Monopolios frente a competencia

Google FiberUn interesante artículo de James Surowiecki para MIT Technology Review, titulado The wait-for-Google-to-do-it strategy detalla la evidente supremacía de la competencia entre empresas privadas frente a las supuestamente ambiciosas iniciativas y planes gubernamentales, utilizando el caso de Google Fiber, que consiguió dinamizar el mercado de la banda ancha en los tres territorios en los que se desplegó en mucha mayor medida que el National Broadband Plan promovido por la FCC.

Antes de febrero de 2010, momento en el que Google pidió a las ciudades que aplicasen a un concurso de méritos para convertirse en áreas experimentales de despliegue del proyecto Google Fiber, los Estados Unidos no solo estaban cayendo en términos de número de hogares con acceso a banda ancha frente a países como Japón, Suecia o Corea del Sur, sino que la situación, protagonizada por compañías de telecomunicaciones y cable que disfrutaban de monopolios o, como mucho, cómodos duopolios en las áreas en las que operaban, tenía escasas posibilidades de cambiar.

Tras cinco años desde el inicio del despliegue del servicio, la oferta de Google Fiber está ya disponible en tres áreas, ha confirmado ya planes de desarrollo en cinco más, y está anunciando cinco posibles áreas potenciales más. Y las empresas de telecomunicaciones y cable, viendo cómo Google va tomando posiciones en las que posiblemente puedan ser las zonas más interesantes en términos de demanda, se han visto forzadas a promover ofertas con precios más competitivos, a riesgo de verse abocadas a luchar únicamente por zonas de rentabilidad más incierta.

Es, básicamente, el mismo efecto de forzar la competencia desde la iniciativa privada que el creador del teléfono móvil, Martin Cooper, detalla en este vídeo:

 

La competencia carecía de incentivos mediante la acción gubernamental, así que desde Motorola se lanzaron a desarrollar un primer (rudimentario y no fiable) teléfono celular, y forzaron a los competidores y al propio gobierno a convertir el escenario de la telefonía móvil en una realidad. Me pareció que el vídeo venía muy al caso para ilustrar precisamente eso, pero las ideas que Cooper comparte sobre el futuro, tales como el servidor personal que conecta los diversos dispositivos que llevamos encima, o la inteligencia artificial que gestiona las diferentes apps son también muy interesantes.

A otra escala, lo mismo que tuvo lugar en el entorno del correo electrónico cuando, el 1 de abril de 2004, Google lanzó Gmail con un gigabyte de almacenamiento: antes de Gmail, las ofertas gratuitas de empresas como Microsoft o Yahoo! llegaban únicamente hasta los veinte megas, estaban infestadas de spam y publicidad de todo tipo, y no tenían prácticamente ningún incentivo para competir.

Posiblemente, Project Fi esté destinado a provocar un efecto similar: entrar en un mercado para cambiarlo desde dentro.

 

 

Recientemente, utilicé como ejercicio con mis alumnos del International MBA en IE Business School una situación simulada en la que tenían que aconsejar a Telefonica cómo reaccionar ante un hipotético lanzamiento de Google Fi en nuestro país. Una situación sin duda interesante: en España, la situación competitiva parece ser perfecta para desincentivar la competencia, y la introducción de nuevos competidores – más aún, si se trata de competidores “atípicos” – podría ser un factor interesante para dar lugar a entornos que redunden en una mejor oferta al usuario.

Por otro lado, una situación de este tipo no deja de tener sus incertidumbres: ¿qué ocurre cuando se agotan las áreas “interesantes” y solo quedan las que lo son menos? ¿Quién da acceso a esas áreas comprometiendo la carga de una universalidad necesaria pero obviamente onerosa? ¿Cuál debe ser el papel del Estado en ese tipo de situaciones en las que promover un sano entorno competitivo se convierte en un factor fundamental y prioritario para el desarrollo de un país?

 

This article is also available in English in my Medium page, “Monopolies and competition

11 comentarios

  • #001
    Daniel Terán - 28 junio 2015 - 15:07

    Por aquí las cosas en el mercado Telco van a peor. Qué te parece la compra de Jazztel por parte de Orange?

  • #002
    apeo - 28 junio 2015 - 19:01

    Mientras en EU multamos a Google por frenar la competencia. Google Fiber nunca cruzará el charco.

  • #003
    fernando - 28 junio 2015 - 20:49

    Sin duda un muy interesante acercamiento a lo que debe ser la politica expansiva y de interaccion del sector empresarial,hago hincapie en que a los mono o duopolios,autoctonos no ocupan otro aspecto que no sea el de no prosperancia,siempre que no abran sus pasos a la itinerancia ambiental,de entorno,de efecto extrarradial,viendo reflejado muchas veces en este sentido a un perimetro abusivo de unicapa,de ahi que siempre una idea,empresa o gran imperio que desde el propio medio incentive la competencia sera bienvenida por el usuario,gran beneficiado del marco de la pobredumbre atesorada en forma de competititividad reflejada casi siempre en mejores servicios a un mejor precio,aqui en españa practicamente hay tres telecos ninguna bajare del carro de su libre entendimiento ,con la consecuente axfixia del consumidor.no señor la competencia no es mala y debe ser ponderada y cada sector implementarla con nuevos servicios.

  • #004
    Nacho Castejón - 28 junio 2015 - 22:39

    La iniciativa gubernamental debe llegar donde no llega la privada. Ahora mismo escribo desde una conexión simétrica de 100Mb, en un pueblo con poco más de 400 habitantes censados. Posible gracias a la red pública Asturcón, que tiene como objetivo llevar fibra a poblaciones asturianas en que las empresas privadas no lo harían. Los servicios que se ofrecen sobre esa fibra si que los prestan empresas privadas, compitiendo entre ellas.
    Lo veo mucho más lógico que tener las calles abiertas sucesivamente por Telecable, Movistar, Vodafone….para instalar cada una su fibra.

  • #005
    María Naranjo - 28 junio 2015 - 23:03

    El punto más apasionante de este artículo es la presentación de dos modelos radicalmente distintos de entornos regulatorio se: el de Estados Unidos y el de Europa. Mientras que en el primero se permiten, e incluso se incentivan, este tipo de operadores “Mavericks”, que revolucionan la competencia y buscan otras maneras de actuar en y por el mercado, en Europa, y muy particularmente en España, se les persigue hasta expulsarlos del mercado. Sin duda la política del café para todos puede tener unarazón de ser, pero favorece muy poco la innovación…

  • #006
    Krigan - 28 junio 2015 - 23:13

    Entretanto, en estos lares ya solo quedan 3 competidores en el mercado. Como era de esperar, las autoridades no han impedido la compra de Ono y Jazztel, y las subidas de precio ya han empezado.

    ¿Que cómo reaccionaría Telefónica si Google Fi tratase de entrar? Pues usando sus influencias políticas para impedirlo, a ver si se creen ustedes que Telefónica le paga el sueldazo a Rato y Urdangarin por su cara bonita. Favor con favor se paga.

    Por Dios, si para quitar el monopolio de Telefónica nos tuvo que obligar la UE, y les costó 13 años.

  • #007
    HAST - 28 junio 2015 - 23:33

    Creo que un ejercicio mucho más interesante, para evitar el manido caso del reparto de las telecomunicaciones en España (oligopolio + manos negras), podría estar basado en un escenario de mayor impacto, como la irrupción de una nueva forma de generación de energía eléctrica limpia, de forma que aparezca una suerte de monopolio tecnológico, no replicable inicialmente.

    Imaginemos por ejemplo, que en EEUU desarrollan un nuevo compuesto de laboratorio, indispensable para el proceso, y ampliamente patentado y secreto, gracias a sus leyes, CocaCola Style.

    Y la amenaza que supondría su llegada a cualquier mercado maduro, tanto de España como de cualquier pais del mundo.

    • Peter Sword - 29 junio 2015 - 13:39

      Es interesante lo que comentas, pero, me temo, se crearán leyes rápidas y falsamente reguladoras que pondrán trabas a posibles núcleos de negocio que sean un peligro potencial para los altos poderes económicos del país.

      Lo digo, más que nada, porque ya está pasando.

      Tendría que ser algo realmente potente que estuviera lejos de las manos de siempre. Algo así como fue internet en su momento.

  • #009
    jico - 29 junio 2015 - 12:29

    Yo siempre pensaría estas iniciativas desde el ámbito local, mucho más moldeable que un gran territorio. Creo que toda zona nueva de una ciudad debería contar con una red neutra y de máxima capacidad para el uso de por parte de los operadoras. Es una aliciente al asentamiento de nuevos negocios en la zona.

  • #010
    Miguel A. Tovar - 29 junio 2015 - 12:43

    Magnífico el vídeo de Martin Cooper. Me encanta cuando se emociona pensando que las apps quedarán obsoletas y que una inteligencia artificial encontrará la solución que necesitemos en cada momento…

  • #011
    Pedro Trillo - 1 julio 2015 - 12:05

    Totalmente acertado este caso de negocio, felicidades a ti Enrique y a tus alumnos por un profesor que les permita pensar. Bajo mi humilde punto de vista tenemos 3 escenarios que pueden suceder, faseados y cronológicos.

    El escenario 2015, parte de un MWC donde aparecen voces de Internet gratuito, aparte de nuevos actores como Google y Facebook en un terreno que a priori no es el suyo, se basan en proyectos Beta como Google fiber, Internet.org ,Google FI, Project Loon, Ciudades Wifi,las redes mesh de la generación Z,startups que ofrecen Wifi, Space X pidiendo licencia a la FCC o One Web construyendo microsatélites de internet con Airbus. A los grandes, aparte de querer construir un mundo mejor, les interesa conectar a los 2/3 de población aún desconectada, generando tráfico en sus servicios globales, de modo que invierten billones como pagan los cafés con 5 euros. Para ellos la conexión a internet lo ven como un problema global que tienen que solucionar a corto plazo, no como el negocio del siglo en la conexión en sí, si no en los servicios que ellos ofrecen detrás y en la monetización de contenidos, que podrían generar el suficiente ROI como para ofrecer un Internet muy barato o casi gratuito. En este entorno que enseña los colmillos, aparece un botón de llamadas VoIP en Whatsapp, éste simple botón rompe el negocio de voz de cualquier Telco, tampoco es novedad el mismo botón de Skype lleva 10 años,era de prever.
    Mientras suceden estos acontecimientos, las Telcos locales y globales continúan con un movimiento anacrónico, se innovó cuando se fusionaron todos los servicios en uno y ahora las apuestas de unos van por ofrecer en hogares una cantidad enorme de megas (que jamás vas a utilizar o que en su caso los que te sobrasen al mes los pudieras canjear por contenidos de pago, o quizá puedas montar una empresa con 40 servidores en tu casa) además te unen una oferta de TV por cable con tropecientos canales ( un modelo TDT con VoD más o menos evolucionado, pero que sigue siendo rentable por ahora, la apuesta no va por tener 300 canales y megas si no por tener UN canal personalizado sin importarte los megas, lo que quieres es un precio competitivo como los 20 $ de FI) y con Netflix a 8 euros a la vuelta de la esquina, así como productos domóticos rescatados a modo de pseudo IoT, sin embargo otros están sacando productos de TV personalizada gratuita con Youtube incluido y que apuestan por el machine learning unido al big data,te ofrecen Wifi gratuito limitado, te dan almacenamiento gratuito y te ofrecen un wallet para pagar en comercios españoles (con base líder en medios de pago en el continente Africano), más aproximado a los tiempos que vivimos no que vienen.

    Sin entrar entre los diferentes modelos de regularización entre USA y EU, el segundo escenario 2017-18, podría evolucionar con la proliferación de servicios gratuitos (como anzuelo) así como partnerships evolucionados entre Telcos y OTTs, unido a un crecimiento alto del Wifi en ciudades (muy útil para IoT) y dentro de un entorno de regulación turbulento, sería un paso híbrido donde las Telco de siempre pueden comprar empresas tipo FON, mientras Google tiene todas las ciudades de la costa Oeste con Wifi, sobre Fiber no deja de ser una entretenida para despistar la atención en otros proyectos más grandes sin marca Google pero con su financiación , no creo que pase de USA.

    El escenario 2020, ya estará implantado internet por satélite y el Wifi tendrá un nivel de penetración muy elevado, aquí entrarían las fusiones y opas, podría suceder que SpaceX y OneWeb se unieran. O más allá que técnicamente los microsatélites se integrarán con los globos y drones de Google y Facebook (éste sí que sería un gran monopolio). Las telco podrían llegar a un escenario de fusiones entre ejes globales, USA con Asia, África e India y EU con Sudamérica, . Y fusiones con los nuevos actores. El MVNO no es una novedad, que conmutes entre diferentes tecnologías de red de acceso y operadores sí que cambia el mercado, es una especie de roaming local y global a la vez por 16 €.Donde el valor del telco pierde peso, tú lo que quieres es conectividad quien te la de detrás del front end de Google no te interesa, siempre que pages 20 $.

    En la primera vertiente de fusión, llegas a acuerdos entre telcos (que ya se hacen), para hacer frente a la nueva internet y los nuevos competidores, intentando sacar productos y servicios innovadores que se puedan aproximar a los nuevos (tarea díficil), el segundo modelo te alías con tu enemigo y si haces bien los números quizá no sale tan mal el tema, es decir, el MVNO es una parte más del negocio Telco, es una manera de monetizar más tu infraestructura, pierdes margen de ingreso pero diversificas mercado y revenue, Carrefour o Pepephone también son fuentes de ingreso, pero Google invierte en este caso en la infraestructura (reduciendo la inversión propia del Telco) y ofreciendo un tráfico mundial (son los mejores creando servicios globales y únicos, no nos vamos a engañar), a un buen porcentaje por Giga y con el pellizco del clearing cruzado internacional, quizá sea un buen negocio, aunque el valor que aportes sea sólo la infraestructura que tengas (que no es poco).

    Como riesgos a tener en cuenta, es que se avecinan disrupciones de peso en el sector de los bancos, si tu deuda como empresa la está gestionando un banco en zona de riesgo, tal y como nos están alertando, puede pasar factura a la hora de financiarte en inversiones futuras. Y la segunda pregunta es ¿qué deuda tienen Apple, Facebook, Google y Amazon? y a ¿quién se la deben?

    Y por último me quedo con dos gestos en España una semana después de las elecciones municipales y autonómicas, el primero el de Jeff Bezos anunciando la construcción de un megadatacenter aquí en España y como la referencia en Europa y el segundo la visita de Eric Smith inaugurando un campus y entusiasmado con el tremendo potencial que ve en este país. No nos van a quitar el paro y apenas pagan impuestos, pero si empezaran a inyectar billones de capital inversión, nos vendrían bastante bien.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados