En la junta de accionistas de El Español

El Español (Foto: EDans - haz clic para verla en resolución original)

Esta mañana a las 10:00 estaba convocada en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid la primera junta general de accionistas de El Español, a la que asistí en mi calidad de miembro del consejo de administración. Un acto fundamental en una sociedad que inicia su andadura, y que proyectó una imagen ambiciosa, de gran proyecto, de periódico nacido ya en plena era digital y que está dispuesto a convertirse en uno de los grandes medios de referencia.

El evento, de casi cinco horas de duración (lo puedes ver en YouTube) y con el salón prácticamente lleno, sirvió no solo para aprobar los primeros acuerdos societarios y permitir que algunos accionistas utilizasen el preceptivo turno de ruegos y preguntas, sino también para presentar el proyecto y su filosofía, a las personas que lo integran, o el logotipo y la cabecera. Un proyecto que, en realidad, lleva ya algún tiempo presentando sus credenciales a través de las noticias que se publican en su blog, y que se definió desde su primer momento como “universal, independiente, combativo, plural, innovador, ecuánime, inteligente, tuitero y tuyo”. Un proyecto donde lo importante son las personas que lo integran, dada la posibilidad que el momento le ha otorgado de poder hacer auténtico cherry-picking, muy cuidadosas elecciones, de las personas con las que se deseaba contar. Pocas veces habrás visto en la presentación de un proyecto como este desfilar por el escenario al equipo completo no solo de la redacción (desde directores hasta la becaria), sino también de áreas como comercial, diseño y usabilidad, o tecnología. Y sobre todo, presentaciones hechas de una manera que no resulta en absoluto impostada o populista, sino que refleja claramente lo que se vive en el día de una redacción por la que me paso a menudo, y en la que realmente se respira auténtico ambientazo y dinamismo de startup

No quiero escribir una crónica del evento, para eso había muchos y muy buenos periodistas en la sala. Pero no quería dejar de compartir con vosotros, que me leéis todos los días, mis sensaciones de todo esto: me lo estoy pasando francamente bien. Por la oportunidad de contribuir a un proyecto ambicioso como este desde prácticamente el primer día, y teniendo la posibilidad de aportar y sugerir ideas desde una posición completamente independiente. Del mismo modo que Pedro J. puede decir – y me consta que es así – que “se debe únicamente a los accionistas de El Español y a nadie más”, o que “para El Español no hay instituciones intocables, ni empresas intocables, ni personas intocables, sino que lo único intocable son los derechos de los ciudadanos”, yo puedo decir que en mi participación en este proyecto me siento completamente libre para aportar lo que me parece que puede ser interesante, sintiéndome razonablemente apreciado y sin estar sujeto a condicionantes de ningún tipo.

En la foto con la que ilustro la entrada entenderás muchas de las cosas buenas de El Español: verás que aparecen dispositivos de todas las formas, tamaños y marcas, con versiones del logotipo en una amplia variedad de colores. Algo que me parece un buen símil no solo para el carácter intensamente tecnológico del proyecto, sino también para la clarísima pluralidad de las personas que lo componen. Sí, El Español es el proyecto lanzado por Pedro J. Ramírez cuando fue expulsado del diario que había fundado y dirigido durante veinticinco años, pero no puede entenderse sin los aportes de todas las personas que trabajan en él. No, no estamos todos de acuerdo en todo, no tenemos todos las mismas ideas, no formamos parte de una secta ni de un culto a la personalidad de nadie. Es una redacción y un equipo intensamente plural, con personas de todo tipo, y en un entorno abierto que no expulsa, margina ni disciplina al que piensa diferente. Y por supuesto, aquí la gente es digital porque es digital, porque entienden que en pleno siglo XXI no se puede ser de otra manera, no porque les hayan puesto un dispositivo en las manos y les hayan dado un cursillo. Lo que más saco del tiempo que paso en la redacción es lo que ya he destacado: el auténtico ambiente de startup y las ganas de hacer cosas, de escuchar ideas y de ponerlas en práctica. Un gustazo, de verdad. Y a partir de este otoño, lo será mucho más.

Ah, y si quieres saber por qué el logotipo es un león, aquí tienes el vídeo que lo explica:

 

 

This article is also available in English in my Medium page, “El Español, the new face of Spanish journalism

10 comentarios

  • #001
    Alejandro - 27 junio 2015 - 23:25

    Mucha suerte en esta nueva andadura. Necesitamos este tipo de proyectos ahora más que nunca, ya que el panorama de los medios “tradicionales” no parece que vaya a cambiar a corto plazo.

    Un saludo y enhorabuena.

  • #002
    xaquin - 28 junio 2015 - 01:34

    Curioso, pero hai más historia en un simple video logotìpico que en algún libro de texto como el que sufrí durante el bachillerato…

  • #003
    Juanma Villanueva - 28 junio 2015 - 02:20

    para ser del S. XXI y con halo digital, la verdad es que la presentación del león es apolillada y decimonónica. Un branding muy ochentero. Aplauso!

  • #004
    Luis Kowalski - 28 junio 2015 - 07:18

    Mis mejorea deseos a todos ustedes en esta emprendeduria! Solo espero que logreis arrojar luz sobre los españoles y guiarnos lejos de las garras populistas y destructoras que nos acechan… Salud y éxitos!

  • #005
    Observador - 28 junio 2015 - 14:03

    Ahora, de repente, y por arte de magia internetera, los periodistas son buenos.

    Ha faltado Bezos dando un discurso asegurando algo así como que Amazon ha mejorado el periodismo desde que compró The Washington Post.

    Eso sí hubiera sido espectacular.

  • #006
    Alfonso - 28 junio 2015 - 15:05

    Mucha suerte en esta aventura! Necesitamos un poco de aire fresco en la prensa española. Cualquier apuesta sin hipotecas previas es bienvenida!
    Pero tendreis que demostrarnos que no es solamente un proyecto para la mayor gloria de PedroJ… Que tiene ya tantas cicatrices….
    ¿Por ciero, le habéis preguntado porqué lo del Arponero Ingenuo?, arponero vale, pero ¿ingenuo?…. ¿A alguien le viene a la cabeza la palabra ingenuo al pensar en PedroJ….?
    Es sólo una broma, mucha suerte!

  • #007
    Javier - 28 junio 2015 - 15:44

    Me alegro Enrique de que hayas dado este paso, El Español tiene buena pinta y ya solo el nombre de la empresa matriz, NOHACEFALTAPAPEL S.L. indica a las claras que se asume firmemente que el motor de explosión ha triunfado y que hay que abandonar el carruaje de ruedas. Muchos ánimos

  • #008
    Garepubaro - 28 junio 2015 - 17:55

    Estamos en el 2015, por mucho que lo llamen de mil maneras como “vivir en burbuja continua, vivir en …” sabemos que en realidad hoy que el mundo esta claramente estancado con esta “herramienta internet” que no deja ir para atras ni sirve para ir adelante. Aparecen todos estos señores que se sabe que a estas alturas ya no pretenden ganar dinero con periodicos digitales, sino un grupo de personas ya mayores con su carrera hecha y de distinta procedencia construyendo su eliseo del proselitismo … es preocupante esta nueva fase

  • #009
    Pridae - 28 junio 2015 - 23:26

    Enhorabuena por la iniciativa de El Español, os deseo mucho exito en este gran Proyecto digital !!

  • #010
    Pedro Torres Asdrubal - 29 junio 2015 - 13:57

    ¿El Español es un cambio de rumbo respecto a El Mundo? ¿O va a seguir en la misma trayectoria de medio mamporrero al servicio de la política?

    Ni olvido ni perdono que Pedro J. fue quien escupió mierda sobre el 11M durante una década, insistiendo en buscar a ETA.

    ¿Ha perdido perdón Pedro J.? ¿Periodismo de investigación o periodismo político?

    Animo Enrique, se puede y se tiene que cambiar, pero que Pedro J. no venda la moto, que es otro animal político y dudo mucho que vaya a ser periodismo de calidad, pero eso depende de lo que hagáis en El Español: confirmar la trayectoria o cambiar de rumbo.

    Ojalá sea lo segundo, pero una cosa es hablar del camino y otra andarlo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados