La transformación digital y las señales de alarma

Old computers Echa un ojo al artículo sobre la modernización tecnológica de la Casa Blanca, una de las cuestiones que la administración Obama espera legar al futuro tras considerar que la tarea de gobernar el país más poderoso del mundo no podía llevarse a cabo de ninguna manera con viejos monitores de tubo, teléfonos de sobremesa que ya prácticamente nadie en la casa sabía programar, redes de conexiones que se caían a cada momento o metodologías y flujos de información basadas en tecnologías del siglo pasado. Sí, cuando hablamos de transformación digital, de cambios metodológicos y de adaptación de las empresas y de sus trabajadores al entorno que les rodea, debemos tener en cuenta que la mismísima Casa Blanca, el sitio donde se toman algunas de las decisiones más importantes del mundo, estaba en ese lamentable estado. ¿Está tu compañía en una situación similar?

Después, lee las noticias sobre la filtración a la red, en abierto, de la base de datos que contiene la información personal (nombre, apellidos, número de documento nacional de identificación, domicilio completo, nombres de los padres, ciudad y fecha de nacimiento… ) de la totalidad de los cincuenta millones de ciudadanos de Turquía. Vaya, parece que la Casa Blanca no era el único gobierno del mundo en no tener sus sistemas puestos al día y en estado de revista. Y no creas lo que te dice el responsable de seguridad: las cosas no se arreglan sermoneando a tus empleados para que pongan contraseñas que contengan signos, mayúsculas, minúsculas y sonidos guturales y que cambian cada quince días… los sistemas que para aspirar a utilizarlos de manera segura nos obligan a hacer cosas rarísimas e infumables no tienen ningún sentido. A lo mejor es una cuestión menos de recetas mágicas, y más de didáctica…

Y ahora, plantéate la posible relación entre una cosa y otra, y cuándo, porque si no haces nada es simplemente una cuestión de tiempo, una cosa así va a ocurrir en tu compañía. Llevamos años posponiendo reformas absolutamente necesarias en nuestras empresas. Cada vez que me encuentro con alguien que entra en mi página con Windows XP, un sistema operativo del año 2001 que ya no recibe ni soporte, me encuentro en la tesitura que, en realidad, pedir a esos usuarios que actualicen su sistema para poder entrar en mi página es chocar con las absurdas e inconscientes políticas corporativas que los mantienen en la edad de piedra tecnológica y completamente vulnerables ante cualquier delincuente digital de medio pelo. No, lo más normal es que no sean los empleados, sino alguna absurda gestión de prioridades sin criterio decidida por algún directivo que aún cree que los ordenadores son simples máquinas de escribir sofisticadas lo que los mantiene en tan lamentable estado. Si apilas la tecnología de tu empresa en un montón… ¿te queda algo como lo de la fotografía, listo para que se lo lleven al Punto Limpio más cercano? ¿Tienen la mayoría de tus empleados mejor tecnología en sus casas y en sus bolsillos de la que tú les das para que hagan su trabajo?

Y no, transformación digital no es simplemente actualizar tus sistemas, tirar los viejos y comprarlos nuevos. Ese error ya lo hemos cometido antes. No es (solo) cuestión de hardware y software. Es repensar completamente tus flujos de información y tus dinámicas de trabajo para tratar de exprimir todo lo posible las ventajas de la digitalización. Es evitar que la información emprenda viajes sin retorno para fosilizarse sobre pedazos de árboles muertos. Es estar dispuestos a cambiar procedimientos seculares, a enfrentarse a actitudes del tipo “es que siempre se ha hecho así”, a dinámicas sociales absurdas de presentismo o a requisitos anacrónicos que nadie ha revisado desde hace décadas, y ser capaz de abrir la mente a posibilidades que, seguramente, ni se te hayan pasado por la imaginación. Es plantearte en qué lugar queda tu compañía cuando alguien con una perspectiva externa la mira desapasionadamente y dice eso de… ¿pero de verdad hacéis aún las cosas así? ¿Cómo plantearte atraer talento, o siquiera retener a los buenos, si en tu compañía os seguís dedicando a mover papeles de un sitio a otro y trabajando igual que hace diez, quince o treinta años? ¿Podrías explicarle a un adolescente cómo se trabaja en tu compañía sin que te diera vergüenza? ¿Podría ese adolescente proponer mejoras en tus metodologías y esquemas de trabajo simplemente basándose en la más pura lógica y sentido común de quien las piensa desde una mentalidad abierta? Transformación digital es replantear tu negocio con una óptica nueva y filtrarlo a través del tamiz de las posibilidades que ofrece la tecnología actual.

No es tarea sencilla, no es para explicarlo en dos tardes, y no está al alcance de cualquiera. Pero hay que ponerse con ello. Ya. No mañana, ni al otro. Ya. La brecha entre tu compañía y la realidad crece cada día. Si desoyes las señales de alarma, hazlo a tu propio riesgo…

 

This article is also available in English in my Medium page, “Digital transformation: the alarm bells are ringing…” 

 

27 comentarios

  • #001
    Donnierock - 5 abril 2016 - 11:16

    Sobre lo que comentas de empresas que siguen utilizando XP, en muchos casos el problema está en la dependencia de aplicaciones que necesitan ese sistema operativo, que en algunos casos tienen costes de actualización exagerados. En muchos casos, desde mi trabajo, les tenemos que crear una máquina virtual sólo para el uso de esa aplicación.

    • Enrique Dans - 5 abril 2016 - 11:19

      De ahí la necesidad cada vez más inmediata de plantearse procesos de transformación digitales inclusivos y con una perspectiva amplia. Que sí, que cuestan tiempo y esfuerzo, pero de vez en cuando, hay que hacerlos. Muchas empresas llevan demasiado tiempo en coyunturas de crisis y supervivencia, pero hay momentos en los que no queda más remedio que plantearse ese tipo de cuestiones…

      • Leopoldo Rosario R. - 5 abril 2016 - 22:18

        Esto no sólo sucede en las instituciones públicas sino en las escuelas públicas donde todavía parece el profesor con la tiza y el borrador en el bolsillo a educar como si aún estuviera en el inicio del siglo xx, al parecer continúan en el pasado sin darse cuentas que estamos en la era de la tecnología donde todo docente debe emigrar a esta era, por la razón de que sus docentes nacen y crecen en ella y hay que educarlos mediante la integración de la TIC al proceso de su aprendizaje.

        • Julio - 6 abril 2016 - 08:47

          La tiza, el borrador de bolsillo, el lápiz y el cuaderno de papel son herramientas más importantes de lo que crees. Hay que tener un respeto por ellas.

          ¿Qué crees que tenían las personas que inventaron, los “ordenadores”? ¿Un intel i7 de última generación, con un disco de estado sólido?

          ¿Cómo crees que se aprende a programar? ¿Con un ordenador de última generación? Si fuera así, nunca hubiésemos tenido uno, y sin embargo esa gente sí tenía una tiza, un lápiz y papel para poder plasmar y ejecutar sus ideas.

          Un saludo.

    • Rodrigo - 5 abril 2016 - 14:38

      Esto pasa en todas las empresas, y desde el punto de vista técnico se debe al “no toques lo que funciona” cuando habría que replantearse el verbo “funcionar”.

      Desde el punto de vista funcional la razón es que muchas veces no se comprenden los procesos detrás de las aplicaciones, y llega un momento en que nadie se atreve a meter mano. O bien se desarrollaron hace mucho tiempo y no hay documentación, o son tan complicados y enmarallados que no nadie los entiende.

      Y desde el punto de vista estratégico se debe a que no hay estrategia tecnológica porque muy poca gente entiende lo que esto significa.

      • Pablo - 5 abril 2016 - 22:30

        Adhiero a lo de “no hay estrategia tecnológica”. Quedán muchisimos Alierta a reemplazar.

  • #007
    Garepubaro - 5 abril 2016 - 13:04

    eso es porque cuando estaban actualizados, que estaba de moda antaño, tampoco se adelantaba nada asi, de ahi la desidia

  • #008
    Anónimo - 5 abril 2016 - 14:21

    Vivo la extraña circunstancia (espero que temporal) de trabajar en un biblioteca municipal por la mañanas y en mi propia empresa de tecnología por las tardes.

    Por las mañanas tengo que fichar para entrar y salir, así como recuperar cada minuto no justificado. Trabajo en un ordenador con Windows XP con absurdas políticas de seguridad que no hacen más que dificultar la tarea más nimia hasta límites increíbles, perdiendo el tiempo de manera demencial. Y lo que es peor, cualquier propuesta de mejora es sistemáticamente desestimada “por motivos de seguridad” o simplemente porque no se tiene el menor interes por cambiar las cosas “la administración es así”, me dicen… o “si hicierámos eso, nos echaban a todos en tres días”. Veo cosas cada día que no creeríais.
    Junto a mi trabajan muchas otras personas sobrecualificadas e infrautilizadas.

    Por las tardes cobramos por proyecto, cuanto más rápida y eficientemente lo resolvamos, tanto más contento está el cliente. Disponemos de ordenadores con Windows 10, un NAS y tres servidores alquilados para alojar los proyectos de nuestros clientes. Trabajamos directa e indirectamente para empresas mucho más grandes que la nuestra que nos piden consejo a la hora de resolver problemas relacionados con multitud de aspectos tecnológicos: desde la automatización y optimización de tareas, hasta la producción de contenidos y desarrollos basados en web. Lo que no sabemos hacer, lo aprendemos.

    Por las mañanas soy el último mono y por las tardes soy respetado y apreciado. Soy la misma persona con dos vidas laborales absolutamente dispares.

    Lo que comenzó como un trabajo para complementar ingresos es ahora la principal fuente de los mismos y, si todo sigue igual, seré uno de esos locos que renuncie a sus “privelegios” de funcionario… ¡ojalá sea pronto!

    La modernización debe empezar por las organizaciones y sus responsables, de lo contrario todo está perdido.

    • anonimo - 7 abril 2016 - 19:35

      Creo que mezclas churras con merinas. Por la mañana trabajas como bibliotecario (entiendo) por las mañanas y desarrollando proyectos TIC por la tarde, así que no espera nadie ni que el entorno de trabajo sea el mismo.

      Otra cosa es constatar cual es el grado de motivación o calidad del trabajo entre algunos funcionarios (como también el trabajo de algunas empresas TIC), pero no se que tiene que ver esot con las actualización tecnológica. No creo que por tener Windows 10 en el biblioteca fuese mejor el trabajo que tiene que hacer.

  • #010
    Rafael Álvarez Cuervo - 5 abril 2016 - 15:15

    Le escribo desde mi Windows XP… más precisamente, usando un navegador que se ejecuta sobre ese sistema operativo. Soy doctor en ingeniería, dirijo una cátedra de empresa y un centro de investigación en biomecánica y no estoy en la edad de piedra. Me gusta usar Windows XP porque no dedica recursos a espiarme o a interrumpirme mientras trabajo. Quizá su espíritu “neocon” sea lo que le hace catalogar a las personas que usamos un sistema operativo bastante eficaz como obsoleto. Obsoleto es, en mi opinión por supuesto, cambiar de sistema operativo solo porque le interesa al fabricante. Estoy rodeado de técnicos que tiene sus flamantes Windows 10 colonizados por “malware” y ralentizados por las continuas descargas incontrolables de actualizaciones, pero eso sí con modernidad y estilo. Curiosamente les llama la atención lo rápido que se ejecutan los programas -si, lo ha adivinado, soy programador no “desarrollador”- en mi obsoleto sistema operativo.

    • Krigan - 6 abril 2016 - 00:22

      Han pasado 15 años desde que XP fue lanzado, y en las TIC eso es una eternidad. Incluso si XP hubiera sido en su época la repera limonera (que para makintosos y linuxeros no lo era, sino más bien un sistema operativo bastante limitado), difícilmente se puede argumentar que un SO de hace 15 años sea la mejor opción de hoy día.

      Si las opciones se limitan a XP vs. Win10, entonces tal vez tengas algo de razón. Pero, ¿es que no hay otras opciones? Tienes OSX, Chrome OS, Ubuntu, etc.

      Tanto si la elección es tuya, como si es de la organización para la que trabajas, algo está fallando. ¿No será esta una de esas señales de alarma de las que habla Enrique?

      Ya de paso, ¿no debería ser esta persistencia de XP una señal de alarma para MS?

    • Dedoenlallaga - 6 abril 2016 - 10:55

      Yo también trabajo bajo XP, y puedo corroborar todo lo que usted dice. La cantidad de cosas que hago es para no creer. Y de paso, lo tengo puesto a dos mini-portátiles más, que van como un tiro. En esto de la informática ya no cabe un tonto más.

    • Javier Cuchí - 6 abril 2016 - 11:10

      Desde su criterio -que, en términos generales, aplaudo entusiasta- deduzco que lo que usted verdaderamente necesita es de lo único que no se ha hablado en este hilo: software libre. Perfectamente configurable a las necesidades de cada cual, seguro, eficiente, tan sencillo o tan complicado como uno guste… ¿Puedo preguntarle por qué no ha sido opción para usted?

  • #014
    Ricardo - 5 abril 2016 - 15:27

    Yo trabajé en una empresa que para mandar documentos de un departamanto a otro separados por dos plantas de un edificio, los mandaba por fax. ¡Superad eso! jajaa

  • #015
    Victor MAP - 5 abril 2016 - 17:05

    En general la cosa pinta muy mal porque parece que nos hemos atascado en un nivel de desarrollo de antes de ayer. Ya no digo nada de la suplantación conceptual entre datos e información.

    Estamos trotando en el mismo lugar mejorando nuestros juguetes electrónicos pero sin avanzar tan apenas. El grado de complejidad va creciendo y con él el número de posibles errores y fallos. Ahora los hackers entran en la red de Pentágono, leen la correspondencia del director de la CIA… vaya plan…

    No me preocupan ni me importan estos srs ni estas organizaciones pero nadie ni nada está a salvo y no importa qué presupuesto tienes, da igual. Algo raro está pasando.

    Tengo la sensación de presenciar un espectáculo absurdo con esto de la tecnología y la digitalización.

    El día que alguien desarrolle algo tan sencillo y fácil de usar como papel y lapicero pero en lo digital (lo que existe son parodias ultracomplejas, débiles y muy vulnerables) provocará una hecatombe o será eliminado para no provocar precisamente esta hecatombe y así poder seguir viviendo ese espectáculo del absurdo tan lucrativo.

  • #016
    Santiago Bonet - 5 abril 2016 - 20:10

    ¡Enhorabuena por el artículo, Enrique!

    Ahi van 20 años dedicados a intentar llevar a cabo la #TransformaciónDigital de las empresas, con un buen número de consejos realistas sobre cómo afrontarlo con éxito:


    “La asignatura pendiente de la transformación digital empresarial: El reto es conseguir formar equipos motivados, usando las TIC como herramienta”

  • #017
    Fernando F. Rojero - 5 abril 2016 - 21:04

    La foto podría ser del aula de informática de cualquier instituto de enseñanza secundaria. Ya no es que los profesores tengan mejor tecnología que el lugar de trabajo, es que conozco a muchos que usan su propio ordenador o su IPad para dar clase. Así no vamos a ninguna parte…

  • #018
    Luisa García - 5 abril 2016 - 22:09

    Estos días se habla mucho de la digitalización de la Administración de Justicia y no se dice que el sistema operativo de TODOS los juzgados de España es precisamente WIndows XP. De hecho, al comprar el ministerio algunos equipos nuevos que llevaban WIndows 7, tuvieron que hacerles “downgrade” a Windows XP. Increíble pero cierto.

  • #019
    Edgar Ch - 5 abril 2016 - 23:20

    Yo cuando veo un cajero automático (del banco que sea) que se está reiniciando y veo el logo de Windows XP, no se si confiar en el sistema, o creer que un día nos va a llevar a todos a la desgracia…

  • #020
    Sergio - 5 abril 2016 - 23:22

    Con el debido respeto, usted en su afán y obsesión con la modernidad y el “estar a la última en tecnología”, recurre incluso a la manipulación al referirse a Windows XP.

    Dice que es un sistema operativo del año 2001 y que ya no recibe ni soporte. Bien, pues si abordamos la cuestión con un poco más de seriedad y de forma realista, nos encontramos con que fue lanzado a finales de 2001, y que a lo largo de su ciclo de vida recibió importantes actualizaciones, concretamente hasta 2015, es decir, el año pasado.

    Quien siga usando por lo tanto Windows XP y lo tenga completamente actualizado, no usa un sistema operativo de 2001, sino de 2015. O al menos, esto se ajusta más a la verdad que lo que usted pretende dar a entender en su post.

    Se trata del sistema operativo más exitoso y apreciado por los usuarios, superando con creces a su sucesor, Windows Vista, que fue un fracaso absoluto, si bien usted lo tendrá en mejor consideración por el simple hecho de ser más moderno.

    Por otro lado, no hay motivo para que alguien que vea sus necesidades cubiertas con un tipo de software o hardware tenga por narices que cambiarlo por otro más actual en pro del vanguardismo tecnológico.

    A las empresas tecnológicas y a ciertos individuos con determinados intereses lo que les interesa, obviamente, es que la gente gaste su dinero en cosas que no necesita…

    Saludos.

    • Krigan - 6 abril 2016 - 00:35

      Lo siento, no cuela. XP es del 2001. Las actualizaciones son básicamente corrección de errores y parches de seguridad.

      El Ford T fue el modelo más exitoso y apreciado de su época. Incluso lo había de color negro. Pero hoy día no tiene sentido comprar uno salvo que quieras específicamente conducir un coche antiguo.

  • #022
    Alvaro Estrada - 6 abril 2016 - 04:11

    Muy de acuerdo con tu frase-pregunta “¿Tienen la mayoría de tus empleados mejor tecnología en sus casas y en sus bolsillos de la que tú les das para que hagan su trabajo?”. Tienes mucha razón, muchas veces ocurre esto en las empresas, le brindan a sus empleados una maquina casi obsoleta con sistema operativo XP y con muy poca memoria RAM, justificando esto porque el programa que utilizan para trabajar (el software) FUNCIONA. Entonces como lo mencionaban en otros comentarios, la palabra “funciona” ya debe dejarse de lado un poco y entrar mas al “como funciona y que tan mejor puede funcionar ” . Las empresas deberían brindarle la mejor tecnología a sus trabajadores así estos se sentirán mas a gusto, todo entra por los ojos y por la interacción que estos tienen con el computador, así se lograra un mejor resultado en el trabajo de los empleados.

  • #023
    Javier Lux - 6 abril 2016 - 17:21

    Sobre obsoletos digitales, no solo ordenadores !

    Habeis visto como cambian las tecnologías de informacion. Desde COBOL-CICS al Unix-C-Informix pasando por el Java, para el ruby on rails de hoy.

    De los ficheros ISAM-VSAM, a las BD relacionales, a los mongoDB y potentes DWH y/o map-reduce de hoy.

    Y todavia mas bestial va a ser si hacemos caso a Eric Schmidt, y debemos de hacerle caso, con su teoria de que el machine-Learning que va a cambiar las IT en los proximos cinco años mucho mas de lo que ha cambiado los cinco ultimos lustros.

    XP obsoleto ? Yo estoy obsoleto! y llevo mas de 30 años estudiando/trabajando en informatica.

  • #024
    Daniel Vela - 6 abril 2016 - 19:00

    En España tenemos una cultura que teme el cambio. Además no valoramos el conocimiento, sino el contacto personal. Solo nos fiamos de aquello que parece de confianza, sin darnos cuenta que nos dejamos influir por las apariencias. ¿Por qué personas hablan bien de Cesar Alierta? Porque sólo ven sus alardes y no saben juzgar sus ideas.

    En mi experiencia profesional he visto varios intentos de “informatización”. Todos adolecen de lo mismo: tratan de replicar el mismo trabajo que hacían antes pero con ordenadores. Con lo que siguen haciendo exactamente el mismo trabajo. No se dan cuenta que las nuevas tecnologías exigen nuevas formas de trabajar: deben cambiar su cultura de trabajo para aprovechar las ventajas de la tecnología. En caso contrario lo único que consiguen es añadir los problemas derivados de las nuevas tecnologías: discos rotos, saturación de redes, incompatibilidad de actualizaciones y demás.

    Afortunadamente también estoy viendo como muchas de esas empresas han desaparecido y están dejando sitio para nuevas.

  • #025
    Luis - 6 abril 2016 - 23:19

    Hola Enrique:

    Mi compañía usa un MacBook Air y un iPhone 6s, últimamente no tengo tiempo para comprender porqué se actualizan tantas veces los sistemas operativos que utilizó y la verdad es que tampoco me importa.

    La seguridad en la Red me preocupa menos todavía, sé que la opción más segura es no usarla.

    ¿La tecnología informática nos está haciendo más libres o más dependientes?

    ¿Es más eficiente una idea desarrollada en un papel o en un iPad Pro con lápiz óptico?

    Un abrazo,

    Luis

    • Javier Lux - 7 abril 2016 - 22:10

      Me limito a contestar sobre la ultima pregunta.

      Una idea simplemente es o no es eficiente, esté expresada en un papel, en un iPadPro, en un papiro egipcio, pergaminos o cincelada en una tablilla.

      Los ingenieros que construyeron las piramides tuvieron eficientes ideas en un papiro.

      Averroes tradujo a Aristoteles usando pergaminos salvando todo su legado tras el hundimiento de Bizancio

      El papel ha sido fundamental desde su introduccion por los chinos, creo que con Marco Polo.

      Hoy nos vamos a los electrones para reflejar ideas, y en cien años, los hombres veran al papel como nosotros vemos los pergaminos o papiros, mas farragosos para expresar ideas.

      Simplemente transicionamos del papel al electron.

  • #027
    anonimo - 7 abril 2016 - 19:22

    Al final las cosas no son blanco o negro, si no que hay una escala de grises que se nos olvida.

    Es muy fácil echar la culpa a que “no hay cultura del cambio”, cuando en el mundo de las TIC todos tendríamos que mirarnos un poco el ombligo (en el buen sentido) a ver si no hemos generado desde hace muchos años ese miedo a cambiar.

    La industria TIC tiene el record de mayor número de proyectos o no finalizados, o que no funcionan como se debe o que al final acaban costando muchísimo mas de lo previsto y se alargan hasta el doble o el triple de lo planificado.

    Ante esos “records” ¿os parece extraño que no se quiera cambiar lo que funciona?.

    Así que es muy fácil echar la culpa a los “empresarios españoles que no quieren cambiar”, pero muchas veces ha habido mucho “consultor listillo” que curiosamente al “repensar” lo que hace falta ha dado la casualidad que es cambiar todo lo que se tenía.

    Desde luego es necesario analizar cada cierto tiempo como se hacen las cosas y si es necesario hacer cambios, pero no jugando con las cartas marcadas.

    Ejemplos tengo muchos, pero uno así cercano, empresa que tiene su gestión de inventarios n una aplicación propietaria escrita en entorno 400. Llega un “listo” que dice que hay que empezar a sustituirlo por una solución de ERP del mercado. Resultado: tres años de proyecto, 1 Millón de Euros tirados a la basura y la mitad de funcionalidades que la aplicación obsoleta. Si alguno de los que tomaron la decisión, además “se lo han llevado crudo”, en su siguiente empresa volveran a hacer lo mismo y al currito que le dejas “el muerto” dirá que se queda con el XP y si hace falta con el Windows 95. No todo lo moderno es mejor, y como he dicho antes si lo que enrealidad representa un avance la gente no lo acepta, algo o mucha culpa tienen el sector.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados