¿Dónde quedan las operadoras cuando los datos pasan a venir desde el cielo?

SatelliteEl reciente anuncio de ese visionario con ya probada habilidad para llevar a la realidad sus proyectos llamado Elon Musk de poner en marcha una compañía para crear una constelación de satélites que proporcionen acceso a internet de banda ancha debería estar provocando dolores de cabeza a todo aquel que trabaje o invierta en compañías de telecomunicaciones convencionales: una flota de setecientos satélites interconectados, cada uno con un peso similar al de una motocicleta, que permitirían ofrecer acceso a la red con velocidades y precios perfectamente competitivos. Básicamente, una internet para todos, que viene del cielo.

La progresiva disminución de los componentes y del coste asociado con el lanzamiento de satélites permite que Elon Musk, cuyo proyecto SpaceX se centra entre otras cosas en el transporte espacial y el lanzamiento de satélites, no sea el único planteándose este tipo de proyectos: un ex-Googler, Greg Wyler, con solvente experiencia en el tema, ya había planteado anteriormente una idea similar, OneWeb, que había logrado obtener financiación de empresas como Qualcomm y Virgin. En su momento, Wyler dejó Google aparentemente para trabajar con Musk en su proyecto SpaceX, pero se independizó posteriormente para crear su propia compañía.

La existencia de competencia es uno de los factores más interesantes a la hora de anticipar el desarrollo de una industria. Pero el dinero, indudablemente, también lo es: Elon Musk no ha hecho más que anunciar su proyecto, aún sin nombre, y ya se ha encontrado con un inmediato interés de Google por invertir dinero en él. Las intenciones de Google son claras: se sigue considerando una compañía que se beneficia de cualquier “marea que eleve todos los barcos”… cuanto más acceso a  internet haya y para más personas, mejor. Sean globos de helio, drones o satélites, a la compañía le da igual: cuanto más acceso a internet disponible para más usuarios, mejor.

Todo indica que el desarrollo de redes de satélites proporcionando acceso a datos es una cuestión de muy pocos años: quienes puedan permitírselo, en función de unas economías claramente tendentes a un rápido descenso del precio, verán sus datos bajando desde el cielo a velocidades homologables con la banda ancha. Quienes no puedan, accederán a una versión unidireccional de internet, a recursos de tipo educacional o informativo situados en repositorios e igualmente distribuidos mediante satélites, con proyectos como Outernet, que ha completado sus objetivos de financiación en Indiegogo por un amplio margen.

¿Qué lleva a que proyectos ya existentes, como Iridium o Globalstar, se limiten a comunicaciones de voz o a datos a baja velocidad, pero pasemos a hablar con toda naturalidad de nuevos proyectos con idea de proporcionar datos con velocidades homologables a la banda ancha? La diferencia está en la arquitectura. Mientras en el caso de Iridium o Globalstar hablamos de flotas de sesenta y seis o treinta y dos satélites respectivamente, diseñados para transmitir a pequeñas antenas en mochilas y equipos móviles de diversos tipos, en el de proyectos como el de Musk o OneWeb hablamos de una red de dispositivos orbitales más de diez veces mayor, suplementados por antenas geoestacionarias de alta potencia: muchas más células, más satélites con los que conectar y que intercambian datos entre sí, y equipos obviamente más actualizados.

Los satélites no son sencillos: una vez lanzados, lanzados están. El mantenimiento es prácticamente imposible, más allá de lanzarlos contra la atmósfera para que se destruyan y sustituirlos. Con respecto a eso, proyectos que utilizan drones no tripulados o globos de helio ofrecen muchas ventajas, porque pueden ser descendidos de manera controlada para su mantenimiento periódico o actualización. Pero de una manera o de otra, todo indica que, en un plazo de tiempo no muy largo, una gran cantidad de usuarios recibirán sus datos no a través de las infraestructuras terrestres tradicionales de las empresas de telecomunicaciones, sino directamente desde el cielo.

Una revolución que, en gran medida, las empresas de telecomunicaciones tradicionales parecen estar perdiéndose. En un entorno en el que las comunicaciones de voz poseen cada vez una importancia más relativa y en el que todo parece centrarse en los datos, entrantes relativamente nuevos están posicionándose para ofrecer esos datos en condiciones interesantes y al margen de las infraestructuras de las empresas de telecomunicaciones convencionales, a través de sistemas que no hace muchos años habríamos considerado casi como de ciencia-ficción. Frente a esas operadoras empeñadas en vulnerar la neutralidad de la red y en chantajear a las empresas pidiendo dinero a cambio de no degradar la comunicación de sus datos, podríamos estar hablando, sencillamente, de un proceso de sustitución: crear las operadoras del futuro, basadas en tecnologías que orbitan sobre nuestras cabezas, y sujetas a una regulación mucho más difícil de ejercer por muchas de las autoridades conocidas. Decididamente, nos queda mucho por ver…

 

This article is also available in English in my Medium page, “What happens to telecom companies when we get our data from the sky?”

24 comentarios

  • #001
    ana - 20 enero 2015 - 16:34

    Las operadoras como telefónica llegan hasta donde llega la visión de sus dirigentes. En el caso de Telefónica… a la altura del barro. Dirigido por un tal Cesar Alierta que se mueve como pez en el agua con Socialistas y Peperos. Que se libró de ir a la carcel por el caso Altadis gracias a que los delitos habían prescrito. Que le da puestos de trabajo a politicos y duques empalmados.

    Que se cargó Terra para quedarse con los millones de su tesorería. Ahora el resultado es que los 600 millones de usuarios de habla hispana solo usamos Google. En China ha triunfado Baidu, en Rusia Yandex y en Japón Yahoo. Ahora Alierta se lamenta de que Google gana mucho dinero y que le gustaría que le pague POR USAR SU RED. Cuando fue él quien desmanteló la máquina de hacer dinero que era Terra, por avaricia y no tener visión de futuro.

    Es un modelo de negocio obsoleto, gobernado por gente mediocre. No me extraña que Google y Elon Musk arrasen en el futuro, es que invierten en el futuro. Aquí en España nos iría mucho mejor si nos gobernasen monos con pandeta.

  • #002
    Antonio Castro - 20 enero 2015 - 16:47

    El dolor de cabeza lo van a tener algunos lobbies que no van a poder sabotear el progreso tan fácilmente como hasta ahora. Ahora en España bastaba compartir el botín derivado de provocar el retraso de lo inevitable, el progreso tecnológico.

    Hay países donde la tecnología está penalizada y España es uno de ellos. De la pequeña renta que de ello han sacado unos pocos, se ha derivado un retraso y una pérdida de oportunidades brutal para todo nuestro país.

    Estamos en un país de atontados donde la gente sigue votando PP, PSOE y CiU alegando que en todos los partidos hay corruptos como si ese fuera el problema.

    El problema es que en el PP, PSOE y CiU no solo hay corruptos. Hay mucho más que eso porque no es un tema de individuos corruptos sino de todo un sistema corrupto que jamás podrá luchar contra su putrefacta esencia.

    La gente que vota a este tipo de partidos, o son parte de la pomada, o no tienen ni idea de lo que están votando. Son partidos que los jueces están diciendo que están organizados para delinquir al más puro estilo mafioso. Con eso está dicho todo.

    En este estado de cosas, que una compañía de comunicaciones, aunque sea norteamericana, sea capaz de colocar una flota de microsatélites para dar cobertura de comunicaciones, es una buena noticia.

    Cada vez el campo de las comunicaciones se hace más grande, y el número de obstáculos que los gilipuertas incapaces de evolucionar con los nuevos tiempos necesitan poner a ese campo, también.

  • #003
    Daniel Terán - 20 enero 2015 - 17:16

    En serio se pueden obtener velocidades homologables a la banda ancha? Con todo el mundo luchando por el espectro a la vez? Con terminales que requieren mucha mayor potencia de transmisión (es decir, batería)? No sé, pregunto.

  • #004
    makertan - 20 enero 2015 - 17:26

    Genial articulo como casi siempre Enrique,
    Respecto al artículo: Es la misma pregunta que ocurrió con la llegada de la mensajería voip. El mercado de los sms pasó de ser del 40% del total de las compañías a un 5-10%. ¿Dónde quedan las operadoras? No es casualidad el enfoque del engagment con el usuario, el aumento de la oferta (Nuvico y demás), los desarrollos de las apps (vodafone es un ejemplo muy claro en ese sentido) o los famosos wallet (una guerra entre operadoras, bancos y los gigantes del software y hardware). La voz dejará de ser su modelo de negocio, pero la diversificación por la que están apostando y los datos que han ido recabando a lo largo de todos estos años les permitirá sin duda seguir teniendo cabida y una actividad muy importante en lo que refiere a los datos….y aún tienen que rentabilizar el 4G y el 5G (que ya existe)
    Un saludo.

  • #005
    David - 20 enero 2015 - 17:37

    Qué le hace pensar que estas nuevas empresas de telecos espaciales respetarán la neutralidad de la red y no discriminarán a sus usuarios, señor Dans? Usted ya lo ha dicho, en el espacio las leyes se diluyen… y no se pagan impuestos, claro. Harán lo que les dé la gana, simplemente.

  • #006
    Aitor - 20 enero 2015 - 18:09

    Enrique, parece interesante.

    – Las operadoras seguirán siendo operadoras, solo les hace falta diversificarse y ofrecer e invertir en servicios añadidos o complementarios. Multiempresas. Algo así como Operadoras u operadoras pertenecientes y dependientes de una multinacional.
    – En España, la clave hoy en día está en montar la infraestructura de comunicación 5G y posteriores. La clave es que mientras sirva para amortizar las viejas infraestructuras e ir las desmantelando poco a poco.
    – Qué empresa se tendría que ocupar de ello.?
    Por lógica, infraestructuras y capacidad de maniobra y complementariedsd; debería ser REE (Red Eléctrica Española)
    – Creo que en España existen muchísimos centros de repetición de las señales de TV y telefonía. Creo que emiten señales e un círculo de unos 25 Km.
    – Cómo la generación 5G puede hacerlo hasta 50 Km. Hace que sobren más de la mitad de los centros de repetición actuales. El paisaje quedará más bonito sin esas torres y antenas parabólicas que sobran.

    Esto es lo más fácil de hacer. El problema será el clásico de siempre: Los avaros.
    Querrán ganar dinero antes de que ocurran las cosas.
    Me recuerda a un caso curioso que paso con la rene y su infraestructura eléctrica, catenaria o algo parecido:
    A alguien se le ocurrió la idea de que los coches eléctricos cargarán sus baterías en sitios cercanos a las vías de los trenes, Centros de carga, donde los coches electricos deberían por necesidad cargar sus baterías. Creo que era algo de ADA o algo parecido, no estoy seguro.
    Lo gracioso es que la idea la tuvieron hace 5 o más años, tiempos es que España no se fabricaba comercialmente ni un solo coche eléctrico.

    De no preparar bien la infraestructura para las comunicaciones bidireccionales 5G y/ futuras… Ya os podéis imaginar el futuro… Más y más dinero se irá de España, pero no volverá.
    Alguna persona sabrá explicar mejor que yo el funcionamiento y las infraestructuras de la generación.

    Saludos.

    PD.

    Ojo. Bidireccionales.

    Ah… Hablar mal de una persona por hablar, no lleva a ninguna parte.
    Esas personas suelen trabajar en empresas privadas para beneficiar a sus dueños y/o accionistas.
    El que les paguen bien y paguen comisiones por ello es normal. Son pocos y son o será ricos, pero tanto los ricos como los pobres terminamos muriendo.

  • #007
    Gorki - 20 enero 2015 - 18:19

    Los operadoras seguirán teniendo el cable y me parece que no es lo mismo mandar las cosas por una conexión física, que por el eter. Calculo que los operadores tendrán mucha perdida de negocio, pero encontrarán su nuevo nicho ecológico, igual que lo han encontrado con la aparicion de los teléfonos moviles y posteriormente con Internet.

    Los que van a tener unos dolores de cabeza tremendos son los gobiernos, como van a aplicar sus cutres leyes territoriales, a cosas que ocurren en Internet. ¿Como controlar lo que circula por la red, si no hay un punto físico en el territorio de su pais donde colocar sus filtros?

    Por ejemplo. ¿Cómo van a cobrar el IVA de cosas que se pagan con PayPal y se entregan en el PC del usuario?, ¿Como van a poner impuestos al teletrabajo, si no saben, ni donde se produce el trabajo, ni donde esta la empresa que lo paga?

    Las consecuecias a medio plazo, es que vamos hacia un gobierno mundial en la ONU que mande por encima de las fronteras, pero eso quiere decir, que la misma ley se aplicará en Beluchistan y en Suiza, y en Corea del Norte y en Suecia, algo que hoy es, para mi impensable.

  • #008
    Bertie - 20 enero 2015 - 18:26

    No sé… a mí esto me huele a ‘snake oil’. OK, si son satélites en órbita baja el ‘lag’ es insignificante, pero el detalle está en que el tráfico tiene que ser distribuido a los endpoints desde antenas basadas en tierra. Es decir, que o se monta o subcontrata una red 4G en cada país, y los satélites sólo llevarían el tráfico de larga distancia (lo que es como hacer un pan con tortas), o utiliza la red terrestre de fibra para llegar a los clientes finales (que también tendrá que implantar o contratar). Hasta donde yo sé, no hay ninguna tecnología tierra-satélite (de órbita baja) que permita velocidades comparables siquiera al 3G, directamente desde el terminal (si le ponemos una parabólica de 80cm. al iPhone y apuntamos bien, pues igual…)

    Este Elon está alucinando un poco últimamente…

  • #009
    Bertie - 20 enero 2015 - 18:30

    … aunque eso no es nada. Este tío quiere mandar 80.000 personas a Marte. Y ponerles internet, por supuesto, que si no quién va a querer emigrar…

    http://www.independent.co.uk/life-style/gadgets-and-tech/news/elon-musk-wants-to-build-an-internet-for-mars-9986889.html

    Definitivamente se le ha ido la olla.

  • #010
    Sergi - 20 enero 2015 - 19:24

    completamente de acuerdo con Bertie: una tecnología de comunicacion satelital necesita INELUDIBLEMENTE un tercer proveedor para lo que técnicamente llaman “el tramo final”, es decir, la comunicación con el satélite tiene que hacerse desde un POTENTE equipo de recepción/transmisión en tierra el cual a su vez se conecta a “los clientes finales” que deben estar conectados por cable o por 4G/5G inalámbricos.

    Así que no OS hagáis ilusiones… las operadores locales tradicionales serán casi tan necesarias como ahora. Posiblemente lo que ocurra es que sean ÉSTAS y no los usuarios finales quienes SUBCONTRATEN los servicios de la red satelital!!!

  • #011
    Anónimo - 20 enero 2015 - 22:27

    Satélites comiendole mercado a la fibra óptica, jajaja. No teneis ni zorra.

    700 satelites¿? Ni 700 millones de satélites podrían superar la infraestructura de fibra optica que ya existe por todo el planeta y que llega a practcamente todas las zonas pobladas.

    La comunicación via satelite es lentisima, con una latencia enorme (olvidate de competir en videoconferencia o VoIP), de corta vida y poco fiable (Unas simples nubes y te quedas sin internet. Y claro, eso se lo puede permitir cualquier empresa hoy en dia, jajaja).

    Elon Musk es un visionario y un filántropo, pero la noticia esta mal interpretada.

    Una red de satélites es una idea cojonuda pero para dar cobertura universal y cobrar una fortuna por ello. Sólo con lo que pagarían las flotas mercantes y pesqueras por el acceso ya lo amortizaría.

    Ya con los pies en la tierra, al hombre de a pie lo que le convendría es que los enlaces WiMax llegasen de una vez a las zonas rurales, que da pena la poca cabeza e iniciativa que tienen los directivos de las empresas de telecomunicaciones, que estan para robarnos en las tarifas (sabeis que el resto del mundo no sabe lo que es el establecimiento de llamada. Y cuando se lo explican se indignan de una manera com osi les estuvieran robando: “Como me pueden cobrar 15 minutos por descolgar si no he hablado ni uno!!!!”) y engañarnos como hizo GoWEx…

  • #012
    Gorki - 20 enero 2015 - 23:48

    Lo mejor de este blog es la cantidad de comentaristas que sabemos de cualuier tema. Me encanta la cantidad que hay entre nosotros de expertos en comunicaciones vía satélite. ¡Lo que saben de velocidades de descenso y de infraestructura terrestre que se precisa!. Sincermente admira.

    Ante esto, ¿alguien comprende que una empresa como Googe, llenas de asesores y con un “aceptable” conocimiento sobre las “comunicaciones por cable”, pues son de los mayores propietarios de kilometros de fibra optica, suelten ub montón de millones de dólares, algo asi como 5000 millones, a “un tio” que si bien es cierto que es el propietario de la empresa que envía los suministros a la estació espacial, “quiere mandar 80.000 personas a Marte”?

  • #013
    Pablo Roca - 21 enero 2015 - 02:15

    Empezando por el final

    #12 Gorki, Google también tiró al cubo de basura 2.000 millones de dólares con Google Glass, y esto haste tiene mejor pinta.

    Aunque como dice #11 Anonimo, el gran problema de la comunicación vía satélite es la latencia. Yo llevo años mirandolo y es imposible (o era, que hace tiempo que no lo miro) tener un acceso para broadcasting de calidad y a precio razonable.

    Enrique,

    Según se comenta por Internet, ni Iridium ni Globalstar andan muy boyantes, Globalstar está aún recuperandose de una quiebra.

    Te has dejado a Teledesic

    http://personal.ee.surrey.ac.uk/Personal/L.Wood/constellations/teledesic.html
    en el tintero un proyecto que empezó en 1994 y se canceló sobre el 2002. Planeaban lanzar unos 800 satélites, estacionados en baja órbita. Al final se resolvió todo con una perdida de 9.000 millones de dolares. Habiendo participado (perdido) en el, la propia Microsoft.

    Como no mejoren mucho la tecnología … no le veo mucho futuro a comunicación de internet via satélites.

  • #014
    Krigan - 21 enero 2015 - 02:23

    #10 Sergi:

    Google ha metido mil millones de dólares en este proyecto. No la veo haciéndolo para ser subcontratada por Movistar. Me parece más probable que sea Google la que subcontrate a un operador móvil. Por ejemplo, podría montar un OMV (lo cual implica subcontratar una red móvil), y ofertar conexión gratuita solo para datos (sin voz). O bien podría sembrar un país con puntos de acceso wifi conectados a esta red de satélites. O ambas cosas.

  • #015
    Javier - 21 enero 2015 - 09:01

    A mi me gustaria saber porque los cableros no tienen mas competencia.

    Las redes electricas, vias de tren, autopistas de peaje, enagas, gaseoductos y oleoductos deberian de tener desde hace tiempo una fibra optica de altisimo AB junto a sus infraestructuras. Y entonces me pregunto yo, que es lo que impide que un ayuntamiento o una comunidad de vecinos subcontrate una red propia y la enganche a esa infraestructura ?

    Cantidad de ayuntamientos tiene ya la infraestrucura de agua, que llega a todos los edificios, no podrian subcontratar a una PYME tirar cable de fibra por todo el pueblo y luego wifi en cada edificio y conectar esa red a Renfe o Iberdrola o Autopistas ?

    Obama ha hecho declaraciones al respecto hace poco

  • #016
    Mikel - 21 enero 2015 - 09:07

    En España nos obligarán a cubrir con papel de aluminio los tejados y las calles principales, para evitar la conectividad satelital :)

  • #017
    Gorki - 21 enero 2015 - 10:06

    #013 Pablo Roca
    Cierto lo que dices, Google Glass no son el éxito esperado, aunque aun está por ver a lo que llaga, han parado la venta del primer modelo, pero creo que piensan sacar una version 0.2. El error está en el objetivo de las gafas, la realidad suele ser demasiado fea, como para que encima te la aumenten, ä quien le interesa que le digan, a la vuelta de la esquina hay una pastelería, o ese señor que se te acerca es un “Hare Krishna”,…. Lo que tendría éxito es precisamente lo contrario, que te hiciera ver la vida color de rosa.

    Con todo, hay que esperar al final para ver si la inversión es rentable o no. Yo pensé que la compra de Youtube era un fracaso, por los costes de transferencia de datos que suponía y a estas alturas he cambiado de parecer y llegado a la conclusión que me equivoqué, vamos hacia un mundo en el que prima el videos y tiene menos importancia el texto.

  • #018
    Francisco López - 21 enero 2015 - 10:11

    Pues lo veo una alternativa muy interesante, para todos aquellos huérfanos de fibra. Vivo en pleno centro de Madrid a 200 metros de la central de Telefónica. Pero a Telefónica se le “olvidó” poner fibra a un edificio de más de 80 familias. Y tras cuatro años de gestiones, no conseguimos la instalación, al fin y al cabo que más dan las necesidades de los usuarios.
    Es un retrato de España, una situación absurda, en la misma calle, los edificios de la acera de enfrente tienen equipos de fibra de Vodafone, Jazztel y Telefónica, haciéndose la competencia y quitándose clientes. Y en la otra acera ninguna operadora quiere ganar dinero. Así que seguimos usando ADSL por obligación y esperando alguna solución, aunque nos llegue del cielo como este caso.
    Por tanto veo viable y muy interesante, la instalación de equipos de recepción satélite potentes para dar servicio a comunidades de vecinos y empresas que hayan sido “olvidados” por las operadoras para darles servicios de fibra.

  • #019
    Gorki - 21 enero 2015 - 11:19

    #013 Pablo Roca
    A mi tambien me parece que Googe Glass, es algo de usos muy concretos, por ejemplo utilizarlo como microscopio, para tener una vision microscópica de lo que observamos, o al revés como telescopio ,para poner el nombre de las constelaciones que vemos en el cielo por la noche, y otras cosas por el estilo, pero la realidad es tan fea, que no gana nada co que te la amplien y te digan cosas como que la persona que se te acerca, es un “Hare Krisna”, o que a la vuelta de la esquina hay una zapatería. Otra cosa seria si te hiciera ver el mundo color de rosa, aunque fuera falso, por ejemplo que toda mujer que te cruzas por la calle fuera como Marilyn Monroe y que te pareciera que los que salen en Sálvame son inteligentes y dicen cosas interesantes.

    Sin embargo, ellos no han tirado la toalla, según mi información se prepararan para sacar un modelo 2.0, rediseñado con la experiencia recogida. Por otra parte, nuestra opinion suele ser errónea, (quizá por eso somos pobres pelagatos). Por ejemplo, yo no daba dos duros por Youtube, debido a sus gastos ingentes de transferencia de datos y he de reconocer que me he confundido eso es una mina.

  • #020
    Rai - 21 enero 2015 - 12:48

    ¿Lenta una conexión satélite? walkie (5w) (30€) + movil (aprsdroid 3,50€) conexion de datos por ejemplo con ISS con y sin nubes.

  • #021
    Edgar Chimal - 21 enero 2015 - 16:18

    #015: Javier, en México llevan más de una década “planeando” suministrar servicio de banda ancha aprovechando la infraestructura de la red de energía eléctrica, que es una empresa paraestatal (con cobertura nacional en más del 95%). Es un negocio redondo por donde se le vea, pero no lo han querido aterrizar, probablemente por intereses de terceros.

  • #022
    Alfonso - 21 enero 2015 - 22:40

    Estoy con #11 esto no será una competencia para el consumo masivo de fibra sino un servicio muy específico para usos que puedan pagar mucho y no requieran excesivo ancho de banda.
    ¿O alguien cree que con su móvil puede conectarse a un satélite a 750 millas de altura si acarrear una batería enorme?

  • #023
    Gorki - 22 enero 2015 - 01:00

    #022 Alfonso
    El primer teléfono movil que he visto en mi vida, era un Motorola, tenía que estar conectado siemre a la bateria del automóvil´, era del tamaño de media caja de zapatos y sobre la carrocería del coche tenías que poner una pequeña antena de unos 10 cm para le movil.

    Si entonces me hubieran dicho que el teléfono, seria pocos años después del grueso de tres tarjetas de crédito y de algo mas que su tamaño y que tendría una terminal de ordenador, hubiera dicho que estaban locos.

  • #024
    Jos - 22 enero 2015 - 17:22

    Las operadoras se han cargado 2 de los proyectos de Google más interesantes y revolucionarias de los últimos años: Google Wallet y Google Voice (las versiones originales, no las capadas que permiten algunos operadores).

    Me gustaría ver que pasaría si Google controlase toda la experiencia, seguro que habría cantidad de servicios nuevos que los operadoras están bloqueando en un triste intento por no convertirse en irrelevantes.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados