Vehículo autónomo: la fase de adopción

GM Cruise AVMientras algunos aún siguen preguntándose si el vehículo autónomo será o no una cosa de ciencia-ficción, resulta que en la curva que define los procesos de innovación ya hemos pasado a la siguiente fase, la de adopción.

En efecto: desde el pasado noviembre, tenemos ya una ciudad, Phoenix (Arizona), en la que los vehículos autónomos de Waymo, Chrysler Pacifica, se han convertido ya en una parte completamente integrante y normalizada del paisaje urbano de la ciudad. Vale la pena leer el artículo de Ars Technica titulado What it’s like to live in Phoenix? ‘Waymo units all over the damn place’, en el que algunos residentes de la ciudad cuentan cómo es la experiencia de convivir ya no solo con los vehículos de la compañía transportando a familias que se apuntan como beta testers, sino además con los abundantes Volvo XC90 de Uber y algunos Chevrolet Bolt, que también han desplazado muchas de sus pruebas a esa ciudad.

Las razones para la popularidad de Phoenix en el ámbito de la conducción autónoma son dos: por un lado, el benigno clima de la ciudad, donde raras veces llueve, jamás nieva, y las carreteras se encuentran habitualmente en fantásticas condiciones. Por otro, la orden ejecutiva que el gobernador del estado de Arizona, Doug Ducey, firmó el 25 de agosto de 2015, esencialmente convirtiendo el estado en un lugar abierto a todo tipo de pruebas de este tipo. El impacto de esa orden ejecutiva, un simple documento de dos páginas que debería servir de ejemplo, por su simplicidad, para políticos de todo el mundo, ha sido brutal, y ha convertido Arizona en uno de los principales epicentros del progreso de la conducción autónoma. Waymo, además de desplazar sus unidades a la zona (tiene otras en pruebas en otros entornos de clima menos benigno, como Detroit), cerró un acuerdo con Avis para proveer mantenimiento a esa flota (e hizo subir de paso las acciones de la compañía de alquiler de vehículos más de un 21%), y lanzó una campaña de publicidad y relaciones públicas, Let’s talk self-driving,  con asociaciones cívicas relacionadas con la prevención de la conducción bajo los efectos del alcohol, por la seguridad en la carretera, de ciegos y de personas mayores desarrollando los posibles beneficios de la conducción autónoma.

De hecho, las comunidades de personas mayores se han definido como uno de los grandes objetivos de este tipo de tecnología: en los Estados Unidos, muchas de estas comunidades tienen muy poco que ver con las clásicas residencias de ancianos, y son, en su lugar, auténticas urbanizaciones con servicios comunes en las que ciudadanos residen con toda normalidad (con tanta normalidad, que es muy habitual que haya gran profusión de alcohol y de sexo sin consecuencias :-) y en las que una de las principales restricciones es la dificultad para conducir. De hecho, la más grande de estas comunidades en Florida, The Villages, con 125,000 residentes, mas de 54,000 casas, 83 kilómetros cuadrados, 1,200 kilómetros de carreteras y tres centros urbanos, acaba de anunciar un acuerdo con una startup, Voyage, que explotará en la misma una flota de robotaxis. La experiencia incide en uno de los principales colectivos que podrían obtener un gran beneficio de la conducción autónoma, personas mayores con dificultades para conducir, y que aparentemente, tras las primeras pruebas, aceptan de buen grado la tecnología sin ningún tipo de rechazo al poner en la balanza su evidente propuesta de valor. 

En el reciente CES de Las Vegas, los asistentes tenían la posibilidad de probar un vehículo autónomo de Lyft para moverse por la ciudad y desplazarse de los centros de convenciones a sus hoteles o a otros puntos. Un vehículo con conductor de seguridad, pero que no tenia que hacer prácticamente nada durante el trayecto, y en una experiencia que muchos han definido como “completamente normal”, ni siquiera especialmente llamativa, dentro del habitualmente cansino tráfico de la ciudad. En las próximas grandes citas mundiales, como juegos olímpicos y similares, veremos muchas más experiencias de este tipo.

GM, por su parte, ha presentado la cuarta generación de su Cruise, y esta vez es ya un vehículo totalmente carente de pedales y volante (en la imagen), solamente unos meses después de la presentación de su tercera versión, reflejando la velocidad de la industria en este tema. El vehículo no es simplemente un concepto: la compañía ha solicitado todos los permisos y espera obtener la aprobación y homologación completa para la explotación comercial de 2,600 vehículos como servicio de taxis autónomos en 2019. Echa un vistazo al vídeo, de tan solo treinta segundos: esto es lo que pronto podrás esperar en muchos vehículos: cuatro asientos, y como todo control, la ventilación, el entretenimiento, y un botón rojo para solicitar la detención segura en caso de emergencia.

Este tipo de experiencias son las que podemos esperar durante esta recién estrenada fase de adopción: cada vez más oportunidades, contextos y situaciones para experimentar con la conducción autónoma. Lógicamente, al tiempo que se populariza la conducción autónoma, veremos venir el siguiente cambio de variable: estos vehículos no están pensados para que sean adquiridos por los usuarios, sino para ser explotados como flotas con unos costes muy bajos, transformando cada vez más el automóvil desde su concepción actual de producto a una de servicio. Nadie nos prohibirá conducir ni tener un vehículo, pero iremos viendo cada vez más vehículos autónomos alrededor, iremos entendiendo su propuesta de valor, veremos los beneficios de personas que pueden ir trabajando, durmiendo o descansando en su vehículo o convirtiendo el tiempo de desplazamiento en tiempo útil, iremos entendiendo la seguridad que proporcionan en determinadas circunstancias de la conducción… y sencillamente, empezaremos a utilizarlos y a tender a dejar nuestros vehículos en el garaje en más ocasiones, hasta que terminemos por venderlos o por mantenerlos como una posesión casi romántica.

Si tenías alguna duda de esta evolución y de sus tiempos, haz clic en los enlaces y lee con más detalle: la conducción autónoma ya está aquí. Su tecnología continuará mejorando, la adaptación a otros lugares con condicionantes más complejos (clima, calidad de las carreteras, etc.) tendrá lugar muy rápido debido a la capacidad de las flotas para aprender de manera distribuida consolidando ese aprendizaje de manera centralizada, pero ya ha llegado, ya funciona, y ya está desplegada. Quien no lo quiera ver o entender, que lo haga a su propio riesgo.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Autonomous vehicles: the adoption phase” 

 

27 comentarios

  • #001
    Rutolf - 12 enero 2018 - 14:43

    Tras leer el artículo sobre cómo es la vida en Phoenix, me llaman la atención los comentarios de los otros conductores: les gustaría que fueran un poco más rápido y les gustaría que los demás conductores actuaran como estos “robots”… la gente que ya está conviviendo con estos coches no sólo no les parece algo “inseguro” sino que les parece que lo inseguro es que haya “pocos” o que sean tan prudentes!!

  • #002
    marcelo - 12 enero 2018 - 17:04

    No debe menospreciarse el apego emocional que las personas desarrollan por sus vehículos, son mucho más que una máquina que te lleva del punto A al B, es un espacio en el que pasas un montón de horas con tu familia, vas de vacaciones, vas de fiesta con tus amigos, de compras, viajas solo cuando vas al trabajo, escuchas lo que te da la gana y nadie te molesta… es más como una habitación extra de tu casa que tiene la particularidad de moverse por donde quieras, y a un coste que casi cualquiera se puede permitir. Si puedes evitarlo, prefieres no compartir ese preciado e íntimo espacio con las decenas de personas que han pasado antes por allá, lo quieres para ti y los tuyos.

    En los entornos urbanos es obvio que tener un coche es casi una excentricidad y los robotaxis se impondrán con facilidad (deberían hacerlos más pequeños, de una y dos plazas más algo de carga), pero en el modo de vida suburbano (y ya no digamos rural) el coche no es un capricho, es una parte esencial de la existencia, una herramienta que usas continuamente, y ahí creo que la propiedad de los vehículos prevalecerá, por necesidad y casi por lógica económica (alquilar está bien, pero si lo tienes que hacer constantemente, igual la compra es una mejor opción). Además hay que tener muy en cuenta que a los fabricantes tanto de coches como de software (y al gobierno que cobra impuestos, y a las compañias de seguros, y a las eléctricas, y a los bancos… a nadie le interesa el apocalipsis de la industria del motor, solo una transición más o menos ordenada y que uno de los negocios esenciales para todo el mundo siga prosperando como hasta ahora y tirando del capitalismo), les interesa muchísimo más colocar en el mercado una flota de cientos o miles de millones de vehículos nuevos que solo unos pocos millones que utilice todo el mundo, no? Ya se encargarán de que la conducción autónoma sea más o menos accesible y la gente pueda tener su propio vehículo autónomo, bien en compra o en alquiler a largo plazo.

    • Krigan - 12 enero 2018 - 21:34

      No debe menospreciarse el apego emocional que las personas desarrollan por sus caballos, son mucho más que un animal que te lleva del punto A al B.

      Yo he vivido en un pueblo de 3.000 habitantes, la mitad dispersos en “barrios” (aldeas) y caseríos (granjas). La gran mayoría de la gente no necesitaba el coche (ni los inexistentes metro ni autobús urbano) para ir a trabajar, que es el tipo de transporte más frecuente en ciudades, porque lo tenían al lado.

      El robotaxi siempre será la opción más económica. El grado de utilización del vehículo es mucho mayor. Y sí, es evidente que hay muchísimos intereses creados en torno al coche propio… pero esos fabricantes, bancos, etc. no te van a pagar el coche propio, lo que quieren es que lo sigas pagando tú.

    • Carlos Quintero - 12 enero 2018 - 22:03

      La única razón por la que la gente (99,99%) se compra un coche es para ir del punto A al B en unas condiciones y precio mejores que las alternativas (si es que las hay). Todo lo demás (el placer de conducir, el apego emocional, la obsesión de algunos con llevarlo impoluto y sin rayaduras, etc.) son derivadas para las cuales surgirán mercados de sustitutivos.

      Para mí, la clave es la disponibilidad de un servicio de coche autónomo 1) en unos minutos desde que lo solicites 2) siempre que lo necesites (24×7) 3) en donde quiera que vivas y a donde quiera que vayas y 4) a un precio competitivo.

      No vale que solo esté disponible en núcleos urbanos (pero no en alrededores, como Car2Go), o que tarde mucho en verano / vacaciones (como los autobuses interurbanos) o que no haya por las noches (como taxis en algunos sitios). El no necesitar conductor humano es la clave que lo cambia todo.

      Yo he vuelto a coger el coche para todo por necesidad en las tres últimas semanas (después de meses usando transporte público) y le veo clara sus ventajas frente a autobuses que en navidades pasan con menos frecuencia o tienes prisa por llegar a todas partes o tienes que ir a urgencias a muchos kilómetros dos veces en una semana. Pero el coche autónomo, cumpliendo las condiciones de arriba, me habría servido perfectamente y no habría necesitado mi (viejo) coche en propiedad.

    • Matt - 13 enero 2018 - 01:38

      Los coches autonomos llegaran y seguramente acaben con los conductores humanos (salvo algunos románticos que prefieran seguir con coches tradicionales) … lo que no acabo de ver es esto de las flotas de vehiculos que alquilaremos.

      Yo creo que seguirá imperando el mismo modelo, los coches serán autonomos pero los seguiremos comprando como hacemos ahora.

  • #006
    TORONJIL - 12 enero 2018 - 17:08

    Y ya veréis cuando empiecen a aparecer programas iOS o Android que sirvan para cualquier modelo de vehículo autónomo. Y que estos programas se comuniquen entre sí sin intervención humana para ofrecernos los mejores consejos y trayectos.

    Los propietarios de uno de estos coches estarán siempre mejor informados que los demás.

  • #007
    Gorki - 12 enero 2018 - 17:30

    Reconozco que van más rápido de lo que yo hubiera llegado a pesar.

    Mis dudas, a ver si alguien me las sabe contestar.

    1- Las primeras experiencias era por un barrio residencial de Phenix fuera de las horas punta, ¿Hoy pueden circular por todo Phoenix y en cualquier horario?

    2- Suponiendo que la respuesta anterior sea afirmativa, Cuando decimos Phenix nos referimos a la ciudad, o a condado que supongo que contiene varios núcleos urbanos más o menos desperdigados, Es decir. ¿Pueden circular por carreteras de Phoenix o solo por calles de la ciudad?.

    • Pepe Perez - 12 enero 2018 - 19:57

      He leído, no recuerdo dónde que era un barrio acotado de la ciudad de varios kilómetros cuadrados.

      • Gorki - 12 enero 2018 - 20:41

        Así era al principio del experimento, pero en la actualidad que han creado en ola practica un servicio de Taxis para (arriesgados), beta tester, supongo que se extenderá el servicio a toda la ciudad.

        • Pepe Pérez - 12 enero 2018 - 20:59

          Esa es la intención pero de momento creo que todo sigue igual. Si te fijas en el artículo que enlaza Enrique siempre se habla de una zona de la cuidad.

          • Gorki - 12 enero 2018 - 21:24

            Entonces, de ser así, el avance ha sido mínimo, el que en condiciones óptimas se atrevan a llevar personas a baja velocidad y con los cinturones de seguridad puestos.no añade mucho

            El que los viajantes puedan ser, alcohólicos, ancianos o ciegos, es algo anecdótico y no resuelve en absolutos las necesidades reales que estos colectivos puedan tener

          • Pepe Pérez - 12 enero 2018 - 21:48

            El avance es poner al ingeniero en el asiento trasero que significa que se ha ganado más confianza en el invento.

            Pero el avace verdadero es sacar al ingeniero del coche y dejar al ciego sólo. Y cuando se hayan paseado mil ciegos sin incidencias será bastante definitivo.

            Lo que hoy nos ha mostrado GM no es más que autobombo. Fabricar un coche sin volante ni pedales es muy fácil. Soltarlo de esa guisa en la calle y que todo vaya bien es lo definitio.

  • #013
    Xaquín - 12 enero 2018 - 18:18

    A este pasos la desaparición del coche de caballos será considerada lentísima comparada con la desaparición del coche no autónomo.

    Lo sintieron por el cochero (y el caballo supongo que no tanto) y lo sentiremos por el conductor profesional… como lo podemos sentir por la minería de carbón…, pero ¿queremos llegar a algún sitio antes de que este planeta reviente?

    El problema no está en el avance tecnológico,sino en el egoismo de una parte de la humanidad que se dedica a vivir del sudor ajeno. Y que no disminuye, sino al contrario, con el avance tecnológico.

    • Gorki - 12 enero 2018 - 19:38

      El problema no está en el avance tecnológico,sino en el egoismo de una parte de la humanidad que se dedica a vivir del sudor ajeno.

      Este discurso está muy bien pero creo que te has equivocado de foro. De lo que aquí se habla, no es de aprovecharse del sudor ajeno, sino precisamente de sustituir ese sudor de un empleado, por un automatismo, que si suda algo, será aceite de engrase.

      Tu discurso está muy bien, pero pertenece al pasado siglo XX. Parece que hoy lo que se lleva es mas bien lo contrario, no es que alguien deje de aprovecharse de su sudor, sino al revés, que vuelvan los tiempos de los siervos de la gleba y que se le garantice al trabajador un puesto de trabajo donde sudar, hasta el fin de sus días, ( o la jubilación).

  • #015
    JJ - 12 enero 2018 - 18:21

    Los coches autónomos de Google estarán muy avanzados, pero los de los chinos de Volvo no tanto pues…

    no reconocen a los canguros

    • Gorki - 12 enero 2018 - 21:38

      Ese es el problema. Como informático te puedo asegurar que lo más que se puede a decir en un programa es que ha sido largamente texteado y que ha superado todas las pruebas, pero ante problemas nuevos o ensayados el funcionamiento de cualquier programa es impredecible.

      Los canguros andando a saltos es un claro ejemplo de ello, no saben como calcular su distancia al vehículo, como lo fue en el Tesa ver el horizonte libre por debajo del trailer de un camión.

      ¿Cómo reaccionará un coche autónomo ante el reventón de una rueda, o la apertura inesperada del capó? – Pues si no se ha texteado previamente,. imprevisiblemente, haciendo cualquier cosa,

      ¿Cuando habremos terminado de probar todos los imponderables? – Nunca.

      Esa es la diferencia con el conductor, a veces reacciona mal, y aumenta el problema, como cuando frena a tope sobre hielo, pero al menos siempre reacciona ante un imprevisto, un coche autónomo vaya Vd a saber lo que hace.

      • Krigan - 12 enero 2018 - 22:30

        Como si los conductores humanos fueran 100% fiables. La cuestión es si el coche autónomo provoca menos accidentes que un humano típico. Si es así, entonces todos estamos más seguros si conducen las máquinas, con el añadido de que la máquina es siempre mejorable (cada vez menos accidentes), y el humano no.

        Como ahora ya hay coches sin conductor de seguridad en Phoenix, se están obteniendo datos estadísticos de uso real sin ninguna clase de humano al volante (ni siquiera de seguridad). Como la mejora es continua y rápida, si no superan a los humanos hoy, los superarán mañana.

        En medio mes se publicarán los datos de conducción autónoma de California. En el 2015 los coches de Google recorrieron en promedio 2.000 Km entre intervenciones del conductor de seguridad. Al año siguiente fueron 8.000 Km. ¿Cuánto habrá sido en el 2017?

        Entretanto, mañana sábado por la noche vas a seguir teniendo a millones de conductores humanos que han bebido.

        • Gorki - 12 enero 2018 - 23:08

          Cerca de mi casa hay un tiovivo que lleva 40 años dando vueltas sin que el coche de bomberos y a ambulancia la lleve nadie Han viajado así mucho mas de 8000 km sin necesidad de intervención humana, ¿Que demuestra?

          El problema es ver cuando andan sin peligro en ” ciudades de Italia, Perú o Filipinas…. “, como dicen más abajo.

          No en un barrio residencial de Phoenix con un tráfico absolutamente muerto, (por lo que se ve en los videos), y cuando tenga que andar por carreteras sin rayas de carril pintadas, de doble dirección, llenas de curvas y de vez en cuando te encuentras al salir de una curva una vaca , o un tractor lleno de hierba a 20 Kmh como ocurre en Asturias..

          • Krigan - 13 enero 2018 - 00:48

            Ya se verá qué pasa cuando el robotaxi llegue a Italia, Perú, o Filipinas. De momento está funcionando sin conductor en Phoenix, y con conductor de seguridad en otros sitios como California, y lo que las estadísticas muestran es un rápido progreso.

            Pero bueno, supongo que cuando ya tengamos España inundada de robotaxis todavía seguiremos oyendo “están ya en medio planeta, pero seguro que no pueden con Perú”.

  • #020
    Ernesto Cardenas - 12 enero 2018 - 18:32

    Ya lo dije antes y vuelvo a insistir, la prueba de fuego sera cuando se suelten estos autos en ciudades de Italia, Perú o Filipinas…. si su IA resiste a un contexto de lo que aqui llamamos “manejar a la defensiva” es que estaran listos, pero en entornos controlados… asi que chiste…

  • #021
    Pepe Perez - 12 enero 2018 - 20:06

    No pretendo descalificar el progreso que parece evidente, ni mucho menos, pero echo en falta la existencia de videos más reales.

    Vemos multitud de videos cautelosamente cocinados y sospecho que se cuidan muy mucho de que los usuarios escogidos no hagan sus propias grabaciones. También creo que sería interesante ver videos grabados por curiosos o aficionados realizados en la calle, en los que se pudiera ver a los coches en algún aprieto o por medio de alguna cámara web estratégicamente situada. ¿Existen?

    • Javier - 12 enero 2018 - 21:23

      Volvo fail – Self driving car crashes into peoples

      No es nuevo, tiene un par de años… epic fail de Volvo. Lo bueno es que no lo ocultaron… de los errores se aprende…

      • Pepe Pérez - 12 enero 2018 - 21:42

        Había uno más antiguo de Volvo en el que le atizaba bien a un camión por detrás, pero lo que me llama la atención es que habiendo tantos coches de Waymo por ahí, no aparezcan videos grabados por terceros. Algo tiene que pasar de vez en cuando aunque no sea grave. Creo ue hay excesivo secretismo y todos sabemos que el mundo nunca es perfecto.

        • Javier - 12 enero 2018 - 21:54

          XD… no… ni secretos ni reptilianos, ni nadie del Grupo Bilderberg que oculte nada… create una cuenta en Feedly y te llegará una catarata de noticias y videos de eso.

  • #025
    Martin - 12 enero 2018 - 23:09

    La inteligencia artificial tampoco hace tantos milagros como nos gustaría.
    Si Google Photos se mete en verdaderos líos, por confundir a dos hombres negros con gorilas. ¿quien se fía de confiar su vida (y la de otros) a un algoritmo?, que ¡vete tu a saber quién lo ha programado!
    Los que seáis programadores, podéis contarnos como va lo del debuggin a 120 Km/h.

    • Enrique Dans - 12 enero 2018 - 23:34

      Lo de Google Photos es sencillo: seguir entrenando al algoritmo con más y más fotos. Yo lo ensayo en clase, pongo a mis alumnos a entrenar un algoritmo para que se den cuenta de los errores que comete, y cómo esos errores van reduciéndose a medida que van añadiéndole más entrenamiento. De hecho, lo hago con un algoritmo de reconocimiento de imágenes, es muy parecido a lo que hace el de Google Photos (y es también de Google). Es simplemente una cuestión de seguir entrenándolo con más imágenes, y no hay nada de racista en el resultado, es simplemente una casualidad del sistema, puramente accidental. El problema surge cuando para “solucionarlo”, lo que hace Google es eliminar la posibilidad de etiquetar fotos con la palabra “gorila”

  • #027
    jincho - 13 enero 2018 - 16:20

    Para una postura más crítica sobre estos temas, la IA, en los que en general, el Prof. Dans mantiene posturas altamente optimistas, creo que es conveniente ver cual es la opinión y el estado del arte, según los expertos académicos de investigación en IA. Por ejemplo, recomiendo el siguiente Video del Prof. Ramón López de Mántaras, donde , aunque de manera superficial, plantea tres grandes bloques de problemas para el coche autónomo: a) Seguridad, i.e. hackeo de sistemas en los coches autónomos; b) Aspectos legales y morales; y c) A nivel técnico, la integración de las diferentes metodologías propias de la IA (Este es en mi opinión el punto clave, por desgracia no es nada fácil integrar de manera óptima diferentes metodologías IA; no todo es solamente ML) (Ver, min>36:24)

    http://www.fundacionareces.es/fundacionareces/portal.do?IDM=179&NM=2

    Mi opinión es que, como tantas otras veces hemos visto en 60 años de IA, tenemos una tendencia a plantear metas temporalmente demasiado exigentes. En dominio acotado, i.e. un campus académico, barrio residencial incluso amplio, ámbito urbano altamente controlable, predecible etc, movimientos interurbanos en vías separadas etc, si que es factible ver coches autónomos en pocos años, incluso con ejemplos como los de los vídeos, claramente ya, actualmente. Pero a nivel general, en ámbito nada o poco controlable, me parece demasiado optimista, aunque no imposible.Y conste que mi deseo sería poder tener ya este mismo año la posibilidad de ser usuario de dicho servicio, pero me parece que habrá que esperar, ojala no demasiado.
    Saludos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados