La banca se mueve

IMAGE: Zimmytws - 123RFDos noticias de hoy, de signo completamente diferente, marcan el panorama de movimientos en la banca: por un lado, uno de los mayores bancos de inversión del mundo, Goldman Sachs, lanza GS Bank, un banco retail con toda su operativa basada en internet, lo que implica que un banco con una tipología de cliente extremadamente definida, en el que para abrir una cuenta había que tener un mínimo de unos diez millones de dólares, abre ahora sus puertas a cualquiera que tenga una conexión a internet y quiera abrir una cuenta en la que deposite un mínimo de un dólar. Un banco asegurado por la cobertura del FDIC, el fondo de garantía de depósitos norteamericano, que proviene de la reciente adquisición por parte de la firma del GE Online Bank, y que ofrece un tipo de interés superior a la media de 1.05% frente a la actual raquítica media del 0.06% de los bancos norteamericanos.

Por otro lado, la mayor ronda de financiación de la historia en empresas tecnológicas, 4,500 millones de dólares, levantada por Ant Financial, el spin-off de Alibaba que opera Alipay, el medio de pago más popular en el país y más importante por volumen de transacciones. Tras la ronda, la compañía pasa a tener una valoración de 60,000 millones de dólares. Alipay es una auténtica institución en el gigante asiático, se ha convertido en un medio de pago fundamental para moverse en el país tanto en la red como en la calle mediante el pago móvil, y tanto en las grandes ciudades como en los entornos rurales, en lo que supone un auténtico movimiento de leapfrogging con respecto a otros países. Sí, todo en China tiene tendencia a hacerse muy, muy grande.

No toda la innovación en banca viene del fintech, las startups, Silicon Valley, Londres y contextos afines. En gran medida, la innovación va a venir de las entidades que sepan ponerse a trabajar de otra manera, mediante adquisiciones o spinoffs que les permitan generar nuevos equipos, nuevas actitudes o nuevas habilidades organizacionales, suponiendo que no sean – como todo parece indicar – capaces de innovar desde dentro de su propio entorno. Pero la innovación viene por todas partes: desde el segmento superior que se las arregla para buscar bases más amplias de clientes, desde herramientas de pago desgajadas de grandes corporaciones, desde lo “exótico”, desde las nuevas posibilidades surgidas de cuestiones como el machine learning o las nuevas plataformas de interacción… de absolutamente todas partes. Si estás en banca y aún no lo has visto, agárrate que vienen curvas!

 

This article is also available in English in my Medium page, “Banking: big changes loom

 

19 comentarios

  • #001
    Pablo Martínez-Almeida - 26 abril 2016 - 16:40

    En octubre pasado asistí a una conferencia sobre el sector financiero organizada por KPMG, y en la que estaba presente todo el sector, representados por CEOs y directores generales, además del regulador. La cuestión se centró en los retos de la coyuntura de tipos de interés bajos y regulación creciente. Nadie comentó las amenazas competitivas a las que se enfrentaba el sector. Nadie.

    Personalmente creo que veremos muchos cambios, más allá del abandono del canal oficina del que tanto se hablaba semanas atrás por los anuncios de posibles cierres y despidos. La capacidad de analizar grandes bases de datos (Big Data) y diseñar algoritmos que añadan valor será clave para poder competir. A la banca tradicional le van a salir muchos competidores con un expertise superior en lo referido a esas competencias clave. Vivimos un momento en el que hay muchísimo dinero que no sabe dónde colocarse. Hay mucho capital y talento metido en fintech. Hace no mucho, Enrique, escribías sobre ese talento que ya no iba a Wall Street. Alguno está trabajando para atacar a la banca tradicional. Y no solo hay amenazas competitivas desde las startups.

    Las grandes tecnológicas tienen centenares de millones de usuarios vinculados y a los que conocen muy bien. Están buscando su sitio y ya han empezado con sus servicios de pagos a colarse entre el cliente y los bancos y medios de pago.

    Los servicios bancarios básicos se pueden convertir pronto en commodities, ya que la tecnología y la regulación (en pro de la transparencia) ayudarían a propiciar la comparación de productos, presionando a la baja los márgenes de los bancos, ya muy castigados por los tipos. El negocio minorista se va a ver muy seriamente afectado. El impacto de las nuevas tecnologías se vería exacerbado por otros factores: el cambio en el cliente por impacto de la crisis (menos rentable, buscador de precio, menos vinculable), la demografía y la transición hacia un modelo productivo que retribuirá todavía más el capital. Todo ello redundaría en un cambio en el mapa competitivo del sector bancario muy importante.

    A los interesados os invito a leer el post que escribí en LinkedIn al respecto, en el que amplío un poco y ordeno las ideas que lanzo en este comentario: Una reflexión sobre el futuro de la banca.

    • Pablo Martínez-Almeida - 27 abril 2016 - 12:41

      Un comentario adicional sobre la innovación que viene y la respuesta de los competidores establecidos (incumbents).

      Cada vez veo más startups participando en eventos y competiciones organizados por las mismas industrias que tratan de disrumpir. ¿Acaso han sido rechazadas por el Capital Riesgo? ¿Están buscando una estrategia de salida? ¿Se centra su propuesta de valor en mejoras marginales sin cambio del modelo de negocio subyacente?

      Hace un tiempo escribía Mark Cuban alertando de las consecuencias para la economía de EE. UU. de que las startups ya no tengan como objetivo salir a bolsa (o demoren su salida demasiado). Según él las grandes compañías en bolsa están dejando de lado la inversión directa en I+D para centrarse en la adquisición de startups que desarrollan tecnologías o modelos de negocio disruptivos, matando al competidor antes de que se desarrolle.

      Para el que le interese, he escrito en LinkedIn sobre las consecuencias de las adquisiciones tempranas en la difusión de la innovación y sus efectos sobre la economía: La adquisición preventiva de startups como estrategia de innovación. Me parece una cuestión muy relevante que afecta a todos los sectores.

      • Rodrigo - 27 abril 2016 - 13:42

        Creo que esa idea de comprar potenciales tecnologías disruptivas es como poner puertas al campo. Simplemente retrasará el momento en que la tecnología se consolide y llege al mercado. Pero llegará; siempre ha sido igual.

        En general creo que el sector bancario es el clasico sector que ha tenido unas barreras de entrada muy grandes, y se ha aprovechado de su poder para regular a su favor.
        Además está gestionado por contables y licenciados en empresasas sin idea de tecnología y con un único objetivo: que no les muevan la silla.

        Está claro que el entorno ha cambiado y creo que en general el sector bancario lo va a pasar bastente mal los próximos agnos, o mejor dicho, sus trabajadores lo van a pasar bastante mal (vease los despidos anunciados del Santander y los comentarios del BBVA de que le sobran la mitad de las surcusulaes)

        • Enrique Dans - 27 abril 2016 - 13:45

          Yo tendría cuidado con el tópico de “no saben de qué va esto”. Doy sesiones en varios grandes bancos españoles en las que les hablo de estas cosas a un buen nivel directivo, y te aseguro que no son completos ignorantes, saben de qué les hablo, participan con fluidez en las discusiones… están en el mundo, son en general gente brillante (la meritocracia bancaria no parece funcional del todo mal) y no son fáciles de sorprender. Otra cosa es que sea difícil hacer según qué cosas a según qué escala, pero saber, en muchos de los casos que veo, sí que saben de qué va esto…

          • Pablo Martínez-Almeida - 27 abril 2016 - 13:59

            La prueba de que saben que algo se les viene encima es que están como locos buscando acercarse a las startups para parar el golpe.

            Por supuesto que hay talento en esas organizaciones, pero el nuevo talento se les está escapando (cada vez hay más en el mundo, la clave es ponerlo a rendir).

            Comprar startups es una manera de llevarlo al sector.

          • Rodrigo - 27 abril 2016 - 14:16

            Quizás me explicado mal.
            En esta vida, y a niveles profesionales altos, hay poca gente tonta. En eso estoy de acuerdo.

            Ahora bien, la realidad es que muchas de estas empresas no se ponen las pilas. Podemos discutir largo y tendido de por qué no se ponen las pilas. Yo solo recomiendo dar una vulta por un blog de tecnología, o hablar con ingenieros espagnoles y oir las pestes que suelta todo el mundo de la forma en que se trabaja con la tecnología en estas empresas.
            Cómo es posible como país que tengas ingenieros bien cualificados, gerentes brillantes (como tu afirmas) y luego resulta que tienes empresas como Telefónica (madre de la tecnología espagnola) que dice que Google le tiene que pagar una tasa por usar su redes (cuando la realidad es que ellos no saben competir en el nuevo modelo y que siguen con mentalidad de cableros).

            Desde mi experiencia las causas por la que estás empresas no se ponen las pilas son dos: a) tienen una mentalidad conservadora (con todo lo que implica: miedo al cambio, hacer carrera profesional haciendo política, ..) b) todavía siguen dando dinero.

            La clave es que pasará cuando no den tanto dinero como dan y la tecnología este lista y preparada para dar el hachazo final. Creo que los despidos del Santander y BBVA son un buen ejemplo: debido a los tipos de intereses tan bajos los bancos ya no dan tanto dinero. Entonces toca restructuración. Creo que ese es el futuro de muchas de estás empresas en el futuro. Y mientras los mejores ingenieros espagnoles trabajando en el extranjero.

          • Enrique Dans - 27 abril 2016 - 15:11

            Sí, en eso sí estoy muy de acuerdo: la importancia de la tecnología se minimiza claramente, ser desarrollador en España es un desastre porque se paga mal y se obliga a quien quiere progresar a dejar de programar y a pasar a puestos directivos, y carecemos de una cultura que ponga en su sitio al que hace cosas interesantes gracias al hecho de haber conseguido plasmar ideas en forma de código ejecutable. Es una de mis grandes discusiones en todos los foros, incluyendo este en el que trabajo!

          • Rodrigo - 27 abril 2016 - 14:19

            Pablo.
            En Espagna el talento tecnológico no se les escapa, se le echa. Quizás por ahí las empresas pueden empezar a indagar un poco sobre lo que está pasando.
            Te recomiendo que leas un poco los comentarios:
            https://www.meneame.net/story/ser-desarrollador-despues-40-ing

        • Krigan - 27 abril 2016 - 21:47

          Rodrigo:

          Aunque tienes razón en varias de las cosas que dices en tus comentarios, lo cierto es que los bancos todavía no han sido desplazados. Android Pay y Apple Pay todavía no han llegado a España, Paypal apenas se usa en España en tiendas físicas, en Internet las tarjetas son muy usadas, e incluso muchas cuentas Paypal están vinculadas a una tarjeta. Pero el Santander cierra en España 450 sucursales.

          Los despidos del Santander son por otra causa, no porque los bancos hayan sido ya parcialmente desplazados. Gracias a Internet, primero la Web y ahora el móvil, muchos clientes ya no necesitan pisar la sucursal, y por tanto se necesitan muchas menos.

          Hemos pasado de unos bancos que buscaban siempre aumentar su red de sucursales, porque esa era la forma de expandir su negocio, a unos bancos que están reduciendo sus sucursales porque estas cada vez son menos necesarias, y son muchísimo más costosas que los canales online.

          Incluso se puede decir que este es el comienzo de la transformación de los bancos tradicionales en banca online, y no solo porque el Santander crease en su día Open Bank, que también, sino porque el cierre de sucursales va a continuar hasta que tan solo quede una pequeña fracción de las actuales.

          Ahora bien, todavía está por verse si los bancos son listos o no. Si lo son, eliminarán las comisiones para pequeños pagos con tarjeta (digamos menos de 5 euros), para acabar con el uso de dinero en metálico, y no tener que depender ellos mismos de su propia red de cajeros.

          • Rodrigo - 28 abril 2016 - 10:29

            Krigan:

            Creo que hay varias tendencias sucediendo a la vez.

            La primera es que muchas empresas mientras sigan ganando dinero, no hacen nada, no se mueven, (y no despiden a nadie). Qué pasa cuando no ganan dinero (como la banca ahora)? que toca restructuración, pero con el agnadido (y aquí está la clave) que la tecnología les permite alcanzar a los mismos clientes pero con menor coste. Blanco y en botella.
            (Por cierto, has vistos los resultados del BBVA hoy? )

            Otra cosa es el cambio de modelo bancario (con mayusculas), es decir, el big data, las nuevas plataformas de pago (apple pay), las nuevas startups que permiten ciertos servicios bancarios mucho más baratos ..
            Tu dices Apple Pay, … no han llegado a Espagna. Yo digo: llegaran, como llegaran los coches eléctricos … El tema es: la banca tradicional está preparada para competir en ese nuevo escenario. Lo dudo.
            Y la razón es que creo que la mayoria de las empresas siguen operando con patrones tradicionales (analistas, comerciales, …) y no prestán atención a la TECNOLOGIA (con mayusculas).
            Creo que estas empresas (las grandes principalmente ) deberían cambiar su modelo de operar con la tecnologia y en general, yo soy de la opinión que todas estas empress deberían montar un micro-Google en casa. Es decir, todas estas empresas tiran de la informática en el modelo tradicional (consultoría informática), pero deberían funcionar en modelo Google (ingeniería de verdad desarrollando nuevas plataformas).

            Te pongo un último ejemplo. Vivo en Bruselas y aquí cuando alquilas un apartamento hay que crear una cuenta bancaria bloquada para la fianza. Te puedes creer que todavía se hace con papeles, tienes que llevarselo al propietario para que también lo firme, volver a llevar todos los papeles firmados al banco … Ridículo.
            Supongo que en el modelo europeo influye mucho el hecho de la fragmentación entre países, la ausencia (creo) de firma electrónica a nivel europeo …
            Aun así creo que el terreno sigue abonado para que los Google, Apple, Amazon (americanos) … se coman a los europeos burocratas y perezosos.

          • Krigan - 29 abril 2016 - 07:25

            Rodrigo:

            Varias de las cosas que dices no son exclusivas de los bancos. Desgraciadamente en Europa no se ha dado un fenómeno que sí lleva décadas produciéndose en USA, el empoderamiento de los ingenieros (e incluso de los científicos).

            Por otro lado, aunque la cosa no consiste solo en sistemas de pagos, sorprende el planteamiento extremadamente conservador de Android Pay y Apple Pay. Consisten exclusivamente en usar el móvil como tarjeta contactless. Como gran novedad (ironic mode), que puedes usar la huella dactilar en lugar de tener que meter el pin.

            Lo cierto es que podían haber ido mucho más allá. Quiero pensar que Google y Apple primero buscan expandirse, conseguir ser importantes en los pagos, y dejan para una segunda fase secreta el ser verdaderamente revolucionarios.

            O igual es que no hay plan secreto, lo cual no deja en mal lugar a los bancos españoles, que ya tienen los 4 principales sus propias apps para pagar con móvil. Ahora solo les falta añadir soporte de huella dactilar, cosa trivial con Android 6.0 o posterior, y que BBVA Wallet ya ha hecho.

  • #012
    Juan Pablo - 26 abril 2016 - 18:15

    Bueno, no cualquiera con conexión a Internet, sino los que también tengan un Social Security Number y una dirección en USA. :(

    El poder tener una cuenta en USA sin vivir ahí, y por tanto poder aprovechar toda la fintech que solo funciona con sus bancos, si que sería revolucionario.

  • #013
    Gorki - 26 abril 2016 - 20:01

    Los que hemos trabajado para la banca, no dudaremos en corregir rápidamente el titulo de tu post, por el de “El banco se sigue moviendo”. No hay sector económico que haya evolucionado tanto como la banca y que lo haga desde hace más tiempo.

    Cuando ninguna empresa estaba mecanizada, la banca ya tenia “mainframes” para llevar su negocio.

    Y señal de que se mueve, es que de los “Siete Grades” que habia en España, han sobrevivido solo dos, el Santander y el Bilbao, y de las grandes cajas de ahorro, tan solo ha sobrevivido, “la Caixa” y a trancas y barrancas Caja Madrid.

    En la banca quien no se mueve, se lo lleva la corriente. Pero ni siquiera es en Estados Unidos, donde se producen los mayores cambios, en entidades bancarias.

    Hay que seguir los fenómenos de la banca por teléfono móvil de Africa, como es la banca “M-Pesa”, para observar donde están realmente produciéndose los cambios más revolucionarios de la banca, impulsados eso si, por la absoluta falta de infraestructuras, que impide abrir una red bancaria y de cajeros automáticos como las que hay en Occidente, lo que les obliga de tirar de imaginacion y buscar sistemas que en Europa tardarán aun años en imponerse, precisamente porque el sistema bancario no tiene el incentivo para hacerlo que existe en el Tercer Mundo, aqui las tarjetas de crédito y los cajeros automáticos han facilitado la gestión bancaria tanto a clientes como al banco, sin necesidad de complicarse más la vida, ni los bancos, ni los clientes.

    Al fin y a la cabo, lo que ahora hace Goldman Sachs, es lo que viene haciendo ING desde hace quinquenios y mas o menos, lo que han copiado todos los bancos tradicionales. Lo único nuevo, es que Goldman Sachs, que solo trabajaba al mayor, en asuntos como créditos sindicados, y prestamos a grandes empresas, quiere empezar a trabajar al menudeo.

    Lo realmente revolucionario es que quisiera abrir sucursales en todas las ciudades de mas de 200000 habitantes.

  • #014
    Eduardo - 26 abril 2016 - 20:26

    Igualito que en España. Hace unos días leía en El Mundo una noticia titulada La banca que viene: no sólo digital, también cobrará más comisiones de la que extraigo un párrafo que me resultó “curioso”.
    El cliente tendrá que acostumbrarse a pagar de manera explícita por aquellos servicios que antes pagaba de manera menos transparente, algo que no será fácil ni pacífico, como tampoco lo es en el ámbito de la prensa o de las creaciones intelectuales en cine, música o literatura”, advirtió José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB)
    O sea, que me voy a ahorrar una pasta cerrando oficinas y pasando mi negocio a internet, te voy a ofrecer los mismos servicios que hasta ahora, pero te voy a cobrar más, y tú calladito, y a acostumbrarte. Que viva la innovación.

    • Krigan - 27 abril 2016 - 00:47

      Ese tal Roldán anda poniendo como ejemplos a seguir a la prensa y la industria de contenidos. Tan solo este detalle ya es un claro indicador de que anda más perdido que un pulpo en un garaje.

      No les va a valer ni tan siquiera eso de reducir el número de competidores a base de fusiones. Cualquiera que tenga un mínimo de recursos puede montar un banco online, y proporcionar a sus usuarios cuentas corrientes, tarjetas virtuales para usar con el móvil, e incluso tarjetas físicas mientras todavía queden sitios que no admiten el pago por NFC.

      Es cierto que seguimos necesitando los cajeros para sacar dinero en metálico, pero ya los hay que permiten sacar el dinero por NFC, y los cajeros durarán lo que dure el metálico.

      ¿Cuánto cuesta todo esto? Un datacenter ultra-seguro es caro, pero puede dar servicio a muchos millones de usuarios. Si cada uno de ellos pagase 15 euros al año (o le supusiese al banco online un ingreso de 15 euros por otras vías), el datacenter sería muy rentable.

      Con esto ya tenemos cubiertas las cuentas corrientes, con sus domiciliaciones de nóminas y recibos, y las tarjetas salvo en lo que se refiere a los cajeros, porque todo lo demás, incluyendo los pagos en tiendas online y físicas, son bits baratísimos.

      ¿Y los cajeros? ¿Cuánto cuesta un cajero por cada usuario al año? En un cajero se usan tarjetas, ya sean físicas o virtuales del móvil, y esas mismas tarjetas se usan para pagar en las tiendas, y en cada uno de esos pagos el banco se lleva una comisión, que no paga el comprador, sino la tienda.

      Pero solo se la lleva si usas su tarjeta, lo cual crea un poderoso incentivo para que el banco online te ofrezca gratis la cuenta corriente y la tarjeta, incluso si eso implica que ha de pagarle al propietario de una red de cajeros para que sus clientes puedan sacar metálico.

      Así que el Roldán ese puede decir misa, pero tiene la ley de Moore en su contra. El datacenter cada vez va a poder atender a más millones de usuarios a menor coste, las tarjetas físicas se usarán cada vez menos (con lo cual el banco online se ahorra hasta el plástico y los gastos de envío cada 5 años), y como dejemos de usar el dinero en metálico, entonces ya sí que va a carecer de sentido el pretender cobrar por la cuenta corriente y la tarjeta.

      Y todo esto partiendo de un concepto muy conservador, el banco online. Si nos vamos a otros conceptos menos ortodoxos, como Bitcoin o que Amazon sea tu banco (y así se ahorra las comisiones de las tarjetas), el listillo del Roldán puede tener menos futuro que una sardina en un barril de gatos.

  • #016
    Juan Navidad - 26 abril 2016 - 21:13

    Hace muchos años, cuando hablaba con amistades sobre el futuro y yo les decía que habría talleres de coches multimarca y también “sucursales multimarca”, me decían que estaba diciendo disparates. No creo que estemos tan lejos.

    El negocio bancario estaba muy bien cuando los tipos eran altos o cuando podían secuestrar el poder de un país financiando a sus partidos. Cuando se reducen los márgenes, la cosa cambia, porque se demuestra que no son tan creativos y tampoco saben competir cuando no tienen la sartén por el mango y se acaban las legislaciones abusivas y las finaciaciones vergonzosas.

    Pienso que la mayoría de las innovaciones financieras llegarán desde fuera de los bancos. Y no me refiero en España o en Europa, sino en Estados Unidos, donde antes por ejemplo se hacían muchos pagos en los bancos y ahora hay infinidad de lugares donde se pueden pagar toda clase de servicios. Aquellos lugares donde antes solo pagaban cheques a los trabajadores/as ilegales, hoy ofrecen un conglomerado de servicios muy amplio y operan las 24h del día. Esas redes de oficinas están mucho más abiertas a la innovación que las bancarias.

    A ningún banco de España se le ocurriría escuchar cualquiera de mis ideas o de alguien ajeno a su mundo. Me recuerda a Henry Ford y su frase “si le hubiera preguntado a la gente qué necesitaba, me hubieran dicho un caballo más potente”. Én potenció el automóvil, algo que la gente no esperaba. Los banqueros se han quedado en la cría caballar.

    Gigantes como Chase se enrocan en sus errores de siempre, reduciendo personal, cambiándolo por máquinas tanto en las oficinas como en la atención telefónica. Ya no se puede ingresar dinero en la cuenta de otra persona. Uno mismo debe mostrar su pasaporte o un ID si desea ingresar en su propia cuenta si no tiene la tarjeta. Todo son requisitos e imposibilidades que espantan a sus clientes (lo que comentaba Enrique en su tema anterior del blog).

    Yo veo un gran ecosistema innovador en la conjugación de empresas de servicios (por ejemplo telefonía) en servicios típicamente bancarios como los envíos de dinero, que en España son algo residual, pero que en Estados Unidos suponen un negocio millonario, sobre todo por las remesas de los emigrantes hispanos a sus países. Lo que antes un banco hacía por casi 50 dólares, o Western Union cobra más de 20, Xoom/paypal lo hace por 4,99$ y yo investigo formas de hacerlo incluso gratis y las desarrollaré cuando encuentre con quién. La banca no quiere ser disruptiva. Se está perdiendo una parte muy grande y jugosa del pastel…

  • #017
    Krigan - 27 abril 2016 - 11:04

    Los bancos actuales desarrollan 3 funciones que requieren habilidades muy diferentes, y que no tienen por qué estar unidas. Por un lado gestionan su sistema de pagos (centrado en las cuentas corrientes, con uso frecuente de tarjetas y más ocasionalmente de cheques y transferencias), y por el otro se dedican a la doble función de captar dinero ajeno para prestarlo.

    Es evidente que sistemas de pagos como Paypal, Android Pay, y Apple Pay pueden llegar a cortocircuitar a los bancos en el futuro, aunque para ello primero tendrían que desarrollar sus propias cuentas corrientes, para que la gente pueda tener domiciliadas sus nóminas y recibos.

    Pero es que además ya hay empresas especializadas en la captación de capital, y otras diferentes especializadas en prestarlo. Para esto último tiene una importancia fundamental la evaluación de riesgos. Prestar dinero es un excelente negocio… si te lo devuelven.

    Evaluar riesgos es algo que los ordenadores pueden hacer muy bien, sobre todo si se los alimenta con Big Data y se usan algoritmos de machine learning. Es terreno abonado para una intensa innovación, y habrá que ver si los bancos saben mantener el ritmo. En cuanto a la captación de capital, eso es precisamente lo que hace Kickstarter. También vamos a ver mucha innovación por este lado.

    Puede llegar el día en que, cuando queramos comprar un piso, en lugar de ir a una sucursal bancaria, vayamos a la web de una empresa cuyos ordenadores tienen un profundo conocimiento de los mercados inmobiliario e hipotecario, una empresa capaz de ajustar al máximo el interés (más bajo cuanto menor es el riesgo) gracias a ese conocimiento.

  • #018
    Javier Palomares - 28 abril 2016 - 10:44

    Enrique, cuando escribes “en el país”, sobreentiendo que te refieres a China, ¿verdad? ¿O es a EEUU? Es que al principio hablas de EEUU, luego hablas de $ y acabas aclarando que es una empresa china, pero no queda claro esas cifras de negocio a qué país hacen referencia.
    Saludos.

  • #019
    María - 29 abril 2016 - 07:20

    A mi, lo que todavía me parece incomprensible es que en Europa, el medio de pago online y en tiendas físicas más popular siga siendo por medio de tarjetas como Visa y MasterCard, que pertenecen a empresas estadounidenses. O sea que si compro en España, un producto español distribuido por una empresa española, tengo que pagar a través de un tipo en los EEUU.
    Es obvio que en ese sentido, en este continente, estamos a la cola en innovación, y lo pagamos con cada adquisición que hacemos con nuestras tarjetas.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados