Otra medicina… ¿otros médicos?

Robotic surgeryUn artículo de MIT Tech Review titulado The artificially intelligent doctor will hear you now se atreve con el asunto del diagnóstico médico, un campo tradicionalmente considerado esencialmente basado en la sensibilidad y las percepciones humanas, y coincide con otra serie de análisis de tendencias en torno al papel de la robótica en la cirugía, que apuntan igualmente hacia una redefinición de la implicación humana en la práctica médica.

No, no hablamos de sustituir a los médicos por máquinas, pero sí, decididamente, de la necesidad de redefinir la medicina para incluir en ella todas las posibilidades que la tecnología ofrece y, seguramente, de incorporar también nuevas habilidades en el desarrollo de la profesión – o posiblemente, incluso, nuevas tipologías de profesionales de la medicina que no necesariamente llegan a mancharse de sangre o siquiera a tocar al paciente. Muchas de estas tecnologías son criticadas por su coste, por sus posibles fallos o por reducir la importancia del juicio crítico del facultativo, pero el sentido común y la naturaleza de la mayoría de las críticas parece indicar que nos las vamos a encontrar en nuestro camino de una manera u otra en algún momento.

Con más de diez mil patologías humanas reconocidas como tales, es preciso asumir que un médico humano únicamente va a tener acceso, por amplia y competente que sea su memoria, a un limitado subconjunto. Pasar de modelos de diagnóstico basados en la intuición y en la práctica a otros en los que la inteligencia artificial pasa a jugar un papel determinante no implica únicamente que ese tipo de inteligencia artificial esté disponible y adecuadamente entrenada, sino también porque los profesionales de la medicina pierdan el reparo a utilizarla o a dejarse asistir por ella. Como en tantas otras industrias, y la salud es una que nos interesa a absolutamente todos, las superación de las barreras culturales puede, en muchos casos, superar en importancia a las barreras tecnológicas.

En cirugía, la existencia de dispositivos robóticos para procedimientos quirúrgicos como la laparoscopia cuenta ya con bastantes años de experiencia. Hablamos de sistemas que permiten un acceso privilegiado y menos intrusivo a determinadas partes del cuerpo, que son operados a través de una pantalla por alguien cuyas habilidades pueden, seguramente, recordar más a las de un buen jugador de videojuegos que a las de un cirujano tradicional. Alguien que, además, no tiene ninguna necesidad de estar presente en la sala de operaciones, y puede, de hecho, estar a muchos kilómetros de distancia. El robot ofrece la posibilidad no solo de operar con una precisión muy superior a la de cualquier cirujano humano (no se cansa, no le tiembla el pulso, etc.), sino también, por ejemplo, de aplicar tratamientos como quimioterapia o radioterapia a una escala y con una proximidad antes completamente inimaginable. Si añadimos a esto la revolución que supone la monitorización, las apps, los tests genéticos o los nuevos dispositivos clínicos para analítica o toma de constantes que almacenan sus lecturas en registros electrónicos para su procesamiento, está claro que hablamos de todo un nuevo mundo que cambia la práctica de la medicina tal y como la conocemos, que convierte en esencial la adquisición de nuevas habilidades que ahora mismo no se están enseñando en las universidades, y que precisa de toda una nueva mentalidad en el facultativo… y posiblemente, en toda la sociedad.

Salvo excepciones de facultativos personalmente proactivos o de algunas especialidades en las que algunos movimientos colectivos parecen estar contribuyendo a la generalización del debate tecnológico, el colectivo médico no parece especialmente vinculado con un desarrollo tecnológico superior al de la media de la sociedad. ¿Requiere la adaptación de la medicina a los nuevos desarrollos tecnológicos la necesidad de contar con otro tipo de médicos? ¿Pueden los actuales facultativos encajar en su desarrollo profesional la incorporación de habilidades que no solo requieren aprendizaje, sino también un importante cambio de mentalidad? ¿Cómo encaja la sociedad una redefinición que afecta al coste de la asistencia médica, pero también a su replanteamiento radical, desde sistemas en los que el paciente entra en contacto únicamente cuando sufre o cree sufrir alguna dolencia, hasta otros con un componente mucho más centrado en lo preventivo? ¿Podemos, debemos o queremos como sociedad ralentizar esa transición?

 

This article is also available in English in my Medium page, “New Medicine… new medics?”

 

12 comentarios

  • #001
    menestro - 9 marzo 2016 - 15:03

    Enrique, creo que sabes que tienes mi simpatía y apoyo por el esfuerzo que haces en divulgar sobre algunos temas espinosos, e incluso por ese afán en buscar el acierto en un área especialmente difícil.

    Pero también sabes, que no puedo estar de acuerdo contigo en ciertos temas. Y con seguridad, entiendes mis motivos.

    Y uno de ellos es, que no estoy por desvalorizar la labor de los profesionales de la medicina, por ejemplo, ni de pasada, ni creo que poner en un pedestal un sistema experto o la IA sea una forma de atinar en su conocimiento, precisamente, porque conozco sus límites.

    Yo, no suelo leerme los comentarios antes de darle a enviar, por esa costumbre de hacerlos al vuelo y en la caja de texto ( por miopía y la dificultad para editar y leer lo escrito en el sistema de comentarios del blog), pero creo, que si tuviese que escribir un post, aún siendo “uno al día”, me leería un par de veces frases cómo la que entrecomillo. Porque tienen que ver con una clase de audacia, que no creo que realmente sea muy loable. (Ya conoces mi opinión, sobre que a veces es necesaria una reflexión prudente antes de criticar la labor de otros profesionales y su competencia. Sobre todo si la desconocemos y para hacer esa crítica fundada)

    “(…) es preciso asumir que un médico humano únicamente va a tener acceso, por amplia y competente que sea su memoria, a un limitado subconjunto"

    Y ya.

    Se llama a conocimiento, no memoria. Y es limitado para todos.

    Te puedo asegurar que sin entrar en filias o en fobias por la formación de nadie, la medicina hoy, la hacen algunos de los seres humanos “anónimos” más valiosos y competentes que tenemos. Y de una forma excelente e irrealizable por un sistema experto, precisamente, por esa condición de la inteligencia como una de las cualidades humanas más sensibles.

    Y creo, que no se puede decir que sea un descreído en tecnología, precisamente porque conozco los sistemas que se emplean en ese área, incluidos los de IA, como muchos profesionales, y porque para mí, la tecnología no es un artículo de fe.

    Muchas veces me reservo mi opinión para evitar polémicas o discusiones bizantinas, pero creo que es bueno tener cierto sentido crítico para poder discernir el trabajo que se realiza en temas de computación o tecnología. Por muy epatantes que resulten, algunas tecnologías no pasaran de ser un vídeo Beta, y otras sólo son productos de consumo. Y es bueno poder entender su empleo.

    Por ejemplo, si quiera evitar que tirases al bulto, podría hablarte de que los sistemas expertos que se emplean actualmente en medicina toman decisiones en temas realmente delicados. Cómo es el área de la UCI y son, los que precisamente deciden quién, y quién no, sigue conectado a una máquina de soporte vital. No son decisiones arbitrarias que toman los doctores, son sistemas expertos (no agentes autónomos de ML) los que deciden la desconexión de esos sistemas de soporte vital en los hospitales más avanzados. Pero son decisiones humanas las que determinan el valor de una vida.

    Imagínate que sorpresa. O que son sistemas de computadoras las que secuencian algunos de los virus más complejos y enfermedades aún desconocidas.

    Pero aún así, el cerebro humano es el sistema inteligente (en algunos casos) más flexible y capaz en el que se puede confiar, si se emplea de acuerdo al prospecto. No hay ninguno más polivalente, ni más sofisticado. (En algunos casos).

    Eso. :)

    Y sin entrar en harina, ni juzgar las capacidades en otras profesiones. Por lo menos hasta que puedas hablar de medicina, en igualdad de condiciones que un médico. Aunque sea Googleando, ejem.

    (Disculpa por la concisión, y espero que aún con mi disentimiento, todavía sigas respondiendo a los e-mail :-) )

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2233464/

    http://www.openclinical.org/aisp_apache.html

    • Enrique Dans - 9 marzo 2016 - 19:52

      Nunca me dedicaría a desvalorizar el trabajo de los profesionales de la medicina. Primero, porque no creo que tenga poco valor, sino todo lo contrario. Segundo, porque creo que el reto es complejo, pero puede llevarse a cabo. Y tercero, porque el día menos pensado estaré en manos de un profesional de la medicina y no me apetece nada que piense que “ese tipo que tiene entre manos es el que escribía tonterías sobre los médicos” :-) No, esto no va de desvalorizar a nadie. Va de retos de adopción en un entorno complejo, con muchos actores, y en los que es preciso muchísimo compromiso. De ahí el tono de la entrada: estas cosas vienen sí o sí, y al otro lado se encuentran médicos sin tiempo, sin ayuda y que si no adoptan este tipo de cosas, terminarán viéndose relegados. No tiene sentido no hablar de estas cosas: la tecnología es inexorable, la inteligencia artificial mejora a gran velocidad, la robótica exactamente lo mismo, y quedarte en el discurso de “los hombres serán mejores que las máquinas y lo seguirán siendo toda la vida de dios” no va a ningún sitio. La pelea sobre quién es mejor, de hecho, es absurda. Lo importante es mejorar el output con todos los medios que sea razonable utilizar, y si la máquina puede ayudar, que ayude. Hay que evitar actitudes maximalistas…

  • #003
    Gorki - 9 marzo 2016 - 20:41

    Si es comparable la diagnosis de riesgo de impago de créditos bancarios, a partir de historiales de crédito de los clientes y el de diagnosis de enfermedades a partir de historiales médicos de los pacientes, el nivel de aciertos de la máquina, es aun muchísimo mas bajo que el nivel de acierto de un buen profesional.

    En ese sentido, MENESTRO tiene toda la razón, por el momento, nadie sensato sustituirá el diagnostico de un profesional experto por el diagnostico ofrecido por la IA de una máquina.

    Sin embargo, (al menos en la banca), el profesional, a la hora de hacer su diagnóstico, no duda de añadiir a su experiencia, la “opinion” que la máquina tiene sobre la solvencia del cliente.

    Tardará posiblemente años mejorar los algoritmos de cálculo, pero es seguro, que mas pronto o más tarde, el acierto de la máquina será muy superior al de los humanos, pues solo consiste en procesar los suficientes datos, (muchos más que los que puede procesar un humano), y tomar la decisión de acuerdo con un algoritmo suficientemente pulido para que pondere cada dato de forma adecuada y eso con una buena base de datos y un sistemas de autoparendizaje se alcaza sin lugar a dudas.

    Precisamente hoy hacaido el último reducto de la “inteligencia” el juego del GO donde el campeon mundial ha sido derrotado por la máquina http://www.elmundo.es/tecnologia/2016/03/09/56dfd76046163fad2e8b4611.html

    Habrá que irse acostumbrando, aunque nos desagrade, que un día las máquinas serán más inteligentes que los hombres en cualquier orden de cosas, como ya nos hemos acostumbrado a que sean más rápidas o más fuertes.

    • Julio2 - 10 marzo 2016 - 07:01

      Ya se están usando sistemas de diagnóstico asistido por ordenador. La muerte de una persona por ébola en Estados Unidos se debió a un error de diagnóstico de este sistema. Pero no lo verás en la prensa.

      • Enrique Dans - 10 marzo 2016 - 10:16

        Sí es fácil verlo en la prensa. De hecho, está en todas partes en una búsqueda sencilla y a la primera. No entiendo esa tendencia a mostar “conspiraciones” e “intentos de ocultación” donde no los hay, la verdad. ¿Tienes idea de cuántos pacientes reciben diagnósticos erróneos o son enviados a casa cuando tenían alguna enfermedad tras ser examinados por médicos humanos? ¿Crees que los resultados serán mejor o peor que con una máquina? ¿Te das cuenta que estás haciendo lo mismo que los que se echan las manos a la cabeza con el golpecito ridículo del coche autónomo de Google el otro día, cuando en el mismo plazo que ha tardado ese coche en tener un accidente han muerto miles y miles de personas en las carreteras conduciendo el coche ellos mismos? Tu crítica, me temo, no tiene mucho sentido. Lo bueno de los errores en el caso de las máquinas es que el aprendizaje del sistema se produce inmediatamente. Ojalá pudiésemos decir eso de los errores en las personas…

  • #006
    Krigan - 10 marzo 2016 - 07:10

    Que los médicos acaben siendo sustituidos por máquinas es una posibilidad muy real.

    Tomemos como ejemplo las enfermedades infecciosas, que son un gran número de los casos. Una gota de sangre, una prueba de anticuerpos masiva (probando todos los anticuerpos conocidos) y ya tienes diagnóstico (y tratamiento) si es una enfermedad infecciosa. Tan solo necesitas pasar al paciente al médico si la prueba sale negativa.

    Esto es posible porque se pasa del diagnóstico por síntomas que el propio paciente relata (donde el médico sigue siendo probablemente mejor que la máquina) al diagnóstico mediante una prueba química. Lo mismo para las pruebas físicas, los ordenadores ya se están usando en la detección de tumores. Y una secuenciación del ADN (cada vez más barata) te descubriría todas las enfermedades genéticas.

    Fuera del ámbito de la Psiquiatría, ¿el diagnóstico mediante síntomas dichos por el paciente sigue siendo necesario?

    • jesus - 19 marzo 2016 - 23:52

      Mi estimado Krigan, Como médico de familia en ejercicio, escribiendo desde la trinchera (de guardia en un centro de salud, en un receso, pues somos 2 compañeros), debo aclararte que una de las cosas más difíciles en medicina es entender qué le pasa a un paciente.
      En algunas ocasiones tiene ya experiencia de sus dolencias, o si tiene cierta cultura, puede describir su dolencia. Pero lo más común es que sea difícil trasladar a lenguaje médico inteligible lo que le pasa, lo que nos expresa, que casi siempre son impresiones muy subjetivas.
      Eso también nos ocurre mucho con los informáticos. Los programas médicos, sobre todo en la sanidad pública, son poco útiles para nosotros, no encontramos lo que queremos, y los informáticos no se enteran de nuestras necesidades, de manera que son hojas de texto para escribir y recetar.
      Sabiendo unir esos campos (médico e informático), y previa traducción del paciente al lenguaje médico inteligible para un ordenador, el diagnóstico asistido por ordenador creo que será muy útil, en principio en campos muy específicos, pero en un futuro de manera más amplia.
      Como muy bien dice Enrique Dans, son muchas miles las patologías, y la experiencia de cada médico no es tan amplia. Yo tengo esperanza en ese futuro de colaboración medicina-informática

  • #008
    Salvador Casado - 10 marzo 2016 - 14:03

    Me parece que el análisis es interesante sobre todo por las preguntas que quedan abiertas. Añadiría unas pinceladas desde la visión de un médico de trinchera con perfil friki.

    1. La medicina se está complejizando sobremanera. Citaré el incremento exponencial de conocimiento, la difícil gestión del mismo, el discernmiento de lo que es evidencia científica de calidad y lo que no, los avacences tecnológicos y de procesos, el aumento de tamaño y superespecialización de los sistemas sanitarios, etc…

    2. Los pacientes también lo están haciendo. Más edad, más patologías, más tratamientos…

    3. Los médicos son profesionales ultracualificados con curriculum larguísimos. Eso les resta capacidad de adaptación y flexibilidad. La incorporación de novedades tecnológicas no se hace a la velocidad de los early adopters sino de los de la otra parte de la curva de Gauss.

    4. La población está acostumbrada a un determinado nivel de relación con el sistema sanitario. En nuestro medio al ser “gratuito” se tiende al exceso. Los niños de 14 años pasan del pediatra al médico de familia con enormes historiales de “anciano” que documentan decenas de visitas al sistema.

    No es fácil preveer. Avanzo que los sistemas de IA ofrecerán asistencia tanto a profesionales (control de interacciónes, diagnóstico diferencial…) como a pacientes y cuidadores. Los habrá VIP (con telemetría y muchos sensores)y otros low cost con una APP móvil y poco más. “Todo va a cambiar”, eso ya lo llevamos viendo tiempo. Esperemos que podamos aportar algo de inteligencia “no artificial” al proceso para facilitar la adaptación.

    • Enrique Dans - 10 marzo 2016 - 14:04

      Cómo me gusta verle por aquí, Dr. Casado!! :-)

  • #010
    Salvador Mariné - 11 marzo 2016 - 19:01

    Los tiempos cambian y cada vez a mayor velocidad. Hoy en día cosas impensables hace pocos años son realidad y debemos acostumbrarnos a ello y saber aprovecharlas.

    No creo que se trate de sustituir a los magníficos profesionales de la medicina, al igual que ocurre en cualquier otra rama científica que no hace falta nombrar, porque todos somos conscientes de la asistencia que nos proporcionan los ordenadores y su tratamiento de datos.

    No desperdiciemos el “big data”. La gran cantidad de datos digitalizada médica que tenemos a nuestra disposición y la velocidad de análisis informática de los mismos. El futuro de la salud pasa por ser innovadores y aunar los conocimientos médicos de los profesionales y la utilización de las herramientas de exploración masiva de datos. Es muy posible, como ocurre en muchos otros campos, que en poco tiempo el sistema de diagnóstico actual nos parezca de una época muy lejana.

  • #011
    miriam frias - 20 marzo 2016 - 19:52

    Importante articulo en el siglo XXI COMO PARA REFLEXIONAR LOS EGRESADOS UNIVERSITARIOS
    DE LAS FACULTADES DE MEDICINA DEL MUNDO EN LA DIFERENTES ESPECIALIDADES academicas cientificas o de investigacion
    ( ESCRIBO ALGO CORTO ME encuentro en postoperatorio traumatologico de miembro superior derecho) se ha perdido un poco la sensibilidad humana. donde el robot solucionara
    la problematica que presente el enfermo por supuesto no son todos los medicos .ungran analisis
    del Dr Enrique Dans

  • #012
    carmen - 21 marzo 2016 - 16:22

    Desde mi punto de vista es completamente necesario que la medicina y la cirugía se adapten a los nuevos desarrollos, que de hecho no hacen mas que suponer avances continuos. Lo mismo que hemos llegado donde estamos hoy en día, en otros 50 años por ejemplo podemos avanzar mucho más. Creo que el reto no está solo en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, si no en la prevención. Una adecuada prevención, no solo puede suponer ausencia de enfermedad si no que a largo plazo supone menos costes, una mayor calidad y esperanza de vida. Actualmente la biotecnología avanza dando pasos importantes que no debemos perder de vista.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados