China prohibe el anonimato

IMAGE: Vadym Malyshevskyi - 123RFEn un paso más en la fortísima estrategia de control social en China, el gobierno del país acaba de anunciar nuevas reglas que regulan la participación en la red: a partir del próximo día 1 de octubre, la participación anónima estará completamente prohibida, y los proveedores de cualquier tipo de servicio deberán impedirla y retener todos los datos de quienes la intenten llevar a cabo. Toda participación en la red deberá estar vinculada a una identidad real y verificable.

Muchos de los servicios importantes en el país, como Weibo o WeChat, mantenían por obligación gubernamental una política de nombres reales, la misma que aplica al registro de una línea de telefonía móvil. Tieba, la compañía de foros propiedad de Baidu en la que se iniciaron algunos movimientos nacionalistas insurgentes, fue también obligada a cumplir esa política hace algunos meses. Ahora, además, la medida será obligatoria en todos los servicios online independientemente de su tamaño, y habrá además una ley explícita que considerará a las compañías responsables por su posible incumplimiento.

Unido a la prohibición del uso de redes privadas virtuales (VPN) sobre la que comentamos anteriormente, a la orden emitida a proveedores de acceso y tiendas de aplicaciones de retirar e impedir el uso de todas las herramientas que sirvan para preservar el anonimato, y a la obligación de las compañías de cloud computing de almacenar todos sus contenidos en el país, el movimiento progresivo hacia el control total de la China de Xi Jinping está tomando unas dimensiones nunca antes conocidas, muchísimo más duras que las marcadas por su predecesor, Hu Jintao, y que asemejan cada día más el país a la distopía descrita por George Orwell en 1984, como si realmente estuviesen tomando el escenario descrito en la novela como un modelo a seguir. 

Específicamente, estos son los comportamientos que la Cyberspace Administration of China (CAC) considera prohibidos en la red de acuerdo con la nueva regulación:

  1. Oponerse a los principios de la Constitución del país
  2. Poner en peligro la seguridad nacional, revelar secretos de estado, subvertir el poder del estado o socavar el proceso de reunificación nacional
  3. Dañar el honor o los intereses nacionales
  4. Incitar al odio nacional, a la discriminación étnica o cuestionar la unidad nacional
  5. Socavar las políticas estatales sobre religión promoviendo cultos o supersticiones feudales
  6. Propagar rumores o interrumpir el orden social
  7. Difundir obscenidades, pornografía, violencia o terror, o incitar a un crimen
  8. Insultar o calumniar a otros e infringir los legítimos derechos e intereses de los demás
  9. Violar cualquier otra ley o reglamento

Normas absolutamente genéricas, amplias y vagas que podrían servir para incluir en ellas cualquier tipo de comportamiento que sea considerado peligroso, y que promueven un nivel de control total de la actividad de sus ciudadanos a todos los niveles. Cuando hablamos del próximo liderazgo económico de China en el mundo, no hablamos de algo que pueda resultar deseable, que nos guste o que nos parezca una consecuencia razonable, sino de la explotación de un entorno en el que todas las posibles herramientas de disensión, de discusión o de desacuerdo de cualquier tipo han sido eliminadas, y todo el país se mueve, sin ninguna posibilidad de que ocurra lo contrario, en la misma dirección. Un escenario que resulta obviamente muy poco atractivo para cualquiera que crea en valores como la democracia o los derechos fundamentales, pero que es, sin ningún género de dudas, el que China ha decidido explotar de cara al futuro. El futuro líder de la economía mundial responde a criterios y juega con reglas que, en principio, no coinciden con las del mundo occidental, pero que sí ejercen una fuerte influencia sobre otros países: no son pocos los gobernantes que, como he comentado en ocasiones anteriores, envidian secretamente la capacidad de control que el gobierno chino tiene sobre su población, y que tratan de implantar medidas similares – control de internet, eliminación del anonimato, censura de determinados contenidos – justificándose en todo tipo de amenazas, sean el terrorismo, la moralidad o la protección de los menores.

Que el próximo líder económico mundial esté dando lugar a un entorno como ese, con un control cada vez mayor y una eliminación cada vez más drástica de los derechos fundamentales, debería generarnos un buen número de preocupaciones. Pero que algunas de esas normas que caracterizan ese entorno sean consideradas positivamente por ciudadanos de otros países o lleguen a suponer tentaciones para gobiernos de países supuestamente democráticos, debería ser más preocupante aún.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “China has just banned anonymity” 

 

19 comentarios

  • #001
    Gorki - 28 agosto 2017 - 15:03

    A estas horas la mitad de los chinos estarán buscando la forma de saltarse las normas. A mi a bote pronto, se me ocurre pagar a un pobre para que te consiga una tarjeta sim de prepago, Ya lo hice en España, cuando creo recordar que Aznar exigió que para tener un contrato de prepago, había que presentar el carnet de Identidad.

    Los gobernantes no tiene en cuenta que controlan interfaces que utilizan los individuos y no individuos. Si unas tal teléfono eres tal señor, ¡Vaya absurdo!.

    • Oswado Lechuga - 28 agosto 2017 - 19:59

      Efectivamente, se controlan interfaces, pero la puerta la tienen abierta para imputar un delito e investigar… ”
      No se resuelve pagando a un pobre”.

    • Pedro - 28 agosto 2017 - 22:42

      Sí, claro… ¿le dejarías tu móvil a un chino si estuvieras en China? Posiblemente no, no sea que hiciese algo que al gobierno chino no le gustase y en lugar de detenerle a él te detuvieran a ti.

      Pues yo tampoco prestaría mi DNI para que alguien se hiciese con una tarjeta SIM de prepago, por si las moscas. Aunque España no es China, obviamente.

      • mhyst - 29 agosto 2017 - 08:48

        No lo has cogido bien. Que le pagó a un pobre para que este comprara la SIM a su nombre (al nombre del pobre).

  • #005
    JJ - 28 agosto 2017 - 15:46

    De 1984 a 2017 solo hay 33 años de diferencia.

    China ha sabido aprovechar la ingenuidad y, quizás, superficialidad de los americanos, que le han dado todo su know how y tecnología a cambio de mano de obra eficaz y barata. Y ahora, los chinos, con esas armas (y otras) en sus manos, han creído que pueden llegar a liderar el mundo.

    Tal vez no son tan innovadores o creativos como los occidentales pero, espiando sí que son de los mejores, así que tienen un porvenir asegurado.

    Son también una dictadura, con corrupción, y con pena de muerte, una triste combinación bien conocida. Ojalá mejoren de verdad (no solo en lo económico) las cosas en china, por el bien de todos.

    la pena de muerte en china, un ejemplo

    • Pedro - 28 agosto 2017 - 22:51

      Me parece que hace tiempo que en China han dejado de copiar y desarrollan su propia tecnología.

      En cuanto a liderar o no el mundo… no lo tomemos a broma: tendrán su propia tecnología, y dinero para comprar más tecnología u otros activos. Las grandes inversiones en todo el mundo, incluida España, están empezando a ser chinas.

      En Huesca, donde vivo, cada vez hay más bares regentados por chinos. Si en lugar de llegar a España únicamente con sus manos -para trabajar- llegasen con más formación económica, empresarial u otras, igual se pondrían a comprar empresas en lugar de bares…

  • #007
    Gorki - 28 agosto 2017 - 16:58

    El temor al registro, o al que el anonimo sea expuesto, frente a la brutalidad de los castigos de que se vale China, incidirá en que se reduzca considerablemente el uso de las redes sociales. De ello devienen aspectos negativos, tales la autocensura, la incomunicación, el temor y el hipercontrol, mientras que por el lado positivo las redes dejarán de servir a fines viciosos, quedando reservadas a un uso más profesional, o si se quiere dotado de mayor seriedad.

    La lógica conclusión a la que podría arribarse es que la paranoia genera paranoia.

    • Gorki - 28 agosto 2017 - 17:15

      No tengo la patente de la marca GORKI pero este texto no es de la autoría de quien tiene el blog de Felix Maocho

      Mi opinión es muy diferente, He vivido suficientes años con Franco, para tener la seguridad de que la censura y los controles, no pueden evitar que la gente se entere de lo que es cierto y también de que los bulos corran a toda prisa, (Exactamente como ahora ocurre, La censura es solo una forma absurda de dar trabajo a una cantidad ingente de funcionarios)

  • #009
    Xaquín - 28 agosto 2017 - 18:55

    La realidad siempre supera a la ficción. La llamada China Popular lleva años generando tal Síndrome de Estocolmo nacional que 1984 se está quedando suave. Además puestos a nazificarse (como demostraron los japoneses en la IIGM y la llamada Revolución Cultural China) pueden ser insuperables.

    Y el problema es que en la realidad no hai “autor” que modele la narración a su gusto. La realidad macroscópica se autoregula mucho más de lo que nos gustaría a los seres humanos.

  • #010
    Pedro - 28 agosto 2017 - 23:04

    Se supone que si en un país occidental el gobierno pretendiese controlar tan férreamente a sus ciudadanos, se armaría la de dios y tendría que dar marcha atrás. O tal vez no, porque en muchos países los ciudadanos están -estamos- bastante aborregados.

    El problema de China es que poco podrán hacer los chinos por mucho que no les guste ese férreo control sobre ellos: “ajo y agua”. Y algunos, no muchos, que se buscarán la vida para seguir haciendo las cosas de manera anónima, igual que en Corea del Norte entran información del exterior aunque arriesguen hasta su vida.

  • #011
    Poyejali - 29 agosto 2017 - 09:23

    Mirarlo con buenos ojos, si China conquista el mundo no podrá con 17 autonomías, 8.659 ayuntamientos, 10 gobiernos, 2 ciudades autónomas, un país amigo como Portugal, y un espíritu indómito, ácrata y cainita que existe en todos los rincones de este pais.

    Igual pueden con los chinos, pero con nosotros no lo tengo tan claro!

    Bueno, me voy a por unas tenazas en el chino de al lado de casa. Con mi movil chino, compraré en alibaba el ultimo chollo low-cost… mientras tanto, tomaremos una ración diaria de nuestro soma: el futbol (que ya tiene inversores chinos…). Parece que Wanda iba por su aire y le han enjaulado en una celda de oro… Me vas a comparar las costas chinas con las de la Costa del Sol…

  • #012
    Gorki - 29 agosto 2017 - 09:57

    Se nota un cierto tufillo racista en este tema. Creo que no juzgamos a China como por ejemplo juzgamos o Argentina si pone una ley parecida..

  • #013
    Gorki - 29 agosto 2017 - 10:07

    “modo ironía” Precisamente un día como hoy, 29 de agosto , en 1842. se firmó el El Tratado de Nanking, entre Gran Bretaña y China. Con ello terminó la guerra del opio y comenzo el arriendo por 100 años de Hong Kong a Gran Bretaña.

    Con ello se mostró sin lugar a duda la superioridad moral de la Democracia, frente al régimen despótico chino..”/modo ironía”

  • #014
    Iván - 29 agosto 2017 - 13:03

    La verdad es que no sabemos hasta donde puede llegar todo esto. Hace unos meses hablaba en Shanghai con un amigo al respecto. El tema Internet, junto a la polución, son dos de los principales problemas que vemos muchos occidentales cuando trabajamos en China.

  • #015
    JJ - 29 agosto 2017 - 15:56

    Gorki, yo no veo racismo sino una crítica a un régimen político autoritario. Una dictadura. Algo que es muy peligroso cuando hablamos de un posible líder mundial.

    En lo personal, me encantan los chinos y las chinas. He estudiado durante años alquimia taoísta y suelo consultar el I Ching.

  • #016
    GORKI - 29 agosto 2017 - 16:09

    Pues no quedará más que registrarse y hacer buena letra. Respetar las leyes también implicaría un sometimiento, al igual que cuando uno se obliga por contrato. Es eso acaso persecusión o tiranía. Donde pasa el límite al respeto a las instituciones y sus pautas culturales. Lo que es bueno para unos no lo es para otros, y sin embargo los primeros lo aceptarían con naturalidad. Estamos olvidando considerar el factor cultural, algo que Ladislao Thot siempre marcó a la hora de efectuar el análisis del nivel de vida de diversas comunidades: La cultura es la que marca, las raigambres ancestrales y sus resabios.

  • #017
    Gisela Rodriguez - 30 agosto 2017 - 03:42

    Lo cierto es que los expatriados que vivimos en China estamos expectantes a lo que realmente pasará en relación a los VPN. Respecto al anonimato, nunca ha existido en este país, los que vivan aquí lo saben, entre cámaras, sensores, identificación en absolutamente todos sitios…así que no nos sorprende. Lo aceptamos como condición para estar aquí, no hay otra opción y los chinos son un pueblo que acepta estas circunstancias como el precio que pagan por un bienestar que se les negó mucho tiempo, pero sacar noticas al respecto es una medida de presión para los más rebeldes. Consideremos también que en octubre es el Congreso del Partido Comunista donde se prevén algunos cambios de altos cargos y siempre que se acercan eventos importantes de este tipo se realiza un despliegue impresionante para evitar las manifestaciones del tipo que sea. Sin embargo, China aspira a mantener y mejorar las relaciones con el exterior, lo cual les permite tener esas ventajas que a día de hoy suponen que le deban favores los gobiernos de todo el mundo. Las repercusiones de bloquear el sistema son tremendas desde el punto de vista comercial. Las emrpesas extranjeras difícilmente podrían operar y en los entornos cercanos míos, al menos, se comenta que sin duda supondría la retirada de muchas empresas. China no quiere eso.
    Estupendo debate!
    Un saludo.

  • #018
    Bartosz Gaca - 30 agosto 2017 - 09:21

    Lo que es bueno para unos no lo es para otros, y sin embargo los primeros lo aceptarían con naturalidad.

  • #019
    Pedro - 4 septiembre 2017 - 13:00

    Toda ley es arbitraría y se aplica a “los que molestan”.

    Que en China tengan mas margen no quita que aquí la autoridad pueda hacer lo que le de la gana contigo, por ejemplo, me identificaron por estar en la plaza del pueblo el día que abdicó el putero nacional .

    Como bien me comentaste, nunca has tenido problemas por usar VPN en China… Y se supone que es ilegal…

    Una cosa es que sea ilegal y otra que te apliquen la ley: mientras no seas molesto…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados