyes, vamos, ánimo, repite conmigo: AMAZON es el coco.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados