Politibot y el valor de las interfaces conversacionales

PolitibotPolitibot es un proyecto de chatbot conversacional de noticias, creado, en principio como experimento, por un grupo de periodistas y tecnólogos españoles, y que actualmente funciona sobre dos herramientas de mensajería instantánea, Facebook Messenger y Telegram.

Politibot no es un robot “inteligente”, en el sentido de que no tiene interfaz de procesamiento de lenguaje natural: simplemente ofrece algunas alternativas para que el usuario escoja una respuesta de entre las disponibles en un menú. En algunas ocasiones ofrece varias alternativas en forma de menú, y plantea diferentes respuestas o rutas conversacionales en función de la opción escogida por el usuario, en otras ocasiones simplemente ofrece una respuesta, con el fin simplemente de simular una interfaz conversacional y romper la dinámica de suministro de información lineal. La idea es proporcionar una interacción con una noticia que se sale de la tradicional lectura, y se convierte en una experiencia de uso diferente, en la que el usuario tiene la sensación de interacción con una entidad que le va proporcionando información en pequeñas dosis.

En conversaciones con Eduardo Suárez y María Ramírez, dos de sus creadores, a quienes conocí en el proyecto original de El Español, llegué incluso a presentarles a mis amigos de BigML, con la idea de dotar a esa interfaz conversacional de unas prestaciones analíticas superiores que permitiesen más grados de libertad en la conversación, pero en realidad, una interfaz conversacional más sofisticada plantearía problemas porque convertiría la interacción en un desarrollo sensiblemente más sofisticado que excedería las pretensiones de la aplicación. Porque, en realidad, lo que pretende Politibot es simplemente que leas una noticia de una manera distinta a como la leerías en un texto plano o con ilustraciones, y que interactúes con la información de una manera más amena y provechosa, generando un nivel de absorción superior.

La idea, básicamente, tiene mucho que ver con aquella frase de Confucio que todos los profesionales de la educación conocemos:

“Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.” 

Si simplemente te cuentan o lees un un contenido, el nivel de retención es menor que si te implicas en él con una conversación, incluso si esa conversación es simulada y se reduce a escoger unas pocas opciones. Y tras unas cuantas semanas de consumo de noticias en Politibot, generalmente tan solo una al día, la experiencia refleja exactamente eso: si Politibot me ofrece, por ejemplo, la oportunidad de “conversar” sobre las elecciones francesas, yo paso de no tener ni idea de quién era quién en el proceso electoral del país vecino, a tener una idea bastante aproximada del mapa político, de las encuestas o de las propuestas de cada candidato, todo ello en un ratito de interacción, y hasta el punto de sentirme incluso con cierta confianza a la hora de plantearme una conversación sobre el tema. Politibot no se limita a “contarte” una noticia, sino que te va ofreciendo detalles de la misma – frases, gráficos, podcasts, noticias y titulares de otros medios, etc. – de manera que construye un relato en el que el usuario juega un papel algo más activo, se siente más implicado, y retiene mejor el contenido. Aunque sea simplemente por el hecho de que se le pide que presione un botón entre frase y frase.

Las implicaciones de un proceso así son múltiples: en primer lugar, de cara a procesos en los que se busca una relación diferente con la información, tales como los habituales en educación. Que mis alumnos retienen mejor un tema complejo cuando interactúan con él frente a cuando simplemente se lo cuento o les asigno una lectura de un artículo es algo que sé desde hace mucho tiempo, pero ahora veo que sería  hipotéticamente posible plantear un simple patrón de interacción sencillo, y mejorar con ello la retentiva y la comprensión del mismo, algo que ya planteamos en algunas simulaciones y juegos empresariales.

En segundo lugar, la interfaz: realmente hay días en los que el aviso de Politibot y su ya habitual saludo, “hola humano”, me resultan muy agradables: no sé si llegaré a plantearme que Politibot es un amiguete (en mi caso, resulta razonable, porque no dejo de imaginarme a mis amigos Eduardo o María detrás de la creación de la noticia), o incluso, si alguien podría llegar a “enamorarse” de un chatbot como ocurría en Her, pero la idea no me parece completamente fuera de límites :-) Y todo ello, gracias a una interfaz que no hay que desarrollar, porque realmente la toma prestada de un canal, la mensajería instantánea, con el que ya tenemos total familiaridad, y una app que ya teníamos instalada, en lugar de pedirnos que nos familiaricemos con una nueva interfaz o que nos instalemos una app más.

En tercer lugar, las posibilidades de manipulación o de adoctrinamiento vinculadas con una interfaz así, no en el caso de Politibot, que me parece sumamente equilibrado y plural, pero sí en el de otros posibles desarrollos: en principio, cuanta más pluralidad en los orígenes de la información se planteen en la lectura o en el análisis de una noticia, menor debería ser el margen para el adoctrinamiento, pero indudablemente, una interfaz así plantea una posibilidad de hacer determinada información más palatable simplemente gracias a algo tan humano como una conversación.

En cualquier caso, Politibot supone para mí una muy interesante constatación de las posibilidades de las interfaces conversacionales o chatbots a todos los niveles, tanto de cara a mi trabajo como analista tecnológico, como incluso planteadas en mi desarrollo profesional como profesor. El valor de una interfaz conversacional de cara a la retención y asimilación de la información suministrada, entendido tras un buen montón de conversaciones diarias que han definido temáticas sobre las que, tras esa conversación, tengo la sensación de “saber más” y “encontrarme más cómodo”. Todo ello, gracias simplemente a una interfaz simple y a unas opciones triviales que me convierten en parte aparentemente activa en una conversación.

Los chatbots se están convirtiendo en una interfaz muy interesante que muchos aspiran a utilizar para muchas funciones, y no es especialmente sorprendente: Politibot es la prueba de que no es necesario plantear una elevada sofisticación técnica ni un procesamiento de lenguaje natural especialmente ambicioso para obtener resultados sorprendentemente buenos. Leer una noticia, frente a implicarse en ella, aunque sea de forma muy superficial. Tiempo de pensar en las múltiples posibilidades de algo así.

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Politibot and the value of conversational interfaces” 

 

5 comentarios

  • #001
    Muadib - 28 junio 2017 - 16:02

    Gracias Enrique no conocia ese recurso lo anotare a mi lista de favoritos!!

  • #002
    Xaquín - 28 junio 2017 - 16:51

    Pienso que Confucio anda algo lejos del profesional de la educación (en general). Es más, ni siquiera en áreas experimentales está la frasecita bien asumida.

    Por otro lado, la interacción me parece estupenda, sobre todo si “la maquinita” consigue pinchar la curiosidad del conversador, a partir de las primeras intervenciones.

  • #003
    Cristina - 28 junio 2017 - 17:06

    :-) Yo quiero un desarrollador de habilidades. .

  • #004
    Rafael - 28 junio 2017 - 19:44

    Por lo que dices, tiene mucha similitud con la app Quartz, con la diferencia que Quartz es una app independiente y Politibot se desarrolla sobre plataformas de chat.

  • #005
    Gorki - 28 junio 2017 - 21:33

    ara mi un medio de comunicación digital debería tener las siguientes características.

    1) Personalización, Si lo que a mi me interesa es diferente de lo que te interesa a ti, lo lógico es que el periódico que yo veo sea diferente al tuyo

    2) Dar las noticias de forma piramidal. El primer nivel es el “Titular”, Si pido ”Profundizar”, dar el “Resumen de la noticia”, digamos 10 lineas y una foto, Si pido “Profundizar”, dar la “Noticia completa”, Si pido “Profundizar” , mostrar todos los documentos que sirvieron para elaborar la noticia . etc.

    3) Comentarios con tu foro. Ser el nuevo foro/mentidero. Debería ser el lugar donde yo me pueda reunir con los de mi cuerda. (los que tiene intereses semejantes a los míos comentar las noticias que a NOSOTEROS nos interesan.

    4) Perseguir la noticia. Si por ejemplo me he interesado en una determinada noticia, por ejemplo un determinado accidente de tráfico, con solo pulsar un botón de “Seguir la noticia”, si dentro de 5 años se produce la noticia de que se vio el juicio sobre el accidente, deberían avisarme de ello y darme la sentencia.

    5) Perfecto indexado de la hemeroteca. De modo que pueda buscar las raíces de una noticia sin dificultad.

    Posiblemente por un periódico así estaría dispuesto a pagar algo moderado al mes, por lo que ahora existe, ni borracho.

    Por cierto ¿Saben que se ha renovado Google News?. Flaco favor nos hicieron los lobbys de la prensa.
    https://wwwhatsnew.com/2017/06/27/nuevo-diseno-de-google-noticias-con-mas-contexto-y-opciones-de-personalizacion/

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados